Pregunta 4 – “¿Puedes Sentir Mi Corazón?”

Akabane Eiri

P: ¿Cuál es el ranking que aspiras alcanzar en los exámenes finales?

R: Ninguno.

P: ¿En qué materias te va mejor y peor?

R: No soy mejor en ninguna.

P: ¿Qué harás si se te concede la libertad condicional?

R: A quién le importa. ¡No quiero ir de compras en una cita, no quiero usar ropa linda, no quiero comer comida dulce, no quiero abrazar peluches.

P: ¡Por favor reúne tu energía y haz tu declaración de examen!

R: A quién le importa, es inútil después de todo…

“…Oh cielos. ¿A dónde vas, Onii-chan?”

Era el descanso luego del segundo período. Tan pronto como sonó la campana para el final del período, Kyousuke se levantó. Ayaka inmediatamente le preguntó. Cuando Kyousuke respondió “al baño”, Ayaka dijo como si fuera cualquier cosa:

“¡Okey, entonces Ayaka también irá!”

Dijo.

Escuchando la impredecible respuesta, Kyousuke se sintió totalmente impotente. En los dos días desde la práctica de cocina, al aferro de Ayaka a Kyousuke había llegado hasta el techo.

Siempre sosteniéndose las manos cuando caminaban, abrazándolo y diciendo “te quiero” sin razón en particular, entrecruzando sus brazos cuando se sentaban lado a lado, alimentándolo con varios “ah~” durante la comida, siempre tratando de hablar con él todo el tiempo.

Así era desde que se transfirió aquí. Ayaka no deseaba apartarse de al lado de Kyousuke ni por un segundo. Ayer, finalmente lo siguió hasta el baño de hombres. No hubiera habido problemas si se quedaba esperando afuera, pero ella lo siguió hasta adentro.

Usar el baño con alguien hablándole con una voz animada, ese sentimiento era totalmente inquietante.

Finalmente, incluso se llegó a una situación donde ella decía “Deja que Ayaka vea, deja que Ayaka vea…” y trataba de echar un vistazo, absolutamente intolerable.

Aunque Ayaka decía que “¡es para hacer una prueba de orina para comprobar la salud de Onii-chan!”, Kyousuke deseaba que ella pudiera entender cómo se sentiría un hermano si su hermana le hiciera pruebas de orina.

Quedó totalmente consumido durante los últimos dos días por su comportamiento tan apegado.

A pesar de que sus sentimientos por su amada hermana permanecían intactos, Kyousuke no podía evitar sentirse un poco irritado.

Si Ayaka lo seguía hasta el baño otra vez, sería un fastidio, así que sólo por si acaso–

“Umm, Ayaka también irá… ¿Para lavarte las manos?”

“No. Sólo para acompañar a Onii-chan.”

“Oh… Ya veo.”

Preguntó y obtuvo una respuesta despreocupada.

Aunque no soportaba tratar con frialdad a Ayaka, Kyousuke decidió que debería marcar una línea aquí.

“Lo siento, Ayaka. ¿Puedes esperarme en el salón?”

“¿Por qué?”

“Porque… E-Es muy vergonzoso.”

“¿Te disgusta?”

“Para ser honesto, no me hace feliz.”

“……”

Ayaka agachó su mirada, poniendo una expresión aterrante y comenzó reflexionar en silencio.

Poco después, quizás llegando a una conclusión, sonrió y asintió.

“¡Ayaka entiende! Ya que a Onii-chan no le gusta, Ayaka esperará obedientemente.”

“Sí, perdón… Volveré en un momento.”

“¡Sí, diviértete! ¿Es el número dos?”

“……Número uno.”

No hagas esa clase de preguntas deliberadamente, ¿okey? –Kyousuke pensó conforme dejaba el salón de clases.

Atravesando el pasillo donde se reunían los homicidas, ingresó al baño de hombres más cercano.

Aunque se fue por propia voluntad, Kyousuke se sentía un poco preocupado por dejar sola a Ayaka. Maina y Eiri estaban en el salón, pero no se podía subestimar a esos compañeros problemáticos.

Kyousuke terminó sus asuntos rápido, se lavó las manos y estaba a punto de regresar al salón de clases–

“Espera.”

Justo cuando estaba volviendo, alguien lo llamó.

Una chica estaba de pie en el pasillo en frente del baño de hombres apoyada en la pared, jugueteando con la punta de su cola de caballo, luciendo apática.

“¿…Eiri? ¿Por qué no estás en el salón?”

“Te seguí.”

“¡¿Eh?! ¡No puede ser, ¿voy al baño y… tú…?!”

“¿…Huh? Por supuesto que no. ¿Quieres que te corte?”

Su aguda mirada penetró la parte baja de su abdomen. Kyousuke tembló en toda clase de sentidos.

“…Tsk.” Eiri chasqueó la lengua y se incorporó.

Rápidamente se acercó.

“Es sobre tu hermana, necesito decir algo.”

“¿……Huh?”

Eiri llevó a Kyousuke a una esquina del pasillo y bajó la voz:

“Oye… ¿Cómo te sientes acerca de esa chica?”

“¿A qué te refieres, cómo? Por supuesto que la atesoro mucho–”

“No eso. Su actitud.”

“Oh…”

Luego de transferirse a esta escuela, Ayaka siempre estaba a la ofensiva debido a los celos, siempre causando una impresión muy espinosa.

Luego estaba su excesivo aferro a Kyousuke…

Ayaka no actuaba así en el pasado.

Amistosa y virtuosa, ella era elogiada por todos como una buena chica. Completamente lo opuesto a su notorio hermano mayor, ella era una estudiante con honores, extremadamente competente más allá de la imaginación. La orgullosa hermana de Kyousuke.

Pero la Ayaka de ahora–

“¿…No es natural?”

Eiri quedó impactada por el hecho de que Kyousuke dijera que entendería totalmente a su hermana.

“¿Has olvidado qué lugar es este? Una escuela donde se reúnen los homicidas. Asistiendo de repente aquí, sería raro que actuara como la misma de siempre.”

“Hmm…”

Eiri tenía razón. Pero por un breve instante, Kyousuke aún sentía que algo andaba mal acerca de por qué las cosas estaban así.

Justo mientras Kyousuke trataba de descubrir la verdad, Eiri continuó:

“Pienso que puede que esté intranquila. Incapaz de bajar la guardia con nadie, tratando a todos como enemigos… Lo mismo va para mí, así que pienso que puedo comprenderlo. En su caso, ella ni siquiera tiene un número de muertes como título… Con el fin de no ser subestimada, expresa un antagonismo sin sentido, esto también es comprensible. Pero para esa chica, tú eres la única excepción, ¿cierto?”

Los ojos rojo vino destellaron con una acusación que atravesó a Kyousuke.

“Tú eres el único pariente de sangre en el que puede confiar desde el fondo de su corazón. La familia a la que tenía que ver aun si tuviera que cometer un homicidio. Sólo se trata de aferro excesivo, así que consiéntela, ¿okey…? Porque tú eres la única persona que puede con la que ella puede relajarse y bajar su guardia. Esa es la conclusión a la que llegué después de ver cómo es en los dormitorios.”

“¿…Ayaka en los dormitorios?”

“Sí. Para ser honesta, se convierte en una persona totalmente distinta, ¿sabes? Creo que porque no estás cerca, no habla en absoluto. Incluso cuando Maina y yo le hablamos, nos ignora. Parece que no quiere interactuar con nosotras por propia voluntad. Las primeras preguntas que me hizo fueron cosas como: ‘¿En verdad son amigos?’ ‘¿Qué tan cercanos son exactamente?’ ‘¿Qué piensas de mi Onii-chan?’… Todas preguntas sobre ti. Y tuve una fuerte sensación de cautela.”

“…En serio.”

“En serio. Así que Kyousuke… Ocúpate más de ella, ¿okey? No te preocupes por nosotras. Durante la práctica de cocina te preguntó ‘¿Quién te gusta más?’, ¿cierto? Quizás estabas siendo considerado sobre nuestros sentimientos… Pero sería mejor que dejes de hacer eso. Ahora mismo, sólo deberías considerar los sentimientos de esa chica. Eres la única persona que tiene, y aun así estás priorizando a los demás. Eso la pondrá intranquila.”

“Eiri…”

“Por supuesto, eventualmente me gustaría ser amigas y contarle mi historia oculta. Pero creo que ahora es demasiado pronto. De todas formas, tienes que ser un buen ‘hermano mayor’ por ahora y apoyarla. Eso es lo que quería hablar contigo.”

Diciendo eso, Eiri sacudió su cabello, evitó contacto visual y se rascó el rostro.

Su actitud dejó a Kyousuke bastante sorprendido y feliz.

Eiri estaba más preocupada por Ayaka de lo que imaginó. Sintiendo que no había necesidad de apresurarse, Kyousuke estuvo muy agradecido.

Eiri estaba cuidando a Ayaka a su propia manera.

Por eso, Kyousuke también–

“…Tienes razón. Tengo que apoyarla apropiadamente. Gracias, Eiri, por ser tan considerada con Ayaka.”

“Sí. Sólo necesitas mantener a esa chica en tus pensamientos. Nosotras encontraremos maneras de lidiar con nuestros propios asuntos. En otras palabras, umm… M-Mímame un poco, ¿okey?”

Soltando esas palabras, Eiri se sonrojó.

Jugueteando con la punta de su cola de caballo, hizo un puchero, refunfuñando. Aunque sus palabras fueron directas, sus acciones eran completamente distintas. Eiri logró transmitir sus pensamientos después de todo.

Viendo a Eiri de esta manera, Kyousuke sintió un incontrolable arranque de alegría y gratitud.

“¡Wow! ¡Gracias, Eiri~~~~~~~~~!”

“¡¿Kyahhhhh?!”

Como tratando de extender sus sentimientos, Kyousuke acarició la cabeza de Eiri aleatoriamente con ambas manos.

Eiri exclamó por el asombro, quedándose tiesa.

“T-T-T-T-T-Tú… Qué estás haciendo… Q-Q-Q-Q-Q-Qué estás haciendo–”

“¡¿–Oh?! P-Perdón… Fue un accidente.”

Recuperando el sentido, Kyousuke quitó sus manos.

Con su cabello arruinado como el nido de un ave, Eiri se quedó perpleja, con su boca abriéndose y cerrándose.

“…A-Accidente… Acci… dente…”

Sus hombros se sacudieron intensamente y su rostro en un instante se puso rojo.

El color del shock en sus ojos gradualmente fue reemplazado por el de la ira.

“T-Tú, bastardo… ¡Controla tus bromas, ¿okey?!”

“¡¿Guh?! Lo siento mucho… Pero verás, es que me dijiste que te mime–”

“¡No me refería físicamente, idiota! ¡Acosador sexual! ¡Pervertido!”

Eiri lo regañó de manera repetida y velozmente arregló su cabello.

Alejándose de Kyousuke, murmuró en un susurro:

“Pensé que mi corazón se iba a detener… A-Aún no me he preparado…”

“¿…Huh? ¿Qué estás murmurando?”

“¡Dije que te mueras de una vez!”

“N-No te enfades… Fue mi culpa. Pero estoy muy feliz.”

“*…Suspiro* Sólo guarda esos sentimientos para tu hermana, ¿okey?”

Eiri suspiró, mirando fijo a Kyousuke con ojos entrecerrados.

Arreglando su cabello con una mirada disgustada en su rostro, intentó cambiar el humor:

“¡DE TODAS FORMAS! Dije lo que quería. Date prisa y vuelve con esa chica. Debe estar muy sola ahora.”

“…Sí. Tienes razón. Gracias por tomarte la molestia de recordarme todo esto, Eiri.”

“No es nada.”

Eiri agitó su mano despreocupadamente y caminó. Como siempre, actuaba como si no le importara nada.

Aun así, en el último segundo, Kyousuke pudo ver una tenue sonrisa floreciendo al costado de su rostro.

× × ×

“Tardaste bastante, Onii-chan. ¿Acaso no era el número uno?”

Ayaka animadamente fue a recibir a su hermano mayor que había regresado al salón de clases.

Aunque Maina se había quedado, Ayaka lucía como si no hubiera conversado en absoluto con Maina. Kyousuke les había echado un vistazo antes de entrar y las dos estaban en silencio con sus cabezas gachas.

Ayaka se quedaba muy callada cuando Kyousuke no estaba cerca, no iniciaba contacto con los demás–lo que Eiri le dijo recién destelló por su mente. Desde la cocina de práctica, sus relaciones con Eiri y Maina no habían logrado ningún progreso.

Aunque esto le dolía enormemente Kyousuke, aun así eligió resistir.

–En este momento, debía concentrar su atención en Ayaka.

“Oh, perdón. Por alguna razón, de repente me dio diarrea.”

Como Eiri se había dirigido al baño de mujeres, Kyousuke regresó solo.

Ayaka miró fijo a Kyousuke mientras éste intentaba inventar una excusa.

“¿…Q-Qué sucede?”

“Sospechoso.”

“¿Huh?”

“¿En serio fuiste al baño?”

“P-Por supuesto.”

“¿Hmm~?”

Mirando a un asiento vacío frente a un escritorio, Ayaka se levantó.

Acercando su rostro a Kyousuke, comenzó a oler.

“…Apestoso.”

“¡¿Eh?!”

Ayaka frunció el ceño y comenzó a oler todo el cuerpo de Kyousuke.

Estómago, pecho, hombros, brazos… Su nariz recorrió todo su cuerpo, oliendo cuidadosamente.

Ante este repentino y extraño comportamiento de su hermana, Kyousuke se sintió preocupado.

“Esto… Qué estás haciendo–”

“…Es ella otra vez. Tonta-Bane-san otra vez.”

“¿Huh?”

“¡Hay aroma de Tonta-Bane-san en el cuerpo de Onii-chan!”

Cuando le olió su mano derecha, Ayaka alzó la vista y miró fijo a Kyousuke.

En sus ojos de oscuridad que lucían distantes, las flamas de la ira se estaban arremolinando.

“¿Qué pasó con Tonta-Bane-san?”

“N-Nada…”

“Mentiroso.”

“¡No estoy mintiendo!”

“¿Entonces dices que no pasó nada?”

“¡Por supuesto! Sólo fui al baño–”

“¡MENTIROSOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!”

Instantáneamente, Ayaka gritó con histeria.

Intimidado por su volumen y vigor, todo el salón se quedó en silencio.

Antes de que Kyousuke lo supiera, una pequeña hebra de algo estaba envuelto en el dedo de Ayaka.

–Un cabello rojo vino.

Ayaka presentó la “evidencia” en frente del incómodo Kyousuke.

“Onii-chan. Esta cosa estaba colgando de tu hombro, ¿sabes?”

Como un obediente gatito, ella sonrió dulcemente.

Pero sus ojos no estaban sonriendo. La luz se había desvanecido de sus irises.

“Este es un cabello de Tonta-Bane-san, ¿cierto? ¿Por qué algo tan sucio está sobre tu cuerpo, Onii-chan? ¡Qué extraño! ¡Algo tuvo que pasar definitivamente! ¡¡¡¡¡¡Onii-chan!!!!!!”

Su sonriente rostro instantáneamente produjo un rugido ensordecedor conforme pateó el escritorio en frente suyo.

Confrontado con el comportamiento emocionalmente inestable de su hermana, Kyousuke lo entendió por completo.

Ayaka sujetó el cuello de Kyousuke forzosamente mientras él permanecía en silencio, atrayéndolo hacia ella.

Su enfado cambió al instante, resultando en un rostro que estaba a punto de llorar.

“…Qué malo. Oye, ¿por qué mientes? ¿Por qué le ocultas las cosas a Ayaka? ¿Por qué no hablas? Qué malo, Onii-chan, muy malo… Ayaka claramente confía tanto en Onii-chan, pero Onii-chan… *Sollozo, sollozo, sollozo, sollozo, sollozo, sollozo* ¿Por qué? ¡¿Por qué?! Por qué, por qué, por qué, por qué, por qué Onii-chan tiene que–”

“¿…A qué te refieres con por qué?”

Justo cuando Ayaka explotó con una voz ronca otra vez, el centro de la tormenta, Eiri, regresó.

Estaba de pie cerca de la entrada, corroborando la extraña atmósfera dentro del salón.

“——”

Los movimientos de Ayaka se detuvieron.

Quitó su mano del pecho de Kyousuke.

Lentamente, lentamente, Ayaka giró su cabeza…

“Oigan, montón de cerdos. La campana está a punto de sonar, ¿entendieron? Vuelvan a sus asientos.”

Al instante que ella miró, la profesora titular apareció por detrás de Eiri. “…Oh.” Ayaka soltó un sonido, su mano se detuvo a medio camino de alcanzar su escritorio.

El lápiz emergió del estuche que estaba intentando alcanzar.

“¿…Hmm?” Kurumiya frunció el ceño.

“¿Qué sucede, Kamiya joven? Tienes cara como de fantasma vengador.”

“¡Nada, nada! Nada en absoluto, sólo una pelea de amantes.”

Tensando su brazo, Ayaka agitó su mano humorísticamente, actuando como la hermana menor de siempre.

Eiri parpadeó, luciendo como si aún no hubiera comprendido la situación.

“Hmm…” Kurumiya descansó su mentón sobre su mano.

“Como sea. ¡Oigan cerdos, siéntense apropiadamente para mí! Vamos a tener un examen sorpresa. Los temas incluidos serán tan amplios como los de los exámenes finales, así que respondan cuidadosamente.”

Conforme Kurumiya se paraba frente al atril, la campana sonó marcando el comienzo de la clase.

“¿…?”

Eiri miró a los hermanos con una mirada confundida y luego regresó a su asiento.

En respuesta, Ayaka sonrió sugestivamente.

Kyousuke bajó la vista y no tuvo más opción que agachar la cabeza.

El resultado del examen sorpresa fue totalmente trágico.

× × ×

“Tonta-Bane-san. Durante el descanso entre períodos, ¿qué estuviste haciendo con Onii-chan?”

Tan pronto como terminó el período, Ayaka instantáneamente fue hacia el asiento de Eiri. Mientras tomaba notas cuidadosamente, algo raro en ella, Eiri dejó de escribir y alzó la vista hacia la dulcemente sonriente Ayaka.

Luego de un breve silencio, Eiri frunció el ceño.

“…Intercambiamos algunas palabras mientras rozamos nuestros hombros en el pasillo, ¿por qué?”

De inmediato retomó su escritura luego de responder.

Entonces su bolígrafo fue–¡golpeado! Una mano lo golpeó.

“¿Estás mintiendo, cierto?”

“¿…Huh? Por supuesto que no estoy mintiendo.”

Interrumpida en medio de su tarea, Eiri estaba mostrando un rostro muy molesto.

Ayaka presentó la “evidencia” en frente de los ojos de Eiri. Sostenido entre el pulgar y el índice de su mano izquierda se encontraba un cabello rojo vino.

“Tonta-Bane-san, este cabello es tuyo, ¿cierto? Estaba sobre el hombro de Onii-chan.”

“……”

Eiri le echó un vistazo a Kyousuke.

“¿Oh? ¿En serio? ¿Cómo llegó allí? Qué increíble.”

“Sí~ Muy increíble~ Demasiado increíble…”

Viendo a Eiri intentar fingir ignorancia, la frente de Ayaka se frunció.

Ondeó el cabello en su mano e incrementó el énfasis en su tono de voz:

“¡Onii-chan no tenía esto antes de irse al baño! Si sólo intercambiaron algunas palabras, ¿por qué había un cabello sobre él? ¡No debería estar allí, ¿cierto?!”

“¿…Acaso no cayó sobre él al rozarse nuestros hombros cuando nos cruzamos?”

“Oh, así fue como pasó… ¡Imposible! Tonta-Bane-san, ¿tu caída del cabello es tan severa? Entonces en cambio debería llamarte Cal-Bane-san.”

“¿…Qué pasa si fuera así?”

“¡Imposible! ¡Por favor no cambies de tema!”

“Tú fuiste la que lo empezó…”

Eiri refunfuñó con exasperación.

Aun así, Ayaka se rehusaba a rendirse.

Ayaka se inclinó hacia delante y acercó su rostro, preguntando:

“Además, hay un aroma.”

“¿…Aroma?”

“Sí. El pecho de Onii-chan tiene tu aroma–”

Diciendo eso, olió con su nariz.

“¡Apesta!” Ayaka retorció su rostro.

“Este olor es tan malo que parece el de una cerda, ¿sabes?”

“¿…Qué dijiste?”

“Oh, perdón, no es como si fuera el de una cerda, es el de una cerda. ¡Apesta, apesta~!”

“……Tsk.”

Eiri le chasqueó la lengua a Ayaka quien estaba tapándose la nariz y abanicando con la mano.

Kyousuke no pudo soportar más ver esto y le habló a la retadora Ayaka.

“¡Oye, te estás pasando! Muestra algo de control.”

“*Sollozo, sollozo…* ¿Onii-chan se pone del lado de Tonta-Bane-san, sin proteger a Ayaka?”

“…Uh. B-Bueno–”

Mirado por los ojos tristes de Ayaka, Kyousuke sólo pudo callarse.

Entonces Eiri lo miró con reproche.

Recordando lo que le había dicho durante el descanso, Kyousuke sacudió su cabeza.

“…No, por supuesto que estoy del lado de Ayaka.”

“Onii-chan…”

Escuchando la vigorosa respuesta de Kyousuke, Ayaka se calmó.

Su anterior expresión de tristeza instantáneamente floreció en una sonrisa.

“¿–Entonces por qué mientes?”

“¿…Huh?”

“¡Deja de decir ‘¿huh?’, ¿okey?! Que nada pasó entre Onii-chan y Tonta-Bane-san, eso es una mentira, ¿cierto? Onii-chan claramente está del lado de Ayaka, ¿pero por qué mientes? ¿Por qué estás ocultando el hecho de que estuviste con Tonta-Bane-san? Es muy contradictorio, ¿sabes? Ayaka se siente muy afligida.”

Ayaka regañó a Kyousuke sin cambiar su sonrisa.

Kyousuke comenzó a sudar frío por su espalda.

“B-Bueno… Umm–”

“Mis disculpas por la interrupción.”

Justo en ese momento, una familiar voz se oyó.

Kyousuke miró hacia el frente del salón para ver a una chica asomándose por la entrada.

Cabello color miel con ojos esmeralda. Una chica hermosa que lucía tan adorable como una muñeca occidental.

“¿Syamaya-senpai? ¿Por qué vino aquí…?”

“Ufufu. Resulta que estaba haciendo una ronda durante el almuerzo. Saludos a todos, chicos.”

Syamaya inclinó medio cuerpo suyo por la entrada y saludó.

Un brazalete amarillo que decía “Comité de Disciplina” se encontraba en su brazo. A pesar del hecho de que afirmó que estaba patrullando la escuela, era la primera vez que Kyousuke veía a Syamaya o a cualquier estudiante de último año en el viejo edificio escolar.

Sólo pudo concluir que tenía otros objetivos en mente.

“…Apareció, la zorra.”

Notando la llegada de Syamaya, Ayaka comentó con irritación.

Pero la sonrisa de Syamaya se mantuvo.

“Hola otra vez, hermanita de Kyousuke-sama. Recuerdo que tu nombre es… Ayaka-san, ¿no es así?”

“Por favor no llame a Ayaka tan casualmente. Me romperá los oídos.”

“Cielos, sigues siento tan ruda como siempre… Oh bueno, no importa.”

Syamaya aclaró su garganta y miró alrededor.

“Parece que Hikawa-san no está presente aquí… Perfecto. Entonces aprovechemos esta oportunidad para arreglar las cosas. Ufufufufu.”

Sonriendo, una misteriosa luz destelló en los ojos de Syamaya.

Syamaya había sufrido muchísimo a causa del grupo de Kyousuke la semana pasada. Ya que el malentendido aún no se había aclarado, probablemente pensó que había sido tratada cruelmente.

–Kyousuke no pensaba que una psicópata como Syamaya olvidaría el pasado tan fácilmente.

“Kyousuke-sama. Desde lo que pasó la última vez, he estado pensando mucho, ¡sabes? Desde que escuché que te desagrado, he estado pensando en ello todas las noches… He estado pensando en ir a lo seguro y rendirme. Pero aún soy incapaz de rendirme… He tomado mi decisión. ¡Aun si tengo que ser un poco más vehemente, tengo que hacer mío a Kyousuke-sama! Aun si este sólo es mi deseo, aun si pueda causarte problemas, Kyousuke-sama… ¡Quiero acercarme a ti a mi propia manera!”

Syamaya expresó sus sentimientos por Kyousuke e ingresó al salón.

Estaba sosteniendo un estuche blanco y robusto en su mano, parecido a esos estuches rectangulares para llevar instrumentos musicales. Bellos patrones metálicos estaban grabados sobre su superficie.

“…Ah.” Viendo el estuche, Ayaka gritó.

“Mierda–” Eiri también se puso pálida y vociferó desesperadamente hacia Kyousuke y los demás estudiantes.

“¡Es un arma, corran!”

“““¡¿……?!”””

Escuchando el grito de Eiri, todos los estudiantes se congelaron. Syamaya posó el robusto estuche sobre el piso y se dispuso a abrir el seguro.

Dándose cuenta del peligro, Kyousuke rápidamente entró en acción, empujando los escritorios a un lado y arremetiendo contra ella.

“¡Uoooooooooooooooo!”

“¡¿Kyah, qué?!”

Conforme estaba a punto de sacar el arma, Syamaya fue volteada y lanzada contra el suelo.

Con sus brazos inmovilizados detrás de su espalda, Syamaya forcejeaba violentamente.

“Ahhhhhh, Kyousuke-sama… Esto es demasiado intenso. ¡Por favor, no seas tan violento! Sé más gentil al principio. Además, no puedo creer que vas a hacerlo… en frente del público. Aunque soy un poco masoquista… Pero hacer esto tan de repente, es algo muy avanzado para mí. ¡Ni siquiera nos hemos tomado de la mano todavía! ¡¿Podemos conectarnos de otra manera primero?!”

“¡¿De qué basura está hablando, persona que estaba a punto de disparar un arma?!”

“¿…Qué? ¿Arma? ¿De qué estás hablando, Kyousuke-sama?”

“…Es que, dentro de ese escuche–”

Kyousuke miró tensamente el robusto estuche.

“Oh.” Syamaya comprendió.

“No. Aunque este es un estuche para llevar armas de fuego, en este momento lo estoy usando como lonchera. Porque no podía encontrar un contenedor apropiad, es por eso…”

Kyousuke examinó el estuche de armas de fuego que fue usado para contener comida casera en lugar de un arma.

Dentro, la mitad de él contenía diferentes clases de sándwiches mientras que la otra mitad tenía pollo frito, huevo frito, albóndigas y salchichas, separados prolijamente en porciones.

“……”

La tensa atmósfera se relajó, originando un frío silencio.

Syamaya forcejeó incómodamente, avergonzada.

“U-Umm… ¿Kyousuke-sama? Ya que el malentendido quedó aclarado, ¿podrías liberarme? Si mantienes esta clase de contacto íntimo, comenzaré a… ¡actuar extraño! Ha~ Ha~ Kyousuke-sama, tu brazo es tan fuerte, se siente tan placentero~ …Ahhhhh. ¡Vamos! Olvídate del almuerzo, primero disfruta de Syamaya–”

“No, gracias.”

“…Tsk.”

Kyousuke instantáneamente se incorporó de un salto mientras que Syamaya se levantaba decepcionada.

Descubriendo que sólo fue un malentendido, los compañeros de clase refunfuñaron y regresaron a lo que estaban haciendo. “Qué demonios…” “Me asustó.” “¡No armes un escándalo por nada! “’¡Es un arma, corran!’ Qué diablos, sheesh…” “¡Muérete!” “Es por eso que siempre dicen que las pecho planos arman un escándalo por nada…”

Kusukusu,” Ayaka se burló.

“Tonta-Bane-san, qué vergüenza. Buen trabajo malinterpretando las cosas.”

“¡C-Cállate! Es la culpa de esa chica por confundirme…”

“¿Te estás sonrojando~? Kusukusu. ¡¿Por cierto, cuánto tiempo más vas a pegarte a Ayaka?! ¡El olor a cerda se me pasará, aléjate ahora!”

Eiri había abrazado a Ayaka para protegerla. “¡¿Kyah?!” Ayaka la volteó.

Maina asomó su cabeza desde debajo del escritorio, mirando alrededor. “¿A-Ah…?”

“Ufufu. Me disculpo por cómo resultaron las cosas. ¡Preparé un almuerzo para todos! Comer sobras todo el tiempo no es bueno para la salud, ¿saben? Aunque puede que sea demasiado atrevido de mi parte, hago esto para mejorar la impresión que Kyousuke-sama tiene de mí–corrección, para hacer felices a todos, así que pasé toda la noche preparando esto, ¿okey?”

Syamaya levantó el estuche con sus manos y se lo presentó a Kyousuke.

Totalmente repleto, fácilmente excedía las porciones de cuatro personas.

“¿Ustedes hizo todo esto, Syamaya-senpai…?”

“¡Por supuesto! Soy muy hábil para cocinar. La apariencia es más que obvia, pero puedo, garantizar que sabe igual de bien. Los ingredientes fueron seleccionados cuidadosamente y la carne fue extraída y desmembrada anoche, está muy fresca~”

“¿No es carne humana, espero?”

“……Por supuesto que no.”

“¡¿Qué pasa con esa pausa extraña?! ¡Viniendo de Senpai, no puedo tomarlo como una broma!”

“Ufufufufu. No te preocupes. Es carne de pollo, no carne humana. Era una ave de corral tomada del gallinero del Jardín Purgatorium. Estaban muy violentos, así que hizo falta mucho esfuerzo…”

“Eso debe ir en contra de las reglas. Será disciplinada cuando eso salga a la luz…”

“Sí. De hecho, ya se ha descubierto. Fue por eso que me llamaron más temprano y me dijeron ‘te haré sufrir el mismo destino que las gallinas.’ La consejera del Comité de Disciplina, Miduchi-sensei, es famosa por ser la número uno de la escuela en amabilidad, pero también es famosa por ser la número uno en aterrar cuando se enoja. Debido a un desafortunado incidente hace varios días, fui apaleada severamente durante tres días y tres noches, perdiendo la consciencia casi unas mil veces.”

–Eso es demasiado aterrador. Me asombra que haya sobrevivido.

No obstante, ella siguió causando problemas lo cual significaba que esto no iba a terminar bien.

Despreocupada por la advertencia de Kyousuke, Syamaya sonrió “ufufu.”

“Esta vez puede que termine siendo asesinada. ¡Pero no me importa! Si logro hacerte feliz, Kyousuke-sama, mi deseo se habrá cumplido… ¡Porque te amo profundamente, Kyousuke-sama! Por amor, alegremente entregaré mi vida. Syamaya lo ha decidido. ¡Vamos, acéptalo, por favor acepta el almuerzo que preparé personalmente, saturado de amor, Kyousuke-sama! Tras lo cual, Syamaya fallecerá, y será capaz de descansar en paz…”

Los ojos de Syamaya emitieron una luz radiante conforme entregaba el estuche.

El peso era más de lo que imaginó. Kyousuke lo sintió en sus brazos y en su corazón. Con cuidado de no dejar caer el estuche, lo recibió.

“…M-Muchas gracias.”

“¡Yo soy la que debería agradecer! Ah, de esta manera, finalmente puedo enfrentar la muerte sin preocupaciones… Adiós, Kyousuke-sama. Si nos encontramos de vuelta, por favor abraza a Syamaya con ferviente pasión. Sólo un simple abrazo, y estaré satisfecha–”

¡Crash!

Al siguiente instante, el estuche fue golpeado.

El almuerzo casero cayó de las manos de Kyousuke, desparramando todo su contenido por todas partes.

““——””

Syamaya dejó de moverse. La respiración de Kyousuke se detuvo.

Demasiado de repente. Al punto de que no sabían que había pasado.

El almuerzo cayó trágicamente al suelo, volteado.

Los restos de comida y sándwiches estaban por todo el piso.

Viendo esto, Syamaya y Kyousuke se congelaron.

Entonces–

“¡En serio! No te dejes engañar, Onii-chan. Porque Zorra-senpai es super maligna, Murderer Princess es una total depravada. Casi te mataron, ¿sabías eso? ¿Qué tal si tiene veneno? *Suspiro…* ¡Eso estuvo muy cerca!”

Ayaka suspiró se limpió el sudor frío.

Había atacado desde un costado, mandando a volar el estuche.

“Tú, qué acabas–”

“¿Ayaka no acaba de decirlo? Ayaka protegió a Onii-chan de las malvadas garras de Zorra-senpai. ¡Onii-chan tiene que ser más consciente del peligro! Sin importar lo lindas que sean… Si no tienes cuidado, te matarán, ¿okey? ¡¿Entendiste?!”

Ayaka miró fijo y con enfado a Kyousuke.

“S-Sin importar qué, esto es–”

“…No le…neno…”

“¿Qué?”

Syamaya dejó salir un quejido desde sus labios.

Conforme Ayaka giró hacia Syamaya, el rostro agachado de Syamaya se elevó.

“¡No lo puse veneno! Como dije, sólo le puse un condimento especial a mi comida. ¡Y es amo ●!”

…Recién, ¿no hubo una palabra muy peligrosa que siguió a “amor”?

“¡Oye!” Ayaka le reprochó a Syamaya.

“¡Por favor no le agregue cosas raras! ¿No es veneno? ¡Comer cosas que han sido ensuciadas por su amor, incluso Onii-chan se ensuciará, ¿cómo va a compensar eso?! ¡Maldita prostituta!”

“M-Maldita prostituta… ¡Cómo te atreves! ¡No sólo echaste a perder la comida que preparé meticulosamente, sino que además eres insolente! ¡Te estoy tolerando repetidamente sólo porque eres la hermanita de Kyousuke-sama, pero mi tolerancia tiene límites! Voy a enfadarme… Demando una disculpa, Ayaka-san.”

“Me niego. Senpai, usted debería ser la que se disculpe.”

“¡¿Qué?! ¡¿Por qué tengo que disculparme?!”

“Trató de envenenar a Onii-chan, ¿no?”

“Esa idea no cruzó mi mente ni en lo más mínimo. Absolutamente no quise envenenarlo–”

“Entonces por favor cómalo.”

“¿……Huh?”

“Por favor, cómalo usted misma. Si está dispuesta a comerlo, Ayaka admitirá que Senpai no envenenó la comida. Ayaka admitirá que Senpai no trató de lastimar a Onii-chan.”

Ayaka señaló el almuerzo dado vuelta sobre el piso, con una sonrisa en todo su rostro.

Syamaya se quedó inexpresiva.

“¿…Me estás pidiendo que coma comida que cayó al suelo?”

“Así es, así es. Aunque se ensució con polvo, la comida estaba manchada con el amor de Senpai para empezar, así que es lo mismo. ¿O acaso tiene miedo de comerlo porque le puso veneno?”

“——”

La luz se desvaneció de los ojos de Ayaka.

Mientras Ayaka se estaba burlando kusukusu, dio un paso adelante.

“Entiendo.”

“¿……Eh?”

“¡Si este pequeño agravio redimirá mi mancillado nombre, lo aceptaré encantada! Comparado con mi amor por Kyousuke-sama, mi orgullo y dignidad no son nada.”

Syamaya se arrodilló sin titubear, protegiendo su rodilla con el borde de su falda. Recogiéndose su cabello color miel detrás de su oreja, levantó un bocado de pollo frito en frente suyo.

Mientras Ayaka miraba con asombro, ella sacudió el polvo que tenía encima ligeramente.

“Bueno entonces, voy a–”

“Yo lo cometé.”

–Whoosh.

El pollo frito fue arrebatado desde arriba.

““¡¿Ah?!”” Las voces de Syamaya y Ayaka se solaparon.

Sus miradas se dirigieron a la persona que había arrebatado el bocado de pollo y se lo comió…

“Wow, está delicioso.”

“¿……Kyousuke-sama?”

Syamaya se congeló totalmente.

Terminando de comer, Kyousuke sonrió.

“La comida de Senpai es muy buena. Sabe muy bien incluso después de enfriarse, asombroso. ¡Gracias por el regalo!”

“K-Kyousuke-sama… ¿No te desagrado?”

“La verdad es que no me desagrada. Aunque eso era lo que estaba tratando de decir… fui interrumpido en un mal momento, provocando un malentendido. Lo siento mucho. Además, sobre mi hermana–”

“No dejes que pese en tu mente. No tienes que disculparte.”

Interrumpiendo la disculpa de Kyousuke, Syamaya se levantó.

“Kyousuke-sama, dijiste que mi comida es ‘deliciosa’… Dijiste que ‘no te desagrado’, ya estoy totalmente satisfecha con eso. Ufufu.”

Apoyando su mano sobre su pecho, Syamaya sonrió, feliz.

Este era el rostro de una doncella enamorada, sin encajar en absoluto con el apodo Murderer Princess.

“Syamaya-senpai…”

Kyousuke la contempló involuntariamente.

“———-”

Al segundo en que Kyousuke ingirió el bocado de pollo frito, Ayaka habían mantenido su cabeza gacha. Las intensas emociones en su corazón estaban a punto de explotar en cualquier momento, sintiendo como si estuvieran hirviendo, sin embargo…

Bajo tales circunstancias, Kyousuke sintió que no podía ponerse del lado de Ayaka.

× × ×

Syamaya se había retirado luego de llevarse el robusto estuche porque “el castigo me está esperando.”

Luego de limpiar la comida sobre el suelo, Kyousuke giró hacia Ayaka otra vez.

Al final, Ayaka había permanecido en silencio incluso hasta que Syamaya dejó el salón de clases.

“..Oye, Ayaka.”

Kyousuke se decidió y le habló a Ayaka quien estaba inmóvil con la cabeza gacha.

A pesar de lo mucho que intentaba controlarse, él no pudo evitar usar un tono severo de voz.

“Sin importar qué, fuiste demasiado lejos con tus palabras y acciones. Quizás sientas desconfianza y repulsión por ella porque es una homicida, pero cómo mínimo… No puedes hablarle así. Cualquiera se enojaría si los insultan de esa manera. Cualquiera se sentiría herido cuando los demás le hacen algo tan despiadado. Incluso los homicidas son personas, como nosotros. ¿Lo entiendes, Ayaka?”

“——”

Sin dar respuesta al recibir la pregunta, Kyousuke se enojó más y más.

Posando ambas manos sobre los hombros de Ayaka, habló con un fuerte tono de voz.

“No sólo con Syamaya-senpai… Lo mismo pasó con Eiri y Maina. Sé que te sientes intranquila, al asistir de repente a este lugar. También sé que no puedes confiar fácilmente en personas que han matado. También sé que no puedes tolerar que otras personas me fastidien. Pero Ayaka, armar escándalos innecesarios sólo va a sacar de quicio a las personas a tu alrededor… Terminarás logrando que nadie esté dispuesto a acercarte a ti, ¿sabes? Igual a como era yo afuera–”

“…sabes… nada…”

“¿Huh?”

“¡Onii-chan, no sabes nada!”

Quitándose de encima las manos de Kyousuke, Ayaka gritó agudamente.

Mirando fijo a Kyousuke quien retrocedió, gritó histéricamente.

“¡La razón por la que Ayaka se siente intranquila, la razón por la que Ayaka se ofende al ver a esas personas, la razón por la que Ayaka se enfada, Onii-chan no sabe nada en absoluto! ¡¡¡Ni siquiera un poco!!!”

Sus coletas saltaban aleatoriamente.

Lucía como una niña caprichosa, reticente a escuchar nada.

Quizás Kyousuke fue incapaz de comprender.

A pesar de haber vivido siempre juntos en el pasado…

“¡No lo sé, Ayaka! ¡Por qué estás enfadada, no lo sé en absoluto! ¿No puedes decírmelo claramente? Si me lo dices, yo también podré–”

“¡Cómo podría Ayaka decirlo!”

Ayaka miró a Kyousuke, decepcionada.

“…Olvídalo.”

Quejándose, de repente apartó la vista.

Kyousuke sintió que la sangre se le subía al cerebro.

“¡¿Qué quieres decir con, olvídalo?! Si quieres decir, sólo dilo.”

“No.”

“…Dilo.”

“¡No!”

“¡Te estoy diciendo que lo digas!”

“¡No significa no!”

“¡Te estoy diciendo que lo digas, ¿no entiendes?!”

“¡¡¡No, no, no!!!”

Ayaka se rehusaba con vehemencia mientras Kyousuke le pedía obstinadamente.

Mientras los dos se miraban fijo el uno al otro, una tercera persona intervino.

“Los dos están demasiado alterados.”

““……””

Resistiendo sus miradas, Eiri dijo con calma:

“¿Qué tal si cambian de ubicación? Tener una discusión en esta clase de lugar sólo causará problemas y llama mucho la atención. Vayan después de limpiar la comida sobre el suelo, ¿okey? Aprovechen esta oportunidad para caminar y calmarse–”

“¡¿Quién te pidió que interrumpas?! ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡TONTA-BANE-SAN!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!”

Instantáneamente, Ayaka chocó con fuerza a Eiri, mandándola a volar.

“¡Kyah!”

Eiri perdió el equilibrio y cayó.

Mientras estaba cayendo, un escritorio se tumbó, desparramando libros de texto y cuadernos por todo el piso.

Como sucedió muy de repente, los pensamientos de Kyousuke se detuvieron por unos segundos.

“Qué fuerza tan demente… Como se esperaba de la hermana de Kyousuke.”

“¡Eiri! ¡¿Estás bien?!”

“…Estoy bien. Sólo un poco sorprendida.”

Respondiendo a Kyousuke quien se había apresurado hasta ella, Eiri levantó su torso.

Mientras sostenía el cuerpo de Eiri, Kyousuke miró a Ayaka.

“Oye, Ayaka… ¿Sabes que hay cosas que puedes hacer y otras que no, cierto?”

“Onii-chan le sacó las palabras de la boca a Ayaka. ¡Onii-chan está protegiendo a Tonta-Bane-san otra vez! ¿Tanto quiere Onii-chan a Tonta-Bane-san? Qué mal gusto… Pecho plano, cerebro estúpido, cocina horrible. Una sola mirada basta para darse cuenta claramente que es una cerda inútil. Qué tiene de bueno esta puta–”

“¡Ayaka!”

“¡¿……?!”

Kyousuke rugió con furiosamente. Ayaka se encogió y lo miró confundida, diciendo “¿O-Onii-chan…?”

Kyousuke sintió culpa al ver esos ojos temblorosos, pero decidió que no podía ser blando con en este momento. Por eso, dejó que su enojo lo supere, alterándose.

“¡Esto no se trata de proteger a esta persona o a aquella, ¿okey?! Estoy enojado contigo porque hiciste cosas muy horribles.”

“……”

“Discúlpate.”

“……”

“Sólo una oración. Discúlpate con Eiri, Ayaka.”

“………”

“¡Discúlpate!”

Conforme Kyousuke rugió con enfado otra vez, Ayaka gritó “¡¿Kyah?!”, sus ojos se humedecieron.

Con sus ojos abiertos de par en par al extremo, lágrimas estaban derramándose como un torrente.

Kyousuke resistió el dolor en su corazón y miró a Ayaka.

Ayaka agachó su rostro para escapar. Limpiándose las lágrimas, sollozó:

“O-Onii-chan…”

Le habló a Kyousuke pero él no respondió.

“Onii-chan~~~~~~~… *Sollozo, sollozo*”

Sollozó, tratando de pedir ayudar. No obstante, Kyousuke estaba luchando una batalla dentro suyo contra la necesidad de perdonarla, queriendo acercarse a ella, mientras tanto, la miraba sin decir una palabra.

“Sollozo, sollozo, sollozo, sollozo, sollozo, sollozo, sollozo, sollozo, sollozo, sollozo, sollozo, sollozo, sollozo, sollozo, sollozo, sollozo, sollozo…”

Ayaka acurrucó su cuerpo y lloró de manera sollozante.

Su triste llanto rápidamente erosionó el corazón de Kyousuke.

“——”

Entonces se detuvo de repente.

Reemplazándolo una voz que casi estaba desapareciendo.

“……No.”

“¿huh?”

“No… ¡No, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no!”

Aferrando su cabeza, Ayaka la sacudía como loco.

Sus ojos perdieron el foco conforme ya no registraba dónde se encontraba.

“Onii-chan no dice esa clase de cosas… ¡El Onii-chan que Ayaka conoce no le haría cosas tan malas a Ayaka! Esa es la manera que se supone que es… Onii-chan siempre defenderá a Ayaka, protegerá a Ayaka, ayudará a Ayaka, cuidará a Ayaka, amará a Ayaka, pero esto… ¡Esto es muy raro! ¡Absolutamente tiene que haber un problema, absolutamente, absolutamente! No… Este no es Onii-chan… Este no es el Onii-chan… que Ayaka conoce.”

“¿…Huh? De qué estás hablando–”

“¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡No toques a Ayaka!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!”

Ayaka sacudió la mano que Kyousuke había extendido hacia ella, gruñiendo.

Alejándose de Kyousuke en un destello, Ayaka lo miró agudamente.

“¿…Aya… ka?”

Las flamas ardiendo en esos ojos oscuros estaban compuestas por pura hostilidad.

Kyousuke estaba enormemente shockeado de ver a su amada hermana mostrando tales emociones hacia él.

–No toques a Ayaka.

Las palabras de Ayaka lo apuñalaron en el pecho, provocando que Kyousuke fuera incapaz de respirar, y su mente se quedó en blanco.

“……~~~~~~”

La mirada de Ayaka evitó al aturdido Kyousuke conforme ella salió corriendo de repente.

Espera.

Por más que Kyousuke intentó llamarla, las palabras se ahogaron en su garganta, incapaces de salir. Ayaka instantáneamente pasó por al lado de Kyousuke, pasó por en frente de Eiri, dejando a Maina en el salón.

“¡Jeez, chicos! Cuánto tiempo más van a esperar para ir a la cafetería–¡¿Kyah?!”

Empujando a la chica enmascarada que apareció detrás de la puerta corrediza, Ayaka corrió al exterior.

El sonido de sus pasos se fue haciendo más y más distante.

“Owwwwww… ¿Qué demonios fue eso? ¡Podría haber sido peligroso si no tuviera estos almohadones llamados pechos! ¡¿Acaso los profesores no te dijeron que no corras en los pasillo?! Sheesh… Esto, ¿oya? ¿Por qué estás sentada en ese lugar, Eiri? Se te ven las panties, ¿sabes? Toda esta basura por el piso… ¿Huh? ¿Dónde está Ayaka-chan?”

Sólo Renko, quien no tenía idea de la situación, estaba inclinando su cabeza, perpleja.

Treinta minutos habían pasado desde el comienzo de la hora del almuerzo.

 

Traductor al Inglés: Anónimo (Baka-Tsuki)
Traductor al Español: nahucirujano
Corrección: Sin corrección.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: