Día 2 Purgatorio – “Ataque de Nervios Irrompible”

04:30 Levántate y Brilla

05:00 Trabajos Forzados Matutinos

09:30 Limpieza de Equipaje

¡Tu habitación y tu corazón tienen que quedar más limpios que cuando llegaste!

10:40 Cocina al Aire Libre

Atrévete a lastimar a otros y serás convertido en ingrediente para curry.

14:00 Una Caminata en el Mar de Árboles

Siéntete libre de cometer suicidio si eso es lo que quieres. (1)

16:30 Competencia de Atrapar Pirañas

19:30 Prueba de Coraje del Ataque al Corazón

Ten cuidado de no convertirte tú mismo en un fantasma.

20:30 La Gran Fiesta del Baño Mixto

22:00 Cierre, Fuera luces

PsyCome_V2_144 (converted)

Llegó la segunda mañana, con el clima soleado de ayer.

Luego de levantarse, era hora de trabajos forzados severos en la naturaleza–levantar basura del bosque, lavar ropa en la cascada, escalar un acantilado mientras se quitaban las malas hierbas, reparar puentes de sogas sobre desfiladeros, masajear las piernas de Kurumiya. Luego de terminar todo eso, Kyousuke y el resto finalmente pudieron sentarse a desayunar.

El desayuno de los estudiantes de primer año consistía “sobras” descuidadas de las ofertas del día anterior.

Por el contrario, el menú para el staff de profesores y miembros del Comité Disciplinario…

“Buen día, estudiantes de primer año. Gracias por sus esfuerzos en el trabajo forzado matutino.”

Sonriendo radiante como el sol, ella se acercó a la mesa de Kyousuke y posó el plato que llevaba en la mano. Sobre el inmaculado plato blanco, había medialunas recién horneadas, un omelet medio cocido, jamón fresco salado, una selección muy lujosa.

Un desayuno lujoso servido con estilo buffet centrado en la cocina occidental. Una gran variedad de comida preparada en una mesa blanca cruciforme.

Kyousuke y el resto de los de primer año no tenían permitido ni siquiera tocarla.

“L-Luce muy sabroso…”

Las varias cosas parecidas a arroz frito cayeron de la cuchara de Maina mientras ella se babeaba.

“Ara ara, ufufu. Esta señorita adorable, ¿puedo sentarme a tu lado?”

Syamaya sonrió y se sentó directamente en frente de Kyousuke–el asiento a la derecha de Maina.

Kyousuke estaba rodeado por Renko y Eiri a su izquierda y derecha, respectivamente. Desde temprano en la mañana, se habían involucrado en una amarga disputa por el tema de los pechos.

Aunque las dos parecían haber terminado al instante con la llegada de Syamaya, de inmediato voltearon y continuaron su diálogo como si nada hubiera pasado. La expresión de Syamaya se tensó.

“M-Me gustaría que al menos pudieran saludarme… Oh bueno, no importa.”

Diciendo eso, bebió un elegante sorbo de capuchino, luego le dijo a la nerviosa Maina:

“A propósito, todavía no te lo pregunté. ¿Podrías decirme tu nombre?”

“¡¿Eh?! Oh, umm… S-Soy… ¡Igarachi, Mainya!”

“¡Oh cielos! Qué maravilloso nombre, ‘Igarachi Mainya’-san. Ufufu.”

“¡¿Ehhhhh?! O-Oh nyo… S-Soy… Igarachi… Igarashi Myai… Mainya… ¡Igarashi Maina, heah! Auau.”

“Ara, ya veo. Mis disculpas… Por cierto, ¿estás bien? No pareces hablar con mucha fluidez.”

“Su cerebro no parece funcionar con mucha fluidez.”

“¿–Qué dijiste?”

“Nada.”

Mientras Eiri fríamente apartaba la vista, Syamaya la miraba con malicia.

Pero inmediatamente, tosió con sequedad una vez y se recuperó.

“Oye, Kamiya-san. ¿Dormiste bien anoche? Para mí hacía demasiado calor y me desperté muchas veces. Por culpa de eso, hoy mi piel–”

“¡Oye, oye, oye, oye, Kyousuke, mira la piel de mi rostro! ¡Sin nada de maquillaje sigue siendo muy linda, ¿verdad?! Foosh. ¡A diferencia de cierta anciana de tercer año, mi piel es delicada, fuerte y muy transparente! Como la de un bebé. Bubuu~ Kyousuke, elógiame~”

“¡No es para nada evidente con la máscara de gas! En cuanto a lo de bebé, eso se refiere a tu edad mental más que a la edad de tu piel, ¿cierto?”

Syamaya sonrió y apretó los dientes ante la interrupción de Renko. Mientras ella clavaba una salchicha con su tenedor, Maina dijo “¡Eeeek!” asustada.

“…”

Kyousuke también se estaba encogiendo por el miedo. No había ninguna sonrisa en los ojos de Renko y Eiri.

Los vistazos que Syamaya había exhibido anoche como Murderer Princess estaban proyectándose en la mente de Kyousuke.

“O-Oigan chicas… No deberían tratar así a Senpai–”

“Sonrisa.”

“Maldita sonrisa.”

“¡Mira, Eiri, pechos!”

“Voy a matarte.”

“¡Mira, Kyousuke, pechos!”

“Deja de decir pechos… ¡Oye, no los presiones contra mí!”

“Los dos, muéranse de una vez.”

“… *Suspiro*.”

Mirando a Kyousuke y las dos actuando como tontas, Syamaya suspiró.

Dirigiéndose a Maina otra vez, dijo, como una madre hablándose a una niña.

“Olvídenlo. Igarashi-san… No debes parecerte a esas personas, ¿okey? Tú eres una buena chica, no te dejes corromper por las malas influencias.”

“Oh, okey… Mu-Muchas gracias…”

“Sí. Por favor siéntete libre de hablarme si algo te molesta, ¿okey?”

Syamaya le acarició la cabeza a Maina con satisfacción y una sonrisa radiante.

Aparentemente había decidido empezar a persuadir a Maina, dejando de prestarles atención a Renko y Eiri.

En un inicio muy nerviosa, Maina gradualmente se relajó ante Syamaya quien era dulce y amable en la superficie. Para el momento en que terminaron de comer, seguían charlando y riendo juntas amistosamente.

“Oh, ¿en verdad? Mientras estabas lavando la ropa en la cascada, apareció un cocodrilo gigante… Eso un verdadero desastre. Aparentemente era el amigo de Busujima-sensei. ¿No te lastimaste, no, Igarashi-san?”

“No, estoy bien, aunque se comió la ropa. Incluyendo panties.”

“Ara ara, no te preocupes por eso. Todos cometen errores… No te deprimas tanto, ¿okey? Sólo acepta tu castigo y reflexiona con cuidado. Luego de incontables errores e incontables disciplinamientos… Está bien mientras aprendas gradualmente.”

“U-Umm… todavía no recibí disciplina, ¿entonces es inevitable después de todo?”

“No puedo asegurarlo. La mitad de la responsabilidad recae en Busujima-sensei, en este caso… No habrá problemas siempre y cuando las panties perdidas no incluyan panties con ositos estampados.”

“¿Eh? ¿Esas son sus panties, Syamaya-senpai?”

“¡Absolutamente no! Cómo podría usar yo panties de tan mal gusto.”

“¿—A quién le estás diciendo que tiene mal gusto. Syamaya?”

Instantáneamente, una voz de lolita descendió desde detrás de Syamaya.

Syamaya se congeló de repente a mitad de probar su yogurt con elegancia.

Con el rostro pálido, ella tímidamente giró…

“Oh… ¡¿K-Kurumiya-sama?! N-No… No es eso. ¡No es eso!”

“¿Hoh? No es eso, ¿entonces qué es= ¡Me gustaría preguntártelo apropiadamente, ven conmigo!”

“¡Noooooooooooooooo!”

Kurumiya sujetó a Syamaya por el cuello y la arrastró.

Al ver a Syamaya exclamar “¡No es eso! ¡No es eso!” con voz ronca mientras desaparecía en la distancia, Renko se rió. “Shuko.”

“Buen trabajo, Maina. No puedo creer que actuaste amistosamente para acercarte a ella para que luego bajara la guardia… ¡Y entonces boom, destrozada! Oh cielos~ Qué buen plan.”

“¡¿Ehhh?! ¡N-No, no, no, no, no es eso! Yo, sólo estaba… Auau.”

“… Ya sea intencional o no, se siente grandioso. El sólo hecho de que ella sea disciplinada es suficiente.”

“M-Me da igual… Syamya-senpai. Pero, bueno…”

–Sin importar lo joven que luzca, que alguien con veinte años use panties con animalitos estampados definitivamente es mal gusto.

Coincidiendo mentalmente, Kyousuke le ofreció su compasión.

× × ×

“… Phew. Por fin terminó.”

Luego del desayuno, Kyousuke estaba mirando su habitación impecablemente limpia y su equipaje organizado mientras se limpiaba el sudor de la frente. Luego sacando la guía de su mochila, se sentó en la cama.

“Equipaje, limpieza” en el itinerario instantáneamente hizo que frunciera el ceño.

Apenas al segundo día de este viaje de tres días y dos noches a la escuela prisión abierta, al ver que todavía iba a usar la misma habitación para hoy y mañana, las palabras “más limpios que cuando llegaste” se sentían más o menos raro.

¿Acaso una limpieza como la de recién no se llevaría a cabo normalmente durante el día en que nos vamos del lugar–?

Mientras Kyousuke hojeaba el folleto al azar y reflexionaba sobre esta pregunta…

“… ¿Kyousuke?”

Una cautelosa voz. Alzando la vista, él miró hacia la entrada de donde el sonido había provenido.

Una belleza con cabello rojo vino estaba de pie detrás de los barrotes con la cabeza gacha.

“Yo, Eiri. ¿Qué pasa? ¿Estás libre porque terminaste la limpieza?”

“Hmm. Bueno… ¿Supongo? Parece que tú ya casi terminaste también.”

Se sentía como si Eiri se estuviera forzando a soportar algo y su rostro no lucía muy bien. Luego de responder, ella abrió la puerta.

“¿Por qué estás tan nerviosa?”

“Métete en tus propios asuntos.”

Eiri rápidamente se acercó al perplejo Kyousuke.

“…”

–Woosh. Se sentó al lado de Kyousuke en el borde de la cama.

“…”

“…”

“U-Umm… ¿Eiri-san?”

“¿Qué?”

“Nada, nada… ¿Cómo debería decirlo? Umm…”

–Tan cerca. Demasiado cerca. Lo suficientemente cerca que sus hombros casi se tocaban.

Sentada junto a él, Eiri estaba agachando la vista sin decir una palabra, golpeando su talón contra el piso.

Más que incómoda, se sentía más como una situación donde todo lo que podía hacer era esperar a que ella hablara.

No mucho después, Eiri inhaló como tomando una decisión.

“… Perdón, Kyousuke.”

Una débil voz, murmurando rápidamente. Kyousuke miró a Eiri, sorprendido.

Desde el perfil de su rostro, él pudo verla mirando duramente al piso, luciendo como si fuera a llorar en cualquier momento.

“Perdón, umm… ¿por qué? No recuerdo que tengas que disculparte por algo.”

“… No es gran cosa.”

“No, aunque digas no es gran cosa…”

“… Perdón.”

“No, aunque digas perdón…”

“…”

“…”

“U-Umm… ¿Eiri-san?”

El silencio descendió una vez más, Kyousuke estaba perturbado, sin saber qué hacer.

Entonces Eiri apartó el rostro.

“Perdón por haberme comportado tan mal contigo.”

Parecía estar forzándose a soltar esas palabras.

Eiri siguió mirando al piso mientras le hablaba al confundido Kyousuke:

“Siempre tan enojadiza en cada ocasión… Perdón. Aunque sigo diciéndome a mí misma que sea más amable, cuanto más pienso las cosas me siento más perdida y termino hablando más y más ásperamente… Después al enfadarme conmigo por eso, hace que mi actitud sea más áspera–Como esto ha sido así todo el tiempo últimamente, lo único que me quedan son recuerdo desagradables. Claramente eres tú el que está enfrentando tantos problemas, Kyousuke… Pero no te estamos apoyando. Aun cuando claramente está mal, seguimos perdiendo los estribos por pequeñas cosas y aumentamos tu carga innecesariamente… ¡Lo siento mucho!”

“Eiri…”

Esta voz indiferente no era como la de siempre.

Escuchando todo esto, Kyousuke sintió una emoción creciendo en su corazón, difícil de describir.

Parecía felicidad, timidez, y enojo al mismo tiempo–

Mientras Eiri se mordía el labio y se aferraba a la cama, Kyousuke dijo:

“… Yo soy el que debería disculparse. No pude darme cuenta para nada de que estabas pensando en estas cosas… Si hablas de cargas innecesarias, entonces seguro que yo soy una. En términos de adversidades, debe ser lo mismo para ti, Eiri… Queriendo apoyarte, es lo mismo para mí.”

“Kyousuke…”

Eiri levantó la vista del piso y miró a Kyousuke.

Y Kyousuke miró esos ojos tembloroso color rojo vino.

“Además, creo que está bien incluso si no piensas ‘debo ser más amable’ o cosas así. Compensándolo en exceso podría hacer que las cosas empeoren. Pienso que sólo necesitas ser natural y no sobreexigirte.”

“…”

Entonces por alguna razón, Eiri se quedó en silencio, molesta, y se mordió el labio con fuerza.

Lucía triste otra vez. Todo lo que Kyousuke pudo escuchar fue un murmullo “… Pero.”

“Kyousuke, umm… ¿Tú prefieres a las de tipo amable como Syamaya-senpai, ¿verdad?”

¿–Cómo?

Kyousuke de manera espontánea miró intensamente el perfil del rostro de Eiri.

Aún golpeteando el piso repetidamente con su talón, Eiri se estaba sonrojando ligeramente.

“… ¿Huh? S-Si me preguntas eso. En otras palabras–”

“No te confundas.”

Mientras Kyousuke entraba en pánico luego de imaginar varias cosas, Eiri lo miró con ojos entreabiertos.

“… *Huff*.” Exhalando, inclinó su rostro e incluso giró su cuerpo hacia él.

“Oye, Kyousuke. Tú… En el instante en que te enamores de Renko, ella va a matarte, ¿verdad?”

“¿Hmm? Sí… Así es. Aparentemente, me matará cuando nuestros sentimientos sean mutuos.”

“… ¿En verdad entiendes este problema?”

La expresión de Eiri se tensó mientras su voz sonaba dogmática.

“Aun si se trata sólo de Renko, que así sea, pero que te quedes cautivado por una estudiante de último año que acabas de conocer… Eres un mujeriego increíble. Verte así me preocupa. A este ritmo, no puedo evitar preguntarme si te enamorarás fácilmente de Renko, si te matará tan fácilmente… Así que–”

Eiri de repente se dejó caer, apoyando su cabeza contra el hombro de Kyousuke.

A través del uniforme, Kyousuke pudo percibir las suaves sensaciones de un delgado cuerpo. De los pocos pelos de su cabello que le rozaban la punta de la nariz, provino una esencia a shampoo. Descansando en su regazo, el puño de Eiri se apretó con fuerza.

“Así que, sólo tengo que hacer esto, ¿cierto? Con el fin de salvarte de las tentaciones de Renko y todas las demás chicas peligrosas, no puede evitarse, sólo tengo que hacer esto, ¿cierto?”

“…”

Congelado e incapaz de responder, Kyousuke escuchó mientras Eiri continuaba.

Incapaz de calmarse, los ojos de ella deambulaban y preguntó:

“Oye… ¿Qué quieres? Tú, ¿acaso no has aceptado toda clase de cosas que Renko hizo? Umm… Si es sólo un poco, yo también puedo hacer toda clase de cosas para ti, ¿okey?”

“Toda clase de cosas… ¿C-Como qué?”

“¡C-Cosas como esa, por supuesto que no lo sé! ¡Estoy preguntando porque no lo sé!”

Eiri gruñó enfadada, su rostro se ponía más y más rojo.

Luego agachó la cabeza y miraba sus pies.

Luego de un breve silencio, Eiri murmuró:

“Por ejemplo, umm… una almohada regazo, ¿quizás?”

“—-”

El tiempo se detuvo. Kyousuke subconscientemente miró el regazo de Eiri.

Extendiéndose por debajo de la falda gris estaba un par de piernas blancas. Aunque usaba medias largas por encima de la rodilla para el uniforme de invierno, ahora vestida para verano, en este momento tenía medias cortas. Esos muslos lisos y delicados eran deslumbrantes. Kyousuke no estaba seguro de si era su imaginación, pero comparada con el uniforme de invierno, su falda parecía todavía más corta–

“… Umm, ¿podrías no mirarme tan intensamente?”

“Oh, perdón…”

Kyousuke rápidamente apartó la vista. “… Ajem.” Eiri tosió con sequedad.

“… ¿Entonces? ¿Qué te parece, Kyousuke…? ¿Quieres intentarlo? ¿O no quieres?”

PsyCome_V2_158 (converted)

“¿Qué?”

“¡Una almohada regazo!”

“O-Oh…”

Eiri gritó, sonrojándose hasta las orejas. Kyousuke se asustó un poco.

Con el término “almohada regazo” saliendo de su boca, lucía bastante tímida.

Eiri chasqueó la lengua con un rostro disgustado y se inclinó hacia atrás con las manos contra la cama detrás de sí.

“… Hmm. Oye, ¿quieres intentar recostarte?”

Ella extendió sus rodillas–mejor dicho, sus muslos–hacia él.

Una almohada regazo parecía predestinada a estas alturas.

Tragando saliva, Kyousuke dijo “… O-Okey” y asintió.

Era obvio para Eiri quien estaba proveyendo la almohada regazo, pero incluso Kyousuke, el que la iba a disfrutar, también se sentía avergonzado.

Enderezando sus espaldas, ambos respiraron profundo.

Sobre las piernas que parecían servidas para él, Kyousuke con cuidado de recostó.

“…”

“…”

Ni Kyousuke ni Eiri tenían algo para decirse.

Pronto, justo cuando la mejilla derecha de Kyousuke estaba a punto de tocar la delicada piel de Eiri–

“… ¿Qué están haciendo ustedes dos?”

Del otro lado de los barrotes, un par de ojos esmeralda hacían contacto visual severo.

““¡¿…?!””

Instantáneamente, Kyousuke y Eiri se separaron en un abrir y cerrar de ojos.

Sentándose espalda contra espalda, ambos gritaron “¡N-Nada!” simultáneamente.

Mostrando una mirada desdeñosa, Syamaya no respondió.

Entrando a la habitación sin decir una palabra, miró a Kyousuke y Eiri.

“¿–Qué estaban a punto de hacer recién?”

Preguntó en una voz más baja que la de antes.

Kyousuke sentía que su corazón sonaba como la alarma de un reloj mientras su energía se le drenaba del cuerpo.

Sintiendo la mirada de Syamaya en su rostro, fue incapaz de hacer contacto visual debido al excesivo miedo.

“… ¿S-Syamaya-senpai? Umm, hay una buena razón para esto–”

“¿Qué planeaban hacer recién?”

“Huh. N-No… Como dije, umm–”

“Te estoy preguntando, ¿exactamente qué planeaban hacer recién?”

Kyousuke era incapaz de componer oraciones apropiadamente debido a la ansiedad. Syamaya dirigió su pregunta hacia él repetidamente.

Mientras Kyousuke se estaba sintiendo incómodo, a punto de ser aplastado por la presión…

“… Nada. No estábamos haciendo nada. Usted es la que está imaginando cosas indecentes, ¿vierto? Senpai pervertida de clóset.”

Eiri acusó con frialdad.

Syamaya se dirigió a Eiri, sus ojos llenos de enfado.

“Qué… ¡¿Q-Quién es la Senpai pervertida pesada?!” (2)

“No pesada, de clóset. Por favor préstele atención al tema de la obesidad, ¿okey?”

“Oh, ara ara… Ufufu. ¡Oh cielos, oh cielos, discúlpame por favor! Sólo me sentía un poco triste por la excesiva escasez de tu pecho. Perdón, junior pervertida plana. Ufufufu.”

“No se preocupes, Senpai gordita. Sólo me falta grasa inútil, eso es todo.”

Chispas volaban mientras Syamaya y Eiri se sonreían una la otra en una confrontación directa.

Aunque no de manera tan exagerada como Renko, Syamaya lentamente cruzó sus brazos para enfatizar su voluptuoso busto. Eiri se inclinó hacia delante, posando su mano en su cintura, demostrando su esbelta figura.

Una pelea podría desatarse en cualquier momento. Las dos chicas se miraban intensamente, casi a punto de empezar a masacrarse entre sí.

A pesar de sentirse muy asustado por dentro, Kyousuke retorcía su cerebro en búsqueda de una solución a esta situación.

“Oh, oigan, ustedes dos… No peleen, ¿okey? ¡Los pechos grandes y planos tienen sus cualidades distintivas, ABCDEFG son todos buenos a su propia manera! Sólo dejémoslo así, ¿okey? Dejen de discutir, ¿okey? ¡Amor & Paz & Oppai…! ¿Okey? ¿Entendido?”

““VETE A LA MIERDA””

“Eh.”

Syamaya y Eiri le mostraron el dedo del medio a Kyousuke por su interrupción.

Al ver a las dos bellezas mirándolo con desdén, Kyousuke se quedó aturdido, sufriendo una gran impacto.

“… Entonces de vuelta a la pregunta. ¿Qué estaban a punto de hacer recién?”

“Ya dijimos que no estábamos haciendo nada. ¿Es tan estúpida?”

–Tras lo cual, otra discusión verbal comentó.

El abismo entre la pechugona Syamaya y la pecho plano Eiri parecía aún más profundo que el valle de los de Renko.

“C-Cómo puedes actuar de esa manera… Soy tu senior después de todo, ¿sabes? ¡Por favor presta un poco de atención a las palabras que eliges! Además, las negaciones son inútiles. ¡Lo vi claramente recién! Parece que no puedes sacarte de la cabeza el hecho de que el tipo preferido de Kamiya-san es una señorita amable como yo, por eso intentabas usar ese pobre cuerpo para coquetear y hacer contacto íntimo… ¡La escena de ti tratando de esclavizar el corazón de Kamiya-san, la vi claramente! Ese fue un clásico acto tsundere, de pies a cabeza.”

“¡¿Huh?! ¡¿D-Desde cuando estaba mirando?!”

“Ufufu, ¿desde cuándo, me pregunto?”

“¡Respóndame!”

“Tú eres la que debería responder rápido. Después de esa almohada regazo, ¿qué más pretendías hacer?”

“¿Eh…? ¿D-Después? Dice después de la almohada regazo… ¿qué más se podría hacer…?”

“¿Qué más? ¿No es obvio? Como ●● y ●●, como el tipo ●●●●● de ●●●. Y después de eso. Usar el ●●, dejar al ● entrar a la ●● etc, etc–”

“Kirimiya-sensei, mire a esta persona.”

“¡¿Eeek?! ¡No, no! ¡No hice nada de esas cosas! ¡100% en serio! Soy pura… ¡me enagañaste!”

“… Yo no hice nada. Usted fue la que soltó esas cosas por sí sola.”

Luego de que Syamaya viera de un lado al otro para confirmar que Kurumiya no estaba presente, miró con resentimiento a Eiri quien estaba sonriendo de manera triunfante.

“Entonces, ¿qué va a hacer, Syamaya-senpai? Dependiendo de su respuesta, no tengo problema en contarle a nuestra venerada Kurumiya-sensei cada una de las palabras indecentes que usted pronunció recién.”

“…… ¡¿~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~?!”

Bajo la amenaza de Eiri, Syamaya se mordió el labio con fuerza.

También relajó su puño apretado.

Exhalando, se pasó la mano por su voluminoso cabello.

“Hoo… N-No puede evitarse. Ustedes dos simplemente quería jugar a la almohada regazo pero ni siquiera llegaron a cumplirlo. Esta vez, haré ojos ciegos. Pero escuchen con atención, ¿okey? No me estoy sometiendo a tu amenaza. Simplemente sucede que mi corazón de dulce amor los ha perdonado por su fallido acto de lujuria. Recuérdenlo bien.”

“… Bueno, bueno, bueno.”

Eiri se encogió de hombros. Luego de lanzarle una aguda mirada, Syamaya volteó y se dispuso a retirarse.

“Lo mismo va para ti, Kamiya-san. Escucha con cuidado. Sólo yo soy comprensiva. Si se hubiera tratado de alguno de los otros miembros del Comité Disciplinario, te habrían sacado de inmediato… Sin quejas permitidas incluso si terminas recibiendo disciplina.”

Habiéndose retirado y quedándose agachado en una esquina de la habitación luego de ser regañado duramente por las dos chicas, Kyousuke alzó la vista al escuchar a Syamaya y frunció el ceño.

“¿Otros miembros del Comité Disciplinario…? ¿Disciplinado?”

“Así es. A diferencia de los estudiantes comunes como ustedes, nosotros los miembros del Comité de Disciplina tenemos el privilegio de llevar armas mortales. Dependiendo de las circunstancias, tenemos la autoridad de incluso disciplinar a los estudiantes en ese mismo momento como los profesores.”

“Qué…”

Syamaya le respondió al impactado Kyousuke con una sonrisa.

Una sonrisa de dulce afecto que confortaba al espectador.

“Pero por favor quédate tranquilo. Yo impediré absolutamente que algo así pase. Es lo único que puedo prometer, incluso si significa apostar el brassiere que estoy usando ahora. Es mi favorito, por cierto.”

“… ¿En serio?”

“Desde luego. O quizás, también mi falda–”

“No, no me refería a eso…”

Syamaya le sonrió “Ufufu” al exhausto Kyousuke.

“Sólo bromeaba. Pero lo de la ‘no disciplina’ es verdad. Porque soy una auténtica pacifista… Sólo quiero amiga de ustedes. No todos los días encuentro preciados juniors, ¿así que llevémonos bien de ahora en adelante?”

Dejando atrás esas palabras con una sonrisa, Syamaya se fue de la habitación.

Conforme sus pasos se hacían más inaudibles y su presencia desaparecía por completo, Kyousuke por fin soltó un suspiró de alivio.

“Eso estuvo cerca… qué bueno que no nos condenaron. Oye, Eiri.”

Pensó que sería carne picada cuando lo atraparon jugando a la almohada regazo, pero sorprendentemente Syamaya no resultó ser una villanada. Al menos comparada con aquellos profesores como Kurumiya y los otros miembros del Comité Disciplinario, ella era mucho más buena.”

“… Hmph. Ella es muy fácil de provocar, ya me di cuenta de cómo presionar sus botones. Quizás es un poco sorprendente, ¿me pregunto si fue asignada Presidente del Comité Disciplinario sólo por la apariencia?”

En cuanto a lo de llevarse bien, no gracias–Soltando esas palabras, Eiri empezó a acomodar su cola de caballo.

Como uno podría esperar, las chicas pechugonas y las pecho plano eran enemigas irreconciliables.

Esta chica también tenía malas relaciones con Renko…

“… Oye, Kyousuke. ¿tanto quieres morir?”

“¡¿Me leíste la mente?!”

“¡Estás mirando muy intensamente mi pecho, por supuesto que sé lo que estás pensando, devoto a los pechos! Lo sabía, no puedo tratarte bien después de todo… ¡No puedo soportarlo, Kyousuke, eres un idiota!”

Con su cola de caballo balanceándose, Eiri salió de prisa de la habitación.

“Aww, vaya, ahora se enojó. Pero para ser honesto, es mejor así…”

Kyousuke entró inexplicablemente en pánico cuando se encontró a la Eiri no controvertida.

Un poco solitario pero un poco aliviado, con este extraño sentimiento, Kyousuke arregló de nuevo su equipaje y dejó la habitación. Caminando por el pasillo, recordó el itinerario de hoy.

En este momento eran poco más de las diez de la mañana. A continuación en el cronograma seguía la “Cocina al Aire Libre”.

Como el evento más importante del segundo día, el cliché de cocinar curry al aire libre definitivamente no iba a ser omitido.

× × ×

La cocina al aire libre estaba llevándose a cabo dentro del ámbito del Área de Cocina de Arroz.

Bajo un techo constituido por ventanas altas sobre bloques de concreto mezclados con una cocina de acero inoxidable, Kyousuke y los demás estudiantes de primer año estaba concentrados con paciencia en la cocina al aire libre.

“Oh, maldita sea… No se enciende, no creo que lo logre a tiempo…”

“Awawa. ¡Aguanta, Kyousuke-kun! ¡Seguramente lo logres!”

Maina estaba animando a Kyousuke tanto como podía. Usando fricción para producir fuego, en otras palabras, el método más primitivo, Kyousuke estaba frotando ramas para encender fuego. Sin fósforos o un encendedor, hojas de diario era la única otra cosa proveída.

Como parte de “grupo hogar” responsable por prender el fuego, a Kyousuke y Maina sólo se les permitió usar estas provisiones.

Por otro lado, su compañero de clase Mohicano de alguna manera había conseguido un lanzallamas de alguna parte.

“¡¡Hyaja, arde!!” Orgullosamente preparándose para encender el fuego, él terminó…

“¡¿Por qué no ardes tú mismo?!” Kurumiya le arrebató el lanzallamas y lo incineró. Mohicano en este momento estaba siendo transportado en una camilla.

Sin querer que lo prendieran fuego, Kyousuke empezó a frotar en serio las ramas para encender el fuego, pero…

“Oye… ¿Acaso esto no está funcionando? No hace efecto en absoluto.”

Mientras se limpiaba el sudor con la toalla que colgaba de su cuello, refunfuñó.

Trabajando en el mismo área de cocina de arroz, las demás personas a cargo de los hogares de sus equipos también se estaban esforzando por encender el fuego. “*Sollozo*, mis brazos ya no pueden seguir…” “Soy bastante bueno para provocar incendios, pero esto…” “¿Por qué no lo hacemos como tiene que ser?” Toda clase de exclamaciones. Entonces entre ellos…

“¡¡¡Las flamas de mi furia, déjenlas ARDEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEER!!!”

Una estudiante estaba frotando las ramas a una velocidad extraordinaria.

Una chica con tez oscura y una bolsa de papel marrón sobre su cabeza–Bob. Usando sus palmas gigantes, habilidosamente estaba haciendo que la rama de madera rotara a alta velocidad sobre el tablón de madera. Mientras Kyousuke veía, empezó a salir humo y entonces produjo una pequeña flama anaranjada.

“¡¿…?! ¡¡Ahora hazlo, Renko!!”

“¡Sí, déjamelo a mí! ¡Foosh…! ¡Foosh…!”

Renko rápidamente agregó hojas de diario y empezó a soplar.

No obstante, quizás debido a la máscara de gas, no logró proveer oxígeno con éxito en absoluto.

Mientras los esfuerzos de Bob y Renko iban disminuyendo y el fuego gradualmente se extinguía…

““¡Puedes contar con nosotros, GMK!””

Dos chicos en la cercanía quienes tenían la responsabilidad del hogar soltaron sus herramientas y llegaron a la escena.

Acercando sus rostros al de Renko, empezaron a soplar. ““*¡Huff! ¡Huff!*””

“¡C-Chicos…!”

Entonces el fuego recibió oxígeno y se avivó…

““““¡Se encendió!””””

En frente de las flamas ardientes, el cuarteto rugió con vigor.

El soso área de cocina ahora estaba repleto de rostro sonriendo, aplausos y porras.

Bob se metió una toalla por debajo de la bolsa de papel para limpiarse el sudor y gritó “¡Con esto, mi poder femenino ha subido de nivel!” mientras hacía una señal de paz junto a su ojo. Vamos, esta clase de situación es poder masculino sin importar cómo lo mires…

Por el otro lado, los dos compañeros que chocaban los cinco con Renko empezaron a hablar emocionados:

“GMK y Sack Bob son asombrosas… ¡Son nuestra esperanza!”

“¡Es un honor ayudarlas a ambas! ¡Denme un apretón de manos, por favor!”

“Foosh. Sí, nosotras somos las que deberíamos agradecerles. Nos sentiríamos inútiles si no fuera por su ayuda. ¿Se convirtieron en nuestros fans después de ver nuestra actuación debut anoche como FUCKIN’ PARK? Por favor, sigan animándonos en el futuro. Foosh.”

““¡Sí…!””

Sosteniendo sus manos como atesorando sus apretones de manos con Renko, los chicos regresaron a sus equipos originales.

Mirando como sucedía todos esto, Kyousuke soltó una exclamación de su boca.

“Wow… Ahora son muy populares.”

Luego de la actuación en la fiesta de la fogata, SATSUJIN RAP parecía haber reunido a bastantes seguidores. Los miembros del Equipo 4 de la Clase B ahora estaban disfrutando del ferviente apoyo de sus compañeros de clases.

El comportamiento inconformista que hizo que los excluyeran en el pasado ahora aparentemente había sido reinterpretado como parte de su estilo único e independiente.

Aunque su desinterés por las cuestiones de la apariencia los había hecho inalcanzables, luego de hablar con ellos, a la gente les resultaban un grupo que va para delante.

“¡Yahoo! ¿Cómo les va a ustedes dos?”

Entonces la GMK en cuestión–Renko–se acercó a charlar.

El Equipo 4 de la Clase A de Kyousuke era vecino en área de trabajo con el Equipo 4 de la Clase B de Renko.

“Como puedes ver, totalmente mal… No hay indicios de que vaya a encenderse en absoluto.”

“Auau. A este ritmo, llegará el mediodía y… nos dará hambre.”

“¿En verdad?” Al ver a Kyousuke y Maina deprimidos, Renko asintió y dijo:

“Entonces compartiremos nuestro fuego con ustedes.”

““¿Eh?””

“¿Qué es lo sorprendente? ¿No es natural? No es como si perdiéramos algo… ¡Si alguien más quiere, por favor siéntanse libres de tomar fuego de nuestro hogar!”

Renko dijo despreocupadamente y barrió todo el sitio con la mirada. Todos los que estaban teniendo problemas para encender el fuego alzaron la vista hacia Renko con los ojos abiertos grandes. Instantáneamente…

“““¡¡¡¡¡¡¡¡¡GMK!!!!!!!!!”””

Un rugido estruendoso de emociones conmovidas. Soltando sus herramientas para hacer fuego, los estudiantes se apresuraron hacia Renko.

“““¡GMK! ¡GMK!””” Levantaron a Renko.

En apenas medio segundo luego de desaparecer de la vista de Kyousuke, Renko fue levantada en el aire una y otra vez con porras de todos los estudiantes. Mirando esta animada escena desde una mirada de reojo…

“… Tsk. GMK, qué ridículo.”

El desdeñoso Shinji no se molestó en pedir fuego.

Era entendible que Shinji aún le guardara rencor al grupo de Renko luego de sufrir grandes abusos durante la Orientación de las Siete Expiaciones. Naturalmente, esa popularidad no lo ponía feliz en absoluto. Los compañeros de Shinji, Usami y la Barbie, también estaban mirando a Renko con resentimiento en el rostro. Sólo Oonogi el de rastas parecía que quería unirse, afligido e incómodo…

“… Okey. Con esto, el primer problema del hogar queda resuelto.”

Parado ante las chispeantes flamas, Kyousuke soltó un suspiro de alivio y dirigió la vista a la mesada.

En frente de la mesada que estaba unida al hogar, estudiantes en uniforme vestían delantales. Sostenían cuchillos de cocina, sin saber muy bien cómo proceder. Como el “grupo de cocina”, estaban enfrentando la tabla de picar sobre la cual un pescado raro y de mal agüero yacía con partes psicodélicas sobre su redondo e hinchado cuerpo. Todavía se retorcía ligeramente.

‘…Okey. Lo que todos han recibido es el pez globo criado por Busujima. Un pescado de carne blanca con un sabor ligero y fresco~ Oh, a pesar de ser del tipo globo, no tiene tetrodotoxina, la neurotoxina por la que es conocido el pez, así que adelante, cómanlo sin preocupaciones. ¡Si cometen algún error al manipularlo, lo peor que les puede pasar es mareo intenso, jaquecas, dolores estomacales y náuseas! Ya que no todos los días pueden preparar curry con los demás, por favor cocinen con cuidado meticuloso si no quieren retorcerse por dentro, de pies a cabeza. Las partes tóxicas del pescado están en la piel exterior, las tripas y la sangre. Si tienen mala suerte, cierta parte del cuerpo les provocará… Oh, no, nada en particular. Por cierto, no hay ninguna parte que no pueda comerse. Si se atreven a tirar alguna, les daré una inyección intravenosa de veneno, ¿entendido? Eso es todo lo que tengo para decir, lo que sigue depende de sus habilidades.’

—Así fue como lo presentó. Por cierto, la responsable de cocina en el equipo de Kyousuke era…

“… *Bostezo*.”

La desmotivada y bostezante Eiri.

Mohicano estaba ausente desde el comienzo debido a la disciplina de Kurumiya. Kyousuke nunca había tocado un cuchillo de cocina ya que le dejaba todos los quehaceres de la casa a su hermana Ayaka. Naturalmente, en cuanto a Maina, debido a las características, no hacía falta decirlo. En otras palabras, esto era el resultado de un proceso de eliminación.

“… Sólo tengo que cortarlo en pedazos, ¿cierto?”

Aunque el pañuelo y el delantal le quedaban geniales, el nivel de las habilidades de cocina de Eiri era completamente desconocido.

Antes de la sesión de cocina al aire libre, Kyousuke le había preguntado “¿Sabes cocinar?” Eiri lo vio con una mirada que parecía decir “Por supuesto que sé, no me subestimes, ¿okey?” por lo cual Kyousuke sentía que debería estar bien.

“…”

Eiri giró el cuchillo de cocina con punta filosa y hoja gruesa en su mano mientras miraba con ojos somnolientos al pez globo retorciéndose en la tabla de picar. Instinto asesino de repente apareció en sus ojos.

El girar de la hoja se detuvo. Eiri levantó el cuchillo de cocina hacia el cielo y lo blandió hacia abajo.

“¡¡¡Muere!!!”

*¡—Cortar!*

Blandiéndolo con una velocidad demasiado rápida para verlo a simple vista, el arma mortal cortó la cabeza del globo y la mandó a volar.

“¡Noooooooooooooooooo!”

Kyousuke no puedo evitar gritar. Descendiendo directo como una guillotina, la hoja había cortado por completo la cabeza del pez globo, incrustándose profundamente en la tabla de picar. La cabeza voladora trazó una trayectoria roja brillante en el aire.

“¿…Eh? ¡Wahhhhhhhhhhhhhhhhhhh!”

*Plop*, la cabeza dio vueltas hacia Michirou quien estaba trabajando en la mesada de al lado.

Ignorando a Michirou quien se inclinó hacia atrás y gritaba, Eiri ligeramente retrocedió del cadáver decapitado del pez globo que temblaba, de donde la sangre se estaba chorreando.

“U-Uwah… ¿Qué es esto? Es super sangriento.”

“““—-”””

Mirando esa escena, Kyousuke y Maina retrocedieron de verdad.

…Eh, ¿qué demonios? Eiri-san, ¿acaso no sabías cocinar? Eso fue demasiado trágico.

“B-Bueno… Esto sí que luce repugnante, mejor lo corto rápido.”

Sacando el cuchillo de cocina que estaba clavado en la tabla de picar como una lápida erguida, Eiri se preparó otra vez. La hoja brilló, reflejando la luz del sol. Eiri levantó el cuchillo en lo alto y lo blandió hacia abajo con toda su fuerza.

“…Esto termina aquí.”

De repente, una mano intervino y la sujetó, deteniendo aquel movimiento.

–Michirou. Usando el pañuelo atado como una bandana, vestido con un delantal, Michirou había sujetado la muñeca de Eiri por detrás. Eiri lo miró, molesta.

“…Oye, ¿podrías dejar de meterte en mi cocina?”

“¿Cocina? ¿Pensar que llamas a esto… cocinar? ¡–Ja! Totalmente ridículo. Lo que estás haciendo aquí no es cocinar sino simplemente masacrar. Deja que alguien como yo te enseñe… ¡El verdadero significado de cocinar, mira!”

Tan pronto como terminó, Michirou le quitó el cuchillo de cocina.

“Q-Qué estás haciendo–¡¿Kyah?!”

“…Hazte a un lado.” Michirou corrió a Eiri justo cuando ésta iba a protestar, luego se paró ante la tabla de picar.

Michirou hizo una pose con el cuchillo de cocina como manipulando una espada, luego hacia el cadáver del pez globo, el ofreció…

–Un momento de silencio.

“Oh pez globo… Tú eres el alma de aquella vida que fue eliminada por las manos de una sádica asesina, déjame ofrecerte un tributo. En el abrazo de la melodía de un réquiem, descansa en paz… ¡Vamos, danza conmigo, Azrael! ¡Técnica secreta: Tráeme el Horizonte, primer movimiento–Rezo por Plagas!”

Luego de un largo discurso introductorio, Michirou de pronto abrió los ojos y blandió el cuchillo de cocina.

Insertando el cuchillo para sacar las tripas, con habilidad le quitó los huesos y despellejó al pescado.

Murmurando una canción que Kyousuke no sabía si era un réquiem o no, Michirou manipuló el pescado con habilidades estupendas.

“N-No puede ser… Cómo es que él–”

“La familia de Michirou-kun tiene un restaurante, así que sus habilidades de cocina de primera…”

Chihiro se sentó en cuclillas en frente de la sorprendida Eiri quien se había caído al suelo, interrumpiendo con una explicación. Sus ojos rojos examinaban el cuerpo de Eiri.

“¿Q-Qué estás haciendo?”

“……Luces bastante apetitosa. Oye, ¿puedo comerte?”

“¡¿Huh?! ¡Por supuesto que no!”

“…No lo digo en un sentido sexual.”

“¡Lo sé! ¡No importa el sentido, no es no!”

Chihiro lamió su dedo mientras miraba a Eiri protestar con el rostro rojo, luego regresó a su mesada.

Habiendo terminado de manipular el pez globo, Michirou siguió a Chihiro y también se fue, dejando atrás palabras de “He ofrecido un funeral para su alma… te dejo el resto a ti.”

Yaciendo sobre la tabla de picar estaba la carne del pez globo, bellamente manipulada y lavada.

“… Hmph. N-No voy a agradecerte. Sólo es un pescado o dos, yo también puedo hacerlo. ¡En serio puedo! …Probablemente.”

De pie ante la tabla de picar una vez más, Eiri se mofó y se rehusaba a admitir la derrota.

Volcando la carne del pez globo en un plato, ella empezó a manipular los vegetales. Pero posiblemente debido a que no tenía idea de qué hacer, luego de un momento de vacilación, empezó a imitar la postura de Michirou–

“O-Okey… Sigamos con el hogar, Maina.”

“Awawa. C-Claro… ¿Podremos comer apropiadamente? …Almuerzo.”

Kyousuke y Maina alejaron la vista de la mesada y regresaron a sus puestos.

*¡–Cortar! ¡Cortar, cortar, cortar, cortar, cortar, cortar, cortar!*

Mientras el cuchillo de cocina descendía, podían escuchar a Michirou desde la mesada:

“¡¡¡¿La papa, la papa?!!! ¡Se ha convertido en una entidad completamente distinta!”

Gritaba pero se rindió, incapaz de seguir resistiendo la trágica vista.

Treinta minutos después de que comenzara la cocina al aire libre…

El aire de resignación ya había surgido en Kyousuke y su equipo mientras continuaban trabajando.

Al menos haz que el arroz sea ligeramente más rico… Hacer eso al menos evitará el peor resultado, el Final Malo, el “hambre”. Mientras sea comestible, manipular el arroz para preparar onigiri salado estará bien.

Motivando su corazón resignado, Kyousuke ofreció al hogar su mayor esfuerzo.

× × ×

Dominado por una atmósfera de desesperanza se encontraba Kyousuke del Equipo 4 de la Clase A.

Porque hace unos pocos minutos, una invitada inesperada entró en escena.

“Buen día a todos. ¿Cómo progresa su preparación del curry?”

Mientras Kyousuke estaba lavando granos de arroz en el fregadero, Syamaya apareció vestida con un delantal y un pañuelo en su cabeza.

Instantáneamente, fue como si una hermosa flor hubiera florecido en el área de cocina que estaba repleta de sudor y humor. En el medio de sus tareas, todos los estudiantes giraron la cabeza al mismo tiempo. “¡Syamaya-senpai!” “¡Es Syamaya-senpai!” “Qué linda…” “¡Hermosa!” “¡Demasiado brillante para verla directamente!” Toda clase de comentarios, de chicos y chicas, se escucharon en disonancia.

Más allá de lo que Kyousuke y sus amigas pensaban de ella, Syamaya era la estudiante senior idolizada a los ojos de los estudiantes comunes.

Dadas tal apariencia y comportamiento elegantes, no hacía falta decir que todos estaban fascinados con ella.

“Mis más humildes disculpas por molestarlos en su trabajo. Estoy aquí para asistir a los equipos que necesitan fuerza de trabajo. Por favor no se preocupen por mí y sigan con la preparación de su curry, ¿okey? Muy bien, ¿dónde estarán Kamiya-san y sus encantadoras compañeritas…?”

“¡Ehhhhhhhhh!”

–*Resbalar*, whoosh~… *¡Cortar!*

Justo cuando Syamaya estaba mirando a su alrededor, un objeto pasó volando rozándole el rostro.

“¿…Qué?” Conforme Syamaya se congeló totalmente, en su rostro… apareció un rastro rojo.

Temblando, Syamaya puso su mano sobre su mejilla izquierda donde el objeto volador había pasado rozándola.

“——”

Las puntas de sus dedos estaban manchadas de rojo. Este hecho borró la sonrisa del rostro de Syamaya.

Syamaya giró su rostro sangrante para ver un hacha clavada en el suelo detrás de ella.

“¿…Qué es esto, cómo pasó?”

En la silenciosa área de cocina, la voz baja de Syamaya se escuchó.

“Oh, umm… bueno… Se… Se me resbaló la mano, así que…”

Congelada con sus dos manos aún en una pose de balanceo, Maina estaba mirando perdidamente en frente de la leña.

El instante en que hizo contacto visual con Syamaya, dijo “¡¿Eek?!” asustada y se puso en cuclillas, empezando a temblar.

“¿…Se te resbaló la mano? ¿Estás diciendo que se te resbaló la mano? Estás diciendo que mientras cortabas leña, se te resbaló el hacha y salió volando… Cortando mi rostro por pura casualidad—¿Es eso lo que estás diciendo?”

“¡¿Hahee?! Ah… A-Ahhhhhh.”

Enfrentada con Syamaya que se estaba acercando con una voz completamente sin emociones, Maina cayó de trasero al piso.

Su aterrada mirada daba lástima con su boca abriéndose y cerrándose.

“Por favor no te quedes callada. Responde mi pregunta, Igarashi-san. ¿Lanzaste esta hacha con la intención de matarme? ¿O fue un accidente y el hacha simplemente voló hacia mí por casualidad? ¿Fue a propósito o sin intención? Por favor respóndeme, rápido, por favor respóndeme. O de lo contrario, voy a–”

“¡Fue por casualidad, por casualidad! ¡Algo así, por supuesto que fue un accidente!”

Kyousuke se interpuso entre Syamaya y Maina e insistió.

“…Ah” soltó Maina mientras que Syamaya miraba a Kyousuke en silencio.

Con una capa de oscuridad sobre sus ojos esmeralda, dijo:

“¿…Casualidad? ¿Accidente? Kamiya-san, ¿en qué te basas para hacer esas declaraciones? Por favor no interrumpas sin motivo, o sino–”

“Awawawa… ¡L-L-L-L-Lo shiento musho! ¡Fue un accidente! ¡Sucedió por casualidad! N-No fue a propósito… ¡¡¡No fue a propósito en absoluto!!!”

Maina gritó como llorando, interrumpiendo a Syamaya a mitad de la oración.

Se interpuso entre Kyousuke y Syamaya, haciendo un reverencias a modo de disculpas, casi golpeando a Syamaya con la frente.

“Soy muy, muy torpe… Les estoy causando un montón de problemas a todos, umm… Recién me estaba preparando para cortar la leña, cuando bajé el hacha, terminó… E-El hacha salió volando… Entonces justo Syamaya-senpai estaba allí… Awawa. ¡No lo hice a propósito! Perdón por lastimarla. Encima, en su rostro… ¡Lo siento mucho, mucho de verdad!”

“——–”

Luego de mirar a Maina encogida en una bola sobre el suelo, Syamaya cerró los ojos.

Con el fin de calmarse, respiró profundo.

“…Hoo. Entiendo. Si ese es el caso, entonces no puede evitarse.”

Una sonrisa calma floreció. Dentro de esos ojos esmeralda, una luz clara brillaba una vez más.

Se arrodilló y acarició la cabeza de Maina quien estaba alzando la vista, perpleja.

“Yo soy la que debería disculparse contigo. Es que no he visto mi propia sangre en mucho tiempo… Me confundió. Lo siento. En cuanto a la herida, por favor no te preocupes. Es apenas un roce y no dejará una cicatriz.”

“Ch-Chamaya-chenpai…”

Ante la sonrisa de Syamaya, el rostro de Maina se desplomó. Justo cuando estaba a punto de llorar, ella le ofreció su pañuelo rosado a Syamaya como recordando de repente.

“Umm… ¡S-Si le parece bien, p-por favor use esto! La herida en su rostro…”

“Ara ara, ufufu. Muchas gracias. En verdad eres una chica amable.”

Recibiendo el pañuelo de la mano de Maina, Syamaya sonrió radiante.

…Parece que las cosas habían llegado a un final feliz.

Luego de que la tensa situación terminara, Syamaya hizo una reverencia hacia Kyousuke, quien estaba totalmente drenado.

“Lo mismo para ti Kamiya-san, me disculpo por mi falta de cortesía de recién. Estoy muy agradecida de que te interpusieras entre Igarashi-san y yo. Gracias por tu ayuda.”

“Uh… Oh, no es nada. Por favor no se preocupe. No hay problema.”

“Ufufu. Ya veo. A pesar de ser un asesino de doce, resultaste ser muy amable, ¿no, Kamiya-san? Mi interés en ti se está haciendo más intenso…”

“¿Eh?”

“……Mu.”

Desconcertando a Kyousuke, Eiri frunció el ceño. Syamaya juntó las palmas y dijo:

“—Okey. ¡En realidad estoy aquí para asistir a tu equipo! Por alguna razón, uno de tus compañeros aparentemente fue disciplinado por Kurumiya-sama cuando la sesión de cocina al aire libre comenzó… ¿Alguien como Mohicano? Lo he visto siendo enviado a la enfermería muchas veces, ¿está bien?”

“Oh… No se preocupe por Mohicano. Creo que este tipo estará bien, al menos físicamente. Esto sucede todo el tiempo.”

“¿…Todo el tiempo? Bueno, no importa. De todas maneras, fui enviada aquí bajo las órdenes de Kurumiya-sama para asistir a tu equipo dada la escasez en números…”

Acomodándose el pañuelo y reatando las tiras de su delantal, la energía de Syamaya era intimidante.

Sus ojos brillaban radiantes, apretó el puño mostrando total motivación.

“Yo, Syamaya Saki… humildemente ofrezco mis esfuerzos absolutos para ayudarlos. ¡Cooperemos para preparar un delicioso curry! ¡Nuestro objetivo son las tres estrellas! A pesar de cómo me veo, en realidad tengo mucha confianza en la cocina. ¡Ufufu, perdón por avergonzarme antes, así que déjenme redimir mi honor de aquí en adelante! Ya sea bife, pescado o carne humana… ¡Ustedes serán testigos con sus propios ojos de mis magníficas habilidades que los convertirán en obras maestras!”

× × ×

“¿…Qué es… esto?”

Respirando irregularmente, caminando hacia la mesada, el entusiasmo de Syamaya se apagó de repente luego de ver la trágica escena ante sus ojos. Con gasa aplicada sobre su mejilla, su rostro empezó a retorcerse.

“A-Aunque pregunte… Sólo son vegetales.”

“¿En verdad? Entonces estos son vegetales… ¡Por supuesto que sé eso! ¡Lo que estoy preguntando es cómo los dejaron en un estado tan trágico!”

*¡–Slam!* Syamaya golpeó su mano en la mesada y miró a Eiri.

“…Q-Quién sabe.” De brazos cruzados y con el rostro apartado, Eiri respondió en una voz extrañamente débil. En frente de ella, lo que yacía completamente sobre la mesada era…

“Q-Qué trágico… Es como la escena de una masacre.”

Papas, zanahorias, cebollas—Todos habían sufrido el mismo destino.

Ni pelados ni lavados, estos cadáveres habían sido desmembrados, destruidos hasta un grado increíble.

La tabla de cortar estaba entrecruzada por incontables cortes profundos del cuchillo de cocina. Restos mandados a volar por los impactos estaban esparcidos al azar por toda la mesada y el piso.

Esto era una masacre genocida dejando cadáveres por todas partes. Y la sádica asesina en masa responsable del baño de sangre en este momento se estaba mordiendo el labio.

“C-Cuál masacre… No es tan malo como lo está haciendo parecer.”

Probablemente sufriendo un inmenso impacto, los ojos de la asesina se estaban llenando de lágrimas.

“P-Perdón. Pero llamarlo una masacre puede que sea demasiado. Esto no es una masacre, es una… ¿matanza?”

“¡¿Cuál es la diferencia?! ¡Kyousuke, eres un idiota! ¡¿Quieres terminar como estos vegetales?!”

“…Lo siento.”

Reticente a convertirse en un cadáver destruido, Kyousuke instantáneamente agachó la cabeza y se disculpó.

La mano de Eiri se elevó con enfado con el cuchillo de cocina, pero el arma mortal le fue quitada una vez más.

“…Confiscado. Con esto en tu mano, no quedarán ingredientes suficientes sin importar cuántos tengamos. En serio, incorregible… Kamiya-san y tú deberían ir a vigilar el hogar. Por otro lado, necesitamos asignar a alguien más a cargo de la cocina. ¿Podrías ayudarme con la cocina, Igarashi-san?”

“¡¿Eh?! ¡¿Y-Y-Y-Y-Yo, cocinar?!”

“¡¿Huh?! ¡Un momento!”

Al escuchar las órdenes de Syamaya, Maina se quedó pasmada mientras que la voz de Eiri se hizo más violenta.

“No puedo creer que le esté pidiendo a Maina que se haga cargo de la cocina, es totalmente ridículo… ¡¿Está bien de la cabeza?!”

“…Asesina en masa, ¿qué tonterías está diciendo?”

Sintiéndose sorprendida desde el fondo de su corazón, Syamaya suspiró y luego se encogió de hombros.

“¡C-Cállese!” Gritó Eiri con su rostro todo rojo.

“Umm… Disculpe, Syamaya-senpai, estoy de acuerdo con Eiri. En serio es mejor no dejar a Maina a cargo de la cocina. Los resultados podrían ser mortales.”

“¿…Mortales? ¿Cómo?”

Luego de escuchar a Kyousuke, Syamaya inclinó la cabeza, perpleja.

Kyousuke le explicó mientras Syamaya parpadeaba repetidamente.

Mencionó el incidente cuando el compañero de clases de Maina murió luego de comer su comida, sobre cómo los investigadores no lograron identificar ningún veneno en la comida, sin poder hallar el origen de la causa…

Pronto, Syamaya terminó de escuchar la explicación.

“Ara ara. Bueno, bueno… En ese caso, no puede evitarse.”

Sonrió irónicamente mientras se rendía con honestidad. Luego de una mirada al rostro de Maina—

“¿–En verdad pensaste que diría eso?”

Poniendo una expresión seria, ella miró a Kyousuke.

Dentro de sus ojos, el color del escepticismo estaba surgiendo claramente.

“Preparar comida que mata a la gente, algo así… Es imposible en reflexiones de sentido común. Qué chiste de mal gusto. ¿Podrías abstenerte de molestar tanto a tus seniors?”

“¿Huh? Pero el compañero de Maina murió luego de comer su comida–”

“¿Y de la boca de quién escuchaste esa historia?”

“Maina me lo contó, pero…”

“¿…Alguien más lo ha mencionado?”

“No, nadie más… creo. Sólo Maina mencionó ese incidente.”

“¿En verdad…? Ene se caso, no hay una prueba sólida.”

Syamaya afirmó y levantó el dedo índice.

“…Escuchen con atención, ¿okey? No han visto con sus propios ojos cómo es que Igarashi-san mató a alguien. Ni tampoco escucharon la historia de parte de un profesor. A pesar de eso, ¿cómo pueden afirmar tan fehacientemente que ella está diciendo la verdad? ¿O quizás toda su historia es una mentira, cierto?”

““Qué–””

Kyousuke y Maina exclamaron asombrados y luego cerraron la boca.

Maina estaba mirando a Syamaya con un rostro impactado.

“Algo así no es nada inusual en esta escuela. Con el fin de atraer el interés de los compañeros de clase, con el fin de presumir sobre lo especial que es uno… Ellos exageran su método de asesinato. O mejor dicho, para ocultar su verdadera naturaleza, están aquellos que omiten detalles cuando relatan sus crímenes cometidos… He visto muchos casos similares en el pasado. Por eso, ¿pueden creer algo que una persona cuenta sobre sí misma tan fácilmente?”

“““……”””

La expresión de Syamaya era muy severa mientras barría con la mirada al equipo de Kyousuke.

El silencio lo rompió alguien hablando muy aprensivamente.

“U-Umm… ¿Entonces eso significa que estoy mintiendo?”

“No, para nada. Sólo estoy diciendo que esa posibilidad existe. Ahora de vuelta al tema. En este momento hay dos posibilidades. Una es que ‘la comida preparada por ti es capaz de matar’ mientras que la otra es que ‘Igarashi-san está mintiendo’. ¿Cuál de las dos posibilidades está más cerca de la verdad? En última instancia, esto no puede probarse excepto a través de un experimento, ¿no estás de acuerdo?”

“““¡¿…?!”””

Syamaya hizo su pregunta elocuentemente y se acomodó el flequillo.

Estaba adoptando una política conciliadora hacia el equipo de Kyousuke mientras ellos quedaban impactados, incapaces de contestar.

PsyCome_V2_188 (converted)

“Puedo entender cómo se sienten, quieren creerle a su amiga. Pero estoy más del lado de la segunda posibilidad. No hace falta decir que si la habilidad especial de ‘matar a la gente usando comida’ puede probarse, en verdad me gustaría ser testigo de eso. Dada esta rara oportunidad, ¿qué tal si lo intentamos aquí y ahora mismo?”

Con una sonrisa expandiéndose por todo su rostro, ella habló.

“¡Dejémosle la cocina del curry a Igarashi-san! Seré la primera en saborear el pescado preparado. Déjenme ser la catadora de veneno. Si no pasa nada, significa que Igarashi-san está mintiendo. Si mi cuerpo sufre síntomas extraños, al punto de morir… Entonces Igarashi-san está diciendo la verdad. ¿Escucharon? ¿No les parece muy interesante?”

× × ×

“…Oye, ¿esto está bien?”

Eiri agregó leña al hogar mientras preguntaba.

“No, definitivamente será malo…” Kyousuke se rascó la cabeza con una expresión compleja.

En la mesada, Maina estaba preparando curry con aprensión bajo la atenta mirada de Syamaya.

Además, los vegetales arruinados por los cortes de Eiri fueron completamente renovados. Habiendo sido manipulado por Michirou, el pez globo potencialmente venenoso (revisado por el propio Michirou) se usó en el curry.

De esta manera, diez minutos después de que Maina empezó a cocinar—

Con cada acción bajo escrutinio cercano, Maina parecía nerviosa, frecuentemente cometiendo errores mientras exclamaba “¡¿Ah?! *Sollozo, sollozo…* ¡P-Perdón!”

A Maina se lecayó el cuchillo de cocina de nuevo. Luego de levantarlo y lavarlo en el fregadero, se asustó por el repentino salpicón debido a la excesiva presión del agua y retrocedió de un salto.

¡—Woosh! Sosteniendo el cuchillo de cocina, la mano de Maina pasó volando cerca del cuello de Syamaya mientras Syamaya estaba monitoreando desde cerca. “¡L-L-L-L-L-Lo siento!” Dando vueltas en pánico, Maina realizó un maligno ataque combo. Con incontables destellos plateados, los utensilios de cocina estaban hechos un lío total.

“Tú… ¡T-T-Tú! ¡Lo sabía, lo estás haciendo a propósito!”

Esquivando el cuchillo por completo, Syamaya gritó bruscamente mientras el sudor brotaba de su frente.

Empezando no hace mucho, esto pronto se convirtió en una escena que se repetía. Por eso, después…

“¡¿Eh?! N-No lo hice a propósito… No, umm–¡Eeek!”

“¡DETENTE, he dicho!”

Temblando por el regaño de Syamaya, Maina se resbaló repetidas veces, convirtiéndose todo en la escena usual. Mirando desde un costado, todo esto era muy familiar para Kyousuke y Eiri.

A este ritmo, terminar de cocinar sin problemas sería un milagro.

“A pesar de que vetó la sugerencia de que poner fin a esto sería mejor… supongo que cualquier persona normal ya hubiera sido asesinada, ¿cierto?”

Al final, Syamaya había ejercido sus derechos del Comité de Disciplina para poner en acción forzosamente la ridícula noción de pedirle a Maina que intente cocinar.

Una vez que ella había fortalecido su determinación para confirmar la veracidad de la declaración, no hubo nada más que Kyousuke y su equipo pudieran decir para disuadirla.

Sonriendo, ella había dicho: ‘Si pasa algo, yo sola asumiré la responsabilidad’…

“Foosh. Siento como si se estuviera convirtiendo en una divertida comedia.”

De pie en el hogar vecino, sin que el humo de las flamas la molesten en absoluto, Renko limpió los oculares de la máscara de gas mientras conversaba con Kyousuke y Eiri quienes estaban mirando la situación de la cocina con preocupación.

“La cocina de Maina eh… Sin mezclara nada extra, cocinando normalmente, puede preparar comida que mata. Para ser honesta, yo tampoco estoy completamente convencida. Esto es muy emocionante. Si Maina no está mintiendo, entonces esa superior molesta morirá… Sea cual sea el resultado, será delicioso.”

Renko sacudió su cuerpo por la emoción y luego se rió con un “foosh”.

Fue como si estuviera entregando su cuerpo a la música que salía de sus auriculares sin parar—El sustituto para el instinto asesino.

Mirando el perfil del rostro obscurecido por la máscara de gas, Kyousuke se sorprendió mucho.

“Eso es bastante inusual, Renko. No puedo creer que demuestres disgusto total por alguien.”

“¿Hmm? ¿En verdad…? Básicamente, ¿esto no sería repulsión entre rasgos?”

“¿…Rasgos? ¿Entre Syamaya-senpai y tú?”

“Sí, de su cuerpo… puedo oler algo similar a mí. Eso es–”

Asintiendo, Renko lentamente se cruzó de brazos.

Esto provocó que su voluptuoso busto se levantara por sus brazos.

“Sus pechos también son bastante grandes, es muy irritante.”

“…A mí también me irrita esa parte de ti.”

“¿Esa parte de mí? ¡Oh, pechos grandes!”

“…Por supuesto que no. Es la manera en que usas la risa engañosamente luego de decir algo serio.”

“No te obsesiones tanto, Eiri.”

“¿De qué demonios estás hablando, pechos inútiles? Muérete de una vez.”

“Lo sabía, estás enojada por lo de los pechos…”

“¿…Qué dijiste?”

“Nada.”

Golpeado por su mirada que era más filosa que el cuchillo de cocina, Kyousuke bajó la vista.

“…Hmph.” Eiri miró al lado y cambió de tema:

“Por cierto, ¿cómo va la situación…? La cocina de Maina.”

“Comparada con el potencial creciente del pecho de Eiri, todavía hay muchas posibilidades.”

“……Oye, ¿Kyousuke? ¿Cuál es tu opinión sobre el tema?”

“¿Eh? B-Bueno… Todavía estás en la pubertad, Eiri, así que aún falta que crezcas mucho. Mira, ¿hay un dicho, no? Un gran talento tarda mucho en crecer–”

“¡No estoy hablando de los pechos! ¡Hablo de la cocina de Maina! ¡La cocina de Maina!”

“Foosh. Lo tienes merecido por ignorar mi intento de hacerme la tonta. Pienso que seguirás siendo pecho plano sin importar cuánto esperes.”

“¿…Quieres que te arroje al fuego junto a la leña? Si tan sólo tu grasa se quemara junto con todo lo demás.”

“Entonces corta la cebollas en grandes trozos–¡¿Kyah?! ¡Mis ojos, me arden los ojos!”

“¡¡¡¡¡Eeeeeeeeeeeeeeek, me van a matar!!!!!”

“…Esta cocina al aire libre sí que está muy animada, ¿eh? Michirou-kun.”

“Ah, ciertamente… No lo olvides, Chihiro. Mi verdadero título es Makiyouin Kuuga.”

Los campos de la cocina estaban ruidosos y llenos del parloteo de los estudiantes.

Sosteniendo una olla de curry en su mano, Michirou se acercó al hogar con Chihiro.

Vigilando la olla de arroz, Bob sacudió su gigante cuerpo y su bolsa de papel, sonriendo:

“¿No es lindo llevarse bien~? ¡Estoy encantada de haber venido a esta escuela!”

“Listo, uno, dos… Pon la olla en el fuego–¡¡¡¡OH, NOOOOOOOOOOO!!!!”

“¡YA TUVE SUFICIENTE DE ESTOOOOOOOOOOOOO!”

En estos campos de cocina llenos de risas, los sonidos de algo rompiéndose y de Syamaya gritando pudo escucharse.

En el claro cielo azul de este día de verano, una nube gigante de lluvia se aproximaba.

× × ×

“E-Está hecho… ¡Está hecho!”

Mirando la burbujeante olla de curry en el hogar, Syamaya exclamó con encanto.

En este momento, estaba exhausta y agotada. Aunque no tan mal como para lastimarse, su cabello color miel estaba desarreglado, y sus ropas desacomodadas. La sombría melancolía en sus ojos parecía esparcirse hasta sus pómulos.

“*Huuf…* Q-Qué cansancio~ Lo sabía, cocinar es duro…”

Igualmente demacrada, Maina colapsó sobre el suelo.

“…Yo soy la que sufrió” dijeron los ojos de Syamaya mientras le echaba una mirada de reprimenda a Maina quien estaba suspirando y limpiándose el sudor. Entonces Syamaya miró otra vez la olla.

“…Luce muy normal.”

“…Se ve normal.”

“…Muy normal.”

“Foosh.”

Mientras Kyousuke y el resto miraban la olla, todos hicieron comentarios similares.

–Normal. Trozos tamaño bocado de papas, zanahorias y cebollas, junto con tiras de pez globo estaban flotando en un roux marrón viscoso. No se veía distinto de un curry extremadamente normal.

“Los vegetales han sido pelados hábilmente así que luce muy apetitoso, ¿no?”

“Así es. No hubo problemas durante el proceso de cocina. Aunque no faltaron situaciones peligrosas en otro sentido… La cocina en sí es cien veces mejor que la de aquella asesina en masa.”

“¡¿Eh?! ¿Por qué provocaste un incidente tan trágico, Eiri? No me di cuenta porque estaba muy preocupada con el hogar… Shuko.”

“¡C-Cállate! ¡Mis asuntos no tienen nada que ver!”

Mientras todos miraban, Eiri rugía enfadada con todo el rostro rojo.

Maina preguntó incómodamente:

“Umm… ¿Está segura de que va a comerlo? C-Creo que será mejor que no lo–”

“¡Por supuesto que sí, aquí voy!”

Syamaya instantáneamente rechazó la sugerencia de Maina y respondió con firmeza.

“““……”””

Sin prestarle atención a los nervios de Kyousuke y las demás, Syamaya sonrió con confianza y compostura.

Con calma, lentamente puso su mano en su pecho y dijo:

“Pueden estar tranquilos, no hay necesidad de preocuparse. Por favor no me miren con esos ojos. Desde el principio hasta el final, cada uno de los pasos… Todos fueron emprendidos bajo mi supervisión sin que les quitara los ojos de encima ni un solo instante, ¿saben? No hubo oportunidad para agregar veneno ni hubo problemas en el proceso de cocinado. Me atrevo a asegurar que–¡No me pasará nada luego de que coma esta olla de curry!”

Declarando con absoluta confianza, Syamaya levantó la cuchara.

No había el más mínimo ápice de inquietud en su refinado rostro, firme como la roca.

“…Bueno entonces, empezaré probando el sabor, ¿sí?”

De pie en frente de la burbujeante e hirviente olla de curry, Syamaya barrió a todos con la vista.

Kyousuke tragó saliva rígidamente. Las cejas de Eiri se fruncieron. Renko se estaba riendo “shuko”. Maina había cerrado los ojos con fuerza y resignación, juntando las palmas como rezando.

Syamaya asintió y dejó de sonreír.

Llenando la cuchara de curry, la sopló y entonces…

“Aquí voy.”

La metió en su boca sin titubear en absoluto.

“…”

Syamaya alzó la vista y saboreó con cuidado el curry en su paladar.

Su frente, fruncida al principio, lentamente se relajó.

Entonces Syamaya le sonrió con dulzura a la ansiosa Maina quien había abiertos los ojos. Su rostro satisfecho parecía decir “¿Lo ven, no hay problema, cierto?” Justo en el momento cuando estaba a punto de tragar el curry…

“¡¿…?!”

Los ojos de Syamaya de repente giraron.

Su rostro de pronto se puso pálido, retorciéndose, sudando muchísimo.

La cuchara cayó de la mano de Syamaya. Sujetándose la garganta con ambas manos, exclamó:

“¡¿Buuuuuuuuuuuuuuuuuu?!”

Escupió el contenido de su boca de manera exagerada.

Con un fuerte olor a curry elevándose, Syamaya de repente colapsó sobre el suelo.

“Ah… El curr… *Huff…* no debería… por qué… esto… no…”

De cara al piso como postrándose, Syamaya gemía del dolor.

Su cuerpo estaba convulsionando ligeramente mientras ella con desesperación trataba de vomitar el resto del curry.

“¡¿Syamaya-senpai?! ¡¡¡Syamaya-senpai!!!”

“¡Todos aléjense! ¡No respiren la nube del veneno!”

Dándose cuenta de lo que acababa de suceder ante sus ojos, Renko detuvo a Kyousuke y a los demás quienes estaban planeando acercarse a Syamaya, usando todo lo que pudo para mantenerlos alejados de Syamaya donde una nube amarilla de curry estaba flotando a sus alrededores.

“Impos… sible… Impos… si… ble… E-Esto… sabe… Blargh—”

Sufriendo sola en la nube de veneno, Syamaya estaba sudando y lagrimeando a más no poder.

Probablemente debido a las dificultades para respirar, Syamaya miraba a Kyousuke con ojos suplicantes.

“¡¿…?! Syamaya-senpai–”

“Yo iré.”

Interrumpiendo a Kyousuke quien estaba a punto de acercarse, Renko se metió en la nube de veneno.

Equipada con una máscara de gas, Renko se acercó a Syamaya, completamente ignorando los efectos dañinos del curry.

Syamaya estaba temblando totalmente, sus ojos lucían débiles. Levantando a Syamaya en sus brazos, Renko escapó de la nube.

“¡Senpai! ¡¡¡Senpai!!!”

Maina corrió hacia ellas.

“O-Oye… ¡Espera, Maina!”

“¡Idiota! Si te acercas ahora–”

Ignorando por completo los avisos de Kyousuke y Eiri para detenerla, Maina de repente se apresuró hacia Syamaya.

–Mierda. Maina en este momento estaba en un estado de pánico, lo que seguramente significaba…

“¡Uwahhhhhhhhhhhhhh!”

“Woah, eso estuvo cerca.”

“¡Kyaff, ¿qué?!”

Trastabillando, Maina voló en el aire, esquivada por Renko, cayendo sobre Syamaya.

“¡Ahhhhhhhh! L-L-L-L-L-L-L-Lo shient–”

“¡¡Guehhhhhhhhhhhhhhhhh!!”

En un intento por levantarse, Maina hundió su mano sobre el abdomen de Syamaya, aplicando un segundo golpe.

Resistiendo el ataque combo, Syamaya estaba sufriendo un dolor absoluto.

Mirando esta escena desde lejos, Renko suspiró con gran alivio.

“…Shuko. Parece que sobrevivió. Maravilloso, maravilloso.”

“¡¿Qué hay de maravilloso en esto?! ¡Si no detenemos a Maina pronto, Syamaya-senpai va a ser asesinada de verdad!”

“Awawawawawawa. ¡Ph-ph-ph-ph-phesdón!”

“¡Gah, ¿qué?!”

Disculpándose y de repente postrándose en pose de dogeza, la frente de Maina chocó a Syamaya en la forma de un cabezazo.

Decidiendo que esto será malo si continúa así, Kyousuke rápidamente sostuvo el cuerpo de Maina.

Escuchando la conmoción y apresurándose, Busujima velozmente llamó a los paramédicos–

“Imposible, aceptarlo… absolutamente, me rehúso a aceptarlo… Gack.”

Las cosas finalmente llegaron a una conclusión con Syamaya transportada en una camilla.

Por cierto, hablando del curry que había provocado esta conmoción…

“…Hmm, hmm. Verdaderamente fascinante. Me llevaré esto si no les molesta, ¿okey?”

Con su interés suscitado como experto en venenos, Busujima reclamó la olla.

Nadie supo qué pasó con el “curry asesino” especial de Maina después de eso.

× × ×

“Disculpe… ¿S-Syamaya-senpai?”

“…”

Una hora después de la conmoción por la cocina de Maina… Luego de la sesión de cocina al aire luego, Kyousuke, Renko, Eiri y Maina habían ido de inmediato a la enfermería. En una pequeña sala en una esquina en el Hogar del Limbo, había tres camas alineadas lado a lado.

Durmiendo profundamente en la cama más cercana a la puerta estaba Mohicano (en estado crítico) con un respirador.

Separada por una cama, Syamaya estaba sentada en la cama más alejada, mirando el bosque a través de la ventana. Hablando desde un costado, Kyousuke no recibió respuesta.

“¡…Lo siento! Umm, a pesar de cocinar normalmente, siempre termina así, además… Lo siento mucho por las otras cosas–pero, ¡definitivamente no lo hice a propósito! Honestamente, fueron accidentes–”

“Suficiente.”

“¿…Eh?”

Sollozando con la cabeza gacha, disculpándose, Maina alzó la vista con su rostro lleno de lágrimas.

La voz de Syamaya fue muy seca. En silencio, soltó un largo suspiro.

Pronto, Syamaya cambió su vista del exterior de la ventana al rostro de Maina.

“Digo que no es necesario que te disculpes. Yo soy la que te pidió que cocinaras… te lo pedí como la Presidente del Comité Disciplinario. Tú sólo estabas siguiendo mis instrucciones, demostrando tus habilidades muy normalmente, ¿no? Sin embargo, me quedé perdida después de que pasara algo como eso, qué poco confiable de mi parte. Por eso, no necesitas disculparte. Porque no es tu culpa… ¿Cierto?”

–Mostró una sonrisa amable como siempre.

Bajo esa mirada calmada, Maina se quedó en silencio.

“Sin embargo…” Syamaya habló y bajó la mirada.

“Ese curry, fue muy impactante… El sabor era demasiado terrorífico. No estaba tan mal al principio, pero fue demasiado tarde para el momento en que me di cuenta. Nunca había tenido varios, incluso docenas de sabores extremadamente impactantes, nunca antes conocidos, atacando todas mis papilas gustativas al mismo tiempo–¡Sentía como si estuvieran asesinando mi sentido del gusto! Si lo hubiera tragado en lugar de escupirlo, esos agentes estimulantes seguramente hubieran aplastado mis órganos digestivos, quizás hasta morir del miedo. E-En verdad un arma terriblemente mortal…”

Probablemente debido a recordar el sabor de la comida, Syamaya se cubrió la boca y dijo “…Urgh.”

Maina escuchaba a Syamaya con una expresión sutil. Encima ella había cocinado con la intención de hacerlo “normalmente” por lo que ahora no tenía idea de cómo reaccionar.

Mientras Maina seguía congelada, perpleja, Syamaya le acarició la cabeza como diciendo “Ya, ya, buena chica.”

“De todas formas, gracias a todos por su cuidado, estoy bien. Siento mucho haber dudado de ti, Igarashi-san… El sufrimiento que experimenté servirá como advertencia para auto-protección. Por favor no dejes que esto te moleste.”

“Ch-Chamaya-chenpai…”

Conmovida por las gentiles palabras de Syamaya, Maina empezó a sollozar d enuvo.

Syamaya-senpai es una gran persona… Gracias a ella, el incidente pudo resolverse en paz.

“Por cierto, ¿qué pasó con el almuerzo de ustedes? No pudieron haber comido ese ‘curry asesino’, ¿cierto? Si por mi culpa ustedes–”

“No, no se preocupe por eso.”

Señalando su propia máscara de gas, Renko habló con orgullo:

“¡Como puede ver, estoy usando una máscara de gas, así que puedo comer lo que sea! Ya que estaba el curry que hizo mi equipo y el bife que usted me dio especialmente como regalo, los cuales no pude disfrutar por que la máscara estorba… compartí mi curry con todos.”

“Ara, ¿en verdad? Eso es maravilloso. Ufufu.”

Escuchando el asunto del bife traído a colación, Syamaya sonrió con deleite.

“Bueno… Después de todo, ya habíamos cocinado el arroz. Desde el momento en que le asigné a Eiri el rol de la cocina, ya nos habíamos preparado para el peor de los casos al quedarnos sólo con arroz. Pero comparado con comer arroz solo, contar con el curry de Renko lo mejoró muchísimo.”

“La cocina de Michirou-kun es grandiosa.”

“Sí, sí, sí. Error mío, mis habilidades para la cocina apestan… Sólo esperen.”

Mirando a Kyousuke y Maina, Eiri refunfuñó.

Mirando esta escena con deleite, Syamaya entrecerró sus ojos esmeralda.

“Ustedes son muy interesantes. Aunque me gustaría seguir charlando de manera tan encantadora con ustedes aquí… Lamentablemente, ya no queda más tiempo. La escuela prisión abierta tiene un cronograma muy ajustado. A continuación sigue la Caminata en el Mar de Árboles. Perdón por mi sermón pero por favor traten de no llegar tarde. Luego de un ligero descanso, regresaré a mis responsabilidades. Se requieren todo tipo de preparativos… Sí, todo tipo. Ufufufufu.”

Aún usando el mismo tono de voz, Syamaya sonreía.

Desplazando su mirada discretamente de su rostro, Kyousuke se dio cuenta…

–Finalmente, lo descubrió.

Había un tacho de basura ubicado en las sombras debajo de un set de estantes de medicinas.

Pisoteado hasta la decoloración, rasgado en pedazos.

Un pañuelo rosado estaba tirado en ese tacho de basura.

“¡¿…?!”

Kyousuke se quedó atónito, perplejo. Todo su cuerpo se tensó instantáneamente.

Kyousuke inmediatamente revisó la expresión de Syamaya, sólo para verla inclinando la cabeza, confundida.

“¿…Tengo algo en el rostro?”

Sus cejas no se movieron en absoluto conforme ella preguntó.

Era como una asesina experimentada que sabía esconder un arma por completo hasta el instante previo a cometer un homicidio.

Usando una voz amable y una actitud calmada para disimular hábilmente el instinto asesino.

“Oh… ¡N-Nada! Nada de nada. Y-Ya que confirmamos que usted está bien, Syamaya-senpai, en-entonces… ¡Discúlpenos, será mejor que nos vayamos!”

“¿…Kyousuke? Qué pasa, se siente como si tu cara–”

“Eiri, Syamaya-senpai acaba de recordárnoslo, ¿cierto? El tiempo es ajustado. Okey, démonos prisa.”

PsyCome_V2_206 (converted)

Tan pronto como terminó, Kyousuke se dirigió a la puerta.

…Como queriendo escapar tan rápido como fuera posible, sin perder un segundo.

“Sí… Es verdad, pero…”

Eiri murmuró sorprendida y lo siguió.

“¡Syamaya-senpai, por favor cuídese! U-Umm… ¡Muchas gracias!” Maina hizo una reverencia con gratitud y luego corrió para alcanzarlos. “Nos vemos luego, ¿’key?” Renko los siguió de inmediato.

Syamaya lentamente saludó al grupo de Kyousuke quien se había ido rápidamente de la enfermería.

“Yo debería ser la que les agradezca. Gracias a todos por visitarme… Sigamos conversando en otra ocasión. Nos vemos luego. Ufufu.”

Hasta el final, sólo una animada sonrisa permaneció en el rostro de Syamaya.

Esta expresión, persistiendo sin el más ligero cambio desde hace un rato, era casi como una máscara.

× × ×

“¿Estás seguro de que no estás imaginando cosas?”

Kyousuke, Renko, Eiri y Maina estaban en un pasillo desierto, suficientemente lejos.

Luego de escuchar la explicación de Kyousuke, Eiri preguntó, alarmada.

“Sí…” Kyousuke asintió con la cabeza y dijo otra vez:

“Sin dudas. El pañuelo de Maina definitivamente estaba tirado en el tacho. El pañuelo rosado que Maina le dio a Syamaya-senpai durante la sesión de cocina al aire libre… Estaba totalmente desgarrado–”

“¡Mentiroso!”

Instantáneamente, Maina gritó.

Su pequeña voz estaba temblando, murmurando débilmente:

“Algo así, no puede ser… Syamaya-senpai claramente me sonrió muy cálidamente y me perdonó, confortándome con palabras tan amables… ¡Estás mintiendo, estás mintiendo, definitivamente estás mintiendo! ¡No voy a aceptarlo! Debes haber visto mal, Kyousuke-kun–”

“Yo también lo vi.”

“¿…Eh?”

Enormemente sorprendida, Maina giró hacia Renko.

Cubierta por la máscara de gas, su rostro estaba mirando a Maina sin ninguna expresión visible.

“Destruida como un trapo, la tela rosa estaba tirada en el tacho. Aunque no estoy segura si es el mismo que le diste a ella… Al menos, definitivamente lo vi.”

“C-Cómo puede ser… M-Mentirosa… Mentirosa…”

Mirando a Maina deprimirse, Eiri le acarició la espalda.

“Bueno, sea verdad o no… Será mejor toma precauciones de todas maneras sólo por si acaso.”

“…Sí. Terrible, ese pañuelo claramente era el de Maina. No puedo creer que Syamaya-senpai lo tiró de esa manera, en serio–”

“Sí, es fácilmente evidente que ella guarda emociones peligrosas hacia Maina. No habría problemas si libera esas emociones con el pañuelo y listo, pero si sigue frustrada, ella… podría terminar preparando una trampa para Maina. ¿La próxima vez, podría ser Maina o nosotros los que seamos desgarrados en pedazos, quizás?”

“““……”””

Un pesado silencio descendió. Renko sacó un folleto rojo.

Era la guía de la escuela prisión abierta. Renko pasó a las páginas de los itinerarios de hoy y mañana, abriendo el folleto para que Kyousuke y el resto pudieran ver, y luego miraron el itinerario.

“A continuación está programada la ‘Caminata en el Mar de Árboles’, huh. Siguiendo a un miembro del staff o del Comité Disciplinario quienes actuarán como guías, cada equipo realizará una caminata sin prisas a través del Mar de Árboles… Tengo un mal presentimiento de peligro sobre quién será nuestro guía. En la sección memorándum dice ‘Siéntete libre de cometer suicidio si eso es lo que quieres’. Dentro del Mar de Árboles, deshacerse de un cadáver es bastante conveniente. Si ella quiere preparar una trampa, este es el lugar más probable, ¿cierto? O quizás–”

El pálido dedo de Renko se deslizó por encima de los eventos del itinerario.

Viendo los próximos eventos agendados, parecía que podrían predecir los movimientos de Syamaya.

Por la manera en que ella habló con fluidez, Kyousuke una vez más fue golpeado por el hecho de que Renko era una asesina.

No una homicida convicta sino una asesina–Una profesional en asesinar.

“¿Será la Prueba de Coraje del Ataque al Corazón de esta noche? Mientras los profesores y los demás miembros del Comité Disciplinario estén presentes, es difícil imaginarla lo suficientemente atrevida como para tomar acción, así que… Creo que probablemente tendrá los ojos puestos en este evento cuando los grupos se dividan para actuar independientemente. Si yo fuera ella, eso es lo que haría. –Eiri, ¿tú que piensas?”

“…Bueno.” Eiri descansó su mentón en su mano mientras Renko le pasó la discusión a ella.

A pesar de la inhabilidad para dar el golpe final, como Renko, Eiri era igualmente habilidosa para matar gente. Luego de pensarlo profundamente por un momento, asintió. Usando una uña pintada de rojo brillante, señaló la Prueba de Coraje del Ataque al Corazón.

“…Si yo tuviera que hacerlo, elegiría un horario nocturno. Para asesinar, el planeamiento es lo más importante. No falta mucho tiempo para la Caminata en el mar de Árboles y encima, esa chica definitivamente no está completamente sana. Además si ella no es la guía, entonces es más imposible… Por el contrario, hay tiempo suficiente para planear hasta el evento de la Prueba de Coraje sumado a que la gente se movilizará en pares. Aunque el escenario parece estar en el Hogar del Limbo, todo el área estará a oscuras una vez que las luces se apaguen. Si ella sabe dónde están todas las personas escondidas encargadas de asustar, no es imposible moverse de manera completamente escurridiza sin que nadie lo note.”

“Sí, tampoco parecen haber muchas oportunidades en el tercer día. Ser excesivamente cautelosos también terminaría originando aperturas para aprovecharse, entonces de todas maneras, sólo estos dos, ¿cierto? Foosh.”

“De alguna forma… Ustedes dos parecen muy aterradoras.”

Al escuchar hablar sobre un tema como “asesinar” tan seriamente, Kyousuke era completamente incapaz de seguirles el ritmo al ser una persona común. En ese momento, Kyousuke pudo sentir una distancia abismal entre él y estas chicas. Durante estos inusuales días que se divirtieron juntos, se había olvidado descuidadamente de esto dejándolo en una esquina de su memoria–

Ciertamente, existía una decisiva diferencia entre Kyousuke y el resto.

Un vasto abismo que sólo podía llenarse apilando cuerpos y rellenar los huecos con sangre.

“Foosh. ¿Qué sucede, Kyousuke? Dejando de lado la posibilidad de ser enemigos, somos amigos. Ojo por ojo, diente por diente–¡Así es como operan los asesinos! No quiero que Maina o tú sean robados como presas por una novata que no ha matado más de dos dígitos de personas, ¿okey? Sólo relájate.”

“…Eso es lo que te hace aterradora.”

Kyousuke podía imaginarlo sucediendo de verdad, una feroz sonrisa que Renko estaba haciendo detrás de la máscara de gas.

“No te preocupes.” Eiri sacudió su cabello negando mientras Kyousuke tenía el cuerpo tenso involuntariamente.

“No la dejaré hacerlo… No dejaré que los mate a ti o a Maina.”

“Eiri…”

“Foosh. ¿Aun cuando planeo matar a Eiri también? …Oh bueno, como sea. En todo caso, ninguno de nosotros quiere ser asesinado por ‘Murderer Princess’ Syamaya. Va para todos nosotros así que cooperemos. A pesar de no llegar a mi nivel, ella también parece bastante acostumbrada a asesinar. A pesar de no llegar al nivel de Eiri, ella debería ser bastante hábil para usar armas mortales. Con el fin de permanecer en calma aunque nos tome por sorpresa, deberíamos empezar a mantenernos extra alerta de aquí en más, ¿okey?”

Paseando su vista por todos, Renko advirtió. Kyousuke y Eiri asintieron.

Los labios de Maina estaban fruncidos con fuerza mientras apretaba sus puños.

“…Sí. Entiendo. Estoy muy agradecida. Lo siento mucho… Es mi culpa que todo haya terminado así, umm…”

“No, no es tu culpa, Maina.”

Kyousuke frotó bruscamente la cabeza de Maina y sonrió.

“Lo que Syamaya-senpai dijo es cierto. Ella misma se provocó eso, básicamente. Aun cuando terminó sufriendo así–”

“Kyousuke está aprovechándose de la situación para tocar chicas otra vez. ¿Estás acumulando mucho estrés?”

Renko puso su mano en el hombro de Kyousuke, suspirando “shuko…”

Alguien le golpeó la parte trasera de su cabeza.

“Tú eres la que se está aprovechando de la situación. ¿Podrías dejar de frotarte en la gente?”

“…Ven y únete, Eiri.”

“¡¿Kyah?! ¡¿Q-Qué estás haciendo?!”

Al recibir toques en las costillas con un dedo, Eiri retorció su cuerpo y pegó un salto.

Luego “Oh cielos, oh cielos, eres muy sensible ahí, Eiri. ¿Entonces qué tal aquí? Déjame probar, déjame probar~ Foosh.” Renko habló entretenida y siguió dándole toques.

Al ver a las dos chicas jugueteando en este angosto pasillo, el rostro de Maina se relajó.

“…Me rindo con estas dos. Pero no te preocupes, Maina. Sin importar lo que pase, ellas son bastante confiables… Además, me tienes a tu lado, Maina. Así que anímate–¿Okey?”

“Ah… ¡S-Sí! Tienes razón… Te tengo a ti y a los demás de mi lado, Kyousuke-kun. ¡Tengo que animarme! Entonces esta vez, tengo que…”

–Convertirme en la fuerza de todos. Totalmente motivada, tomó su decisión.

En sus ojos dorados, podía verse una determinación fuerte y austera.

× × ×

“U-Umm… ¿Estamos dando vueltas en círculos una y otra vez? Espero que sólo sea mi imaginación. Este camino parece muy familiar… Auau.”

Maina miraba alrededor preocupada, sonando como si estuviera a punto de llorar.

La hora actual era las 15:12. Kyousuke y su equipo estaban caminando en el mar de árboles.

“No, te estás equivocando… Probablemente. T-Tienes que estar equivocada… ¿Cierto?”

Caminando junto a Maina, Kyousuke también empezó a mirar alrededor bajo la influencia de Maina.

El follaje de los árboles rodeaba los 360 grados, ocultando todo. Debido a las gruesas multicapas del follaje, el cielo no era visible. Los alrededores estaban muy oscuros y no se sentía como si fuera de día en absoluto.

El paseo por el mar de árboles había empezado hace casi una hora, pero no se registró ningún cambio en el escenario.

Kyousuke y Maina empezaron sentirse incómodos. Siguiéndolos por detrás, Eiri parecía totalmente aburrida.

“…Es su imaginación. El follaje se ha vuelto más denso, ¿saben? Debemos haber entrado a un sitio bastante profundo.”

Afirmando eso, bostezó.

Aunque claramente tenían que estar alerta por Syamaya, no había tensión en absoluto.

Esto era natural ya que la miembro del Comité Disciplinario que estaba haciendo de su guía era–

“……”

Caminando en silencio, una chica de lentes con trenzas. No Syamaya.

Antes de partir, habían confirmado que Syamaya era la responsable del Equipo 1 de la Clase B.

La posibilidad de llevar a cabo algún plan durante la caminata en el mar de árboles esencialmente se había desvanecido desde ese instante.

Ella no podía abandonar a su equipo asignado. Además para empezar, no pensaban que ella podría encontrar al equipo de Kyousuke en este oscuro mar de árboles.

Aun si se encontraban entre sí al principio o al final, ellos estarían acompañados por otros miembros del Comité Disciplinario, por lo que no habría oportunidades de hacer algún movimientos…

“Dicho eso… ¿Por qué esa persona está caminando sin vacilar en absoluto?”

Sintiendo duda, Kyousuke miró la espalda de la miembro del Comité Disciplinario guiando el camino.

“……”

Ella seguía avanzando con calma, lucía del tipo de chica que leía en silencio un libro en el rincón de un salón de clases.

A pesar de no contar con un mapa en su mano, su paso era firme todo el tiempo.

¿Exactamente cómo estaba navegando esta caminata en el mar de árboles?

“¿…Será por eso?”

Eiri estaba señalando algún lugar en frente de la miembro guía del Comité de Disciplina.

En el suelo cubierto de raíces de árboles expuestas y hojas caídas, había una serpiente.

De color amarillo, indicio de ser venenosa, la serpiente estaba cubierta de patrones geométricos. Muy probablemente una de las “mascotas” de Busujima.

Sirviendo como la guía de la miembro del Comité de Disciplina, la serpiente estaba arrastrándose lentamente.

“Oh, ya veo… Es la serpiente de Busujima la que está guiando el camino. Eso es bastante asombroso para una serpiente. No, ¿supongo que Busujima-sensei es el asombroso…? Como sea, es asombroso.”

“¡El Sr. Serpiente y Busujima-sensei son asombrosos! Ahora no tenemos que preocuparnos–¿Verdad?”

“…Sí. Supongo que involucrarse con ese profesor por un rato debería estar bien, ¿no? Al menos nos tenemos que preocuparnos por perdernos y morir en el bosque.”

“Gr-Gracias a dios…” Escuchando a Eiri, Maina se alivió.

Kyousuke también se frotó el pecho y enderezó su postura.

Una vez que el miedo de ‘perderme aquí significa quedarme aquí por el resto de mi vida’ se desvaneció, no había nada más que temer en caminar en el bosque. Aun cuando la miembro del Comité Disciplinario guiando el camino estaba caminando a paso ligero, no era como si fuese difícil seguirle el ritmo. Y tampoco les causó ninguna molestia al equipo de Kyousuke.

“…”

Apenas separada por una distancia de dos metros, la miembros del Comité Disciplinario caminaba sola sin decir una palabra.

En cualquier caso, había una ligera sensación aterrante ciertamente, por eso Kyousuke comentó:

“Oh, cielos. El mar de árboles es totalmente verde. ¿Acaso el aire no es grandioso también, Senpai?”

“…Ya veo.”

Trató de hacer conversación animadamente con la superior, pero su respuesta fue muy fría.

Kyousuke no se rindió y siguió tratando de comunicarse.

“Dado este refrescante y encantador ambiente, en verdad me gustaría vivir en este mar de árboles para siempre.”

“…Ya veo.”

–Sí mi trasero. Lanza alguna clase de réplica. ¿Es este uno de esos show televisivos largos que pasan por la tarde?

Aunque la temperatura del aire estaba bastante fría, la actitud de la superior era todavía más fría.

“U-Umm… ¿Cuál es su nombre, Senpai? Pensando en eso, no me he presentado. ¡Por cierto, soy Kamiya Kyousuke! Quince años.”

“…Ya veo.”

“Uh, claro.”

–Al final, el nombre de Kyousuke fue Kamiya Kyousuke, sin dudas, y su edad definitivamente era quince años.

Una conversación no pudo iniciarse con éxito. Mientras Kyousuke se estaba sintiendo deprimido por esto, la filosa lengua de Eiri atacó:

“Seduciendo a una estudiante mayor… Enemigo público de las mujeres.”

“¿Huh? No la estaba seduciendo. Es una simple charla.”

“……Entonces estás diciendo que soy mercancía no deseada que no vale la pena seducir… ¿Es eso?”

“¡¿Mercancía no deseada?! N-No quise decir eso en absoluto…”

“…”

La chica que seguía diciendo “Ya veo” giró la cabeza para mirar a Kyousuke.

Por alguna razón, la conversación pudo continuar esta vez…

Enfrentando esos redondos lentes, atravesado por esa espinosa mirada, Kyousuke no pudo evitar mostrar una mirada vacilante.

“No, umm… Aunque no hay nada llamativo en la forma que se viste, pienso que su rostro está muy bien proporcionado. ¡Usted es definitivamente hermosa, Senpai! Por eso, lo de que ‘no vale la pena seducir’ no es–”

“…Ya veo.”

–Qué mal. Interactuar normalmente con esta estudiante de último año era imposible.

Apodándola Morita (3), Kyousuke se sentía totalmente exhausto para lidiar con esta miembro del Comité Disciplinario quien seguía caminando hacia delante sin inmutarse. Por el otro lado, Eiri chasqueó la lengua.

“…Entonces sí quieres seducirla después de todo. Incurable.”

“Auau. N-No te preocupes, Eiri-chan…”

“Yo soy el que necesita consuelo, ¿no? No soy incurable, ¿okey? Sheesh…”

Suspirando desde el fondo de su corazón, Kyousuke reajustó su humor y caminó otra vez.

Por un rato, avanzaron a través del mar de árboles en silencio. Con el diálogo interrumpido, quedaron envueltos de un silencio sorprendente. Nada podía escucharse además de los pasos.

Avanzando incesantemente a través de este escenario invariable de árboles por quién sabe cuánto tiempo–

“…Se acabó el tiempo.”

Morita de repente se detuvo y dijo algo distinto de “Ya veo.”

Ella miró su reloj.

Kyousuke también revisó a hora para confirmarla.

16:30–De acuerdo al cronograma, esta era la hora en que la Caminata en el Mar de Árboles terminaría para que el siguiente evento, la Competencia de Atrapar Pirañas, pudiera empezar. Pero extrañamente…

¿–Qué pasó con la transición del tiempo?

Kyousuke no recordaba que alguien haya dicho dónde se iba a llevar a cabo la Competencia de Atrapar Pirañas, pero mirando alrededor, no había ríos ni lagos. Ni indicios de otros estudiantes o miembros del Comité Disciplinario.

Revisando el informe en el cronograma, ciertamente ya estaban llegando tarde al evento.

Morita volteó, de pie ligeramente lejos de ellos, subiendo la montura de sus lentes mientras Kyousuke y el resto miraban perplejos.

A sus pies, la serpiente estaba alzando su fina cabeza.

“¿Se acabó el tiempo…? No puede ser, Senpai, ¿está perdida…?”

“…Ya veo.”

“¡¿…?! A qué diablos se refiere con ‘Ya veo’, usted–”

“Es natural que estén confundidos.”

Interrumpiendo el brusco estallido de Eiri, Morita se acercó.

La serpiente de Busujima también se acercó con ella.

“¿…Confundidos?”

Eiri frunció el ceño. Morita ignoró su pregunta.

Pasando frente al grupo de Kyousuke, Morita se detuvo tres metros detrás de ellos y entonces volvió a girar. Habiendo intercambiado sus posiciones, ella lentamente se sacó sus lentes.

Plegando con cuidado los lentes y metiéndolos en su caja, los guardó en el bolsillo de su falda.

Kyousuke y el resto pudieron ver una intensa luz en sus vacíos ojos.

Entonces Morita hablo.

En una voz completamente imponente, fría y sin emociones, anunció:

“…Se acabó el tiempo. En este momento son las 16:30 y la ‘Escuela Prisión Abierta’ de la Escuela Purgatorium de Rehabilitación’ formalmente termina como estaba planeado. Se termina aquí. Antes del atardecer de mañana, por favor regresen por sus propios medios. En caso de accidentes o si intentan escapar y fallan–Lo que los espera es un duro castigo. Por favor presten atención. Bueno entonces, estudiantes de primer año… Por favor tengan cuidado en el regreso a casa.”

¿–Regreso a casa? ¿Esta es la escuela prisión abierta, no?”

“““¿…?”””

Habiendo terminado, Morita de repente volteó y salió corriendo.

La serpiente amarilla también se fue tras ella, deslizándose por el suelo.

“¡…Tsk! ¡Espere un momento!”

Eiri de repente cambió de su postura derecha, impulsándose poderosamente.

Su cola de caballo se levantaba mientras ella corría hacia delante como volando.

A pesar de la excelente técnica para correr de Morita, Eiri seguía teniendo la ventaja. Pronto la alcanzó. Justo cuando estaba a punto de atrapar a Morita…

“…”

Morita sacó un objeto negro que cabía en la palma de una mano y se lo lanzó a Eiri.

Instantáneamente, Eiri hizo una parada de emergencia y se cubrió las orejas.

“¡¿Una granada aturdidora?! Debí haberlo sabido–”

–Instantáneamente, hubo un destello brillante seguido de un fuerte ruido.

No fue tan intenso para Kyousuke y Maina, pero Eiri no fue tan afortunada, habiendo recibido el impacto de tan cerca. Cayó de rodillas.

Pronto, la figura corriendo de Morita se perdió en la distancia.

“Arghh, no puede ser… ¡Una mierda total! Bien jugado, chica fea…”

Para el momento en que Eiri se levantó de nuevo, Morita ya había desaparecido en el bosque.

“¡¡Eiri-chan!!”

“O-Oye… ¡¿Estás bien?!”

“…Estoy bien. No es letal. Pero me descuidé… Esa miembro del Comité Disciplinario llevaba un arma peligrosa. Originalmente la quería interrogar luego de capturarla… Qué estúpida de mí.”

Eiri estaba apretando los dientes por el disgusto cuando Kyousuke y Maina corrieron hacia ella.

“Auau.” Maina revisaba los alrededores en pánico.

“Q-Qué hacemos… Entonces la escuela prisión abierta terminó así nada más.”

“Encima, ¿ella dijo ‘como estaba planeado’? Pero el itinerario nunca lo mencionó…”

Kyousuke soltó su mochila y sacó la guía para hojearla.

Sin importar cuántas veces revisara, decía que la escuela prisión abierta duraba tres días y dos noches.

Día 1 Infierno, Día 2 Purgatorio seguido del Día 3 Cielo.

Como todavía estábamos en el segundo día, deberían haber más eventos programados.

Pero ignorar completamente estos arreglos previos, qué demonios…

“¿Podría ser una sorpresa?”

Eiri le quitó la guía de la mano de Kyousuke y respondió.

“¿……Una sorpresa?”

“Así es. Aunque no me hace feliz en absoluto… Mira aquí. Hay una nota adicional.”

Eiri les mostró el folleto a Kyousuke y Maina, señalando afuera del borde del cronograma del tercer día.

Escrito en letras pequeñas:

※Planeado simplemente significa planeado, nada más. Sujeto a cambios sin previo aviso.

“…Esa chica dijo ‘como estaba planeado’, ¿cierto?”

“El cronograma planeado fue alterado como estaba planeado, ¿cierto? ¿Podrá ser que ellos nunca intentaron seguir el itinerario desde el principio?”

Eiri se encogió de hombros y miró el itinerario.

“Infierno, purgatorio y después el cielo. Pero más que la llegada del cielo como se esperaba, es la continuación del purgatorio… Puedo sentir la maldad de quien lo organizó. Además pueden ver que todos los eventos que siguen no van en serio en absoluto. La Gran Fiesta del Baño Mixto, Pelea de Almohadas con Artes Marciales Oscuras, SUMMER PANIC @ Limbo, Fiesta de Traje de Baño y Dulces… A menos que no tuvieran intención de seguir todo esto en primer lugar, la ridiculez de estos eventos es totalmente anormal.”

“¿Ridiculez? Acaso no son super divertidos…”

Baño mixto, pelea de almohadas, festival de verano, dulces, trajes de baño… etc. Conceptos atractivos uno tras otro. Si de verdad se llevaran a cabo, sería sin lugar a dudas, el cielo.

“…Sí. Para ti, seguramente sea el cielo… Especialmente el primero y el último.”

Eiri cerró el folleto violentamente y se dirigió a Kyousuke como si estuviera a punto de apuñalarlo.

“Pienso que esto también era parte de las intenciones de la escuela. Darle a la gente algo que esperar con ansias, y luego un empujón sorpresa hacia el abismo de la desesperanza–No muy distinto de un asalto repentino. Ocultando armas mortales y atacando sin advertencia, repetidamente. Podríamos habernos preparado mentalmente de haber sabido sus intenciones desde el principio, pero… Todos serán tomados por sorpresa si de repente les dicen ‘regresen por sus propios medios’. Probablemente ese es su objetivo.”

“Y-Ya veo…”

Dado que se trataba de la Escuela Purgatorium de Rehabilitación, esta posibilidad no era inverosímil en absoluto.

Haciendo memoria, la limpieza de la habitación que había levantado sospechas en Kyousuke también se llevó a cabo con estás condiciones predeterminadas en mente.

La segunda noche del viaje de tres días y dos noches era un campamento de supervivencia al aire libre de noche.

“Awawa. ¿Q-Q-Q-Q-Q-Qué deberíamos hacer…? ¡Aunque nos dejen volver desde aquí, no conocemos el camino! Encima, fue larga la caminata desde la escuela hasta el Hogar del Limbo… ¿Podremos volver? Auau.”

Maina miraba a su alrededor con desconfianza, en pánico. La mayoría de los estudiantes probablemente estaban arrinconados en la misma situación en este momento. Abandonados en este mar de árboles sin ninguna advertencia. Esta clase de ansiedad e inquietud debe ir mucho más allá de lo que la gente común podría resistir.

Aun así, alguien seguía actuando con calma–

“…*Bostezo*. Si el tiempo límite es el atardecer de mañana, tenemos bastante tiempo, ¿no? Si nos apuramos sin pasar la noche en la naturaleza, hasta podríamos llegar esta noche. Aunque lo tomemos con calma, hay mucho tiempo.”

Mostrando ojos somnolientos como siempre, Eiri empezó a buscar en su mochila.

“Una barra de chocolate, una botella de agua de 500ml… Dos tercios, ¿huh? Tendremos que encontrar agua si se nos acaba. Qué fastidio. Volvamos entonces.”

Luego de comprobar las raciones que fueron repartidas como “snacks” antes de la caminata y el agua restante en la botella, Eiri empezó a caminar. Muy sorprendido, Kyousuke rápidamente le habló.

“¡Oye, Eiri! Aunque nos digas que volvamos, qué hay de la ruta–”

“…Conozco el camino.”

Eiri se dio vuelta. Kyousuke pudo ver un pequeño cuchillo en su mano, con una hoja de unos 15cm de largo.

Volteando la empuñadura decorada de su arma oculta, Eiri cerró un ojo.

“Esto es para marcar la corteza de los árboles. En una situación desorientada como esta, es mejor estar preparados… ¿Cierto?”

¿–No es algo básico? Eiri balanceó su cabello y empezó a caminar otra vez.

El cuchillo ya se había desvanecido de su mano. Aparentemente, también había escondido con astucia armas peligrosas además de sus uñas. Kyousuke no sabía si decir que no podía esperarse menos de ella u otra cosa…

Intercambiando miradas, Kyousuke y Maina siguieron a la confiable asesina que tenían como compañera de clases.

 

NOTAS DEL TRADUCTOR:

(1) El Mar de Árboles y la mención al suicidio hacen referencia Aokigahara.

(2) Syamaya confundió “clóset” con “close”, que en Inglés significa varias cosas como cerca, casi, íntimo, y pesado pero de sofocante, no de peso. Casualmente Eiri luego hace un comentario sobre el peso.

(3) Referencia a Morita-san wa Mukuchi.

 

Traductor al Inglés: ServingCatsandDogs (Baka-Tsuki)
Traductor al Español: nahucirujano
Corrección: Sin corrección.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: