Capítulo 5.5

Página Anterior     *     Página Siguiente

“¡Nooo… me está secuestrando un bárbaro extranjero… va a abusar de mí!”

“¡Deja de arruinarle la reputación a la gente! ¡Estoy tratando de salvarte, ¿ok?!”

Raishin le respondió en voz alta. Sujetando el negligé de Henri, él estaba corriendo por el bosque en medio de la noche. Desde el punto de vista de un transeúnte, esto sólo podía tratarse de un secuestro en proceso.

Yaya estaba junto a él, mientras vigilaba sus espaldas.

Henri no tenía idea de lo que estaba ocurriendo, pero frenó su inútil resistencia.

Una vez que el equipaje que estaba cargando se calmó, Raishin pudo tomar ritmo. Corriendo apresuradamente por la calle principal, se detuvo precisamente entre las puertas y el dormitorio Gryphon.

“Esto debería ser suficiente. Si nos acercamos más a las puertas, los guardias se darán cuenta de nosotros.”

Bajó a Henri. Él aún no podía sentir ninguna sensación en su hombro derecho.

“Por favor… explícame qué está pasando.”

Henri tímidamente habló. Echando un vistazo a Yaya, él notó que ella también tenía sus propias preguntas. Ahora que lo pensaba, nunca le explicó en detalles ni siquiera a ella.

Asintiendo, Raishin abrió su boca, con un ápice de análisis con enfado en su tono.

“Así que básicamente, la razón por la que Charl ha estado comportándose de manera violenta es porque te están tomando como rehén, ¿cierto?”

“…Sí.”

Pensó que ella trataría de ocultarlo, pero para su asombro, Henri asintió con franquza.

Yaya inclinó la cabeza, perpleja.

“¿A qué te refieres, Raishin?”

“Henri dijo que tiene miedo de morir. Eso significa que no es que ella ‘quiere morir’, es ‘sería mejor si estuviera muerta’.”

“Eh… ¿Por qué?”

“Yo también lo pensé. Una explicación surgió; si ella fuera a morir, entonces el ‘punto débil’ de alguien— de Charl desaparecería efectivamente. Una vez que llegué a esa conclusión, entendí el porqué del ridículo comportamiento reciente de la aterradora chica dragón. En resumen, alguien le ha dicho a Charl ‘Mata al Director o tu hermana muere’.”

Era un razonamiento simple. Incluso Yaya fue capaz de conectar los puntos dentro de su cabeza.

“Ah, entonces es por eso que llamaste a Shouko… Sospechas que hay algo metido dentro de su cuerpo.”

“Sí. Podría ser un arte mágico en la forma de una bomba, o alguna clase de veneno.”

Fue por eso que había pasado por todo el problema de molestar a Shouko, para echarle un vistazo a Henri.

“Pero al final, no tenía nada implantado en ella…”

“Desde el comienzo, Henri estaba bajo constante vigilancia por cierto alguien.”

“Eh… ¿Constante?”

“Henri ha intentado suicidarse siete veces. Aun así, sigue viva y está aquí ahora. Lo que significa que hubo alguien que la ha estado deteniendo. Alguien que estaría en grandes problemas si la rehén fuera a morir.”

Henri apretó sus puños y bajó la vista al suelo. Su expresión era aquella que está al borde de las lágrimas, lo que significaba la conjetura de Raishin era esencialmente verdad.

“Tienes razón… pero es inútil. No hay manera de que pueda escapar. Es simplemente… imposible llevarme a un lugar donde pueda escapar de esta vigilancia.”

“Ese no es el plan en absoluto. La corrida se detiene aquí.”

““¿Eh…?””

Las voces de Yaya y Henri sonaron al unísono.

“Estamos lidiando con un montón de villanos profesionales, ¿no? Una vez que descubran que les he robado a su rehén, obviamente ellos van a—”

La oreja de Raishin se torció y él sonrió.

“— llevar a cabo un rescate.”

KSwK_03_169 (converted)

Con un zumbido, algo vuela hacia Raishin, deteniéndose justo en frente de él.

Aunque la persona en sí misma se había detenido por completo, el aire que él había desplazado no lo hizo. La ráfaga generada hizo volar arena y provocó que el cabello de Yaya se despeinara.

Mientras Henri soltaba un suspiro de desesperanza, en contraste Raishin estaba sonriendo, contento mientras hablaba.

“Como se esperaba, esa fue una reacción rápida. Eres un perro de caza bastante habilidoso, no tuvimos que esperar mucho.”

“Si no fuera habilidoso como mayordomo, ¿cómo podría esperar servir al joven amo adecuadamente?”

Mayordomo. Mirando su atuendo, Raishin finalmente entendió. Aunque su traje parecía estar hecho a la medida y de alta clase, había cierto control en sus modales y emanaba un aire sencillo que encajaba mejor con una persona común. Sin embargo—

“¿Un mayordomo con lentes tintados? ¿Eres alguna clase de mayordomo delincuente?”

“Los mayordomos tienen permitido usar accesorios y ropa casual, ¿sabes?”

Raishin observó a su oponente cuidadosamente.

Esta era la misma persona que lo atacó antes bajo tierra. Tenía una contextura delgada, y aunque no llevaba un autómata… Raishin aún podía sentir alguna forma de energía mágica oculta dentro de él. Quizás en verdad era un mago.

“No luces como si estuvieras de lado de los Kingsfort… ¿o sí?”

“Hm, ¿me pregunto eso?”

“Si en verdad eres un mayordomo, vas a revelar secretos luego de una pequeña introducción al dolor… pero supongo que no, ¿huh?”

“Aunque ese fuera el caso, ¿y entonces qué?”

“Yo seguiré investigando forzosamente, encontraré a tu despreciable amo, y entonces lo desenmascararé.”

“¿—Despreciable?”

“¿No es ese el caso? ¿De qué otra manera quieres que clasifique a alguien que secuestró a Henri y obligó a Charl a asesinar al Director?”

“…Es verdad que el cerebro del amo está en un estado de constante entusiasmo, y el joven amo preferiría conspirar más que comer. Con una mentalidad tan retorcida, tarde o temprano la casa de Granville está destinada a colapsar.”

“Oh, eres un mayordomo bastante habilidoso. ¿Acaso acabas de decirnos el nombre de tu jefe?”

“Si no fuera habilidoso como mayordomo, ¿cómo podría esperar servir al joven amo adecuadamente? Sin embargo, no diré que soy completamente perfecto. Si tuviera que mencionar un error como ejemplo—”

Él sonrió ligeramente, pero su voz era fría como el hielo.

“Diría que me enfado con mucha facilidad.”

Con un movimiento veloz, él voló hacia un árbol en el camino y lo aplastó con una patada.

La madera se partió sin resistencia. Detrás de esos lentes, Raishin pudo ver un enfado irreversible ardiendo dentro de sus ojos. Parece que se ofendió mucho por lo mal que habló Raishin sobre su amo.

Contarles el nombre de su amo fue su propia versión de una sentencia de muerte.

No iba a dejar a nadie vivo para contar lo que escucharon, fuera títere o humano.

“Vamos Yaya. ¡Lo aplastaremos, y después iremos a salvar a Charl!”

“¡Ok!”

La cortina se abrió en una batalla que no podían permitirse perder.

 

Página Anterior     *     Página Siguiente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: