Capítulo 3.6

Página Anterior     *     Página Siguiente

Fiándose de la lámpara, Raishin y Henri descendieron la pendiente.

El área iluminada no llegaba a extenderse demasiado. Tener que bajar sobre la arena dificultaba el descenso. Aun así, luego de tomarles media hora bajar la pendiente, finalmente llegaron a la base.

La superficie debajo de sus pies era dura. Estaban caminando sobre roca.

“Con suerte de aquí en más estaremos en terreno llano. Aun así, no puedo ver nada en frente de mí—”

Mientras daba varios pasos hacia delante, de repente la figura de Henri se hundió. ¡Estaba cayendo!

La reacción de Raishin fue rápida como un rayo. Con su brazo izquierdo sujetó la muñeca de Henri, poniendo toda su fuerza en un único jalón explosivo. El impulso generado hizo que ambos cayeran en el piso arenoso.

La luz de la lámpara brilló claramente donde Henri había estado, iluminando un acantilado al cual ella casi cae.

Él no podía ver el fondo, lo que significaba que era profundo. Los escombros que habían caído por la pendiente antes probablemente se habían zambullido en este acantilado. Lo impactó por completo el hecho de que si hubieran caído aquí, definitivamente hubiera sido el fin del camino.

Durante el más breve de los instantes, pensó que vio algo blanco cerca del fondo del abismo— un objeto con forma de domo.

¿Un castillo… o una catedral?

No, debe haberse equivocado. No había luz que pudiera llegar a una distancia tan lejana, así que puede que sus ojos le estuvieran jugando una broma.

Recordando la multitud de ojos de antes, Raishin tembló involuntariamente.

Sacudiendo la cabeza, se levantó y le extendió su mano a Henri, quien seguía desplomada en el suelo.

“¿Estás bien? Ven, toma mi mano—”

“¡Nooo! ¡No me toques!”

Voló un puñetazo en su dirección, y Raishin rápidamente lo esquivó.

“Qué manera de agradecer a alguien que intenta ayudarte. Por qué odias tanto a los hombres… Oh, ya veo. ¿Es por eso, no? En el pasado, algún tipo te dejó de manera brusca como la basura del día anterior…”

“¡N-No! Juro por el honor del apellido Belew, que nunca pasó nada como eso— ¡espera, ese escenario es muy rudo! ¡¿Cómo puedes violarme incluso en tu imaginación salvaje?!”

“¡Claro que no! ¡Deja de tratarme como si fuera alguna clase de pervertido!”

Henri bajó su sombrero y escondió su rostro en él, como siempre hacía.

“Yo… odio a los chicos. Son aterradores, violentos, estúpidos, sucios, y además…”

Incluso con su oído excepcional, Raishin no pudo escuchar la última parte de su oración.

Aun así, el hecho de que logró tener una conversación con ella era un gran avance.

Raishin se rió con ironía, y extendió su mano hacia ella esta vez lentamente.

“Vamos. Esta vez, mira un poco mejor por donde caminas.”

“O-Ok— ¡Ow!”

Ella trató de levantarse, pero no pudo. Debe haberse torcido alguna parte de su pierna torpemente cuando se cayó antes. Raishin alcanzó su espinilla, usando las yemas de los dedos para presionar ciertos puntos.

“¡Kya! ¡Eso duele!”

“Lo siento. Pero al menos no está roto.”

“¿Cómo lo sabes con certeza?”

“Sé jujitsu. El jujitsu se especializa en moretones y huesos rotos.”

“¿Ju-jitsu?”

“Es un arte de lucha nacido en Japón. Dejando de lado eso, si tu pierna en verdad estuviera rota estarías llorando del dolor en este momento, y el dolor que experimentarías sería severamente intenso.”

Henri no era muy pesada. Pensó que podría cargarla en su espalda, pero—

Henri odiaba a los hombres. Probablemente estaría bajo una gran angustia si Raishin la cargara a caballito. Además Raishin no había recuperado toda su fuerza. Si la cargaba, viajar largas distancias sería un problema.

“Bueno, supongo que no tiene remedio. Tendremos que esperar aquí.”

Usando forzosamente su hombro para hacer de soporte para Henri, quien lucía no feliz por ello, se alejaron un poco del abismo. Apartándose a una distancia seguro de cualquier caída potencial, se sentaron en el suelo rocoso.

“Desayuné antes de venir aquí— ¿pero que hay de ti?”

“… No podía evitarse. No tuve la oportunidad de hacerlo.”

“Toma.”

Raishin le ofreció un paquete de algo. Estaba envuelto fuerte con papel de parafina. Henri lo tomó y lo abrió, revelando un palito de pan.

Estaba cubierto de azúcar. Más que llamarlo palito de pan, sería más acertado decir que era como una rosquilla.

“Está un poco aplastado, pero todavía es comestible. Adelante, cómelo.”

“… ¿Siempre llevas contigo algo como esto cuando sales?”

“Ha sido un salvavidas en más de una ocasión. También llevo agua conmigo.”

Henri miró el pan duro por un momento, antes de darle una mordida.

Era comida cruda y portátil. Él pensó que no encajaría con los gustos refinados de ella, pero—

“Está delicioso…”

Inesperadamente, ella murmuró eso mientras seguía con la cabeza gacha, escondiendo su expresión.

Era lo mismo que cuando Charl apartaba la vista. Ambas se avergonzaban de mostrarles las expresiones en su rostro a los demás.

Luego de terminar el pan y el agua, Henri se abrazó las rodillas, sus palabras salieron de a poco, en partes.

“… Lo siento. Esto es totalmente mi culpa.”

“¿Qué pasa con eso? ¿Comiste algo que te cayó mal?”

“¡Si comí algo que me caiga mal, tú eres el que me lo dio en primer lugar!”

Recuperó un poco de vigor durante ese estallido, pero se fue tan pronto como había aparecido, y volvió a su estado pesimista.

“Sabes, en serio eres la hermanita de Charl. Pones la misma cara que pone ella cuando se enoja.”

“… Quieres decir algo como que mi hermana es más linda que yo, como todos los demás, ¿no?”

Henri de repente soltó una risa vacía y burlona mientras apartaba la vista.

“Después de todo, todos los chicos siempre… están diciendo que mi hermana es…”

Tan pronto como escuchó esas palabras susurradas, un sentimiento indescifrable comenzó a esparcirse dentro del pecho de Raishin.

Al principio había descartado ese sentimiento como si no fuera nada, pero ahora sus convicciones sobre ello habían cambiado.

La pura ridiculez de ello empezó a formarse dentro de él, haciéndole cosquillas a los costados, hasta que Raishin finalmente se rió a carcajadas.

“Qu- ¡Qué rudo! ¡Cómo puedes reírte…! ¡Cómo te atreves a reírte…! ¡Tú!”

“¡No me tires arena! ¡No me estoy riendo de ti ni nada!”

Con lágrimas en los ojos, Henri miró a Raishin, con una mezcla de confianza y sospecha en su rostro.

“Yo también tengo un hermano mayor, cuyo talento extraordinario es mejor descrito como algo fuera de este mundo.”

“—”

“Él es alguien que ha sido proclamado como alguien que posee más talento que el primer ancestro de nuestro clan. Si Dios existe de verdad, entonces debe amarlo mucho. Alguien ordinario como yo nunca podría aspirar a alcanzarlo. Mi padre solía decir esto: Si yo hubiera sido el primer hijo, y mi hermano mayor el segundo, hubiera causado un montón de problemas con la sucesión del clan.”

Henri miró a Raishin como si estuviera viendo algo fascinante.

“Los adultos siempre nos comparaban a ambos. La realidad era que él y yo éramos tan diferentes como el cielo y la tierra. Desafortunadamente, yo era la humilde tierra.”

¿Cómo tomaría ella el espontáneo estallido de Raishin?

Luego de un momento, Henri empezó a hablar de a poco y en partes otra vez.

“Cuando éramos niñas… mi hermana… era muy popular.”

“Popular… Huh, al verla ahora, no puedo imaginarme en serio que eso hubiera sucedido.”

“Todos siempre se reunían alrededor de ella.”

“Claro, pero en estos días, la rodean a la distancia.”

“Siempre era muy amable y gentil con todos.”

“Siempre es muy gruñona con todos.”

Raishin interrumpía cada una de sus declaraciones, a pesar de que ella finalmente había continuado hablando. De alguna manera u otra, había una gran grieta entre la Charl de los recuerdos de Henri y la Charl de ahora. ¿Quizás su carácter se moldeó por sus circunstancias actuales? Raishin consideró la posibilidad.

En ese momento, hubo un débil frufrú de tela.

A sólo unos cuantos metros. ¡Alguien estaba extremadamente cerca de ellos!

“Responde mi pregunta de manera concisa, por favor.”

Un claro instinto asesino llenó la metálica voz que hizo ese pedido— en su oído.

Un instante después, hubo un sonido de algo aterrizando. Raishin se dio cuenta de que era el sonido de sí mismo aterrizando luego de haber saltado hacia atrás.

Alguien se había escabullido detrás de él y aterrizó en silencio detrás. Ese alguien era más rápido que cualquier cosa que pudiera hacer Raishin.

¡Incluso con mis reacciones, ¿no pude hacer nada?!

“¿Eres el enemigo de mi amo?”

Sin responder, Raishin lentamente giró.

La misteriosa persona no parecía encontrar esta acción hostil. Gracias a eso, Raishin fue capaz de echar una mirada al rostro de la persona.

Era una chica. Estaba usando un tocado lleno de volados. Tenía pequeños moños atados en su cabello, los cuales incluso en la oscuridad Raishin pudo notar que eran de un vívido rosa. Tenía finas pestañas y una pequeña nariz. Sus rasgos faciales eran modestos y elegantes, pero ese suave esplendor en ella, hacía que se viera muy adorable.

Era un rostro que él nunca olvidaría ni podría olvidar—

“¡Nadeshiko…!”

Era el rostro de su hermana muerta.




Traductor al Inglés: Hayashi (Nanodesu Translations)
Traductor al Español: nahucirujano
Corrección: nahucirujano

Página Anterior     *     Página Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: