Capítulo 6.2

Página Anterior     *     Página Siguiente

“¿Huh? ¿Quién sigue ~? No conozco esta canción.

Dijo Amemiya Mizuki conforme la intro de guitarra de la próxima canción resonó en la sala.

Dudé de mis oídos. Era una canción que me gustaba… una popular canción Vocaloid. Por un momento, me preocupé de que quizás haya ingresado esa canción por costumbre, pero no recordaba haberlo hecho.

“Ah, es la mía ~”

Suzuki se levantó.

Este tipo… qué héroe… aun si no tenía intenciones de esconder el hecho de que era un Otaku, pensar que elegiría una canción que era popular entre los Otakus en este lugar lleno de Riajuus

Aunque era asunto de otra persona, terminé sintiéndome nervioso.

Pronto, la intro finalizó y Suzukí empezó a cantar.

Esta era la primera vez que escuchaba cantar a Suzuki, me sorprendió lo bueno que era. Con una hermosa voz, en una octava menor, de manera perfecta terminó de cantar esa canción que cruzaba por el reino de la alta frecuencia de las mujeres.

“¡Eh, Suzuki-kun, eres muy bueno ~! ¡Fue grandioso! ¡Cielos, eso estuvo muy genial ~!”

Amemiya Mizuki lo llenó de elogios.

El canto de Suzuki tomó a todos por sorpresa.

Dirigí mis ojos casualmente hacia Koigasaki…

Con una mirada fascinada, su tenso cuerpo parecía haber recuperado la movilidad por completo. Sus ojos no dejaron a Suzuki ni por un segundo, e incluso sus globos oculares parecían fijos en él.

“¡Estoy muy sorprendida ~! ¡Eh, ¿de quién es esa canción?! ¡Es inesperadamente buena ~!”

No mucho luego de que Suzuki terminara, Amemiya se acercó a Suzuki.

“Yo tampoco la escuché nunca. Como Souta toca la guitarra, también debe conocer las canciones menos famosas, ¿verdad?”

Hirose asintió para sí mismo.

Nadie se había dado cuenta que esa era una canción Vocaloid popular entre los Otakus.

“Erm, ¿cómo lo explico? Es una canción de un sitio de animación, escrita por un amateur…”

Sin saber cómo explicarle a personas comunes que desconocían Vocaloid, Suzuki lucía afligido.

“¡Ah, ¿puede ser que se trate de una canción de una banda independiente que todavía no ha tenido un debut importante?!”

“¡Wow, Suzuki-kun, no sólo estás en el club de música ligera sino que sabes mucho sobre música ~!”

Completamente equivocadas, Sasagawa y Amemiya estaban impresionadas.

“¡Ah, Kasshii, ¿tú conoces esta canción, verdad?!”

Suzuki ahora más animado, lanzó la bola a mi cancha.

“Ah, aah… bueno…”

Por supuesto, quería decirle a Suzuki que conocía y amaba esa canción, pero no estaba seguro de si era una buena idea responderle en frente del resto, así que lo evadí.

Pronto, la intro de la canción que yo había ingresado empezó a sonar y Suzuki me pasó el micrófono.

Mientras cantaba la canción que había practicado como loco, los demás seguían vociferando a Suzuki sobre la canción que él cantó. Nadie me estaba escuchando.

Luego de que terminé, la intro de la más reciente canción de AKB comenzó a sonar.

“Eh… esta canción, por qué… no la ingresé…”

Koigasaki se sorprendió al escuchar la intro.

“¡Momo, esperaba que tú ingresaras esta canción que cantaste el otro día pero como no lo hiciste, lo hice por ti! ¡Ahora, levántate! ¡Asegúrate de bailar también, ¿de acuerdo?!”

Sasagawa instó a Koigasaki a que se levantara.

Hirose se emocionó y empezó a aplaudir.

Koigasaki se puso de pie con una expresión rígida, y justo cuando pensé que iba a levantar el micrófono, tomó el control remoto y apuntó a la pantalla. Las palabras ‘canción terminada’ aparecieron en la pantalla.

“¡Ehh, oye Momo, ¿por qué la borraste?!”

“¡Ah, oh no, la borré por error! Perdón por desaprovechar tu esfuerzo.”

Mientras decía eso, le dedicó una sonrisa a Sasagawa.

“En serio, qué estás haciendo.”

“Sasagawa respondió con una sonrisa irónica.

“Entonces, asegúrate de cantar la próxima, ¿ok?”

Hirose agregó con un tono de lamento.

La siguiente canción empezó y Hirose, quien la había ingresado, tomó el micrófono.

“Necesito ir al baño un momento.”

Koigasaki le dijo a Sasagawa y tras lo cual, se dispuso a dejar la sala.

“Momo, qué pasa contigo hoy…”

Sasagawa la miró intensamente con ojos preocupados.

“Uhn, ¿puede ser que tenga dolor de estómago, verdad? Su rostro está bastante pálido ~”

Sin un ápice de preocupación, Amemiya se dedicó a la selección de su canción.

Koigasaki no era su yo de siempre. Lo que me recuerda, todo este tiempo, ¿no tuvo una mirada muy rígida en su rostro con Hirose sentado a su lado? Hasta yo me preocupé por su bienestar.

“Yo también voy al baño…” le dije a Sasagawa quien se sentó a mi lado y dejé la sala.

Frente al baño de damas, vi a Koigasaki se cuclillas.

“Oye, qué pasa…”

“Eh, por qué estás…”

Koigasaki notó mi presencia y su rostro se convirtió en uno de asombro.

“¿Estás bien?”

Aunque Koigasaki no estaba llorando ni nada, su rostro estaba tan blanco como una sábana.

“N-No hay manera… de que esté bien… ese tal Hirose se sentó junto a mí y trata de hablarme familiarmente, y no pude hablar con Suzuki-kun…”

Koigasaki empezó a expresar si disgusto.

“¡Quiero decir! ¡Cómo puede ser que este tipo roce hombros conmigo cuando apenas es la primera vez que nos conocemos! ¡Está demasiado cerca! ¡Ya no puedo soportarlo! ¡Ya tuve suficiente de él!”

Koigasaki abrazó sus propios hombros y temblaba.

“¡Los chicos frívolos como él son con lo que más me cuesta tratar!”

Nunca me di cuenta de que Koigasaki estaba llegando a sus límites.

Estuve tan absorto en mis propios asuntos que no me había dado cuenta de que Hirose estaba sentado junto a Koigasaki, y que se estaba pegando físicamente a ella.

Cuando lo pensé mejor, no había escuchado mucho la voz de ella en todo el día. La verdad es que no habló mucho (lo cual también se cumplía conmigo).

Era el único que sabía sobre el desagrado de Koigasaki por lo chicos. Y lo peor es que era el organizador. Tenía que ser más considerado con ella.

“Hablando de eso, no tuve tiempo de preocuparme de ti, ¿pero cómo lo hiciste? ¿Pudiste hablar con Hasegawa-san?”

Aun cuando estaba en tan mal estado, Koigasaki me preguntó sobre mí.

De alguna manera, empecé a encontrarla admirable.

“Hasegawa… Ha… ¡¿Hasegawa?!”

Y entonces, recordé la persona por la cual to cargaba una antorcha. Increíblemente, me había olvidado de la existencia de Hasegawa.

Hasegawa tampoco parecía haber hablado mucho hoy. Debe haberse sentido muy incómoda, suponía.

Aunque yo fui el que extendió la invitación, nunca demostré mi consideración por ella. Fui un desastre como organizador.

No pude unirme a ninguna de las conversaciones, se burlaron a pesar de mis esfuerzos, y ni siquiera me di cuenta de que había personas que la estaban pasando mal o que quedaron aisladas.

“No soy bueno…”

Murmuré inconscientemente.

“¿Huuh? Qué fue eso… si dices eso, yo tampoco soy buena. Hasta Miki se preocupó por mí…”

Koigasaki suspiró y quedó alicaída.

Luego de que refunfuñamos por un rato, volvimos a la sala a la que no querías regresar. Como sería sospechoso que volviéramos al mismo tiempo, regresamos por separado con algún tiempo de por medio.

“Ah, Kasshii. Sólo nos quedan 5 minutos.”

Me sentí aliviado con sólo oír eso de parte de Suzuki ante mi retorno.

Ya que había esperado a que este sombrío tiempo terminara rápido.

Luego de que la última persona, Sasagawa, terminara su canción, tomé el recibo y dejamos la sala.

Le pagué al cajero, dividí la suma total entre la cantidad de personas, y recibí el dinero del resto.

“Huh, es un poquito tarde, pero ~ ¿puede ser que el organizador de hoy es Kashiwada?”

Amemiya preguntó mientras le daba el cambio del cajero.

Esta era la primera vez que hablaba con Amemiya.

Me encogí mientras confirmaba con un sí.

“Eeh ~ ¿como que no tiene mucho sentido que seas el organizador, no? Aunque eso es muy gracioso.”

Me dijo.

Lo que quiso decir fue que no tenía sentido que un tipo simplón como yo sea el organizador, y eso le pareció gracioso.

Aunque nunca había sido capaz de lidiar con las Gyarus, después de hoy, eso se puso peor.

Nunca más volveré a ser el organizador, me juré a mí mismo.

Mientras nos dirigíamos a la estación desde el karaoke, decidí ir por un último esfuerzo y hablarle a Hasegawa.

Hasegawa estaba caminando en silencio al final del grupo con su usual rostro inexpresivo.

“Sabes, Hasegawa-san…”

Hasegawa giró ligeramente para mirarme después de escuchar mis palabras.

“Lo, siento… por hoy.”

Al estar justo ante Hasegawa, entré en pánico y no pude decir otra cosa.

Pensé que sería mejor que yo explicara por qué me estaba disculpando, pero no sabía cómo.

“… ¿Por qué te estás disculpando?”

Hasegawa preguntó, mientras mantenía su rostro inexpresivo.

Titubeé y una cantidad de palabras llegó a mi mente, pero, sin saber qué debería decir, sin decir nada, la distancia a la estación seguía achicándose.

Justo antes de que llegáramos a la estación, pensando que tenía que decir algo,

“¡Ah, pero, gracias por venir hoy!”

Solté.

El pensamiento de cuán sorprendida estaría Hasegawa después de escuchar mi repentino agradecimiento sin explicar siquiera por qué me había disculpado hizo que me arrepintiera de lo que había dicho.

Hasegawa no me dijo nada.

Pero… apenas muy ligeramente, una sonrisa se formó… en las esquinas de sus labios.

Hasegawa sonrió. Pude haber pensado que sólo era mi imaginación, pero esa Hasegawa me había sonreído.

Otaria_v01_187 (converted)

Desde mi primer día de escuela, esta era la primera vez que había visto sonreír otra vez a Hasegawa.

Estaba feliz.

Antes de saberlo, llegamos a la estación; Hirose, Sasagawa y Amemiya parecían intercambiar información de contacto.

Ya sea vía código QR o por sensor infrarrojo. Luego Amemiya y Hirose le pidieron a Suzuki y a Koigasaki su información de contacto, respectivamente.

Yo también quería pedirle a Hasegawa su información de contacto, pero por supuesto, no tenía el coraje para hacerlo.

Luego, Hirose dijo algunas palabras de cierre (Hirose ya era prácticamente el organizador), y nos despedimos.

Viajando en el tren solo, escuchando una cantante de Nico Nico Douga que me gustaba y que tenía en mis favoritos en mi iPod, reflexioné.

Todo este tiempo, había estado escuchando J-Pop a modo de preparación para el karaoke de hoy, y había pasado un buen tiempo desde la última vez que escuché canciones que me gustaban.

Muchas cosas desagradables sucedieron hoy.

Llegué a entender que era absolutamente imposible para mí convertirme en un Riajuu.

Y pensé en rendirme.

Sin embargo, al final fui capaz de ver la sonrisa de Hasegawa.

Eso sólo me hacía feliz. Debería esforzarme todavía más. No tenía tiempo para estar deprimido sobre mi patético yo.

Desde mañana en adelante, me esforzaré más para convertirme en un Riajuu genial y acercarme más a Hasegawa, me juré a mí mismo.




Traductor al Inglés: Larethian (Baka-Tsuki)
Traductor al Español: nahucirujano
Corrección: Sin corrección.

Página Anterior     *     Página Siguiente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: