Capítulo 4.6

Página Anterior     *     Página Siguiente

Regresando a su habitación, el aroma del jazmín lo recibió.

“B-Bienvenido de vuelta, Raishin <3”

Al notar la presencia de Raishin, Yaya se levantó. No era de noche todavía, pero había estado durmiendo en la cama. Las sábanas caídas revelaron una franja de vendajes cubriéndole el torso.

“¡¿Qué te sucedió?!”

Raishin se apresuró hasta la cama para revisar a Yaya.

“Tu cuerpo se siente extrañamente más pesado. ¿Te lastimaste? ¿Estás bien? ¿Te duele algo?”

“Yaya está bien. La herida ya se curó.”

Feliz porque Raishin se estaba preocupando por ella, sonrió con felicidad.

—Sin embargo, todo eso cambió una vez que vio el estado de Raishin. Su rostro sonriente se congeló.

“¡Raishin, ¿qué te pasó?! ¡Estás golpeado!”

“Tropecé y me caí.”

“Eh… ¿Pero Komurasaki?”

“La dejé en un refugio militar. Está bien.”

“¡No me refería a eso! ¡Komurasaki estaba contigo, ¿entonces por qué estás lastimado?!”

“No digas que Komurasaki no está construida para combate—”

“¡Qué—! ¡No me digas que hiciste algo raro con Komurasaki, y es por eso que terminaste así…!”

“No seas estúpida. ¿Qué clase de demonio depravado crees que soy?”

“No, Komurasaki es la peligrosa. Tengo que revisarte para estar segura… ¡Por favor quítate los pantalones!”

“¿Eso otra vez? ¡De ninguna manera me los quitaré!”

Ignorando sus respectivas heridas, los dos forcejearon entre sí, antes de que la voz de una mujer los interrumpiera detrás de ellos.

“Bienvenido de vuelta, chico. Llegas tarde.”

Era Shouko. Detrás de ella estaba Irori. Irori parecía haber estado buscando a Yaya, ya que cargaba un tazón con agua en sus brazos.

Yaya se había estado aferrando con tenacidad de la cintura de Raishin. Pero ante la aparición de Irori, lo soltó y rápidamente se comportó de manera correcta otra vez.

Shouko se sentó con cortesía en una silla y miró a Raishin.

“¿Pudiste averiguar lo que querías saber?”

“… Sí.”

“¿Ya sabes lo que están haciendo?”

“… Sí.”

“Entonces, también deberías saber por qué el ejército te envió aquí, y por qué están investigando los antecedentes de Frey, ¿verdad?”

“… Es trabajo de la división de inteligencia del ejército.”

“Así es. Querían saber más acerca de la investigación que se lleva a cabo dentro de D-Works.”

“Entonces, después de usarme como señuelo, ¿el ejército averiguó algo?”

“Oho, muy listo. Así que ya te diste cuenta de todo eso.”

Riéndose animadamente, lo elogió, aunque Raishin no se sintió feliz por ello en absoluto.

“No me quejaré. Aunque fue la metida de pata del ejército lo que llevó a esta situación peligrosa… Incluso alguien murió. Aun así, hace dos años, la que me salvó fue Shouko. ¡Por eso, no estoy en condiciones de quejarme de nada…!”

Sus hombros estaban temblando. Yaya miró cautelosamente a Raishin.

“Culparte no te llevará a ningún lado, chico. Y no seas tan engreído. Aun si fueras un poco más hábil, aun si Yaya estuviera a tu lado, pensar que podrías haber salvado a una persona moribunda es mera arrogancia.”

“Pero en ese momento, yo—”

Shouko golpeó la pipa contra la repisa de la ventana, desechando un poco de cenizas.

Ante su señal para que él dejara de lado el tema, Raishin no dijo otra palabra.

“Continuemos. Creo que ya lo sabes ahora, pero esa cosa que acompaña a Frey es una Bandoll.”

Así que, Rabi y Yomi eran iguales, como sospechó.

“Si insertas una ‘parte’ humana en una Máquina, es difícil lograr que dure por un período largo de tiempo. Por otro lado, si tu premisa está basada en usar y desechar una vez que terminaste, entonces hay una solución interesante a ese problema.”

“… Insertar las partes en una criatura viva.”

“Así es. Una ‘parte’ requiere nutrientes y agua, los cuales ya están disponibles en un cuerpo orgánico. Por el corto período de tiempo que el cuerpo esté vivo, será capaz de preservar esa ‘parte’ suficientemente.”

Rabi no fue construido para parecerse a un perro.

Nació como un perro, y luego fue modificado para convertirse en un autómata.

La mente de Raishin reprodujo el flashbacks de los momentos en que estuvieron en esa oscura base. La cámara frigorífica. Esos numerosos equipos. Y los cuerpos de los niños flotando dentro de los contenedores de vidrio con anticongelante.

¿Estaban produciendo la serie Garm a partir de ellos?

“El circuito Sonic es un circuito mágico extraordinario. Puede usarse para exploración, sigilo, e incluso ataque. Sin embargo, como es tan extraordinario, provoca una gran presión en una persona normal. Si fueras capaz de reducir la cantidad de energía mágica requerida para activar el circuito, pasaría a ser más fácil de usar, así como reducir la carga sobre los usuarios existentes.”

“Entonces, por eso crearon Máquinas vivientes…”

“Si algo así es empleado en el ejército Británico, no creas que las superiores en Japón se quedarán callados sobre esto.”

“¿Por qué? ¿No es un aliado Inglaterra?”

“Por ahora.”

Lo que implicaba era obvio. Raishin sintió sudor frío cayéndole por la espalda.

“… ¿En qué está pensando el ejército? ¿Planean iniciar una guerra contra uno de los poderes más grandes del mundo?”

“Sólo eres un perro del ejército. Y un perro debería seguir obedientemente a su maestro.”

Ante eso, Raishin se quedó en silencio.

“Si entiendes la situación, te daré tu siguiente tarea. Roba el circuito mágico de Rabi.”

“¡…!”

“No tiene que estar en una pieza necesariamente. Pero Inglaterra o la academia no tienen que sospechar nada. Bajo la fallada de la Fiesta Vespertina, deberías robarlo cuando nadie esté mirando. Los científicos del ejército lo analizarán-”

“¡Espera un minuto! El circuito mágico está unido al Corazón. Si lo extraigo por la fuerza, no hay manera de que no le suceda nada al Corazón.”

“Niño tonto, ¿a quién crees que le estás dando una lección?”

“¿Me estás diciendo que… mate a… Rabi?”

“No voy a repetirlo.”

Su respiración se aceleró. Suprimiendo su enojo, apretó los dientes.

Yomi se había convertido en su escudo, y la dejó morir así nada más-

Además de eso, ¿ahora iba a robarle a Rabi a Frey?

Yomi lo había salvado de la muerte, ¿y era así como iba a usar ahora su vida rescatada?

“… Es hora. Deberías ir. La Fiesta está a punto de comenzar.”

Shouko ya no estaba sonriendo, sino ordenándole con frialdad que se fuera. Su tono no dejaba lugar a una negativa o resistencia. Sin responderle, Raishin se quitó la ropa, y se puso un set limpio de su uniforme escolar.

Yaya estaba mirando a Raishin con preocupación en sus ojos, pero tampoco dijo nada, calzándose en silencio sus botas.

Habiendo completado los preparativos, Raishin le estaba frunciendo el ceño a Shouko, pero apartó los ojos al decir,

“… Vamos, Yaya.”

“Ok.”

Poniéndose su abrigo, salió de la habitación.




Página Anterior     *     Página Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: