Capítulo 5.4

Página Anterior     *     Página Siguiente

Con Yaya escoltándolo, Raishin salió corriendo del dormitorio tortuga.

Ya había pasado el toque de queda. El casero lo llamó desde atrás para detenerlo y que volviera, pero como era una emergencia Raishin lo ignoró. Tener que explicarle que estaba asistiendo al comité disciplinario y que esto era un asunto relacionado, era demasiado fastidioso.

Siguiendo las farolas en las afueras de los edificios, se apresuró hasta el dormitorio griffon. El frío viento nocturno acarició su nuca, haciéndolo temblar.

La conversación que tuvo con Félix más temprano apareció en la mente de Raishin.

“Oye, Félix.”

Raishin quería seguir a Charl, pero una mano en su hombro se lo impidió.

Félix quitó su mano en un gesto pacífico.

“Sé lo que vas a decir, Raishin. Primero que nada, déjame decir que no dudo en absoluto de tu relación con Charl.”

“¿Entonces por qué dijiste todo eso?”

“Obviamente, fue por su bien.”

“— ¿A qué te refieres?”

“Si no le decía eso, ella hubiera continuado con sus acciones imprudentes, ¿no? Ella no es buena cooperando con otros, y actuar en solitario supone un montón de peligros.”

Raishin se quedó en silencio. No pudo pensar en ninguna respuesta. Él tenía razón en que Cannibal Candy era peligroso, y que Charl no era del tipo que seguiría las instrucciones del comité disciplinario.

“… Aun si dices eso, no puedes negar que Charl quedó herida.”

“Luego de que nos encarguemos de Cannibal Candy, me disculparé por lo que dije.”

Había más sinceridad que nunca en sus ojos mientras Félix dijo eso.

Su recuerdo llegó a su fin, Raishin chasqueó la lengua.

Para el momento en que se encarguen del tema, puede que sea demasiado tarde.

Charl no era tan fuerte ni distante como pretendía ser.

(¡No hagas nada precipitado, chica dragón aterrorizante…!)

“¡—Raishin!”

Yaya advirtió de un grito. Estaba inmerso en sus pensamientos y su atención a sus alrededores había disminuido. De repente notó por primera vez que había una presencia acercándose del lado directamente opuesto a ellos.

Preparándose reflexivamente para el combate, extendió una mano hacia Yaya. La persona en cuestión también tuvo la misma reacción, se prepararon. Alcanzado por la luz de las farolas cerca de ellos, algo destelló en su mano.

Era el frío brillo del metal— un cuchillo.

Algo se sentía sospechoso ya que la altura de la persona desconocida le provocó una sensación de déjà vu. El cuerpo era delgado y conservador, con cabello hasta los hombros y un par de anteojos emanando un aire intelectual… Esta persona era—

“¡Lisette! ¡Soy yo!”

“Raishin Akabane…”

Bajando el cuchillo, levantó una lámpara en su mano para ver el rostro de Raishin.

Estaba sola. Como siempre, su autómata no la estaba acompañando.

“¿Estás buscando a Charl?”

“Sí. En realidad, estaba de camino al dormitorio tortuga.”

“¿Ibas a buscarme?”

“Conociéndote, sentí que saldrías corriendo.”

“— ¿Es eso fe en mí?”

“No te entusiasmes tanto, lombriz solitaria.”

“… Mi error. ¿Qué querías conmigo entonces?”

“¿A dónde te dirigías?”

“A tu dirección. Quería oír tu opinión.”

Lisette tenía una expresión nebulosa en su rostro mientras suspiró de manera exagerada.

“Charlotte no tiene un gran círculo de amigos. Si no pensó en acudir a ti, y está deambulando estúpidamente por el área, la situación no tiene remedio.”

“Uhuh. ¿Puedes reformular eso de mejor manera?”

“En pocas palabras, no tengo idea de dónde habrá ido…”

Presionando su dedo en sus labios, se quedó meditando. Luego de eso, algo le ocurrió y volvió a mirarlo a él.

“Tú estuviste afuera con ella todo el día de hoy, ¿no? ¿Dijo algo siquiera?”

“No, en realidad no… En cualquier caso, creo que Félix es la causa por la que desapareció.”

“¿Eso fue un débil intento por echarle la responsabilidad a otra persona para ocultar tu propia incompetencia, gusano tubifex?”

“¿Por qué todos tus insultos son variantes de gusanos largos y delgados?”

En ese momento, Raishin notó algo en la esquina de su ojo, y giró a ver a sus alrededores.

“… Se está poniendo bastante ruidoso aquí afuera.”

Mirando atentamente, pudo ver sombras moviéndose furtivamente en medio de los árboles y los edificios. Aunque habían ocultado su presencia de manera habilidosa, los cinco sentidos de Raishin eran más agudos que los de una persona normal. Mientras se detuviera, él podría sentirlos.

Lisette también les echó una ojeada, antes de hablar titubeando.

“La verdad es que, el comité disciplinario está usando todo a su disposición para encontrar a Charlotte.”

“¿Qué, es tan importante— espera, no están sospechando de ella, verdad?”

Si el comité disciplinario la estaba persiguiendo, ¿significaba eso que pensaban que ella era Cannibal Candy?

Lisette ni siquiera movió una ceja, pero Yaya se cubrió la boca con sus manos del shock.

Raishin veía fijamente a Lisette con una mirada cuestionable.

Lisette dudó un poco antes de por fin ceder y confesar resignadamente la verdad.

“Hace un rato, encontramos varios circuitos mágicos en la habitación de Charlotte.”

¿—Circuitos mágicos?

¿Se refería a los que Cannibal Candy removió…?

“¡Eso es imposible!”

“Es la verdad. El que lo descubrió fue el casero…”

Repasó los hechos en su cabeza. Parece que alguien trataba de tenderle una trampa a Charl— No, no era eso. Si Charl de verdad fuera Cannibal Candy, su arte mágico hubiera aniquilado los circuitos mágicos. Si alguien quería tenderle una trampa, hacerlo hubiera tenido el efecto contrario.

Entonces, ¿eso significaba que Charl estaba guardando los circuitos mágicos por razones desconocidas para Raishin…?

Considerando la fuerza de Charl, había además la posibilidad de que pudiera haber inflingido un ataque que habría dejado los circuitos mágicos ilesos.

“Todavía tenemos que verificar si los circuitos en cuestión son los que Cannibal Candy quitó. Uno de los profesores los está examinando en estos momentos, pero como están bastante mal, los resultados estarán listos mañana.”

Raishin se quedó en silencio mientras continuaba pensando.

Considerando que ya no tenía nada más que hacer con él, Lisette hizo una reverencia,

“Nos separaremos aquí. Debería volver a la investigación—”

“Espera.”

Lisette se detuvo con desconfianza.

Queriendo confirmar algo, Raishin eligió sus palabras cuidadosa y deliberadamente.

“¿Sería correcto decir que soy alguien que en este momento está asistiendo al comité disciplinario?”

“Así es.”

“En ese caso, me gustaría llevar a cabo una investigación, con tu cooperación.”

Llamándole la atención, Lisette volteó a verlo.

“¿Qué quieres hacer?”

“Me gustaría confirmar algo con mis propios ojos.”

Raishin le dijo a dónde quería ir.

Lisette estaba impactada. Una mirada raramente complicada apareció en su rostro.

“Ese es… un lugar al que no tengo la autoridad para darte acceso.”

“¿De quién se necesita el permiso entonces?”

“… Dame un minuto. Necesito discutir esto con Félix primero.”

“¿Entonces me ayudarás?”

“Dadas las circunstancias, sí. Sin importar si eres una larva de mosquito descerebrada, el que pidas tal cosa en una emergencia como esta debe significar que hay una razón detrás de ello, ¿no?”

Aunque estaba un poco molesto por algunas cosas que había dicho, Raishin asintió.

Lisette le dijo que tendría que hacer una llamada, y volvió su camino.

Por un rato, Raishin y Yaya se quedaron a solas bajo el frío.

Yaya estaba aferrada con fuerza a él, por lo que el frío no le afectaba mucho. La espera sin embargo, era algo excesivamente difícil de resistir.

Quizás las negociaciones no estaban avanzando con fluidez, o ni siquiera lo mencionó, o quizás tuvo un accidente a mitad del camino, ya que Lisette seguía sin volver.

La ansiosa espera duró varios minutos. Finalmente, Lisette retornó—

“Sé agradecido. Félix habló con el comité ejecutivo.”

En pocas palabras, nos dieron el permiso.

“Te guiaré. Es lo menos que puedo hacer ya que estamos cooperando en esto.”

“Estoy en deuda contigo.”

“Tendré que rechazar tu gratitud. Esto es meramente parte de mis deberes después de todo.”

Habiendo hablado secamente, Lisette empezó a caminar delante de Raishin.

Los guió hacia la cuadra más importante de la academia.

Pasando por el auditorio central, a través de la parte posterior de la torre del reloj y tomando un atajo por la residencia del casero, había un gran edificio rectangular que se veía como una lápida.

El edificio donde todas las máquinas importantes estaban almacenadas, el Locker.

“Antes de que entres, deberías saber que tu ingreso está sujeto a una condición.”

La expresión en su rostro era cinco veces más severa que lo normal mientras hablaba en tono serio.

“Dentro, hay un sinnúmero de autómatas en estado de hibernación. No es necesario decir que están completamente indefensos. Si quisieras, podrías destruirlos fácilmente, y sus dueños no serían capaces de participar en la Fiesta Vespertina.”

“No seas ridícula. No voy caer tan bajo.”

“Sólo estoy diciendo que existe la posibilidad, alga de estanque.”

“¿Así que ahora fui degradado a microorganismo? Bien, entiendo. Dejaré a Yaya aquí.”

“Raishin…”

Yaya levantó la vista hacia él con una mirada preocupada en su cara. Sus grandes ojos destellaron, reflejando la luz de la lámpara. Se veía tan inocente e indefensa como un perrito.

“Grita si sucede algo. Sería trágico que fueras atacada por Cannibal Candy.”

“Yaya estará bien. Más importante, Raishin…”

“No te preocupes. Estaré con Lisette.”

“Estar a solas con esa mujer significa que tu virginidad está en peligro…”

“… ¿Todavía insistes con eso?”

“No tienes por qué preocuparte, muñeca obsesionada con el sexo. En el improbable caso que él me ataque, me morderé la lengua.”

“¡No voy a atacarte! ¡Las dos, dejen de decir cosas sinsentido!”

Terminando la conversación, Lisette tomó el frente de nuevo, y caminó hacia el edificio rectangular.

Había guardias en la entrada, y más personal de seguridad en la sala de guardia. Lisette señaló la banda en su brazo para indicar que venían por asuntos del comité disciplinario.

Parece que a los guardias ya les habían informado. Luego de procesar su ingreso, les dieron una llave maestra.

El interior del edificio era igual que su fachada, desprovisto de cualquier tipo de decoración. Sus pisos, paredes y techos estaban todos construidos en líneas rectas, haciéndolo parecer sofocante y confinado.

Las luces dentro estaban todas apagadas, por lo que se adentraron únicamente con sus lámparas encendidas.

“Entonces, ¿qué es lo que querías ver?”

“El autómata de un estudiante de tercer año. Si mi lógica es correcta, podría probar que es una pista decisiva para localizar a Cannibal Candy.”

“En ese caso, deberíamos dirigirnos al segundo piso. Por aquí.”

“… ¿Puedo preguntarte algo?”

“No tengo novio, pero moriría antes que tener sexo con un playboy como tú.”

“…”

Era un momento incómodo. Lisette tosió en lo que pareció vergüenza.

“Eso fue un chiste. ¿Qué querías preguntar?”

“¿Qué clase de autómata es el de Félix?”

Lisette lo pensó por un momento, buscando entre sus recuerdo antes de responder.

“No sé exactamente los detalles, pero lo he visto antes. No sé si es verdad o no, pero oí rumores de que fue creado durante el período del Renacimiento.”

“¿Entonces es una antigüedad?”

“No es algo que puedas desestimar a la ligera. El período del Renacimiento fue una época en la historia humana donde incontables y excepcionales genios caminaron sobre la tierra. Técnicas que ahora dejaron de usarse existieron en aquel entonces, y hay artes mágicas de ese período que todavía no hemos explorado. Existe la teoría de que el autómata de Félix es uno de los milagros creados por esos genios.”

“… No es una sorpresa. De alguna manera, puedo decir al menos que es un autómata que lo enlistó en las Rounds.”

Aunque era restos de hace un siglo, todavía seguía activo— un autómata como ese no podía desestimarse simplemente como un objeto obsoleto. Era probablemente muy superior a la artesanía moderna, y debe guardar algún secreto.

“¿Y qué clase de circuito mágico tiene instalado?”

“Bueno, no lo sé… podré ser su asistente, pero también soy una participante de la Fiesta Vespertina. No es prudente revelar tu mano a alguien que se convertirá en tu oponente algún día.”

“Supongo que eso tampoco es una sorpresa.”

“Es sólo que—”

“¿—Sólo que qué?”

“Antes cuando estábamos en una práctica de campo, él creo lava.”

“¿Lava?”

“Sí. Derritió la tierra y la uso para cavar zanjas. Además, en otra ocasión, manipuló niebla densa para confundir al equipo enemigo.”

“Niebla… ¿Estás segura que no era vapor?”

Si era un circuito mágico basado en la manipulación del calor, entonces era posible generar tanto lava como niebla.

“No, era más natural, como si fuera una extensión de sus nervios o sentidos.”

“¿Qué demonios es eso? A menos que usara varias artes mágicas en conjunto… pero no hay manera, algo como eso debería ser imposible.”

En cualquier caso, es seguro que es un oponente complicado. Lava y niebla son estados fluidos sin forma.

Habiendo alcanzado el final de las escaleras, Lisette se detuvo.

“El locker de Félix está en la habitación más alejada a la derecha.”

“Está bien, no planeo ir allí.”

Lisette entrecerró los ojos, perpleja.

Por el fluir de su conversación, ella tenía la impresión de que iban a revisar el locker de Félix.

Raishin le sacó la llave maestra de la mano, y empezó a caminar en la dirección opuesta.

Ya había tomado el plano del edificio.

“Ese es—”

Detrás de él, Lisette estaba diciendo algo. Raishin la ignoró y abrió la puerta.

Los lockers eran similares a ataúdes, y estaban ordenados en filas.

Viendo las placas de identificación, buscó el locker que le interesaba.

En breve, encontró lo que estaba buscando.

Código de Registro White Mist— Lisette Norden.

Reprimiendo su impaciencia, usó la llave maestra para quitar el pestillo, y abrió la cubierta con un aire de finalidad.

“…!”

Dentro del locker, había un gran cilindro de vidrio.

Parecía un tubo de ensayo gigante. El líquido que lo llenaba se veía como formaldehído. Inmersa en ese líquido, como un espécimen biológico, había una chica completamente desnuda suspendida allí.

No era una autómata.

Asomándose por su pecho abierto, había tejidos y carne viva.

Raishin se maldijo por su propia estupidez.

Soy un idiota. Esto… ¿Cómo no pude darme cuenta de algo tan obvio?

En otras palabras, desde el comienzo del comienzo, ella había estado aquí todo el tiempo.

Suspendida dentro del cilindro de vidrio, estaba—

El cadáver de Lisette Norden.

Al momento siguiente, algo golpeó a Raishin por detrás con tanta fuerza que lo noqueó por completo.




Traductor al Inglés: Hayashi (Nanodesu Translations)
Traductor al Español: nahucirujano
Corrección: nahucirujano

Página Anterior     *     Página Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: