Capítulo 1.1

Página Anterior     *     Página Siguiente

Una sola calle pavimentada atravesaba los campos de la academia de norte a sur.

Este camino era conocido como la avenida principal. Era la arteria de la academia que conectaba las distintas salas de conferencia y auditorios, los ocho dormitorios, al igual que el salón comedor. A la hora del almuerzo, los estudiantes se amontonarían rápidamente.

Era un Lunes despejado y soleado. Como era de esperarse, también hoy las calles estaban atestadas de estudiantes a la hora del almuerzo.

Muy abruptamente, el bullicio mermó.

Una ola de miedo y nervios se propagó en la multitud, los estudiantes volteaban uno tras otro para ver la fuente de todo eso.

Detrás de ellos, una solitaria chica se estaba acercando, su precioso cabello dorado revoloteaba a su paso.

Tenía elegantes rasgos, y su cuerpo estaba bien proporcionado. Era una chica tan hermosa que casi podías ver el aire alrededor de su destello, pero tenía una amarga mirada en su rostro, que arruinaba su belleza. Un aura hostil emanaba de ella, como si fuera alguna clase de bestia feroz.

Un pequeño dragón, no más grande que un gato, descansaba sobre el sombrero que llevaba.

No podía ser otra cosa más que un dragón. Su cabeza se parecía al cruce entre un lagarto y un cocodrilo, pero la expresión en su rostro era más noble y refinada. Tenía dos cuernos en la frente, y la contextura de su cuerpo se parecía a la de un felino. Tenía cuatro alas en la espalda, así que más que decir que se parecían a las alas de un ave, sería mejor decir que eran similares a las de una mariposa. Todo su cuerpo estaba cubierto por escamas del color del acero.

“Es como Moisés dividiendo el Mar Rojo.”

El dragón en su sombrero habló. Tenía una voz sorprendentemente baja para su tamaño.

“Todos te tienen miedo.”

“Hmph. Es lo que pasa usualmente.”

“Lo que llamas usual, es precisamente el problema. Aun si la verdadera identidad de Cannibal Candy fueras tú, el nivel de miedo que la gente te tendría no sería tan grande como el nivel en el que te encuentras ahora.”

En ese momento, un estudiante cayó enfrente de ella, aparentemente al tropezar con algo.

Notando a la chica, habló inmediatamente.

“¡Aaa, ah, lo siento! ¡No me mates, por favor!”

“… Fuera.”

“¡Sííííííí!”

Se alejó rápidamente. Su rostro al huir se parecía al de alguien escapando después de chocar con un oso. La chica hizo una mueca.

“Tienes razón, sí parece un poco irrazonable. ¿Cómo puede ser que la gente me tema así?”

“Es porque ERES así de aterradora. Eres la chica que, apenas habiendo puesto un pie en la academia, envió a cinco seniors al hospital.”

“Fue sólo un castigo por su insolencia. Puede que estuvieran tratando de invitarme a que me uniera a su club o lo que sea, pero como fueron un poquito toquetones para mi gusto, sentí que mi cuerpo estaba en peligro, y entonces…”

“Después estuvo esa vez que empujaste a tu compañera de cuarto por la ventana.”

“Eso fue force majeure (1). Esa chica trató de meterse en el baño, y como eso me fastidió— quiero decir, para proteger los secretos de una doncella, tuve que hacer eso.”

“¿También llamarías force majeure a la destrucción del laboratorio de anatomía porque no querías tocar una rana? El profesor lloraba por haber perdido tantos especímenes de mucho valor, sabes.”

“…”

“¿Y qué hay de la vez que entraste en pánico porque había una avispa, y terminaste incendiando todo el jardín?”

“Silencio, Sigmund. Si no te callas ahora mismo, voy a cambiar tu pollo por garbanzos.”

“No soy un ave, Charl. Los garbanzos solos no podrán alimentar mi cuerpo.”

La rubia— Charl no hacía ningún esfuerzo por ocultar su enfado mientras avanzaba a largos pasos.

Sin embargo, el dragón no se rendía, y continuó.

“¿Qué tal si haces algunos amigos? Creo que la reacción de la gente a tu alrededor también cambiaría.”

“Todos en esta academia son enemigos. Cada uno es un obstáculo en el camino al trono del Rey Mago. No tengo intenciones de llevarme bien con ninguno de ellos.”

“Ese tipo de actitud hará que sigas estando sola. A este ritmo nunca conseguirás un novio. ¿Estás de acuerdo con ser impopular por el resto de tu vida?”

“¿A quién estás llamando impopular? No hay manera de que los hombres del mundo puedan resistirse a una linda chica como yo. Incluso ahora se me acercan en rebaños. Como si fueran moscas danzando sobre una rafflesia.”

“Aunque rafflesia sería un nombre perfecto para ti—significa que la gente se tapa la nariz al pasar cerca y escapa volando—dudo mucho que los chicos se acerquen a ti en manadas. Si haces lo que se te plazca, no hay manera de que una terca burra como tú pueda alguna vez— Oh, reconozco mi error. Parece que sí has atraído una mosca después de todo. Aunque se ve que alguien ya lo está siguiendo.”

Levantando la pata, el dragón señaló hacia delante. Charl echó un vistazo, y de pie en medio del camino había un extraño dúo.

Uno de ellos era un joven. Usaba lo que parecía un arnés militar sobre su uniforme, que estaba un poco desgastado. El arnés parecía usarlo como cinturón portaherramientas, equipado con instrumentos mágicos como piedras mágicas y amuletos, así como un cuchillo y una antorcha. Había un agudo destello en su ojo, y su cuerpo era delgado y angular.

La otra era una chica. No estaba usando uniforme escolar. En cambio, llevaba puesto un espléndido atuendo, probablemente un kimono. Ella lo había visto antes en una de esas extrañas pinturas, los Ukiyoe (2) o algo parecido. Era bajita y su rostro era pequeño, como si fuera una muñeca— no, Charl estaba noventa y nueve por ciento segura de que era una autómata.

En cualquier caso, ambos tenían rostros que ella nunca había visto antes.

Mientras sus ojos se posaban en la compleja artesanía de la autómata, el joven habló descaradamente.

“Lady Charlotte Belew, supongo.”

Dijo sus líneas como si estuviera actuando en una obra, y tenía una arrogante sonrisa en su cara. Calificarlo como guapo completamente… sería difícil, pero por su apariencia en general, no se podía negar que tenía un cierto encanto oriental.

“Estudiante de segundo año en la academia, miembro de las Rounds, que agrupan a los trece mejores en la Fiesta Vespertina. Los corredores de apuestas de Londres te tienen a ti en un tres-a-uno, lo que significa que eres una de los principales candidatos al trono del Rey Mago.”

Recitó con fluidez el perfil de Charl.

“Código de Registro Tyrant Rex. Supongo que sí pareces un dragón temible.”

Terminó con un sarcástico tono de voz. Aunque la mirada en sus ojos era intensa, veía fijamente la mano de Charl— o mejor dicho, su mirada estaba posada en su guante. Hecho de seda, brillaba bajo el sol, las palabras [Tyrant Rex] habían sido tejidas en letras doradas en el guante blanco como la perla. Este guante era especial, sólo los que participan en la Fiesta Vespertina los usaban.

¿Quién se supone que es este chico rudo y maleducado?

Charl frunció el ceño, irritada, mientras veía al joven.

“Ya que sabes tanto, ¿qué planeas? ¿Qué quieres conmigo?”

“Que me entregues tu código de entrada.”

Quedó perpleja ante esa declaración. Por unos instantes, no podía comprender lo que había oído.

“… ¿Me estás retando a una batalla?”

“No. Considéralo más como un aviso previo.”

Charl suspiró profundamente.

“¿Eres un idiota? O quizás— de verdad quieras morir.”

Ella irradiaba un aura mortal, fría como el hielo.

Instalando el miedo en las personas cercanas, los estudiantes rápidamente se retiraron de la escena.

Ya que, muy abruptamente, la hora del almuerzo de había convertido en un campo de batalla.




NOTAS DEL TRADUCTOR

(1) Fuerza Mayor: http://es.wikipedia.org/wiki/Fuerza_mayor

(2) http://www.ukiyo-e.se/

Página Anterior     *     Página Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: