Capítulo 1.3

Página Anterior     *     Página Siguiente

“Es un gran placer conocerlo en un lugar como este, “Emperador Espada”. ¿O debería llamarlo su majestad?”

Aunque su tono era ligero, Raishin se mantenía en guardia mientras estudiaba cautelosamente a su oponente.

Ahora que los veía lado a lado, podía notar similitudes entre Loki y Frey. Obviamente el color del cabello era el mismo, así como sus pupilas y la piel. Sus elegantes rostros también eran similares.

Sin embargo, sus contexturas eran bastamente distintas. Más allá de la diferencia de sus pechos, Frey era más delicada y frágil. Loki por otra parte era más como un resorte encogido, lleno de vigor. Lucía como si fuera fuerte incluso en una pelea a puños.

Será complicado tratar con este tipo… mientras pensaba eso, enfocó su atención en el autómata de Loki.

La fuerza requerida para blandir esas enormes espadas no era algo que podía tomarse a la ligera. Además de eso, que el ataque de Rabi no fuera efectivo significaba que era altamente probable que estuviera equipado con un circuito mágico misterioso. También notó las numerosas espadas cortas en su cuerpo.

El titiritero era problemático, e igualmente su autómata. Esta no iba a ser una competencia sencilla. Sintiendo un ligero escalofrío, volteó para confrontar al Emperador Espada, Loki.

La mirada en los ojos de Loki atravesó a Raishin. En ese momento, Raishin tembló ligeramente.

(Este tipo… ¡Es un monstruo por dentro…!)

Su cuerpo estaba envuelto por una extraordinaria energía mágica. ¡No mentían cuando dijeron que podía hacerle frente al Marshall!

Con una voz fría que congelaría el infierno, Loki habló.

“¿Quién eres?”

“Soy un titiritero de Japón, Akabane Raishin.”

“Siento que hayas venido todo el camino hasta aquí para conocerme así, pero ahora no es un buen momento. Piérdete.”

“Me niego.”

“Te mataré.”

“También me niego a eso.”

“… Debo decir que soy una persona tolerante. Sin embargo, existen tres cosas en este mundo que no puedo perdonar. La gente que me da órdenes. La gente que me desafía. Y también, los Orientales que no conocen su lugar.”

“Qué coincidencia. Yo odio a los occidentales arrogantes.”

Mirándose el uno al otro, chispas invisibles a los ojos destellaban entre ellos. Era un barril de pólvora a punto de estallar. Sin querer involucrarse, los curiosos que se habían reunido rápidamente retrocedieron.

Después de un momento, Loki suspiró.

“Qué idiota. Mis más profundas condolencias. Obviamente eres incapaz de ver la diferencia entre nuestras fuerzas, ¿cierto?”

“Tú eres el idiota. La persona que va por ahí diciéndole idiota a los demás usualmente es el idiota más grande de todos.”

“Deja de bromear. El promedio de mis calificaciones es AAA+.”

“Pensar que las calificaciones son la única manera de medir la inteligencia es la prueba de que uno es un idiota. Además, juzgar a las personas por su asignación en la vida es el pináculo de la idiotez.”

“¿Es eso lo que dices para proteger ese pequeño orgullo que tienes? Tu estupidez limita con lo trágico. Apuesto a que eres del tipo que repite las clases, ¿cierto? Y probablemente tienes que asistir a clases de apoyo y clases correctivas también, ¿no?”

“Idiota. Acabo de transferirme así que obviamente tuve que repetir algunas clases para ponerme al día. Y en cuanto a las clases de apoyo… bueno, no tienen nada de malo.”

“Como pensé. De verdad eres un idiota.”

“No, tú lo eres.”

“Tú.” “Tú.” “No, tú.” “Tú eres.”

Lo suficientemente cerca como para que sus frentes prácticamente choquen, esta discusión sin sentido continuó.

“Um… ¿Raishin?” “Loki…”

Yaya y Frey tímidamente levantaron sus voces. Sin embargo, los dos jóvenes estaban inmersos en su disputa infantil, y no las escucharon.

“Oriental desagradable. ¡Supongo que el único idioma que entiendes es el de la fuerza bruta!”

Antes de que terminara su oración siquiera, el autómata de Loki había empezado a atacar. Al tiempo que Raishin le ordenó a Yaya que bloqueara el golpe.

Un torrente de luz cegadora pasó entre ellos.

La luz atravesó la jaula que contenía a Frey, acribillando los barrotes.

“Es suficiente. Y además, ¿en qué estaban pensando los dos al actuar como un par de mocosos?”

La chica con lindos rasgos tenía una mirada anonadada en su rostro mientras los interrumpió. Detrás de ella estaba un dragón de 8 metros de largo. Sus escamas de acero brillaban con un lustre aterciopelado, mientras que sus alas colgaban majestuosamente.

Su impresionante presencia hizo temblar a Frey, y se cayó dentro de su jaula.

Los agudos ojos de Loki se pusieron aún más agudos al mirar a la linda chica.

“¿Tú también intentas meterte en mi camino, Sharotte Belew?”

“Es Charlotte. La verdad no me importa si los dos quieren destruirse entre ustedes, pero al menos deberían ser conscientes de sus alrededores como parte del HLM (1). Si se dan rienda suelta aquí, le causarán problemas a todos.”

(Mira quién habla, desastre ambulante—) era lo que todos alrededor de la conmoción estaban pensando, pero por supuesto, nadie se atrevió a decirlo en voz alta.

“Si planean llegar más lejos, tendrán que lidiar conmigo.”

“¿Así que planeas ayudarlo?”

“¡N-No! No ayudaré a nadie. No podría importarme menos lo que le pase a este pervertido, pero las reglas de la Nobleza me obligan a mantener el orden público, y para devolverle el favor que le debo, tengo que luchar con él en una batalla justa de acuerdo al código de los samuráis.”

“¿Favor…?”

Sus finas cejas se fruncieron. La mirada en los ojos de Loki al mirar a Raishin cambió, como si hubiera un destello de luz en ella. Era similar a la manera en que un depredador observaba a su presa.

“Ya veo. Así que este idiota es el que derrotó a Félix… El Segundo Último, ¿huh?”

“¿Y qué?”

Reuniendo su energía mágica, los dos se miraron el uno al otro.

Mientras los espectadores contenían el aliento al verlos, Loki apartó la vista.

Dio la vuelta como si hubiera perdido el interés. Su autómata también detuvo sus preparativos, bajando la espada. Las partes que formaban las “alas” se replegaron hacia su cuerpo.

Retirándose, se detuvo, y miró a Raishin por el hombro.

“Retírate de la Fiesta Vespertina. Y no vuelvas a meterte conmigo o con mi hermana.”

Raishin resopló riéndose al contestar “Me niego.”

Junto a su autómata metálico a su lado, Loki se fue caminando.

Raishin de repente se dio cuenta de que tenía sudor frío cayéndole por la espalda.

Con Charl entrometiéndose, era una pelea 3 contra 1. Hubiera sido una gran desventaja para él. Sin embargo, Loki no envió a su autómata porque “era desventajoso”. Tenía la confianza de que incluso en esa clase de pelea, él ganaría. Fue por eso que era capaz de darles la espalda casualmente.

Una vez que la silueta de Loki desapareció de vista, una bola de luz envolvió a Sigmund al volver a su forma pequeña.

Inusualmente, Yaya soltó un suspiro de alivio.

Conforme la muchedumbre empezaba a dispersarse, Raishin entró a la jaula y le extendió su mano a Frey. Frey se sobresaltó, pero asintió ligeramente cuando Raishin le preguntó “¿Puedes levantarte?”

“¿Supongo que no tienes nada que decirme a mí? ¡Qué rudo!”

Rabi se acercó a la malhumorada Charl, olfateando a sus pies y moviendo la cola. Charl le sonrió sin pensarlo, luego rápidamente frunció el ceño otra vez, disimulándolo con un tosido.

Una vez que Frey se levantó, se dirigió a Raishin e hizo una reverencia.

“Uh… Gracias… por proteger a Rabi.”

“Sólo hice lo que quería. Más importante, ¿por qué el chico Emperador Espada y tú no se llevan bien?”

Si había una respuesta, ella no la comunicaba demasiado.

Habiendo sido rescatada, era de esperarse una explicación… normalmente. Pero cuando abrió la boca para hablar, Frey la cerró de nuevo, sus ojos correteaban por todas partes, eventualmente bajando la vista en un intento de disimularlo, antes de hablar.

“Loki… me odia.”

“¿Te odia? ¿Qué quieres decir?”

Frey no dijo nada más que eso. Haciendo otra reverencia hacia Raishin, dio la vuelta y se apresuró. Rabi siguió su solitaria silueta.

Su comportamiento era demasiado curioso. Raishin inusualmente ignoró a Yaya— cuyos ojos se abrieron de par en par ante el shock de esto— y se dirigió a Charl, quien estaba parada al lado de la enfurruñada Yaya.

“Es estudiante de 3er año, así que ya debería haber elegido su especialidad. ¿A qué departamento pertenece?”

“No soy tu enciclopedia, sujeto insolente.”

De mal humor, Charl irritada le reprochó, antes de alzar la vista para pensar.

“Veamos, Frey debería estar en… el departamento de Tácticas Mecánicas. Debería ser la facultad de historia.”

“Ya veo. Gracias.”

“… ¿No estarás pensando en investigar más, no?”

“Vamos, Yaya.”

“¡¿Qu—?! ¡¿En serio?! Te aconsejaría que no lo hicieras.”

“Pero parece que sucede algo con ella—”

“Es por eso que te digo que te detengas.”

Con una mirada indiferente en sus ojos, ella declaró rotundamente.

“Una vez que sabes de las circunstancias de tu oponente, no podrás ganar.”

Él entendía lo que Charl trataba de decir.

Perseguir tal conocimiento sería una carga. Y una vez que se encuentre en el campo de batalla, cualquier titubeo sería fatal.

Sin embargo—

“Si la derroto sin saberlo, probablemente lo lamente aún más.”

“¿Crees que tienes la victoria asegurada? ¡Eres demasiado arrogante!”

“No pretendo perder. Es por eso que quiero investigar esto. Después de todo, eso fue lo que hice la vez anterior, ¿y no crees que es bueno que no haya terminado robándote tu entrada al final?”

Habiendo oído eso, Charl se sonrojó intensamente.

“¡Está bien, haz lo que quieras! ¡Definitivamente no voy a ayudarte!”




NOTAS DEL TRADUCTOR:

(1) Hora, Lugar y Momento o TPO (Time, Place and Occasion) en Inglés.

Página Anterior     *     Página Siguiente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: