Capítulo 2.5

Página Anterior     *     Página Siguiente

Raishin no pudo comprender la naturaleza de esa cosa voladora que se dirigió a él.

El aire se estaba distorsionando y ondulando. Si tuviera que ponerlo en palabras, era como una cuchilla sin forma tangible. La cuchilla invisible tenía múltiples capas apiladas una sobre la otra, y arremolinándose, ¡destruyó el pavimento mientras se dirigía directo a él!

La “cosa” invisible estaba destrozando la gravilla y la tierra, en un metro de diámetro. Si eso lo atrapara, hubiera terminado como carne picada.

Raishin ya estaba moviendo su cuerpo. Brincando como un saltamontes.

Impulsando todo su cuerpo, saltó un poco más lejos para compensar un margen de error en su percepción, pero el campo de efecto de las artes mágicas era más grande de lo que parecía.

Una luz le tocó el brazo izquierdo, y la manga de su uniforme se rasgó.

Fue una sensación leve. No había dolor. Aun así, incapaz de usar el brazo izquierdo, cayó sobre su lado derecho. Volteando, adoptó una pose defensiva.

Sabía obra de quién era esto. Últimamente había visto este arte mágico de cerca. ¿Acaso finalmente estaba dejando a un lado su fachada lenta y estaba revelando su verdadero ser? Si era así, entonces él estaba en problemas. No estaba seguro de si podría aguantar más tiempo antes de que Yaya viniera…

“¡No! ¡Rabi, detente!”

El instinto asesino del atacante hacia Raishin era… probablemente no existente.

Frey estaba sosteniendo a Rabi, lo sostenía con todas sus fuerzas.

Energía mágica se estaba filtrando de cada esquina de su cuerpo. Sin embargo, no parecía como si lo estuviera haciendo voluntariamente. En un estado de pánico, Frey se aferraba con fuerza de su cuello.

Algo obviamente andaba mal con Rabi.

Lo primero era que sus ojos lucían diferentes. Normalmente eran redondos y lindos, ahora tenían la ferocidad de un animal salvaje. Mostraba los colmillos, y la saliva se derramaba de sus mandíbulas. Estaba mirando a Raishin como una bestia salvaje que había percibido el olor de la sangre.

¿Estaba pasando por alguna clase de problema? ¿Sus partes mecánicas estaban funcionando mal?

“¡Oye, muévete!”

Él forzosamente quitó a Frey del camino, quien todavía estaba mirando por el hombro. Rabi saltó hacia Raishin directo a su garganta, pero Raishin se dejó caer de espalda y atrapó a Rabi, plantando su pie en el abdomen del perro por efecto añadido.

Agachándose, alcanzó el arnés en su cintura. Sacando un contenedor cilíndrico, con una mano le quitó el seguro. En el momento que Rabi se recuperó, y giró su hocico en la dirección de Raishin, éste le lanzó el objeto.

Hubo un fuerte estallido. Se liberó una fuerza explosiva, así como una luz brillante que bloqueó todo campo de visión.

Con la cabeza dándole vueltas, Frey cayó al piso. Rabi dio dos, tres pasos atrás antes de caer también.

Alejando el humo, Raishin se puso de pie.

Levantó a Frey, bofeteándola suavemente en las mejillas.

“Oye, despiértate. ¿Estás bien?”

“Uu… ¿Uu?”

Su visión lentamente volvía a enfocarse. Tan pronto como se recuperó, Frey se paró de un salto.

“¡Rabi! ¡Rabi!”

“No re preocupes. Sólo fue una granada aturdidora, no fue nada letal.”

Frey levantó a Rabi. Luego de un instante, Rabi alzó la cabeza, con una mirada perdida en su rostro. Inclinando la cabeza ligeramente, empezó a olfatear con el hocico.

Era el mismo perro inútil de siempre- o mejor dicho, era Rabi.

Frey se aferró del cuello de Rabi, abrazándolo con fuerza.

Después de eso, como si hubiera recordado algo, miró a Raishin y le hizo una reverencia cortés.

“¡Perdoracias…!”

Parece que combinó perdón y gracias.

“No entiendo realmente qué acaba de pasar, pero parece que las cosas terminaron bien.”

“Sí, gracias… ¿Uu?”

“¿Qué sucede?”

“… Estás herido.”

Le estaba mirando el brazo izquierdo a Raishin.

La herida en su brazo izquierdo era mucho más profunda de lo que pensó. Había un profundo corte donde la piel se había abierto. Aun cuando sólo lo había raspado, la herida era bastante seria. Si el golpe hubiera sido directo, podría haber atravesado el hueso incluso.

Frey buscó detrás de su cintura, y abrió un bolsillo. Sacó un antiséptico y una venda, y con manos experimentadas le realizó primeros auxilios en su herida.

“Perdón por las molestias. Por cierto, ¿siempre llevas esas cosas contigo?”

“Sí, es porque… muy seguido… me lastimo.”

“Es porque eres demasiado torpe.”

“Torpe…”

Impactada, repitió “Torpe…” unas veces más.

“Entonces. Algo debió haber pasado. ¿Qué fue?”

Frey rápidamente se quedó en silencio, cabizbaja.

“¿No me estabas apuntando deliberadamente, no? ¿Por qué el arte mágico se activó?”

“Uu… Lo siento.”

Lágrimas se estaban formando lentamente en las esquinas de sus ojos.

“No llores. No estoy enojado contigo ni nada.”

“Lo estás.”

“No lo estoy.”

“Lo estás…”

“Dije que no. Sólo tengo curiosidad. Me pareció muy extraño.”

Frey se hundió en un silencio determinado. Raishin suspiró.

“Mira, voy a decirlo sinceramente. Podré ser un villano, pero no soy un demonio. No planeo retirarme, ni tampoco perder. Pero cuando se trata de un oído dispuesto a escuchar, al menos podrías intentar contármelo antes de descartar la idea.

Frey lucía perdida. Su mirada se movía de un lado al otro, viendo a Raishin.

Y decidió que no. Probablemente estaba titubeando.

“Las cosas ya han llegado a estas alturas, no te detengas ahora. Escúpelo. ¿Por qué intentas tanto asesinarme? ¿Qué estás escondiendo? Y además, ¿esto tiene algo que ver con el Emperador Espada-”

“Eliminémosla, Raishin.”

De repente, una voz diferente irrumpió.

Como se había enfocado tanto en la expresión de Frey, Raishin no había notado su llegada. Las sombras crecieron conforme Yaya se acercó.

Como algo que se hubiera desatado, las palabras de Yaya fluyeron sin fin.

“Al recurrir al uso de Machinart, esta persona es una asesina en nombre y actos. Por favor dale a Yaya la orden para derrotarla. Yaya se asegurará de que no quede nada de ella.”

“… Como si fuera a pedir tal cosa.”

“¡Sé más decisivo! ¡A este ritmo estarás en peligro de verdad! ¡Raishin va a-”

“No te preocupes por mí.”

“-perderse en esos bultos de grasa…!”

“Ah. Tus verdaderas intenciones se mostraron.”

“De todas maneras, todas las zorras deberían ser masacradas por-¡ah!”

En el momento que Yaya lo notó, Frey ya estaba aumentando la distancia entre ellos. Abrazando a Rabi del cuello, su pañuelo revoloteaba detrás de ella mientras escapaban. Si Frey era inesperadamente habilidosa, o Rabi era el habilidoso, ella no se cayó de su espalda mientras desaparecían de vista.

Hubo un silencio incómodo.

Un momento después, Yaya estaba sollozando convulsivamente.

Grandes lágrimas caían de su rostro al llorar. Su energía mágica entró en caos, sus lágrimas se cristalizaban instantáneamente, formando orbes de agua con densidad de acero.

“Oye, deja de llorar así. ¿Estás herida en alguna parte?”

“Raishin es muy cruel… dejar a un lado a Yaya para que los dos pudieran tener una reunión de amantes…”

“¿Estás ignorando obstinadamente la herida en mi brazo? Y hablando de eso, esta es la primera vez que escucho sobre una reunión secreta.”

Los sollozos continuaron. Yaya estaba considerablemente amargada. Con todo lo que pasó en los últimos días, y el incidente de anoche, estaba más inestable que nunca.

Intentar pelear en la primera batalla en este estado será problemático. Aunque no había ningún problema con él, Raishin trató de mejorar el humor de su compañera.

“Vamos, deja de amargarte. Un titiritero de tercera como yo tiene que depender de alguien como tú.”

El lloriqueo fue reemplazado por un silencio de tan mal agüero como nunca antes.

KSwK_02_077 (converted)

“… Entonces, ¿cómo vas a ayudar para que se mejore mi humor?”

Instantáneamente, los ojos de Yaya chispearon. Esto es malo- pensó Raishin, pero ya era demasiado tarde.

Yaya juntó sus manos, cerró los ojos y acercó su rostro.

… Esta posición. Podrá ser.

¿Que quiera un beso?

Sudor frío le cayó por la espalda. No estaban en un buen lugar. La gente ya se había empezado a reunir alrededor de ellos. Indudablemente, habían oído el jaleo de recién, y vinieron a ver qué sucedía. Encima, estaban justo en frente del dormitorio, por lo que era consciente de las incontables caras asomándose por las ventanas.

“Raishin… Rápido… <3”

Lo apuró con una voz dulce. Cómo demonios podría hacer eso en frente de otras personas, pensó instintivamente. Pero si la ignoraba ahora, habrá una desgracia más tarde. Era un futuro terrible.

El sudor fluía de sus poros. Estaba paralizado como un venado frente a las luces de un camión que se acercaba.

Abruptamente, sintió la presencia de alguien.

Alguien se estaba aproximando sin hacer ruido. Y de manera rápida. No era la velocidad de un humano normal. Para el momento en el que había terminado de pensar, la cosa ya estaba justo detrás de él.

Algo golpeó su espalda con un ruido sordo.

Si era la daga de un asesino, Raishin ciertamente hubiera muerto, pero,

“¡Raishin! ¡Ha pasado tiempo~!”

Algo lo estaba abrazando por la espalda con fuerza, algo suave y ligero, y esa cosa era el cuerpo de una chica.

Viendo la sonrisa inocente de la chica, Raishin y Yaya exclamaron al mismo tiempo.

“¡Komurasaki!”




Página Anterior     *     Página Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: