Capítulo 6.1

Página Anterior     *     Página Siguiente

La noche anterior.

Luego de examinar a la autómata devorada, Lisette llamó a Raishin justo cuando estaba por retirarse.

Le informó de los peligros asociados con Tyrant Rex y le advirtió que tuviera cuidado. Además le dijo que Sigmund era una Bandoll.

Poco después de eso.

“¿Tienes alguna otra pregunta?”

“Sí, yo—”

El joven frente a ella habló ligeramente— pero sus ojos tenían un agudo destello mientras hablaba.

“¿Por qué estabas allí cuando Cannibal Candy estaba devorando a su presa?”

Sus miradas chocaron entre sí. Ella pudo sentir como su ceja empezó a fruncirse. Lisette se subió la montura de los lentes, respondiéndole con su rostro oculto.

“¿Estás diciendo que yo soy Cannibal Candy?”

“¿Pero estabas allí, no?”

“No. Acababa de recibir un reporte y corrí de inmediato a la escena. Aunque al momento en que llegué, Cannibal Candy ya había desaparecido.”

“¿Oh? Tenía la impresión de que habías visto el momento del ataque.”

“… ¿Por qué pensarías eso?”

“Hm. ¿No es así? Ya veo.”

“Por favor, deja de lado las insinuaciones. Es extremadamente desagradable.”

Raishin le lanzó una mirada de costado. Era una mirada fuerte, cuyo peso provocó un temblor de miedo bajándole por la espalda y que no pudo reprimir.

“Tú identificaste a uno de los títeres devorados como el usuario de la maza, ¿no?”

“… Sí.”

“¿Cómo lo sabías? El rostro estaba aplastado; no deberías haber sido capaz de identificarlo en absoluto.”

“Cualquier que lo hubiera visto llegaría a la misma conclusión. Estaba esa bola de hierro única—”

“Que estaba aplastada contra las piernas del títere devorado, ¿no?”

Lisette quedó arrinconada. Finalmente se dio cuenta de lo que Raishin estaba infiriendo.

“Sí, parece que ahora lo entendiste. Cualquier que hubiera visto la situación normalmente asumiría que el usuario de la maza fue el que atacó. Para que alguien concluya que el arma fue usada en contra del propio usuario, deberías tener algún tipo de conocimiento de antemano. Como— si ya supieras que el títere devorado era el usuario de la maza desde el principio… por ejemplo.”

“… Eso si lo piensas normalmente.”

Desesperadamente tratando de evitar que su voz temblara, Lisette lanzó su contra argumento.

“No pensé que el perpetrador dejaría atrás alguna evidencia específica que lo incriminara. Si Cannibal Candy estaba usando algo, seguramente se lo llevaría consigo cuando se fuera.”

“¿En verdad? Él parece más del tipo que deja las sobras como están.”

“— Eso en sí mismo no es algo que se considere único en su M.O.”

“Así que esa es la lógica detrás de tu conclusión.”

“¡Deja de buscar fallas donde no las hay! ¡Soy totalmente inocente!

Raishin se rió con ironía y levantó ambas manos en un gesto de paz.

“No te alteres tanto. Sólo era una duda que me molestaba desde hace un tiempo.”

Volteando, empezó a caminar de manera espontánea.

“Eso era todo lo que quería preguntarte. Bueno entonces— oh, cierto.”

Se detuvo. Girando su cabeza por encima del hombro.

“Creo que te confundiste. En ningún momento dije que eras Cannibal Candy.”

“—!”

“Sólo pregunté si estabas allí.”

“… Parece que me equivoqué.”

Con una risa irritante, Raishin se fue de la habitación.

Lisette se mordió el labio con fuerza— y al siguiente instante, golpeó el atril del profesor.

El atril se destrozó fácilmente, los restos quedaron esparcidos por el piso.




Página Anterior     *     Página Siguiente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: