Capítulo 6.3

Página Anterior     *     Página Siguiente

Raishin voló por el violento golpe que recibió en la espalda.

Chocando con el locker, el vidrio se rompió al golpearse ambos contra la pared, provocando que el violento estrépito hiciera eco a través del edificio.

Lentamente, la sangre empezó a esparcirse por el piso.

Luego de que el polvo se asentara, Raishin quedó relegado a los pies de un locker, completamente inmóvil.

Lisette miró fríamente el caos armado.

Habiendo oído los sonidos, los guardias pronto se apresuraron y llegaron al lugar. Dos guardias irrumpieron en la sala sin hacer mucho ruido, sus autómatas los acompañaban.

Estaban en estado de alerta y en posición de batalla. Sus autómatas al frente, tenían a Lisette en la mira. Las voces de los titiriteros preguntaron de manera excesivamente fría,

“… ¿Qué sucedió aquí?”

Lisette respiró entrecortadamente y su voz se elevó al responder.

“Lla… Llamen al comité ejecutivo por favor.”

“¿Qué pasó? ¿Estás bien?”

“Él… Él iba a destruir a un autómata, lamentablemente, tuve que atacarlo.”

Todavía en estado de alerta, uno de ellos avanzó en la sala para confirmar la historia de Lisette.

“Ya veo. Wow, esto es bastante grave.”

El titiritero gesticuló al iluminar con la lámpara el charco de sangre en el piso.

“¿Tú misma hiciste esto?”

“Afortunadamente, mi autómata estaba aquí.”

Señaló al locker. El guardia sospechaba un poco, pero no insistió más y volteó hacia el cuerpo de Raishin.

“Todavía respira, aunque débilmente.”

“Traté de evitar sus puntos vitales. Sin embargo, sería mejor que lo lleven a la oficina del doctor de inmediato.”

“Nos encargaremos de eso. Déjanos esto a nosotros.”

Haciéndole una seña a su compañero, empezaron alejarse, pero Lisette los llamó.

“Por favor esperen. Existe la posibilidad de que él— Raishin Akabane trabaje con Cannibal Candy.”

“¿A qué te refieres?”

“Puede que intentara crear disturbios aquí para cubrir los movimientos de Cannibal Candy. Algo que dijo me intimidó mucho. Así que para estar seguros, ¿pueden encargarse de la autómata que está en la entrada…?”

“De acuerdo. La contendremos.”

“Por favor.”

“¿Qué hay de ti?”

“Tengo que reunirme con el resto del comité disciplinario y reportarles sobre esto. Existe la posibilidad de que Cannibal Candy actúe—no, hay una posibilidad de que ya haya realizado su movimiento.”

“Hm… Eres la testigo de este alboroto. Preferiría que te quedaras aquí.”

“En ese caso volveré tan pronto como sea posible. Mi nombre es Lisette Norden, estudiante de tercer año, clase F.”

Le mostró su tarjeta de identificación de estudiante. Tras lo cual, el guardia pareció tener algo de fe en ella. Su membresía fue claramente enunciada, y además era la asistente del jefe del comité disciplinario. Alguien de su calibre… con eso en mente, él decidió que podía permitirle a Lisette que se fuera de la escena.

Lisette cerró su locker antes de retirarse de la sala a paso veloz.




Página Anterior     *     Página Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: