Capítulo 2 – La Bestia de Verano

Hacía tanto calor al final del verano que resultaba sofocante. Mi flequillo alborotado había crecido demasiado, tocando mis párpados. Llevaba dos días sin bañarme y el sudor y la gratitud en mi pelo me irritaba tanto que tuve que levantarlo con una bandita elástica.

Indagando en el mundo de tu mente y batallando con los siete pecados graves del presente y el octavo desconocido… había gastado ciento cincuenta y seis horas en esos sinsentidos que parecían venir de un videojuego para estudiantes de segundo año de primaria.

Habían deformado entendiblemente los genitales femeninos. El ‘placer’ se abría y cerraba repetidamente con un sonido ‘kupaa, kupaa’. Eliminé cada uno de ellos implacablemente, matando de manera temeraria el verano de mi primer año de preparatoria.

La cigarra cantaba, “kupaa, kupaa”. Era muy sensual.

Qué diseño tan libidinoso. La cosa que hacía ‘kupaa ‘ en el monitor derramó un líquido raro de su centro. Tratando de despachar de mi mente el hecho de que no había tomado un baño, golpeé cada uno de estos seres repugnantes y asquerosos con una metralleta.

“Jintan, ¿esos son Jynx (1)?”

“No.”

“Pero sus labios son muy gruesos. ¿No son como el Jynx de ‘hatoko’?”

… ‘Jintan.’

Esta voz dulce y cariñosa sonó incluso más cerca de mi piel que mi sudor y grasitud.

“¿Sabes lo que significa ‘hatoko’, Jintan? Es el hijo del hijo de la hermanita de tu abuelo, ¿sabías? ¡Así que en el caso de Menma es Kii-kun!”

“…”

Lo más probable es que me ha dado mucha hambre.

Tener un hueco de aburrimiento y hambre es inaceptable, porque hará que sentimientos innecesarios se estrujen a sí mismos en contra de mi voluntad.

En esos momentos, uno tiene que tener determinación y llenar rápidamente ese hueco.

“… Entonces déjame comer un poco de Shio ramen (2).”

“Wah. Shio ramen. ¡Menma también quiere comer!”

Fui a la cocina que estaba conectada directamente con el living y encendí un fósforo. Los puntos de conexión de la cocina de gas parecían no estar funcionando correctamente.  La encendí lanzando algunas cenizas en el lugar donde la gasolina había fluido, y un ruidoso boom pudo oírse.

Me gusta el Shio ramen. Habiendo esperado a que el agua hirviera, meticulosamente solté un huevo dentro para que no se revuelva.

“¡Ah, quiero huevos revueltos! ¡Quiero huevos sin cáscara!”

Cierto. No los haré revueltos. Cuando los como, golpeó ligeramente los huevos con forma de luna para dejar que la yema medio hervida del huevo se filtre, coronando los fideos. Esta manera de comer parecía mucho más madura que comer los huevos revueltos…

“¡No! ¡El huevo se está hirviendo! ¡Revuélvelo, rápido!”

“…”

Nunca admitiré la existencia de cosas irreales, como por ejemplo: UFOs, UMAs, MRR, o espíritus. (3)

“Sí…”

Regulé los patrones de mi respiración con mi nariz, como si se hubieran convertido en un lío desde hace algún tiempo del que no me di cuenta.

Si tuviera que negarlo, debería hacerlo desde el principio. Si fuera un poco más cauteloso sobre ello, sólo un poquito, sería la evidencia de que ya lo había aceptado como una realidad.

“Ah. ¡Mira! ¡Se está expandiendo! Rápido, revuélvelo… ¡Revuél-velo-rápido!”

Tres minutos. Dame tres minutos y estará terminado.

Sin embargo, tres minutos que parecían volar rápidamente cuando jugaba videojuegos, aquí parecían más extensos.

Fideos. Por favor, les ruego que se cocinen tan rápido como sea posible— así empecé a rezar con impaciencia. En ese momento, el timbre de la puerta que funcionaba mal sonó con su tono sin melodía.

“¿No vas a abrir la puerta, Jintan?”

“:..”

Nunca abría la puerta durante las horas en que mi papá trabajaba sin importar cuántas veces sonara el timbre. Esto era lo que usualmente hacía.

Sin embargo, las cosas que los seres humanos pueden descuidar simultáneamente son finitas. Quizás este tono fue enviado por Dios para salvarme.

(Déjame encontrar una salida con esta oportunidad.)

Mientras agradecía esta coincidencia, apagué la hornalla. Ahora no podría cocinar los huevos dándoles una forma hermosa de luna, y los fideos también se arruinarán. No obstante, no tenía otro recurso. Así que caminé hasta la puerta.

“Ahora es el momento. ¡Revueltos!”

Los huevos en la cacerola parecían sacudirse y crujir. Sentí un torrente de sudor frío deslizándose por mi espalda.

“Ya voy… ¡¿Mmm?!”

Cuando abrí la chirriante puerta, en frente de mí estaba la imagen del ‘placer’, una mujer como si tuviera su órgano sexual pegado en su rostro.

“… Hola.”

Con la piel un poco bronceada, usando tirantes aguamarina firmes, y excesivamente expuestos— la manera en que mostraba deliberadamente su inmadura sensualidad, se sentía muy carnal, por ello la incomodidad.

Flaf.

“Oye. Las cosas contigo están yendo bastante bien.”

“Ah, ahah…”

Qué día más desafortunado.

Los infortunios nunca vienen solos, canallas. Cómo me gustaría golpearlos: usar la metralleta del juego para dispararle a todo, incluyendo a esta cosa real y la no real, perforándolas con balas.

Oye. ¿Espera?

¿Qué pasará cuando esta cosa vea eso?

“… Um. La profesora de la clase me dijo que te diera esto, tu tarea de vacaciones.”

La mujer en frente de mí extendió torpemente una pila hojas impresas en mi cara.

“¿Hah? Tarea de vacaciones… Ya es fines de Agosto. ¡Las vacaciones terminarán en dos días!”

Le respondí por reflejo a esta mujer. Hace mucho tiempo que no hablaba— tres años sin interacción social para ser exacto. Ante las dudas que solté abruptamente, ella dijo, “Está bien. Después de todo, siempre estás de vacaciones. Además, a diferencia de ti, Yadomi, estoy muy ocupada.”

La mujer dijo con un tono afirmativo completamente opuesto a su frívola apariencia. Por ese tono era imposible que uno notara el pasar de los años, como si ella hubiera visto totalmente a través de mí.

Me estaba poniendo impaciente.

“Entonces deberías haberlo tirado por ahí. Después de todo, no iré a esa estúpida escuela.”

Cuando solté eso, sus tirantes aguamarina parecían haberse vuelto más pesados. Los labios de la mujer se torcieron, aunque no hizo ningún sonido.

“¿Mmm…?”

¿Estaba tratando de decir algo? Habiendo notado eso, involuntariamente empecé a concentrarme en algo…

Luego mi mente se quedó completamente en blanco, ya que había mostrado de mala gana mis errores. La mujer intencionalmente apuntó a mis errores defensivos y de manera rápida me azotó con un feroz comentario.

“Deberías estar avergonzado.”

“¡¿Qué?!”

Deberías estar avergonzado.

La sangre de mi nariz y mis orejas se calentó. ¡Qué sabes tú!

Quería refutar. ¡Quería lastimarla con las palabras más filosas e impulsivas!

“¿Eh, quién anda ahí?”

“…!”

Un sonido vino desde atrás, enfriando mi cabeza que ardía.

No miré atrás, tratando de ver la reacción de esta mujer— Anaru Anjo. Frunció las cejas como sorprendida, pero esa sólo era una reacción hacia mí.

Entonces, ¿Anjo no podía verla?

“Qué sucede, Yadomi. Te ves mal.”

El asunto problemático detrás de mí gritó ‘¡Ahah!’ de la alegría cuando oyó la voz de Anjo.

“¡Esta voz! ¡Lo sabía! ¡¡Es Anaru!!”

Su inocente voz pronunció la palabra prohibida. (4)

“Tú… ¡¡No la llames Anaru!!”

La interrumpí por reflejo. Aunque ella fuera la visualización del ‘Placer’, decirle esto tan bruscamente era demasiado.

“… Ah.”

El rostro de Anjo lentamente se puso de un color más vivo que el marrón.

“Ah, ah, An… ¡No me llames Anaru!”

Dijo lo mismo que dije yo. Pero por supuesto, me lo dijo a mí.

Ya veo.

Desde el punto de vista de Anjo, el que dijo ‘anal’ fui yo. Y decidió ignorar por completo a esa cosa molesta que le estaba tocando su bronceada piel y gritaba repetidamente, ‘¡Anaru, Anaru!’. No, no la estaba ignorando. Ella…

Entonces, esto en verdad es…

“¡¿Waaaaghh?!”

Bam. Me desmayé.

Yo no era así en aquel entonces.

En aquel verano, no tenía problemas con el calor y esta agobiante luz solar que bronceaba mi piel. En ese verano cuando estábamos en quinto grado de primaria, siempre estábamos juntos.

Había una pequeña casa de carbón abandonada en la montaña detrás de nuestra escuela. Llevamos allí un montón de ‘tesoros’ inútiles y lo llamamos nuestra base secreta. Jugamos allí durante el resto del verano. Todos mis recuerdos de verano nacieron allí.

Éramos los ‘Super Peace Busters’.

‘Busters’ era una palabra que apenas conocíamos y simplemente recordamos que significaba personas fuertes. Teníamos que defender la paz y castigar el mal. Con ese deseo sublime, nos pusimos ese nombre. Cierto, el primero en proponerlo fui yo, el capitán.

Nadie refutó mi idea. A nadie le importó. En aquella época, yo era el mejor en todo, corriendo, en exámenes de cálculo, y hasta en caligrafía— incluso obtuve un premio de plata.

“Heh. ¡Busters! ¡Aunque no lo entiendo, se siente genial!”

Yukiatsu era el número dos. Aunque sus notas en música eran mejores que las mías, no podía alcanzarme en las demás cosas.

“La palabra ‘super’ se siente muy poderosa…”

Tsuruko era una chica que hacía las cosas a su propio ritmo. Era muy buena dibujando, aunque siempre dibujaba princesas o hadas. Si tan sólo pudiera dibujar otra cosa, sería una bonita decoración para colgar en la pared de nuestra base secreta.

“Si usamos este nombre, tendremos que defender la paz en serio. ¿Todos pueden hacerlo?”

Anaru era anormalmente seria y hacía las cosas de acuerdo a reglas. Por ejemplo. Ella barría la base secreta cuando nadie le decía que lo hiciera. Incluso se enojaba cuando yo me limpiaba las lágrimas con el collar de mi chaqueta. Era exactamente como la señora del vecino.

“¡Mmmahh! ¡Es super genial! ¡Jintan!”

Poppo, aunque era pequeño y tímido, se quitaba los pantalones a veces, lo cual era muy divertido; por eso, me gustaba traerlo a jugar.

Además también estaba Menma.

La voz dulce y cariñosa de Menma siempre me daba energías. Ella siempre lloraba, y cuando lo hacía, sus ojos húmedos por las lágrimas se veían como perlas llenas de agua del océano.

Su abuelo parecía ser extranjero, y un poco de eso podía notarse en ella. Su suave y blanco cabello parecía que podía ser atravesado por la luz del sol. Si lo olías de cerca, incluso podría percibirse el ligero aroma de una desconocida fragancia a flor…

Cada vez que escuchaba la voz de Menma, corría hacia ella, mostrando el lado más cool de mí.

Sí. Como el capitán, tenía que correr en frente de todos los demás. Nunca podría tropezar y mostrar un lado desagradable.

Si fuera a tropezar, preferiría volar.

Ese era un pensamiento muy inmaduro, pero ciertamente tenía ese sentimiento en aquel entonces.

Pero quien voló no fui yo.

Buzz…

El sonido de un B29 pudo oírse a la distancia.

Los ‘Super Peace Busters’ decidieron indagar sobre guerras para la investigación libre de verano. Con este confuso tema de investigación, le preguntamos a un anciano que estaba cerca y que tenía problemas para caminar.

“Ahah. Yo era más o menos tan alto como ustedes en aquella época. Escapé del refugio antiaéreo, sosteniendo a mi hermano menor en mis brazos. Mi hermano se sujetó de mis muslos con fuerza. Era una escena muy tierna…”

Miré a mi propio muslo.

“…!”

Una delgada pierna estaba presionando mi muslo con firmeza.

Ella usó mis brazos como almohada, y se quedó dormida encima de mí cerca de mis hombros. En su rostro durmiente crecían pestañas prometedoramente largas. Olí ligeramente el aire— una débil fragancia a flores.

“Debo… haberme vuelto loco.”

Buzz, el ventilador eléctrico giraba su cabeza, negando con fuerza todo en frente de sí. Aunque nunca lo había notado antes, la verdad era bastante gentil.

En ese momento, estaba en una situación grave.

Esta fragancia a flores y este rostro durmiente una vez se quedaron grabados en mi mente, aun así no los recuerdo, porque…

“Mmm…”

En la parte del pecho del vestido, podía ver la parte blanca abultada que tenía el poder y la belleza de hacer que cualquier color perdiera su brillo. La miré como atontado. Todo lo que sabía sobre ella no debería haberse mezclado con los sentimientos que tengo hacia ella ahora.

Estaba además esa pierna que presionaba sobre la parte baja de mi abdomen. Era como una carpa carnosa, escurridiza y brillante. Sus rodillas se doblaron en un ángulo agudo. Incluso su falda estaba levantada. Aunque no podría ver nada debajo de ella desde esta perspectiva, pensé que sería como…

“…”

Si no me quito de encima este peso y el movimiento debajo de mi abdomen, las cosas se pondrán lúgubres.

Nunca podría desatar los impulsos sexuales de mi pubertad en una situación anormal como esta. Ligera y meticulosamente, saqué mis manos.

“Mmm…”

Mi corazón saltó. Me quedé rígido, sin atreverme a moverme una pulgada. La chica parpadeó, poniendo en movimiento sus largas pestañas.

“Ah… Buen día, Jintan.”

Una suave sonrisa floreció frente a mí. Este suave rostro sonriente… Ahah.

Era el mismo que el de mi recuerdo, dejándome atontado.

“Qué bien. Te caíste de repente. Pensé que habías muerto.”

“…”

Pensé… que habías muerto…

“Wu… ¡¡Wuaghhh!!”

Grité, saltando bruscamente, y escapando.

“¡¿Ji-Jintan?!”

Pasos, pasos, pasos… ¡Boom!

Corrí hasta el baño, cerré la puerta, y puse llave, pero eso no fue suficiente para tranquilizarme, así que la sostuve firmemente con mi mano.

“¿Qué sucede? ¡Jintan!”

Bong, bong, bong. La puerta se estremeció.

Unos meses atrás, cuando entré a la preparatoria ni siquiera por una semana, me escapé y volví corriendo a casa.

Todo estaba en paz mientras me ocultara en casa; sin embargo, no podía creer que incluso en ese estado habría una intrusa.

El lugar que podía ajustarse a mí se había vuelto más y más angosto. Mi desesperanza ha crecido— Si me invadían incluso aquí, entonces no tenía un lugar a donde escapar. Esta es mi última defensa: tenía que protegerla.

“¿Popó? Oye, ¿estás haciendo popó?”

¿Ni siquiera puedes dejarme pensar seriamente?

Nunca admitiré la existencia de cosas irreales. No creo en nada pertinente a espíritus, pero si ella en verdad es real…

Si ella es realmente Honma Meiko…

Entonces por qué creció tan poco desde aquel momento. ¿Por qué… por qué?

“¡¿P-Por qué tienes que venir a mi casa?!”

“¿Heh?”

Mi voz estaba temblando. Me di cuenta que incluso mis rodillas temblaban. Qué vergüenza. No obstante, esta era una situación de emergencia. No era yo el culpable.

“¡¿Eres un espíritu?!”

“Sí, ¿debería ser?”

“¡No deberías, eres! ¡Por qué hasta ahora… además, has crecido, ¿por qué tienes que venir a mi casa?!”

“Mmm… Aunque me lo preguntes no lo sé.”

“…”

Dijo que no sabía.

Esto era una acentuación del discurso que un personaje de anime usaría en un anime popular. Con este tono tranquilizante, el temblor de mis piernas se detuvo sin que me diera cuenta.

“Pero, déjame adivinar. ¡Menma probablemente quiere que se cumpla un sueño!”

“Deseo… cierto. ¿Qué deseo?”

“Umm. ¡No lo sé!”

Qué calmada suenas. El tono de tu voz sonó exactamente como si lograras placer por la situación en la que me encontraba.

“Ah. ¡Jintan, sal!”

Aunque todavía estaba asustado, mi mente parecía haberse vuelto más estúpida.

La situación en la que estaba era demasiado extraña. Si ella era un espíritu, tendría la apariencia de un espíritu y me asustaría endemoniadamente. De otra manera, esto en realidad era…

“… No puede cumplirse.”

Menma inclinó la cabeza, haciendo un pequeño sonido ‘¿eh?’ expresando duda.

La regañé en voz alta, “¡Si ni siquiera sabes cuál es tu deseo, ¿cómo puedes hacer que se cumpla?! ¿Qué quieres? ¡Tú!”

“¡Ahah! ¡Me estás escupiendo! ¡Vaya! ¡Mira mi pared defensiva! Eh~ Espera un momento…”

Menma puso sus manos debajo de su mentón, poniendo una cara de contemplación.

“Sí… un deseo. ¡Un deseo que sólo podrá cumplirse cuando todos estén juntos de nuevo!”

“¿Todos…?”

“¡Cierto! ¡Todos son todos! ¡Super Peace Busters!”

Ah… Parecía haber algo retorciéndose en las profundidades de mi garganta. Este era un sonido memorable y doloroso.

Super Peace Busters.

“¡Primero pidámosle ayuda a Anaru!” No le dimos un buen saludo recién…”

Rápidamente la interrumpí para evitar que dijese más.

“Como puedes ver, ya no es la misma Anaru que tú conoces.”

“¿Heheh? ¿Anaru no es Anaru?”

Parecía haber crecido, pero por dentro seguía siendo una niña— completamente igual. Ni siquiera escuchaba lo que estuve diciendo.

“¡Como dije! Ella no es la misma Anaru de aquel entonces. ¡Aun si acudes a esa rubia, ella no ayudará!”

“¿R-Rubia?”

“¡Eso significa mujer tonta! En pocas palabras, no es nuestra amiga…”

“¡No!”

Enloquecí, mientras veía a Menma. Sus ojos con colores pálidos se estaban llenando de lágrimas, como perlas de vidrio repletas de agua del océano…

“No… ¡Odio al Jintan que habla mal de Anaru!”

“… Menma.”

“Oye. Vayamos a buscar a Anaru otra vez, ¿okey? ¡Busquemos ayuda, Jintan!”

Ese espíritu me obligó a buscar a mis antiguos compañeros.

Me obligó con lágrimas en los ojos. Esta situación era demasiado era demasiado divertida. Sin embargo, sus lágrimas estaban en sincronía con algo sin razón aparente.

Cierto. Esta chica quizás no era un espíritu.

Era mi presión psicológica, mi trauma… mi sensación de culpa. Era una visualización de todo ese calor que me azotó en el verano.

Cuando lo veo de esa manera, la razón por la que Anjo no podía ver a Menma era convincente.

Porque Menma quien estaba parada en frente de mí ahora, era sólo parte de mis propias alucinaciones.

Eran las alucinaciones que creé en aquel verano para reprocharme en este verano.

“…”

Fu. Solté un largo suspiro.

Alejé toda la sorpresa, vacilación, y quizás un poco de las escenas dulzonas de mi estómago, soltándolos todos en una única exhalación.

“Entiendo. Dejaré que Anaru ayude a cumplir tu deseo.”

“¡Jintan!”

Todavía con algunas lágrimas en sus ojos, una sonrisa suave y encantadora floreció en el rostro de Menma.

Así es, sólo tengo que pedirle ayuda.

Entonces Menma y también ‘el yo de aquel entonces’ podrían aceptarlo.

No sólo Anaru era la que había cambiado, todas las cosas también cambiaron.

El calor afuera estaba en un nivel mucho más alto que en mi casa.

El atardecer de fines de Verano— qué vergonzosas eran estas palabras con una pronunciación tan hermosa. El asfalto del camino emitía calor. El talón de mi zapato de quedó pegado en el piso, incapaz de dar un paso afuera de la casa. Por lo que no di ni un paso.

Definitivamente no era porque estuviera asustado.

“Jintan, ¿no vas a saludar a tus vecinos?”

Menma, caminando en frente de mí, notó los susurros de las señoras que me estaban mirando.

Déjame pensar. En este mapa— en la puerta del frente de mi casa— estas personas como enemigos, se podía luchar fácilmente con ellas. No tenía la necesidad de escabullirme por los alrededores. Sólo necesito mirarlas despiadadamente, y ellas apartarán la vista como disculpa.

No había necesidad de asustarse. Estas tipas no eran una amenaza para mi vida en absoluto. Así es, no tengo la necesidad de abstenerme de mirarlas. Pero esto podría ser un poco malo para papá, ya que él nunca me ha reprochado el hecho de que estuviera malgastando mi vida. Pero si me atacaban, tenía que defenderme.

Había gastado por completo toda mi fuerza para deshacerme de estas pequeñas patatas.

“¿Eh? Jintan. ¿No deberíamos dirigirnos por este lado a la casa de Anaru?”

Estaba eligiendo qué camino tomar. Quería elegir un camino que la mayoría de los estudiantes de mi escuela no atravesaran. Sin embargo, sin importar qué camino tome, la escena de las veredas parecía ser las mismas. Todo era montañas, montañas, y más montañas, ya que esta era la cuenca. Ya sea el supermercado o el parque, el fondo siempre eran montañas.

Así, había muchas montañas.¿Podría pedirle a una montaña que dinámicamente se autodestruyera o colapsara? No hay ruta de escape a este ritmo.

Era sólo yo el que se estancaba en un lugar. Rechacé todos los sentimientos del mundo exterior y me escondí en un rincón, ya que odiaba esta ciudad.

“La casa de Anaru. No he ido allí en mucho tiempo. ¿Mucho tiempo de poo poo?”

Menma, la mezcla de mi trauma y mi presión psicológica, la alucinación que creé yo mismo en aquel entonces para reprochar al ‘yo del presente’, estaba de buen humor.

“Anaru arrastró a Jintan a la casa cuando Jintan se cayó al piso de repente con un plaf. ¡Después de eso, incluso cubrió a Jintan con una manta!”

¿Es verdad esto…?

“¡Luego, apagó la hornalla, tomó los fideos arruinados, y los guardó en el refrigerador!”

Eso fue demasiado…

“Oh y, cuando arrastró a Jintan hasta la habitación, ella dijo, ‘¡apesta!’”

Si lo hubiera sabido antes, habría tomado un baño.

“¡Anaru es muy amable! Ah, pero Anaru, ella…”

“Detente.”

La volví a interrumpir más allá del hecho de que obviamente nadie podía verla u oírla.

“Ella… Um. ¿Podrías dejar de llamarla Anaru? Llámala Anjo o Naruko.”

“¿Eheh? ¿Por qué?”

Cuando era pequeño, le puse ese apodo sin pensarlo profundamente. La llamé Anaru al tomar ‘An’ de Anjo y ‘Naru’ de Naruko y los combiné, en aquel entonces pensé que era la más genial de las abreviaturas. Por ejemplo, me refería a Super Mario como ‘Sumari’, y a Final Fantasy como ‘Fifa’.

Los niños son criaturas extremadamente animadas. Si hubiera sabido lo que significaba, le hubiera dado un nombre mucho más significativo que Anaru… sin embargo.

“¡Ah! ¡Dientes de león!”

“…”

No escuchó ni una palabra de lo que dije.

‘La Presión Traumática y Reprochadora’, Menma, estaba levantando dientes de león sin prisas. Esta escena era muy natural— las flores que florecían en esta época eran Dientes de León Comunes— mamá me enseñó esto cuando era pequeño. Aún podía recordarlo vagamente.

“¡Aquí, BCG!”

Líquido se filtró de la flor estrujada. Menma puso parte de ella en mi mano, el líquido blanco se esparció sobre mi mano, tiñendo la otra parte de la flor.

“Esto es…”

“¡Parece que Jintan no se siente bien, así que le daré medicina a Jintan!”

La razón por la que no me estoy sintiendo bien es debido a ti— aunque quería decirle eso, me tragué mis palabras tan pronto como vi su natural sonrisa, una sonrisa tan normal que casi era perfecta.

“¡Ah, aquí también hay! También hay dientes de león. ¿Dientes de león, dientes de león, dientes de león?” Menma cantaba arbitrariamente mientras recogía dientes de león. Apretaba las flores con su pulgar, y ‘¡prack!’, rasgaba la flor, sacando el diente de león con inocencia.

Ciertamente.

Menma era una alucinación que yo creé para reprocharme a mí mismo.

Ella no dijo que me odiaba, ni usó ningún poder. Sólo usó un poquito para golpearme, para decirme, para mostrarme, que ya no estaba más aquí.

“Jintan. ¡Mira!”

Ahaha. ¿Por qué acepté con tanta calma esta situación anormal? ¿Acaso mi cerebro estaba funcionando mal o directamente dejó de funcionar debido al calor del verano?

Quizás cansada de la masacre de dientes de león, Menma giró hacia el costado de la carretera, saltando sobre la cerca.

Mi cabeza todavía se sentía pesada. Miré fijamente al pie blanco y descalzo de Menma. No era el pie de una pequeña niña sino el de una mujer.

Hablando de eso, no llevaba puesto zapatos. ¿Por qué aparecería así cuando incluso sus piernas han crecido? Quizás era debido a la falta de experiencia en mi trauma que ‘el yo de aquel entonces’ no podía imaginar el estilo de zapatos que una mujer joven usaría.

“¡¿Ah…?!”

Menma de repente gritó. Mi corazón saltó. Mi mente se quedó completamente en blanco.

Menma se estaba balanceando sobre la cerca, incapaz de mantener el equilibrio. Luego se resbaló en la zona segura de diez centímetros de ancho de esa cerca.

“¡¿Mmm…?!”

Ese día, en ese momento, reaccioné.

No vi el accidente.

Sin embargo, esta escena aparecía y se repetía en mi mente, sin importar cuánto quisiera olvidarla. Era como si fuera yo el que la hubiera experimentado— incluso el olor de los musgos y la sensación del barro estaba en mis recuerdos.

Ese día, volví a casa solo. Normalmente, seguiría estando junto con todos jugando, pero me enfadé y salí corriendo. Cuando pienso en ello, ese día comí miso ramen en lugar de shio ramen. Y desde ese día en adelante no lo he comido. Pero en realidad, me gusta más el miso ramen que el shio ramen.

El auto de mi papá estaba aparcado en la puerta. Él abrió la puerta con potencia. Tuve una sensación aberrante. Él abrió la puerta en un frenesí. Con sonidos de pasos incoherentes, a los que se le agregaron la expansión de lo aberrante.

“¡Jintan! Menma, ella…”

No podía oír lo que estaba diciendo.

No. No quería oírlo. Aun así, aunque trataba de eliminar mi habilidad para pensar, una escena destelló en mis ojos, una pantalla que ocupó mi visión forzosamente.

‘Menma, ella…’

Había un ligero canal debajo de la base secreta.

‘se resbaló’

Conectado al canal había una pendiente que llevaba a un lugar con pinos deteriorados, un vasto y profundo lugar con rápidas corrientes…

‘y se cayó.’

“¡¡Wuuarrghhh!!”

Corrí hacia ella.

Quería atrapar a Menma, quería atrapar Menma quien ahora se estaba cayendo de la cerca de madera, quería cambiar el final ese día. Sin embargo, mis manos no podían alcanzarla.

“… ¿Jintan?”

Menma me miró, como asustada. Quizás ella saltó de acuerdo a su dirección de caída.

Además, ella era mi propia alucinación. No se moriría de verdad. No obstante, ¿por qué me agité tanto? Sintiéndome aliviado, me invadió una oleada de amargura y menosprecio.

“¡¿Qué estás haciendo?! ¡¡Tú…!!”

Fue en ese momento cuando no pude evitar mi grito.

“… ¿Qué estás haciendo?”

Esa voz masculina completamente distinta a la mía se oyó desde mi espalda.

Era una voz baja y desconocida, pero al mismo tiempo sonaba un poquito familiar. Mi corazón golpeó con fuerza, saliéndose de control.

El hombre parado justo allí tenía el uniforme de la preparatoria a la que yo quería entrar.

Él era el número 2 de los Super Peace Busters, Matsuyuki quien perdía contra mí por un poquito en todo. Junto a él estaba Chiriko, quien hacía las cosas a su propio ritmo…

¿Cuándo fue que me vieron?

¿Eran tan potentes en aquel entonces?

¿O fui yo el que trastabilló y se cayó?

“¿Qué estás haciendo? ¿Estás bien?”

“¡Ah! Ahah… No.”

No había nada, y no estaba seguro de lo que estaba sucediendo. Sabía profundamente que usé el Japonés de manera incorrecta. Aparté la vista y me acomodé mi sombrero.

Tenía que irme de aquí, rápido.

“¡Wuaghh! ¡Son Yukiatsu y Tsuruko!”

Menma gritó de la alegría, corriendo hacia ellos, sin prestar la más mínima atención a mis sentimientos— ¿era eso parte de los reproches hacia mí?

“Oye. ¡Vámonos de aquí, Menma!”

Esas palabras salieron de mi boca debido a mi irascibilidad.

El rostro de Matsuyuki se congeló en un instante.

“¿Hah? ¿Dijiste ‘Menma’?”

Los labios de Matsuyuki temblaron ligeramente. Chiriko, sintiéndose incómoda, nos miró a Matsuyuki y a mí repetidamente.

Lo que se descargó sobre mí fue un enfado evidente.

“Tú. ¿Sigues hablando sobre eso incluso ahora?”

“¡Detente, Matsuyuki!”

Chiriko miró fijamente a Matsuyuki con ojos entrecerrados, pero a Matsuyuki no le importó y continuó, “Oí que no fuiste a la escuela, Yadomi.”

“!!”

Hacía mucho calor debajo del sombrero de nylon. Está a punto de hervir.

Por qué sabrías… No. ¿Por qué el capitán era menospreciado por el número dos?

Notando la sutil atmósfera a nuestro alrededor, Menma quien había estado gritando de la alegría hace sólo un momento, se calmó y me miró preocupada.

“Haber entrado a la peor escuela de aquí y convertirte en un marginado que al menos pronuncia el nombre de Honma Meiko. ¿Te volviste loco?”

“Matsuyuki, deja de decir eso… ¡Ah!”

¡No tienes que decírmelo! Volteé y me fui.

“¡¿Jintan?!”

La voz de Menma llegó desde atrás. “¡¡Odio al Yukiatsu que habla mal de Jintan!!”

No corrí. Sólo aceleré el ritmo de mi caminata.

No quería que pensaran que estaba escapando, ni quería que me vieran irme por ahí con dificultades. Habiendo doblado en la esquina de la calle, finalmente escapé de su vista. En ese instante, mi sudor empezó a surgir.

No, ya los había dejado que me vieran irme en dificultades. El interior del sombrero de nylon se había llenado de sudor y empezaba a darme picazón. No sólo mi cabeza, todo mi cuerpo picaba, ya que no había tomado un baño, incluso mis vasos sanguíneos…

“Jintan. ¡Espérame!”

La voz de Menma resonó desde atrás, pero no volteé. Sólo me detuve y me quedé parado.

Los pies de Menma no tenían ni una lastimadura. Entendí ahora. Entendí ahora qué querías hacer.

El joven yo le estaba reprochando al yo del presente.

Lo que me lastimaba, eso me derrotó completamente, dejando mi corazón repleto de arrepentimientos del pasado… querías ver ese lado mío, ¿no?

Sin embargo, Menma, después de todo lo que ha pasado.

“Después de todo lo que ha pasado, deberías entenderlo ahora. Todos han cambiado… No.”

Me tambaleé, luego continué en voz baja, “y el que más cambio fui yo.”

“¿Eh…?”

“Es lo que hay. Déjame ir.”

“!!”

Me di vuelta a ver a Menma. Por la luz del sol poniente, no podía ver claramente el rostro de Menma. No obstante, podía ver que sus pies eran pequeños y no tenían lastimaduras.

Quería sonreír, pero los músculos de mi rostro sólo formaron un arco extraño. Y no podía reír, ya que si lo hacía, el yo del pasado estaría insatisfecho.

¿El yo del pasado se reiría a más no poder si me viera así, costándome tanto reírme? Ya no me importaba. Adelante, ríete. Pero…

“Déjame ir… Puede que no lo entiendas, pero ya tengo una vida difícil… después de eso…”

“¿Jintan…?”

“Sí. Bastante difícil… Así que, no quiero…”

No sabía qué decir acerca de algo que no quería que pasara otra vez, así que me quedé en silencio, me di vuelta y me fui corriendo. Aunque ella viera mi desolada espalda escapando, ya no importaba.

No sólo porque era una alucinación que yo creé, ya que aunque de verdad fuera Menma, ya no le importaba verme así.

En aquel entonces, me esforcé por demostrarle mi lado más grandioso y genial.

Menma no me persiguió.

Entré a mi oscura habitación, apagué las luces… Pat. Todas las cosas ocultas en la oscuridad se mostraron.

La manta seguía yaciendo allí; el ventilador eléctrico seguía balanceándose como siempre. Puse mi pie sobre el interruptor y con el dedo lo apagué.

El ramen arruinado había quedado en el refrigerador. Ya no era algo digerible, así que sólo déjalo allí.

“…”

Solté un suspiro y me recosté.

Aparecieron ante mis ojos los premios colgados en la pared de la habitación: exhibición de caligrafía, competencia de escritura… este era el cementerio de mis glorias del pasado.

¿Por qué— por qué me convertí en esto?

Reprobé mis exámenes y entré a una preparatoria fastidiosa… No, estas cosas no importan realmente. No eran la verdadera causa.

En el santuario yacía la foto de mi madre. Mamá que estuvo mucho tiempo en el hospital, murió cuando yo tenía seis años. Fue en el verano siguiente a la muerte de Menma. Por lo que las vecinas siempre chimeaban, “que haya perdido a su madre a tan corta edad”. No sabían nada. Esta tampoco era la verdadera causa.

Era completamente imposible encontrar una razón para explicar la verdad causa.

Pero había algo de lo que estaba seguro.

En aquel verano, todo cambió.

Habíamos sido los Super Peace Busters.

Protegimos la paz en todas partes. Yo era el capitán, por supuesto, ya que era el número uno en todo.

Matsuyuki… Yukiatsu, Tsuruko, Anaru, Poppo, y también Menma, todos estuvimos de acuerdo con esto. Todos me seguían, trotando— siguiéndome por detrás todo el tiempo.

Sí. Ese día fue lo mismo.

“Jintan… ¿Te gusta Menma?”

Todo comenzó con una pregunta que Anaru me hizo.

“¿Hah?”

Yo estaba sufriendo por ese golpe inesperado.

Esta pregunta fue exacta y extrañamente una deliciosa carnada. Todos empezaron a molestar con, “¡queremos saber!” “¿A Menma también le gusta Jintan?” Todo tipo de pensamientos saltaron. Yo estaba lleno de un placer misterioso, y solté abruptamente por el enfado, “¡idiotas!”, y pensando que podría zafarme con eso…

“Dinos la verdad. Los Super Peace Busters no deberían ocultarse cosas entre sí.”

Yukiatsu me obligó con una cara seria.

“Dinos, dinos… ¿dinos, dinos?”

Poppo también insistía con esto, mi respeto como líder desaparecería. Para poner fin a esa escandalosa situación, dije algo bruscamente.

“¡A quién le gustaría una chica tan fea!”

El coro de fastidios finalizó en un instante.

Las cigarras todavía seguían cantando… En ese momento lo dije en voz alta, algo en un rincón de mi corazón me dijo que las cosas se pondrían muy mal.

Pensé que ella lloraría.

Ya que Menma era una llorona, pero…

“… Hehe.”

Menma sonrió— de manera ligera y un poco complicada…

¿Qué era esta clase de sonrisa?

La vergüenza oculta dentro del enfado se expandió rápidamente, y por ello, escapé.

“¡Ah… no te vayas, Jintan!”

Menma me siguió. ¡Detente! ¡Deja de seguirme! ¿Si vienes no será más sospechoso? ¡Así que no vengas!

Menma tropezó, pero eso no me detuvo y seguí escapando. No era algo que Menma había provocado, aun así concernía a Menma, por ello, mi vergüenza y enojo. Eso fue lo que pensé en aquel entonces.

Porque Menma… ella sonrió.

Aparentemente traté de hacerla enojar y la lastimé.

Sí. Estoy avergonzado.

Sin embargo, no podía poner en orden mis sentimientos y expresarlos. Sólo quería llorar.

Papá debió regresar por un momento, y luego debe haber ido al hospital para visitar a mamá. Ubicada en la pequeña mesa brillando bajo el sol poniente, estaba una bolsa con miso ramen. Huevos batidos y cebollas picadas puestas en un gran tazón, envuelto con una capa protectora. Arreglándoselas para dejarme la cena, y prestando demasiada atención a los detalles— tenía el estilo de mi papá.

Prendí la televisión, sin cambiar de canal, y herví los fideos, oyendo “Yooh” (5) desde atrás, y también “ayoo, gracias a todos por esperar”. (6)

Holgazaneando y viendo al huevo hundirse en la cacerola, tomé una decisión.

Mañana, apareceré de repente por detrás de Menma y la envolveré del cuello con mis brazos. Seguramente se caerá, y entonces en ese momento la sostendré con firmeza para evitar que se caiga. Déjame jugarle esa broma.

Y entonces, diré en voz alta, “¡Perdón Menma!” (7)

Hasta había ideado el tono de mi voz y los detalles para sostenerla. Esta idea sonaba linda, incluso yo lo pensé así.

De hecho era más divertida que los chistes en la televisión.

Sin embargo, luego de tanta práctica, no tuve la posibilidad de emplearla. No pude disculparme.

Menma ya había muerto.

Los Super Peace Busters.

Como su nombre implica, rompimos la paz perfecta, y nos convertimos en polos opuestos sin darnos cuenta.

¿Fue debido a la muerte de Menma?

No, aunque Menma no hubiera tenido un accidente, estaríamos muy alejados entre nosotros. Ya sean nuestros pasatiempos, los colores que nos gustaban, o los chistes que no gustaban— todos ellos eran diferentes.

Fue sólo que éramos demasiado pequeños como para notar esta disparidad decisiva… y nos juntamos por suerte. Así, la separación era inevitable.

“…”

¿Qué fue lo que dije sobre “es lo que hay, déjame ir”?

Claro, he tenido una vida difícil. Cinco años habían pasado desde el accidente de Menma, pero cuando pienso en Menma, el lugar cercano a mi estómago tenía una sensación de apriete.

Sin embargo, no pensaba que me había redimido de mis pecados. Porque debido a mí Menma… Aun si mi trauma no me fastidiara— aunque no me reprochara— seguiría aferrado a este impulso de destruirme a mí mismo.

Aun así, ¿por qué veía a Menma?

Jintan.

En aquellos tiempos, siempre me llamaba con una voz tan dulce y cariñosa. Era una llorona, pero así y todo ella sonrió en ese momento.

Aquel día, en verdad quería disculparme… decirle que lo sentía. Ciertamente.

Quería decirle a Menma que lo sentía.

“!!”

Un torrente atravesó mi espina. No podía esperar más. Corrí hacia la puerta con un impulso que no podía esperar más tiempo.

En ese instante me puse los zapatos, la puerta se abrió. Papá terminó de trabajar y regresó.

“Ah. Eh. ¿Jinta, a dónde vas?”

“¡A dar una vuelta!”

Pasé por al lado de mi papá y salí corriendo.

Fui… a los alrededores.

La escena de las veredas se disipó con el sonido de mis fuertes jadeos.

Comparado con la velocidad elegante y el placer de luchar contra el viento que mi mente creó, el verdadero yo desapareció pronto, mis piernas se volvieron más ligeras, a punto de colapsar. Después de eso, no podía dejar de gritar, “¡Si fuera a tropezar, preferiría volar!”

Siempre había deseado.

Siempre había deseado con el día siguiente a ese día— el día en el que pudiera disculparme con Menma.

 

 

NOTAS DEL TRADUCTOR

(1) Un pokemon.

(2) http://es.wikipedia.org/wiki/Ramen#Sopa

(3) UMA, seguramente se refiera a Unidentified Mysterious Animal.
MRR, quizás se refiera a Machine Robo Rescue.

(4) Anaru en Japonés suena como “anus” en Inglés, o “anal” en Español.

(5) Un comediante.

(6) Uno de los distintivos saludos de este artista.

(7) Originalmente en Inglés decía “My dear Menma”. Y la nota de traductor: cuando a Menma se le agrega un honorífico, es la abreviación de “perdón, Menma”. Sinceramente no entendí esta nota del traductor, así que lo dejé como “¡Perdón Menma!”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: