Capítulo 5.5

Página Anterior     *     Página Siguiente

Al día siguiente, me desperté quince minutos más temprano que lo usual, me paré frente al espejo, y luché con la cera que compré.

Estaba molesto y mortificado por lo que Koigasaki dijo el día de ayer, y tenía ganas de vestirme mejor para hacer que cambiara su opinión de mí. Sin embargo, las cosas no fueron tan bien como me hubiese gustado, y al final, el resultado terminó poco brillante y me rendí.

Usé mi uniforme como siempre; antes de salir, eché un vistazo al espejo ante la entrada y me puse nervioso cuando recordé las notas de precaución de Koigasaki sobre cómo debería usar mi uniforme.

Desabotoné el primer botón y me solté la corbata.

“Uwah…”

Volteé hacia la voz detrás de mí y vi a mi hermanita, Akari, quien estaba a punto de salir de la casa, mirándome con una sonrisa burlona.

“¿Qué es esto, Naoki? ¡¿Alguien como tú sacando su sex appeal?! ¡Repugnante!”

“¡Cállate! ¡No es como si estuviera… me voy!”

Me avergoncé y dejé la casa rumbo a la escuela antes que Akari.

“Oh, Kashiwada, ¿qué pasa con tu cabeza?”

Apneas llegué a mi asiento en el salón de clases, Kiritani me interrogó con una mirada que mostraba que estaba tratando de aguantarse la risa.

“Esta es la primera vez que uso cera para el pelo, pero no se para en absoluto…”

“Jajaj… finalmente despertaste para ponerte más a la moda, huh. Eso en sí mismo es un progreso, ¿verdad?”

Kiritani, quien tenía su cabello y cejas de manera perfecta como siempre, me elogió desde una posición de superioridad.

“Ah, lo que me recuerda, Kiritani. ¿Quieres ir al karaoke? Los que van a venir son…”

Recordando mi misión, intenté invitar a Kiritani al karaoke.

“¡¿Ir al karaoke con Hasegawa y Koigasaki?! ¿Qué clase de grupo es este? ¡He querido preguntarte desde hace un buen tiempo, ¿pero qué tipo de relación tienes con Koigasaki?!”

Estaba preocupado sobre cómo responder eso. Koigasaki no podía tratar con los chicos, y yo era el único con el que ella podía hablar normalmente, así que me estaba usando con el fin de acercarse más a Suzuki. Me sentiría aliviado si le contara la verdad, pero no parecía que Koigasaki quisiera que sus compañeros de clase sepan que no podía lidiar con los chicos. En consecuencia, me quedé callado al respecto.

“¿No me digas que son muy cercanos?”

“Para nada, no es como si fuéramos muy cercanos… bueno, erm, cómo debería decirlo… debido a un cierto incidente logramos empezar a hablarnos.”

“Pensar que Koigasaki que es fría con todos los chicos del mismo año actúa familiarmente sólo con Kashiwada…”

“No, no es familiar conmigo ni nada. ¡También es fría conmigo, ¿sabes?!”

Dije desesperadamente por el bien de nuestras reputaciones.

“¡Mejor dicho, eso no importar, ok! ¡¿Qué tal, vendrás, verdad?!”

Uhm, Kiritani soltó un pequeño gemido,

“Ciertamente, es tentador con esas dos bellezas de por medio, pero… lo siento, no puedo ir.”

Dijo en un tono lleno de lamento.

“¿Eeh? ¿En serio, por qué? ¿Estás ocupado?”

“Nah, es sólo que mi novia es bastante estricta. Si se entera de que salí a pasar el rato con otras chicas, va a llorar y a estallar frente a mí…”

Estricta, ¿quiere decir que es una chica del tipo dependiente? Me pregunté por un instante antes de que mi cerebro asimilara las palabras que vinieron antes.

“¿No, via…? Kiritani, tú… ¿tienes novia…?”

“¿Eh, no te lo dije?”

“¡Nunca escuché nada al respecto!”

Temblé indignado ante el traidor frente a mí.

“¿En verdad ~? Error mío, error mío.”

Después de eso, Kiritani me mostró la fotografía sticker de su novia y él tomada mientras estaban en una cita en secundaria (aunque nunca le pedí que me la mostrara), y empezó a contarme detalles de sus citas, haciendo que me hundiera más y más profundo, desanimado.

Durante el receso, fui a la clase B de Suzuki. Cuando eché un vistazo en el salón de clases desde el pasillo, vi a dos otros chicos reunidos en el escritorio de Suzuki y los tres estaban conversando.

Parecía difícil llamarlo en ese momento y mientras titubeaba sobre qué hacer, milagrosamente, Suzuki volteó en mi dirección y me notó. De inmediato se levantó y se acercó a mí.

“Kasshii, ¿qué sucede?”

“Ah, perdón… parece que estoy interrumpiendo…”

“¡Eeh, no te preocupes por eso!”

Este chico en verdad es un gran chico…

“Erm, Suzuki, ¿quieres ir al karaoke? Con un grupo de seis entre chicos y chicas.”

“¿Seis entre chicos y chicas?”

“Sí, los chicos todavía no están decididos, pero por ahora, las chicas serán Hasegawa, Koigasaki, y probablemente Sasagawa de mi clase…”

“Heyh, no conozco a ninguna de ellas.”

Me sorprendí ante las palabras de Suzuki. Hasegawa y Koigasaki no sólo eran famosas por su belleza en mi clase, sino que también eran conocidas entre los chicos en nuestro año escolar… Eso fue lo que escuché de Kiritani previamente, por lo que pensé que él al menos conocería sus nombres.

“Kasshii, ¿tú irás?”

“Sí, dalo por hecho.”

“Entonces quizás también vaya.”

“Eh… ¡¿eeh?!”

“¿No estábamos hablando el otro día sobre ir a un karaoke Ani-song?”

Dijo Suzuki con chispas en los ojos.

“Ah, es verdad. Pero esta vez, vendrán algunas personas comunes, por lo que puede que sea complicado ir a un karaoke Ani-song…”

Si fuera a cantar una Ani-song, mi secreto Otaku definitivamente se descubriría. Tengo que evitarlo a toda costa.

“Si tú vienes, entonces sólo necesitamos un chico más. Creo que es mejor tener la misma cantidad de chicos y chicas…”

“¿Ah, en serio? Entonces, ¿puedo invitar a un amigo al azar? Hay alguien que parece que le interesaría esta clase de cosas.

Mientras decía eso, Suzuki echó un vistazo en el salón de clases. Quizás estaba buscando a uno de los chicos con los que estaba hablando en su asiento. Un Riajuu podría ser capaz de animar las cosas y estaría agradecido por eso.

“¿En serio? ¡Entonces te lo dejaré a ti!”

En ese momento, la campana sonó, me despedí de Suzuki y volví a mi salón. Tras lo cual, se habían decidido los participantes.

Después de clases ese día, quería decirle a Koigasaki que Suzuki vendría oficialmente al karaoke, pero parece que ya se había ido, por lo que no pude contárselo.

Kiritani dijo que pasaría por la tienda de alquiler de CDs cerca de la estación en su camino a casa, y lo acompañé.

“Tengo que pedir prestado el nuevo álbum de Kana-yan.”

Dijo Kiritani mientras sostenía el nuevo lanzamiento de la artista.

No había ningún CD en particular que quisiera escuchar, pero sobre todo, tenía que guardar un poco de dinero para comprar la ropa que necesitaba la sesión de karaoke, por lo que no planeaba pedir prestado nada.

Pero, recordé algo importante.

“N… No hay ninguna canción que pueda cantar en el karaoke…”

Normalmente, ya que escuchaba sólo Ani-songs, canciones de actrices de voz, o vocaloids, no sabía nada de ninguna de las canciones de J-Pop más recientes.

“Hoy tenemos una promoción especial. Cinco CDs por sólo mil yenes.”

Las palabras del asistente de la tienda me incentivaron.

“¡De acuerdo! ¡Hoy, alquilaré cinco CDs de canciones que puedo cantar en un karaoke sin parecer un rarito!”

“¿Llegarás tan lejos por una simple sesión de karaoke? ¿Cuán motivado puedes estar?”

Kiritani se rió mientras de burlaba d emí.

“¡Oye, ¿qué canciones puede cantar un chico de preparatoria sin parecer raro en estos días?! ¡De ser posible, algo que sea bien recibido por las chicas!”

Estaba lo suficientemente desesperado como para preguntar eso a pesar de saber que me haría ver como un nerd ignorante.

“Aah, ya veo, estás motivado porque va a ir Hasegawa… uuhn, no lo sé realmente, pero veamos… Canciones de bandas debería ser algo seguro, ¿verdad? Y en cuanto a aquellas que son bien recibidas por las chicas…”

Alquilé cinco de los últimos álbumes de algunos artistas prometedores críticamente seleccionados por Kiritani. Aunque este era un gasto inesperado, fue una inversión necesaria, así que no podía evitarse.

“Jeez, todavía tengo que comprar ropa. En serio, estoy muy corto de…”

“¿Ropa? ¿Quieres decir para el karaoke? ¿Vas a comprar ropa nueva sólo para eso?”

Aproveché la oportunidad parar preguntarle a Kiritani sobre dónde debería comprar mi ropa.

“Bueno, usualmente compro de segunda mano en Harajuku y cosas por el estilo. Aunque sería terrible si lo arruinas eligiendo los atuendos apropiados de una tienda de segunda mano, pareces alguien que lo arruinaría… bueno, puedes hacer esto, ve a comprar una revista y si hay algo que te llame la atención, ve a la tienda que lo vende y comprar el set completo.”

Luego de eso, me despedí de Kiritani y tomé el tren de regreso, pasé por una librería de la zona en mi camino a casa, tomé el consejo de Kiritani y me dirigí a la sección de revistas de moda para hombres.

Nunca había ojeado, ni leído, ninguna revista de moda, por lo que no tenía idea de qué revista comprar. Debería haberle pedido a Kiritani que me recomendara alguna…

Entre las revistas alineadas, mis ojos se detuvieron en una que destacaba.

Me llamó la atención el modelo masculino en la tapa, vestido con un estilo llamativo, de anfitrión, y eché un vistazo al contenido.

“¡Cree en el alma oscura! ¡Brilla con más elegancia!”

“Este es mi-estilo, la estética Bad Boy.”

“Fue Gaia lo que me volvió loco, ¿sabes?”

Acompañando al impactante eslogan, los chicos deslumbrantes con estilo de anfitrión estaban posando.

Mientras miraba la revista, la ropa en cuestión me resultó bastante genial. Ya que palabras como “Usar esto te hará popular con las chicas” estaban en todas partes, sentí realmente que ése era el caso, y por eso, compré la revista, y decidí ir a la tienda de marca presentada en esa revista.

Consultando en mi celular, encontré que la tienda estaba en un edificio de moda conocido como “108-2” en Shibuya. Decidí que iría allí después de clases mañana sin demora alguna.

Después de la escuela al día siguiente, estaba lleno de entusiasmo al ir a Shibuya en mi camino a casa. Como Koigasaki todavía estaba cerca, le fui a hablar.

“Yoh, Suzuki vendrá al karaoke.”

“¡¿En serio?! ¡Bien hecho! Aah jeez, estaba tan emocionada ayer que terminé yendo al salón de belleza después de clases para volver a teñirme el pelo~”

Koigasaki se recogió su largo cabello con orgullo.

“Eh, no noto ninguna diferencia.”

“Eso es porque no tienes remedio…”

Mejor dicho, esta chica estaba más motivada que yo.

“¿Por qué no haces algo con tu cabello también? Como ir a un salón de belleza.”

“No tengo dinero para ir a un salón de belleza.”

De alguna manera logré soltar dinero para comprar ropas nuevas usando mi dinero de regalo de Año Nuevo, pero no era suficiente para también ir al salón de belleza.

“Bueno, al menos por ahora, apliqué cera a mi pelo…”

“¡¿Estás bromeando?! ¡No hay ninguna diferencia!”

Las palabras sin piedad de Koigasaki me golpearon fuerte.

“Bueno, sólo espera y mira. ¡Después de todo, compré una revista de moda ayer! ¡Ahora mismo, voy a ir a comprar las ropas que vi en ella!”

“Fuhn… por qué estás actuando tan engreído sólo por comprar una revista… Bueno, como sea, al menos será mejor que esa ropa de viejo tuya.”

No pueden compararse con la ropa que tengo ahora. La ropa que voy a comprar hoy es del tipo de chico super popular en Shibuya.

“Momo ~ ¿qué estás haciendo ~? ¡Apresúrate ~!”

Conforme hablamos hasta ese momento, varias chicas llamaron a Koigasaki y nos despedimos.

Me dirigí a Shibuya con un dejo de nervios.

Esta era la primera vez que iba a Shibuya. El inquietante pensamiento de no saber qué hacer si me perdía cruzó mi mente.

Hice trasbordo en la Línea Yamanote y llegué a la estación de Shibuya. Por primera vez en mi vida, pisé suelo de Shibuya. Aunque era un día de semana, había toneladas de gente. Muchos de ellos eran jóvenes a la moda, lo que me intimidaba un poco.

Llegué a mi destino, el edificio conocido como ‘108-2’, ingresé a la tienda que presentaba la revista a mirar la ropa, e inmediatamente, un asistente se acercó a mí. Incluso el asistente de la tienda estaba vestido con un estilo de anfitrión.

“Esta de aquí es nuestra más reciente mercancía.”

“¿Ah, e-en verdad?”

Aunque me sentía un poco intimidado por la manera casual y moderna de hablar del asistente, sabía que no era momento para eso. Porque hoy, sin importar qué, definitivamente tenía que conseguir mi ropa de ‘victoria’ que usaría en el karaoke.

“¿Le gustaría probarse esta?”

“Ah, bueno…”

Aceptando lo que me dijo el asistente de la tienda, terminé probándome la camiseta.

Miré al espejo que reflejaba mi figura en el vestidor, pero era difícil para mí darme cuenta si me quedaba bien esa camiseta o no.

“¡Señor, esa camiseta le queda muy bien ~!”

El asistente de la tienda me elogió exageradamente y me sentí inclinado a pensar que quizás me quedaba mucho mejor de lo que pensaba.

“Entonces, me llevaré esta…”

“¡Muchas gracias! ¿Le gustaría un par de pantalones que combinen?”

“Ah, entonces… ¿Cuáles sería buenos…?”

Ya que estaba aquí, bien podría comprar todo el set. Además, la ropa superior e inferior de la misma tienda sería más fácil de combinar.

Como recomendación del asistente de la tienda, compré unos pantalones, e incluso un nuevo par de zapatos, y por eso mi día de compras terminó con más fluidez de lo que pensé.

Cuando regresé a casa, me probé la camiseta, la chaqueta, y los pantalones que compré.

“¡Uhn, tengo la sensación de que lucen mucho mejor que cuando los vi en la tienda…!”

Mirándome al espejo con mi nuevo atuendo, me persuadí a mí mismo. Aunque parcialmente, era también porque, como ya los había comprado, quería convencerme a mí mismo que así era.




Traductor al Inglés: Larethian (Baka-Tsuki)
Traductor al Español: nahucirujano
Corrección: Sin corrección.

Página Anterior     *     Página Siguiente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: