Epílogo – La Estrella sube al Escenario

PERIÓDICO MURAL DE LA ACADEMIA HAGUN
Personajes —— Escritora • Kagami Kusakabe

YUUDAI MOROBOSHI

■ PERFIL
Afiliación: Academia Bukyoku, Año Tres
Rank Blazer: B
Arte Noble: Mordida de Tigre
Apodo: Rey de la Espada de las Siete Estrellas
Resumen Personal: campeón del Festival de Arte de la Espada del año pasado

Gráfica de Atributos (empezando por el extremo izquierdo, siguiendo el sentido de las agujas del reloj)
Habilidad Física: A
Suerte: E
Poder Ofensivo: C
Poder Defensivo: A
Capacidad Mágica: C
Control Mágico: C

¡Checkeo de Kagamin!
Deberían conocer al Rey de la Espada de las Siete Estrellas sin que yo se los explique. Su Arte Noble super raro, Mordida de Tigre, la cual devora toda la magia, es una habilidad útil que domina a todos los oponentes Blazers.
Con esa habilidad útil y su excelente técnica con la lanza como base, es del tipo de caballero que maniobra a través de un enfrentamiento de manera precisa, usando dos o tres líneas de aproximación. En el momento decisivo, va por la garganta del enemigo desde su punto ciego, al igual que un tigre salvaje.

***

La que recibió a Ikki, quien había derrotado al Rey de la Espada de las Siete Estrellas Yuudai Moroboshi y logró avanzar a la segunda ronda, en la puerta para felicitarlo no era otra más que su amante la Princesa Carmesí Stella Vermillion, quien no había sido vista en el estadio debido a un retraso del Shinkansen.

Hurras y vitoreos se escucharon conforme ella salía por la puerta.

「¡Es la Princesa Carmesí, Stella Vermillion! ¡Ha llegado!」

「¡Ooh, en verdad es ella! ¡Es la Princesa Carmesí en persona!」

「¡Su cabello realmente es carmesí! Qué lindo…」

「¡Tiene una estatura tan fina… quiero decir, mira esas piernas largas…!」

Esos gritos no palidecían en absoluto en comparación con los que habían acompañado a la entrada de Moroboshi.

Tal atención era la que se esperaba de una Caballero Rango-A.

Pero el que estaba más feliz por su llegada seguramente era el joven llamado Ikki Kurogane.

“Grandioso, Stella… llegaste.”

Él también estaba encantado de que pudo llegar, pero más que eso… él ansiaba esta reunión tan esperada.

Su pecho ardía como encendido con un fuego más caliente que el de sus heridas. Sólo cuando estuvo en frente de ella se dio cuenta de lo mucho que la había extrañado.

“Bueno, quería llegar a tiempo, pero unas piedras caídas bloquearon los rieles. Llevó algo de tiempo sacarlas, ¿sabes? El Shinkansen debería tener un taladro en el frente—se vería genial de todas formas.”

“Eso fue bastante desafortunado, huh…”

Más importante, cuando dijo ‘sacarlas’…

¿Quiso decir que las sacó con su mano?

…Hmm, quizás no debería preguntar por los detalles.

“Dejando eso de lado, tuviste un oponente duro. Sólo vi la parte final, pero fue más que suficiente para darme cuenta de eso.”

“Es verdad… pero gané. Es tu turno ahora.”

“Sí, lo sé.”

Respondió Stella de inmediato, sus ojos se encendieron con ardiente confianza.

La figura dolorosamente desanimada que tenía al ver a Touka inconsciente en una cama ya no se hallaba en ninguna parte. De alguna forma, parecía que el entrenamiento con Saikyou había producido resultados satisfactorios.

Eso es estupendo.

Pasando junto a Ikki, cuyo peso en su corazón se había desvanecido, Stella se dirigió a los espectadores.

“¡Siento haber tardado tanto! ¡Stella Vermillion ha llegado!”

「¡La representante Stella se disculpa con la audiencia animadamente! ¡Tan cortés, ya me gusta!」

「Aun así, como no llegó a tiempo, ¿dónde se llevará a cabo el enfrentamiento pospuesto?」

「El Comité de Organización está deliberando sobre el teme en este preciso momento. Podría pasar a ser el último enfrentamiento o bien podría ser el siguiente luego de finalizar todos los enfrentamientos del Bloque C, eso creo, pero… ¡oh! Nos informan que la conferencia ha terminado. Damas y caballeros, ya que el Comité de Organización desea transmitirnos directamente su decisión respecto al cuarto enfrentamiento del Bloque B, por favor dirijan su atención a la pantalla.」

Como Iida pidió, todo el estadio giró para ver la pantalla.

Un hombre mayor calvo apareció en la pantalla.

「Ah, es Kaieta.」

「¡Oh, en verdad! ¡Es el Trueno de Juicio, Yuuzou Kaieta!」

Todos en las gradas saludaron al hombre calvo con entusiasmo. Después de todo, el Trueno de Juicio era el héroe de su era, el que había triunfado en la Liga A del Rey de Caballeros.

Y ahora, este héroe era el Director del Comité de Organización de este año, representándolos para anunciar los resultados de su reunión.

「Ejem, estimados invitados y participantes, buenas tardes. Soy Yuuzou Kaieta, Director del Comité de Organización del 62do Festival de Arte de la Espada. Permítanme compartir el consenso del Comité respecto al horario del cuarto enfrentamiento del Bloque B, el cual fue pospuesto debido a la llegada tardía de la Representante Stella Vermillion. Nuestro consenso indica que el cuarto enfrentamiento del Bloque B se lleve a cabo luego de este.」

El resultado fue uno de los que el comentarista Iida había anticipado. Ya que los enfrentamientos del Bloque C habían llegado a su fin, los organizadores estaban de acuerdo en que sería conveniente llevar a cabo el enfrentamiento pospuesto ahora mismo.

Todo lo que faltaba ahora era lograr el acuerdo de los representantes involucrados.

「Representante Stella, ¿tienes alguna objeción?」

“Estoy de acuerdo”

Respondió de inmediato.

La razón por la que todo esto pasó fue que había llegado tarde. No iba a objetar aquella decisión, independiente de cual fuera.

“Oh, definitivamente hay un problema aquí.”

En contraposición a la brillante voz de Stella, esta voz resonó con frialdad al punto de ser frígida. Filosamente, expresó su insatisfacción con la decisión tomada.

Esa voz por supuesto pertenecía a una sola persona.

Una joven señorita con cabello rubio ceniza bajó de un salto los diez metros desde las gradas de los espectadores hasta el césped artificial del Domo sin producir sonido alguno—Mikoto Tsuruya, Risa de Hielo.

“Qué inquietante, haberme descartado y tomar una decisión por su cuenta.”

「Oh, no, no, por supuesto que pretendíamos consultarlo contigo también. ¿Puede que tener el enfrentamiento ahora te resulte inconveniente? Si es así, podemos acomodar el enfrentamiento para que sea el último de hoy. Este retraso después de todo no fue por ninguna falta tuya, y como tal el Comité de Organización está preparado para ser flexible.」

Tsuruya sin embargo negó con la cabeza a las palabras de Kaieta.

Él no lo entendía.

Y ciertamente su falta de comprensión era casi espantosa.

Lo que ella estaba pidiendo no tenía nada que ver con cuándo se llevaría a cabo el enfrentamiento.

“No tengo objeciones sobre el horario del enfrentamiento en sí mismo. Sin embargo, no puedo aceptar que no se apliquen sanciones sobre aquellos que llegaron tarde. Estoy aquí para pedir que se imponga una sanción oficial sobre la Representante Stella.”

Dijo Tsuruya, señalando a Stella del otro lado del ring.

Esto provocó un alboroto en la audiencia.

「Oye, oye, ¿qué es esto?」

「¡Eso no es propio de una caballero! ¡Lucha como debe ser!」

La mayoría de ellos no deseaba un enfrentamiento con sanción. Lo que habían estado ansiando era una batalla llena de poder entre las jóvenes caballeros.

De la misma forma, aunque había pocos que podían escucharse expresando puntos de vista a favor del reclamo de Tsuruya, diciendo 「Mikoto-san no ha dicho nada malo, ¿no?」o 「¿Acaso no está mal llegar a la hora que uno quiera? Sería correcto aplicar una sanción」, la mayoría se oponía.

No obstante, Tsuruya seguía impasible.

Con su fría y burlona risa sin desvanecerse nunca, no retiró su pedido.

Hmph. Pueden criticarme todo lo que quieran. Pero sin importar cuánto lo hagan, no me echaré atrás.

La Princesa Carmesí Stella Vermillion no era una oponente con la cual tenía posibilidades de ganar en una pelea justa.

Por eso, tenía que manipular la situación a su favor.

Independientemente de cuánto la odien por ello, no importaba mientras gane.

Ganar era lo único que tenía valor para un caballero. Esa la manera de pensar de Risa de Hielo Mikoto Tsuruya. En cierta forma, era similar a Ikki y Moroboshi en que entendían la esencia de lo que significaba ser un caballero.

Sin embargo, su reclamo no tenía base.

「Hmmm… ciertamente, hay un precedente del acto de imponer una sanción para los que llegan tarde. Sin embargo, tales acciones están limitadas a aquellos que se retrasaron por razones maliciosas o porque fue imposible contactarlos. Ya que se ha confirmado que este retraso en particular se debió a un alud de rocas interrumpiendo los horarios del Shinkansen, el Comité de Organización considera que una sanción es innecesaria. Si hay que imponer una, el Comité cree que llevar a cabo la competencia inmediatamente después de la llegada es suficiente desventaja.」

“¡Guh…!”

En realidad, el Comité de Organización ya había discutido la imposición de una sanción sobre Stella sin la intervención de Tsuruya. Pero teniendo en cuenta casos anteriore, su consenso juzgó que era innecesario.

Por eso, el reclamo de Tsuruya no iría más allá.

Claro está—

“No, es insuficiente.”

—a menos que la propia Stella Vermillion fuer a sugerir una sanción.

“¡¿S-Stella?!”

Ikki balbuceó al lado de ella, sus ojos se abrieron grandes ante la repentina declaración.

Pero ella lo ignoró y siguió hablando.

“La sugerencia de Risa de Hielo es perfectamente razonable. En primer lugar, si hubiera llegado un día antes del torneo como todos los demás, no habría estado en el incidente del alud. Ya que fue decisión errónea, pienso que es necesaria la imposición de un castigo.”

Ante esto, Ikki, los espectadores, el Comité de Organización… todos en el Domo se quedaron estupefactos.

「Bueno, esto… es bastante sorprendente. Pensar que dirías tal cosa…」

Stella asintió.

“Aun si Tsuruya-san no lo hubiera sugerido, aun así yo había planeado pedir una sanción. La familia real Vermillion premia la honestidad y la justicia. Nunca he considerado escapar del castigo por el pecado de llegar tarde.”

「Hmm, ya veo.」

“Como tal, tengo una sugerencia para el próximo enfrentamiento.”

「¿Una sugerencia?」

“Sí. Si fuéramos a celebrar el enfrentamiento de acuerdo a las reglas existentes, sería injusto para Tsuruya-san quien llegó a tiempo. Por eso, me gustaría que se aplique una regla especial como una desventaja para mí durante nuestro enfrentamiento. En palabras concretas, me gustaría que todos los miembros restantes del Bloque B, empezando con Tsuruya-san, participen en un enfrentamiento cuatro contra uno conmigo.”

「¡¿Qu, qué acabas de decir?!」

Kaieta casi se muere al escuchar la sugerencia de penalidad de Stella.

Por supuesto, no fue el único impacyado, ya que los espectadores en el Domo también expresaron su asombro.

「¡Oye, oye, oye, qué locura está diciendo la Princesa…!」

「¡¿No debería existir un límite para lo que se considere como ‘sanción’?!」

Todos los que la oyeron pensaron que habían escuchado mal.

Aun sabiendo que esto era ventajo para ella, Tsuruya no pudo evitar preguntar:

“¡¿E, es en serio…?!”

Stella asintió afablemente en respuesta, y atenuando si tono de formalidades adoptado para hablar a alguien mayor como Kaieta se alegró, como hablándole a una señorita de la misma edad.

“Lo digo en serio, llegar tarde es un error serio por el cual una descalificación de acuerdo a las reglas no sería extraño. Cuando lo piensas de esa manera, esta clase de sanción es acorde, ¿no? Por supuesto, pretendo lograr el consentimientos de los demás primero.”

Detrás de ella, Ikki palideció.

¡Esto… esto es malo!

¿Por qué? Naturalmente, la sanción que Stella había sugerido era temeraria. Pero el problema más grande radicaba en las personas que participarían en la batalla debido a esta sanción. Tres personas quedaron de los enfrentamientos del Bloque B que ya habían terminado, y ellos…

¡…eran todos miembros de la Academia Akatsuki!

Los otros competidores podrían no estar de acuerdo con tal arreglo.

Después de todo, ya habían ganado, y por lo tanto no tenían que entrometerse en el enfrentamiento de Stella por el bien de Tsuruya. No tenían razón para hacerlo.

Pero Akatsuki era distinto.

Eran mercenarios contratados por la facción Anti-Liga con el fin de dominar el Festival de Arte de la Espada.

Desempeñarse bien en el Festival no significaba nada para ellos. Su misión estaba cumplida mientras cualquiera de ellos llegara a la final y emerja triunfante.

¡Como tal, ellos definitivamente saltarían ante esta deliciosa oportunidad…!

Stella era una Rango-A, el mismo que Ouma, que probablemente era el miembro más fuerte de Akatsuki.

Ellos no se perderían esta oportunidad única para derrotarla en una posición tan abrumadoramente desventajosa como un cuatro contra uno.

La premonición de Ikki dio en el blanco.

“Fufufufu… esto, es realmente interesante.”

La voz de Pierrot Reisen Hiraga estaba llena diversión desenfrenada ante las palabras suicidas de su oponente conforme se reía desde las gradas de espectadores.

“Este es el Festival de Arte de la Espada, una competencia en donde no se debe subestimar a ningún enemigo. Solicitar una batalla cuatro contra uno como queja… como se esperaba de la Princesa Carmesí de la que tanto oí hablar, tu orgullo es una bestia distinta.”

Tras lo cual, se propulsó de las gradas, aterrizando junto a Tsuruya.

“¿No son esas las palabras de un cerdo de mierda con nada más que poder?”

“Kukuku… no te arrepientas de tus palabras, Su Alteza Carmesí.”

Siguiendo el descenso de Hiraga, Yui Tatara la Inmutable, vestida con ropa de invierno también descendió para ocupar su lugar junto a Tsuruya enfrentando a Stella, con la Domadora de Bestias Rinna Kazamatsuri montando su león negro.

Indicaron su intención con sus acciones.

“Nosotros de la Academia Akatsuki, no tenemos objeciones. Hagamos nuestra parte por el bien de un torneo justo, ¿sí?

「Mhmm. Ya veo… ¿Qué hay de ti, Representante Tsuruya?」

“Yo… no tengo nada que decir sobre estas condiciones.”

Su aprobación, crítica como era, se oyó un poco dubitativa ante condiciones tan favorables que casi parecía como si deseara que no lo fueran.

No obstante, expresó su aprobación.

「Hmmm…」

Habiendo recibido la aprobación de todos los participantes, Kaieta cerró los ojos y frunció el ceño pensando.

「Oye, oye, ¿qué está pensando tanto? ¿Acaso está considerando permitir esta desastrosa sanción?」

「¡Cuatro contra uno no es un enfrentamiento, es linchamiento!」

「¡Pero es algo interesante, en cierta forma! ¡Déjenlos pelear!」

Una peculiar tensión invadía a la audiencia mientras Kaieta consideraba todo.

El pedido de Stella que llegó de la nada y sus reglas que lo acompañaron habían picado el interés de muchos en la audiencia. Incluso aquellos que habían dedicado calumnias por el pedido de Tsuruya inicialmente habían comenzado a adoptar una postura de aprobación.

Aquellos con opiniones diferentes comenzaban a debatir entre ellos.

Esta alborotada situación persisitó por cerca de un minuto.

Y entonces los ojos de Kaieta se abrieron.

「Entiendo. Ya que no hay objeciones de los participantes, este enfrentamiento se llevará a cabo con las reglas modificadas de acuerdo a la desventaja auto propuesta por la Representante Stella.」

Declaró desde su lugar como Director del Comité de Organización.

「¡¿Es en serio?!」

「¡¿En qué está pensando el Comité?!」

「¡Orden! ¡Orden! Adjuntar reglas de mutuo acuerdo entre los aprendices de caballero no es algo tan extraño, especialmente en el Festival de Arte de la Espada, en donde están las estrellas. El contenido de la sanción ciertamente es poco excesivo, pero en última instancia fue solicitado por la Representante Stella. Como tal, se desarrollará con normalidad.」

Silenciando los sectores de las gradas que se quejaban, Kaieta entonces se dirigió a las dos personas en cuestión.

「Ahora confirmaré las reglas. Dejando de lado a la Representante Tsuruya, la Representante Stella tendrá que derrotar a los Representantes Hiraga, Kazamatsuri y Tatara. Por el otro lado, la Representante Tsuruya obtendrá la victoria si ella o cualquiera de los otros derrota a la Representante Stella. ¿Es esto aceptable?」

“Está bien.”

“Sí. Gracias por su indulgencia, Director del Comité.”

Ambas partes aceptaron estas reglas modificas.

Tras lo cual, el rol del Comité de Organización había terminado.

「Mmm… Entonces, Iida-san, te dejo el resto a ti.」

「Eh, ah, s-sí.」

Dándole el pie al comentarista Iida para que siga, Kaieta desapareció de la pantalla.

「Bueno, um… d, de alguna forma, ha sucedido algo increíble. He relatado eventos por mucho tiempo, pero este es mi primer evento cuatro contra uno. ¡Pero ya que los participantes lo han acordado, y el Comité de Organización lo ha permitido, pasemos al relato!」

Aunque Iida al principio parecía sacudido ante este giro de eventos que desafiaba el sentido común, rápidamente se recuperó y el tono picante que había tenido durante los otros enfrentamientos regresó.

「¡En ese caso, pronto comenzará el enfrentamiento entre Stella Vermillion y Mikoto Tsuruya! Podrían las dos, así como nuestros participantes invitados, acercarse al ring, por favor.」

“Bueno, me voy.”

Stella dijo con confianza habiendo escuchado las instrucciones de Iida conforme se dirigía a Ikki.

“Puedes ir a descansar—luces exhausto, y probablemente no haya nada que ver en este enfrentamiento.”

Estaba tan entusiasmada como una niña, a pesar de tener que luchar no sólo a Tsuruya Mikoto, una de los mejores ochos del año pasado, sino también a tres mercenarios del bajo mundo en este enfrentamiento.

Ikki no podía entenderlo.

“…Stela… ¿por qué impones este riesgo extra innecesario sobre ti?”

Si se hubiera quedado callada, no habría habido ninguna sanción.

Sus acciones no le otorgaban ningún beneficio en lo más mínimo… o eso pensaba él.

Por eso no pudo evitar preguntar.

¿Por qué haría algo así?

“¿Tienes confianza en que podrás derrotarlos a los cuatro?”

Stella negó con la cabeza.

“Bueno, no sé cómo irán las cosas. En cualquier caso, no puedo decir que tengo ‘confianza’… ni siquiera sé cuáles son sus habilidad en primer lugar, después de todo.”

“Entonces, por qué…”

“Porque es algo que tengo que hacer.”

Dijo suavemente, y miró las llaves eliminatorias del torneo que habían reemplazado el rostro de Kaieta en la pantalla.

Miró fijamente los enfrentamientos de la segunda ronda del Bloque B, que se llevarían a cabo al día siguiente.

“Como están las cosas ahora, el primer enfrentamiento de la segunda ronda será entre Hiraga y Kazamatsuri, camaradas de Akatsuki. Seguramente conspiren para que uno de ellos deje el campo de batalla antes de eso.”

Ese era un resultado seguro. Después de todo, como se mencionó antes Akatsuki no eran estudiantes ordinarios sino un equipo de mercenarios. No tenían interés en absoluto en ganar gloria personal en el Festival. Como tal, no iban a participar en conflictos sin sentido que sólo iban a reducir la fuerza de lucha de sus propios aliados.

Por lo tanto, la Domadora de Bestias o el Pierrot abandonarían antes de que comiencen los enfrentamientos de la segunda ronda, permitiéndole al otro una victoria fácil.

“…Nunca permitiré eso.”

“Stella…”

Ahora que había dicho todo eso, Ikki comprendía por qué había estado tan feliz de imponer esa sanción insensata sobre sí misma.

No era por una razón embellezada como la ‘Realeza’ de la que había hablado en frente de Kaieta.

Tenía un solo propósito.

“Nunca dejaré que aquellos que le hicieron eso a nuestra escuela y a nuestros amigos se deleiten sin castigo frente a mis ojos.”

Estaba aquí por venganza contra aquellos que habían lastimado a sus queridos amigos, Touka y Ayatsuji, entre otros.

“Los quemaré hasta que queden hechos cenizas.”

Con una voz baja como el burbujeo de un volcán antes de la erupción, Stella avanzó.

Como respondiendo a la llamada del odio inexpresado que había acumulado desde aquel asalto, su cabello se encendió, con mechones fosforescentes desprendiéndose de su cabello flameante conforme caminaba, mirando de frente a los miembros de Akatsuki que ya estaban en el ring.

Ikki sentía que Stella estaba demasiado encendida. Pero no había nada que hacer—esto provenía de su bondad y enojo por el bien de sus amigos.

De esa manera, la vio alejarse en silencio.

Todo lo que puedo hacer ahora es creer.

En Stella, quien había pasado por aquel entrenamiento con Saikyou, y en su fuerza.

¡Haz tu mejor esfuerzo, Stella…!

「¡Y ahora! ¡El cuarto enfrentamiento del Bloque B empezará! ¡¡¡¡LET’S GO AHEAD!!!!」

Y así inició el enfrentamiento con reglas anormales.

 

Traductor al Inglés: DisavateraMX (Baka-Tsuki)
Traductor al Español: nahucirujano
Corrección: Sin corrección.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: