Capítulo 5.6

Página Anterior     *     Página Siguiente

Mientras haya evidencia, no habrá problemas— eso fue lo que había dicho Kimberly.

Y en este momento, la irrefutable evidencia que él necesitaba estaba arremetiendo contra él.

Bueno, en realidad, todavía no era evidencia. Primero tenían que capturarlo, o sonsacarle habilidosamente la información que revelaría la verdadera mente maestra detrás de todo el asunto.

Dejarlo escapar estaba bien, pero al menos tenían que ganar. Mientras la seguridad de Henri pudiera garantizarse, ella podría hacer pública su historia.

“Quédate junto a mí, Henri.”

Raishin ocultó a Henri detrás de su espalda, poniéndose en guardia contra el enemigo.

La persona que hizo el primer movimiento fue la opuesta a él.

Él se desvaneció en un destello. Perder vista de él puso ligeramente nerviosa a Yaya. Raishin también fue tomado por sorpresa, pero sus ejercicios vespertinos no fueron en vano. Rápidamente se concentró en localizar la ubicación de su oponente, encontrándolo luego de un momento.

“¡Arriba!”

Yaya de inmediato levantó sus brazos por encima de su cabeza. El mayordomo apareció en lo alto, haciendo caer su pierna con poder.

Raishin canalizó su poder mágico hacia ella. La dureza de Yaya se incrementó instantáneamente, permitiéndole repeler la patada del hombre.

Casi de inmediato, el hombre se desvaneció una vez más.

— O mejor dicho, no fue que se desvaneció, sino que dio la impresión de que se de que se desvaneció.

Sus movimientos eran rápidos. En adición, las leyes de la inercia parecían no aplicarse a él. Era capaz de acelerar a máxima velocidad en un instante, y podía alterar su trayectoria de movimiento en ángulos imposibles.

Además, su desvanecimiento era simplemente una ilusión. Raishin se dio cuenta de que él se desvaneció hacia un punto ciego.

En términos de ataque cuerpo a cuerpo, no podía reaccionar al ataque de su oponente, dada la velocidad del hombre. En cambio, tendrá que leer sus movimientos y actuar bajo la conjetura de que sus predicciones sean correctas.

Ese era el plan, pero ahora él se dio cuenta fríamente que sus sentidos estaban confundiéndose debido a esos movimientos.

Raishin empezó a sudar frío. La inquietud empezó a surgir dentro de él, instándolo a escapar. Al mismo tiempo, estaba consciente de Henri detrás de él, lo que estaba interrumpiendo su concentración. Sin embargo, el enemigo no le dio el lujo del tiempo para prepararse. Apareciendo a su derecha, dio la impresión de que iba a arremeter contra él cuando de repente se desvaneció, y atacó desde la izquierda de Raishin.

El hombre balanceó su pierna en un arco, diagonalmente hacia abajo, chocando contra Yaya como un martillo.

Yaya recibió el golpe, pero la fuerza del impacto hizo que sus piernas cedieran.

El ataque fue tan pesado que hizo volar piedras del pavimento.

Casi instantáneamente, la figura del hombre se desvaneció. Como sus sentidos no podían seguir al hombre, todo lo que quedaba era una postimagen grabada en la retina de Raishin. Los movimientos del hombre eran casi como si se estuviera deslizando sin esfuerzos, desapareciendo otra vez antes de reaparecer detrás de Yaya.

Le lanzó una patada voladora a Yaya en la espalda. El cuerpo de Yaya fue capaz de resistir el golpe… pero significaba que aún no podían leer ni captar sus movimientos. ¡Si no podían atacarlo, nunca van a ganar!

(Siéntelo… Siente los movimientos de tu oponente directamente, y mira a través de sus acciones…)

Raishin se concentró, agudizando sus sentidos en un intento por acostumbrarse a los movimientos de su oponente.

Sin embargo se dio cuenta de que tomaría una excesiva cantidad de tiempo con el que ahora no contaban.

Habiendo recibido una patada directamente por debajo, el cuerpo de Yaya se levantó en el aire.

Mientras estaba en medio del aire, el hombre giró una vez para crear el impulso, canalizando la fuerza generada en otra patada que la mandó a volar.

Atravesando el aire diagonalmente, Yaya se estrelló contra un gran árbol.

“¡Yaya!”

Él pronunció su nombre reflexivamente, pero de inmediato se arrepintió.

Este no era el momento apropiado para preocuparse por Yaya. Estaban en una verdadera batalla. Respecto al oponente actual, la victoria no era una cuestión de someter y derrotar a Yaya— el objetivo era matar a Raishin.

Para el momento en que se dio cuenta de lo que estaba pasando, el hombre ya había acortado la distancia entre ellos.

La patada del hombre se estaba acercando rápido. Empujando a Henri, Raishin la esquivó por puro instinto. La pierna atravesó aire vacío conforme finalizó su arco. Había esquivado la patada por pura suerte. Sin embargo—

Medio segundo después, sintió un severo peso en su abdomen.

Su cuerpo fue levantado en el aire inmediatamente. El hecho de que había evadido un golpe directo podía considerarse como un milagro.

Seguía volando. El escenario en frente de él pasó volando ante sus ojos mientras sentía un fuerte viento chocando contra su espalda.

Hubo varios ruidos de quebraduras conforme sentía que se le fracturaban las costillas.

Sus nervios se encendieron todos al mismo tiempo, provocando que olas de un agudo y abrasante dolor recorrieran su cerebro.

Sentía que su consciencia se desvanecía. Justo cuando su visión estaba a punto de ser tragada por la oscuridad—

No estaba seguro de si era un sueño, pero vio la figura de ella.

Una chica cuyo cabello era rosa claro.

Estaba parada sobre la rama de un árbol en el camino, mirando a Raishin con ojos fríos como el hielo.

Esa chica que lucía exactamente como Nadeshiko, como si fueran gemelas—

En un instante, un destello de furia hizo que la consciencia de Raishin regresara a la realidad.

Todavía no puedo morir.

No puedo morir… ¡hasta que mate a Akabane Tenzen!

Girando en medio del aire, aterrizó sobre el suelo, poniéndose cara a cara con su oponente.

Sin embargo, su cuerpo ya estaba en sus límites. El dolor le invadía el cuerpo, como si sus órganos internos hubieran sido arrancados con una cuchilla. Estaba derramando una gran cantidad de sangre. Incapaz de mantenerse de pie, Raishin colapsó.

“¡¿Raishin?!”

Aya estaba aturdida. Su oponente no fue tan generosos como para rechazar la ventaja de esta apertura.

Apareció directamente bajo Yaya, girando en el aire una vez, lanzando una patada como un rayo cayendo del cielo.

Era un movimiento extraído directamente del manual de Yaya. Su talón aterrizó de lleno sobre la cabeza de Yaya, haciendo que su bello rostro se estrellara contra el suelo.

“— Oh cielos, esto no es bueno. Las órdenes del joven amo se escurrieron por completo de mi mente.”

Aterrizando con un ruido sordo, empezó a caminar lentamente hacia Raishin.

“Puede que sea habilidoso como el mayordomo de la familia Granvile, pero no diré que soy completamente perfecto. Si tuviera que mencionar un defecto, por ejemplo— tiendo a cometer errores ocasionales y negligentes— Señor Akabane, se me ordenó que regrese con tu cabeza.”

Podía escuchar los pasos deteniéndose cerca de sus oídos.

“D-Detente… ¡Por favor detente…!”

La voz de Henri estaba temblando, pero no había ni un ápice de determinación en su voz.

Por supuesto, el hombre la ignoró. Levantando su pierna, la mantuvo encima del cuello de Raishin.

Parece que planeaba aplastar el cuello de Raishin con su pie hasta que le arrancara la cabeza del resto del cuerpo.

Con su mente confusa, Raishin se preparó para su muerte. Podía escuchar los gritos de Henri—

Con una colisión, algo grande perforó el pavimento, incrustándose en el suelo.

Habiendo evadido su pierna por poco, el hombre dio un salto hacia atrás.

Raishin abrió sus ojos para ver una gran espada cuya punta estaba clavada en el suelo en frente de él.

Había un opaco brillo aceroso. Había un rostro inhumano robótico donde se encontraba la empuñadura. Raishin conocía esa pulida espada y su espinosa apariencia.

Hubo unos golpeteos que se oían conforme el sonido de una muleta tocaba el pavimento. Alguien se estaba acercando a ellos.

Ese alguien se detuvo en frente de Raishin, y comenzó a hablar.

“Aunque yo quien lo diga, soy una persona tolerante… Sin embargo, hay tres cosas en este mundo que no puedo perdonar. La gente que me da órdenes. La gente que me desafía. Y finalmente,”

Había un tono arrogante en esa voz.

“A los bastardos con malos modales que tratan de robarse a la presa de los demás.”

Raishin escupió sangre, apenas logrando pronunciar su nombre.

“¡Loki…!”

No había error alguno. Era el hermano menor de Frey, Loki. ¡Sacred Blaze había llegado!

Yaya sujetó a Henri, retirándose detrás de Loki donde estaba Raishin.

Al ser levantado por Yaya, aún en sus brazos, Raishin echó un vistazo a la batalla de Loki.

Las partes de Cherubim empezaron a moverse, cambiando de su forma de espada gigante a la forma cercana a una silueta humana. Al mismo tiempo, las partes de su espalda que se parecían a alas dispararon ocho espinas.

Las espinas eran espadas cortas. Se movían como si tuvieran voluntad propia, dirigiéndose directo hacia su objetivo.

Sin embargo, el hombre el hombre se deslizó en el aire, esquivándolas con facilidad. Sin movimientos desperdiciados ni inercia que lo afectara, arremetió hacia Loki.

Mientras apuntaba una patada hacia Loki, Cherubim se movió para proteger a su amo, usando una espada para detener la patada. Se escuchó un pesado sonido metálico, y la cuchilla se dobló. ¡La fuerza de la patada sí que era aterradora!

KSwK_03_178 (converted)

Cherubim blandió su espada contraatacando la patada. Además, las ocho espadas cortas estaban danzando en el aire.

Raishin chasqueó la lengua. Loki estaba en otro nivel distinto al de él. Era capaz de controlar las espadas mientras luchaba cuerpo a cuerpo con el propio Cherubim.

Aun así, el hombre estaba a su altura.

Girando como un molino, pateó a un lado cada una de las espadas cortas. Su velocidad y precisión eran impactantes. Mientras Raishin miraba perplejo, el hombre de repente se agachó, pateó una piedra del pavimento a sus pies.

La piedra voló hacia los dos. La visión de Loki se interrumpió, provocando que los movimientos de Cherubim se detuvieran—

(¡Ahora lo van a golpear!)

No obstante, Loki no se inmutó, usando la espada para partir la piedra en dos. Después de eso—

“¡Cherubim, gira!”

Cambió la forma de Cherubim.

(¡¿Va a cambia de forma en un momento como este…?!)

La espada gigante trazó un arco en el aire, volando directo detrás de la espalda de Loki.

El filo de la hoja, que podía partir fácilmente una roca, pareció cortar algo.

(¡—Loki le dio!)

El traje del hombre estaba desgarrado. Sin embargo, su pecho estaba completamente ileso. Ni siquiera estaba sangrando en lo más mínimo.

Por el otro lado, la punta de la hoja de Cherubim se había dañado, achatándose.

Incluso Loki entrecerró sus ojos ante eso. Raishin de repente recordó una fanfarronada de Loki en el pasado. Supuestamente, no había existencia alguna que Cherubim no pudiera cortar. Pero ahora, parece que hubo una excepción a sus palabras.

El hombre se reía ligeramente. Sus hombros estaba subiendo y bajando lentamente. ¿Estaba respirando un poco agitado o Raishin estaba imaginando cosas?

…No estaba bien. Su visión estaba borrosa y no podía confirmar sus sospechas.

Yaya estaba titubeando ligeramente, y sudor frío estaba formándose en la frente de Loki.

La situación era desfavorable. A este ritmo…

Justo cuando la semilla de la duda comenzada a germinar dentro de él,

“¡Woof!” “¡Woof! ¡Woof!” “¡Woof!”

Varios ladridos pudieron escucharse acercándose a ellos.

Bestias cuadrúpedas salieron de la oscuridad.

Frey estaba montada sobre un perro que era notablemente más grande que el resto. ¡Los Garm habían llegado!

Como les tenía miedo a los perros, Henri se encogió del susto, hundiendo su cabeza en su pecho y cubriéndose con las manos. Por el otro lado, el hombre llevó a cabo un juicio rápido, dándole la espalda a Loki y dándose a la fuga en el bosque.

Y con lo cual, desapareció de vista.

“…Así que escapó, ¿huh…?”

Loki mostró un tinte de amargura en su voz conforme murmuró. Ya sin la amenaza, Yaya se calmó y se sentó en el piso. Sintiendo la presencia de los perros aproximándose, la tensión rápidamente se disipó del cuerpo de Raishin.

Raishin apenas tuvo tiempo para asombrarse por este giro de eventos antes de que su visión se oscureciera por completo.

 

Traductor al Inglés: Hayashi
Traductor al Español: nahucirujano
Corrección: Sin corrección.

Página Anterior     *     Página Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: