Capítulo 3 – La Doncella de Cobre

Ella estaba asustada.

La chica sentía miedo.

Había algo que no entendía, algo que debería haber entendido. Sin saber por qué, la chica temblaba.

Sintiendo miedo, terror, y temblando—la chica finalmente se dio cuenta. Que era una mera muchachita que no sabía nada. Una persona pequeña, sin valor e insignificante.

Eso se convirtió en su orgullo.

Y ese orgullo todavía permanecía en su corazón, incluso ahora.

 

Luego de despertar por la mañana, Lyle vio que los zapatos que se había sacado la noche pasada antes de ir a la cama habían sido movidos ligeramente de lugar. Sacudiéndolos de arriba a abajo, un gran número de clavos y tornillos cayeron de ellos.

“……. Perdón por no caer en la trampa, Hazel.”

Mirando a la cama de enfrente, Lyle suspiró y se disculpó.

Apenas antes de irse del dormitorio, tomó algunos ingredientes adecuados de la nevera y los envolvió en tela. En el camino al laboratorio, pensó una y otra vez en qué clase de cara debería poner.

“Hmm……… Sería incómodo………”

Había algo irresistible al ver su rostro llorando, pero él ya entendía que las chicas no funcionaban ni con lógica ni razón, a partir de su experiencia con María.

La opción más segura sería disculparme honestamente….

“……… Ella seguirá insistiendo en que no estaba llorando, huh.”

Puede que tenga alguna razón seria detrás de su obstinación, considerando que Lunaria negaba firmemente sus lágrimas. Es probable que su comportamiento desesperado también fuera por la misma razón.

Cual sea el caso, parece que pensaba que ella era ‘alguien sin ningún valor’.

“…… Esto no me gusta ni un poco.”

Una vez, la maestra de Lyle, Erllua Azoth había dicho que la magia estaba ‘esperando simplemente para desaparecer’. Ciertamente, eso fue irónico. Mientras el rostro de la maestra de Lyle se proyectaba brevemente en su cabeza, Lyle sintió que lo invadía una débil melancolía.

Y así, incluso cuando Erllua lo estaba instruyendo sobre ciencia, Lyle nunca dejó de investigar sobre magia. No había nada que no tuviera valor. Nada que simplemente desapareciera. Eso era lo que había pensado.

Si tuviera que expresar una razón para salvar a Lunaria—probablemente era que ella era exactamente lo opuesto a los anhelos y deseos de Lyle.

“….. Negar que estaba llorando no le va a hacer nada bien.”

Renovando su determinación, Lyle se encaminó hacia el laboratorio.

Subiendo la chirriante escalera, pasando por el sombrío corredor, Lyle inhaló y llamó a la puerta del laboratorio.

*Knock, knock*—*¡Golpe, bang!*

“………”

Casi como si ese fuera el sonido de libros que cargaban y se habían caído al suelo por sorpresa ante el llamado—eso escuchó.

“… Discúlpame.”

Tímidamente abriendo la puerta de su propio laboratorio, parecía como si la nube de polvo en el aire acababa de formarse.

Para empeorar las cosas, la falda de la chica quien estaba medio enterrada en la montaña de libros estaba levantada, revelando su ropa interior justo en frente de Lyle.

“……”

Hubo un silencio incómodo.

Las delgadas piernas se movieron ruidosamente con dificultad,  y sacó su torso que estaba enterrado en la montaña de libros.

“… Buen día, Lunaria.”

“Buen día, Maestro Lyle.”

Sin ninguna marca persistente de sus lágrimas de anoche, Lunaria miró a Lyle con su usual rostro inexpresivo.

“…”

“……”

Lyle cerró su boca pensando en qué decir mientras Lunaria le sostenía la mirada constantemente.

El incómodo silencio continuó.

“…… Qué indecente.”

Con ese susurro que oyó, Lyle logró un comienzo.

Volteando en un círculo, Lunaria empezó a levantar los libros que habían caído al piso.

“….. Erm, ¿Lunaria?”

“¿Qué sucede, Maestro Lyle?”

Lunaria respondió sin siquiera devolver la mirada, en su usual tono uniforme.

“…. ¿Qué estás haciendo?”

“Limpio.”

Sosteniendo un montón de libros, Lunaria fue a ubicarlos en los estantes.

“Se me cayeron al suelo. ¿Acaso no soy tu asistente, Maestro Lyle? Si es así, es mi responsabilidad mantener esta habitación ordenada y limpia.”

Mientras su cabello plateado se balanceaba, Lunaria se dispuso a colocar los libros diligentemente.

Sin embargo, sus movimientos eran extrañamente torpes, y cuando trató de apilar los libros,

—*Ruido sordo, golpe*—

“….”

—*Ruido sordo, golpe, ruido sordo*—

“¡……..!”

—*Ruido sordo, golpe, colisión*.

“¿Te doy una mano?”

“No, estoy bastante bien sola.”

Lunaria dijo mientras fingía total ignorancia.

“…… Por favor siéntete libre de ir a dar un paseo mientras pongo las cosas en orden. O quizás, Maestro Lyle, ¿no estás satisfecho sólo con las lágrimas de una chica, y quieres llegar tan lejos como para gozar al ver a esa chica sudando por el trabajo duro?”

Gekka_no_Utahime_to_Magi_v1_137

Aunque lo que dijo parecía cortesía hipócrita, sus orejas se enrojecieron.

Reprimiendo frenéticamente su sonrisa, Lyle se fue de la habitación antes de que llegara a su límite.

“Hnngh, heh….. ella es del tipo sorpresivamente torpe, eh.”

Inesperadamente, su personalidad básica podría ser aquella del inconformista que odia perder. Encima de eso, era bastante mala para ocultar sus emociones aun poniendo ese rostro inexpresivo.

El humor de Lyle mejoró, y dejando el desayuno envuelto en frente de la puerta, se fue del laboratorio.

Los campos de la academia todavía estaban en silencio. Finalmente eran vacaciones, después de todo. Los estudiantes alojados deben seguir durmiendo después de pasar la noche jugando, o permitiéndose inactividad incluso ahora.

Caminando con un destino en mente, de alguna manera terminó en un lugar bastante activo en medio de todo el silencio. Muchos estudiantes estaban entrando y saliendo de un tradicional salón de baile.

“Pensando en ello, el baile que está organizando el consejo estudiantil es mañana.”

La Academia Vergenheim organizaba muchas actividades refinadas como fiestas y bailes en el jardín, para los numerosos ciudadanos de clase alta e hijos de nobles.

El baile que se llevó acabo en el anterior Festival Springfire fue uno de los eventos tradicionales más populares. Antes de las vacaciones cortas, podían verse a muchos chicos confesándoseles a las chicas por todas partes en su búsqueda de una compañera.

Encontrando una cara familiar en medio de los estudiantes que trabajaban diligentemente, Lyle levantó las manos ligeramente y se acercó.

“Buen día, Haz…el………”

“…… Buen día, Lyle Waldstein.”

Echando un vistazo con ojos hundidos y esqueléticos, Hazel volvió a lo que hacía con una sombría bienvenida.

“……. ¿En verdad eres Hazel?”

“¡A quién más podrías estar mirando!”

Hazel lanzó la herramienta de carpintero que estaba sosteniendo en la mano y gritó.

“Tú, tú… no puedes ser perdonado……”

Buscando algo de ayuda, Lyle miró a los otros estudiantes que habían notado el alboroto. Sin embargo, ellos también volvieron la mirada con la misma tristeza en sus ojos al igual que Hazel.

“…… Lyle.”

“¿Q-Qué sucede…..?”

“¿Entiendes quiénes son estas personas que están encargándose de los preparativos aquí?”

“Personas amables que están ayudando al consejo estudiantil…… Probablemente esa no sea la respuesta, ¿eh……?”

“No. Los que están aquí son aquellos que no lograron nada con ninguna chica, y no les queda más opción que trabajar como un burro, un montón de bastardos miserables.”

Los chicos cuyas confesiones fueron rechazadas antes de las vacaciones, tenían un brillante destello en sus ojos rojos.

Y entonces Hazel le dijo al agobiado Lyle con una voz excesivamente delicada.

“¿Oye, Lyle? ¿No crees que sólo hay dos tipos de chicos en este mundo?”

“……… Veamos. ¿En realidad no puedes decir que sólo hay dos tipos, o sí…..?”

“Sí, en realidad, sólo hay dos grandes tipos. Chicos que no tienen suerte con las mujeres…… y chicos que tienen suerte con las mujeres.

¡Za! (1)

Hazel y los otros pisaron fuerte el piso simultáneamente.

“……… Seguramente tú seas diferente de nosotros, Lyle Waldstein, como alguien que es atosigado por una compañera para el baile.”

“No, en primer lugar me olvidé completamente del baile—”

“¡Deja de hacerte el tonto! ¡¿No estás diciendo que no es algo como para entrar en pánico?!”

“Kuh, ¡no es algo para sentir envidia!”

“Sin permanecer como amigos de la infancia con [La Rosa de Fuego], a quien todos los chicos desean, la Señorita María Highline.”

“¡Contratando a una adorable asistente, y haciendo esto y aquello!”

De alguna manera, las noticias sobre Lunaria se habían esparcido bastante rápido. Esta vez, tenía que tratar que la transmisión de los rumores se convirtiera en una fórmula númerica—para sobrevivir a esto con seguridad.

Lyle incrementó lentamente la distancia entre él y los chicos quienes estaban sedientos de sangre y mujeres.

“¡Realicemos la Inquisición de los Hombres!”

Hazel exclamó a los otros chicos detrás de él.

“¡El acusado, Lyle Waldstein, ¿de qué cargos lo acusamos?!”

“¡Uno de los mayores crímenes sería mala conducta sexual!” “Mala conducta sexual! ¡Mala conducta sexual!”

“¡¿Culpable o inocente?!”

“¡Culpable! ¡Culpable!”

“¡Entonces, ¿qué clase de castigo merece?!”

“¡Si es hurto, que le arranquen los brazos!” “¡Si es falso testimonio, que le corten la lengua!” “¡Si es mala conducta sexual—se lo cortamos!”

“¡Bien!”

Aceptando la decisión del jurado, Hazel se volvió hacia Lyle.

“¡E-Esperen! ¡Esas son acusaciones falsas! ¡Es un malentendido! ¡Denme la oportunidad de defenderme!”

“No hay lugar para defensas ni circunstancias extenuantes. Para la Inquisición de los Hombres, sólo hay un juicio.”

“¡Afirmativo! ¡Afirmativo!”

“¡¿Qué clase de juicio es este?!”

“Relájate. No te lo vamos a cortar de verdad. Sólo era una expresión de discurso.”

“Y-Ya veo…….”

“Sólo divulgaremos delicados detalles sobre su tamaño y largo entre todo el alumnado.”

“¡¿Eso no es igual de horrible que clavar una cabeza en una pica?!”

Hazel y los demás estaban sosteniendo cintas métricas y escuadras, incluso balanzas. Sintiendo de verdad que iban en serio, Lyle empezó a sudar frío.

Se mantuvo en guardia ante ellos—que esperaban una oportunidad para acercársele.

“—Esto parece bastante interesante.”

Ante el sonido de esa suave pero poderosa voz, todos voltearon a mirar al mismo tiempo.

Esa figura firme y alta de un jovencito estaba vestida con ropas de alta calidad, con la mirada de todos posada en él.

¿Será Carisma? La presencia que emanaba era como una filosa y puntiaguda espada. Emitiendo esa presencia, él tenía algo extraño que captaba la atención de otros.

“—Saludos, Lyle Waldstein.”

Vilhelm Zest dirigió su sonriente rostro hacia Lyle.

Y entonces, también les sonrió a los estudiantes varones que cargaban instrumentos de medición.

“¿Les molestaría si se los pido prestado por un rato? Tengo algunos asuntos con él.”

“C-Claro……”

Como si les hubieran extraído la maldad de su cuerpo, Hazel y los otros asintieron.

Simplemente apareciendo en escena, Vilhelm Zest había cambiado por completo la atmósfera.

Vilhelm enfocó esa poderosa mirada una vez más hacia Lyle, y cerró los ojos parcialmente como para hacer que Lyle se relaje.

“Bueno, ya está. ¿Te molestaría?”

“……. Para nada.”

Lyle asintió mientras mantenía su vigilancia, y siguió a Vilhelm.

 

Con Vilhelm liderando el camino, Lyle llegó a un pabellón desierto construido al lado de un estanque de loto.

Sentándose uno frente al otro en una mesa ya preparada, Vilhelm hizo una reverencia sin demoras.

“—Debo disculparme por lo de ayer. En parte soy responsable por la insensatez en la que han caído Gerim y los demás. Lo siento mucho.”

“Ah, sí……”

Lyle estaba nervioso por los lados opuesto entre dignidad y docilidad que se demostraba.

Después de levantar la cabeza, Vilhelm sonrió como si estuviera aliviado desde el fondo de su corazón.

“Me alegra saber que no estás herido. Ayer y antes, ambas ocasiones. Sería una pérdida para nuestro país si hubieras sufrido daño.”

“Ni hablar, estás exagerando.”

“Cuánta humildad, de parte de alguien que es científico y mago, «Discípulo de la Última Hexe».”

“!”

Su cuerpo se tensó en un instante ante eso.

Aunque más no sea por un momento. Mientras acomodaba la posición de sus lentes, Lyle se hizo el inocente.

“¿A qué te refieres con—?”

“Ah, no hay necesidad de jugar a la defensiva. No me sorprende que los magi y demás existan. Nosotros, los Margraves de la familia Zest somos una orden de caballería de la frontera responsable por proteger el este. Ocupar esa posición nos ha concedido muchas oportunidades de hacer negocios con ingenieros y técnicos. Excelentes guerreros, grandiosos arquitectos, constructores, y—magos brillantes. Durante los Años Oscuros, defendimos a muchos magi, e incluso hemos realizado acuerdos secretos con los Phantasms.”

“…… Ya veo.”

Aun cuando los magi y los Phantasms se recluyeron por su disgusto por el estado del mundo, aquellos que tenían conexiones con ellos todavía existen naturalmente. Y entre ellos debe haber personas influyentes que los habían protegido.

“… Y entonces, Lord Zest.”

“Puedes llamarme Vilhelm. O si quieres, no me molestaría que me llamaras ‘Vil’ para abreviar.”

Vilhelm se corrigió a sí mismo, sonriendo.

Estaba siendo inusualmente amistoso.

Mientras trataba de imaginar qué lo había puesto tan contento, Lyle continuó la conversación sin cambiar nada.

“…… Lord Zest. Entiendo que usted conoce bien a los magi. Sin embargo, el hecho es que en la sociedad moderna, se asume que los ‘magi’ no son más que una superstición. ¿Qué planea hacer conmigo?”

“Decirme Vil hubiera estado bien.”

Las cejas de Vilhelm se arrugaron. Era una expresión que demostraba que de verdad estaba herido.

“¿—Qué planeo hacer contigo, eh? Para no andar con rodeos, diría, ‘comencemos siendo amigos’, ¿qué tal eso? No pensé en nada como iniciar una Inquisición anticuada, o tratar de destruir la opinión pública sobre ti.”

“¿Habla en serio? ¿Aun cuando esos tipos de ayer me odian como si fuera un engendro?”

“Eso es porque son unos tontos.”

El innato noble con un rango de tribunal, se burló de los jóvenes nobles con un rostro sonriente.

“¿Sabes qué es lo más importante que debe tener un noble? ¿Poder? ¿Riqueza? ¿O será el linaje? Todos son incorrectos. Aquellos que son conocidos como nobles, lo que deben tener, son ojos que puedan juzgar el valor.”

Diciendo eso, Vilhelm enfocó su mirada en Lyle.

“—Un noble es alguien que maneja a otros. Conforme los tiempos cambian, si los nobles quieren permanecer siendo nobles, no tienen más opción que continuar de esa manera. Tu tienes ‘valor’. Si Gerim y los otros no pueden ver eso, entonces todo lo que puedo decir es que son unos incompetentes.”

“…… Dudo que ése sea el juicio correcto. ¿Su juicio no está nublado por el apodo «Discípulo de la Última Hexe»?”

“Y una vez más, qué humilde. ¿Entonces cómo explicarías la [Introducción del Cálculo de Vapor] que propusiste hace tres años?”

“Eso—”

Y en ese momento, Lyle se quedó sin palabras.

Vilhelm sonrió aún más al haber dado justo en el clavo.

“Como pensé, huh. La máquina automática que se mueve gracias al motor a vapor—esa tesis tuya fue asombrosa de verdad. Se esparció oficialmente bajo el nombre de Erllua Azoth, ¿pero fue algo basado en tus ideas, cierto?”

“………. ¿Por qué sabes eso?”

“La Última Hexe que nunca tuvo interés en trucos publicitarios, había publicado proactivamente eso. Y mientras yo me preguntaba por qué, pensé en esto. Encajarían todas las piezas del rompecabezas—¿no fue acaso para salvaguardar tu talento, como todavía eras muy joven en ese momento?”

“……”

Lyle se quedó en silencio. Fue justo como Vilhelm dijo.

“Tú, quien presentó una tesis como esa a los trece años, ya has excedido lo que se conoce como genio. Basado en eso, te pediré esto otra vez—Lyle. Ven conmigo.”

Vilhelm extendió su mano hacia Lyle.

“Te quiero a ti. Tus talentos tienen un potencial masivo. Y por ese valor, tengo el mayor de los respetos. ¿Me permitirías darte una mano para lograr las cosas que quieres lograr?”

Esas eran las palabras del joven Margrave que había triunfado en su familia, lleno de una fuerza que fascinaba a otros. Los hombres harían una reverencia, mientras que las mujeres estarían encantadas.

La voz de uno que maneja—o de un líder.

Incluso Lyle sentía la influencia de querer servir a este hombre.

“…… Es un honor, pero debo rechazarlo.”

Lyle dijo mientras sacudía la cabeza.

Vilhelm dejó escapar un pequeño quejido con una expresión que lucía sorprendida.

“Hmm…… ¿Por qué?”

“Porque no tengo ese tipo de valor. Al menos, eso es lo que pienso.”

“Los humanos no son capaces de juzgar adecuadamente su propio valor. Tú mismo no serás capaz de comprender el tuyo.”

“¿En verdad?”

“Sí. Porque eso también sucede conmigo.”

Vilhelm dijo, encogiéndose de hombros con elegancia.

“Yo tampoco puedo entender ‘el valor de uno mismo’. Y esa es además una de las cosas que me ayudan a seguir adelante. Con el fin de entender mi propio valor, seguiré aceptando cualquier desafío que enfrente.”

“El valor de uno mismo……”

“Tú eres igual. Lo que es diferente, es que yo me exijo más a mí mismo, mientras que tú estás satisfecho contigo mismo—no, tú intentas ser así. ¿Me equivoco?”

“Eso no es—”

“No es cierto, no.”

Una sonrisa como si estuviera mirando a un niño terco destelló por el rostro de Vilhelm.

“Esos no son tus verdaderos sentimientos. Es meramente natural que tú quieras ejercitar tu poder.”

“Eso no—”

“Lo que temes de tu propio poder es que pueda ser la única cosa que la Señorita María requiera de ti, y tú sospechas eso, ¿me equivoco?”

“…….”

“Heh. Que las cosas de las que te diste cuenta te dejen sin palabras. Qué lindo.”

“Por favor, no se burle de mí.”

“No me estoy burlando de ti. Me pregunto si la buena voluntad de la chica con la que eres tan íntimo está dirigida a ‘ti’ o a tu ‘talento’…. es una preocupación bastante ingeniosa. Parece que puedes tomar una decisión incluso ahora mismo.”

“…………”

“Sí, ve y demuestra tu talento. Ese talento es también tu poder. ¿No habría nada de qué preocuparse si sólo exhibieras ese poder y ganaras su aprobación? ¿No crees que mi llegada sería un atajo directo hacia eso? Estableciendo tu poder, y haciendo eso, tu relación con ella estaría bien. ¿Cierto?”

“……”

Lyle miró fijamente a esa mano extendida como acercándose. Instintivamente, él levantó su mano.

Vilhelm entrecerró los ojos, luciendo complacido.

“¿—No estás siendo demasiado apresurado, Lord Vilhelm Zest?”

Al mismo tiempo que la digna voz, una mano apareció desde un costado y sujetó la muñeca de Lyle con fuerza.

Y entonces el campo de visión de Lyle se lleno de cabello cobrizo.

“……… María.”

Mientras sentía una mínima culpa, Lyle pronunció el nombre de la chica, su amiga de la infancia.

 

María, quien se estaba dirigiendo hacia la academia por la mañana, chasqueó la lengua cuando vio que Lyle no estaba en el laboratorio ni en su dormitorio.

Buscando por los campos de la academia, encontró a un grupo de personas que estaban encargándose de los preparativos en el salón de baile.

“Buen día para todos ustedes (2). Es rudo de mi parte interrumpirlos en medio de sus labores, pero ¿les molestaría decirme si han visto a Lyle Waldstein?”

Aunque a María no le importaban mucho las etiquetas y demás cuando era más chica, parece que había comprendido cómo ser la elegante hija del Vizconde durante los últimos años. Fue así porque se dio cuenta de la conveniencia de ello.

Además, María Highline era el objetivo del afecto de muchos, independientemente del género. Sólo había unos pocos nobles que despreciaban a los nobles que había comprado su nobleza.

Los hombres a quienes había preguntado, enderezaron sus espaldas severamente, y con suavidad contestaron a la pregunta de María.

“Gracias, y gracias por su duro trabajo también. ¡Por favor, sigan con el buen trabajo!”

Luego de haberles dedicado una sonrisa y palabras de aprecio, los estudiantes se desmayaron con claras sonrisas encantadas en sus rostros.

En ese instante María abandonó la escena rápidamente. Cuando quedó fuera de la vista pública, empezó a correr a toda velocidad.

Quizás fue porque sus plegarias llegaron, que inmediatamente encontró a Lyle.

Sin embargo, el que estaba hablando con Lyle era, de todas las personas, Vilhelm Zest.

Tan pronto como lo encontró, parecía que había llegado justo a tiempo para ver su cara con una mirada de sorpresa.

Aunque había muchas cosas que quería decir, lo primero que hizo fue mirar fijamente al hombre frente a sus ojos.

“…… Qué escalofriante. Que me mires con una expresión así podría detener mi corazón, Señorita María.”

“Si se detiene por la mirada de una muchachita, entonces el Lord Zest de la generación actual debe tener un corazón bastante delicado.”

“¿Una muchachita, eh? Dicen que incluso una leona protegiendo a su cría bajará la guardia cada noche alterna. ¿No estás siendo demasiado sobre protectora?”

“¿Oh? Considerando que dijiste eso, sí parece que entiendes lo que estabas tratando de hacer, ¿no?”

Afilando la mirada de sus ojos verdes, María dijo, como si sus palabras cortaran.

“—Por favor, date la vuelta y vete con prisa, Margrave Vilhelm Zest. Es decir, si no deseas otra marca en tu mejilla.”

“Vaya…… Parece que no soy bienvenido.”

Vilhelm suspiró, luciendo triste de verdad.

Ese gesto era verdaderamente refinado, como uno esperaría de un joven noble que podía encantar a las mujeres como si fuera un juego de niños, pero María no aflojó su intensa mirada ni por un instante.

El joven Margrave—alguien de alto rango incluso entre la nobleza en la que ha triunfado, seguía siendo un segundo hijo ilegítimo. Aunque ha pasado por dificultades inimaginables, se había adaptado por completo a los desafíos y adversidades que se le impusieron.

Era diferente de aquellos idiotas que habían obtenido sus rangos sólo por abrir la boca. Él poseía tanto un espíritu extraordinario que negaba sus límites como una ambición ardiente, una persona digna de ser respetada, incluso María se sentía así.

Sin embargo, eso sólo fue inicialmente. Luego de conocerlo e intercambiar una palabra o dos, su impresión dio un giro, y eso ocurrió cuando empezó a balancear su mano.

Ella no tenía una razón clara y distintiva para eso. En otras palabras, era ‘intuición femenina’.

A ella no le gustaba este hombre. Nunca podría entender a una persona como él—No, debería decirse que nunca debería entenderlo.

Y ese pensamiento, no cambió hasta ahora.

“……. De alguna manera, parece que lo mejor será que me vaya.”

Sacudiendo la cabeza, Vilhelm se levantó.

“Ah—antes de que lo olvide. Señorita María, ¿te importaría entregarme a Gerim Schwatten y a los otros cuatro que capturaste ayer?”

“… No puedo hacer eso. Han apuntado a Lyle con un arma, y eso los convierte por completo en criminales. Debería entregárselos a los que están a cargo de administrar justicia.”

“Por supuesto, no sería parada nada irrazonable. Silenciaré sus lenguas. ¿Eso no te ahorraría el problema de tener que detener sus intentos de alargar el proceso con algún invento absurdo?”

“¿Piensas que creeremos las palabras de un hombre que podría haberlos incitado en primer lugar?”

“Al menos, veo a Lyle como alguien con un inmenso valor. Me gustaría que me creyeras en eso.”

“…… Okey.”

Con una expresión tensa, María asintió.

El ‘valor’ que ella misma había puesto en él le decía que era improbable que él los traicionara. Basada solamente en eso, podía confiar en él.

“Enviaré un mensajero esta noche. Eso concluye las cosas, creo, Señorita María y Lyle Waldstein.”

Con una sonrisa que rebosaba de confianza, el joven Margrave partió.

Cuando su figura desapareció por completo de su línea de visión, María finalmente dejó escapar un respiro de alivio.

“……… Cuando dicen que no se puede lidiar con alguien a través de medios ordinarios, deben referirse a alguien como él.”

“María……”

Luego de pronunciar su nombre, María miró severamente a Lyle.

“……… ¿En qué estabas pensando?”

“¿Perdón?”

“¿Estabas pensando en unir fuerzas con alguien como él?”

Sin importarle el hecho de que Lyle se estaba avergonzando, María entrecerró los ojos.

“¿Abandonarme a mí, con quien has tenido una relación inseparable durante diez años, por esa clase de tipo?”

“Ma-María, cálmate….”

“¿Que me calme? ¡Estoy lo suficientemente calmada!”

Contraria a sus palabras, María levantó la voz.

María pensaba que era mortificante.

Como temía, a Lyle ella le importaba hasta ahí.

“……… Ya no soy más la chica que sólo se perdía, ¿sabes? Te lo suplico, al menos discute las cosas conmigo primero. Al menos comparte conmigo tus preocupaciones……..”

Involuntariamente, su voz bajó hasta un tono suave, y María bajó la vista al piso. Era extraño, de parte de la chica que siempre daba lo mejor de sí en frente de Lyle.

Para María, Lyle Waldstein era una persona muy importante. Era un joven que se decía que era un souvenir del benefactor de su familia, su confiable amigo de la infancia, y más que nada, el ‘benefactor de su alma’.

Era por el hecho de que Lyle no confiaba en ella, que esto la irritaba tanto.

“¡Ma-María……!”

Ante el estado deprimido de María que él prácticamente no había visto nunca antes, Lyle entró en pánico.

“¡L-Lo siento! ¡No lo consulté contigo porque estaba en un estado miserable, y no quería mostrarte lo lamentable que lucía! ¡No significa que te estaba ignorando ni nada! ¡Lo siento! ¡De verdad, de verdad! ¡Discúlpame! ¡Lo siento, María!”.

¿—Eh?

María se sorprendió de que su amigo de la infancia se estuviera disculpando desesperadamente.

Lyle era alguien que siempre había ignorado sus avances. Era inusual que se preocupara proactivamente por ella.

¿Debería…..?

Dentro de la deprimida María, esperanzas y expectativas empezaron a brotar.

También era conveniente el hecho de que no había soltado su mano. Como una niña mimada, María atrajo el brazo de Lyle hacia su cuerpo.

“…… ¿De verdad lo sientes?”

“S-Sí……”

Lyle asintió, su rostro gradualmente se enrojecía ante la suavidad de los pechos que hacían presión sobre él.

Manteniendo su cuerpo cerca de él, el rostro de María se estaba ruborizando. Si él mismo no se hubiera avergonzado, ella definitivamente no sería capaz de mirarlo.

“……. Si es así, ¿serías mi compañero para el baile de mañana?”

“C-Claro….. espera, ¿qué?”

Lyle parpadeó. Recobrando la compostura, miró a María con sospecha en sus ojos.

“………. ¿Esas fueron lágrimas de cocodrilo?”

“¿Hmm? No tengo idea de qué estás hablando, ¿sabes?”

Como si se tratara de un concurso, María rozó fuerte sus pechos contra él. Él temía que su corazón pudiera explotar en cualquier momento por lo rápido que estaba latiendo, mientras la expresión de ella estaba repleta de la sensualidad de una mujer, y sus ojos lo miraban sugestivamente.

“¿Dijiste ‘claro’ y aceptaste, no? Como ya dijiste eso, mantendrás tu palabra, ¿cierto?”

“……… Entiendo. Te lo prometo, María.”

Lyle asintió, luciendo rendido.

Llorando de la alegría en su interior, María abrazó a Lyle del cuello con toda su fuerza.

“¡Muchas gracias, Lyle!”

“¡Whoa, whoa! ¡María—!”

Al abrazarlo tan de repente, Lyle perdió el balance.

Superado por el vigor de María, Lyle cayó espléndidamente al piso.

“¡Gueh!”

“¡¿Lyle?!”

Gimiendo con una voz la de un sapo aplastado, Lyle naturalmente se había desmayado.

 

Era la primera vez que Lunaria Nebulablut hacía algo como limpiar. Al ser la primera en nacer de la Bloodline of the Fog (los Nebulablut) en aproximadamente un siglo, fue criada por sus hermanos como una princesa.

Por lo tanto, era natural que fuera mala en eso. Esa era la excusa que Lunaria daba por no haber logrado ningún progreso. Luego, se sorprendió bastante de sí misma cuando se acordó de ello.

Hablando de sorpresas, esos humanos que tenían unos cuántos años ya—todos aquellos que tenían la ocupación de ‘profesores’—habían ido a visitar a Lyle.

“¿Podría preguntarte quién eres?”

Después de despertar de la sorpresa al oír su respuesta acerca de que era la nueva asistente contratada, ellos dijeron, ‘Ya veo, finalmente lo hizo…… pero la verdad es que contrató a una linda jovencita. Mi asistente es una arpía vieja y fastidiosa’. Luego de quejarse, le dejaron unos documentos a Lunaria y se fueron.

Números y símbolos abarrotados había escrito en esos documentos. Parece que querían pasarle estos documentos a Lyle. Daba la impresión de que ese joven podría descifrar estos códigos que serían un desafío incluso para el idioma de las hadas y los espíritus.

Con el correr del día, el laboratorio volvió a su estado de desorden original, y entonces el dueño de la habitación regresó.

“—Préstame el sofá.”

María Highline quien había aparecido antes y se marchó de inmediato, dijo mientras apuntaba a Lyle quien se había desmayado por alguna razón.

“… ¿Pasó algo?”

“¿Q-Quién sabe…?”

Luego de la pregunta de Lunaria, María se fue de la habitación mientras silbaba.

¿Ese silbido era alguna clase de plegaria o algo? Todavía no entiendo muy bien las tradiciones de los humanos.

Volviendo rápidamente, María trajo un tazón lleno de agua en las manos. Acomodando a Lyle que yacía en el sofá, remojó un pañuelo y lo aplicó en su nuca.

Aunque María lucía avergonzada, las técnicas de cuidado hacia Lyle estaban llenas de afecto. Trayendo una silla hasta el sofá, sonrió mientras miraba a Lyle quien estaba allí recostado, durmiendo. Y de a ratos, se acercaba para acariciar su flequillo.

“……. Señorita María.”

“María.”

Mientras balanceaba su dedo, María la corrigió.

“…… Los honoríficos como ‘Señorita’ sólo se usan en situaciones formales.”

“……… Entonces, María, ¿conoces a Lyle desde hace mucho tiempo?”

“Hmm… ya han pasado nueve años, siete meses y dieciocho días desde que lo conocí, creo.”

María dijo con detalles específicos.

Su encuentro con Lyle había sido magnífico, al punto en que todavía podía recordar claramente el día en que se conocieron.

“……. La primera vez que lo vi, fue en una residencia en el campo.”

Aunque no había manera de que pudiera leer los pensamientos internos de Lunaria, María empezó a hablar mientras se reía, con una expresión de nostalgia.

“Mi madre tenía un estado físico débil, y con el fin de recuperarse, la acompañé al campo. Y en ese campo, vivía la benefactora de la familia Highline, Madam Erllua Azoth.”

“Erllua Azoth…..”

“Ella era la maestra de Lyle, y también su madre adoptiva. Cuando Madam Erllua nos pagó una visita a la residencia, había llevado consigo a Lyle, sobre quien acababa de obtener la custodia. Era tan delgado y frágil, que mi primera impresión de él fue la de ‘un niño débil y larguirucho’.”

‘Aunque no ha cambiado tanto’, agregó María, mirando su rostro durmiente.

“Por eso, convertí a Lyle en mi compinche y lo arrastré conmigo. ‘¡Te entrenaré duro!’, dije en aquel momento. Recordándolo…. fue sorprendente que no me odiara por eso.”

El perfil secundario de la sonriente María, no podía confundirse con otro más que la expresión de una ‘doncella enamorada’.

“Desde siempre—Um, ¿siempre te ha gustado desde ese entonces, cierto?”

Empezó a tartamudear a medio camino de su pregunta.

Lunaria quien tenía una experiencia absolutamente nula en materia de amor se estaba involucrando en una conversación sobre ello por primera vez.

María respondió con un gruñido y frunciendo el ceño ante la pregunta de Lunaria.

“¿Quieres saber?”

“Sí…… sí, me gustaría saber. El Maestro Lyle es mi empleador, después de todo.”

“Hm…… bueno, las palabras más exactas para describirlo serían ‘discípulo cobarde’. En ese momento, era una soñadora, así que le dije cosas como ‘tienes que ser un hombre más fuerte que yo’.”

“Entonces…. ¿por qué le dijiste esto?”

“Es un secreto.”

Interrumpiendo con una voz digna, María se levantó con firmeza.

“—En sólo un día, has tenido un montón de cambios de expresión, ¿no? Hasta ayer, ni siquiera tenías la voluntar para morir.”

Luego de que le dijeran eso, Lunaria dudaba de su veracidad.

“¿Acaso Lyle te dijo algo? No—mejor dicho, ¿no te dijo nada, cierto?”

María dijo con una sonrisa forzada.

“Me retiro. Tengo cosas que hacer mañana a la noche, así que hay algunos preparativos que necesito hacer. Te dejaré a cargo.”

Balanceando la mano, María se dispuso a dejar la habitación.

Lunaria, sin pensar,

“—Uhm.”

“¿Qué pasa?”

“…… ¿Estás bien con esto? Que él esté con alguien como yo…… ¿No te resulta desagradable…?”

Incluso Lunaria misma no entendía bien por qué preguntó algo como eso.

“Sí, es muy desagradable, ¿de acuerdo? Tanto que quiero arrancarme el corazón.”

Escuchando esa respuesta, Lunaria sintió un frío en su corazón. Previamente había sentido que era algo más cercano al desagrado, pero esa sensación de frío que ella pensó que se había desvanecido—era en realidad la sensación de la derrota.

¿Podría ser, que ya no quería perder nada más?

Ella que no tenía nada que perder, ella que quería simplemente desvanecerse, ¿de verdad estaba pensando eso?

Pero—¿qué era exactamente?

“Es desagradable, pero no me importa. Me ganaré a Lyle gracias a mi propio encanto. No dejaré que una o dos personas más me detengan.”

Ante las palabras de María, Lunaria quien había bajado la vista inconscientemente levantó la cabeza.

La chica con el cabello cobrizo de repente aflojó el ceño de su expresión, y relajó sus hombros.

“—Lyle tampoco lo permitiría, seguramente. Después de todo, es una persona muy orgullosa y bondadosa que insistirá en que se trata de auto-satisfacción, incluso si sale herido, e incluso si se trata de hipocresía.”

Una persona muy orgullosa y bondadosa.

Aunque estaba expresando sus sentimientos por ese joven, tenía una expresión bastante calmada.

“Y por eso, haz lo que quieras. Porque eso es lo que yo voy a hacer.”

Diciendo eso, con su cabello cobrizo balanceándose, María se marchó.

Desconcertada, Lunaria sólo podía mirar a la puerta por la que María se había ido.

Era una chica impresionante de verdad.

Por alguna razón, Lunaria pensó que ella misma era miserable. Tanto la razón y como el valor para albergar pensamientos de vergüenza, sólo un poco más y no hubieran significado nada para ella.

¿Y qué fue lo que hizo que esa chica luciera tan impresionante?

¿Había una razón para que dijera orgullosamente que era un ‘secreto’?

“……. Si conociera ese ‘secreto’, ¿yo también te entendería?”

Lunaria susurró mientras miraba a Lyle.

Él quien había convertido el corazón de los demás en un lío, de alguna manera el Lyle desmayado era una persona despreocupada.

“………… Es un hombre detestable de verdad.”

 

Gerim Schwatten y sus cuatro compinches fueron liberados en lo profundo de la noche. Mientras el cochero quien era el mensajero que el Margrave Zest envió, impulsó el carruaje, dejaron escapar un suspiro de alivio ante su libertad recuperada.

Sin embargo, al notar que el carruaje se estaba dirigiendo hacia las afueras, uno de los jóvenes llamó al cochero.

“Oi, ¿a dónde vamos?”

“……”

El cochero no respondió. Aunque lo regañaron por su falta de respeto, la figura humana se mantuvo en silencio.

El carruaje se detuvo en el medio de un campo en las afueras de la capital real. El cielo estaba cubierto de espesas nubes, y era imposible determinar adecuadamente su ubicación exacta.

Con el extraño cochero guiando el camino con una lámpara, finalmente llegaron a una cantera que de repente se divisó en la tierra. En el medio del campo cubierto de césped, había una parte que estaba pavimentada artificialmente con concreto.

El cochero descendió por las escaleras que continuaban en lo profundo de la cantera. Los jóvenes de mala gana lo siguieron.

…… ¿Por cuánto tiempo descendieron?

Finalmente llegaron a lo que parecía un espacio inmensamente amplio. La única fuente de luz, que era la lámpara del cochero, ya no era suficiente para disipar la espesa oscuridad.

Sin embargo, era suficiente para iluminar los rostros de las personas allí.

“¡Lord Vilhelm…!”

El joven Margrave, con su espada como un bastón, los estaba esperando.

Casi cayéndose, los jóvenes corrieron haciendo reverencias hacia Vilhelm.

“P-Por favor perdónenos, Lord Vilhelm… por nuestro vergonzoso comportamiento……”

“¡Sin embargo, tenemos buenas noticias! ¡Ese Lyle Waldstein es un practicante de magia sospechosa!”

“¡Incluso tiene como mascota a un demonio malvado con la forma de una chica! ¡Tenemos que iniciar una Inquisición inmediatamente!”

Vilhelm los escuchó totalmente inmóvil. No, sólo lucía como si lo estuviera.

En breve, se quedaron sin nada que decir, y Vilhelm, sin dirigirse a ninguno,

“……… Hah.”

Dejó salir un pequeño suspiro.

“……. ¿Cómo pueden siquiera mencionar algo como una Inquisición en este tiempo y época? ¿Han olvidado la historia del Reino de Ilsestein? Que esas palabras vengan de los descendientes de los nobles que han luchado contra la tiranía de la Iglesia…… ¿eso estaba destinado a ser una broma?”

¿—Alguno del grupo de jóvenes era capaz de notar ese sutil cambio?

Ese Vilhelm Zest había expresado un juicio decisivo.

“…… Me di cuenta de mi estupidez.”

“¿Lord Vilhelm……?

“Y encima de todo eso……… hice una promesa para que se callaran, huh.”

Diciendo eso, Vilhelm desenvainó su espada sin entusiasmo. Blandía la espada como si fuera una recompensa, y de manera tan natural como lo fuera un mero encogimiento de hombros. Los jóvenes mantuvieron el aliento ante la vista.

Un destello, dos destellos—hubo cuatro golpes en total.

Como si fuera un acto preparado de antemano, cuatro de los jóvenes colapsaron inmediatamente.

El cochero cargando la lámpara, como si no hubiera visto nada, no se movió en lo absoluto.

“¡Hi, hii!”

El único que quedaba era Gerim, que se estaba preguntando qué lo había llevado a esto. El poder se le había agotado, y empezó a moverse erráticamente por el piso debido al miedo.

“¡Hiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!”

“—No hay ningún significado detrás de esto. Fue pura casualidad que mi espada se haya esgrimido en este orden.”

Vilhelm dijo con un tono sereno a Gerim cuya voz se había vuelto incoherente.

“Debo expresar mi gratitud. Gracias a todos ustedes, he sido capaz de entender la idea general del poder perteneciente a los grandes nobles, y cómo usan sus recursos. Seré capaz de hacer lo que quiera, de ahora en más.”

El rostro de Gerim palideció.

Tomar control de nobles influenciables. Eso era lo que Vilhelm había dicho.

“N-Nos engañaste……”

“Eso es ridículo. Si hubieras sido más capaz, podríamos estar en términos más amistosos. Sin embargo, sin importar cómo lo consideres, soy mejor que tú por mucho. Lo que deberías odiar es tu propio límite, Gerim Schwatten.”

Eso no fue más que el producto del espíritu aristocrático.

Ya sea que tuvieran algún uso o no para él—este hombre casi había cometido el despiadado y tendencioso crimen que una vez en el pasado cometieron los nobles en contra de los plebeyos.

Justo en frente de los ojos de Gerim quien fue juzgado como inútil, la punta filosa de la espada arremetió contra él.

Era elegante, pero la larga espada también emanaba un siniestro sentimiento. La hoja emitía un leve brillo rojo, luciendo como si fuera a gotear sangre en cualquier momento. Aunque la artesanía era exquisita, lo que más llamaba la atención era la misteriosa y brillante gema en la empuñadura. La gema color crepúsculo—comúnmente usada en estos días como combustible, pero desde tiempos inmemorables había sido conocida como la misteriosa piedra mágica—ámbar. Como si fulminara con la mirada, resplandecía con una luz reluciente.

“¡E-Espere! ¡Por favor, espere! ¡Lo que sea—haré lo que sea!”

“……… Ha.”

Con un pequeño suspiro, la hoja se deslizó a través del aire.

 

El último día del Festival Springfire, el baile de disfraces planeado por el consejo estudiantil para el final de las vacaciones empezó sin problemas.

Conforme el cielo se oscurecía, la gente con todo tipo de atuendos comenzó a aparecer desde todos los rincones de la Academia Vergenheim. Había chicas usando kimonos del Este Oriental y chicos revestidos con armaduras de metal. También había aquellos que se pusieron una máscara de calavera imitando a la Parca o con la clásica máscara blanca de bufón.

Al ver en el salón de baile de la academia a los estudiantes con diferentes atuendos elaborados, Lyle se sintió mareado.

Lyle estaba vestido con un traje normal con una máscara de búho que le cubría la mitad superior del rostro. Aunque en medio de la gente usando piel de tigre o león, esto podría considerarse bastante leve. Dejando de lado la máscara, estaba de lo más normal.

Pasando el tiempo en un rincón del salón, le palmearon abruptamente el hombro. Mirando a la persona que despreocupadamente lo había hecho—Lyle rezongó.

“¿Eres tú, Lyle, no? Soy yo, tu compañero.”

El grotesco zombie frente a él con flechas clavadas en su cabeza, con globos oculares falsos colgándole—la persona disfrazada de zombie frente a él, le habló a Lyle con una actitud familiar.

“… ¿Eres tú Hazel?”

“Diste en el blanco.”

Con una energía distinta a la de un zombie, Hazel infló su pecho, orgulloso de su disfraz.

“¿Y, qué piensas de este disfraz?”

“… Es bastante bueno.”

“¡Sí! La tropa con la que estaba trabajando por medio tiempo me vistió con sus accesorios. Justo lo que esperarías de parte de verdaderos profesionales. ¿Te asusté?”

“Síp. Lo hiciste.”

“Con un atuendo tan genial como este, voy a destacar mucho más que cualquiera de esos bastardos de por ahí. Las señoritas quedarán encantadas conmigo.”

Aunque Hazel lucía bastante emocionado, Lyle simplemente asintió en silencio.

“Pero, ¿cómo supiste que era yo?”

“Porque estabas parado aquí sin demostrar ningún interés por las señoritas. Mira, los impacientes ya están empezando.”

Mientras algunas personas charlaban, también podía verse a otros susurrándoles a sus parejas en el oído. En bailes de disfraces, adivinar los nombres de los demás invitados era uno de los juegos. También proveía de una buena oportunidad para que las personas realizaran confesiones románticas, con líneas como, ‘Por fin te encontré’. Aunque también había rumores de que los amantes que asistían al baile podrían terminar separándose si no podían encontrar a sus parejas.

“¿Están muy desesperados, no? Especialmente aquellos tipos que no pudieron conseguir novia, pero no es como si pudieran hacer mucho al respecto. Bueno, a alguien que lo tiene muy fácil como tú no le importaría tanto, ¿no…?”

“Te lo suplico, no pongas esa cara tan cerca de mí…”

Mientras Lyle hacía una mueca debido al rostro de muerte de Hazel acercándosele, un revuelo de curiosidad se esparció por el salón. Siguiendo la dirección en la que las máscaras miraron, se encontraron enfocando su atención hacia la entrada.

La Diosa de Fuego—la atención colectiva de los invitados estaba concentrada sobre la mujer vestida magníficamente.

Un intenso vestido carmesí que adornaba su delgado cuerpo. Su espalda y hombros estaban atrevidamente expuestos, aunque emitiendo la impresión de una pura elegancia y belleza. Envueltas alrededor del área del pecho había varias capas de fina tela parecidas a un plumaje.

Llevaba puesta una glamorosa máscara confeccionada con arreglos color escarlata. Incluso por sus labios rojos y su fina boca, ellos podían darse cuenta de que era hermosa. Y combinado con su cabello cobrizo, su atuendo era magnífico de verdad, como si se tratara de un fénix.

“Absolutamente preciosa, llena de glamour, y sin una pizca de mal gusto.”

Oyendo los pensamientos de Hazel, el encantado Lyle volvió en sí. Mientras se regañaba a sí mismo por perder la compostura, se acercó a la [Diosa de Fuego] que había quedado rodeada de gente.

“… Como lo prometí, he venido para ser tu acompañante, Lady María Highline.”

“Gracias, y disfrutemos la noche, Sir Lyle Waldstein.”

Haciendo una reverencia con etiqueta perfecta, María quien estaba vestida como la Diosa de Fuego extendió su mano, posándola sobre la de Lyle.

Suspiro~ Lo sabía, es Lady María.”

Sorprendida por el zombie que se acercaba, María reflexivamente lanzó su puño.

“¡Gah!”

“¡María! ¡Ese es Hazel! ¡Es Hazel!”

“Oh. Oops. Es demasiado repugnante, así que yo……”

“U-uu… eso dolió……”

Hazel a quien habían golpeado justo en el hígado, se levantó tambaleándose como si estuviera a punto de morir.

Viendo al inquietante rostro de Hazel, Lyle y María intercambiaron miradas el uno con el otro, y se volvieron para encontrarse con la conmoción que se estaba elevando una vez más.

“¡Whoa! ¡Mira!”

Hazel quien había visto la fuente de la conmoción, marchó como si fuera un nuevo zombie.

La persona que había captado la atención de los invitados, esta vez, era una chica delgada, esbelta y que llevaba un vestido negro. El vestido estaba confeccionado elaboradamente, aunque tenía un diseño simple, que enfatizaba lo efímera que era la chica. Su máscara era negra al igual que su atuendo, lo que hacía destacar aun más la claridad de su pálido cabello plateado.

La Princesa Luz de Luna—sería la mejor manera de describirla.

La atmósfera efímera estimuló los instintos protectores de los chicos, y así un montón de estudiantes varones se acercaron a pedirle ser su acompañante. Y entre todos ellos se encontraba un cierto zombie (Hazel), abriéndose paso hasta alcanzarla. Con gestos exagerados, Hazel dio un discurso, pero la chica suavemente le restó importancia con una o dos palabras, y cayó postrándose en el piso del salón.

“…… Siento lástima por él.”

Mientras la atención de todos se enfocaba en el espeluznante ‘cuerpo’ que era más realista que su verdadera forma, la [Princesa Luz de Luna] se escapó de la multitud de gente. Yendo y deteniéndose ante Lyle, que había visto todo el alboroto desde el comienzo hasta el final, hizo una reverencia.

“…… De verdad te invitó, ¿no?”

Haciendo un puchero, María volteó para enfrentar a la [Princesa Luz de Luna]—Lunaria.

“Buenas noches para ti, Lady María. —Esta noche amerita formalidad.”

“Uh-huh. Buenas noches para ti también, Lunaria.”

“Gracias… y buenas noches para ti también, Maestro Lyle.”

“Igualmente, Lunaria.”

Aunque estaba un poco preocupado por María quien estaba tratando de buscar algo en la apariencia de Lunaria, Lyle apuntó al ‘cadáver’ que se arrastraba y dijo,

“… ¿Qué le dijiste?”

“Rechacé a Sir Hansel, diciéndole que, ‘el Maestro Lyle me mantiene ocupada toda la noche, por lo que no puedo entregarle mi cuerpo a nadie’.”

Aunque era verdad que estuvo ocupada haciendo la limpieza incluso de noche, sus palabras eran no obstante, engañosas para alguien que todavía estaba atravesando su pubertad adolescente.

Por algunos segundos, Lyle expresó una plegaria en su corazón por Hazel, cuyo nombre ni siquiera había sido recordado.

“Más importante—¿hay algo que nos está convirtiendo en el centro de atención…?”

Lyle sondeó los alrededores, después de escuchar las palabras de Lunaria.

Los muchos estudiantes en el grandioso salón estaban enfocando su atención en Lyle—mejor dicho, en la [Diosa de Fuego] y la [Princesa Luz de Luna] que estaban junto a él.

Ambas, María y Lunaria eran chicas excepcionalmente preciosas que emitían diferentes impresiones. Sus máscaras de esta noche sólo servían para acentuar esas impresiones que los demás tenían sobre ellas. No sorprendía el hecho de que estuvieran en el foco de atención.

“Aun así, parece que hay algunas miradas escalofriantes mezcladas ahí.”

Reprimiendo su sonrisa, María tomó el brazo derecho de Lyle.

Esas miradas escalofriantes—concretamente, las miradas que venían de los chicos, intensas. Lyle podía sentir en su corazón y en su nuca, la intensidad de las miradas de aquellos que rechinaban los dientes con celos. La sed de sangre enfocada en sus puntos vitales era bastante inquietante.

“Maestro Lyle, tu mano.”

Diciendo eso, Lunaria entrelazó su brazo con el suyo, del lado opuesto a María.

Desde varios lugares, podía percibir las voces maldiciéndolo, con líneas como, ‘… ¿Es un tremendo bastardo sin importar cómo lo mires, ¿no?’, ‘Patearé su trasero más tarde’.

“¿L-Lunaria? Apreciaría mucho que me soltaras…”

“No sería bueno para mí que me separe de mi maestro.”

Oyendo a Lunaria decir eso, el rechinamiento de dientes podía oírse.

(… ¿Lo está haciendo a propósito?)

Mirando a Lunaria, Lyle pensó que incluso si llevaba una máscara, no había diferencia alguna en su usual rostro inexpresivo.

“¿Tener una señorita en cada brazo no es el sueño de un hombre, Lyle?”

María que estaba a su derecha no podía ocultar la sonrisa bromista en sus labios, y acercó aún más su cuerpo contra él, como enfatizando su escote.

Instantáneamente, el sonido del roer de los pañuelos resonó por todo el salón.

(…… La verdad es que ellas me pusieron en un lugar bastante complicado……)

La amiga de la infancia de Lyle cuyo propósito en la vida parecía ser bromear con él sin cesar era de hecho, una existencia que le inducía un masivo dolor de cabeza.

Al tener a esas problemáticas chicas en cada brazo, Lyle fue llevado al medio del salón. Con cada paso que daba, el instinto asesino que sentía se incrementaba todavía más.

—Si fueran a asesinarlo en un futuro cercano, no sería pequeño el número de sospechosos, con seguridad.

Mientras Lyle perdía las esperanzas en su futuro, un mesero les llamó la atención con un “Discúlpenme.”

“Tengo aquí un mensaje para usted, Milady.”

Con eso, le entregó un sobre a María. Ella abrió el sobre y echó un vistazo a la carta que estaba dentro, con una mirada sospechosa en su rostro.

“…… Hmm. Perdón por esto, pero discúlpame por un rato, Lyle. Algo surgió.”

Encogiéndose de hombros, María soltó de mala gana el brazo de Lyle.

“¿Entendido? ¡Hasta que vuelva, no te pongas en ridículo!”

Enfatizando las palabras al señalarlo, María siguió al mesero.

Lyle quien había sido dejado allí, sintió un ligero descenso del instinto asesino, y dejó salir un suspiro de alivio.

“… Oh, bueno, disfrutemos nosotros, ¿sí?”

“Sí, Maestro Lyle.”

Con eso, Lunaria acercó su cuerpo aún más contra él.

La sensación de su cuerpo en su brazo era sorprendentemente delicada, y eso hacía que la suavidad de su ligero busto luciera un poco más prominente.

Aunque Lyle intentó liberarse, ella lo sostuvo con más fuerza aún que él no esperaba de parte de un brazo tan delgado, y dejó de intentarlo.

Inmediatamente después de eso, el salón se llenó con música para bailar. Debajo de la lámpara chandelier, hombres y mujeres con todo tipo de atuendos excéntricos empezaron a bailar el vals, con pasos que tenían elegancia a diferencia de sus disfraces.

“¿También vas a bailar, Maestro Lyle?”

“Me temo que no…”

Aprendió un poco de baile antes, pero su profesora le había dicho y enfatizado específicamente a él, ‘¿Entendido? Lyle, no puedes bailar con nadie más que yo, ¿de acuerdo? ¡Definitivamente no!’ No había dudas de que debía ser un muy mal bailarín.

“¿Qué hay de ti, Lunaria? Parece que serías buena en ello.”

“… Me han enseñado como bailar, pero nunca fui hábil en ello.”

Estaba un poco aliviado de que no estaba solo en eso, y así, se encontraron sin nada que hacer.

Mientras se preguntaban qué hacer a continuación, inclinaron la cabeza contemplando, la música se detuvo, aquellos que estaban bailando se dispersaron, y un nuevo grupo de personas se pararon en el medio del salón. La orquesta empezó a prepararse, y el director estaba estirando sus hombros.

“… Eso me recuerda.”

Una idea le llegó. Tomando la mano de Lunaria, Lyle la llevó hacia la orquesta.

La orquesta estaba formada por estudiantes del club de música. Lyle hizo una reverencia hacia el estudiante director.

“Discúlpame, pero a esta señorita le gustaría cantar una canción. ¿Serías tan amable de darle una oportunidad?”

Aun cuando tenía puesta la máscara, era evidente que estaba completamente shockeada.

Lanzando una fugaz mirada a Lunaria, el director asintió ligeramente, y les dio permiso para ocupar el lugar del director.

“Bueno, si te parece.”

“Pero……”

“Puede que no seas buena para bailar, pero el canto es tu fuerte, ¿cierto? Sólo inténtalo.”

“…… Como desees, Maestro Lyle.”

Lunaria susurró como rindiéndose, se ubicó en el lugar del director e hizo una reverencia hacia la orquesta. Luego de una conversación con el líder de la orquesta, decidieron tocar una pieza musical bastante anticuada.

Parejas que se habían encontrado se reunieron en el medio del salón. Con el sonido del violín, la música empezó.

Lunaria sincronizó su voz con el ritmo, y—

“—Aahh—”

En el momento que empezó a cantar, todos se quedaron congelados, y voltearon a ver la fuente de la canción y la música que la acompañaba. Los miembros de la orquesta quienes se habían quedado paralizados del asombro, dejaron de tocar sus instrumentos, pero rápidamente volvieron a hacerlo. El director junto a Lyle fue tomado completamente con la guardia baja por parte de la voz de Lunaria, y no podía quitarle los ojos de encima.

(…… Una vez más, recordé lo bella que es su voz.)

Había muchas leyendas acerca de los Phantasms que hacían referencia a sus ‘voces de canto’. La canción de Lunaria era adecuada para una «Nosferatu», aquellos que eran los hijos de la noche, emanando la sensación de un claro cielo nocturno con una silenciosa luna.

Cuando su canción terminó, los estudiantes que estaban bailando estallaron en un cordial aplauso para la cantante que repentinamente había tomado el escenario.

Aunque Lunaria se había puesto tensa en el lugar del director, pronto, hizo una pequeña reverencia y bajó.

“Buen trabajo.”

“…… Es la primera vez que me aplauden de esa manera.”

Murmurando en voz baja, Lunaria tiró de la manga de Lyle.

“Lunaria, cantas muy bien.”

“…… Debo confesar que no me gusta mucho bailar… y que practiqué canto con el propósito de cubrir eso……”

Lyle no podía ver su expresión debajo de la máscara, pero de alguna manera parecía que estaba bastante contenta, y eso lo alivió.

“—Erm, discúlpame.”

La voz del estudiante director alcanzó sus oídos. Parece que querían pedirle un bis debido a su popularidad.

“… ¿Maestro Lyle?”

“Sí. Está bien, adelante.”

“… Por favor, con permiso entonces. Muchas gracias.”

Inclinando la cabeza, Lunaria fue trotando a unirse a los miembros de la orquesta.

Con eso, sería capaz de divertirse a pesar de su inhabilidad para bailar, de la que Lyle estaba agradecido.

La melodía de una canción de cuna empezó una vez más. Y así, Lyle cerró los ojos y disfrutó.

 

María ascendió hasta el segundo piso del salón.

Mirando desde el atrio, el baile de disfraces con fantásticos atuendos parecía casi un zoológico.

María fue guiada hasta uno de los espacios privados aislados con cortinas, y frunció el ceño detrás de su máscara.

“Saludos, Señorita María.”

La persona que dio la bienvenida a María era el joven Margrave, Vilhelm Zest. El uniforme militar que llevaba le quedaba bien, pero por alguna razón no estaba usando una máscara, aun cuando se trataba de un baile de disfraces.

Conteniendo un suspiro, María hizo una reverencia frente a él.

“Es un honor que me hayas invitado, Lord Zest. Entiendo por qué me has llamado.”

“No hay manera de que te confunda con otra mujer—decir eso en voz alta suena bastante impresionante, hm. Por cierto, ¿te molestaría llevarme a una boutique y darme algunos consejos para elegir una máscara y un atuendo?”

María no podía ocultar la indignación en su rostro ante la rudeza con que fue invitada, y Vilhelm levantó sus manos rendido.

“Me disculpo por mi rudeza. ¿Me permitirías compensarlo invitándote un té?”

Por supuesto, podría haberse ido forzosamente, pero parece que hacer eso acarrearía una buena cantidad de problemas más tarde.

María tomó asiento violentamente. Ni siquiera le echó un vistazo a la comida que había sido preparada.

“¿No te gusta el té que se ha preparado?”

“Para nada. Disfruto el té, pero me gusta más con un poco de leche en él.”

Bloqueando en su mente la suave fragancia del té, María le preguntó a Vilhelm.

“¿Y entonces? Viniste a un baile de disfraces sin una máscara, ¿quieres decirme por qué?”

“Directo a la cuestión, ¿no? Sí que aprecias tu tiempo junto a Lyle, ¿cierto?”

“Si lo entiendes, entonces terminemos con esto de una vez, ¿de acuerdo? Si vas a seguir con esa molesta actitud, tu cara volverá a quedar roja, ¿sabes?”

“Muy bien, me dejaré de rodeos. María Highline. ¿Me prestarías tu fuerza?”

“¿Quieres la ayuda de una muchachita?”

“Modestia—no, es decepción. Tú ya posees una gran influencia en numerosos negocios. Aunque sólo eres la hija, tu existencia es algo que la Fundación Highline no puede simplemente ignorar.”

“…… Huh, me lo pregunto.”

Mientras Vilhelm decía eso, María ya tenía control sobre varios negocios de su familia. No era un mero negocio o dos los que ella misma había comenzado. Sin embargo, María pretendía no tener mucho poder, para que de esa manera le fuera más fácil tomar acción.

—Y ese hecho, había sido descubierto de inmediato por parte de él.

María despreocupadamente acomodó su postura en el asiento.

“—Margrave Vilhelm Zest. ¿Qué es lo que deseas? ¿Qué es lo que deseas como para buscar poder?”

“Mi deseo es meramente algo que cualquiera desearía. ‘Incrementar el valor de uno mismo’, es simplemente eso.”

“¿El ‘valor de uno mismo’?”

“En la vida de un hombre, lo que debería desear es eso. Con buenas acciones, acumulando riquezas, buscando una compañera, deseando estatus, dejando descendientes, todo eso debe hacerse para reafirmar su propio valor—¿no es así?”

“No es como si no lo entendiera.”

‘Valor’ era, concretamente, el reconocimiento de otros. Y como las personas quieren reconocimiento, era natural que quisieran que los demás los vieran con buenos ojos.

No existía nadie que no valiera nada. Si así fuera, sería sólo porque esa persona no encontró ningún valor en sí misma.

“¿Qué sobrevendrá del valor de una persona, qué han logrado antes? Lo que quiero, es simplemente utilizar por completo el valor de otros. Algo que está conectado con el mío. Entonces, ¿qué tal? ¿Me permitirías incrementar tu valor?”

“…… Después de todo lo que he hecho, eh.”

María tenía una fina sonrisa en su rostro. Era una sonrisa de rechazo.

“En este momento, estoy bastante satisfecha conmigo misma. No deseo nada más que eso.”

“Deja de engañarte a ti misma. No estás satisfecha.”

“¿Y en qué te basas para asumir eso?”

““—<Erbe Der Last Hexe>.”

María estaba shockeada.

“El rumor se corrió al mismo tiempo que la desaparición de «La Última Hexe», Erllua Azoth. Aunque es una leyenda urbana, existe en realidad. Ya sea una teoría, o una fórmula mágica, es una manifestación de poder. Señorita María, tú deberías tener alguna idea de qué es. La familia Highline tenía una profunda relación con esa «Bruja», después de todo.”

“… Esa es tu razón, huh.”

María comprendió en silencio lo que le habían dicho.

La razón por la que Vilhelm Zest, el joven Margrave, se había acercado a ella—

“¿—Es con el fin de tener de tu lado a Lyle?”

“Ciertamente. Si hay alguien que podría obtener lo que pretendo, tendría que ser la única persona que Erllua Azoth había instruido, el «Discípulo de la Última Hexe»—Lyle Waldstein.”

La sonrisa de Vilhelm se agrandó, y extendió su mano.

“Sé algo sobre el <Erbe>. Y si le mostrara eso, incluso él se sentiría comprometido para unirse a mi causa. Después de todo, tu insatisfacción es superada por tu enfado contra él. Entonces, préstame tu fuerza. Si aceptas, te daré lo que deseas—un Lyle Waldstein que cambiará el mundo.”

Esa invitación era la tentación del demonio. Indagando sobre las insatisfacciones ocultas de los humanos, apreciando el valor de sus almas, susurrando en sus oídos, tentándolos.

María miró fijamente la mano extendida.

Si alcanzaba y tomaba esa mano, su deseo bien podría cumplirse. Su sueño bien podría volverse realidad. Esa era una mano que incluía poder, y le hizo creer en ello.

“—Ggh, ggh…… ¡AJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!”

Mientras Vilhelm fruncía el ceño con una mirada dudosa, María no lucía particularmente preocupada. Su cuerpo temblaba y se sacudía, y siguió con su divertidísima sonrisa.

“Heheh…… ¡En serio, jaja, eres un tipo muy gracioso, Vilhelm Zest!”

“…… ¿Qué es tan divertido?”

“Finalmente lo entendí. Por qué siempre pensé en que ‘no debo entenderlo’.”

María se levantó con suficiente fuerza para voltear la silla.

“Bueno, debo decir que aunque pienso que las cosas serían muy divertidas si hiciera un buen uso de ti, mi objetivo no es tener a Lyle de mi lado. Es guiarlo por el camino correcto.”

“¿Y… cuál es la diferencia?”

“Si no lo entiendes—”

María entrecerró los ojos con lástima.

“Entonces pasarás el resto de tu vida sin poder entender lo que reside en el corazón de una mujer, Margrave Vilhelm Zest.”

“……… Hrmph.”

Después de que María terminara de decir su parte, Vilhelm dejó salir un pequeño suspiro.

“…… Y yo que pensaba que eras alguien a quien podría parecerme tanto. Tienes la iniciativa para lograr la excelencia, y la determinación para apoyar esa iniciativa… sin embargo, eso es lo que te restringe…… hah.”

Soltando otro suspiro, Vilhelm se pasó la mano por la cara—y xhasqueó los dedos.

Las cortinas divisorias se abrieron, y varios hombres enmascarados aparecieron.

María resopló.

Sabía quienes eran, aun cuando llevaban máscaras puestas. Eran los jóvenes nobles que ella había derrotado el otro día.

“¿—Es esta una ruptura en nuestro acuerdo?”

“¿No estoy poniendo una mano encima de Lyle, no?”

Vilhelm declaró despreocupado.

Los jóvenes nobles enmascarados de acercaron a María, quien se estaba encogiendo de hombros, sin vacilar.

“…… Esperen, alto ahí.”

Diciendo eso, María se quitó la máscara. Su guapo, vivaz y hermoso rostro se reveló. Era glamorosa—y con una sonrisa insinuante en su cara, los jóvenes varones que estaban a punto de sujetarla se detuvieron a mitad de camino.

“Después de todos los esfuerzos que puse…… dejaré que todos le echen al menos una mirada.”

Dejando su máscara en la mesa, María de repente puso su pierna derecha sobre la silla. Su alto tacón escarlata, su esbelto tobillo y la media negra sobre su delgada pantorrilla quedaron expuestos.

Se pudo oír a alguien tragando saliva.

La sonrisa de María se agrandó, tomó su falda por los bordes alrededor de sus rodillas, levantándola lentamente.

Con suavidad, desde sus rodillas, hasta sus muslos desbordaba atractivo sexual—ningún hombre podría ser capaz de quitarle los ojos de encima al sustancioso color de sus hermosas piernas que se revelaban de una manera tan sensual.

María asintió, luciendo satisfecha ante aquella reacción excitada,

“—Diviértanse con esto, ¿de acuerdo?”

Tras lo cual, María corrió su falda hasta una posición agradable y entonces, sacó una Derringer (3) que estaba inserta en su liguero.

Y ante los jóvenes que de repente se quedaron mirando el doble cañón del arma, María jaló del gatillo sin piedad.

Junto con el discreto tiro, la bala que se disparó dio en la pierna de uno de los jóvenes.

“¡—GYAAAAAAAAAAAAH!”

Un instante después, él gritó en una voz mucho más fuerte que el disparo.

“¡¿Tenían que ver algo bueno, no?! ¡Esa no fue más que la recompensa!”

Tratando al hombre que colapsó como un cojín, María se precipitó hacia ellos. Revelando los contornos de sus espléndidas piernas, empezó a repartir patadas, y en un destello ya había derribado a dos de ellos.

Los dos restantes se fueron acercando en silencio. María los evadió con movimientos ágiles, y abruptamente, los golpeó en la nuca con la culata de su Derringer.

En un parpadeo, los cinco jóvenes yacían en la terraza.

Aun cuando se oyó ese disparo y el fuerte grito, la atmósfera del baile no se había visto afectada.

Debido a la actuación de la orquesta y de otros actos variados en el piso de abajo del salón, la gente no había notado la conmoción en la terraza del segundo piso.

“:….. Hrmph, no esperaba mucho de ellos, pero los resultados son sin embargo, decepcionantes.”

Murmurando en voz baja, Vilhelm se levantó de su asiento. Antes de que nadie pudiera notarlo, él ya había desenfundado su espada.

“Así que, ¿eres el siguiente?”

María volteó hacia él. Le quedaba un solo disparo.

Gekka_no_Utahime_to_Magi_v1_187

“Ah, no te apresures. Tengo algo que hacer antes de eso.”

Vilhelm se volvió hacia los jóvenes que estaban gimiendo luego de que los patearan. Con la máscara tumbada, el rostro de Gerim Schwatten se reveló, quien había tomado parte al rodearla antes.

“…… Parece que no fuiste útil en absoluto, Gerim.”

“P-Por favor, perdóneme…”

“Te perdoné la primera vez. Pero no habrá una segunda.”

Sobre la marcha, Vilhelm blandió su espada por la nuca de Gerim.

María abrió los ojos de par en par por la sorpresa, pero en realidad fue un corte superficial, y no una herida fatal.

Lo sobrevino luego fue lo shockeante.

La sangre en la espada de Vilhelm desapareció. Era casi como si la hoja hubiera bebido la sangre.

Al mismo tiempo, Gerim, quien había sufrido el corte, empezó a estremecerse con brusquedad. La luz se desvaneció de sus ojos, y lo mismo pasó con su aterradora expresión. Y luego, se levantó como si no tuviera una herida de bala en su pierna.

“… ¿Qué es esto?”

Los jóvenes que ella pensó que estaban noqueados se levantaron. Sus máscaras estaban mal puestas, revelando sus ojos a los cuales también se les había ido la luz de consciencia.

“Ahora, atrápenla.”

Ante la orden de Vilhelm, los jóvenes corrieron hacia María.

“¡Kgh!”

Avanzaron, sin preocuparse por el arma que los apuntaba. A regañadientes, disparó otra bala a una pierna, pero eso no detuvo su avance.

“¡Maldición!”

Aunque hubiera sido fácil zafarse de ellos debido a sus movimientos amateur, lo bizarro de la situación la superaba.

“Si sólo son cinco de ellos, puedo tomar control completamente de sus mentes. Ya no sienten dolor ni tienen miedo. Hazme un favor y ríndete, ¿sí?”

Vilhelm le dijo a María.

Había manipulado como si fueran marionetas a aquellos que lo admiraban, y aun así, su voz no tenía ni una pizca de culpa.

“¡C-Canalla—!”

Maldiciendo, María cambió su curso de acción.

Qué clase de truco era ella no lo sabía, pero ciertamente Vilhelm los estaba manipulando. Todo lo que sabía era que tenía que hacer algo en cuanto al titiritero.

María saltó por encima de la cabeza del joven que se precipitó hacia ella, y desde el dobladillo de su falda que se infló en el aire, sacó otra Derringer.

Sin piedad, envió dos disparos hacia Vilhelm uno después del otro.

“…… ¿Es una broma, no……?”

Aterrizando en el piso, asimiló reticente el espectáculo que sucedió frente a ella.

Vilhelm había detenido con su espada ambas balas que María le disparó. Las masas de plomo aplastadas que fueron los proyectiles, cayeron al piso con un sonido metálico.

“Impresionante. No te tomó más que un momento apuntar justo al centro del cuerpo humano.”

Dijo esas palabras de manera tan despreocupada que uno no podría confundirlas con nada más que una burla.

María quedó abrumada, su cuerpo se congeló ante el apabullante manejo de la espada. Las marionetas se acercaron a ella.

“¡N-No, deténganse!”

Dejó escapar un grito femenino, pero una vez que la sujetaran, no sería capaz de liberarse sólo con fuerza de brazos. María fue reprimida, como una doncella indefensa.

“¡Deténganse! ¡No me toquen! ¡Suéltenme!”

“—Dejaste salir una voz bastante linda cuando gritaste, ¿verdad?”

Acercándose con calma, Vilhelm apoyó la punta de su espada en el abdomen de María.

“Si haces que él escuche ese lindo grito, puede que lo tiente a hacer algo, ¿hmm?”

“Gr-ugh… Ly… le……”

Mientras gemía y murmuraba, María se desmayó.

Tras lo cual, Vilhelm perdió interés en ella, y miró hacia abajo desde el borde de la terraza—al baile que se estaba desarrollando en el medio del salón.

“Ciertamente…… esta es la primera vez que controlo un grupo así.”

Vilhelm suspiró, y—la hoja de la espada que sostenía en su mano destelló intensamente. El ámbar incrustado en la empuñadura de su espada empezó a brillar, titilando.

 

“Buen trabajo”, le dijo Lyle a Lunaria, luego de participar en tres canciones. Era debido a ella que la atmósfera en el salón parecía haberse vuelto más salvaje y divertida.

Mientras los dos iban a buscar unas bebidas, un invitado enmascarado que estaba vestido como un hombre-lobo se detuvo frente a ellos.

“O preciosa cantante, ¿compartiría un trago con nosotros?”

Una gran cantidad de personas que parecían pensar lo mismo que el ‘hombre-lobo’ se había reunido detrás de él, inquietos.

“… Temo que debo rechazarlos. No puedo alejarme de este hombre. Por lo tanto, me niego humildemente.”

“…… Ya veo.”

El ‘hombre-lobo’ miró a Lyle, mascullando y murmurando algo.

“YaveoYaveoEsélEstáconél… entoncesestábiensihagoestoestábienestábienestábie……”

El ‘hombre-lobo’ de repente embistió hacia Lyle, quien lo estaba mirando sospechosamente.

“¡Whoa!”

Lyle rápidamente evadió el puño que se dirigió directo a su nariz.

Justo cuando el ‘hombre-lobo’ estaba a punto de enviar un segundo puñetazo, Lunaria se apresuró y lo noqueó. Aunque el ‘hombre-lobo’ se movió de manera violenta, fue completamente reprimido por el delgado brazo de la «Nosferatu» Lunaria.

Lunaria golpeó al ‘hombre-lobo’ justo en la nuca, y éste se desmayó de inmediato.

“D-De verdad estaba tratando de matarme…”

“Maestro Lyle, hay algo extraño.”

Lunaria le dijo a Lyle, quien se había quedado pálido, mientras le quitaba la máscara al ‘hombre-lobo’ y la arrojaba a un lado.

Unas máscaras voltearon hacia ellos.

Lyle sintió miradas intensas concentradas sobre ellos, pero eran completamente distintas a las de antes.

“…… ¿No hay hostilidad…?”

Los invitados enmascarados que habían dirigido sus ojos como marioneta hacia ellos, dieron un paso al frente de manera simultánea.

“…… LyleLyleLyleLyleLyleLyleLyleeeeeeee…….”

“Tomarsujetartomarsujetartomarsujetarcazarcazarcazar…….”

“Caca, cacaca, cacacacaca…… ¡cacacazaaaaaaaar!”

La multitud de enmascarados no tenía ni un poco de sentimiento de unidad respecto a ellos. Y entonces, se apresuraron al mismo tiempo, pisando fuerte y corriendo.

“¡W-Whoa….!”

Lyle entró en pánico y salió corriendo, y Lunaria lo siguió.

“¡NoOoooooOooOoCoRrrrAaaaAaAan!”

Dirigiéndose a la salida, se toparon con una pared de humanos, las puertas se cerraron detrás de ellos.

Como no podían atravesar aquello, Lyle y Lunaria voltearon y corrieron por el salón. Valía la pena intentar escapar y salir del corredor.

“¿Qué demonios fue eso…… no hay razón para que quieran matarme, no?”

“Parece que estaban manipulándolos. Creo que era el efecto del hechizo ‘Puppetry’ (4).”

“‘Puppetry’… ¿es una de las habilidades de tu hermandad?”

Uno de los poderes mágicos que los «Nosferatu» era la habilidad de manipular el corazón de las personas, por medio de su sangre.

La expresión de Lunaria se tensó.

“No… eso no puede ser posible…”

Estaba poniendo una expresión complicada. Quizás estaba escondiendo algo, como si pareciera mucho más preocupada que Lyle.

“…… De todas maneras, ahora tenemos que escapar—”

“¡LYLEEEEEEEEEEE! ¡PÚDRETE Y MUERE—”

“¡Perdón, Hazel!”

Lyle noqueó al zombie (Hazel) que lo abordó. Sin embargo, las personas que estaban siendo manipuladas todavía seguían acercándoseles desde el lado del corredor.

Junto a Lunaria, Lyle corrió a toda velocidad hasta una curva cercana.

“… Oh, mierda.”

Sin importar cuántos giros dieran, Lyle y Lunaria eran obligados a volver por donde vinieron.

“…… No están atacando al azar. Algo los está guiando.”

“¿Guiando?”

“Sí. Parece como si estuvieran obligándome a ir a la plataforma de observación en los pisos superiores.”

Los ojos de Lyle destellaron detrás de sus lentes.

Lunaria abrió grandes los ojos.

Lyle estaba demostrando la misma percepción que tuvo hace unos días, como si un interruptor se hubiera activado en él. Era difícil creer que era la misma persona que normalmente se mostraba despreocupado.

“…… ¿Qué deberíamos hacer? ¿Deberíamos abrirnos paso por la fuerza?”

“No, sólo sigamos adelante. Si algo los está guiando, entonces el Titiritero debe estar recostado esperando.”

Sacando el reloj de bolsillo que tenía ámbar incrustado, Lyle avanzó.

Como predijo, habían alterado su curso varias veces. Los dos se dirigieron hacia la escalera que llevaba a la plataforma de observación. Luego de llegar a ella, Lyle cerró con fuerza la puerta detrás de ellos, sólo por si acaso. Podría retrasar un poco más a los invitados enmascarados que los perseguían.

Los pasos de Lyle y Lunaria resonaban en la plataforma de observación, con pilares de mármol en fila.

Y al igual que su nombre, Festival Springfire, había fuego ardiendo en el centro del área.

En el lado opuesto de la entrada, en la terraza que sobresalía, había una figura iluminada en el piso.

“¡¿María?!”

Instintivamente, Lyle corrió hacia ella—pero se detuvo de repente.

“…… Como pensé, ciertamente es difícil controlar tantas mentes al mismo tiempo. Sembrar frenesí en ellos fue todo lo que pude hacer. Tendré eso en mente para la próxima vez.”

Un joven alto apareció en la terraza donde yacía María. Él, con la espada en su mano, no era otro más que—

“… Lord Zest, ¿es el responsable por lo que pasó allá abajo?”

Dijo Lyle, mirando amenazadoramente a Vilhelm.

“Sí, así es. Me disculpo por haber recurrido a tales métodos.”

“¿Eres un… magus?”

Lyle reforzó su agarre sobre el reloj de bolsillo.

Sacudiendo la cabeza, Vilhelm levantó la espada en sus manos.

“Eso debe ser obra de esta espada. Una espada mágica, para ser exacto.”

“¿Espada mágica?”

La hoja emanaba un ligero destello carmesí, como el de una luna roja. El ámbar incrustado en la empuñadura de la espada como un adorno estaba brillando con una luz color crepúsculo—la luz de la activación de la energía mágica.

“¿Una espada mágica… que manipula a los humanos….?”

“No—es una espada mágica que manipula a aquellos cuya sangre ha absorbido.”

La persona que contestó a la pregunta de Lyle fue la que estaba a su lado, Lunaria.

Lunaria miró fijamente a Vilhelm, su cuerpo temblaba.

“… Una vez blandida por el ‘Rey de la Noche’, la [Espada de Vampiros]………. ¡<Dainsleif>!”

“Hmm, eso parece estar inscripto.”

“Por qué… ¡¿Por qué la tienes?!”

Lunaria gritó. Un grito de angustia.

“Esa espada fue sellada por los Descendientes de la Niebla… y la quemaron junto con mi ciudad natal…”

“Hmm…… Así que eres una de ellos, como lo sospeché. El destino es irónico ciertamente.”

Vilhelm miró a la espada mágica—Dainsleif, una sonrisa sarcástica apareció en su rostro.

“Me fue entregada a mí.”

“¡¿Quién lo hizo?!”

“¿Me pregunto quién fue? Bueno, te lo diré en su momento.”

Vilhelm rompió el contacto visual con Lunaria, y miró a Lyle.

“Bueno entonces—Lyle. Te lo preguntaré una vez más. ¿Me prestarías tu fuerza?”

“¡Cómo te atreves…..!”

No era sorprendente que Lyle se quedara absorto y levantara la voz hacia Vilhelm, quien había tomado a María como rehén e involucró a un montón de personas inocentes.

“¡¿Qué quieres esta vez?!”

“Necesito tu poder. Para que pueda obtener el <Erbe Der Last Heze>.”

“…… ¿<Erbe Der Last Hexe>?”

Al oírlo mencionando ese rumor—no, no era un mero rumor. La actitud de Vilhelm estaba calmada. Ese no era el comportamiento de alguien que perseguía un rumor.

“Debería haber sido confiado a ti, por parte de «La Última Hexe». El <Erbe>—la llave para liberar el [Motor Ingenioso].”

Vilhelm señaló con la punta de su mágica espada a María.

“Lo ideal, sería que me sirvieras con lealtad. Sin embargo, si eso es difícil para ti, entonces tendré que absorber un poco de sangre de la Señorita María con la Dainsleif.”

“……!”

El sonido de los dientes de Lyle rechinando podía oírse. Había algunos puntos difusos en lo que Vilhelm dijo, pero no tenía más opción que aceptar—mientras Lyle pensaba eso,

“¡No profanes más esa espada!”

Lunaria liberó al [Fog]. Sus centelleantes Ojos de Ámbar miraban fijamente a Vilhelm, pasando a la ofensiva.

“¡Devuélvela!”

“……… Hmph.”

Alejando la espada que había apuntado a María, él bloqueó el [Fog] de Lunaria. Con un blandir de la mágica espada, dispersó el tentáculo del [Fog] que podía destruir incluso la roca.

“Heh. Ciertamente, esta es la espada mágica de los «Nosferatu». Es efectiva contra la magia de su propio tipo.”

“¡Devuélvela!”

Lunaria se movió, como fluyendo con el [Fog] que se reptaba por el piso. Con movimientos que bien podría describirse como ‘deslizamiento de niebla’, Lunaria se encontró delante de Vilhelm en un instante, lanzando un puñetazo con el brazo envuelto en [Fog].

Un brazo de niebla que atravesó el viento.

Sin embargo, Vilhelm se encontraba de repente en el aire. En medio del aire, donde no había puntos de apoyo, blandió su espada hábilmente. La punta de la espada mágica cortó sobre el hombro de Lunaria.

“A-ugh…. ¡AAHH!”

Resistiendo el dolor en su hombro, Lunaria envió un torrente de [Fog] hacia Vilhelm quien había aterrizado.

Vilhelm cortó la pared de [Fog] en dos con la espada mágica, ante el asombro de Lunaria, y contraatacó, blandiéndola por su pecho esta vez, diagonalmente desde el pecho hasta el hombro.

“…… Era de esperarse que no se pudiera tomar control de los «Nosferatu». Entonces sólo tendré que matarte. Sin vacilar, acabaré contigo y con tus hermanos.”

Vilhelm levantó su espada, preparándose para esgrimirla sobre Lunaria, quien estaba agachada por el dolor.

“Adiós, última princesa de la Nieba—¿Oh?”

Dando un paso atrás, Vilhelm blandió su espada mágica.

La máscara de búho que vino volando a alta velocidad quedó partida en dos, cayendo al piso.

“¡Detente ahora mismo!”

Liberando el poder mágico del ámbar de su reloj de bolsillo, Lyle empezó a castear su magia.

(—Controlando el movimiento de las moléculas del vapor de agua—incrementando la aceleración gravitacional— !)

El granizo que se formó sobre el cielo de la plataforma de observación empezó a caer. Combinado con la aceleración gravitacional incrementada, podía alcanzar una velocidad de caída mortal en un período corto de tiempo.

“¡Jajaja! ¡Magnífico!”

Dijo Vilhelm, esgrimiendo su espada con frenesí. Los trozos de hielo que apenas podían verse eran volteados a los lados por el constante brillo de la hoja.

“… ¡Lunaria!”

Gritando, Lyle creó granizo una vez más.

“La misma cosa no va a—¡¿gah?!”

El [Fog] de Lunaria sacudió la plataforma de observación. No podía concentrarse en el ataque, pero la distracción era suficiente.

“¡Ve!”

La lluvia de granizo como balas cayó sobre Vilhelm, que quedó envuelto en [Fog], apaleándolo.

El sonido del impacto del hielo sólido en la plataforma de observación resonaba.

“La espada— !”

Lunaria se apresuró hacia el centro de devastación lleno de polvo.

Y entonces, una hoja roja atravesó el aire.

Vilhelm alcanzó a Lunaria que trastabillaba, con una sonrisa peligrosa.

“¡Desafortunadamente para ti, esta espada mágica es bastante fuerte!”

Él había impedido una herida fatal al usar la espada como escudo para protegerse del granizo que cayó perpendicularmente al piso—aunque no estaba totalmente ileso, más bien estaba impresionado, Lyle sintió más miedo por las agallas que ese tipo había demostrado.

Vilhelm volteó de repente y se dirigió a Lunaria, quien había caído detrás de él. Parece que todavía estaba pendiente de la tormenta de granizo de Lyle.

La espada mágica fue blandida sobre Lunaria.

Usando el [Fog] que había reunido, detuvo el ataque. El [Fog] era altamente versátil, capaz de transformarse en un escudo, un punto de apoyo, o un tentáculo, y apenas logró detener aquel rápido movimiento de la espada.

Lyle estaba preocupado, pero no podía hacer nada para protegerla en combate cuerpo a cuerpo. Sólo podía mirar.

“Eres buena para la defensa—¿pero qué podrás lograr si no atacas, princesa de los Descendientes de la Niebla?”

Vilhelm preguntó mientras seguía enviando ataques.

La expresión de Lunaria se endureció.

“Lo que deberías estar haciendo ahora—es escapar, ¿no?”

“… Cállate.”

“¿Acaso hay una razón para no hacerlo? Estarás a salvo si simplemente escapas. Al igual que lo hiciste en su momento.”

“Cállate.”

“Protegiendo a otros aquí—o luchando por ellos, ¿qué podría resultar de ello? Sólo deberías escapar. Adelante, hazlo.”

“¡Cállate!”

Lunaria lanzó un golpe en su dirección. Rodeado de [Fog] con forma helicoidal, fue un puñetazo poderoso, cargado de poder suficiente para matar a alguien instantáneamente.

Vilhelm sonrió con superioridad.

Llevando su espada mágica en los hombros, alcanzó y desplazó el golpe de Lunaria hacía arriba con fuerza, usando el peso de su propio cuerpo.

El cuerpo de Lunaria flotó en el aire. Generalmente, la fuerza física de una persona no era tan diferente de lo fuerte que esa persona lucía.

Vilhelm entonces hundió su bota en el abdomen de la ahora indefensa chica.

¡Golpe! Un sonido espantoso pudo oírse resonando a lo lejos.

El delgado cuerpo voló paralelamente al piso, estrellándose contra la cerca de la plataforma de observación.

En lugar de gritar, Lunaria vomitó sangre, con su cuerpo atrapado en la cerca ahora torcida.

“…… Hmph. Puede que seas capaz de proteger algo, pero no eres nada fácil de provocar.”

La sonrisa que tuvo durante la pelea se desvaneció, y Vilhelm suspiró, como si estuviera aburrido.

“¡Lunaria!”

Cuando Lyle estuvo a punto de correr hacia ella, la antorcha ardiente en el centro del área fue volteada, lanzando brasas a volar en todas partes.

Tropezando, Lyle sostuvo el reloj de bolsillo, dispersando las chispas.

“—Tú eres el más problemático de todos. Eres versátil, por lo que las tácticas que puedes emplear son muchas.”

Lyle volteó en el instante en que oyó la voz que vino de detrás de él, pero antes de que pudiera hacer algo, su mano derecha fue golpeada. El reloj de bolsillo que había heredado de su maestra cayó al piso.

Primero le sujetó la muñeca, y luego la mandíbula. Lyle se encontraba completamente retenido.

“Ese reloj de bolsillo tiene ámbar incrustado, ¿no? Y sin él, no te quedan más opciones.”

Vilhelm susurró en su oído desde su espalda.

A Lyle se le puso la piel de gallina ante esa escalofriante sensación.

“Ahora, volvamos al principio. Lyle, dame la llave.”

“¿De qué estás hablando—?”

“Existe, ¿no? Erllua Azoth debe haberte confiado la llave del <Erbe> a ti, su único e inigualable discípulo, después de su desaparición.”

“…… Lo único que mi Maestra me dejó antes de desaparecer fue ese reloj de bolsillo.”

Gimiendo, Lyle miró al reloj de bolsillo que estaba en el piso—y frunció el ceño.

El impacto contra el suelo había dañado su exterior, dejando expuesto el interior del reloj de bolsillo. Y hasta donde él sabía, lo que estaba dentro de él no eran los mecanismos de un reloj de bolsillo.

No había resortes ni engranajes, y la mayor parte del interior estaba ocupado por una masa negra.

Alrededor de la masa negra había varias líneas, titilando con un color blanco-azulado a intervalos regulares.

“No es… un reloj de bolsillo mecánico…… eso es……”

“Ja… jaja…… Ya veo. Esa es. ¡Esa es la llave del <Erbe>!”

Detrás de Lyle con los ojos abiertos de par en par, Vilhelm tenía una gran sonrisa en su rostro.

“Hmph, por fin está en mis manos. Bueno entonces, Lyle, voy a llevarte conmigo.”

“A quién vas a— !”

La mano alrededor de su mandíbula se giró, moviendo su cabeza por la fuerza, y empujando su rostro contra el piso. La cara bien parecida de Vilhelm estaba lo suficientemente cerca de Lyle, como para que éste sintiera su respiración sobre él. Sus ojos azules, agudos como una espada, miraron directo a Lyle.

“No me gusta usar la fuerza bruta. Pero aunque no me gusta, no tengo más opción que recurrir a ella en esta ocasión. Sin embargo, si ves eso, puede que te motives y cambies de opinión.”

“¿’Eso’? ¿Te refieres, al <Erbe>?”

“Sí. Eso es lo que———— !”

Vilhelm, quien parecía como si estuviera a punto de besar a Lyle, lo soltó y dio un saltó hacia atrás en un instante. Inmediatamente después, el lugar en el que estaba ubicado antes estaba perforado con cuchillos.

“¡—Quién está ahí!”

Gritó Vilhelm, al tiempo que sujetaba su espada con fuerza. Volteando, vio que la otra persona estaba encima de uno de los pilares de piedra del otro lado.

“Preguntáis si queréis, pero no tengo que daros ningún nombre—soy simplemente una hermosa maid.”

La figura que se había presentado bajó ágilmente del pilar, aterrizando en la plataforma de observación. Las brasas que se habían desparramado a partir de la antorcha caída iluminaron el familiar rostro de una chica que Lyle conocía.

“Milla…”

“Buenas noches, Maestro Lyle.”

La maid con cabello rubio y piel canela, quien era además la subordinada directa de María, se acomodó los costados del delantal e hizo una reverencia.

“Milla… ¿por qué estás aquí?”

“Por alguna razón, había un montón de personas como zombies en los alrededores. Y así, vine hasta aquí.”

Diciendo eso, Milla apuntó a la soga que estaba amarrada en la cerca.

“No hay necesidad de sorprenderse. ¿No fui siempre la mejor trepando árboles?”

Lyle fue hasta el radiante lado de Milla con una mirada de asombro.

Por el otro lado, Vilhelm a quien habían interrumpido, tenía un rostro rodeado de desagrado.

“…… ¿Una simple sirvienta osa oponerse a mí, un Margrave?”

“Sólo le respondo a mi señorita, Lady María.”

“Ya veo. Muy bien—¡será mejor que cumplas con tu deber hasta el fin, entonces!”

Vilhelm empezó a correr, espada mágica en mano.

Milla respondió de la misma manera, yendo de frente a él.

“¡Milla! Si esa espada te roza—”

Al mismo tiempo que la advertencia de Lyle, <Dansleif> fue esgrimida.

Evadiendo la hoja carmesí por un margen fino como un papel, Milla se encontraba de repente a la espalda de Vilhelm, con movimientos fantasmagóricos.

“¿Qué?”

El perplejo Vilhelm rápidamente defendió su nuca con la espada mágica.

*¡Garin!* (5)

El choque del metal lanzó chispas.

“Qué lamentable. Tienes rápidos reflejos.”

Antes de que nadie lo notara, Milla ya estaba sosteniendo un látigo en sus manos. Pero en donde se supone que debería haber cuerdas y cuero, sólo había cuchillas de acero más finas que una navaja.

“Qué arma más extraña… lo que me recuerda. Oí que el anterior líder de la Fundación Highline tenía una guardaespaldas con habilidades ciertamente impresionantes.”

La sonrisa volvió al rostro de Vilhelm, y su boca se abrió como recitando un poema.

“Y esa guardaespaldas asesina… ¿podrías ser tú la rumoreada, ‘Asesina Justiciera’?”

“Qué cosa más desagradable, Sir Margrave. Tratar de exponer los secretos de una mujer de esa manera.”

Mientras mantenía la sonrisa, Milla balanceó el látigo con filosas cuchillas.

Era como un látigo, pero mucho más letal. El ‘látigo-espada’ de acero arremetió contra Vilhelm, dibujando un arco espiral en el aire.

Vilhelm interceptó el ataque con un movimiento horizontal de la <Dainsleif>.

Sin embargo, la trayectoria del látigo-espada cambió justo antes del choque entre armas, y fue directamente hacia abajo. Rebotando sobre el piso de piedra, las puntas de las cuchillas se dirigieron directo a la mandíbula de Vilhelm.

Vilhelm apenas pudo evadir ese ataque.

“¡Jaja! ¡No hay dudas de que esto es similar a las cuchillas de demonios y hadas! ¡Ciertamente, la asesina es muy diestra con sus cuchillas!”

Vilhelm dijo, mientras respondía con sus propios ataques.

El látigo-espada no era la indicada para recibir golpes. Aunque un corte o dos no la dejarían inutilizable—todavía debe ser una lucha unilateral. Sin embargo, Milla era capaz de esquivar cada ataque que se dirigía a ella.

“¡Buena esquivada!”

“Me da demasiado crédito.”

Esquivando hacia atrás, Milla arremetió con su látigo-espada. El flexible látigo-espada envolvió a la <Dainsleif>.

El sonido de la espada mágica y el látigo-espada chocando entre sí podía oírse.

“—Impresionante.”

“Hoy en día, este es un requisito básico para una maid. No hay necesidad de tantos elogios.”

“Heh, desearía tener una maid tan habilidosa como tú. Podría hacer que me obedecieras con esta espada mágica, pero…… Bueno, la puerta siempre está abierta. Es una lástima, pero hay cosas de las que tengo que ocuparme… !”

De repente, se oyó el sonido de pasos en el piso de piedra.

Desde las sombras de los pilares de piedra del otro lado de la plataforma de observación, emergieron las figuras de numerosas marionetas.

Aunque tuvieron muchas oportunidades de unirse a la pelea, parece que se quedaron esperando, sólo por si acaso.

“Bueno entonces, ¿qué harás, mi lady maid? A este paso, Lyle estará en peligro, ¿no?”

Vilhelm realizó un agudo silbido.

Los jóvenes que se habían convertido en títeres arremetieron contra Lyle. Aunque había adoptado una pose defensiva, sin ámbar, no podía usar magia.

“¡Maestro Lyle!”

Soltando su látigo-espada, Milla saltó a un lado. Con las empuñaduras de los cuchillos ocultos en sus mangas, los golpeó y los neutralizó.

“Perdón por eso, Milla.”

“No—Para ser honestos, no hubiera tenido ni una chance de ganar, por lo que la pelea se prolongó. Así que apunté a un empate… pero todo demoró demasiado.”

El rostro de Milla se oscureció mientras sondeaba la plataforma de observación, con su cuerpo empapado en sudor.

“… Parece que escapó usando la soga por la que llegué aquí. Lo siento mucho.”

“…… No, fue mi culpa también.”

El reloj de bolsillo también había desaparecido. Seguramente se lo llevó Vilhelm, que lo había llamado ‘llave’. En su lugar, había un trozo de papel.

“…… Maldición.”

Estrujando el trozo de papel en su mano, Lyle maldijo.

“… Milla. Salgamos de aquí por ahora. ¿Cómo está Lunaria?”

“Todavía respira. La cargaré.”

Lyle asintió, y dirigió la vista hacia el oeste, más allá del centro de la capital real, donde un masivo fuego iluminaba el castillo blanco de Ilsestein—hacia las afueras.

‘La plaza multi-propósitos en las afueras al Oeste de la capital real

El primer astillero militar

El lugar de la tercera fábrica’

Eso era lo que estaba escrito en el trozo de papel.

 

NOTAS DEL TRADUCTOR

(1) Efecto de sonido Japonés para un movimiento energético fuerte.

(2) En la traducción al Inglés, en realidad dice “good morrow” una manera anticuada decir buen día en dicho idioma.

(3) La pistola Derringer se caracteriza por su reducido tamaño y sus dos cortos cañones. En realidad, la creación de esta legendaria arma se debe a Henry Deringer, un armero de Philadelphia que diseñó numerosos modelos de pistolas de bolsillo para el calibre 41.

(4) Manejo de marionetas.

(5) No encontré el significado exacto del efecto de sonido Japonés garin, pero suponiendo que podría ser el mismo que garan, significaría repiqueteo.

 

Traductor al Inglés: Florza
Editores al Inglés: Whitesora y Bestnumber?8721
Traductor al Español: nahucirujano
Corrección: Sin correción

Un pensamiento en “Capítulo 3 – La Doncella de Cobre

  1. Pingback: GekkaHime: Volumen 1 – Capítulo 3 completo | Nahucirujano Translations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: