Capítulo 1 – Discípulo

“¡Bueno amigos! ¡El séptimo enfrentamiento de las batallas de selección de hoy comenzará ahora!”

“Llegando por la puerta azul está el que derrotó al caballero Rank C, el ‘Cazador’ Kirihara Shizuya, quien era un representante del Festival de Arte con la Espada de Siete Estrellas del año pasado. ¡Es el ‘Caballero Fracasado’ Rank F de primer año, el contendiente Kurogane Ikki! Hasta ahora, él ha obtenido ocho victorias de ocho enfrentamientos. Y además, excepto contra el contendiente Kirihara, no recibió daño alguno en sus enfrentamientos. ¡Pero hoy enfrentará a una oponente del mismo calibre que el Cazador!”

“¡Y esa es, apareciendo por la puerta roja, una miembro del Consejo Estudiantil de la Academia Hagun y la mejor contendiente del Festival de este año, de segundo año Rank C, la ‘Corredora de la Preparatoria’, Tomaru Renren! ¡Su récord es el mismo que el contendiente Kurogane, ocho victorias de ocho enfrentamientos!”

“¡Pero, peeero! ¡La contendiente Tomaru estaba tercera en el ranking de la academia del año pasado! ¡En otras palabras, es la tercera caballero más fuerte en esta escuela! ¿Mostrará hoy su fuerza como su rank lo indica? ¿O acaso el Caballero Fracasado ganará hoy también con sus poderes de artes marciales que desafían el sentido común? Yanagida-sensei, ¿qué piensa?”

“Demasiado largo, estoy durmiendo.”

“¡Muchas gracias! ¡Bueno entonces, el enfrentamiento más importante de hoy… ha comenzado!”

La chicharra indicando el comienzo del enfrentamiento sonó, y al mismo tiempo, fuertes aplausos y gritos concertaron desde los asientos de la audiencia.

Como objetivo de esos ecos enloquecidos, dos caballeros se encontraban en el ring. El chico que permanecía quieto mientras sostenía el Dispositivo con forma de katana japonesa, Kurogane Ikki. La chica que estaba equipada con el Dispositivo con forma de nudillo, Tomaru Renren.

Aunque el enfrentamiento ya había comenzado, Renren estaba dando ligeramente algunos saltos como si estuviera jugando, y le habló a Ikki con una sonrisa afectiva.

“Kurogane-kun. ¡Vi tu enfrentamiento con el ‘Cazador’! ¡Ese fue un enfrentamiento grandioso!”

La sonrisa de Tomaru era como el color castaño claro de su bronceada piel: se desvanecía suavemente. Enfrentando su sonrisa, Ikki también sonrió un poco.

“Muchas gracias. Que Tomaru-san la tercera rankeada me lo diga me hace muy feliz.”

“Usas honoríficos mientras charlamos, ¿sabes, tenemos la misma edad, cierto? Pero aun así, es extraño. A pesar de que puedes pelear tan bien, ¿por qué repetiste un grado?”

“…Ajaja, bueno eso es… pasaron muchas cosas.”

“Fuu~un. Bueno, no sé qué pasó, pero es una lástima. Habría sido más divertido si estuviera en el mismo grado que alguien tan fuerte como Kurogane-kun~”

“Si hablas sobre personas extrañas, ¿entonces no está allí Saijou-san el cuarto rankeado?”

“Ese tipo no es bueno. Tiene una fuerza física loca pero ni siquiera puede tocarme sólo con eso. Sólo es un ventilador eléctrico… pero aun así, eso también va para Kurogane-kun. Quiero decir, si te costó tanto enfrentar a alguien como el ‘Cazador’, no puedes vencerme.”

La gentil sonrisa de Tomaru cambió a una feroz.

“¡Te mostraré, la manera en que pelea la tercera rankeada—!”

De repente, su figura se desvaneció del campo de visión de Ikki.

¿Era una habilidad de sigilo como Área Invisible? No, no era así. Hay sonido. Un sonido desde la derecha, algo pasando a través del viento con una velocidad increíble. Si miraba con atención, podía echar un vistazo a las postimágenes.

Eso es. Tomaru no desapareció, sólo se movía tan rápido que parecía que despareció. Ese era el Arte Noble de Tomaru Renren—

“¡Es la Red Mach! ¡La contendiente Renren de repente corre con victoria en sus ojos!”

La verdadera forma de esa irregularidad era la acumulación de velocidad. Ignorando la desaceleración natural de su cuerpo, Tomari es capaz de acumular aceleración.

“Escuché de eso antes, pero que sea tan rápida.”

“Verla en una cámara y verla así es completamente distinto, ¿cierto?”

“Sí. No puedo seguirle el ritmo… La razón por la que me hablaste cuando ya había comenzado el enfrentamiento era para dar esos pasos, ¿cierto? Acumulaste la velocidad inicial con esos saltos.”

“¡Bingo! La debilidad de este poder es la velocidad inicial, verás. Pero con esos preparativos, podría elevar mi velocidad hasta quinientos kilómetros por hora instantáneamente. Pero quinientos es apenas el comienzo. ¡Mi Red Mach revela sus verdaderos poderes luego de cruzar la barrera el sonido!”

Exactamente como declaró, ella siguió corriendo hacia la derecha, usando las paredes alrededor del ring. Explotando la habilidad para ignorar las leyes que limitaban este mundo, siguió acelerando. 800, 900, 1000, 1100, ¡—1200! Finalmente superó la velocidad del sonido, y alcanzó el dominio de la velocidad supersónica.

Su velocidad ya había superado hace mucho el nivel en el que la simple vista podía seguirla.

“¿Entiendes? Mi habilidad no es algo que me haga desaparecer como el Cazador. ¡Me vuelvo invisible e imposible de atrapar! ¡Kurogane-kun quien estaba teniendo dificultades contra un enemigo así es imposible que pueda ganarme!”

“Entonces si puedo atrapar a Tomaru-san, ¿admitirás la derrota?”

“¡Jaja…! ¡Bueno eso si puedes hacerlo! ¡Pero no puedes! ¡No hay manera de que puedas! ¡Es una lástima pero el viaje de Kurogane-kun hacia el Festival terminará aquí! ¡Vamos, con este ataque a velocidad supersónica…!”

Para el momento, Ikki ya no podía captar las postimágenes… Tomaru fue hacia delante con la victoria en mente mientras ponía poder en sus puños. ¡Moviéndose hacia el punto ciego de Ikki, ella desató un golpe lleno del más alto monto de energía…!

“¡Pájaro Negro!”

Mientras creaba un estallido sónico, Tomaru dirigió su puño hacia la espalda de Ikki y soltó un golpe supersónico.

En velocidad, superó el Mach 2. Era realmente un golpe único mortal que superaba por mucho el nivel donde podía ser visto por el ojo de uno. Ni hablar de bloquearlo, ya no era posible evadirlo, o reaccionar a tiempo siquiera.

Tomaru no tenía duda de su victoria. Sin embargo—

“Esa chica es una idiota.”

Una chica de cabello plateado y pequeña contextura se encontraba allí, suspirando como burlándose de alguien.

Esta adorable chica que se parecía a una muñeca de porcelana era Kurogane Shizuku. Una caballero Rank B que era llamada 《LorelieBruja del Mar Profundo》 (1) debido a su peculiar método de ganar, ahogando a sus oponentes. Era la hermana menos de Kurogane Ikki.

“La razón por la que a Onii-sama le costó con esa persona fue porque no podía verlo.”

Pero por supuesto, sus palabras no alcanzaron a Tomaru reflejada en sus pupilas. No llegaron, pero Tomaru inmediatamente comprendió el significado.

¿Eh?

Tomaru percibió algo en su campo de visión que era imposible que estuviera allí. Una mirada. En el fino lapso de tiempo, ella sintió algo que atascó su mirada. ¡Era la mirada de los ojos de Ikki, los cuales habían atrapado sus movimientos a pesar de que ella avanzaba a velocidad supersónica!

¡¿I-Imposible?! ¡¿Reaccionó?!

Al siguiente momento, la figura de Ikki se desvaneció en frente del puño que Tomaru extendió. El puñetazo supersónico golpeó el aire, y sus figuras de cruzaron. Al pasar uno al lado del otro, Ikki sujetó el anorak de Tomaru y usando su propulsión supersónica, él la rotó con un solo balanceo—

Y con ese impulso, golpeó a Tomaru contra la superficie de piedra del ring.

“Kuh-ugh—”

Y una punta negra fue apuntada hacia Tomaru, quien perdió el aire luego del impacto sobre su espalda.

“Es mi victoria.”

“…”

Tomaru, quien ahora estaba colapsada, no podía entender qué acababa de suceder. No podía comprender cómo la atrapó.

Pero entendió que había perdido. Si la Red Mach de Tomaru era detenida, su velocidad de propulsión se reiniciaría por completo. Ella tenía que moverse constantemente. No podía alcanzar su velocidad desde cero otra vez. La persona frente a ella no lo permitiría.

Es por eso que… Tomaru asintió ligeramente, y se rindió.

“¡S-Se acabóóóó! ¡Se acabó muy fácilmente! ¡El contendiente Ikki ganó derribando fácilmente a la Corredora de Preparatoria, la tercerada rankeada de la Academia Hagun! ¡Es su novena victoria! ¡Finalmente el momento histórico donde alguien por debajo del Rank E logre pasar la selección para el festival está cerca!”

“¡Oye, oye, ¿en serio?!”

“Que esa Tomaru ni siquiera haya podido tocarlo…”

“¿Qué rayos pasa con ese Rank F? ¡¿Por qué diablos ese monstruo repitió un grado?!”

“¡G-Genial!”

“Como se esperaba de Ikki. Un enfrentamiento sin siquiera una pisca de peligro.”

Entre los espectadores que estaba gritando y animando, un delgado hombre, Airsuin Nagi se encontraba al lado de Shizuku y aplaudía por Ikki quien estaba de pie bajo la luz.

“Al final, no usó Ittou Shura.”

“El resultado era obvio. La razón por la que a Onii-sama le costó contra ese Cazador no tenía relación con si podía verlo o no. Fue porque él tenía un arco de largo alcance además de su sigilo perfecto. No importa qué tan rápida sea ella, o si él no puede verla. No hay manera de que salga ilesa luego de poner un pie en el campo del manejo de la espada único de Onii-sama.”

Para alguien del nivel de habilidad de Ikki, ya era una barrera de golpes de espada de corta distancia. Si algo pasaba por allí cerca, el agudo sexto sentido de un samurái definitivamente reaccionará a eso, sin importa si es visible o invisible, rápido o lento. No haber comprendido eso fue la razón de la derrota de Tomaru.

“Buen trabajo, Ikki.”

Ikki, quien estaba saliendo de la arena vio a una chica de cabello rojo vívido de pie junto a la puerta azul, recibiéndolo.

“Mi mano derecha se siente un poco desarticulada; no luché tanto como para sentirme cansado. Stella, haz tu mejor esfuerzo tú también.”

“Aunque no hay necesidad de que de lo mejor.”

Luego de responder con una voz llena de confianza, la chica ingresó a la arena.

“¡Amigos, con los sentimientos persistentes de emoción que quedan de lo de antes, es hora de comenzar con el octavo enfrentamiento de selección de hoy! ¡Está ingresando a la arena con su cabello rojo ardiente balanceándose la única caballero Rank A de la Academia Hagun! ¡La ‘Princesa Carmesí’, la contendiente Stella Vermillion! ¡Como su compañero de cuarto el Caballero Fracasado, ella también lleva ocho victorias y ninguna derrota! ¡Y todos esos enfrentamientos terminaron con sus oponentes abandonando! La sensacional supernova que fue ganando sólo con su presión, superando todos los enfrentamientos sin batallas decentes. ¡Peeero! ¡Su oponente hoy es Hanaiki Baffalo—!”

Entrando a la arena desde la puerta roja luego de que Tomaru saliera, se encontraba un gigante con cabeza rapada y un uniforme con un yelmo alto.

“Rankeado cuarto en nuestra Academia Hagun y miembro del consejo estudiantil, el caballero Rank C apodado ‘Destructor’, el contendiente Saijou Ikazuchi! ¡Habiendo ganado a través de una excelente racha de enfrentamientos, él se pone de pie sin prisas en frente de la participante Vermillion! ¡No hay rastro de la tensión ni la emoción que se ha visto de los otros que lucharon con la contendiente Vermillion! ¡Sólo mira a la oponente que tiene que derrotar! ¡Como el club del periódico mural dice, ‘No hay escapatoria de los hombres japoneses’, él hace honor a esa frase! ¡completamente preparado para enfrentar a la contendiente Vermillion! ¡¿Podrá ser que esta vez finalmente seamos testigos del verdadero poder de la Princesa Carmesí?! Ahora, con ambos invocando sus Dispositivos—¡El enfrentamiento, COMIENZA!”

“¡¡UWOOOOO!!”

“¡Whoa! ¡El contendiente Saijou blande su dispositivo Zanbatou (2) de inmediato con el sonar de la chicarra! ¡La fuerza es tanta que el rugido de la cuchilla llegó incluso hasta los asientos de la audiencia!”

“Preguntaré. ¿Conoces mi habilidad?”

Saijou le preguntó a Stella mientras rotaba su Zanbatou por encima de su cabeza.

“No. A diferencia de Ikki, no investigo a mis oponentes antes de la pelea.”

“Hmph. Como se esperaba de la famosa Rank A. ¿Acaso un Rank C no te interesa?”

“No es como si te estuviera rechazando. Al final de esta pelea, e incluso el Festival de Arte con la Espada, todo es simplemente un entrenamientos para nosotros para volvernos más fuertes y convertirnos en caballeros mágicos. Al enfrentar a terroristas y cosas así, es casi imposible que conozcas las habilidades de los oponentes de antemano. Es por eso que si no puedes luchar sin saber las habilidades de tu oponente, no es algo bueno.”

“No harás la investigación inicial por eso. A pesar de que eres de primer año, qué voluntad tan noble. Sea lo que sea, esta vez es inútil.”

*BOOM*

Saijou balanceó hacia abajo la Zanbatou que él estaba girando por encima de su cabeza, hacia Stella. Había magia emitiéndose de la robusta espada que chocó con la hoja dorada de Stella, Lævateinn.

El ‘motivo’ de los Blazer ya estaba funcionando allí.

“Mi habilidad es ‘acumulación de poder de tajadas’. Cuanto más hago girar la espada, más pesada se vuelve. El límite actual es de diez toneladas. ¡El motivo de tu derrota en esta batalla será porque me dejaste cargar mi poder hasta sus límites a pesar de que no conoces mi habilidad! ¡Es Hacha Crescendo―!”

Acumulando el poder de las tajadas. Las tajadas de recién tenían la fuerza suficiente cómo para abrir y quebrar el suelo. Sin embargo—

“Pero sin importar lo pesadas que sean tus tajadas, son inútiles si no me golpean, sabes.”

Así es. Este era el motivo por el cual él perdió contra la tercera rankeada, Tomaru Renren. Ciertamente, si sólo se trata de poder de ataque, Hacha Crescendo es de la clase más alta. Pero en cuando a la velocidad de su fortificada Zanbatou, definitivamente no es rápida. Él era un oponente verdaderamente fácil para luchadores especializados en velocidad como Tomaru. Y por supuesto, Stella tenía bastante velocidad a pesar de no serlo tanto como Tomaru. Este tipo de ataque, podía esquivarlo con sus ojos cerrados.

“¡Pero lo recibiré!”

“¡¿QU-QUÉ?!”

*CLANG*

La tajada descendente de Hacha Crescendo fue recibida por Læveteinn de Stella. No, no se detuvo ahí. Stella no sólo recibió la tajada de Zanbatou, sino que usó su fuerza para hacerla retroceder.

“¡¿Im-Imposible?!”

Él perdió en fuerza. Saijou estaba shockeado ante ese hecho.

Sí, Saijou no lo sabía, porque la única vez que Stella lucho en serio fue cuando peleó con Kurogane Ikki, y Saijou no estuvo presente allí. Ya que sólo vio las fotografías tomadas por los estudiantes o los videos borrosos subidos en los sitios de streaming, él no lo sabía.

¡—Esa Stella era alguien que podía sacudir la Tierra misma con un solo golpe de su espada!

“Sería bueno que recuerdes esto, Senpai.”

Stella hizo retroceder la Zanbatou y extendió su mano hacia el ahora indefenso Saijou, tocando la parte superior del yelmo.

“Poder, talento, técnicas, derribaré todo mientras lucho con ellos de frente. Soy una Rank A exactamente porque puedo hacer algo como eso.”

Instantáneamente, el fuego se desató desde la mano que tocó el yelmo. El cuello se quebró, y el cuerpo de Saijou estalló elevándose 10 metros en el aire y luego cayó sobre el ring.

Saijou, quien ahora estaba cubierto de hollín, yacía inmóvil. Perdió la consciencia con esa explosión a corta distancia.

“¡El enfrentamiento terminó! ¡La ganadora, Stella Vermillion!”

Dándose cuenta de ese hecho rápidamente, la réferi de inmediato puso fin al enfrentamiento y anunció a la ganadora.

“¡¡O-Otra vez, victoria totaaal!! ¡Aunque el contendiente Saijou osadamente deseaba una batalla de frente, ni siquiera fue oponente para ella! ¡Esto es nivel mundial! ¡Este es el rank más alto! ¡Fuerte, Demasiado fuerte! ¡¡Los de primer año esta vez son Demasiado Fuertes!! ¡Si es ella, si son ellos! ¡Podrían traerle a nuestra Academia Hagun la corona del Rey de la Espada de Siete Estrellas después de todos estos años en los que ha estado lejos de nuestro alcance!”

Mientras disfrutaba de los animados gritos y alientos, Stella dejó el ring.

Las batallas de selección del Festival de Arte con la Espada de Siete Estrellas, ha pasado aproximadamente un mes desde que comenzaron, cuando la estación cambió.

Caballero Fracasado, Kurogane Ikki.

Princesa Carmesí, Stella Vermillion.

Lorelei, Kurogane Shizuku.

Con sus victorias consecutivas, se convirtieron en nombres que todos en la escuela conocían.

♦♦♦♦♦

“Felicitaciones, Onii-sama♥.”

Luego de que Ikki atravesó la salida de la quinta arena de entrenamiento donde se había llevado a cabo el enfrentamiento, de repente sintió un ligero impacto en sus caderas.

Después de bajar la mirada, vio a Shizuku con sus ojos jade emanando su presencia allí. Y Arisuin estaba detrás de ella.

“Gracias, Shizuku. Pero podrías dejar de abrazarme en lugares públicos. Es vergonzoso.”

“Okey. Onii-sama es lindo también cuando se avergüenza.”

“Alice, parece que mis palabras ya no pueden llegar a mi hermana. Como se esperaba, ¿crees que la falta de comunicación durante estos cuatro años es la causa?”

“Fufu, ese podría ser el origen.”

“¡Ahhh! ¡Shizuku está abrazando a Ikki otra vez!”

Un enfadado rugido sonó desde atrás de Ikki quien era adulado por Shizuku. La que estaba allí era Stella, quien salió de la arena luego de Ikki. Después de verla, la expresión de Shizuku la cual era angelical hace un momento cambió a una que la hacía ver como si estuviera mordiendo un insecto agrio.

“Qué pasa, persona ruidosa. Ya estás crecida, podrías no gritar como una niña por favor.”

“¡¿Acaso no es porque Shizuku le está haciendo algo extraño a Ikki?!”

“¿Algo extraño? No entiendo. Como puedes ver, simplemente me estoy apegando. ¿Verdad, Onii-sama? ¿Acaso no somos simplemente hermanos que se llevan bien?”

Rakudai_Kishi_no_Cavalry_V2_Page_19 (converted)

“S-Sí. Pero la distancia es un poco demasiado cercana y es vergonzoso. Así que un poquito más lejos sería mejor.”

“Ves, Onii-sama dijo ‘Sí’.”

¡Una extravagante cita acaba de ocurrir!

“¡Dije más que eso! ¿Qué pasa contigo y tu moral doble!”

“No lo sé. No entiendo qué estás diciendo. En primer lugar, sólo piénsalo Stella-san. Ciertamente me estoy aferrando a Onii-sama, pero no estoy poniendo mucha fuerza. Primero que nada, incluso si pusiera la fuerza de todo mi poder, Onii-sama fácilmente podría librarse de mí. Así es, si a Onii-sama no le gusta realmente, él habría hecho eso. Pero Onii-sama no le hará algo tan rudo a una hermana que anhela tanto a su hermano, ¿cierto?”

¿Cierto? Los ojos jade de Shizuku brillaban con humedad mientras preguntaba eso, como un cachorro abandonado.

…No había manera de que se quitara de encima algo tan lindo.

“S-Sí… No haré… eso.”

¡¡¡IKKIII~!!!

“¿No lo entiendes? Esto es contacto piel a piel permitido entre hermanos que se aman entre sí. Stella-san quien no tiene nada que ver con eso no debería entrometerse.”

“¡S-Sí que tengo que ver!”

“¿Ooh? ¿Entonces qué clase de relación tienes?”

“E-Eso es…”

“Al final vas a decir algo como que eres su esclava, ¿verdad? Pero si eres su esclava, y cuestionas las acciones mías, su hermana, está mal. Las gente de tu país, aunque no te sirven a ti sino a tus padres, ellos te muestran un apropiado respeto a ti, ¿no? ¿O es que acaso la familia imperial Vermillion sólo ve lo que le conviene?”

“N-No, ugh, uuuu…”

Stella quien trataba de refutar el feroz ataque de Shizuku sólo se quedó murmurando. Pero lo que trataba de decir, Ikki lo sabía. Así es. Su relación, cambió aquella noche de hace un mes. De simples compañeros de cuarto, cambió a amantes. Y Stella era una princesa, aun si el suyo era un país pequeño. No tenían el estatus social como para anunciar tal cosa en público. Por supuesto, Ikki estaba consciente de eso. Así que decidieron ocultar su relación por ahora.

Pero no había mujer en este mundo que permitiría que su amante tuviera una relación que obviamente sobrepasaba los límites del amor, incluso si se trataba de la hermana de su amante. Y por supuesto, a Stella tampoco le agradaba. Pero no podía decirlo. Fue por eso que se quedó silencio irritada.

Y Shizuku echó una mirada a Stella luciendo un poco decepcionada.

“Cobarde.”

“¿Eh? ¿Shizuku?”

“No es nada. Entonces, ¿deberíamos irnos, Onii-sama?”

“Uh—”

Stella le lanzó una mirada llena de celos a Shizuku quien ahora estaba llevándose a Ikki.

“¡UUU—!”

Parece que estaba llorando un poco. Era muy tierno.

“¡Grrrr!”

¡¿Está rugiendo?!

“O-Oye, Shizuku. Como pensé, ir tomados del brazo con mi hermana a esta edad y en la escuela, es un poco… muy vergonzoso.”

Sintiendo el peligro inminente, él trató de alejarse de Shizuku.

Shizuku lucía un poco insatisfecha, pero quitó su brazo de inmediato.

“Entiendo, Onii-sama… No quiero que Onii-sama me odie después de todo.”

“Es imposible que pueda odiarte.”

Él negó esa parte. Nunca podría odiar a su hermana menor que lo amaba tanto. Y eso no cambiará, sin importar lo que pase.

Ante sus palabras, Shizuku sonrió un poco.

“Gracias. Pero aun así, Onii-sama—”

Ella dejó de hablar y luego susurró con una voz que no pudo ser escuchada por nadie además de Ikki.

“Si eres demasiado lento, no podrás avanzar aunque lo intentes.”

Parece que esta buena hermana menor suya ya había supuesto algo.

…No podré avanzar aunque lo intente, ¿no…?

Ciertamente, es exactamente como dijo ella. Ikki ha sido el amante de Stella por un mes. Pero su relación no ha progresado ni siquiera un poco. Más bien, se siente como si hubiera retrocedido algunos pasos. Siendo su novio, él se sentía muy consciente de ella.

Él quería volverse más cercano. Quería tocarla más. Quería pasar al siguiente nivel. Sin embargo, no sabe cuándo debería hacer su movimiento. ¿Exactamente cómo debería explicar esta situación? ¿Deberían discutir ambos la situación apropiadamente como en una reunión empresarial? O debería él hacer su movimiento mientras tienen una conversación al azar.

No entiendo.

Ikki quien no tenía experiencia con el sexo opuesto no podía comprender los tiempos en absoluto.

—Y el hecho más desesperante era que Stella era igual en ese campo. Es como si estuvieran navegando los profundos mares azules sin una brújula. Por supuesto, se convirtió en un desastre.

…Como dijo Shizuku, ¿el chico debería ser más agresivo en estos casos?

Pero si eso hacía que Stella lo odiara… es imposible. No podía obligarla. Como resultado, Ikki no fue capaz de tocar a Stella ni siquiera una vez en el último mes.

…Haa… me gustaría besarla pronto…

El hecho de que se sentían más distantes que antes de que comenzaron a salir era demasiado solitario.

♦♦♦♦♦

“¡Ah! Mira eso.”

“Es la Princesa Carmesí. Lorelei y el Caballero Fracasado también están con ella.”

“Tienen un aire diferente entre ellos, ¿no? Esos tres.”

“¿Qué estás diciendo como si supieras algo? Dejando de lado a las dos chicas, ese Caballero Fracasado es sólo un Rank F con un poco de suerte, eso es todo.”

“¿Tú, sigues diciendo cosas como esa?”

“Mejor dicho, ¿chicos, escucharon? Oí que esa tal Vermillion y el hermano Kurogane derrotaron a los miembros del consejo estudiantil rankeados cuarto y tercera fácilmente.”

“¿En serio? ¡Entonces sólo quedan ‘Scharlach Frau’ y la presidente del consejo estudiantil por encima de ellos!”

“Bueno, esos dos lo están haciendo de manera excelente en la Academia Hagun, y si su suerte no se viene cuesta abajo de ahora en adelante sus lugares entre los representantes están casi asegurados. Y la hermana Kurogane también lleva victorias consecutivas.”

“Los nuevos estudiantes de primer año de este año sí que son asombrosos, huh. Ese tipo alto detrás de la Bruja del Mar Profundo. ¿No es grandioso también?”

“¡Oye, no lo llames ‘ese tipo’! ¡Nagi-sama tiene un apodo genial, ‘Sonia Negra’!”

“¡Así es! ¡Así es! ¡No puedo creer que llamaste a nuestro Nagi-sama ‘ese tipo’!”

“H-Huh… Lo siento… supongo.”

“Tantos talentos reunidos en el primer año… Este año, puede que Hagun lo logre.”

Mientras el grupo de Ikki se dirigía al edificio escolar principal desde la quinta arena, sentían varias miradas sobre ellos. Ya ha pasado un mes desde que comenzaron las batallas de selección. El número de candidatos restantes se estaba reduciendo. Y entre ellos, los cuatro que dominaban la competencia invictos obviamente llamarían la atención.

Especialmente Ikki, él estaba atrayendo un montón de escrutinio. El Caballero Fracasado que estaba avanzando de a saltos y brincos luego de derrotar al Cazador, dejando shockeados al alumnado de la Academia Hagun de manera inconmensurable. Caballeros que presumían de sus talentos fueron derrotados uno a uno por la persona que estaba rankeada F sin importar cómo evaluabas su habilidad. Al principio, los estudiantes no podían aceptar las escenas que veían como realidad, pero luego de que lo mismo sucediera nueve veces, no tuvieron más opción que aceptarlo. Ikki ya no era un fraude como lo llamaron antes. Ya no podían verlo de esa forma.

Era suficiente para elevar una sensación de inferioridad en algunos. Ahora, casi todos los caballeros sólo podían quedarse perplejos ante este caballero fracasado herético, y sólo suponer cuán alto podría escalar.

Viendo eso, Stella empezó a alardear, contenta.

“Fu-fun. Parece que esos idiotas por fin se dieron cuenta de la fuerza de Ikki.”

“Por supuesto. Mi Onii-sama es la persona más fantástica del mundo, al punto donde aquellos que se dan cuenta de eso ahora pueden ser considerados demasiado lentos. Pero aun así, las cosas han cambiado en el pasado mes. Hay muchas personas asistiendo a la clase durante el descanso para el almuerzo en estos días.”

“Ciertamente. Me sorprendí mucho cuando incluso los senpais de tercer año vinieron.”

La clase de la que estaban hablando era una que Ikki se vio obligado a comenzar a dar, al ser incomodado por sus compañeros de clase. Era una clase de artes marciales. Ikki daba clases sobre varias artes marciales. Por supuesto que la habilidad con la espada estaba incluido, pero también había técnicas con kodachi (3), manejo de lanza, e incluso arquería.

Sólo Ikki podía hacerlo. Al ser bien versado en muchas artes marciales luego de analizar tantas técnicas de diferentes enemigos, él era una artista marcial universal.

Aunque teniendo en cuenta que el propio Ikki no cuenta nada más que la habilidad con la espada como su especialidad, y que no le enseñaría a los estudiantes técnicas más allá de sus habilidades, era una clase escolar simple sobre artes marciales fundamentales.

Al principio, sólo participaban unos pocos compañeros de clase de Ikki. Pero luego del alboroto que Ikki ocasionó, los estudiantes empezaron a tener una mejor opinión sobre las artes marciales. Ahora, no sólo compañeros de clase, sino personas externas a la frontera de la escuela también acudían a él para las lecciones. Ese era uno de los grandes cambios que ocurrieron desde hace un mes.

“Pero el cambio más grande que sucedió hasta ahora… supongo que es eso.”

Sólo había pasado una semana desde que una cambio particular comenzó. Honestamente, él pensó que si lo ignoraba, el problema se terminaría, pero no había indicios de que fuera a acabar pronto. Ya no podía ignorarlo más.

“Onii-sama, ¿a qué te refieres con… ‘eso’?”

“Sí. La verdad es que… creo que me están acosando.”

““¡¿¡¿HUH?!?!””

Ante la confesión de Ikki, Stella y Shizuku exclamaron simultáneamente por el asombro.

“¡A-A-Acosadores! ¡¿T-Te refieres a eso, cierto?! ¡Te siguen, se meten en tu habitación, y se afeitan el bigote y te lo mandan a ti! ¡Ese tipo de acosador! ¡¿Cierto?!”

“Stella-san, estás hablando de una hoja de afeitar. ¿Qué rayos lograrían al enviarle sus barbas en cartas?”

“¿Este acosador es cuidadoso con las apariencias personales? Parece un acosador bastante atento.”

“¡Cállenseeeee! ¡No se fijen en pequeñeces! ¡Mejor dicho, no es momento de hablar sobre eso!”

“Así es, Onii-sama. Podrías explicarnos.”

“Primero sentí una mirada hace una semana. Desde entonces, me ha estado siguiendo constantemente. Alice ya se dio cuenta, ¿cierto?”

“Sí. Pero cómo Ikki no mencionó el tema, pensé que era mejor no hablar sobre ello.”

“Bueno, al principio pensé que se solucionaría solo si simplemente lo ignoraba pero… no parece que eso vaya a ocurrir en absoluto, no hay indicios de que se detenga.”

“¿Recuerdas haber hecho algo que haría que alguien te guarde rencor?”

“Nop. No sé.”

Ante la pregunta de Arisuin, él buscó en sus recuerdos pero no encontró nada.

Y la mirada, él no creía que contenía malicia. Más en la línea del arrepentimiento sería lo apropiado.

“…Entonces quizás, es amor. ¿Con Ikki, es eso?”

“¡¿Ah, eso podría ser posible?! ¡Eso! He oído que el resentimiento de los acosadores usualmente nace de un sentimiento de amor.”

“Onii-sama es un caballero que se distingue mucho. Y escuché que es especialmente popular con las chicas. Cuando se mira de lejos, si los ojos de una chica se encuentran con los de Onii-sama, ella podría pensar que él está interesado. O cuando le habla como una fan, podría malinterpretarlo luego de conversar. Todo eso es muy posible.”

“Ikki parece extremadamente torpe cuando se trata de comportarse con las mujeres.”

“Así es. Cuando le piden un apretón de manos, él responde con un ‘Sí, uh’. Como que da una sensación de ‘a su merced’.”

Mirado por Stella quien parecía hallar muchas faltas en él, Ikki sonrió con amargura. Como los tres dijeron, Ikki con sus rasgos y comportamiento amable era bastante popular con las mujeres. Y últimamente, había muchas de ellas yendo a animarlo en sus enfrentamientos. Pero en cuanto a Ikki, no sabía cómo lidiar con ellas. No podía ser frío como Shizuku, quien ignoraba despiadadamente a las fans que se reunían, ni tampoco podía ofrecerles fan service y dedicarles rigurosamente alguna frase como Arisuin. No podía ignorar a todos aquellos que lo apoyaban. Cuando le hablaban, se detenía y las acompañaba, cuando le pedían un apretón de manos, terminaba conversando. Había algunas pocas ocasiones en las que casi llegó tarde a las clases debido a que estaba ocupado con las chicas.

Y sería extraño si alguna de esas chicas malinterpretaba las acciones de Ikki. Stella y compañía fruncieron el ceño ante esa posibilidad… pero Ikki no pensaba que se tratara de eso, ya que por la mirada en su espalda, no sentía ninguna malicia pero tampoco sentía algo como afectivo.

Si tuviera que decir algo al respecto, se sentía más como ser fotografiado con una cámara.

“Si fuera algo como ser idolizado no me molestaría, pero que alguien trate inmerecidamente de poner sus manos en mi Onii-sama, bueno, no podemos permitirlo, ¿no? Es hora de la tortura.”

“¿Qué vas a hacer con ese plumero, Shizuku?”

“¿No es obvio? Atraparé a la acosadora y la haré sufrir un castigo de cosquillas.”

“…No encaja contigo, esa linda manera de castigar a alguien.”

“…Bueno, iba a hacerles cosquillas en los ojos.”

“““¡ESO ES MUY ATERRADOR!”””

“…Bueno, ya que se desarrolló toda esta anticipación y que no sé cuál es la respuesta a esta situación, bueno… ¿preguntémosle directamente a la culpable, no?”

Diciendo eso, Ikki volteó hacia el camino de piedra por el que acababan de pasar.

“Ikki, ¿puede ser que incluso ahora…?”

“Sí. Desde que terminamos de correr esta manaña.”

La mirada que ha estado desde hace una semana, como observándolo. Esa mirada estaba proviniendo de un frondoso arbusto del otro lado del pavimento. Luego de suspirar ligeramente una vez, Ikki dijo.

“Oye, la persona que se está escondiendo allí. Parece que me has estado siguiendo por un buen rato pero, ¿necesitas algo?”

Le habló en voz alta a la acosadora que en este momento se estaba escondiendo en el arbusto. Y así—

“¡Hyawaa! Ou―”

*Pyon*

Como dando una voltereta, la acosadora que se escondía en el arbusto salió.

Aunque no había malicia alguna, perseguir a alguien durante una semana definitivamente no era normal. Después de todo esto, Ikki se preparó para ver qué clase de serpiente saldría del arbusto pero… para su gran sorpresa; era una Yamato Nadeshiko (4) de cabello negro. En ambas manos, sostenía algunas ramas de árboles.

“¡Ah, auau, se-se equivocan! ¡No es lo que piensan! ¡Y-Yo soy, uuuh, uwah~!”

Probablemente se dio cuenta de que la habían descubierto. La estudiante estaba confundida luego de que repentinamente la hallaran de esta manera. En breve, volteó y escapó. Pero detrás del arbusto, había un pequeño estanque.

“¡¡¡Kyaaaaaah!!! ¡Gyabu!”

*Splash*

Mientras trataba de escapar velozmente, se tropezó y cayó de cabeza. Y un extraño sonido que parecía fisiológicamente traumático se escuchó.

“…”

La chica flotaba en el estanque boca abajo sin decir una palabra. Y entonces… ya no se movió.

“Qué-. T-Tú, estás bien… ¡demonios, definitivamente no estás bien! ¡Alice, ayúdame a cargarla!”

“Oh cielos, qué mal.”

Mientras Ikki y Arisuin se apresuraron a ayudarla.

“Qué persona tan hermosa… es la acosadora de Ikki.”

“Parece que el momento en que finalmente use este plumero ha llegado.”

La intuición de estas dos chicas estuvo sonando incansablemente luego de este encuentro.

Rakudai_Kishi_no_Cavalry_V2_Page_33 (converted)

♦♦♦♦♦

Era una habitación privada sombría y pequeña. La única fuente de luz era la pequeña lámpara de escritorio sobre la mesa. Y en la habitación, estaba una chica sentada en una silla, y cuatro hombres robustos la rodeaban.

Todos ellos tenían expresiones lúgubres y cuestionaban a la chica mientras gritaban.

“¡Dame una respuesta directa! ¡Estabas acosando a la víctima, Kurogane Ikki! ¡¿No es así?!”

“¡Te atraparon in fraganti! ¡No vas a decir estupideces como que no lo hacías, ¿no?!”

Las voces interrogadoras que la presionaban y la luz de la lámpara resultaban muy tenebrosas. Mientras prevalecía todo eso, la chica rápidamente contestó.

“¡N-No! ¡Eso no era acoso…!”

“¡Suficiente con las excusas!”

“Hii—”

“¡Es obvio que lo estuviste persiguiendo durante una semana!”

“¡¿Y después de todo eso, sigues intentando arreglar las cosas?!”

“¡Sí! ¡Es hora de la tortura! ¡Tortura te digo!”

“¡¡¡D-Deténganseeee!!!”

“¡¿Ha-?!”

Y finalmente, la chica se despertó de su pesadilla. Un techo blanco cubría su campo se visión. Por el aroma a medicina, se dio cuenta de que esta era la enfermería. Parece que estaba durmiendo en una cama aquí.

Ante ese hecho, la chica se relajó.

‘Gracias a dios, fue un sueño—’

“Castigo con parafina, latigazos, despellejamiento, cargar peso de rodillas…”

Mientras giraba su cabeza, vio a una chica de cabello plateado susurrando sugerencias cerca de su oído.

“Estaca y quemadura, ahogamiento, clavada al piso, caminar desnuda por la ciudad, el caballo de madera (5)… ¿ah, estás despierta?”

“Esas cosas que me estuviste susurrando en el oído… eso…”

“Me lo pregunto. Quizás sólo tuviste un mal sueño. Onii-sama, se ha despertado.”

La chica de cabello plateado, Shizuku, llamó al otro lado de la cortina de privacidad. Luego de escuchar esa voz, Ikki, Stella y Arisuin entraron.

“Oh cielos. Ya te recuperaste. Te diste un buen golpe así que me preocupé. Como se esperaba de los poderes curativos de Shizuku.”

“Como no fue una herida causada en un combate, no podíamos usar una cápsula, pero gracias a dios Shizuku estaba allí. Así que, ¿todavía te duele?”

Luego de mirar de izquierda a derecha, la chica comprendió completamente la situación. Se cayó de cabeza en la fuente golpeándosela, y esos chicos la cargaron hasta la enfermería y le dieron tratamiento.

“N-No, eso es… estoy bien. Gracias… por cuidarme.”

Mientras se levantaba lentamente de la cama, hizo una reverencia y le mostró su gratitud a Ikki y al resto.

Ella realmente era una acosadora amable. ¿Pero por qué no miraba a los ojos a nadie y seguía evitándolos?

“Bueno, me sorprendí un poco sobre esa herida. Qué bueno que no fuera nada serio. Pero… ¿por qué sigues apartando tu mirada?”

“P-Por favor no te preocupes. H-Hay un motivo muy personal para esto.”

Sonaba bastante nerviosa mientras respondía. Y ahora incluso el estado de su cuerpo era obviamente tenso, y no podía calmarse. Quizás, de verdad estaba persiguiendo a Ikki debido a algún resentimiento y ahora no lo podía mirar a los ojos. Bueno, probablemente sea hora de que él se lo pregunte. Primero—

“Si ahora ya estás bien, me gustaría preguntarte algunas cosas… ¿Primero que nada podrías decirme tu nombre?”

“S-Soy Ayatsuji Ayase. Una senior.”

¿Una estudiante de ultimo año? Eso es un poco inesperado.

Quizás porque ella ocasionó ese alboroto cuando la conocieron. O quizás porque ella simplemente no podía calmarse. Él no podía imaginarla como alguien mayor. Pero ya que era mayor, no podía darse el lujo de echarse atrás o hablarle sin reservas. Cambió al uso de honoríficos, y le preguntó lo que más lo fastidiaba.

“Entonces Ayatsuki-senpai, repetiré lo que pregunté antes: ¿por qué Senpai me está siguien-… err… Senpai?”

“¿Q-Qué?”

“No sólo estás mirando para el otro lado sino que tu cabeza está completamente girada hacia la dirección opuesta… honestamente, ¿qué sucede?”

Antes de que él se diera cuenta siquiera, Ayase había volteado hacia la pared del lado opuesto. Su cuello estaba girado hasta su límite, podía entenderlo al ver su nuca.

“N-No te preocupes. N-No es nada.”

“¡No, por supuesto que me preocuparé! ¡Esta es la primera vez en mi vida que alguien con quien estoy hablando trata tanto de evitar mi mirada! ¿Qué sucede? ¿Hay algo en esa pared de allí?”

“Q-Quiero decir… E-Es… vergonzoso.”

Dijo ella, con una voz tan baja que podía confundirse con el zumbido de un mosquito.

“¿…Huh?”

“H-Hablar con un chico que no conozco, m-mientras hacemos contacto visual… es demasiado vergonzoso.”

Mirando atentamente, el rostro de Ayase estaba completamente rojo hasta sus orejas, como si estuviera encendida.

“¿P-Por qué Kurogane-kun es capaz de hablar cara a cara tan fácilmente con una chica que acaba de conocer?”

“¿Eh… por qué? Aunque me preguntes eso, pienso que es normal mirar a la cara a la persona con la que estoy conversando.”

“N-Normal… E-En verdad… Asombroso… Eso es imposible para mí. Aunque sé que es rudo, no puedo mirar a alguien a la cara cuando me están viendo tan fijamente…”

Ikki nunca pensó que sería elogiado por algo como eso.

Ciertamente, Ayase miró hacia su lado como echando un vistazo varias veces, pero tan pronto como se encontraba con la mirada de Ikki, sus ojos escapaban de inmediato. Parece que ella misma estaba tratando de mirar hacia acá, pero como le daba demasiada vergüenza, no parece que fuera a lograrlo con éxito.

Y lucía como si estuviera actuando. Parece que Ayase era una senpai muy tímida.

…Esto es molesto. En lo posible, me gustaría hablar cara a cara pero…

De lo contrario, será difícil saber si miente. Ikki reflexionó sobre qué hacer.

“Bueno, ¿si somos nosotras no habrá problema, cierto?”

De repente, Stella y Shizuku se levantaron imponentemente ante Ayase y le hablaron con una tono crítico.

“Haré que confieses. ¿Por qué Senpai estaba siguiendo a Ikki? ¿Cuál es tu objetivo?”

“E-Eso… Eso es…”

“¿No es obvio le porqué una chica acosaría a un chico, o un chico a una chica? Obviamente lo estaba mirando con ojos llenos de deseos carnales.”

“¡¿ESO ES VERDAD?!”

“¡E-Eso no es así! ¡En serio!”

Como se esperaba, parece que la razón por la que Ayase estaba persiguiendo a Ikki no era malicia ni afecto. Entonces, por qué rayos seguiría a un estudiante repitente como…

¿…Hmm?

En ese momento, Ikki notó algo en las palmas de las manos de Ayase, quien las sacudía rápidamente mientras negaba lo que Stella y Shizuku decían. Callos, el resultado de blandir una shinai por varios miles, cientos de miles de horas. Al ver eso, Ikki de inmediato pensó en una posibilidad.

…Esos callos, y el apellido Ayatsuji… ¡no puede ser!

“Senpai. ¿Acaso Senpai es pariente de Ayatsuji Kaito-san?”

Al escuchar la pregunta, Ayase de inmediato abrió sus ojos de par en par y giró hacia Ikki.

“C-Ciertamente, Ayatsuji Kaito es mi padre… p-pero, ¿cómo lo sabes?”

“Los callos en las palmas de Senpai. Esa es la mano de un espadachín. Y además, el hecho de que puedas mantener el ritmo en mi entrenamiento con Stella, no sería posible a menos que tengas un cuerpo sustancialmente entrenado. Y el apellido de Senpai es Ayatsuji… pensé, sólo quizás. Pero quién hubiera pensado que realmente eras su hija, y que estudias en la misma escuela. Eso fue bastante sorprendente.”

Stella inclinó la cabeza, viendo al emocionado Ikki y preguntándose qué tenía de emocionante eso. Y le preguntó a Arisuin—

“Oye, ¿quién es Ayatsuji Kaito?”

“¿Quién sabe? No conozco ese nombre.”

“Un Non-Blazer llamado ‘El Último Samurái’.”

En lugar de Arisuin, Shizuku fue la que respondió.

“Ya que la mayoría de los Blazers no están interesados en las artes marciales, no es una sorpresa que Alice no lo sepa. Pero para las personas que han estudiado la espada aunque sea un poco, no existe ninguna que no conozca el nombre ‘Ayatsuji Kaito’. Él es un gran maestro.”

Competencia del Dragón Celestial— Torneo del Este y el Oeste— Copa Musashi— Desafío del Décimo Dan—

Era un espadachín genio que participó y ganó en todas las competiciones mundialmente famosas de espada. También hubo evidencia de que superó a varios Blazers criminales en su plenitud, a pesar de no ser él mismo un Blazer.

“Normalmente, ni siquiera una pistola serviría mucho contra un Blazer que está protegido por magia. Pero ante su espada, esa desventaja no era nada. Él era probablemente la persona que más se lamentaba por no haber nacido como un Blazer… pero ya que era tan fuerte sin ser un Blazer, parece que se ganó el resentimiento de los caballeros mágicos, por lo que su fama no llegó muy lejos en el mundo de los caballeros.”

“Pero Shizuku lo conoce.”

“Porque a diferencia de la mayoría de los caballeros mágicos, la familia Kurogane reconoce los méritos de las artes marciales.”

Como se enfermó de la casa Kurogane que había ahuyentado a su amado hermano, ella no siguió el camino de las artes marciales que la casa Kurogane poseía. Pero aún se acordaba del Último Samurái. Y no había manera de que Ikki, quien siguió el camino de la espada con mucha más seriedad, no conociera el nombre del gran pionero.

“Cuando era niño, vi videos de los enfrentamientos de Kaito-san y decidí estudiar manejo de la espada. Durante la segundaria, incluso fui al dojo para desafiarlo directamente.”

“¿Eh? En verdad…”

“Sin embargo, fui rechazado, sabes. Dijeron que no llevaban a cabo enfrentamientos no autorizados como ese. Pero estoy muy feliz de poder conocer a la hija de Kaito-san. Kaito-san, ¿cómo le va? ¿Está bien? No he oído nada de él últimamente, así que me preguntaba qué pasó.”

Ikki preguntó con una voz emocionada. Pero a esa pregunta, la expresión de Ayase se nubló.

“…La verdad es que, debido a una lesión durante un enfrentamiento… ahora está hospitalizado.”

“Eh…… L-Lo siento. Pregunté algo que no debía.”

“N-No, no tienes que disculparte. No hiciste nada malo. Que alguien asombroso como Kurogane-kun aprecie tanto a mi padre, me hace muy feliz. Y-Y esta conversación no se relaciona con el por qué te estaba siguiendo.”

“¿A qué te refieres?”

“…Luego de que mi padre, que también era mi mentor, quedara hospitalizado, he estado entrenando el estilo Ayatsuji de una sola espada, pero últimamente parece que he caído en una depresión…”

Se angustió sobre cómo seguir los pasos de su padre, su mentor.

“Pero entonces, escuché rumores sobre Kurogane-kun, un estudiante de primer año que usaba una extraña técnica con la espada. Así que pensé, si le consulto a Kurogane-kun… podría resolverlo pero—”

En ese punto, la voz de Ayase se dispersó, y apartó sus ojos de Ikki.

“Pero además de mi papá y los estudiantes en el dojo, no he hablado con otros chicos desde que era niña… Por eso… me preguntaba cómo acercarme a ti y…”

“¿Estuviste… estuviste siguiéndome toda la semana mientras pensabas en cómo hablarme?”

“Tan vergonzoso como pueda sonar…”

…Uwah, qué persona tan reservada.

Casi como una magdalena dejada sobre la mesa que se puso mohosa sin que nadie se dé cuenta. Excepto por Ikki, las tres personas detrás de ellos se quedaron sin palabras ante esa razón para acecharlo.

En ese momento, Ayase una vez más le hizo una reverencia a Ikki.

“¡…L-Lo siento mucho, mucho! Te he estado acechando por tanto tiempo. No puede evitarse que pienses en mí como una mujer desagradable. P-Pero juro no acercarme a ti otra vez… A-Así que por favor no llames a la policía.”

“No, no es como si estuviera pensando en entregarte a la policía.”

Más bien, se sentía bastante atraído hacia la extraña espadachina que conoció hoy. Y además, se trataba de la hija del Último Samurái. ¿Qué clase de técnicas usaba ella? Tenía muchísima curiosidad.

“Erm, Ayatsuji-senpai. Si estás de acuerdo, ¿entrenarías conmigo después de esto?”

“¿—Eh?”

“Ambos somos practicantes de la espada. Quizás podríamos consultar entre nosotros. Y además, quiero experimentar la espada del Último Samurái en persona. Sólo verla tiene sus límites.”

“¡¿Eso está bien?!”

Ayase inmediatamente pegó un brinco y sujetó la mano de Ikki con las dos suyas, y sonrió como una flor radiante.

“¡¡Muchas gracias!! ¡Estoy muy feliz!”

Los ojos confundidos que ella tenía hace un momento ahora miraban directo a Ikki. Pero tan pronto como se dio cuenta de lo que estaba haciendo, de inmediato se separó y se alejó a unos tres metros.

“¡Ah, p-perdón! ¡T-Tomar tu mano de esa manera, cuánta rudeza…!”

“Ajaja, no tienes que alterarte tanto sólo porque hayas tomado mi mano—”

Después de todo, allí afuera había hermanas menores que besaban a sus hermanos al reunirse, y princesas que se metían al baño usando un bikini—

“¿Entonces deberíamos entrenar juntos desde ahora? Los enfrentamientos de hoy ya han acabado, así que tenemos tiempo hasta la cena.”

“Sí, estaré a tu cuidado… ¿y podrías hablarme casualmente? Ya que yo seré la que aprenda, se sentirá raro que sea el profesor el que use honoríficos.”

“Eso es, no soy tan asombroso para que me llames profesor, sabes.”

“Eso no es verdad. Hace un momento Kurogane-kun dijo que podríamos consultar entre los dos, pero honestamente, no creo que haya una sola cosa que pueda enseñarle a Kurogane-kun. Así que la discípula aquí soy yo.”

Ikki mostró una sonrisa amarga ante eso. Era cómo dijo ella, aunque Ikki pudiera enseñarle cosas, no había nada que ella pudiera enseñarle a cambio. Él podía robar la mayoría de sus técnicas con sólo verlas. Mayor humildad sólo sería sarcasmo.

Confirmando eso, Ikki aceptó la sugerencia de Ayase.

“…Okey, entonces descartaré los honoríficos. Pero a cambio, tú también háblame normalmente. Que me llames profesor, me pondría en una situación difícil.”

“Sí, por favor. Estaré a tu cuidado.”

Y así, la acosadora Ayatsuji Ayase se convirtió en la discípula de Ikki.

♦♦♦♦♦

Después de la escuela, Ikki fue al espacio entre los árboles detrás del campus con el fin de entrenar. El lugar estaba sombreado por árboles altos agrupados, y había menos concreto por lo que era bastante fresco. Era el lugar perfecto para entrenar durante el húmedo verano de Japón.

Luego de realizar el calentamiento inicial previo, él blandió Intetsu y comenzó a balancearla. Luego de trazar la forma, comenzó a imaginar el entrenamiento, creando un mapa sombra en su cabeza donde los enemigos lo rodeaban. Detrás de él, estaba Stella quien también estaba practicando con su Lævateinn. Un poco más lejos se encontraban Arisuin y Shizuku quienes estaban creando formas con alguna clase única de barro, un entrenamiento mágico especial. Durante ese lapso, casi no hubo conversación entre los cuatro. Stella y Shizuku, quienes usualmente adulaban a Ikki, también estuvieron muy serias durante este período. Esta era la escena donde estos cuatro entrenaban.

Pero desde hace tres días, otra persona se unió. Por supuesto, esa era Ayatsuji Ayase.

“¡Fuh! ¡Hah!”

Ayase blandía con vigor su espada Hizume (6), una katana japonesa con una vívida hoja, trazando un arco. Su rostro cuando usaba la espada era completamente distinto de la cobarde expresión que le mostró a Ikki en la enfermería el otro día. Con su boca cerrada, y los ojos abiertos grandes, miraba a Ikki con una expresión extremadamente austera. Como se esperaba de una espadachina, el momento en que sostenía su espada, todo su miedo hacia los hombres desaparecía por completo.

En este momento, estaban haciendo entrenamiento de práctica con Ikki como su oponente como él sugirió. Ikki lucharía con Ayase mientras limitaba su poder al nivel de ella, ya que él era el más fuerte. Sólo usaría técnicas con el nivel de fuerza de ella.

Y durante este entrenamiento, él medirá la fuerza de Ayase como practicante de espadas.

Como se esperaba de la hija del Último Samurái, Ayase era muy experta en lo básico. Incluso podía mantener el ritmo del entrenamiento de Ikki y Stella. Debió haber corrido por un largo tiempo. El cuerpo de Ayase estaba perfeccionado como un espadachín, por lo que sus músculos no sufrían malestar alguno al adoptar cualquier forma y estado en su postura y en su cuerpo.

El entrenamiento de ayer también rindió. Su juego de piernas, el vívido rojo que trazaba el arco, todo fluía perfectamente sin interrupciones en absoluto. Debe haber sido un estilo que se grabó en su cuerpo luego de practicarlo miles de veces.

Pero si dices que ella sólo puede manejar ese única estilo, entonces te equivocas. Durante esta práctica, Ikki intentó usar seriamente métodos de antemano una y otra vez para romper el estilo de Ayase, pero Ayase no sólo lidió con esos ataques apropiadamente, sino que realizó contraataques veloces.

Sin olvidar nunca el estilo, pero tampoco apegándose demasiado a él. El nivel de habilidad de Ayase en luchas de práctica con la espada era naturalmente alto. Ikki vio completamente a través del exterior de Ayase quien presumía del duro trabajo.

Y al mismo tiempo, Ikki descubrió porqué Ayase había caído en una depresión.

“Ayase-san, paremos un minuto.”

“¿Nn?”

Ayase eludió la tajada hacia abajo de la espada de Ikki y con esa apertura, ella se dispuso a golpearle el cuerpo. Pero la hoja roja de Hizume se detuvo firmemente.

“¿Qué sucede, Kurogane-kun? Aún… no estoy… cansada.”

Ayase mostró confusión ante la repentina interrupción. Sus ojos no se calmaron, pero no los apartó y desapareció como la primera vez. Bueno, era natural que se hubiera acostumbrado un poco a Ikki luego de tres días.

“Por lo que veo, el estilo Ayatsuji con una sola espada parece ser un estilo que se enfatiza en los contraataques.”

“Eh, err, sí. Así es. ¿Pudiste darte cuenta en tan poco tiempo?”

“No tuve un maestro verás, así que sólo aprendí cosas observándolas y robándole técnicas a los demás. Como decía, ahora que he visto tu estilo, más o menos me di cuenta de cuál es tu problema.”

“¡¿E-En verdad?!”

“Sí, Ayatsuji-san ha estado desanimada luego de que comenzaste a intentar seguir los pasos de tu padre, ¿cierto?”

Ayase asintió.

“Sí. Parece que no puedo producir los mismos movimientos avispados de mi padre. A pesar de que ya me he memorizado todos sus movimientos.”

“No deberías hacer eso.”

“¡¿Eh?!”

“Tratar de imitar a Kaito-san, esa es la razón de tu depresión.”

“¿…Estás diciendo que… mi padre quien me enseñó a usar la espada estaba… equivocado…?”

Instantáneamente, Ikki vio arder una emoción en los ojos de Ayase. Era enojo. Estaba enojada, luego de escuchar que su profesor era el que se había equivocado.

Parece ella que confía realmente en Kaito-san.

Estaba un poco celoso, luego de ver que ella tenía una padre del cuál estaba muy orgullosa. Mientras mantenía oculta esa pequeña envidia, Ikki negó con la cabeza en respuesta a las riesgosas palabras de Ayase.

“No es eso. Kaito-san es un excelente espadachín. No dudo de eso.”

“…Entonces, ¿por qué no puedo imitar las técnicas de mi padre?”

El motivo era simple.

“Porque el género de Ayatsuji-san es distinto.”

“¿Género…? ¿Eso importa?”

“Por supuesto. Género distinto significa que la estructura de tu cuerpo también es distinta. Y tener una estructura distinta significa que la coordinación muscular también es desigual. Movimientos que aprovechan lo mejor del potencial de un hombre definitivamente no son los mismos que los movimientos para el potencial de una mujer. Cuanto más tratas de seguir lo opuesto, más pronto surgirán por sí mismas las restricciones de ello.”

“Ah…”

Ante la cuidadosa explicación de Ikki, el enojo desapareció de los ojos de Ayase, y la comprensión la reemplazó. Así es, Ikki no se estaba burlando de su profesor. En realidad, lo dijo porque su profesor era demasiado sobresaliente. Bueno, también había algunos factores inevitables. En primer lugar, el manejo de la espada era algo creado para que lo usaran hombres en épocas antiguas.

“Por el momento, he pensado en un método para reformar los movimientos de Ayatsuji-san. Pero si Ayatsuji-san quiere continuar con su manera anterior de seguir a Kaito-san, entonces ahora la estaría reformando forzosamente. Pero pienso que no deberíamos hacerlo si tú también lo piensas así. Porque la mentalidad de uno mismo también es un factor importante. Si los movimientos son reformados una vez con esta técnica, no podrás recuperar luego tus movimientos anteriores.”

Actualmente, Ayase estaba practicando un arte de la espada ajustado a los hombres. Por supuesto, su cuerpo reconocía que eso era imposible y estaba restringiendo su poder y velocidad en varias formas. Pero si una espadachina con el nivel de habilidad de Ayase experimenta esos movimientos finos una vez, no podrá revertirlo y regresar a su estado anterior. Y desde luego, se arrepentirá cuando eso pase.

Es por eso que, Ikki le dio a Ayase la elección de seguir o no su guía.

“…”

Ayase se tomó una considerable cantidad de tiempo pensándolo. Por un rato, tuvo sentimientos encontrados. Pero no pasó mucho más tiempo hasta que mostró una expresión decidida.

“¡Por favor enséñame! ¡Tengo, tengo que volverme más fuerte sin importar qué!”

Miró a Ikki a los ojos sin temblar, y le pidió su cooperación. Por supuesto, seguía experimentando sentimientos encontrados, no obstante deseaba fuerza.

Por lo que Ikki no tuvo razón para rechazarla.

“Entiendo. Déjamelo a mí.”

Ikki le dedicó una confiable sonrisa, y tocó los brazos de Ayase.

“¡Fuwahaa~! ¡¿K-Kurogane-kun?!”

Al ser tocada tan fuerte repentinamente, el rostro de Ayase se puso rojo y soltó un extraño gemido.

En cuanto a Ikki, tenía una expresión completamente seria. Eso era obvio, porque de ahora en adelante, ahora iba a ajustar el estilo de la espada de Ayase. Si lo echaba a perder luego de tener pensamientos retorcidos o sentimientos incómodos, ese error no podía revertirse. El profesor no puede perdonarse esos errores. Eso es lo que Ikki pensaba. Ikki no podía darse el lujo de sentirse tímido.

“De ahora en adelante voy a cambiar el estilo de Ayatsuji-san y corregirlo. Puede que sea vergonzoso pero sopórtalo.”

“S-Sí… Haré… mi major esfuerzo.”

A pesar de que su rostro estaba tan rojo que soltaba humo, resistió y se mordió los labios.

A Ikki quien ni siquiera traspiró una gota de sudor mientras conversaba con Ayase ahora le estaba sudando la frente. Estaba tocando todo el cuerpo de ella mientras portaba una expresión tan seria que era aterrador. Al ver eso, Ayase no podía comprender cuánto se estaba esforzando Ikki por su bien.

Era imposible que lo entendiera. Por lo que no podía ser tan egoísta como para sentirse avergonzada. Por eso, Ayase reprimió su timidez, y le confió su cuerpo a Ikki.

“Sólo ajustaré un poco, siente ese cambio y concéntrate en recordar esa ubicación.”

“E-Entendido~ Nn~”

Ikki movía sus manos como si estuviera tocando cristalería, y con cuidado ajustó la postura de Ayase. Bajando los hombros un poco, afirmó sus costados. A continuación, tocó las saludables muslos debajo de su falda. Finalmente tocando sus muslos internos, abrió un poco su postura.

“Fu… ah, hyan~ uuu…~”

“Lo que más beneficia a las mujeres respecto a los hombres es la flexibilidad de las articulaciones de su cadera. Especialmente de su cadera. Cuando quedan embarazadas, su pelvis se ensancha. Entonces las articulaciones de su cadera tienen que ser más flexibles. En otras palabras, tienen una más alta movilidad en esa área que los hombres. Este es el arma de las mujeres. Si haces todos sus movimientos con las articulaciones de tu cadera, las acciones de Ayatsuji-san definitivamente serán más rápidas.”

Mientras le enseñaba, Ikki pasó sus dedos acariciándole desde los muslos hasta las rodillas como si pudiera sentir el flujo de sus músculos. Por la vergüenza de tener a un hombre acariciándole la cadera, las rodillas de Ayase temblaban. Ikki tenía la sensación de que le estaba haciendo algo muy rudo, pero no le prestó atención a eso y manteniendo su concentración fijada, continuó su trabajo de marcar detalles y finalmente…

“Sí. Esto debería ser suficiente.”

Luego de completar el trabajo donde un error no será perdonado, miró a Ayase.

…Ayase tenía una expresión que lo hizo pensar en un pulpo.

“Yo soy el que lo hizo pero… ¿te encuentras bien?”

“Estoybokey…”

Y estaba a medio llorar.

“Err… lo siento. Debería haberme detenido.”

“¡N-Nooo! ¡Eso no es verdad! ¡En primer lugar yo fui la que lo pidió, Kurogane-kun no debería disculparse!”

Luego de limpiarse las lágrimas, Ayase sonrió.

“…Y además, las manos de Kurogane-kun, son muy grandes, y delicadas, y fuertes… Como las de mi padre, por eso no me molestó.”

“Jaja, quién hubiera pensado que estas manos sucias serían útiles.”

Desde que era joven, Ikki estudió el manejo de la espada. Por lo que la piel de sus manos era bastante áspera. Quizás porque sin importar cuánto se le pelaba la piel, o si se le formaban callos, él seguía blandiendo su espada sin descanso. Pero incluso con ese comentarios, sus manos definitivamente no podían considerarse como bellas. Así que negó con la cabeza.

“Eso no es verdad… yo, esa clase de mano, pienso que es muy genial. Me encantan los chicos que van hacia adelante.”

“¿Eh?”

Ikki se quedó mudo ante esas inesperadas palabras.

“Ah…”

Y luego de ver la respuesta de Ikki, Ayase se dio cuenta de lo que acaba de decir y entró en pánico.

“¡Lo de recién! ¡No lo quise decir en un sentido indecente! ¡Sino favorable como un humano! ¡Eso es!”

“¡S-Sí! Entendí. ¡No entres en pánico, o perderás la postura!”

Ikki corrigió la postura de la alterada Ayase. Si la perdía luego de todo ese tenso trabajo, eso sería demasiado triste.

“Nn… pero Kurogane-kun… esto se siente un poco apretado.”

“Es porque los hábitos que has construido en tu cuerpo no puede reformarse tan rápido. Tienes que practicar y acostumbrarte a ello.”

Diciendo eso, Ikki sacó Intetsu y se ubicó frente a Ayase.

“Ahora, voy a atacarte con mi espada igual que antes. Con ese ángulo en las articulaciones de tus rodillas, codos, y cadera, muévete en base a esos tres puntos y trata de bloquear mi ataque como antes y contraataca.”

“E-Entendido.”

Ayase quien sacó su Hizume tenía una expresión tensa. Suponiendo que ya estaba lista, Ikki balanceó su espada exactamente con la misma velocidad y ángulo que antes.

Entonces…

“¡…!”

E igual que antes, Ayase bloqueó el ataque diagonalmente, y con la apertura, contraatacó. No obstante, ya sea que las acciones fueran las mismas… se pudo confirmar sólo con verlo que ese ataque era definitivamente más rápido.

Ante ese hecho, más que nadie, la propia Ayase se quedó sin palabras. Como si no pudiera creer sus propios movimientos, miró a su Hizume que sostenía en sus manos con terror, y luego a Ikki.

Whew. Parece que fue un éxito.

Ikki se sintió aliviado de que sus correcciones dieron justo en el blanco.

Hasta ahora, Ayase había usado la parte superior de su cuerpo… ponía mucha fuerza en sus brazos para bloquear los ataques.

Pero, ese era el error. Si fuera un hombre, entonces podría continuar con fluidez luego de esa acción, pero con el físico de una mujer, poner fuerza en sus brazos no será suficiente, y luego de eso perderá su postura. Como resultado, el cuerpo se tensa, y la reacción será más lenta.

Pero después de las correcciones de Ikki, ella recibió el ataque utilizando la parte inferior de su cuerpo. Las suaves articulaciones de los muslos de una mujer eran más adecuados para absorber el impacto. Podía bloquear la mayoría de los ataques con sólo poner fuerza en sus piernas. Y como no habría tensiones en su cuerpo, podría reaccionar al siguiente ataque a tiempo.

Ese fue el mecanismo que permitió ese agudo ajuste.

“¡I-Impresionante… impresionante, impresionante! ¡¡Esto es impresionante Kurogane-kun!!”

Quizás por fin aferró los cambios a su cuerpo; mostró una brillante sonrisa y sujetó las manos de Ikki firmemente sacudiéndolas con locura.

“¡Haber resuelto tan fácilmente el problema que me ha estado molestando durante dos años! ¡¿Kurogane-kun tiene casi algo así, cierto?! ¡Un doctorado en manejo de la espada, ¿cierto?!”

“A mí también me alivia saber que no me había equivocado.”

Aunque no tan feliz como a un grado turbio.

Excepto por Shizuku, a las personas que venían a la clase durante el descanso del almuerzo no las podía guiar tan directamente como recién. Así que para Ikki, esta fue la primera vez que le enseñaba a alguien de manera directa. Pero luego de ver a Ayase quien estaba saltando totalmente encantada mientras su cuerpo gritaba ‘¡Lo hice! ¡Lo hice!’ con todas sus fuerzas, aunque estaba un poco tenso, se puso contento por haberlo logrado.

*Foom*

Honestamente, estaba más tenso que cuando estaba en un enfrentamiento. Costó unas diez veces más, pero valió la pena.

*Foom*

Quizás este tipo de trabajo no era tan malo después de todo.

*FoomFoomFoom*

“…Erm, Stella.”

“¿Qué sucede, Dr. Manejo de la Espada?”

“Desde hace un rato que se ha sentido una fuerte presión de viento por este lado, pero…”

Ikki volteó hacia un lado y vio el origen de la presión de viento que estuvo soplando su rostro por un buen rato. Allí, vio a Stella balanceando Lævateinn con un puchero tan grande en su rostro que era sorprendente.

“Oh, perdón por eso. Luego de ver a un pervertido tocando los muslos de una chica diciendo que se trata de entrenamiento, me irrité bastante. Gracias a eso, parece que mi manejo de la espada se arruinó. Ya que estamos en esto, ¿serías tan amable de arreglarlo por mí?”

“O, o-okey.”

Ikki fue superado por la fuerza de Stella que no lo dejaba negarse, así que asintió.

…Pero realmente no quiero arruinar la espada de Stella.

Después de todo, la espada de Stella era ‘la espada del fuerte’ pensada para segar a sus enemigos. Comparada con ‘la espada del débil’ de Ikki pensada más para aventajar al enemigo, era fundamentalmente distinta. Sentía que no habría resultado alguno incluso si trataba de ayudar. Pero si no se quejaba aquí, la irritación de ella sólo crecería y crecería, causando un período de malhumor infinito.

Así que sin otra opción, pero sin extraer sus manos, observó las tajadas de Stella.

¿…Huh?

A primera vista parecía que sus tajadas estaban totalmente arruinadas, pero mirando con más atención pudo ver que de los dedos de sus pies, hasta sus rodillas y cadera, sus movimientos estaban completamente sincronizados. No había acciones inútiles en absoluto. Probablemente, Stella había intentado arruinar verdaderamente esas tajadas, pero debido a su percepción sobrehumana del movimiento, subconscientemente corregía los movimientos de sus articulaciones y sus músculos y creaba el estilo más adecuado donde se gastaba la menor energía. Una fuerza realmente merecedora de orgullo.

Poder encontrar fallas con tan perfecto manejo de la espada, Ikki no podía hacer eso.

“Como se esperaba de Stella. Es imposible que alguien como yo encuentre una falla en ti.”

“¡¡¡POR QUÉ!!!”

“¡Uwah! ¡¿Por qué te enfadas aunque te elogié?!”

“¡¡¡NO ES NADA, IDIOTA!!!”

La percepción demoníaca para las espadas y el manejo de las espadas de Ikki no servía para examinar el corazón de una doncella.

Bueno, eso no puede evitarse; su cerebro estaba lleno de puros pensamientos para batallas.

 

“¡¡Qué pasa con él!! ¡Mirando sólo a esa senpai!”

Luego de enloquecer y perseguir a Ikki durante un rato, Stella se sentó en un banco en frente de un salón junto a la plaza. Shizuku, quien estaba practicando magia en el banco de al lado, miró a Stella, quien tenía una expresión de obvio enfurecimiento.

“Quizás no quería tocar los goooooooooooooooordos muslos de la princesa.”

“¡N-No son tan gordos como para que alargues tanto la palabra! ¡¡Son sólo un poco rollizos! ¡Y no es como si pudiera evitarlo, me entrené de esa manera!!”

Stella protestó ante esa repentina y totalmente inesperada evaluación con una voz aguda, pero Shizuku apartó su rostro con una expresión que decía ‘no sé nada’ e creó una figura de acción de barro que lucía igual que Ikki.

“Luce totalmente como Ikki. Como Ikki. ¡Genial! ¡Quiero una!”

“Bueno, bueno, no tienes que ponerte tan nerviosa. A diferencia de Ayatsuji-senpai, Stella-chan se encuentra en un nivel completamente distinto. No creo que haya nada en lo que él pueda instruirte.”

“¡Mu—!”

El comentario de Arisuin estaba en lo cierto, y el cerebro de Stella que lo había establecido como una realidad también estaba de acuerdo. En realidad, Stella no necesitaba la guía de Ikki en absoluto.

—Pero eso fue eso, y esto es esto.

…Quizás mi corazón es el más estrecho.

Si sus brazos y muslos fueran apretados y acariciados por otro hombre, ¿Ikki se sentiría de la misma manera?

¡Espera! ¡Qué demonios, en qué locura estoy pensando! ¡Eso está definitivamente mal! ¡E-Eso! ¡Apretar y acariciar! ¡Eso es solo para Ikki! ¡Sólo a Ikki le dejaré apretarme y acariciarme!

Era desagradable de sólo pensarlo. Stella eliminó esa ilusión de su mente, y le preguntó a Shizuku.

“Oye… ¿estás de acuerdo con esto?”

“¿De acuerdo? ¿A qué te refieres?”

“Quiero decir… Ikki tocando y acariciando a otra mujer por todas partes.”

“Me estaba preguntando qué dirías. Onii-sama le está enseñando manejo de la espada a Ayatsuji-senpai. A diferencia de otra cerda, ella no está tratando de seducirlo, ¿así que hay alguna razón rugirle? No soy un perro rabioso, sabes.”

Mientras respondía eso, Shizuku comenzó a pintar la figura de acción de Ikki con pintura acrílica que sacó de su bolso. Esto ya era arte por lo que no tenía nada que ver con entrenamiento.

“Y qué boca fue la que me rugió tanto.”

“Esta boca.”

Shizuku señaló su propia boca con sus dedos índices. Un rostro verdaderamente irritable.

“Stella-san, pareces haber malentendido algo.”

“¿De qué estás hablando?”

“Pareces pensar que yo quería monopolizar a Onii-sama. Pero ese es un malentendido lamentable. Mi amor por Onii-sama no es algo tan barato y egoísta. Para mí, lo que más importa es la felicidad de Onii-sama. Si Onii-sama es feliz, no me importa si su compañera no soy yo. Si esa persona realmente hace feliz a Onii-sama, sin traicionarlo ni entristecerlo, preferiría estar contenta y darles mi bendición.”

Esta confesión fue algo completamente inesperado para Stella, porque Stella pensaba que Shizuku amaba a Ikki desde su lugar como mujer.

“Bueno, no creo que haya otra persona demás de mí que pueda hacer eso de todas formas.”

Diciendo eso, Shizuku le sonrió a Stella de manera provocadora, y luego miró hacia la plaza donde Ikki y Ayase comenzaron a entrenar otra vez.

“Onii-sama parece feliz luego de que Ayatsuji-senpai vino. Los otros estudiantes y yo no somos lo suficientemente fuertes para aprender técnicas sólidas de espada, mientras que Stella-san es demasiado fuerte para que Onii-sama le enseñe algo. Por lo que quizás se estaba sintiendo un poco insatisfecho. El Onii-sama que la pasa bien guiando a los demás también es muy lindo y fabuloso. Así que supongo que debería estar agradecida con Ayatsuji-senpai.”

“…A veces Shizuku parece tan madura. A pesar de que eres tan pequeña.”

“Quizás eres tú la que es demasiado infantil, a pesar de que eres grande en varios lugares. Y tus muslos son demasiado gordos.”

“¡No son gordos! ¡Tú eres la que es demasiado minúscula!”

Es suficiente si Ikki es feliz.

Ciertamente, si Ikki era feliz, entonces eso también era felicidad para Stella. Pero aun así, no puede evitar pensar que ella quería ser la que más feliz haga a Ikki.

…Pero en realidad, no está yendo muy bien. Luego de que se convirtieron en amantes, se ponía tensa con sólo estar cerca de él. Y no han hecho ninguna cosa de amantes en absoluto. Especialmente las noches que pasaban juntos a solas; eran severas. Con cruzar su mirada, su espalda se entumecía, y no podía ni siquiera ver apropiadamente.

¿Ikki también se estaba reprimiendo? Él nunca atravesó sus límites personales.

En cuanto a Stella, no odiaba tanto que todo avanzara lento. Aunque se sentía un poco ansiosa y avergonzada, su corazón latía rápido con sólo estar cerca de él. Pero… era hora de dar el siguiente paso como amantes; tenía ese fuerte deseo.

Y además escuchó que las chicas que hacen esperar a los chicos, pronto eran odiadas. 「El mes pasado, no hemos ninguna cosa de amantes en absolute, ¿no? ¿Entonces sería mejor que regresemos a nuestra relación anterior? 」

¡…No, definitivamente NO!

Se pondría a llorar con sólo imaginar algo así. Si eso pasaba realmente, nunca sería capaz de soportarlo.

Pero algo así, ¿la chica debería ser la que haga el primer movimiento? Si él pensaba que ella era indecente, la odiaría. Sin importar qué pensara, esas ilusiones salvajes empezaban a surgir de nuevo. No podía resolverlo.

Y lo peor de todo era que incluso si Ikki hacía el primer movimiento, ella no tenía la confianza de que podría quejarse apropiadamente. Ella era la que mejor entendía su perversidad. Estaba segura, de que daría excusas como que una princesa debería ser así o asá; o cómo una princesa no debería hacer esto y aquello.

“Haa…”

A pesar de que era tan fácil volar hacia un oponente con su espada, ¿por qué era tan difícil zambullirse en el corazón de su amante? Las parejas en todo el mundo, su madre y su padre, ¿por qué podían hacerlo tan fácilmente? Tienen mucho coraje.

Mientras pensaba en algo tan desesperante, Stella alzó la vista hacia el cielo el cual estaba teñido de rojo y pensó—

Haa… Quiero besarlo…

Fue el millonésimo suspiro que soltó en ese mes.

 

NOTAS DEL TRADUCTOR:

(1) Lorelei: Una criatura femenina cómo una sirena de un poema alemán, cuya belleza y canción provocan que los marineros se estrellen con el acantilado en el que ella se sienta. El texto japonés usa los kanjis深海の魔女, “Bruja del Mar Profundo”.

(2) Zanbatō (斬馬刀, literally meaning “Espada Mata Caballos”) son espadas ficticias comunmente usadas en anime y manga, conocidas por ser muy grandes.

(3) Kodachi (小太刀 o こだち?) (literalmente, tachi pequeño) es un tipo de espada japonesa demasiado corta como para considerarla una espada larga y demasiado larga para considerarla una daga o tantō japonés. Son tachis con longitud menor que 2 Shaku (60,6 cm) aproximadamente, sin embargo no es una wakizashi. Es una de las espadas (sables) tradicionalmente japonesas (Nihonto) utilizadas por la clase samurái del Japón feudal. La Kodachi es de principios del periodo Kamakura (1185-1333) y se encuentran en la forma de una tachi.

(4) Yamato Nadeshiko: Un término para aquella apariencia y comportamiento que encajan con la mujer japonesa ideal.

(5) Caballo de madera (o también llamado Burro Español): se colocaba al torturado desnudo sobre el burro de acero o madera y se le colocaban pesas en los pies. De este modo la víctima agonizaba hasta morir desangrado por las púas que había colocadas en el lomo del burro. La tortura podía durar hasta días, dependiendo de cuanto peso se le agregaba a los pies de la víctima.

(6) Hizume, 緋爪: “Garra Escarlata”.

 

Traductor al Inglés: TheCatWalk
Traductor al Español: nahucirujano
Corrección: Sin corrección.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: