Período 3 – “Huracán Destructivo”

P. ¿Qué implica el trabajo forzado?

R. Dicho en palabras simples, tareas varias. Limpieza y mantenimiento de los edificios escolares, sacar la mala hierba del campo, podar plantas, sembrar en los campos, masajearles los hombros a los profesores… Depende de la situación y de quién está a cargo, con variaciones basadas en cómo esté de humor. Además, durante el trabajo forzoso, todo requiere de permiso explícito ya sea tomar agua, ir al baño, tomarse un pequeño descanso, etc… Cualquiera que actúe sin permiso será disciplinado instantáneamente, ¿sabes?

PsyCome_V1_107 (converted)

“V-Voy a morir… Moriré si esta mierda sigue.”

Después del primer período, tan pronto como Kurumiya salió del salón, Kyousuke colapsó sobre su escritorio.

Con un codo en su escritorio, y las piernas cruzadas, Eiri estaba bostezando de manera despreocupada.

Con el rostro sobre el escritorio, Kyousuke echó un vistazo al perfil de Eiri.

“Eiri, digo… En verdad te atreves a mostrar esa actitud en frente de esa demonio de profesora.”

“… No es gran cosa. A diferencia de ti o de Mohicano, no soy su objetivo.”

Eiri habló con indiferencia mientras barría su mirada hasta el escritorio a la derecha de Kyousuke.

Allí, había sangre fresca goteando del escritorio que había sido roto a la mitad.

Antes de que la clase comenzara, Mohicano ya se había ido.

Más temprano esta mañana, Mohicano le dijo a Kurumiya: “Te ves muy linda hoy, y tan bajita como siempre~ ¡Yahahaha!” Buscando la muerte, lo aplastó en menos de dos segundos. Gracias a él, el humor de Kurumiya en un instante empeoró.

Los que sufrieron las consecuencias fueron los demás estudiantes (principalmente Kyousuke).

“Eso es extremadamente raro… ¿Por qué soy el único al que le pide que cuente chistes durante la clase de Ética? No puedo creer que me dijo ‘Oye, Kyousuke. Estoy de mal humor. Hazme reír’. Es una locura total. Mierda total. Y sufrir disciplina si no es gracioso… ¿Qué clase de maldita ética es esa?”

“… Oh, qué bueno, ¿no? De todas maneras lograste hacerla reír.”

“¿Una burla cuenta? Esa clase de humor fue totalmente como una ejecución pública, sheehs…”

Mientras decía esto, Kyousuke instantáneamente recordó la atmósfera congelada en el salón, preocupándolo más y más.

La actuación de Kyousuke fue la imitación de ‘un servicio de Mochu Burger’. ‘Oh, una llamada entrante. Mochu Mochu’. (1)

–En verdad quiero morir… En medio del silencio incómodo, sólo Maina estalló de risa. “Mochu Mochu… puhuhu.”

Kyousuke logró sobrevivir gracias a la risa de Maina.

En ese momento, Kyousuke decidió que debía devolverle el favor a Maina.

(Además tengo que aclarar el malentendido. Será mejor que hable con ella pronto… ¿Eh? ¿Ara?)

Buscando el pañuelo en su bolsillo, Kyousuke giró hacia el asiento de Maina, pero no estaba.

Perplejo, Kyousuke miró alrededor. –La encontró. El pequeño cuerpito de Maina se estaba encogiendo del miedo detrás de la puerta del salón como tratando de salir del mismo discretamente sin que nadie lo notara.

Pero aparentemente, Kyousuke no fue el único que notó a Maina.

“… Ya la tomaron como objetivo a esa chica.”

Eiri susurró. Kyousuke frunció el ceño en silencio.

Tres chicos, apoyados contra la pared, charlando amistosamente–Shinji, Usami y Oonogi–estaban a punto de seguir a Maina, saliendo del salón de manera sospechosa y furtiva.

Shinji era el líder. El estrangulador que había matado a dos víctimas mujeres con sus propias manos, un necrófilo. Sus ojos estaban entrecerrados como una serpiente venenosa divisando a su presa mientras se relamía los labios secos, sonriendo.

“Ah… Discúlpame. Voy a salir por un rato.”

Vaciló sólo por un instante. Más veloz que sus palabras, el cuerpo de Kyousuke ya se había movido por sí solo.

Eiri alzó la vista hacia Kyousuke quien había pateado la silla al levantarse.

“… ¿Hmm? Qué inesperado. ¿Estás preparado para salir a rescatarla? ¿O sólo vas a hacer pis?”

“No seas tonta. Por supuesto que voy a rescatarla. ¿Cómo podría dejarla con los lobos?”

“… ¿Eh? Qué amable de tu parte, Kyousuke. –A pesar de ser un asesino en masa de doce personas.”

“C-Cállate… ¡Hay ocasiones en las que salvo a la gente, ¿okey?!”

Kyousuke se estremeció al casi decir algo que no debía. Eiri miró sus uñas mientras decía.

“”Entiendo como te sientes… Después de todo, si no ibas tú, hubiera ido yo.”

Como murmurándoselo a sí misma, susurró en voz baja. Kyousuke frunció el ceño perplejo.

“Si no iba… ¿Entonces qué?”

“… Nada de nada. Oye, ¿no vas a apurarte? Les perderás el rastro.”

“¡Oh, mierda! Volveré pronto. Trataré de no iniciar una pelea.”

“… ¿No iniciar una pelea? Oh bueno, como sea… Sólo trata de que no te maten.”

Eiri lo despidió ligeramente. Mientras lo veía irse, Kyousuke salió volando del salón.

Sin embargo, esa última oración fue un poco innecesaria, ya que las posibilidades que se presentaban eran tan aterrantes que Kyousuke no podía reírse en absoluto.

× × ×

“¡¿Heeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee?!”

Bajando las escaleras a toda velocidad, Kyousuke escuchó a Maina gritar en su crisis.

(¡¿Maina?! ¡Esos tipos sí que hicieron su movimiento rápido!)

Luego de bajar las escaleras, Kyousuke permaneció contra la pared para echar un vistazo a la situación primero.

Maina estaba rodeada frente al baño de las chicas. Shinji, y el chico raro y encorvado estaban rodeando a Maina mientras que el tipo de rastas bloqueaba el camino. Un total de tres.

“¡¿Q-Q-Q-Q-Q-Qué?! ¡Por favor no se me acerquen! ¡Si se acercan más, voy a hacer eso! Llamaré a la p-plicia… ¡llamaré a la policía!”

Confrontando a Maina quien estaba presionando su espalda contra la pared por el miedo, Shinji se congeló por un momento y luego se rió con ironía.

“Oya, oya. No hay necesidad de que te asustes, ¿sabes? No voy a lastimarte. Sólo quiero hablar. Por cierto, la ‘policía’ no va a venir.”

“Ooh… Pofavor non me imitees.”

Al ver a Maina con la cabeza gacha y con el rostro rojo, el tipo de rastas, Oonogi estalló de risa.

“Pffft. ¡Esta chica se muerde demasiado la lengua, eh! No tengas miedo, no planeamos esto y aquello. Sólo relájate. ¡Jajaja…! ¿Verdad, Shinji?”

“Así es, no hace falta decirlo. No vamos a hacer nada ahora mismo, Maina-san. Somos almas gemelas. Construyamos lentamente nuestra relación, atravesando el camino paso a paso, ¿qué tal?”

“J-Jeejee… Panties a rayas, panties a rayas… Azul pálido sobre un fondo blanco… J-Jeejeejee…”

Los chicos intercambiaron miradas y se rieron. Sus expresiones traicionaban sus verdaderas intenciones.

El encorvado y de baja estatura, Usami, se había arrodillado para ver debajo de su falda. Con los ojos cerrados con fuerza, Maina aparentemente no lo notó.

Panties diseñadas por la escuela. Así que no las había solamente negras, sino también variantes azules, huh…

(Oye… ¡Eso es totalmente irrelevante ahora! ¡Apresúrate y sálvala, Kamiya Kyousuke!)

Kyousuke reseteó su cara, respiró profundo, apretó los puños y se preparó. Metiendo las manos en los bolsillos, fingió naturalidad mientras caminaba.

“… Entonces, Maina-san. Por favor almuerza con nosotros hoy–”

“¿Ara? ¿No es Shinji? ¡Qué casualidad encontrarte aquí! O puedo creer que me cruce contigo en este lugar. ¿Qué hacías…?”

… ¿Eh? Mientras Kyousuke saludaba, de repente se congeló.

“¿–HUH?”

El rostro de Shinji, al girar hacia él, era absolutamente aterrador.

Con los ojos entrecerrados llenos de sangre sumado a los labios torcidos, Shinji lucía como si fuera a matar a alguien. Sin embargo, quizás porque se dio cuenta de que era Kyousuke, suavemente retornó a su sonrisa amistosa.

“Aja, ¿pero si es Kamiya-san? ¿Qué ráfaga de viento te trajo a este lugar?”

“Oh, nada… Nada, en serio. Es que los baños de arriba son un desastre~ J-Jajaja…”

Kyousuke se estremeció al ver el cambio instantáneo de Shinji y trató de calmar las cosas con una risa.

–Por un breve momento, pensó que lo iba a matar en serio.

El sudor frío se estaba deslizando por su espalda.

“Oh, ya veo. Los del primer piso están bastante vacíos excepto a la hora del almuerzo.”

“… Sí. Por cierto, ¿qué estás haciendo aquí?”

Kyousuke controló su cuerpo que casi temblaba y preguntó.

Naturalmente, Maina entró en su campo de visión, pero fingió no verla.

Oonogi chasqueó la lengua abiertamente.

“Tsk… No es tu maldito asunto, yo. ¡¿Tan engreído sólo porque mataste a doce?! Basta de tanta mierda y saca tu trasero de aquí, puta.”

“…”

Este tipo de rastas veía a Kyousuke claramente como un engendro, mirándolo por la hendidura de sus lentes de sol. Este tipo tenía algo, difícil de describir, similar a Mohicano.

Shinji dijo “déjalo”, tratando de convencer y detener a Oonogi quien parecía que iba a arremeter de inmediato y a sujetar a Kyousuke.

“Discúlpame, Kamiya-san. Todos somos asesinos incurables… que estamos celosos de ti por haber matado a doce víctimas y disfrutar de gran popularidad con los chicos y las chicas por igual. Fufu.”

“Oh… Ya veo. Perdón por hacerlos sentir mal.”

–Esta clase de celos, denme un respiro.

Kyousuke trato de buscar algo más para decir en cambio y se tragó sus verdaderos pensamientos, poniendo una sonrisa amistosa en su lugar.

“J-Jeejee… Curvas redondas, tan linda, muslos blancos tan lindos también… J-Jeejeejee…”

Sólo Usami estaba ignorando la presencia de Kyousuke por completo, seguía observando por debajo de la falda de Maina desde todo tipo de ángulos.

“:….. ¿Huh?”

En ese momento, Maina quien se estaba sujetando la cabeza, con timidez abrió los ojos.

Sus pupilas estaban temblando del miedo y la ansiedad, entonces vio a Kyousuke.

–Instantáneamente, sus ojos dorados empezaron a abrirse grandes progresivamente.

Con el fin de calmar a Maina y que no se asustara, Kyousuke hizo su mejor esfuerzo por hablar de manera animada.

“¡Buen día, Maina! ¿Supongo que esta es la segunda vez que hablamos? Ahora que lo pienso, Maina, dejaste caer tu pañuelo la otra vez–”

“¡¿Eeeeeeeeeeeeeeeeeek?! ¡¿K-K-K-K-Ka… Ka… Kamiya Kyouchuke?! ¡¿E-E-Eeee!? ¡¿Eeeeeeeeeeeeeeeek?!”

“… Ah, sí. Soy yo.”

Probablemente queriendo retroceder, Maina se golpeó la cabeza contra la pared.

Como la vez anterior, Maina apuntó con el dedo a Kyousuke, su rostro estaba repleto de terror y sorpresa.

“P-P-P-P-Por qué estás aquí… ¡¿Huh?! ¡Ya entedí! ¡¿Todos están aquí bajo las órdenes de Kyouchuke, cierto?! ¡¿Son todos tus sirvientes, cierto?! Por qué las cosas son así…”

Mordiéndose la lengua de manera excesiva, su discurso era muy difícil de seguir.

No obstante, cierta palabra se escuchó con claridad.

“¡¿Sirvientes?! ¿A quién estás llamando sirviente? ¡¿HEY?!”

Con las orejas paradas en reacción, Oonogi gritó furioso.

Gracias a eso, Maina se asustó más y más, gritando “¡¿Eeeek?!” Incluso sus ojos estaban comenzando a rotar.

Mientras Maina se cubría la cabeza con ambas manos y decía “awawawawa…”, tambaleándose de manera insegura, Kyousuke extendió su mano.

“¡Cálmate, Maina! No estoy confabulado con ellos, sólo es una coincidencia–”

“¡¿NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO?!”

Maina gritó, evitó el brazo extendido de Kyousuke, y haciendo uso de su baja estatura, pasó junto a Kyousuke, intentando escapar. Sin embargo…

“Oye… ¡Quieta ahí!”

Reaccionando instantáneamente, Oonogi sujetó a Maina del brazo.

–Entonces de inmediato…

“¡¡¿Oh, cielos?!!”

Tropezando, Maina se cayó con fuerza. –Instantáneamente…

“¡¿Woah?! ¡¿Wahhhhhhhhhhh?!”

El habitual movimiento de caída de Maina hizo que Oonogi, quien la estaba sujetando su brazo, fuera lanzado magníficamente.

Volando casi hasta la altura del techo, Oonogi voló por el aire, aterrizando en el pasillo a cinco metros de distancia. “¡¿Kyah?!” Crack. Un sonido inoportuno se escuchó cerca de su cuello.

“““…… ¿Huh?”””

No sólo Kyousuke por obvias razones, sino también Shinji y Usami se quedaron aturdidos.

¿Fue por casualidad? ¿Fue a propósito…? Era difícil de decir.

Usar el poder de la caída para lanzar a alguien–O mejor dicho, caer al piso en el momento preciso cuando alguien estaba a punto de lanzarla a ella, ya era un desastre total, fuera por accidente o intencional.

Caída en el pasillo, Maina alzó la vista y vio a Oonogi quien yacía en el suelo, boca arriba.

“… Ah… Ah… A-Ahhh…”

Mirando a Oonogi quien no hablaba ni se movía, Maina empezó a temblar, sus hombros le pesaban muchísimo.

“¡¿Ahhhhhhhhhhhhhhhhh?! Y-Yo… ¡¡¿Maté otra vez?!! ¡¿E-E-E-E-E-E-Estás bien?! Awawawa.”

Maina se tropezó y se levantó, apresurándose hasta Oonogi.

“Urghh…” Oonogi gimió con impotencia. Parece que aún no está totalmente muerto.

Oonogi alzó su cabeza adornada con rastas, encontrándose su mirada con la de Maina conforme ella se acercó.

El rostro de Maina resplandeció al instante.

“¡¿Oh?! ¡Gracias a dios! Sigues vivo–¡Oh, noooooooo!”

Inmediatamente, Maina tropezó de nuevo, cayendo con fuerza que rivalizaba con la caída anterior.

En ese momento, Maina accidentalmente extendió el codo.

“¡¿Guhu?!”

Por error golpeó a Oonogi en el estómago, resultando en un preciso codazo.

Alimentado por una posición ventajosa, el codazo pareció ser particularmente poderoso. Esta vez, Oonogi echó espuma por la boca, sus ojos se pusieron blancos y dejó de moverse.

“““……”””

–No espera. Eso debió ser intencional.

Por más que Kyousuke no pudiera evitar pensar eso, Maina estaba actuando bastante extraña. En un instante ella se levantó  y giró cerca de Oonogi de manera extremadamente torpe.

“¡¿Ahhhhhhhhhhhhhh?! ¡O-O-O-O-Oh no, ¿qué debería hacer?! Maté otra vez, maté otra vez… Awawawa. Umm, umm–¡¿Iyahhhhhhh?!”

“¡¿Oooph?!”

–Se cayó de nuevo. Después del codazo, esta vez, la rodilla de Maina golpeó la entrepierna de Oonogi.

Recuperando la consciencia de manera forzosa, Oonogi no pudo evitar quejarse del sufrimiento por el intenso dolor.

“¡¿Eeeeeeeeeek?! C-Cálmate… ¡Cálmate un poco, pobrecita de mí! Relájate, relájate, relájate… ¡No, eso no está bien! Oh no, oh no, a este ritmo, otra vez…”

En frente de Oonogi mareado, la ansiosa Maina entraba en más y más pánico.

Caída. Golpe con el codo. Caída. Golpe con la rodilla. Caída. Golpe cruzado–Una espectacular demostración de combo de movimientos. Encima, Maina no pretendía lastimar en absoluto.

Levantándose una y otra vez, cayéndose una y otra vez. El rostro de Maina era un mar de lágrimas. Todo lo visible era ansiedad, confusión, miedo–una expresión pánico total.

Mientras Kyousuke y Shinji permanecían allí shockeados, Usami entró en acción.

Reptando por el suelo, se acercó a Maina quien se había puesto de pie después de un total de ocho golpes devastadores contra un oponente caído.

Con los diez dedos moviéndose sin cesar, él se acercó de repente. “¡¿Eh?! ¡¿Qué está viniendo?!” Al notar a Usami aproximándose, Maina gritó y vociferó, desconcertada, entonces…

“Ah, umm… T-This… Umm… Ooh… Umm…”

“J-Jeejee… Arrancarle las panties, después arrancarle la ropa, después la piel… J-Jeejeejee…”

“¡P-Perdón por haber nacido!”

“¡¿Jeejeejee?!”

–Golpe. La cabeza que se agachó golpeó directo en el rostro a Usami.

Con sangre saliéndole sin control de la nariz, Usami colapsó con un sonido sordo. Los fragmentos blancos que volaron probablemente eran sus dientes incisivos.

Por el otro lado, Maina parecía ilesa luego de la colisión, agitando enérgicamente los brazos y piernas por el pánico.

Qué asombrosa resistencia. Por supuesto, cuanto más entraba en pánico, más…

“¡¿Iyahhhhhhhhh?!”

“¡¿Yarghhh?!”

Felicitaciones para Usami, él también se había convertido en comida de la torpeza.

“¡¿Iyah?!” “¡¿Gah?!” “¡¿Iyah?!” “¡¿Gagah?!” “¡¿Iyah?!” “¡¿Gaoshh?!”

En medio de los gritos alternados de Maina y Usami, Shinji preguntó:

“Oye, Kamiya-san… ¿Qué canción es esta?”

“¿Qué…? No me hagas esa clase de pregunta.”

Conforme Kyousuke y Shinji veían sorprendidos y asustados, Maina se puso de pie tambaleándose.

Mientras llovían golpes sobre el caído, la nariz de Usami probablemente había sido destrozada por completo. Maina, desde su cara hasta el pecho estaba manchada de sangre. De sus ojos abiertos de par en par, lágrimas caían sin parar.

“Oh no… Maté otra vez, maté otra vez… Ooh… *Sniff* Qué hago, qué hago, qué hago, qué hago… Umm, umm… Auau… Ah.”

PsyCome_V1_121 (converted)

En ese momento, la mirada perdida de Maina vio a Kyousuke y Shinji.

Sus ojos temblorosos lucían como si pertenecieran a un cachorrito abandonado.

Maina trató de alcanzarlos, como una persona ahogándose tratando de aferrarse a algo.

“¡¿Uwah?! ¡N-N o te acerques! ¡¿Uwahhhhhhhhhh?!”

–Shinji escapó.

El malvado asesino que tenía dos víctimas femeninas, corrió sin mirar atrás.

“…… Ah.”

Maina se congeló en un instante. Su cuerpo tembloroso se detuvo.

Sólo sus ojos extremadamente abiertos continuaban soltando lágrimas sin parar, titubeando.

“¿M-Maina…?”

“… Me meto en malentendidos muy fácilmente.”

Kyousuke estaba a punto de hablar cuando Maina dijo eso débilmente, en voz baja.

Sus lágrimas cruzaron su rostro, sonriendo con auto desprecio, y luego cayendo al suelo.

“Asesinos en todas partes a mi alrededor, tengo mucho miedo, quiero escapar, odio esto… Tan idiota. Claramente yo también soy una asesina, a la que temen, evitan, odian… Claramente se supone que deben despreciarme. Soy muy estúpida. Por mis errores del pasado, quién sabe cuando los cometeré otra vez…”

“… Oye… ¿Estás bien? De todas formas, primero cálmate–”

“¡¡No te me acerques!!”

Justo cuando Kyousuke quiso aproximarse, Maina gritó con violentamente.

Con los ojos cerrados, las manos aferrándose a su cabeza, agachó la cabeza como si se fuera a quebrar en cualquier momento.

“Por favor no te me acerques… No quiero lastimar a nadie más… No quiero perder a nadie. No quiero que nadie muera por mi torpeza… Lo siento… Siento mucho que alguien como yo viva en este mundo… *Sollozo… Sollozo… Sniff…*”

“…”

Sin palabras, Kyousuke se quedó plantado en su lugar. Maina siguió sollozando sin parar. En ese momento, sonó el timbre señalando el fin del receso.

× × ×

“… Oigan estúpidos, ¿están listos para un viaje al infierno?”

Varios minutos después, Kyousuke se encontraba en un aprieto, preguntándose qué le podría decir a Maina quien lucía como si no fuera a parar de llorar pronto, cuando escuchó una voz de lolita, que absolutamente era lo último que quería escuchar, resonando fuerte en el pasillo.

Con las manos cubriéndose el rostro, Maina de repente se sacudió.

“–Cinco veces. ¿Saben lo que significa este número? Es el número de veces que tuve que disciplinar a alguien durante el segundo día. Básicamente, todas para ese molesto Mohicano… Dándome trabajo extra. ¿Cuánto disgusto más me provocaran los estúpidos antes de que estén satisfechos? ¡¿HUH?!”

“¡Sensei, no! Umm–”

Justo cuando Kyousuke estaba a punto de voltear, un objeto carmesí pasó volando frente a su cara.

El objeto que Kurumiya había lanzado con una mano, trazó una parábola y cayó en frente de Maina, justo entre Oonogi y Usami.

Un chico cubierto de sangre desde la cabeza a los pies.

Un Shinji completamente irreconocible después de recibir disciplina.

“… ¿Hmm? Ah… ¡¿E-Eeeeeeeeeeek?!”

Alzando la vista y mirando el estado de Shinji, Maina retrocedió a toda velocidad.

Pegando su trasero al pasillo, instantáneamente pasó rápido frente a Kyousuke.

“–Oye, espera. ¿A dónde vas? No voy a dejarte escapar.”

“¡¿Eeeek?! ¡L-L-L-L-Lo siento!”

Justo cuando Maina iba a pasar corriendo frente a Kurumiya, ésta la atrapó del cuello y la levantó.

En la otra mano de Kurumiya había una tubería de acero ensangrentada.

“¡¿Eeeeeeek?! ¡Perdóneme! P-Perdóneme–¡Eeeeeeeeeeeeeeek!”

En total pánico, Maina sacudía sus delgados brazos y piernas, forcejeando desesperadamente.

Pero Kurumiya usó una voz y expresión asesina, preparó la tubería de acero y amenazó: “¡–Cállate! ¿Quieres que te **** por la ****** con esto?” Tras lo cual, Maina se quedó en silencio de inmediato, bajando la vista como un pez muerto.

Al decir **** y ****** con voz de lolita, Kurumiya-sensei en verdad era la peor.

“… Hmph. Dirígete a la sala de castigos y explícate con claridad, Igarashi. Esta conmoción parece causada por ti. Ya le saqué a golpes la historia básica a Saotome cuando lo atrapé en el pasillo. Oye…”

Kurumiya miró instantáneamente a Kyousuke.

“:.. ¿Por qué estás aquí, Kamiya? Lo sabía, ¿tú eres el verdadero culpable…? Tsk. Como sea. Vengan conmigo a la sala de castigos. Ya me subestimaste lo suficiente, idiota… Sólo presta atención y verás que como aprovecho esta oportunidad para disciplinarte muy bien. No vas a escapar esta vez, ¿sabes?”

“… Guh.”

Las objeciones de Kyousuke casi alcanzan sus cuerdas vocales pero fueron forzadas a regresar mientras apretaba los dientes.

–Si hablamos del verdadero culpable, era verdad en cierta forma, quizás.

Debido a la intervención de Kyousuke, la inestable Maina en un principio se puso aún más inestable, desatando esta serie de alborotos.

Recibir disciplina por provocar esto era inevitable.

Kyousuke presionó su nuca, o más bien, su estómago.

“… Entiendo. Pero, umm, como es mi primera vez… ¿Podría ser un poco gentil?”

“Sí, déjamelo a mí. Usaré juegos intensos y estimulantes para brindarte goce.”

“Uh.”

No tenía caso discutir con ella. Kurumiya caminó, llevando a Maina con una mano.

Lanzando casualmente la tubería de acero, la mano libre de Kurumiya fue a sujetar violentamente a Kyousuke del cabello.

“¡Por favor espere, Kurumiya-sensei!”

–Justo antes de que sujetara a Kyousuke.

Maina forzó su voz y exclamó. Kurumiya se detuvo.

“¡N-No tiene nada que ver con Kyousuke-kun! Él sólo pasaba por aquí de casualidad… Yo estaba en problemas, entonces… ¡Así que, esto no tiene nada que ver con Kyousuke-kun!”

La explicación de Maina no era muy coherente, pero estaba haciendo su mejor esfuerzo.

“… ¿Maina?”

Kyousuke no pudo evitar ver el rostro de Maina. Llevada del cuello, la boca de Maina era una línea horizontal, mientras miraba con firmeza a Kurumiya para expresar su opinión.

“… Ya veo. En otras palabras, ¿tú eres la causa de todo el asunto? En ese caso, tú eres la que le está causando problemas a Kamiya, así que necesitarás que te discipline más duro todavía… ¿Incluso así estás de acuerdo, Igarashi?”

“Ooh… ¡No hay problema! Determinación… ¡la tengo!”

“¿Hoh? ¿En serio…? Hmph. Muy bien, te concederé tu deseo de recibir mucho cariño.”

“Ummm… ¡¿Hey?! Aguarda, Maina–”

La voz violenta de Kyousuke se contuvo ante los firmes ojos cargados de determinación de Maina.

Mirándolo directo a los ojos, con lo labios tensos, ella transmitió sus pensamientos con claridad.

–Cállate.

“Estoy preparada… Todo es mi culpa.”

Con lágrimas y salpicaduras de sangre en el rostro, Maina sonrió de manera intangible.

Auto desprecio y resignación. La torpe sonrisa que transmitía estas emociones resultó ser tan frágil.

Su expresión permanecía en total contraste con sus ojos, haciendo que a Kyousuke le dieran ganas de hablar. Pero antes de que pudiera hacerlo–

“… Por mí está bien. Permíteme echarle un buen vistazo a tu determinación. Supongo que llevará algo de tiempo, así que… Kukuku. Kamiya, regresa al salón y estudia por tu cuenta.”

“¿Que estudie por mí cuenta? Con eso, se refiere a que–”

“No hagas nada en absoluto. Si me causas más problemas hoy, los disciplinaré a todos juntos. Mi medidor de ira está a punto de explotar… Primero me desquitaré un poco con esta chica de aquí. ¡Vamos!”

“¡¿Ooh?! ¡¿Y-Y-Y-Y-Yo?! ¡I-Iyahhhhhhhhh!”

Kurumiya volteó y se fue, llevando a Maina para desaparecer en las profundidades del edificio escolar.

Para el momento en que Kyousuke se dio cuenta, el equipo médico ya estaba ubicando a los heridos en camillas para llevarlos. En ese momento, Kyousuke–

“…..”

En silencio, sujetó firmemente el pañuelo que no había podido devolver.

× × ×

“… Maina.”

Hora del almuerzo. Kyousuke finalmente se decidió y le habló a Maina quien acababa de regresar.

Sentándose rengueando, Maina tenía la mirada perdida.

“—-”

… Sin respuesta. De pies a cabeza, lucía como si se le hubiera acabado la gasolina.

Su aspecto había cambiado. Tenía curitas y gasas en su rostro, parece que no había sufrido muchas heridas externas, pero sí algún trauma significante en las profundidades de su alma.

“Siento mucho haber nacido.” “Mi hoyo secreto está exhausto por tanto jugar.” “Ahora nunca más me casaré.” “¡No! ¡Es como si fuera una mnestruación!” Etc, etc.

Perdiendo la luz en sus ojos, siguió murmurando como en un sueño.

… ¿Qué pasó en la sala de castigos?

Al ver a Maina totalmente cambiada, Kyousuke sintió un dolor agudo en su corazón y se le ocurrió una idea.

Esta vez, posó su mano sobre el hombro de Maina.

“–Oye, voy a disciplinarte, ¿‘key?”

Trató de poner una voz chillona.

“¡¿Eh?! ¡P-P-P-P-Perdón! Por favor, no más… ¿Ooh?”

Parecía reaccionar a la palabra ‘disciplina’. El cuerpo de Maina se sacudió y volvió en sí.

Maina y Kyousuke hicieron contacto visual. El instante en que se dio cuenta que no era Kurumiya, su cuerpo perdió toda su fuerza. Sin embargo, de inmediato frunció el ceño y se quitó de encima la mano de Kyousuke.

“¡Te dije que no te me acerques! Por favor no me toques… ¡Tú también saldrás lastimado! ¡Aún peor, puede que termines asesinado! Por favor no te me acerques. ¡Por favor no me hables! Como los demás…”

Al ver a Maina abrazarse a sí misma, sacudiéndose, los compañeros de clase mantenían la distancia. Nadie intentaba acercarse.

La torpeza de Maina, independiente de su propia voluntad, podía considerar algo así como una bomba.

Una vez que te involucrabas con ella, si no te manejabas bien, podrías ser atrapado por ella.

Kyousuke también se mantenía en guardia, pero aun así–

“Oye… Maina, se te cayó esto, ¿verdad?”

Todavía con una expresión despreocupada, él le extendió el pañuelo rosado.

Maina respondió “… Ah” sorprendida, con los ojos abiertos de par en par. Tímidamente, recibió el pañuelo con ambas manos.  Luego de examinarlo en detalle, alzó la vista hacia Kyousuke, perpleja.

Al mirarla con la cabeza inclinada adorablemente por el asombro, Kyousuke sonrió y dijo:

“Y también, gracias por lo de antes. Gracias por protegerme de Kurumiya…”

“¡¿Eh?! Oh, umm… Para empezar, fue mi culpa. No te estaba protegiendo ni nada…”

Mientras abrazaba el pañuelo, su rostro se tornó de un ligero rosado como el de la tela.

Viendo a Maina sonreír, Kyousuke se preparó para ir directo al punto.

“De todas formas, es gracias a ti que me salvé. Así que, umm… estaba pensando en invitarte el almuerzo como agradecimiento. Justo resulta que estamos en la hora del almuerzo.”

Aunque dijo invitar, todo lo que tenía eran cupones intercambiables de alimento. Simplemente era lo mejor que podía hacer dadas las circunstancias.

“¿Eh? Almorzar… P-Pero, yo… Umm, uh…”

“Oh, no te preocupes por tu torpeza, ¿okey? Además, soy el asesino número uno de esta clase por lo que no me matarán tan fácilmente. ¿O estás diciendo que no quieres? ¿No quieres comer con un asesino como yo?”

Al escuchar a Kyousuke, Maina soltó un “:.. Ooh.”

Tomando ventaja del desagrado de Maina de los alrededores y del hecho de que él era un asesino, Kyousuke los usó en reversa para lograr su objetivo, planteando una pregunta que con toda seguridad Maina era incapaz de refutar. Este método hizo que Kyousuke se viera a sí mismo como alguien muy engañoso.

De hecho, Maina estaba arrinconada, diciendo, “… Auau” con nervios.

–Sin embargo, esto no fue suficiente. La vez anterior y también hoy más temprano, Maina se comportaba así.

Cuando decía “no te me acerques”, Maina lucía muy solitaria, muy sola…

Sus verdaderos sentimientos si la realidad lo permite, en realidad eran quiero estar con los demás.

¿–Es natural, no? Kyousuke creía.

Que de repente te dejen esta clase de lugar, estar en calma y sin miedo sería irreal.

Aunque había asesinado a otros debido a su torpeza, Maina era sólo una chica común.

“Oye, Maina. ¿Quieres almorzar con nosotros hoy? Después de todo, ayer tampoco pudiste comer mucho, ¿verdad? No vas a durar mucho si sigues así todos los días.”

“¡¿Ueh?! ¿C-Cómo lo sabes…?”

“¿Por qué…? Por supuesto que es porque estás asustada, ¿cierto? Una chica como tú, Maina, rodeada de asesinos por todas partes, podría ser atacada en cualquier momento. –Sin embargo, con el asesino número uno de la clase, yo, de tu lado, esos tipos no se atreverá a acercarse tan rápidamente, ¿verdad? Al menos podrás estar más tranquila conmigo, ¿cierto?2

Al ver la sonrisa de Kyousuke, la mirada de Maina empezó a titubear.

“P-Pero… Umm… Qué tal si Kyousuke-kun me ataca, entonces qué debería hacer–”

“No tienes por qué preocuparte.”

De repente, Eiri interrumpió. Volteó sobre su asiento en el frente.

“Si eso pasa, yo… lo voy a cortar.”

“¡¿Dónde me vas a cortar?! ¿Acabas de lanzar una mirada, cierto? ¡Estoy absolutamente seguro que lo miraste!”

“… Qué ruidoso. Cállate. Ten cuidado o te rebanaré esa cosa tuya que es como una raíz de bardana.”

“¡No es tan pequeño en grosor, ¿okey?! Y mujer, no puedo creer que lo vayas a rebanar… ¡El sólo pensar en eso es suficiente para hacer que se repliegue para adentro!”

“… Sí, sí, sí. Que se repliegue no marca mucha diferencia de todas formas. Después de todo, es tu porquería.”

“¡¿A qué te refieres con porquería?! ¡No es como si lo hubieras visto antes, ¿en qué te basas para hacer esos comentarios?! Ten cuidado o te demandaré por difamación.”

“… ¿Oh en serio? Obligar a las personas a ver algo que no están dispuestos a ver–Entonces yo te demandaré por acoso sexual. Ten cuidado o te cortaré esa ramita y la tiraré a la basura.”

“¡No tengo intenciones de hacer eso! ¡Y de alguna manera, se siente como si lo hubieras hecho más chico!”

“… Oye, Maina.”

Ignorando a Kyousuke cuyas emociones estaban fuera de control, Eiri dirigió su mirada hacia Maina.

Los ojos entrecerrados de Eiri transmitían una mirada asesina como siempre.

Como se esperaba, Maina respondió “¡¿Eeeeek?!” y se asustó de verdad.

“Qué pasa con esa respuesta… Es lo mismo que pasó ayer en la hora del almuerzo, ¿cierto? No te entiendo.”

Eiri hizo un puchero, descontenta.

–Hablando de eso, ¿entonces Eiri ayer invitó a Maina?

Debe haber pensado que como ambas son chicas y se sentaban cerca entre sí, podrían interactuar un poco.

Pero las cosas no fueron de acuerdo al plan. Quizás debido a la timidez usual de Maina, a Eiri le dio un poco de bronca.

“… ¿Entonces cuál es la conclusión? ¿Vas a venir o no?”

“Awuwu… U-Umm… Yo, uh…”

“Oye, Maina… ¿Te sientes culpable por tus crímenes, verdad? Entonces sólo piensa en esto como un castigo y ven con nosotros.”

Eiri habló ligeramente en su usual tono de voz.

Una voz cargada de una esencia que no podía ignorarse, que servía como golpe decisivo.

“Castigo… Y-Ya veo. Okey… Ya que llegado tan lejos para convencerme, por favor dejen que me una.”

A pesar de sentirse aún un poco afligida, Maina asintió.

“……Bien. Entiendo.”

Al ver esto, la expresión de Eiri se relajó ligeramente. Sus ojos rojo vino también mostraban disfrute.

Sin embargo, cuando Eiri notó la mirada de Kyousuke, instantáneamente regresó a su expresión fría.

“Hmph… ¿Entonces nos apuramos y vamos? Alguien nos está esperando.”

Eiri giró el rostro sombríamente y se levantó de su asiento.

× × ×

En cierta cafetería, con un tamaño aproximado del doble de un salón de clases, muchos estudiantes estaban reunidos. Una escena animada.

Eran chicos que parecían gángsters con tatuajes en los hombros y también chicos que lucían modestos con lentes de bordes negros.

Había chicas con cabello extremadamente brillante y teñido y alguien masivo en todos los aspectos, como Bob Sapp–

“¡¿Geh?!” Kyousuke trató desesperadamente de ocultarse.

“… Oye, ¿qué estás haciendo tan de repente?”

“¿Hmm? Uh, lo siento… Hay una estudiante que en serio no quiero ver.”

“… ¿En serio? ¿Hiciste un enemigo apenas empezada la escuela? Debe ser duro ser la mayor celebridad de la clase.”

Kyousuke habló mientras se escondía detrás de Eiri. Durante ese momento, Bob lentamente salía de la cafetería.

Sobreviviendo a una crisis por ahora, Kyousuke reajustó su mente y miró alrededor.

“Entonces… Dónde está esa chica–Oh. La encontré, la encontré.”

Instantáneamente, encontró a su objetivo.

Llevando una bandeja, Kyousuke recorrió en una línea recta el camino hacia la chica con la máscara de gas negra, parada junto a cuatro asientos cerca de la ventana. Incluso entre los estudiante con apariencia muy distintiva, ella era muy llamativa.

“¡Hola, Renko! Perdón por llegar tarde.”

“……”

Kyousuke inició la conversación, pero no hubo respuesta.

Al ver el perfil del rostro de Renko mientras permanecía perfectamente quieta, Kyousuke se rascó la cabeza.

Al escucharla de más cerca, de la máscara de gas–no, de los auriculares negros en el borde de la máscara de gas–se oían sonidos shaka-shaka. Probablemente estaba escuchando música.

Pensando eso, Kyousuke estaba a punto de palmear a Renko en el hombro.

“¿Hmm? Oh, ¿pero si es Kyousuke? Perdón, perdón. Tenía el volumen muy alto así que no te escuchaba.”

Al notar la llegada de Kyousuke, Renko ajustó el volumen de los auriculares.

El sonido shaka-shaka fue disminuyendo, lo suficiente para ser inaudible.

“No hay problema… Por cierto, ¿qué tipo de música estás escuchando?”

“¿Qué escucho? Básicamente hardcore punk. Como GMK48 donde toda la banda usa máscaras de gas, todos los cuarenta y ocho miembros. Lo heavy del sonido es bastante bueno.”

“Cierto… Oye, ¿es una banda, verdad? ¿Qué instrumentos tocan?”

“Guitarra, bajo, batería, instrumentos de percusión y samplers. Y también hay un vocalista.”

“¡¿Sólo uno?! ¡¿Tantos miembros de la banda y hay un solo vocalista?! ¡¿No eclipsarán su voz por completo?!”

“Shuko… espero que no subestimes al vocalista, Kyousuke. ¿Sólo porque hay apenas otras cuarenta y siete personas que tocan instrumentos eclipsándolo, piensas que él no puede producir un sonido agradable? ¡Sheesh, eso es muy rudo!”

“Ya-Ya veo. Perdón… ?Eh? ¿Ara? Espera un segundo. Por el tono de tu voz, parece como si el vocalista de la banda no pudiera escucharse, ¿estoy siendo hipersensible? Oye…”

–Shaka, shaka, shaka, shaka.

“¡No le subas el volumen! Mejor dicho, apaga la música, ¿okey?”

“¡No! No puedo estar normalmente calmada a menos que esté escuchando música. Ya sea charlar, comer, asistir a clases… Sin música, no hay vida. Foosh.”

“Eh. ¿Has estado escuchando música todo este tiempo? Cuánto amas la música, ¿en serio?”

“… ¿No debería ser sin máscara, no hay vida, en cambio?”

Eiri habló con frialdad en representación de Kyousuke quien fruncía el ceño.

Aceptando el agudo comentario, Renko saludó en voz alta “… ¡Oh, es Eiri!”

“¡Hablando de eso, tú también estás aquí! Oh vaya~ Ha pasado mucho desde la última vez que comí con otras personas, esto es muy emocionante… Oye, ¿quién es la chica de allí?”

Renko señaló al costado de Kyousuke. La máscara de gas se inclinó con su cabeza.

“¡¿Eeeek?!” Maina emitió un breve grito y se aferró al brazo de Kyousuke. Mientras sus brazos estaban envueltos con fuerza a él, Kyousuke percibió una suave sensación. A pesar de la pequeña estatura de Maina, ella era inesperadamente “abultada”.

Mientras apretaba ese par de cosas con fuerza, los dientes de Maina castañeaban mientras temblaba.

“¡E-E-E-E-E-El rostro de esa persona es muy mecha! ¡¿Es un robot?!”

“Sí. Eres muy culta… Así es, soy un robot. Aunque solía ser una hermosa chica, una malvada asociación secreta me hizo esto y aquello, jugaron con mi cuerpo, finalmente me hicieron modificaciones demoníacas para convertirme en una máquina de matar sin sangre ni lágrimas, ¡una heroína trágica! ¡Mis tetas pueden disparar como cañones de iones!”

Sí claro, ¿quién creería de verdad que esas cosas pueden usarse para atacar?

“¡¿Ehhhhhhhhhhhhh?! ¡¿En serio?! A-Asombroso…”

–Maina parecía habérselo creído con facilidad, mordiéndose la punta del dedo, admirándola.

“En verdad, parece que le han metido muchas cosas en el cuerpo. Tanta energía… Aunque el rostro está mecanizado y luce muy duro, tu cuerpo luce extremadamente suave… Asombroso.”

Los ojos de Maina estaban destellando brillantes como si hubiera visto algo increíble.

Ignorando por completo a Kyousuke quien sonreía con ironía y decía “no, eso no es un rostro, es una máscara de gas… el rostro está debajo de ella”, Eiri de repente pronunció un monótono “Sí” y se sentó rápidamente.

… Sus pensamientos se interpretaban con facilidad.

Mirando de reojo a la tabla de planchar que tenía por pecho Eiri, Kyousuke se sentó velozmente en el lugar opuesto a Renko.

Después de titubear un poco, Maina tomó el último asiento libre–a la derecha de Kyousuke–y se sentó lentamente.

“¿Es un poco tarde para las presentaciones? ¡Encantada de conocerte, soy Hikawa Renko! Año 1 Clase B. Mis encantos son mis ojos grandes, brillantes y claros, pestañas largas, un gran puente de nariz y labios sexy.”

“¡Ah, sí! Umm… soy Igarashi Maina. E-Encantada de conocerte.”

Probablemente debido a los nervios, Maina hizo una reverencia y su mirada dio vueltas.

Luego de observar por un momento a Maina, Renko miró a Kyousuke en silencio.

“—-”

Debido a la máscara de gas que le cubría el rostro, era imposible darse cuenta de qué trataba de transmitir Renko.

“… Umm, Renko, ¿qué pasa contigo? Es muy aterrante que me mires sin decir nada.”

“Mis encantos son mis ojos grandes, brillantes y claros, pestañas largas, un gran puente de nariz y labios sexy, ¿sabes?”

“Sí, te escuché recién. No planeaba agregar un remate final, pero ahora que lo repites, sonando tan solitaria, me está dando jaqueca.”

“¿De nada? No me molesta para nada, Kyousuke… si eres tú el que lo inserte…”

“¡No digas ‘inserte’ de una forma tan vergonzosa, ¿okey?! ¡Eso es muy tentador, de hecho podría hacerlo!”

“Sí, está bien… ¿Vamos, nene? Sin embargo, espero que no lo hagas con mucha fuerza, por favor sé gentil–”

“’Como dije, deja de hablar de esa manera!”

Kyousuke se puso de pie y gritó tan fuerte como pudo.

“… *Suspiro*” Sentada diagonalmente opuesta respecto a él, Eiri suspiró de manera pretenciosa.

“… ¿Una rutina de marido y mujer? Al verlos tan entusiasmos en eso, parece que estamos estorbando.”

Lanzando esas palabras, Eiri tomó sus palillos y comió algunos vegetales. Su expresión decía “puaj”, y frunció el ceño. Dejando los palillos disgustada, sorbió la sopa de miso. Sus exquisitas cejas se fruncieron como diciendo “… esta basura sabe absolutamente horrible.”

Antes de que el humor de Eiri pudiera empeorar por el platillo distintivo de la cafetería, “sobras de la comida de la noche anterior”, Kyousuke rápidamente agitó las manos.

¡No estás estorbando, Eiri! Mientras estás aquí, ¿cómo debería decirlo…? Se siente como tensión en el aire. Como nervios, presión, estrés, un poco de…”

“¿Hmm? No estás ayudando, ¿sabes?”

“Cállate, máscara de gas. Tú eres la que no está ayudando. No ataques a tu propio lado, tonta.”

“Sí, así es. Mi rol no es el remate si no hacerme la tonta–En otras palabras, soy la que recibe.”

“¡¿Por qué estás hablando a propósito de esa manera otra vez?! ¿Sólo quieres decir que lo recibes, no? ¡Máscara pervertida!”

“…… *Suspiro*, me voy.”

“¡¿Huh?! ¡Espera, Eiri! Es mi culpa. No te vayas.”

“¡Escúchalo, Eiri! ¡Todavía no nos pusimos amistosas! En verdad quiero que seamos buenos amigas, así que no te vayas… ¡Por favor! ¡Por favor, por favor!”

Eiri ya había levantado su charola y empezaba a ponerse de pie. Renko le suplicó mientras se presionaba sus pechos entre sí.

¿–Qué clase de ‘por favor’ es ese? Normalmente, las personas suplican presionando las palmas.

“…… Ugh.”

Sin embargo, el efecto fue muy potente. Mirando a Renko, el rostro de Eiri se torció.

Al ver su pecho plano y compararlo con los pechos de Renko que se enfatizaban aún más al apretarlos, se quedó sin palabras.

“Y-Ya entendí, sheesh… no me iré, okey… *Suspiro*”

Eiri se sentó otra vez como si todo su ser hubiera colapsado.

Renko abrazó a Eiri quien se había deprimido por mirar intensamente su pecho.

“¡Wow, gracias, Eiri! Nunca más te dejaré ir. Foosh.”

“… ¿Huh? Esto es muy molesto, no te apoyes tanto. ¡Me están tocando, esos dos bultos de grasa inservible!”

Eiri alejó la máscara de gas con el codo mientras miraba enfadada el pecho de Renko.

Adoptando una pose como si estuviera muy shockeada, Renko se sujetó la cabeza de manera exagerada y se congeló.

“Shuko…” Los hombros de Renko se desplomaron y murmuró con arrepentimiento:

“Pensaba que por fin tendría la oportunidad de lograr que las dos cultivemos nuestro pecho–error, cultivar nuestro amor… Pero terminé siendo rechazada. Esta tristeza, rompiendo en mi corazón… Goosh.”

Vas a encender realmente el instinto asesino de Eiri si cambias “llenar” por “romper”…

Pero antes de que Kyousuke pudiera decir una palabra, Renko de repente alzó la vista.

“¡Pero no me rendiré! Poner una cara triste sólo infectará a los demás con melancolía, por eso… Es necesario sonreír cuando se está triste. Mientras muestres una sonrisa animada, definitivamente haré que los demás sonrían. Eso es lo que creo firmemente…”

Juntando las manos como rezando, Renko pronunció palabras con gran fervor.

Pero como la máscara de gas escondía por completo lo que yacía debajo, hablar de caras y expresiones era totalmente inútil.

Aunque había muchas cosas incorrectas para señalar, Kyousuke sabía que Renko simplemente lo llevaría de la nariz si trataba de hacer comentarios sarcásticos así que decidió olvidarlo… Además, no quería provocar más a Eiri.

Kyousuke se concentró en comer sus “sobras de fideos de la noche anterior”.

“… Hmm. ¿Me ignoras? ¿Me ignoras, huh? ¡Bien, sé así, entonces te voy a ignorar y a comer mi propio almuerzo! Y entonces voy a crecer más y más. Pero solamente en el pecho. ¡Shuko!”

Enfadada porque Kyousuke se concentraba en comer y la ignoraba, Renko escupió flamas de furia.

Sintiendo la intensa mirada de Eiri, Renko sacó algo de su morral detrás de ella.

Kyousuke alzó la vista sorprendido al ver a Renko sacar un objeto tubular, fino y negro, posándolo en la mesa.

“… ¿Hmm? ¿Qué es eso?”

Ignorando al curioso Kyousuke para vengarse, Renko buscó otra vez en su morral. Esta vez, sacó tres paquetes de bebida de gelatina con envoltorio plateado.

“““…”””

Aparentemente este era el almuerzo de Renko.

Mientras todos veían, Renko enganchó el tubo negro al conector que estaba del lado derecho de la máscara de gas.

Luego insertó el otro extremo en la entrada del sorbete del paquete abierto.

“*Sorber… Sorber… Sorber, sorber…*”

Sorbía el contenido, era como usar un sorbete para comer gelatina.

“¡¿No te sacas la máscara ni siquiera para comer?! ¡¿Cuán insistente eres?!”

Kyousuke no pudo evitar soltar un comentario sarcástico. Renko se rió con un “foosh”.

“Oh no, me gustaría sacármela, pero no puedo aunque quiera.”

“¿Hmm…? ¿No es que no quieras sacártela, sino que no puedes? A qué te refieres–”

“No es tan extravagante y no es gran cosa. Incluso en los dormitorios, no me la saco.”

Después de beber el primer paquete, Renko abrió la tapa del segundo paquete y respondió.

Su firme tono de voz transmitía claramente que no quería ni permitía que nadie ahondara más en este tema. Kyousuke se cayó.

Después de guardar silencio, Kyousuke de repente notó algo.

No sabía nada acerca de esta chica de la máscara de gas.

Por qué asistía a esta escuela era obvio, pero la cantidad de personas que había matado hasta ahora era desconocida–

“… Oh cierto, cierto. Oye, Maina.2

Antes de que Kyousuke pudiera hacer su pregunta, Renko se dirigió a Maina.

Al escuchar su nombre de repente, Maina tembló, haciendo que repiqueteen sus cubiertos.

“¡¿Q-Qué?! ¡¿P-P-P-P-Pasa algo?!”

Ella había estado cortando en silencio sus “sobras de hamburguesa de la noche anterior” en pedacitos con su tenedor y cuchillo pero ahora se detuvo, suspendidos sobre el plato, temblando sin control.

“… ¿Hmm?” Renko inclinó la cabeza y sorbió su gelatina.

“Nada, sólo es que luces muy nerviosa. Creo que está bien estar un poco callada para ajustarse a la atmósfera aquí, pero… Pero todavía no te acostumbras, ¿verdad?”

“¡¿Eh?! Umm… Au, umm… S-Sowwee… ¡Sowwee!”

“Foosh. No hay necesidad de estar nerviosa. A pesar de cómo me veo, no voy a lamerte, manosearte y chuparte toda de repente. No, a diferencia de Kyousuke.”

“Oye. No digas que voy a manosea, lamer y chupar.”

“… ¿Oya, me equivoco? Si es Kyousuke, no me molesta parada nada si las anteriores acciones me las haces a mí.”

“¡¿En serio?!” Kyousuke mordió el anzuelo.

“Shuko…” Renko suspiró.

“… ?Ves? Sabía que él quería hacerlo en sus más íntimos pensamientos. Unos ojos tan serios… ¿Lo ves, Maina? Esta es la verdadera naturaleza de Kamiya Kyousuke. Más que un hombre carnívoro, es un lujurioso legendario.”

Renko se cubrió los pechos y se estremeció. Eiri aprovechó esta oportunidad para decir “… qué escoria de humano”.

Kyousuke quería responder “no estés de acuerdo en esta clase de momentos”.

“Sí que se están divirtiendo inventando todas estas cosas sin sentido. Pero todo es una broma. No te lo tomes en serio–”

“¡¿Eeeeek?! ¡No me mires! ¡¿Q-Q-Q-Q-Q-Qué haré si quedo embarazada?! ¡Qué inmoral! ¡Tan impuro! ¡¡Tan descarado!!”

“Sí, sí, tienes mucha razón. La leyenda de las doce chicas violadas por esos ojos ‘In Utero’, que pueden embarazar sólo con la mirada, es absolutamente verdad. Kamiya Kyousuke… ¡Qué bastardo malvado!”

“… El enemigo de las mujeres. Sería mejor que se muera.”

“…”

Demasiado cansado para refutar, Kyousuke se mantuvo en silencio y siguió comiendo sus sobras de fideos de la noche anterior.

Como su nombre implicaba, estos fideos sabían tan horrible como sobras que se habían descompuesto. Kyousuke puso una cara de desagrado naturalmente.

“Oh no, Kyousuke, no te enfades. ¿Fuimos demasiado lejos? Oh bueno, es sólo para aliviar la tensión de alguna forma… Entonces, lo que sigue es cultivar el amor con Maina–”

¡–Woosh!

En ese momento, un destello plateado pasó frente a la vista de Kyousuke.

¡–Crash!

De pronto, un objeto pesado chocó el ocular de Renko y rebotó.

“… Ah.” Maina dejó escapar un sonido.

Habiendo terminado de comer y estirándose, Eiri instantáneamente se puso en alerta y se inclinó hacia atrás. Un destello plateado pasó volando por las cercanías de su cuello.

Rebotó en la máscara de Renko, el arma mortal–un cuchillo plateado–cayó al suelo con un sonido metálico.

El shock y el silenció descendieron.

“Ah… Umm… Recién, yo… Mi mano… mi mano se resbaló, au…”

Las miradas de inquietud de  Kyousuke, Renko y Eiri se enfocaron en una misma dirección.

Con la cara pálida, Maina seguía manteniendo su mano derecha en una pose como sosteniendo un cuchillo, congelada en el aire.

Se pudo escuchar a Kyousuke tragar saliva.

“Maina, recién… Tú, lanzaste ese cuchillo, ¿huh?”

“¡¿Eeeee?! ¡S-S-S-Sowwee! N-No lo hice a propósito…”

¡–Whoosh! Otro destello plateado voló con mucha fuerza.

“¡Uwah! E-Eso estuvo cerca…”

Kyousuke reflexivamente esquivó el tenedor que de repente voló hacia él cuando Maina giró hacia su lado.

El arma mortal de tres puntas fue directo hacia su ojo. Kyousuke torció el cuello y lo esquivó por poco… Pero a esa clase de velocidad y distancia, aun así raspó una fina capa de piel. Kyousuke sudó frío, aterrado.

“¡¿Ahhhhhhhh?! ¡L-Lo de recién t-t-t-t-t-tampoco fue a propósito…! Awawawawa.”

“¡¿Tú?! ¡Lo sé! Lo sé, así que cálmate–¡¿Woahhhhh?!”

¡–Whoosh! ¡Whoosh! ¡Whoosh! ¡Whoosh!

En un estado de total pánico, la mano de Maina, aún sosteniendo el tenedor, siguió apuñalando ferozmente hacia Kyousuke sin piedad como si le hubiera apuntado de antelación. El objetivo siempre era un lugar vulnerable–el ojo.

“… *Huff… Huff…* Pensé que estaba acabado…”

Luego de una dura y terrible lucha, Kyousuke finalmente logró alejar el arma mortal de ella. Kyousuke y Maina estaban bañados en sudor. Con los brazos levantados, Maina estaba llorando a más no poder mientras se disculpaba:

“*Sollozo, sollozo…* ¡P-Perdón! No lo hice… *Sniff*… a propósito…”

“S-Sí… ¡Lo sé, okey! Lo sé, relájate. Sólo cálmate, Main. ¿Ves? No estoy herido… Sólo siéntate. Cálmate. ¿–Okey?”

“O-Okey… Sowwee… *Sniff… Sollozo*”

Maina se sentó, limpiándose las lágrimas. Kyousuke finalmente soltó un suspiro de alivio.

Por fin aliviadas, Renko y Eiri intercambiaron miradas.

“… Ooh~, ¿qué fue lo de recién? Me atacaste directamente. Si no fuera por esta máscara, mi ojo hubiera estado justo en la trayectoria. Definitivamente hubiera quedado ciega.”

“.. Honestamente, eso estuvo muy cerca. Aunque la fuerza fue más débil después del rebote, si yo no hubiera reaccionado a tiempo, las consecuencias habrían sido severas. Ya veo… Esto es torpeza mortal.”

“¿Torpeza?” Al ver a Eiri descansar su mejilla en su mano, Renko mostró desconcierto.

“Sí. Así es, es torpeza. Maina no tiene intención de lastimar ni matar a sus objetivos. Sin embargo–”

“No, déjame… Ya estoy bien, Kyousuke-kun.”

Maina detuvo a Kyousuke cuando estuvo a punto de explicarle a Renko.

Mirando desde su pañuelo, sonándose la nariz, Maina sonrió débilmente:

“Yo lo explicaré… Sobre esta torpeza.”

En un tono de voz sumiso, Maina lentamente empezó a relatar cómo fue sentenciada a asistir a la Escuela Purgatorium de Rehabilitación–acerca de los homicidios que había cometido.

× × ×

Las víctimas de Igarashi llegaban a un total de tres. Dos muertes por apaleamiento y una muerte por comer.

La primera víctima fue el compañero de clases de Maina. Luego de comer un bocado del almuerzo que Maina había preparado, instantáneamente se ahogó. Invadida por el pánico, la torpeza de Maina se activó repetidas veces.

Dentro del salón durante la hora del almuerzo, un huracán destructivo empezó a desatarse–al final, incluidos los profesores quienes se habían apresurado hasta el lugar ante la noticia, hubo ocho heridos en total. Entre ellos, las muertes de las dos chicas convirtieron el hecho en una tragedia sin precedentes.

Durante este tiempo, el chico que empezó a comer el almuerzo también murió, le salía espuma de la boca.

“Todo lo que hice fue comida ordinaria…” Maina testificó. Nada tóxico fue hallad en el huevo frito que había sido la causa de muerte aunque se confirmó que contenía un componente extremadamente estimulante.

En otras palabras, el almuerzo de Maina había matado al chico cuando en el instante en que tragó el huevo frito, la estimulación absolutamente inimaginable oprimió el sistema digestivo, causando muerte por miedo–“muerte por comer”.

De hecho, los investigadores procedieron a usar muestras del almuerzo de Maina para experimentos con ratas de laboratorio, resultando en un intimidante porcentaje de muerte del 90%. Esto ya no era comida, sino veneno.

Los síntomas variaban dependiendo del tipo de comida, pero incluían sudoración anormal, vómitos, diarrea, dificultad para respirar, ataques del corazón, desarrollando finalmente parálisis total del cuerpo o epilepsia. Luego de incontables experimentos, la causa todavía no podía hallarse. Aparte de Maina, usando los mismos materiales y cocinando siguiendo los mismos pasos, nadie pudo reproducir los resultados.

Por eso, Maina obtuvo un apodo notorio y aterrador, la chica torpe del desastre, Black Pandora.

Después de estos acontecimientos, Maina fue exiliada a esta escuela.

–Luego de escuchar la historia de Maina, la primera reacción de Kyousuke fue:

“… Oh vaya, eso es muy increíble. En especial la parte de la cocina terrible.”

Después de todo, algo como esto era demasiado absurdo. Sin embargo–

“No estoy mintiendo… Es verdad, todo es verdad.”

Un sollozo provino de Maina quien agachaba la cabeza profundamente. El sonido de las lágrimas salpicando, el temblor de su puño en su rodilla, todo transmitía la veracidad de sus palabras.

“Por eso, no se me acerquen… ¡Es muy peligroso! No quiero lastimar a nadie… Ni matar a nadie. Lo siento. Involucrarse conmigo definitivamente no es nada bueno–”

“Hmm. De hecho, no hay necesidad de preocuparse en particular, ¿sabes?”

Interrumpiendo a Maina, Renko habló con indiferencia.

“Sí. Sabía que debería quedarme sola–¡¿Ehhhhhhhhhhhh?!”

El rostro deprimido de Maina instantáneamente rebotó y se dirigió a Renko.

“Es que, ¿no es sólo porque seas mala cocinando? Además, no lo hiciste a propósito, ¿verdad? A veces metes la pata de manera peligrosa, pero ahora que sabemos que así es como eres, Maina, podemos manejarlo más o menos. Aun cuando recién nos asustamos porque no lo sabíamos.”

“No, aunque eso suena simple… No es algo que se pueda resolver por completo después de saberlo.”

Kyousuke frunció el ceño mientras que Eiri dijo “… Hmph” y se burló.

“… Qué tonto, Kyousuke. Tienes que saber que un arma asesina sólo es una amenaza cuando está oculta. Si sabes desde el principio que la otra persona está sosteniendo un cuchillo, puedes escapar o ponerte en guardia, ¿cierto? Cuando se enfrenta a un arma mortal, la gente se vuelve más avispada. Es por eso que las armas al asesinar deben estar lo más ocultas posible, entonces te acercas… y de repente haces tu movimiento. ¿Entendiste? Por el contrario, el segundo golpe y los subsecuentes ataques son básicamente nada… Mientras te mantengas en alerta.”

Al escuchar la extensa y extraña explicación de Eiri, Renko asintió.

“Sí, sí. ¡Como se esperaba de Eiri! Lo entiendo muy bien. Entonces, creo que no necesitas preocuparte tanto ni ponerte nervioso, Kyousuke. Las meteduras de pata de Maina no pueden evitarse pero haremos nuestro mejor esfuerzo para ayudar a Maina a no cometerlas. De acuerdo a lo que dijo Eiri recién, básicamente sólo hay que estar alerta.”

“Sí… ahora lo sé. Ambas tienen un buen punto, quizás sea posible…”

–Kyousuke ya sabía sobre Maina.

Ya sabía la clase de desastres que la torpeza de Maina podía causar y qué peligros podría ocasionar… Pero al hablarlo con Renko y Eiri, mientras su humor se relajaba, él bien podría bajar la guardia contra la torpeza de Maina.

Si los nervios de Maina podían aliviarse, entonces quizás no habrá necesidad preocuparse por cosas así.

Habiendo experimentado los incidente de la vez anterior y esta, el momento en que la torpeza mortal de Maina probablemente se activaba cuando sus emociones nerviosas alcanzaban un punto crítico. Kyousuke pensó.

No relajar mi guardia con Maina, huh… Tengo que mantener eso en mente.

“*Sollozo, sollozo…* Pero sigue siendo muy peligroso, umm… A-Al final…”

Maina bajó la vista, presionando con indecisión sus dedos índices entre sí.

Debe estar pensando que la rechazarán.

Maina tenía dudas sobre las respuestas de Kyousuke y el resto. Al ver a la afligida Maina, Eiri sonrió con ironía.

“Oye… Hablando de peligros, ¿acaso todos aquí no son peligrosos? Los demás–aquellos que mantienen sus armas o locura escondidas, ellos son más peligrosos y por mucho más preocupantes… ¿No es así?”

La mirada aguda de Eiri penetró a Renko.

La chica con antecedentes desconocidos, usando una máscara de gas negra, no sólo aceptó la espinosa mirada de Eiri sino que se rió “foosh” con compostura y confianza.

“Sí, así es. Estoy de acuerdo con Eiri… Por cierto, mi arma mortal es bastante obvia, ¿verdad? –En especial Kyousuke, ya fue víctima varias veces.”

“… ¿Huh? ¿Yo? ¿Por ti? ¿Debes estar bromeando, Renko…?”

Kyousuke no lo había notado en absoluto. ¿Era posible que lo maten a uno sin darse cuenta para nada?

–Instantáneamente, una ola de miedo le atravesó por la espalda.

Esta chica de la máscara de gas, dónde estaba oculta el arma mortal…

“Foosh. ¿Todavía no lo entiendes? Mi arma mortal es–”

“……”

Kyousuke, Maina e incluso Eiri tragaron saliva, esperando a que Renko revelara la respuesta.

Bajo la mirada de todos, Renko lentamente cruzó los brazos.

“–Mi pecho. Hacer que mi objetivo muera por hemorragia nasal, hundir su rostro en mi busto para sofocarlo… En otras palabras, mis encantos irresistibles. ¡No se sorprendan, soy la Asesina de Grandes Pechos!”

Sacudiendo su voluptuoso busto y arma mortal, Renko alzó su pecho con orgullo.

“… Mentirosa.” “… Tiene que estar mintiendo.”

Las respuestas de Kyousuke y Eiri fueron bastante similares.

Instantáneamente, Kyousuke escuchó una risa a su lado.

Maina lucía muy feliz. Con lágrimas apareciendo en las esquinas de sus ojos, Maina notó la mirada de Kyousuke y los demás y dijo “… ah” sorprendida. Reaccionando, dijo avergonzada:

“Umm, uh… Todos son muy interesantes.”

Sus mejillas se tiñeron de rosa, con una pizca de timidez.

× × ×

“Pero estaba pensando… Que sean grandes no siempre es lo mejor. Hacen que me duelan los hombros y estorban mientras me muevo, además, no puedo usar muchos tipos de ropa interior linda… Hay muchos inconvenientes si los tengo en cuenta. ¿Supongo que alguien que no los tiene no lo entenderá? Tengo muchos celos de ti, Eiri… Shuko.”

“… ¿De qué te estás riendo? Si estás tan celosa, ¿no quieres mi ayuda para cortarlos?”

“¡¿Eh?! ¡Para nada, soy el personaje de los pechos gigantes! ¡Sin estos pechos, se rompería mi descripción y Kyousuke no logrará que se le pare!”

“¡Cállate! Aunque no tengas esos pechos, tu personalidad no será eclipsada, deja de preocuparte.”

“… Cierto. No tienes nada de qué preocuparte. Para empezar Kyousuke es impotente.”

“¿Impotente? ¿Qué significa impotente? Hmm… ¿Es lo contrario de omnipotente?”

“Lo opuesto de omnipotente es inútil, Maina. Aunque no hay gran diferencia en cuanto a verdad.”

“… Eh, ya veo. Impotente, inútil, retardado, una máquina de caca que sólo causa problemas–”

“¡No digan nada más! ¡Están haciendo que mi vida sea totalmente despreciable, ¿okey?!”

–Saliendo de la cafetería, cada uno volvió a su respectiva clase.

Mientras la conversación seguía en el pasillo, Kyousuke replicó tan fuerte como pudo.

Al ver a las tres chicas llevarse tan bien juntas, Kyousuke suspiró con alivio y resignación.

(Soy el único del que se burlan, eso me fastidia mucho. Pero no es malo que los nervios de Maina parezcan haberse calmado, básicamente. A este ritmo, las cosas están yendo inesperadamente bien.)

Mirando el perfil del rostro de Maina mientras charlaba y sonreía, Kyousuke se sintió satisfecho.

“¡Yahahhhhh! ¡Sí, sí! ¡Por fin te encontré! ¡Yahaha!”

Justo en ese momento, una voz chillona familiar hizo eco por el pasillo del primer piso del viejo edificio escolar.

Mientras el grupo de Kyousuke pasaba por la puerta de un salón vacío, él lentamente volteó a ver.

Como se esperaba–

“… Mohicano. ¿Reviviste desde la enfermería?”

Envuelto totalmente en vendajes, el hombre con la cresta roja estaba parado allí.

“¡Yahaha! ¡Por supuesto! ¡Ya sean diez, cientos, miles de veces, sigo tan vivo como nunca! ¡Yahahahaha!”

“… Qué molesto.” Eiri se quejó mientras Mohicano alardeaba.

Sin interpretar la atmósfera para nada. La voz de Kyousuke instantáneamente bajó un grado.

“… ¿Qué pasa, Mohicano? ¿Tienes asuntos con nosotros?”

“¡Por supuesto, no hace falta decirlo! ¡Pero antes de eso, déjame decirte esto, hijo de puta! Bastardo, me llamaste Mohicano desde el principio, pero mi nombre es–”

“Está bien… De hecho, no te estamos buscando a ti, Kamiya-san. Fufufu.”

Justo cuando Mohicano estaba a punto de anunciar su nombre, tres personas envueltas en vendajes emergieron desde a la vuelta del pasillo. Grande, mediano, pequeño–

“¡Lo único que queremos es a esa puta de ahí! No puedo creer que nos haya hecho sufrir… Como venganza, mira como te damos un poco de amor. Ya debías esperar que cosecharas lo que sembraste, ¿verdad? ¡Mierda!”

“J-Jeejee… Por supuesto en sentido sexual… Un buen castigo… J-Jeejeejee…”

–Grande y pequeño, es decir, rastas Oonogi y jorobado Usami.

Los dos tipos, aplastados completa y dolorosamente por la torpeza de Maina, estaban buscando venganza.

Sintiendo la hostilidad obvia, Maina soltó un “¡¿Eeeeek?!” y tembló.

“Lo de la vez anterior, umm… ¡Lo siento! ¡P-P-P-Por favor perdóneme!”

“¡Si pedir perdón es suficiente, ¿cuál es el punto de llamar a la policía?! ¡¿HUHHHHHH?!”

Mohicano irradió un vigor terrorífico, lucía como si fuera a arremeter en cualquier segundo.

“¡¿Eeeeeeek?!” Maina saltó con un grito. Parada junto a ella, Renko la abrazó contra su busto.

“Pero ustedes lucen como si hubieran estado bajo cuidado de la policía todo este tiempo hasta ahora, ¿eh?”

Acariciando la temblorosa cabeza de Maina, Renko con calma comentó sarcásticamente.

Ser capaz de sonsacarle un comentario sarcástico a Renko, Mohicano sí que estaba a la altura de su naturaleza.

“Además, ¿por qué te uniste? Esto no tiene nada que ver contigo, Mohicano.”

“¿Qué? ¿Quieres saber? ¡Entonces te lo dire! Mi nombre es–”

“Nos conocimos en la enfermería. Nos volvimos grandes amigos… Él decidió compadecernos y unirse a nuestro lado. Oh cielos, qué buena persona. Fufufu.”

El intento de Mohicano por decir su nombre fue interrumpido de nuevo. Bajo los vendajes, la boca de Shinji se relajó.

Sin embargo, su expresión se desvaneció instantáneamente y con una voz fría y emocional, dijo:

“… Entonces chicos, ¿serían tan amables de hacerse a un lado? Como dijimos, estamos aquí solamente por Maina-san. Además ya no queda mucho tiempo… Si nos entregan a Maina-san, nos iremos sin escándalos y no lastimaremos a nadie más. ¿Es eso aceptable?”

Conforme sonreía con amabilidad hacia Maina al final, ella saltó.

Viendo a Shinji y al resto con esos ojos que temblaban del miedo y la ansiedad, luego miró al grupo de Kyousuke antes de bajar la vista.

“… ¡~~~~~!”

Todavía apoyándose en el busto de Renko, cerró los ojos con fuerza.

Pronto, una voz muy temblorosa y débil provino de Maina.

“Y-Ya entendí… En ese caso, obedientemente voy a–”

“… ¿Huh? ¿Qué planeas? ¿Es un chiste?”

Justo cuando Maina dejaba a Renko y estaba a punto de caminar hacia el grupo de Shinji, Eiri rápidamente la interrumpió. Con su cola de caballo rojo vino balanceándose, los maldijo:

“Como si alguien fuera a escuchar a las escorias humanas como ustedes. ¿Puedes guardarte tu discurso fantástico para la tumba? Si te atreves a poner un solo dedo sobre Maina, los voy a masacrar a todos ahora mismo.”

Eiri interrumpió con un rostro enfadado, soltando amenazas casualmente. Maina miraba con los ojos abiertos de par en par.

“Eiri-chan… ¿P-Por qué…?”

“Foosh. Es obvio–porque somos amigos. No entiendo realmente la situación, pero como nadie podría quedarse mirando a Maina sufrir sin razón sin intervenir… ¡Sí, Eiri es muy amable! ¡Aunque se robó mi protagonismo!”

Renko suspiró triste con un “shuko…”

“¿Eh? Eiri-chan…” Al ver los ojos lagrimosos de Maina, Eiri rápidamente agitó las manos.

“…No es nada. Sólo pasa que estos tipos me están fastidiando. No te confundas.”

Mientras Eiri respondía con calma, Shinji la miró con interés y se relamió los labios.

“Eh… Qué inesperado, Eiri-san. Pero si insistes en arruinar nuestros planes, saldrás lastimada, ¿sabes? Fufu… tenía mis ojos puestos en ti antes, así que déjame decirte que eres muy bienvenida.”

“Sí. Yo también la doy la bienvenida, yo. ¡Cuánto más resistente es una chica, más divertido es dominarla! Y ella es super sexy. Pechos… le faltan, pero como sea. ¡Voy a destrozarte muy bien, yo!”

“J-Jeejee… Delantera lamentable, pecho plano, como una pared, copa A… J-Jeejeejee…”

“… Pueden irse al infierno. Los voy a masacrar a todos.”

Confrontada con estudiantes varones cegados por la lujuria, Eiri bajó la voz.

“¿Masacrar? Eh, no me molesta, Eiri-chan… De hecho, es preferible.”

“… ¿Qué dijiste? ¿–A qué te refieres con eso?”

La burla de Shinji hizo que toda emoción desapareciera de la voz de Eiri.

Bajo los vendajes, el rostro de Shinji se retorció más y más.

“Exactamente como las palabras lo dicen. Aunque hayas matado a seis víctimas, sigues siendo una chica débil, ¿verdad? Y además estás desarmada en este momento. ¿Cómo pretendes matarnos? Vamos, inténtalo–”

“¡Yahahhhhhhhhhhhh!”

En ese momento, la puerta hacia el salón vacío se abrió de repente con Mohicano, quien salió volando.

Aparentemente había evadido las miradas de Kyousuke y los demás e ingresó al salón.

Levantando una silla, Mohicano fue directo a Maina.

“… ¡¿Qu?! Mierda–”

No era necesario decir que Eiri no pudo responder, estando en frente, e incluso Renko quien estaba parada junto a Maina no reaccionó ante el ataque sorpresa, posiblemente debido a los puntos ciegos de la máscara de gas.

“¡¿Eeeeeeeeek?!” Maina cerró los ojos y se sujetó la cabeza.

La pesada silla cubierta de graffitis cayó–Apenas antes de eso.

“Fuera de aquí.”

“¡¿Huh?!”

Con las orejas cubiertas de piercings, el perfil del rostro envuelto en vendajes, Mohicano recibió un golpe justo en la cara por  parte de Kyousuke.

Sangre fresca y gritos chorrearon sin control mientras Mohicano volaba como una masa sin forma de manera inexplicablemente cómica.

Volando por encima de Eiri, volando por encima de Shinji, volando por encima de Oonogi y Usami…

“¡¿Heedeff?!”

Aterrizó de cabeza. Entonces su impulso lo envió a lo largo del pasillo a gran velocidad, barriendo basura y polvo a su paso.

“¡¿Dawaba?!”

Destrozando de repente un puerta, un choque espectacular.

*¡Clang, clong!* El sonido de varios objetos cayendo y rompiéndose dentro del salón. En medio de la nube de humo blanco que permanecía en el aire, Mohicano no mostraba signos de levantarse.

“““………”””

Silencio en todas partes. Kyousuke relajó su puño y lo bajó.

Kyousuke exhaló “phew~…” suavemente, movió su hombro, sacudió la cabeza, emitiendo sonidos de huesos crujiendo y dijo:

“¿–Quieren pelear, montón de asesinos?”

Gruó tan profundamente que él mismo se sorprendió.

“Atacan por su cuenta, son golpeados por su cuenta… ¿Luego van a buscar aliados para buscar venganza como grupo? A la mierda con esta tontería. ¿No se avergüenzan de sí mismos? Ella es sólo una chica débil.”

Shinji y el resto estaban viendo el estado final de Mohicano, como un robot sin gasolina, sin moverse en absoluto. Kyousuke volteó.

“A-Ajaja… ¡Q-Qué impresionante, kamiya-san! ¡Tú también lo viste, cierto? Maina-san no sólo es una chica débil, está tratando de matar a aquellos que la avergüenzan, una asesina cruel, ¿sabes? Al permanecer con alguien así, Kamiya-san, te va a matar si no prestas atención–”

¡–Golpe! Kyousuke puso un pie sobre una silla que había cerca, haciendo que el sonriente Shinji se callara de inmediato.

Al ver que la silla de acero se deformaba y se hundía lentamente, Shinji borró su sonrisa.

“… De ninguna manera. No me agrupes con hijos de puta como ustedes. ¿Cómo puede una simple chica matar a un asesino de doce personas? Hijo de puta, ¿dijiste que Maina es una asesina cruel? Dame un respiro, ¿sí?”

–Así es. Maina no era esa clase de chica. Absolutamente no.

Sólo era más torpe que una persona promedio. ¿Dice que quiere matar a aquellos que la avergonzaron?

Ridículo. Maina no era una chica muy inteligente ni calculadora.

Es una chica torpe pero amable. Al menos Kyousuke creía eso firmemente.

–Porque.

“¿Sabes lo que es un verdadero asesino cruel y malvado…? Tienes que alcanzar mi nivel antes de que puedas llamar a alguien de esa manera. ¿Quieres que te lo demuestre aquí y ahora? Así sabrás lo que es un asesino verdadero y auténtico.”

Con el pie sobre la silla, Kyousuke apoyó su brazo en su rodilla, inclinándose hacia delante, haciendo su mejor esfuerzo por lucir intimidante.

Por le bien de lograr que Maina se salve de las amenazas de estos asesinos.

Por el bien de lograr que estos tipos la dejen en paz.

Kyousuke hizo uso de los falsos cargos que le incriminaron.

Miró intensamente los rostros tensos de Oonogi, Usami y Shinji.

“… Si no quieren, salgan de mi vista. Aléjense de Maina… No se acerquen a mis amigas. Si se atreven, entonces–”

Emanando tanto instinto asesino como pudo…

“Los masacraré a todos sin excepción.”

“… ¡¿Ooh?!” “… ¡¿Hee?!” “…”

El tímido Oonogi, Usami encogiéndose de miedo, y Shinji, quien estaba en silencio con una expresión amarga, reaccionaron a las palabras de Kyousuke sorprendidos.

“K-Kyousuke-kun…” Maina empezó desconectarse. “… Temible.” Eiri murmuró suavemente.

Renko se rió en voz baja “foosh”. Entonces–

“Entonces…”

“… ¿Entonces?”

“¡QUÉ GEEEEENNNNIIIIIIIAAAAAAAAAAAAAL!”

Sin darse cuenta, una gran multitud de estudiantes se había reunido para ver a Kyousuke y al resto desde lejos.

Parada en la fila del frente, Bob se cubrió el rostro y gritó.

“¡¿Geh?! M-Mierda… Acaso vieron todo–”

PsyCome_V1_163 (converted)

–Para el momento en que Kyousuke volvió en sí, ya era demasiado tarde.

El grito de Bob rompió el silencio, haciendo que el angosto pasillo estallara en aplausos y ánimos.

En medio del clamor apasionado, Kyousuke se quedó perdido en el centro. Renko le puso una mano en el hombro.

“Oh vaya~ Kyousuke. Ese fue un puñetazo espléndido y una gran intimidación. ¡Como se esperaba del asesino que actualmente es el tema candente! No puedo creer que los corazones de todos hayan caído víctimas de ti en tan corto tiempo… Si no presto atención, puede que yo también me enamore de ti. ¿Eres el Asesino de Corazones de Doncellas? Foosh.”

Ante la burla de Renko…

“Antes de que eso pase, puede que yo sea víctima de esos psicóticos… No mi corazón sino mi cuerpo.”

Mirando de reojo a la ferviente y alborotada multitud, Kyousuke susurró en un tono de voz bajo y exhausto.

(Oye, ese desgraciado de Mohicano resultó ser super débil… Su cuerpo es muy liviano. No puedo creer que lo mandé a volar sin siquiera intentarlo. Me hizo ver como si yo fuera ridículamente fuerte… Mierda.)

Gracias a eso, las cosas se complicaron todavía más.

Mientras Kyousuke imaginaba su vida escolar de aquí en más, sus hombros se desplomaron por completo.

 

NOTAS DEL TRADUCTOR:

(1) Parodia de Mos Burger, una cadena de hamburguesas Japonesa. El nombre de la cadena está usado como una forma graciosa del saludo típico Japonés en una llamada, “moshimoshi”.

 

Traductor al Inglés: Anónimo (Foro Baka-Tsuki)
Traductor al Español: nahucirujano
Corrección: Sin corrección.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: