Capítulo 2 – Visitante de aquel Hogar Anterior

Temprano por la mañana en un Abril todavía frío, dos figuras se encontraban afuera de la Academia Hagun.

Uno era Kurogane Ikki. Usando un jersey y de pie en frente de la puerta principal, estaba bebiendo de una botella blanca ligeramente moviendo sus hombros arriba y abajo.

La otra era Stella Vermillion. A bastante distancia de Ikki y jadeando mucho por la fatiga, estaba corriendo hacia la puerta principal como su meta.

Ikki corría unos veinte kilómetros cada mañana con el fin de mantener sus aptitudes físicas, ya que no tenía talento en magia. Para mejorar sus factores físicos, preparó intensas rutinas de entrenamiento para sí mismo, y estos veinte kilómetros no eran un jogging simple. Esprintaba a toda velocidad, cambiaba el ritmo a menudo e intencionalmente esforzaba sus funciones cardiopulmonares.

Stella, quien se había vuelto su compañera de cuarto hace tres días, también se le unió en esta rutina diaria. El primer día, colapsó en el camino. El segundo, Stella vomitó. Debido a eso, para hoy, el tercer día, Ikki empezó a emparejar su paso con Stella. Sin embargo—

“¡¿No te dije que no te preocuparas por mí?!”

Cuando él disminuyó su velocidad, ella le gritó a Ikki con una intensa mirada que él no había visto antes, y por eso corrió como siempre también hoy.

Esta vez, aunque hubo bastante retraso, ella se aseguró de alcanzar a Ikki.

…Como pensé, Stella es muy asombrosa.

Ikki estaba admirando la figura de Stella mientras ella se tambaleaba hasta la puerta. Poseía mucho talento mágico, pero también entrenaba sus factores físicos. Tenía que reconocer que ella no confiaba sólo en sus talentos, y que continuaba forjándose a sí misma.

“¡Haaa―! ¡Haaaa―! Meeetaa….” *Jadeo*Jadeo*

“Bien hecho.”

“E-Estoy bien… es-esto no es nada—”

Estaba tan exhausta que hasta su ropa estaba completamente mojada por el sudor. Esa era una fuerza de voluntad increíble.

Ikki miraba a Stella quien estaba respirando fuerte, y le ofreció la bebida que estaba consumiendo.

“Toma, bebida deportiva.”

Pero Stella miró la botella con una expresión perpleja.

“Eh… Eso es un… beso indirecto…”

“¿Qué pasa? …Ah, perdón Stella. Darte una botella que un chico usó.”

“¡N-No dije que tuviera algo de malo! ¡…Más bien, es lo opuesto!”

“¿Lo opuesto?”

“¡N-N-N-Nada, idiota! ¡Sólo dámela!”

Con su rostro más rojo que cuando estuvo corriendo, Stella tomó la bebida.

…Aah. De todos los lugares, bebió de donde yo puse mi boca.

Pero no fue lo suficientemente rápido para señalárselo, y sintiéndose pesaroso, él esquivó la mirada de Stella y vio a la puerta principal.

Había un cartel en la puerta… indicando algo acerca de las formalidades escolares.

“…Finalmente, es la ceremonia de apertura.”

Era algo profundamente emocional para Ikki. Ya había pasado un año, sin que se le diera ni una oportunidad de aprender, pero este año era distinto. La nueva directora, Shinguuji Kurono, le estaba dando a todos los estudiantes esa oportunidad, y sus sentimientos se estaban animando con anticipación. Además—

“Te ves contento, Ikki.”

“¿Me veo así? La verdad es que, hay una persona a la que quiero ver.”

“¿…Supongo que no debe ser una chica?”

¿Huh? …Siento un instinto asesino.

“Bu-Bueno, ciertamente es una chica, pero—”

“Adiós.”

“¡Espera un minuto! ¡Baja a Laevateinn y escucha hasta el final! ¡La chica de la que estoy hablando es mi hermana menor!”

“¿Hermana…? Ahora que lo pienso, dijiste algo acerca de una hermana durante el duelo.”

“Sí. Y se supone que asistirá aquí como una estudiante de primer año… no la he contactado ni siquiera una vez desde que escapé de mi hogar hace cuatro años, así que estoy contento de poder verla luego de tanto tiempo.”

Era una chica con cabello plateado con coletas, siempre siguiendo a Ikki con pequeños e inestables pasos, una niña llorona y consentida, pero también era su linda hermana menor que no lo rechazó cuando todos los demás, su hermano, madre, padre, y parientes, lo abandonaron.

Para Ikki, Kurogane Shizuku era su única familia. ¿Cuánto habrá crecido en cuatro años?

“Lo espero con ansias.”

“Te preguntaré algo… esa hermana menor, ¿no vas a decir que en realidad no tiene relación de sangre contigo, o sí?”

“Oh, es una hermana menor relacionada por sangre que podrías encontrar en cualquier familia. ¿Qué hay de eso?”

“Entonces te perdono.”

¿Exactamente por qué lo perdonó? No lo entendía mucho, pero él tenía una política de no perseguir las cosas que no entendía. Ikki una vez más miró el cartel que decía “Ceremonia de Apertura” y pensó en los días desde aquí en más.

Finalmente iban a comenzar. Las luchas que determinaban el derecho a formar parte del Festival de Arte con la Espada de las Siete Estrellas.

♦♦♦♦♦

“¡Okey☆! ¡A todos los de primer año, felicidades por ingresar—♥!”

La joven profesora de pie en la plataforma en frente de los estudiantes les dio la bienvenida con una gran sonrisa en su rostro.

“Soy Oreki Yuri, la persona a cargo de la Clase Uno Año Uno. Esta es mi primera vez como profesora titular, así que Sensei estará feliz si la llaman Yuri-chan☆. No hay necesidad de ser formal. ♪”

Las cortinas del escenario de batalla se abrieron muy alegremente.

“…Luce agotadora…”

Quizás estaba nerviosa, pero Stella murmuró ante el entusiasmo maníaco de Oreki.

“Ajaja, es verdad… pero es una buena profesora.”

“¿La conoces?”

“Bueno, más o menos—”

“Oigan—¡ya que hoy es el primer día, no habrá lecciones! Pero, pero, Sensei tiene algo que compartir acerca de las Batallas de Selección de Representantes para el Festival de Arte con la Espada de las Siete Estrellas. Chicos, ¿podrían sacar sus datapads?”

Como se le instruyó, Ikki sacó de su bolsillo un terminal de cristal del tamaño de la palma. El pad del estudiante de la Academia Hagin era una extraordinaria herramienta todo-en-uno que podía ser usado como ID; cartera, celular, Internet, y mucho más.

“Okey. Como la Señorita Directora dijo en la ceremonia de apertura, la Academia Hagun usaba un sistema de puntajes de habilidad para elegir a los representantes del Festival hasta el año pasado, ¿verdad? ¡Pero desde este año, la selección por puntajes de habilidad ha sido abolida! ¡El sistema cambió a batallas de selección con la participación de toda la escuela! ¡Seis personas serán elegidas basados en los resultados de las batallas! ¡Wah, violencia! El Comité Ejecutivo de Batallas de Selección le enviará mails a sus datapads, y deberán ir a los lugares designados luego de que la fecha y hora hayan sido confirmadas, ¿okey? Si no van, será una derrota por abandono, así que tengan cuidado♥.”

“Sensei.”

Stella levantó la mano.

“No, no. Si no me llamas Yuri-chan☆ no responderé.”

“…Yu-Yuri-chan.”

“¡Yay! ¿Qué pasa, Stella-chan?”

“¿Cuántos enfrentamientos habrán aproximadamente en las batallas de selección?”

“No estoy segura, pero cada estudiante debería atravesar unos diez enfrentamientos más o menos. Luego de que los enfrentamientos empiecen, definitivamente tendrán uno cada tres días, así que prepárense. ♪”

Luego de escuchar eso, Ikki se alivió un poco. Su Arte Noble, Ittou Shura, podía usarse una sola vez al día, por lo que una serie de batallas sería bastante severo. Pero mientras que esta organización era un alivio para Ikki, era un poco amargo para los demás estudiantes.

“No puede ser en serio.”

“Qué problemático~. ¡Así no podré ir a jugar!”

“En primer lugar, no quiero participar en el Festival.”

Voces de disgusto se levantaron por aquí y por allá alrededor del salón de clases, lo que no podía evitarse. No es como si todos estuvieran interesados en el Festival como Ikki. Por un lado, el Festival de Arte con la Espada de Siete Estrellas era un lugar donde se usaban Formas Reales, en lugar de las Formas Ilusorias. Las batallas serán, por supuesto, muy peligrosas, y no todos querían aumentar su ranking asumiendo esos riesgos. Graduarse pacíficamente y adquirir la calificación como caballero mágico, conseguir un empleo con un alto salario y asistir a él con normal diligencia—había muchos estudiantes que querían un camino recto como ese.

Uno de esos estudiantes le preguntó a Oreki.

“¿Hay sanciones por abstenerse, o perder los enfrentamientos?”

“Nooop. No hay sanciones por perder, y no afectará a los resultados escolares, pero hay bonuses si ganan. Y por supuesto, también pueden abstenerse, y los que no estén interesados en participar en el Festival deberían notificárselo al comité ejecutivo. Serán quitados de las loterías de inmediato… pero saben…”

Oreki miró en la dirección de Ikki por un momento, y sonrió gentilmente.

“Sensei piensa que será muy difícil, piensa que este es un sistema maravilloso que le permite a todos tener iguales chances de ganar el Festival de Arte con la Espada de Siete Estrellas y convertirse en el Rey de la Espada de Siete Estrellas. Es por eso que, de ser posible, me gustaría que todos participaran ambiciosamente. Estoy segura de que la experiencia será algo que todos atesorarán.”

Ante la mirada que lo apuntaba, Ikki asintió con agradecimiento. Él conocía a Oreki de sus días de los exámenes de ingreso, cuando ella era evaluadora y él evaluado. Ya que ella evaluó a Ikki apropiadamente, Ikki ahora estaba en Hagun. Rememoró aquel evento de hace un año…

¡…Esperen! Acaso Oreki-sensei no—

“¡Entonces chicos, por favor hagan su mejor esfuerzo de aquí en más! ¡¡¡Todos vamos a ABUUAAABUFUUU!!! *SANGRE POR TODAS PARTES*

¿—tiene un cuerpo realmente débil? Lo recordó demasiado tarde.

“““¡¿YU-YURI-CHAAAAAAN?!”””

“Ah—Ella está bien, está bien. Todos cálmense por favor.”

Mientras trataba de tranquilizar a sus compañeros de clase confundidos ante la repentina catástrofe, Ikki se levantó de su asiento para asistir a Oreki.

“No tienen que preocuparse tanto. Oreki-sensei sólo tiene un cuerpo muy débil.”

“¡No, eso es muy preocupante! ¡¿Cómo puede haber tanta sangre?!”

*Toz*Toz* “…Como dijo Kurogane-kun, estoy bien.”

Mientras tosía violentamente, Oreki le mostró a sus angustiados estudiantes una frágil sonrisa.

“Ya que Sensei… ha estado escupiendo un litro de sangre por día desde que era una niña…”

“¡¿Qué parte de eso está bien?!”

*TOZ*TOZ* “…Bueno, he vivido con este cuerpo por unos veinte años. Sensei está bien de nuevo en una semana. Fufu… asombroso, ¿no?”

“Por favor no se enorgullezca de algo tan triste. Erm, por el momento llevaré a Sensei con la enfermera y ustedes debería encargarse del charco de sangre.”

“Entendido. ¡Déjanoslo a nosotros!”

Luego de ver a una chica con cabello rubio-durazno asentir, Ikki apoyó a Oreki sobre su hombro y se dirigió a la enfermería.

En el camino, él le preguntó acerca de algo que lo estuvo molestando por un rato.

“Oreki-sensei. Parece estar de muy buen humor hoy. ¿Eso fue para darle la bienvenida a los nuevos estudiantes?”

*Toz*Toz* “…Sí. Después de todo es el día de apertura… así que para felicitar a todos por ingresar, Sensei asumió el riesgo para animar el ambiente…”

Entonces ese era el caso después de todo. Ikki se sintió feliz ya que era algo que la amable Oreki-sensei haría.

“Oreki-sensei… hay algo importante que me gustaría decir pero…”

“¿Qué es?”

“Creo que Sensei se pasó un poco.”

“Ugh…”

Era duro, pero era por su propio bien. La gente tenía que actuar acorde a su edad.

♦♦♦♦♦

“Sensei dice que terminamos por hoy.”

Con Ikki entregando el mensaje de Sensei, la clase del primer día terminó.

Supongo que iré a buscar a Shizuku… Tampoco debería permanecer aquí más tiempo.

Había estado sintiendo miradas a todo su alrededor por un rato. Ya que Sensei colapsó, no hubo una presentación, pero todos ya deberían saber que él era un fracaso. Había miradas confusas de las personas pensando cómo hablarle.

Puede que haya hecho algo demasiado directo hace un tiempo…

Sentía que se había entrometido demasiado, así que teniendo en cuenta los sentimientos de sus compañeros, Ikki se levantó. Sin embargo—

“¡Senpai!”

“¡Uwah!”

De repente, una de sus compañeras de clase lo sujetó.

“¡¿Qué—?! ¡Es-Espera un minuto! ¡De qué se trata esto, Ikki!”

“¡Eso es lo que quiero saber! O-Oye, ¿qué estás haciendo tan de repente?”

“Ah, cuando pensé que por fin tenía la oportunidad de hablar apropiadamente con Senpai, me emocioné mucho y… por favor discúlpame.”

Relamiéndose los labios con ternura, la chica de cabello rubio-durazno que se disculpó con él era la misma chica que aceptó encargarse de la limpieza. Luego de separarse de Ikki, se presentó.

“Soy Kusakabe Kagami. ¡Soy una graaaan fan de Senpai—!”

“¿Mi fan?”

El respeto del mundo para los Blazer era muy alto, y los caballeros mágicos siempre estaban en el centro de atención, lo que incluía a los estudiantes caballeros. Había estudiantes como Stella que eran observados por los medios. El Festival de Arte con la Espada de Siete Estrellas que constituía la batalla cúspide de los estudiantes también era televisada en todo el país vía la Red. Los estudiantes que ingresaban a la academia luego de volverse fans de una de esas celebridades no eran tan extraños.

Pero… eso no tenía nada que ver con Ikki, por lo que inclinó la cabeza luego de escuchar el motivo de esta chica.

“Creo que no hice nada para merecer fans… ¿Quizás te equivocaste de persona?”

“¡Oh por favor, Senpai! No te hagas el tonto, tú~. ¡Es sobre esto, esto!”

La verdad es que n se estaba haciendo el tonto, pero luego de ver la pantalla del datapad de Kagami, sus palabras se atoraron en su garganta. Lo que la pantalla estaba mostrando era—

“¡…Oye, ¿no es ese nuestro duelo?!”

Stella, quien también estaba mirando la pantalla, exclamó asombrada.

“¡¿Puede ser que Senpai y Stella-chan no lo sabían? ¿No lo han visto en la Red?”

“No… no soy bueno con las máquinas y esas cosas…”

“Nunca he visto eso. Y tampoco tengo una computadora.”

“Entonces no podía evitarse. Esto fue subido de inmediato a un sitio para compartir videos luego de que Senpai y Stella-chan terminaran su duelo. Provocó un gran escándalo. Todos lo vieron, ¿cierto?”

Ante la pregunta de Kagami, todos los compañeros que estaban escuchando su conversación asintieron.

“Sí, vi ese video.”

“Ha habido un montón de artículos en muchos sitios. ¿No debería haber menos personas que no sepan de esto que las que sí?”

“Yo también lo vi. Quería preguntarte un montón de cosas… pero eres un año mayor, así que era difícil hacerlo… Ajajaja…”

¡Entonces ese era el verdadero motivo de las miradas que sentí antes!

“Ah… supongo que lo siento por todo el problema. Pero está bien que me hablen normalmente, ya que somos compañeros de clase.”

“““¿EN SERIO”””

“¡Uwah!”

Instantáneamente, todas las chicas en la clase se acercaron a él enérgicamente.

“¡Gracias a dios! ¡Muchas gracias! ¡Kurogane-san!”

“¡Quería hablar con Kurogane-san desde que vi ese enfrentamiento!”

“¡Yo también! ¡Quiero decir, estuviste muy genial!”

“Erm, Kurogane-senpai. Si no hay problema, ¿podrías darme clases de manejo de la espada? ¡Quiero ser más fuerte como Senpai!”

“¡Ah! ¡Eso es injusto! ¡Yo quería pedirle eso!”

“E-Esperen un minuto. Ciertamente dije que estaba bien que me hablaran libremente pero es problemático si todas se acercan de esta forma.”

Ikki les suplicó a las chicas cuyos ojos estaban rodeados de afecto y respeto. Pero no era tan inesperado, ya que él no era el tipo de chico que jugaría con las chicas. Si tenía tiempo libre para jugar, lo aprovecharía para entrenar en cambio. Era por eso que estaba experimentando de esta manera que todas estas jóvenes chicas se fijaran en él.

Pero a pesar de que era vergonzoso que lo miraran así, como los ojos de las chicas estaban destellando con respeto y admiración, todo era más vergonzoso.

“Fufu, ¿es tan asombroso ser popular? Pero Senpai, en serio eres el centro de atención en este momento. ¡De acuerdo a mis datos, especialmente con las chicas!”

“¿Eeh? ¿P-Por qué?”

“Quiero decir, ¿no es Senpai su~per fuerte? Todas las chicas que anhelan ser caballeros mágicos aman a los chicos fuertes. A pesar de que eres tan fuerte, te siguen llamando ‘Caballero Fracasado’. Algo tan misterioso hizo que los puntos literalmente se dispararan. Pero la razón más importante es… el rostro de Senpai. Senpai, tienes un rostro espléndidamente adorable—”

“N-No creo que ese sea el caso realmente…”

“Y ese rostro afligido también enciende los ‘instintos maternales’ de una chica—”

Ante las palabras de Kagami, las chicas a su alrededor asintieron con un “¡Cierto! ¡Cierto!” y “¡Aunque es mayor, es muy lindo!”

¡Li-Lindo…! Sé que no tengo un rostro muy juvenil pero que chicas más jóvenes que yo me digan lindo… ¡como hombre, eso me provoca sentimientos complicados!”

No, que les agrade es mejor a que me odien. Mientras Ikki estaba sonriendo y pensando en eso, Kagami de repente sujetó su mano derecha.

“¡¿Ka-Kagami-san?!”

“Y entonces, Senpai. Tengo un gran favor que pedirle a mi super popular Senpai. ¿Escucharías el favor de tu linda junior~?”

Luego de sujetarlo, Kagami se acercó directamente y suplicó con ojos húmedos.

“Qu-Qué es… Si está dentro de mis posibilidades… entonces aceptaré…”

“♪¡Wah!♪ ¡Muchas gracias! ¡La verdad es que estaba pensando en fundar un club de periodismo y quiero incluir todo acerca de Senpai en el primer lanzamiento del periódico mural de la Academia Hagun! El título es… así es, ¿qué tal 『¡La Amenazante Emboscada! ¡La Rumoreada Supernova Conquistada!』, o algo así?”

¡Qué—! A pesar de que Stella estaba justo allí, ¿quería escribir esa terrible historia?

Conforme Ikki miraba a Stella mientras sudaba—

“Fuu~n. ¿No estás feliz? Eres tan popular. Esa información, ¿por qué no se la das? Senpai.”

Ella tenía una expresión increíblemente amarga. Su derrota convirtiéndose en un artículo periodístico por supuesto que no la haría feliz en absoluto. Ikki no tenía el coraje para quejarse luego de verla así.

“Lo siento mucho. No estoy acostumbrado a este tipo de cosas…”

Pero Kagami no retrocedió ni un paso, y sujetó el brazo de Ikki todavía más fuerte.

“¡Está bien! Porque yo te enseñaré cuidadosamente—”

*Munyun* El brazo de Ikki estaba siendo presionado por sus pechos, e inmediatamente, una dulce sensación recorrió el cuerpo de Ikki.

“Uwa… erm… Kisakabe-san.”

“Por favor no me trates como a una extraña. Kagami está bien. ¿No es así nuestra relación—?”

Qué clase de relación tenemos de repente…

“Kagami-san. Erm, suéltame un poco… Me están golpeando.”

“¿Oh en verdad? ¿Golpeando? ¿Qué cosa?”

Rakudai_Kishi_no_Chivalry_Page_101 (converted)

¿Kagami no se dio cuenta? Inclinó la cabeza, pero luego de notar que el brazo de Ikki estaba entre sus pechos, comprendió la situación. Entonces mostró una sonrisa asombrosamente malvada, revelando sus más profundos pensamientos.

“Para nada—. No te dejaré ir hasta que no aceptes darme una entrevista~”

Ella se presionó con él todavía con más fuerza.

“¡Uwaaah!”

“Por favor cuéntame~ so—bre to—do~”

Una dulce voz susurrando cerca de su oído, y su cálida respiración que le soplaba el lóbulo de la oreja—todo eso era un señuelo para atraer a Ikki. Ikki, también entendía eso. Lo entendía, pero—

¡…Li-Liiindo!

Después de todo, Ikki era un hombre. No había manera de que no estuviera inquiero cuando una linda chica se acercó a él tan activamente. Aun cuando sabía que estaba siendo conducido, no podía negarse.

La paciencia de Stella finalmente tocó fondo luego de ver a Ikki en ese estado.

“OYE IKKI—”

¡¿Por qué está actuando tan baboso?! ¡Miserable! Cuando trató de regañar a Ikki con eso…

“Oye Senpai, nosotros también queremos charlar contigo.”

Una voz insolente parecía a la de una bestia salvaje sonó sin siquiera intentar ocultar su hostilidad.

♦♦♦♦♦

Cinco chicos con ojos groseros se abrieron paso entre las chicas y se pararon frente a Ikki. Entre ellos, un chico notablemente alto enfrentó a Ikki y le habló con una voz poderosa.

“Senpai parece bastante popular, ¿pero no crees que te estás pasando un poco coqueteando con todas las chicas de la clase?”

Parece que el monopolio de las chicas de Ikki estaba poniendo de los nervios al chico, y ahora le estaba hablando con condescendencia a Ikki mientras una vena le sobresalía en la sien.

“¡¿Qué pasa contigo, Manabe?! ¿Estás celoso?”

“¡No te enojes sólo porque no eres popular! ¡Eres el peor!”

“¡Vete a la mierda, perra! ¡No escupas mierda sobre Ma-kun!”

“¡Es-Esperen un minuto!”

Ikki trató de tranquilizar a los seguidores de Manabe, quienes estaban amenazando a las chicas. Aun si fueran a empezar una pelea, tenía que detenerlos ya que él era su objetivo principal, por lo que Ikki con calma hizo una pequeña reverencia.

“Me disculpo por molestarte. Provocar una pelea después de clases no es apropiado.”

“¿Qué demonios haces, tratas de parecer decente? Tramposo.”

“¿Tramposo? ¿A qué te refieres?”

“Aunque puedas engañar a estas chicas idiotas, no puedes engañarme a mí. Es imposible que un Rank F pueda derrotar a una Rank A. Probablemente fue todo un gran fraude, para volverte popular con las chicas.”

“Qué—no he hecho nada como eso. Y tu interpretación es ruda para Stella.”

“¿Así que sigues diciendo que venciste a una Rank A? Maldito impostor insensible. Si eres tan fuerte, pelea con nosotros, Senpai.”

Ante sus palabras, los chico chicos empezaron a rodear a Ikki como hienas rodeando a una presa. Los cuatro acompañantes de Manabe ya habían manifestado sus Artefactos.

“¡Oigan esperen! ¡¿Lo dicen en serio?! ¡Van a suspenderlos si hacen eso aquí!”

“¡Cállate, ramera! Hazte a un lado si quieres salir lastimada.”

Los cuatro seguidores ignoraron la advertencia de Kagami y blandieron sus armas. A juzgar por sus feroces expresiones, no estaban usando la Forma Ilusoria.

Pero incluso en esta situación, Ikki mantuvo la compostura y trató de calmarlos.

“No puedo luchar en un lugar como este. Como dijo Kusakabe-san, pelear en el salón de clases va en contra de las reglas escolares. Nuestras habilidades como estudiantes caballeros están restringidas en esta academia, y usarlas afuera de las zonas designadas está prohibido. Vayamos a pelea en otro lugar. Los acompañaré hasta la tarde en los campos de entrenamientos, si quieren.”

Pelear en una arena estaba bien. Esto era amabilidad de parte de Ikki, porque luchar con estos chicos no valía la pena. Ikki no obtendría nada de ello, y prefería ir a buscar a su hermana. Aun así, Ikki dijo que los acompañaría. Esa era la amabilidad de un senior hacia sus juniors.

“Bastardo…”

Otra vena sobresalió en la sien de Manabe. Eso era natural, ya que Ikki no había mordido el anzuelo. Lo que Manabe y su grupo quería no era pelear, sino ver a un Rank F postrarse con cobardía a sus pies e implorar perdón. ¡En cambio, ¿dijo que quería pelear luego de ir a otra parte?! Eso no podía ser más que puro insulto.

“¡No seas tan engreído, maldito repitente! ¡Agárrenlo!”

¿Huh? ¿Acabo de decir algo malo?

Era demasiado tarde preguntar. Los chicos ya no podían evitar blandir sus armas y tratar de cortar a Ikki, y las chicas gritaban mientras veían. Este escándalo ya no podía resolverse pacíficamente. Ikki suspiró amargamente… ahora ya no podía evitar usar la fuerza.

“¡Senpai! ¡Yo responderé por tu derecho a la legítima defensa, así que patéales el trasero!”

Kagami instó a Ikki a comenzar, prometiendo absolverlo si esto se volvía un problema con la escuela. Esa era una buena propuesta, pero—

“No, no es necesario.”

No es necesario, porque él no blandiría un arma en esta pelea.”

“—”

En un instante, Ikki concentró su vista.

Primero—no necesitaba colores. No era información necesaria ahora mismo, por lo que Ikki desconectó la percepción de color de su vista. Viendo el mundo moverse en gris, transfirió la concentración que usó para desconectar el color hacia su visión cinética. Mientras hacía eso, los movimientos del mundo a su alrededor se ralentizaron.

Este no era realmente un poder especial. Sólo era un incremento de la velocidad cognitiva que incluso un humano promedio podía hacer. Un poder que naturalmente se activaba cuando la vida de alguien estaba en una situación extrema, uno que Ikki podía controlar libremente… En primer lugar, si no pudiera hacer al menos eso, no podría haber alcanzado la cúspide máxima de la concentración. Por lo que era algo demasiado obvio para mencionar.

Como hundiéndose en el fondo del mar, el mundo color gris a su alrededor se estaba ralentizando, e Ikki comenzó a analizar la situación. Había cuatro enemigos a su izquierda, derecha, al frente y atrás.

El más rápido sería el de la espada japonesa viniendo directamente por el frente.

Viendo eso, Ikki suavemente usó el dorso de su mano derecha para golpear el centro de la espada, y con un movimiento completamente relajado, cambió la trayectoria de la espada.

“¿Eh—?”

El asombro emergió en el rostro del que balanceó la espada. El balanceo fue interrumpido y la hoja pasó horizontalmente frente a Ikki. Luego de que él fallara, Ikki usó una pierna para hacerlo trastabillar.

““¡Uwaah!””

Conforme tropezó, él chocó contra el chico que estaba acercándose a Ikki por detrás con una Artefacto con forma de espada larga, y ambos se cayeron y colisionaron ruidosamente con las mesas cercanas.

Dos caídos.

“¡Canallaaa!”

“¡Muere!”

Simultáneamente, los dos a su izquierda y derecha, quienes estaban blandiendo hachas y llevaban yelmos, lo atacaron. Ambos estaban apuntando a la cabeza de Ikki. Responder a esto era simple.

“Yo—”

Ikki dobló sus rodillas y se agachó. Un segundo después, un claro sonido de hierro chocando con hierro resonó encima de él. Esa era el sonido de la colisión entre las dos partes al blandir sus armas con toda su fuerza.

““¡Gyaaaaaaaa!””

Los dos chicos a su izquierda y derecha se desmayaron luego de gritar. La sacudida eléctrica que sintieron les había entumecido los brazos por completo.

Quedaba uno.

“¡Mi-Mierda!”

Su arrogancia ya no se encontraba en ninguna parte. Manabe no podía comprender cómo sus amigos quedaron acabados tan fácilmente, y confundido manifestó su Artefacto. Era un revólver de gran calibre, un Artefacto inusual para un Oriental. Apuntó el cañón hacia Ikki, y presionó el gatillo. Una bala mágica debería dispararse un momento después.

Por el otro lado, Ikki ya había comenzado a moverse. Instantáneamente tomó la goma de borrar de alguien de encima de una mesa cercana y la hizo girar hacia arriba con su pulgar. El pedazo de goma toco el techo, cayó, y—se incrustó en el espacio entre el martillo del revólver y la cápsula fulminante.

“¡¿—F?!”

Manabe soltó un grito ahogado como si hubiera visto un fantasma al mediodía. Ikki había desactivado el arma de una manera totalmente inimaginable. Él se paró el costado ciego del ahora indefenso Manabe, y—

*Aplauso*

Chocó sus palmas frente a los ojos de Manabe.

“Hii—”

Pero eso fue suficiente. Aunque Ikki sólo había aplaudido una vez, Manabe cayó de espaldas allí mismo, y simplemente miraba a Ikki con ojos temblorosos. Sus ojos estaban llenos de asombro y miedo. Eso era natural. Porque justo en frente de sus ojos… un Rank F desarmado había derrotado a cinco Blazers blandiendo sus Artefactos como si fuera un juego de niños. No había manera de que aún le quedara espíritu de pelea, por lo que no era necesario dar el golpe final. No fue una batalla usando Artefactos. Ninguna batalla había ocurrido.

Ante ese resultado—Ikki lo miró desde arriba con una sonrisa que seguramente suscitaría los instintos maternales de una chica.

“…Levémonos bien, ya que seremos compañeros de clase por todo un año.”

Manabe sólo podía mover su temblorosa cabeza arriba y abajo.

“““…”””

Los compañeros de clase a su alrededor también estaban aturdido viendo a Ikki reduciendo a cinco Blazers con las manos vacías, sin lesiones en ninguno de los dos lados.

“¿E-Eh? Stella… ¿El ambiente de la clase no se puso un poco frío?”

“¿No es de esperarse? Eso es lo que pasa cuando presumes tanto poder.”

“¿Presumí? …Pensé que me contuve lo suficiente para no lastimarlos…”

“¿No es eso exactamente por lo que todos están sorprendidos?”

La asombrada Stella soltó un suspiro. Pero en ese momento—

*Aplauso* *Aplauso* *Aplauso*

Manos aplaudiendo podían escucharse desde la entrada del salón. Todos voltearon, preguntándose quién era.

Una pequeña chica podía verse de pie en el pasillo. Tenía cabello corto plateado y ojos verde jade. Pigmentos claros brillaban desde ella… pero aun así tenía suficiente encanto para fascinar a todos. Tenía una suave sonrisa en sus rosados labios como capullos de flor.

“Apabullante fuerza que nunca dejará acercarse a los debiluchos. Como se esperaba, Onii-sama.”

Su refinada voz resonó como si estuviera cantando.

Onii-sama. Ante esa palabra, los ojos de Ikki se abrieron grandes.

“No puedes ser…”

No, no había muchas razones para preguntar. No era necesario siquiera. Su tono, rasgos, peinado y todo había cambiado mucho pero había una sola persona en el mundo que lo llamaría así. Ella era la única persona en la gran familia Kurogane que lo hacía sentirse relajado. Ella era su única e inigualable hermana menor que solía seguirlo con pequeños pasos—

“Shizu… ku.”

“Sí… Ha pasado mucho tiempo, Onii-sama.”

♦♦♦♦♦

“¡Shizuku!”

Ikki corrió hacia su hermana y tomó sus manos.

“¡Wow, de verdad eres tú! ¡Ha pasado mucho tiempo! ¡Creciste mucho, casi no te reconocí!”

“Naturalmente, ya que no nos hemos visto en cuatro años. Sería raro si no cambiaba.”

“Ajaja, es verdad. Pero aun así, estoy contento. Pensar que Shizuku sería la que viniera por mí. Estaba pensando en ir a buscarte hoy, pero tuve algunos problemas en clase y—espera, no nos quedemos en eso. Perdón, estoy muy emocionado.”

Quería decir muchas cosas. Disculparse por irse de su hogar de repente y sus consecuencias. Compartir su alegría en esta reunión. Pero como todo eso junto trataba de salir de su boca, no podía hablar apropiadamente. Bueno, eso era problemático.

“Oye Ikki. ¿Podrá ser esa chica… la hermana de la que estabas hablando esta mañana?”

“¿Eh? ¡Ah! ¡Sí! Stella, se la presentaré a todos—”

La pregunta de Stella fue como un salvavidas para Ikki, dándola una oportunidad para calmarse. Pero cuando Ikki volteó hacia la clase, Shizuku sujetó su manga para volver a atraer su mirada, y se acercó a él. Entonces—

“Onii-sama… quería… verte tanto…”

Rakudai_Kishi_no_Chivalry_Page_113 (converted)

Acariciando las mejillas de Ikki, ella lo besó con sus labios rosados.

“¡—!”

“““¡¿QUÉ DEMONIOS—?!”””

Ante esta demostración pública a la ligera, los compañeros de clase y Stella exclamaron.

“¡Es-Espera un minuto! ¡IKKI! ¡T-T-Tú! ¡¿Qué demonios estás haciendo?!”

“¡Y-Y-Yo tampoco sé lo que pasó!”

Por supuesto, el más confundido por recibir el beso de su hermana menor era Ikki. Luego de rápidamente quitarse las manos de Shizuku de su chaqueta, dijo,

“¡Shizuku! ¡¿Recién, qué acabas de…?!”

“¿Qué? …Fue un beso, ¿sabes?”

“¡Eso ya lo sé! ¡Estoy sorprendido porque lo sé muy bien! ¡¿Pero lo que pregunto es por qué me besaste?!”

“¿A qué te refieres? Un beso es una prueba de profundo amor, algo hecho incluso por las personas que comparten lazos superficiales, crudos y variables de amor romántico, es natural que los hermanos de la misma sangre se besen. Más bien, es raro que no lo hagan. De todas maneras, besarse es un simple saludo en países extranjeros.”

“¿Eh? ¿En verdad? Stella, ¿yo soy el raro aquí?”

“¡¿Qué demonios estás diciendo?! ¡Y por qué le sigues la corriente! ¡Primero que nada, labio-con-labio es imperdonable como saludo incluso en países extranjeros! ¡¿Acaso Japón es un país donde los hermanos se besan?!”

Sus compañeros de clases sintieron repulsión ante la pregunta de Stella.

“No, no, no, definitivamente no es el caso.”

“Totalmente imposible.”

“Me dan ganas de vomitar con sólo pensarlo.”

“Eh—Entonces, Shizuku, tú eres la rara. Esa fue la conclusión a la que se llegó democráticamente.”

“Ufufu. No hay problemas en absoluto, Onii-sama, porque ellos son ellos, y nosotros somos nosotros. Estoy segura de que los lazos entre hermanos de todos los demás aquí son tan fríos como la tundra. Nuestra era moderna está enferma. Pero Onii-sama y yo somos distintos. Tal beso ni siquiera puede expresar el amor que he sentido por él durante cuatro largos años. Incluso si tuviéramos sexo aquí, no sería nada más que un saludo.”

“““¡¡¡ESO ES ABSOLUTAMENTE IMPOSIBLE!!!”

Por un momento, los corazones del Año 1 Clase 1 alcanzaron perfecta unidad.

“¡No, Shizuku, ¿qu-qué estás diciendo?! ¡Que una señorita diga se-sexo tan fácilmente, es inapropiado…!”

“Fufu, estoy bromeando. Onii-sama es muy lindo cuando se sonroja así.”

¡¿Quién… quién demonios es esta persona?!

La encantadora sonrisa de Shizuku hizo que Ikki sudara frío. La hermana de sus recuerdos era una niña terriblemente tímida. Tenía miedo a las multitudes. ¿Cómo es que el mundo la convirtió en esto?

“—Bueno, Onii-sama, dejemos esos asuntos triviales de lado. Por favor siente más a Shizuku, y deja que Shizuku te sienta más a ti.”

Shizuku dijo eso, y sus brazos envolvieron el cuello de Ikki como serpientes blancas. Sus ojos, que no vieron a nadie más desde que entró al salón, brillaban al ver a Ikki como los de un ave de rapiña.

“…Estos cuatro años… he estado tan sola…”

“¡Uwa… ah!”

Sus rosados labios estaban acercándose por un segundo beso. Esto no era bueno. Llegar más lejos no será bueno. Esta no era una relación apropiada para dos hermanos.

Aunque Ikki sabía eso, no podía moverse. Su hermana fijó sus ojos jade en él y no lo dejarían escaparse, así los dos una vez más—

“¡¡¡NOOOOOOOOOOOOOO!!!”

Stella se entrometió en ese momento crítico.

“¡Oye Ikki! ¡¿Por qué no la estás deteniendo?! ¡Contrólate!”

“¡Lo-Lo siento! ¡Mejor dicho, me salvaste! ¡Gracias Stella!”

Por primera vez, Shizuku miró a alguien además de Ikki, como si apenas recién hubiera notado la existencia de Stella.

“¿Qué estás haciendo?”

“¡Esa es mi frase! ¡¿Qué pretendes?! ¡Por qué estás tan cerca de Ikki!”

“¿Qué? Sólo fue un beso.”

“¡Es-Eso es! ¡¿Por qué hiciste eso?!”

“¿Por qué? Bueno si tuviera que responder, entonces—”

Shizuku suspiró ante la pregunta de Stella.

“Lo que sea que haga con Onii-sama no es asunto tuyo.”

“¡Ikki! ¡Tu hermana es extraña! ¡¿Qué parte de ella es ‘una hermana menor normal relacionada por sangre’?!”

“No, yo también estoy sorprendido…”

“Ya nos interrumpiste más de una vez a Onii-sama y a mí. Eres esa rumoreada Princesa Stella, ¿cierto? ¿Por qué alguien como tú interrumpe la conversación de dos hermanos normales como Onii-sama y yo?”

“¡Para nada es una conversación entre hermanos normales!”

“Como dije antes, ellos son ellos y nosotros somos nosotros.”

“¡Sólo estás disimulando el asunto de los hermanos! ¡Piensa con sentido común por un momento!”

“…Qué persona ruidosa. Está bien. Incluso si—supongamos que—fuera raro que una hermana menor bese a su hermano, y que he hecho algo en contra del sentido común… ¿por qué te importa a ti?”

“Uuu…”

“Esto es entre Onii-sama y yo. Una princesa mezquina que no es parte de nuestros asuntos debería hacerse a un lado.”

Shizuku dijo eso con ojos entrecerrados, Stella se apenó. Ciertamente ella no tenía conexión directa. La determinación de esta hermana menor estaba fortalecida por su anhelo a su hermano, Ikki, luego de cuatro años separados. Su reunión no era algo que ella debería pinchar desde un costado. Pero—

“Onii-sama, parece haber un obstáculo aquí, vayamos a un lugar más tranquilo y recuperemos los años que perdimos.”

Pero esta muchacha no estaba actuando como una hermana menor. Le estaba hablando a Ikki de una manera que cruzaba la línea de las relaciones de sangre normales, y Stella no podía dejar a esa clase de persona a solas con Ikki.

Así que Stella se decidió.

“…Si quieres una conexión, entonces yo tengo una.”

Su rostro se puso rojo al decir eso.

“¡Hay una relación, así que no puedo permitir que Ikki te bese…!”

“¡¿Eh?!”

Ikki era el sorprendido, porque Stella acababa de decir que no estaba bien que él besara a otra mujer.

Eso significa… acaso… que Stella, conmigo—

“¡Porque Ikki es mi amo! ¡Si mi amo se convierte en un siscon antisocial pervertido, por supuesto que me importa!”

“¡¿ERA ESO—?!”

“¡Escándalo Super Gigante—! Finalmente puedo ver la primera plana, 『¡Retuércete en mis pechos! ¡La princesa pasa el tiempo con el compañero bruto en un cuarto cerrado durante 72 horas!』 ¡Definitivamente será así!”

“Kurogane parecía maduro, ¿pero incluso le interesan…?”

“Whoa, ¿quieres decir que es del tipo carnívoro en secreto?” (1)

“Mejor dicho, ¿convertir a una princesa en una maid? Tengo que decir que es un juego de alto nivel de degradación.”

Es-Esto es malo, Stella guió esto en una dirección ridícula.

“¡Es-Espera un minuto, Stella! ¡¿Qué rayos estás diciendo en frente de todas estas personas?!”

“¡¿P-Pero no es cierto?! Luchamos en ese duelo apostando todo, y perdí contra Ikki. ¡Lo que significa, aunque no estoy dispuesta, que mi cuerpo y mi corazón le pertenecen a Ikki! Podría decirse que somos uno en cuerpo y alma. ¡Es imposible que yo no sea parte sus asuntos! ¡Y llevar al amo de una por el camino correcto es el deber de una maid!”

“¡¿Acaso no dije que deberíamos olvidarnos de esa promesa?!”

“¡No! ¡Mi orgullo como princesa no me lo permite, ¿y además no le diste ya a esta princesa la orden ‘Vive conmigo’?!”

“¡No recuerdo que sonara de esa forma! ¡Y no tenía intenciones inmorales!”

“¡Lo que dijiste no fue muy distinto!”

A lo que él no podía responder, pero…

Una fría voz lo golpeó por detrás.

“¿Es eso verdad?”

“…”

Un escalofrío le recorrió el cuerpo, como si le hubieran volcado agua en sus vasos sanguíneos. El encanto que su hermana había mostrado antes ahora ya no era visible. Su fría voz resonó otra vez.

“¿Es verdad?”

Shizuku estaba de pie allí mirando fijo a Ikki, su rostro tan rígido como una máscara Noh.

¡Aterradora!

“Onii-sama. Estoy preguntando si eso es verdad o no.”

Era una pregunta pesada.

Quiero negarlo. Si no lo niego algo malo va a suceder—

El propio Ikki entendía eso, pero por fortuna, era casi exactamente como dijo Stella. Así que—

“B-Bueno, creo que se agregó un ligero matiz de resentimiento, pero… es exactamente como dijo ella.”

El honesto Ikki no pudo evitar dar esa respuesta.

“Hoo… ¡Entonces es verdad… fu… fufufu…… fufu—hii!”

“¿Shizuku…?”
“Mentiroso.”
Shizuku, con ojos entrecerrados, respondió de inmediato.

“¡¿—?!”

Miedo—la sensación de alguien lamiendo su médula espinal—lo invadió inmediatamente.

“¿Por qué dirías una mentira así, Onii-sama? Es imposible que Onii-sama haga esa clase de cosas. Onii-sama nunca entristecería a Shizuku, nunca diría algo que lastimaría a Shizuku. Ese no es Onii-sama en absoluto.”

“E-Erm, Shizuku… ¿-san?”

“¡Ah! Ya sé. Entiendo. Estoy segura de que esta mujer te está chantajeando para que salgas con ella. Y tú estás ocultándolo para no preocuparme a mí, ¿cierto? Sí, ¿qué más podría ser? Pensándolo hipotéticamente, nada más es posible.”

“Espera, sólo escúchame por un—”

“Pobre Onii-sama. Qué mujer horrible. Es exactamente por esto que no quería que Onii-sama se fuera de la casa. Onii-sama es tan asombroso y fascinante. ¿Por qué más las personas estúpidas y lujuriosas que sólo tienen grandes pechos se acercarían a Onii-sama?”

“Oye Shizuku, por favor cálmate un poco y hablemos esto—”

“Onii-sama no tiene la culpa. Así es, no estoy culpando a Onii-sama en absoluto. Onii-sama es cautivador. Es un sueño. Por lo que toda la culpa es de esta mujer. Toda la culpa es de esta mujer. Es por que Shizuku liberará a Onii-sama. ¡Rebana—Yoishigure!” (2)

“¡O-Oye Shizuku, eso es malo! ¡No puedes hacer eso! ¡Baja esa cosa peligrosa y escúchame! No me está chantajeando—¡Oye, escúchame!”

Ikki sólo podía permanecer allí con un pálido rostro mientras Shizuku manifestaba su Artefacto con forma de espada corta, Yoishigure.

“Oh por favor, Onii-sama. Estoy escuchando. Es imposible que Shizuku no escuche algo que Onii-sama le dice. Es más imposible que la Tierra giré al revés. Debo ocupar el segundo lugar entre los de primer año y ser una Rank B inferior a la Rank A Stella-san, pero mi elemento es agua, el enemigo natural de su fuego. Pero agradezco mucho que te preocupes. Te amo, Onii-sama.”

“¡No estás escuchando ni una sola palabra! ¡Has estado diciendo cosas sin sentido desde el principio!”

“Sírveme, Laevateinn.”

“¡Qué—! ¡¿Por qué Stella también se puso agresiva?!”

“Lo siento, pero a diferencia de Ikki, no soy tan suave que me contengo cuando alguien me señala con su arma. Si quieres lucha, estoy lista y dispuesta.”

Para el momento en que Ikki se dio cuenta, Stella y Shizuku ya no lo estaban mirando. En sus ojos rubí y jade, sólo se reflejaba el enemigo. Ya no podía detenerlas con palabras, ahora que sólo pensaban en derrotarse.

“¡Okeeey! ¡Chicos, por favor vayan al pasillo~ Si se quedan aquí morirán, saben~”

La evacuación ya había comenzado, con Kagami guiándola. Ella tenía una gran adaptabilidad, como se esperaba de una periodista. Pronto, las únicas personas que quedaron en el salón de clases eran las dos chicas mirándose entre sí.

“Aun así, tienes un arma bastante modesta… igual que tu pecho.”

“Tú también, tu arma no tiene nada de elegancia, igual que tus vulgares pechos. Ambos son inútilmente grandes. En serio, encaja contigo.”

“No puedo soportar escuchar tu complejo de inferioridad, pero te perdonaré, porque soy una mujer cuyo corazón es tan grande como su pecho.”

“…Gorda.”

*Chasquido*

Ikki escuchó un desagradable sonido viniendo de la dirección de Stella.

¡Ahh! Esto es inútil. Ya no hay esperanza.

Ikki salió del salón con los hombros caídos, y la inevitable tragedia comenzó.

““¡TE MATARÉ!””

Las dos Blazers convirtieron el Año Uno Clase Uno en escombros.

♦♦♦♦♦

Por supuesto, la destrucción del Año Uno Clase Uno fue una catástrofe. Luego de que los profesores deliberaron, decidieron el castigo para las dos culpables: una semana de arresto domiciliario.

En otras palabras, estaban suspendidas. Las dos excelentes estudiantes nuevas fueron suspendidas en su tercer día de escuela.

Este escándalo se convirtió en la historia de inauguración del periódico de Kagami y se extendió a través del alumnado como el fuego. Por supuesto, Ikki estaba aliviado que no fue afectado por la historia 『¡Retuércete en mis pechos! ¡La princesa pasa el tiempo con el compañero bruto en un cuarto cerrado durante 72 horas!』, pero—

“…Ella no era así antes.”

Estaba impactado por muchas cosas, y sus suspiros no se detenían incluso luego de regresar a su habitación a la noche.

La antigua Shizuku era una niñita severamente tímida y protegida. Siempre seguía a Ikki con pasos ligeros, y se escondía cuando algo vergonzoso sucedía. Era realmente una niña obediente.

¿Qué pudo haberla convertido en una adolescente extremadamente seductora?

“Quizás no, ¿pero por qué Ikki se veía tan feliz?”

La disgustada voz de Stella, quien estaba bajo arresto domiciliario, resonó junto a él.

“¿Estabas encantado, no?”

“Eso no es verdad.”

“Sí, lo es. Si yo no la hubiera detenido, se hubieran besado dos veces.”

“Ugh.”

Si no fuera por Stella, ciertamente hubiera sido besado una segunda vez.

“P-Pero no es como si no tratara de moverme porque quería ser besado. Cómo lo digo… es que Shizuku lucía tan madura—femenina—que eso me superó y…”

“En otras palabras, tu hermana menor se volvió tan linda después de cuatro años que quedaste cautivado.”

“No, estoy diciendo que no sea así—”

Al menos, Shizuku seguía siendo una hermana para Ikki. Nunca había pensado en ella como algo más, y nunca lo haría. Esa era la verdad.

Pero después de hoy, verla otra vez luego de cuatro años, sus húmedos y seductores ojos, su rostro ligeramente sonrojado y sus labios desolados… Si alguien le preguntaba a Ikki si en ese entonces vio a Shizuku como mujer, no podría negarlo con total convicción.

“…Quizás.”

“Siscon.”

“Ugh.”

“Pervertido.”

“Uuu… no tengo excusas.”

Oh dios, quizás quedé cautivado después de todo. Quedar encantado al ver a mi hermana menor luego de cuatro años…

“¿…A dónde vas?”

“A bañarme. Necesito enfriar mi cabeza un poco.”

Tomar un baño temprano e ir a la cama sería lo mejor.

♦♦♦♦♦

“Maldición…”

Luego de que Ikki entró al baño, Stella se mordió los labios e hizo un puchero. ¡Qué demonios fue ese “Quizás”! Debería haberlo negado con todas sus fuerzas.

“…Aun cuando dijiste que yo era hermosa.”

¿Pero que él se distraiga con su hermana menor? Era irritante. No podía calmarse. Él fue el que dijo “quiero ser amigo de Stella-san” pero no se acercó a ella todavía. ¡¿Qué pasa con eso?!

Ella estaba completamente preparada para eso. Cada mañana se despertaba antes que Ikki para arreglarse el cabello para que él no la viera con una apariencia antiestética, y cada noche se preparaba para él para entablar esa legendaria tradición japonesa, el “Yobai”. (3)

¡Esperen, ¿no es como si quisiera hacerlo?! ¡Si eso pasa entonces por supuesto que me negaré! ¡Lo patearé! ¡Una relación sexual premarital para una princesa es imposible! Pero…

Pero no podía soportar dejar las cosas como estaban.

“¡Aun cuando le dijiste hermosa a una chica soltera! ¡Aun cuando me dijiste que querías que nos llevemos mejor!”

¿Cuál es la gran idea que la dejaba colgando luego de soltar todas esas cosas sin sentido? ¿Es el tan llamado “No alimentar un pez que ya ha sido capturado”? Ella quería una explicación, y él necesitaba disculparse por quedar cautivado por su hermana luego de que lo besó.

“¡Ah, maldición! ¡Idiota! ¡Ikki, idiota! ¡Siscon! ¡Muérete!”

Stella estaba al borde de las lágrimas mientras golpeaba su almohada, pronunciando lenguaje abusivo todo el tiempo.

Quizás… ¿qué tal si Ikki no estaba interesado en Stella como mujer? ¿Y si ella no era del gusto de Ikki? ¿Y si estaba más interesado en las chicas tipo loli como Shizuku? Eso era malo, porque aunque Stella no era alta, tenía un cuerpo maduro. Ha sido la fuente de la confianza de Stella hasta ahora, pero y si Ikki se convierte en siscon y se vuelve un lolicon, la figura de Stella será completamente incompatible con sus gustos.

Eso sería horrible. No quería eso. No permitirá eso.

“¡—De acuerdo!”

Así, Stella tramó un plan.

♦♦♦♦♦

[Siscon.]

“Haaaa…”

Ikki se hundió profundo en la bañera luego de recordar las palabras de Stella, mientras sus sentimientos se hundía igualmente.

“Quizás ahora me odia…”

[Pervertido.]

“Uwah…”

¿Existe un hombre que no se desalentaría si una chica lo llama pervertido? Honestamente, era bastante insoportable.

Especialmente tratándose de Stella. Ikki respetaba a Stella Vermillion como una verdadera caballero, porque a pesar de sus talentos, ella nunca era suave consigo misma y continuamente apuntaba más alto. Si él tuviera el mismo nivel de talento, probablemente no sería capaz de hacer lo mismo.

…Por supuesto, también era una mujer fascinante. Era por eso exactamente que estaba deprimido, porque era odiado por una persona que admiraba como una caballero y como miembro del sexo opuesto. Necesitaba barrer esa mala impresión tan rápido como fuera posible.

“Pero mañana también debería hablar con Shizuku…”

Mientras que era importante cambiar la impresión de Stella de él, como un hermano tenía que lograr que Shizuku entendiera que ya no era una niña, por lo que hacer algo como besar a su hermano era malo. Después de todo, ha crecido hasta ser tan linda, y besarlo arruinó esta alegre reunión. Eso no era un plus para Shizuku.

Justo cuando Ikki decidía eso—

“V-Voy a entrar.”

Stella, usando un bikini, entró al estrecho baño muy agresivamente.

“¿…?”

¿Qué podrá ser esto? Por alguna razón, Ikki sentía que había cometido una gran mal interpretación. Como si pensara que vio una ballena en un estanque, esa clase de sensación. Ah, entonces eso era. Era raro para Stella usar un bikini, porque este era un baño. Usar un traje de baño dentro de un baño definitivamente era extraño, y poco práctico también. Aunque era vergonzoso, usar una toalla tenía más sentido que usar un traje de baño.

“¡…Nonononono! ¡Esa no es la cuestión pero es raro a su propia manera! ¡Primero que nada, ¿por qué Stella entró al baño?! ¡No puedo entender lo que está pasando aquí!”

Ikki casi se dio vuelta ante este estúpido y repentino desarrollo.

“¡Qu-Qué! No deberías estar tan sorprendido.”

“¡Estoy sorprendido de todas maneras! ¡Por supuesto que lo estoy! ¡Mejor dicho, ¿qué?! ¡En serio, ¿qué?! ¡¿Por qué Stella se pondría un bikini y entraría al baño en el que ya estaba yo?!”

“Tú… ¿no lo entiendes?”

“¡No puedo adivinarlo en absoluto!”

“Eso… E-Estaba pensando en, lavarle el cuerpo a Ikki…”

Un mareo lo golpeó. Su cabeza estaba dando vueltas. Su cuerpo ardía. Debe estar experimentando una rara alucinación auditiva.

¿Stella quiere lavar mi cuerpo? Jajaja. Eso es imposible. ¿De qué eroge salió eso?

“Lo siento Stella. Parece que no soy yo mismo en este momento. Creo que escuché algo absurdo. Perdón, ¿podrías repetirlo?”

“Quiero decir… eso… ¿sabes? Soy la esclava de Ikki, ¿cierto? Lavar el cuerpo de mi amo… por supuesto que es el deber de tu esclava, sí.”

“Oh-ho, entonces es eso… ser una maid debe ser duro.”

¡¿…HUH?!

“¡N-No, es-espera un minuto! ¡Nunca pedí eso!”

“Lo haré aunque no lo pidas. ¡M-Mira! ¡¿Acaso Hideyoshi no calentó las sandalias de Nobunaga aunque él no se lo pidió?! (4) ¡En otras palabras, es así!”

“¡¿Así?!”

“¡De todas formas! ¡Es mi deber como tu esclava! ¡Así que date prisa y siéntate!”

“¡Es imposible que deje que Stella haga algo así! ¡Mejor dicho, todo este asunto de los esclavos y amos es extraño en primer lugar! Primero Shizuku, y ahora Stella; ¡¿qué rayos sucede con el sentimiento de virtud de las chicas de hoy en día?!”

“¡Dije que está bien! ¡Sólo haz lo que digo y siéntate! Si no lo haces—”

Stella se pausó por un momento, mientras una incandescencia comenzaba a emanar de su cabello.

“¡Te quemaré!”

Y ella manifestó su punto.

♦♦♦♦♦

Stella, la princesa del Reino de Vermillion, en este momento estaba usando un traje de baño y estaba arrodillada frente a él. Estaba lavándole el cuerpo a él, quien sólo tenía una toalla alrededor de su cintura.

Qu-Qué pasa con esta situación…

Su cabeza estaba a punto de convertirse en un caos. O quizás ya estaba mal desde hace un largo rato. Si no, deseaba que así fuera.

“La promesa de antes, asegúrate de mantenerla. Le seguiré la corriente a este juego sólo por hoy, pero definitivamente no lo haré de mañana en adelante.”

“Y-ya entendí. No es como si estuviera haciendo esto porque quiero. Perdí, y me convertí en tu esclava. Es por eso que no puede evitarse.”

…Entonces puedes detenerte totalmente.

Pero decirlo ahora no será nada bueno. No es como si no lo hubiera dicho algunas veces ya. De acuerdo a Stella, lavarlo se suponía era la tarea de una esclava, por lo que si ella no lo hacía una vez no será capaz de tranquilizarse. O algo. Ikki no entendía, pero su orgullo como parte de la realeza había sido suscitado, y cuando expresaba esa razón él no podría refutarla tan fácilmente.

De todas maneras, esto es sólo por hoy. ¡Lo soportaré sólo por hoy y luego lo olvidaré…!

Ikki se prometió a sí mismo eso mientras Stella lavaba su cuerpo. Sin embargo—

“…Uh.”

Sus ojos fueron atraídos por el cuerpo en bikini de Stella. La razón le estaba diciendo que no mirara, pero sus instintos no lo escuchaban. Fingió apartar la vista, pero sus emociones lo estaban obligando a espiar.

En este momento, el grado de exposición de Stella superaba el tiempo que él la había visto semidesnuda aquel día. Era por eso que estaba mirando la perfecta figura de la encantadora compañera de cuarto a la que normalmente no podía entender. Las pálidas sombras de su clavícula debajo de su largo pero delgado cuello, y sus enderezados hombros. Su cintura que trazaba una dulce línea hasta los bordes de sus largas y esbeltas piernas.

Y entre sus atributos más llamativos, el más extravagante era… sus pechos.

Blancos y masivos pechos, lo suficientemente colosales para sobresalir apretados de su bikini. El fruto totalmente maduro y magnífico que no podía ocultarse ni siquiera cuando usaba su uniforme. Los bultos que se balanceaban de izquierda a derecha mientras se apretaban cada vez que Stella movía su cuerpo, incluso ligeramente.

Viéndolos, Ikki sentía que su cerebro se quedaba sin sangre, y su garganta ardía de sed.

Esto es… imposible de resistir…

Era imposible que pudiera apartar la vista o cerrar los ojos. Comparado con otros chicos, Ikki ciertamente era más moderado, o quizás demasiado serio, pero seguía siendo un chico sano de dieciséis años. No era lo suficientemente adulto para quitar su atención del hechizante cuerpo de una joven chica que estaba en frente de él. Era bueno que Stella no se dio cuenta. Él no podía evitar mirar furtivamente cada rincón y recoveco de sus atractivas y seductoras piernas.

…De todas formas, Stella… Ella es realmente hermosa…

Por supuesto, Stella era hermosa como mujer, pero su cuerpo también era hermoso como una caballero. Los ojos de Ikki podían comprender ese hecho, y también lo mucho que Stella se atormentaba a sí misma para llegar tan lejos. Tenía una fuerte y ardiente voluntad que no se relajaba a pesar de poseer tanto talento. Su cuerpo podría ser una escultura de su alma.

Hermosa… realmente…

Esta era la primera vez que Ikki pensaba que su figura era tan hermosa. Además… era la primera vez que quería tocarla tanto. Por supuesto, sabía que tales intenciones serían imperdonables. Pero—

Al mismo tiempo, desde la perspectiva de Stella…

…Desde hace un rato que él ha estado mirando mucho

Stella ya se había dado cuenta de las ojeadas de Ikki. Una mujer era sensible a los ojos de un hombre, especialmente cuando ese hombre estaba en su mente. Probablemente era lo que llamaban “intuición de mujer”, una herramienta que los hombres no tenían. Inmediatamente sintió la febril mirada de Ikki y le informó a Stella, ¡Oh, no! ¡Está mirando! ¡Está mirando!

“…Tu …fu… uu.”

Estaba consciente de esa intensa mirada, y su cuerpo comenzó a calentarse como si ella fuera la que tenía fiebre. Esa mirada trepadora se movía, de su cuello a su clavícula, sus pechos, ombligo, y muslos—como si estuviera rozando todo su cuerpo suavemente.

Qué vergonzoso… voy a desmayarme…

Pero a Stella no le molestó eso. Más bien… estaba aliviada, porque esta era la prueba de que a Ikki no le disgustaba su figura. Al menos no era indiferente respecto a su cuerpo… probablemente.

Ella se puso muy nerviosa luego de ver el cuerpo de Ikki, y al mismo tiempo, el corazón de Ikki también se aceleró luego de ver el de ella. Para Stella, eso era algo de lo que estar aliviada. Estaba muy feliz.

No perderé. Definitivamente no perderé contra esa hermana.

“Entonces, ahora… tu espalda. La lavaré…”

Stella se dirigió a la espalda de él luego de terminar con el frente de su torso. Por supuesto, no estaba preparada para lavar su mitad inferior. Era demasiado pronto para eso. Sí. Todavía no.

“S-Sí. Bueno, te lo encargo…”

Ikki tuvo cuidado de no mencionarle a Stella que había ignorado su mitad inferior. Si la situación requería que él se quitara la toalla, estaba preparado para escapar incluso si eso significaba atravesar una pared.

Sólo faltaba la espalda… Todo terminará después de eso…

Mientras no mirara el cuerpo de Stella, enfrentar esto era muy fácil. Se sentía un poco nervioso mientras le lavaba la espalda, pero no necesitaba mover su pecho o su abdomen.

Podía soportarlo. Podía pasar esta prueba de coraje a salvo. Luego de atravesarla, se olvidará de todas y cada una de las partes de esta prueba. Nunca le hablará a nadie acerca de lo que pasó aquí hoy, ni tampoco lo recordará. Lo dejará sepultado y abandonado en los lugares más profundos de sus recuerdos.

Mientras Ikki estaba decidiendo eso—

“…Oye, Ikki.”

De repente, Stella preguntó por detrás de él, con una voz tan suave como los aleteos de una mariposa.

“¿Qué pasa?”

“Um. Tú, verás.. erm, quiero decir, hay algo… que me gustaría… preguntarte…”

“Claro, está bien. ¿Qué es?”

“Ikki… a ti… te gustan… ¿los pechos femeninos?”

Por un momento, Ikki sintió que su nuca había sido golpeada con un martillo.

“¡Qu! ¡Ah, tú—! ¡Qu-Qu-Qué estás…!”

“Digo… ¿no estuviste mirando… recién?”

¡¡¡Uwaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah!!!

¡Lo había descubierto! ¡Lo atrapó robándole miradas!

Quiero morir. Desaparecer. Déjame convertirme en el viento en este instante.

“¡Lo siento! ¡Sé que no fue bueno que mirara así! ¡Pero tienes que entender—!”

“N-No tienes que disculparte. Sólo responde mi pregunta.”

¿Le gustan los pechos femeninos? Mejor se lanzaba de cara al suelo frente a ella antes que contestar una pregunta así. ¡Que una chica le pregunte sobre sus preferencias sexuales justo a su lado, ¿qué clase de juego con sanciones locas era este?!

Cruel. Era cruel. ¿Había provocado la ira de algún dios?

Estaba mortificado, pero—Ikki no tenía escapatoria. Se resignó y dijo,

“…Me… gustan.”

Soltó esa pequeña respuesta.

“…Hmph.”

……

¡………D-Di algo!

“O-Oye, Stella—”

Ikki casi se moría por el silencio. Habló, pero en ese momento—

*¡Punyon!*

Dos cosas redondas—más blandas que una esponja, y mucho más suaves que las palmas de las manos—se presionaron contra su espalda.

“¡¿—?!”

Una sensación de entumecimiento recorrió desde su espina hasta su cerebro. La consciencia de Ikki hizo corto circuito instantáneamente.

Incomprensible. Todo había sucedido detrás de él, en su punto ciego. Aunque Ikki poseía una excelente vista, no podía ver un lugar que no podía ver. Pero aunque estuviera totalmente ciego, aún podría darse cuenta claramente de qué sensación acababa de experimentar y de donde había venido.

“S-Stella… Recién… ¿Qué…?”

“—”

Antes de que pudiera preguntarle a Stella qué estaba haciendo, ella salió corriendo del baño a la velocidad del rayo. Su rostro, estaba rojo hasta las orejas.

“¡¿PO-POR QUÉ—?!”

Primero Shizuku, y ahora Stella. ¡Sólo porque eran mujeres, ¿la gente se vuelve tan difícil de entender?!

Ikki simplemente fue incapaz de comprender todo lo que había sucedido hoy. Pero había una cosa de la que estaba seguro: esa sensación de recién, nunca podrá olvidarla.

 

NOTAS DEL TRADUCTOR:

(1) Carnivorous, o nikushokukei: Un término japonés que se refiere a un hombre que intensamente persigue sus deseos de carne, incluyendo el sexo, relaciones de noviazgo, y matrimonio. “Carnívoro en secreto”, en este caso se refiere a un hombre que mantiene ocultas sus tendencias carnívoras.

(2) Yoishigure, 宵時雨: “Lluvia Vespertina.”

(3) Yobai: Una práctica tradicional japonesa, donde un hombre se escabulle en la casa de una mujer, y van a su cama a la noche para tener relaciones sexuales de manera consensuada y discreta. Luego sale de la casa antes de que amanezca sin despertar al resto de la familia. Usualmente se hace con el conocimiento de la familia, como antes de un matrimonio planeado.

(4) Durante la última parte del período de los Estados en Guerra de Japón (Sengoku jidai, cerca del 1500), el samurái y señor de la guerra Oda Nobunaga inició la unificación de varios dominios de Japón. Toyotomi Hideyoshi era un campesino sirviente de Nobunaga, inicialmente trabajando como el mensajero de Nobunaga, los logros de Hideyoshi como negociador y general elevaron su bajo estatus y nacimiento, y hoy es considerado como uno de los tres personajes que unificaron a Japón junto a Nobunaga y su compañero partidario Tokugawa Ieyasu.

 

Traductor al Inglés: TheCatWalk
Traductor al Español: nahucirujano
Corrección: Sin corrección.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: