Período 2 – “Brutal Contra el Suelo”

P. ¿Cómo es la vida diaria de los estudiantes?

R. Básicamente no muy distinta de las escuelas afuera. La gente la suele describir como una escuela extranjera para delincuentes con profesores que son tan severos como demonios. Naturalmente, los Sábados son días libres. El trabajo penal ocupa el lugar de las actividades de clubes. Romper las reglas de la escuela significa terminar medio muerto. Quienes intenten escapar serán fusilados… Bueno, supongo que no apenas un poquito distinta.

PsyCome_V1_071 (converted)

“Oye, ¿escuchaste? Entre los de primer año parece que hay un tipo que mató a doce personas.”

“¡¿Doce?! No puede ser. Cómo puede ser posible… Mierda, ¿ese tipo es el número uno de este año?”

“Seguramente. Y las doce fueron de una sola vez, creo. El total es menor al de la Princesa Asesina, pero ella es una asesina serial después de todo…Pero definitivamente está a su altura en violencia, ¿verdad?”

“C-Cierto… Pero eso ya quedó en el pasado. En términos de violencia actual, este tipo gana definitivamente, creo.

“…”

Dentro de un baño cubierto de graffitis, Kyousuke estaba sentado en el inodoro con las rodillas en su pecho.

Luego de huir de manera temeraria, se refugió en el baño de los varones en el edificio escolar nuevo, docenas de minutos ya habían pasado. Durante este tiempo, las conversaciones que tomaban lugar del otro lado de la puerta del baño eran virtualmente sobre Kyousuke.

Parece que la gran hazaña de Kyousuke ya se había esparcido hasta los estudiantes mayores.

Forzado contra su voluntad a saber que había una estudiante mayor que había asesinado a más de doce personas, Kyousuke se deprimió todavía más.

(… *Suspiro* No pude comprar el almuerzo. Qué hambre. Deben ser las jugarretas del destino.)

Aferrando el lindo pañuelo rosado, Kyousuke sintió el rugido de su estómago.

Faltaban más clases y el duro trabajo forzado esperándolo por la tarde. Sobrevivir con el estómago vacío será difícil…

Justo en ese momento, en la mente de Kyousuke de pronto se cruzó una pregunta. ¿Qué hora es?

La cruel sonrisa de Kurumiya surgió en la mente de Kyousuke.

–Mierda. Al instante sintió que le drenaban la vida.

El tiempo para el almuerzo se supone que es de una sola hora. Aunque no había relojes de pulsera ni de pared y era imposible saber la hora con exactitud, esto se sumaba a sus preocupaciones innecesarias y a su ansiedad.

Antes de darse cuenta, el baño se quedó en silencio.

“¡Mierda! Si no regreso rápido…”

Kyousuke abrió la puerta y salió corriendo, trastabillando. Pero a mitad de camino, se cayó violentamente en la salida. Kyousuke se levantó rápido y remontó con vigor antes de recuperar por completo el equilibrio.

“¡¿–Pu?!”

De repente al alzar la vista, sintió que su rostro chocó con algo que se sentía suave. Su visión se bloqueó y se selló.

Todo lo que escuchó fue un tierno grito de “¡¿Kyah?!” Aunque su rostro estaba rodeado de una sensación indescriptible y de la fragancia de la sopa, instantáneamente él reaccionó con un ‘Oh no’.

Como empujando a la persona con la que había chocado, Kyousuke se cayó en el pasillo.

““……””

–Silencio.

El rostro de Kyousuke seguía hundido en ese objeto suave y aromático.

Ya que la sensación era muy confortable, exhausto en cuerpo y mente, a Kyousuke casi le dieron ganas de dormirse directamente. Así que esto a lo que llaman escapar de la realidad. –Ah, Ayaka. Onii-chan está muy cansado…

Mientras la conciencia de Kyousuke se desvanecía, escuchó una voz baja sobre su cabeza.

“… Perdón. ¿No es hora de que salgas? De mi pecho.”

Difícil de describir, era una voz amortiguada pero aun así una bella voz soprano.

La mente de Kyousuke no logró procesar sus palabras al comienzo. Luego lentamente, después de un momento, por fin entendió.

(¿Pe-Pecho? Con razón se sentía tan suave–¡OH, MIERDAAAAAAAA!)

Kyousuke alzó el rostro por defecto luego rebotó y se arrodilló, postrándose y presionando su frente contra el suelo.

“¡Gracias por el cariño…! ¡Espera, eso no es correcto! ¡Tienes mi eterna gratitud…! ¡No, eso también está mal! ¡Lo siento mucho! ¡¡¡¡Lo siento mucho, mucho!!!!”

Bajo los efectos del pánico y la excitación, Kyousuke se expresó mal varias veces. De pronto su cara empezó a arder como fuego. Por primera vez desde que entró a esta escuela, se verdad sintió que iba a morir.

Preparado para ser condenado con las etiquetas ‘¡Pervertido!’, ‘¡Acosador!’, etc, cerró los ojos en resignación.

“Hmm. De nada, ¿supongo que debería decir eso…? De todas maneras, primero levanta la cabeza y ponte de pie. No es muy apropiado hablar mientras te sientas en el pasillo, ¿verdad?”

Una voz educada vino desde arriba.

Sintiéndose afligido por la inesperada respuesta, Kyousuke abrió los ojos lentamente.

“… ¿Eh? Ah, ha… T-Tienes razón…”

Lo primero que entró en su campo de visión fue un par de zapatos blancos para interiores. A continuación vinieron las curvas de un par piernas.

Siguiendo a las líneas fluidas de las hermosas piernas, ni muy voluminosas ni muy delgadas, estaba una minifalda gris, seguida de las delicadas curvas de la cintura.

Desde alguna parte, un sonido “shuko…” desagradable se escuchó.

“Santo cielo, en serio. Es tu culpa por salir de un salto tan de repente, asustándome. Como tardabas tanto en el baño, pensé que era hora de llamarte. Entonces chocaste conmigo… Es un alivio que nadie saliera lastimado. Estos cachorritos usualmente se interponen en el camino, pero en ocasiones son útiles, sí. ¡Ahora pienso mejor de ustedes, mis pechos!”

Diciendo eso, esta chica se enderezó con un ligero grito.

Apoyados en sus brazos cruzados, se tambaleaban y sacudían, enfatizando más su existencia. M-Muy enormes…

Aunque todo el cuerpo de Bob a quien Kyousuke había conocido antes, era inusualmente grande, sólo los pechos de esta chica eran inusualmente grandes. ¿Acaso no son como melones? –Kyousuke no podía evitar preguntarse acerca de su tamaño.

Encima, bajo su blazer desabotonado no llevaba una blusa sino un delgado anorak azul y una remera negra sin mangas. Enfatizando aún más la parte abultada.

(¿Mi cara estuvo metida ahí todo este tiempo hasta recién? M-Mierda…)

Una parte de los pantalones de Kyousuke empezó a crecer. Justo en ese momento, la chica preguntó sorprendida.

“Por cierto, ¿podrías apurarte y pararte? ¿Cuánto tiempo más vas a estar sentado aquí?”

“¿Eh? Uh, lo siento… ya estoy parado en cierto sentido. Jajaja…”

“… ¿En cierto sentido? No lo entiendo, pero sería bueno que te levantaras de la manera a la que me estoy refiriendo.”

“Lo siento, ¿pero podrías esperar un poco? Lo bajaré en un segundo.”

“… ¿Bajar? No, quiero que te levantes. Entonces para decirlo de otra forma, mientras que estás parado en cierta manera, eres incapaz de pararte a mi manera, ¿es eso lo que quieres decir?”

“Sí, básicamente… Entonces como dije, espérame un poco.”

“Hooh… No puede evitarse. Aguantaré un poco.”

“Oh, gracias. Lo bajaré tan rápido como pueda.”

.. Por cierto, este diálogo es totalmente de locos. Es tan estúpido que quiero cavar un hoyo y esconderme dentro.

Kyousuke soporto la terrible sensación y trató de calmar su excitación, luego alzó la vista de forma despreocupada.

Al instante, vio la cara de la chica.

 

–cubierta por una máscara de gas negro azabache.

 

“… ¿Huh…? ¡¿Qué demoniooooooooooooos?!”

Kyousuke echó otro vistazo, de manera decidida… Ciertamente, no era una ilusión.

El rostro de la chica estaba firmemente cubierto por una máscara que parecía una máscara de gas.

Un gran respirador cilíndrico se extendía desde la boquilla mientras que los oculares estaban ajustados con plástico trasparente. Cabello plateado, que evocaba al flujo del agua, se asomaba desde la apertura de la capucha de su anorak.

Incluso sus orejas estaban completamente ocultas por los grandes audífonos que estaba usando.

Un suspiro(?) que sonó como “shuko…” escapó de la boquilla ventilador de la máscara de gas.

“Santo cielo. Grita al ver el rostro de una chica… Eso es muy rudo. Aunque yo sea una belleza que va más allá de tus más salvajes sueños, no deberías hacer eso. ¡Jeez!”

“… ¿Belleza? No, no puedo ver nada en absoluto.”

Ya que usaba una máscara rara, sus rasgos faciales eran completamente imposibles de ver.

Cualquiera probablemente gritaría si se encuentra con esta clase de persona. Aunque Kyousuke había conocido todo tipo de raros hoy, en términos de apariencia, la anormalidad de esta chica era definitivamente la más fuerte contendiente.

Aun así, Bob la derrota por un poquito. Kyousuke deseó desde el fondo de su corazón no tener nada que ver con ella.

Sin embargo, esta chica de la máscara de gas no sabía lo que Kyousuke estaba pensando y dijo:

“Oh, a propósito, todavía no me he presentado. Soy Hikawa Renko, estudiante de la Clase B Año 1. Escuché rumores sobre ti. Supuestamente, ¿alcanzaste a una suma de doce muertes?”

Parece que la chica de la máscara de gas–Renko–también se sentía atraída por los rumores acerca de Kyousuke.

Sin embargo, Kyousuke descubrió un sutil problema en la elección de palabras de Renko.

¿–Alcanzaste a una suma de doce muertes? ¿Qué rayos pasa con esta manera sutil de hablar?

Miró a Renko al rostro, pero la máscara de gas escondía sus expresiones a la perfección. Los oculares eran como lentes e sol con bloqueado de luz así ni siquiera sus ojos eran visibles.

Bajo este aterrante sentimiento, Kyousuke estaba retorciendo su cerebro para saber cómo reaccionar.

“… ¿Oh? Por cierto, la hora del almuerzo terminará pronto. El profesor de la Clase B es muy estricto con los horarios. Lo siento mucho pero tengo que irme.”

Renko suspiró lamentándose. Aunque no se notaba mucho y era difícil de distinguir, esa fue la única emoción que Kyousuke pudo percibir de ese sonido.

“Así que este es mi último pedido. Si estás de acuerdo, ¿podrías decirme tu nombre?”

“Hmm… ¿Nombre? Mi nombre, huh. Bueno…”

–Kyousuke se sentía afligido. Como estaba asistiendo a esta escuela, Renko también era sin dudas una asesina convicta.

El pensamiento racional de Kyousuke hizo sonar la alarma. Pero por otro lado…

“Está bien si no quieres decir, ¿sabes? No me enojaré contigo, así que sólo olvídalo si no quieres decirlo. Sin embargo, voy a llorar un montón cuando regrese al salón de clases y puede que me ahogue hasta la muerte en mis propias lágrimas, sin embargo… no necesitas tener cargo de consciencia. Porque todo es el resultado de tu decisión. En otras palabras, tú vas a decidir si vivo o si me muero, ese es el asunto aquí.”

“… Oye. Esta es una amenaza descarada.”

“No, no lo es, no es una amenaza. ¿No entiendes un chiste? Basados en la lógica, ¿quién se ahogaría hasta la muerte en sus propias lágrimas? ¿En verdad crees que esta señorita lloraría si es rechazada por un chico como tú? Tengo un corazón super grande y puro, capaz de entender los chistes en serio, ¿sabes?”

“… Ya veo. Entonces me retiro.”

“*Sollozo*… Dios… Fueh… *Sniff*…”

“¡¿Estás llorando de verdad?! O-Oye–”

“Dios… *Sollozo*… Estuve sufriendo de fiebre muy alta últimamente.”

“Ni hablar, mentirosa con máscara de gas. No hay mejor defensa contra el polen que esa maldita cosa.”

“Buen punto. Esa excusa de recién es demasiado rebuscada, foosh.”

Foosh probablemente significa tonto.

Kyousuke suspiró y se levantó. Estaba claro que quería escapar tan rápido como fuera posible–pero a pesar de sentirse bastante afligido, esta chica de la máscara de gas le resultó inesperadamente amistosa y de fácil de tratar.

Quizás bajo la alarma exterior, su yo interior estaba débil pero calmado, ingenuo pero comprensivo. Por eso, Kyousuke titubeaba.

¿–Debería involucrarme con Renko aquí o no?

En ese momento, mientras Kyousuke descansaba la mejilla en su mano pensando profundamente, Renko exclamó “¡Muy bien!” con energía.

“Ya entendí. Al verte tan preocupado, no puede evitarse… Me la quitaré.”

“Eh… ¿Te quitarás? ¡¿Te la vas a quitar?!”

La sugerencia inesperada hizo que Kyousuke mirara al rostro de Renko impactado.

Cubierta con la pesada máscara de gas, Renko asintió con firmeza.

“Sí, me la quitaré. Esto es para mostrarte mi sinceridad. ¿Está bien?”

“Sí… Creo que está bien.”

–Esto me sorprende de verdad. Qué honestidad tan sorprendente a pesar de ser una asesina convicta.

“Umm, entonces… V-Voy a quitármela, ¿okey? ¡Es muy vergonzoso, pero me esforzaré por soportarlo!”

“¡O-Okey!”

Kyousuke exclamó nervioso, tragando saliva.

En medio del silencio, Renko primero se sacó la capucha del anorak.

Su cabello, plateado, suave y brillante revolteó y descendió, emanando una fragancia jabonosa.

Luego Renko se sacó lentamente su blazer, después abrió por completo el frente de su anorak. Sostenido por la fina tela, su busto tambaleó suavemente como resultado del impacto. Y finalmente, sujetó el dobladillo inferior de su remera sin mangas con ambas manos, decidiéndose–

“… Oye, oye, oye, aguarda un momento. ¿Qué rayos estás haciendo?”

Al ver a Kyousuke preguntar en un susurro, Renko respondió “¿Hmm?” e inclinó la cabeza.

Su piel era tan pálida que parecía trasparente. Con la remera subida apenas hasta debajo de sus pechos, su delgada cintura quedó expuesta en toda su magnificencia. Bajo el dobladillo, un ligero vistazo se ofrecía del encaje negro de sus panties.

Conforme Kyousuke se quedaba duro en todos los sentidos de la palabra, Renko expresó su confusión.

“¿Me preguntas qué estoy haciendo? Por supuesto que me la estoy quitando… Me estoy quitando la ropa. La máscara es muy poco manejable así que no me la puedo sacar, ¿puedes perdonarme si sólo me arremango la ropa hasta aquí…? ¿N-No está lo suficientemente bien? ¡M-Muy bien! Entonces ahora–”

“… Kamiya Kyousuke.”

“¿Hmm? ¿KA-MI-YA-KYO-U-SU-KE? ¿Qué es eso? ¿Idioma Ondul (1)?”

“¡Es Japonés! ¡Es lo que pediste, mi nombre! Año 1 Clase A, Kamiya Kyousuke.”

“… ¿Eh?”

Al ver la respuesta sorprendida de Renko, las expectativas de Kyousuke quedaron echas un total desastre.

¿Cuándo dijo que se la quitaría no se refería a la máscara…? Eso fue muy engañoso.

“De todas formas, arréglate la ropa. Si te quedas así, ¿cómo debería decirlo…? Es veneno para mis ojos.”

“¿Veneno para tus ojos? ¿Eh? ¿En verdad? Pensé que estabas obsesionado con los pechos, ¿me equivoqué? Estaba pensando en que si aun así te negabas a decírmelo después de ver mis tetas, iba a dejarte manosearlas tanto como quisieras… Parece que no hay necesidad de eso ahora.”

“Eh.”

Kyousuke nunca se había arrepentido tanto de una decisión en sus quince años de vida.

“… Lo siento. En realidad, el de recién fue un nombre falso.”

“¡¿QUÉ ACABAS DE DECIR?! ¡No puedo creer que quieras tanto hacer esto y aquello con mis tetas como para decir una mentira tan falsa! Ya veo, entonces estás obsesionado hasta ese nivel…”

La mentira que Kyousuke había inventando reprimiendo su vergüenza quedó completamente expuesta.

Kyousuke nunca se había arrepentido tanto en sus quince años de vida. (Un nuevo record.)

“… Lo dejaré pasar por ahora. ¿Estás bien de tiempo, Kyousuke? Creo que podría ser problemático de mi lado. El profesor de la Clase B es un pervertido extremadamente lujurioso. Si llego tarde un segundo, seguramente me sucederá esto y aquello, incluso esa~ clase de cosa…”

Al escuchar ese hecho tan impactante,, Kyousuke sintió que su ritmo cardíaco se intensificaba.

Casi de un salto, Kyousuke miró el pecho de Renko–No, el rostro.

“¡Esa~ clase de cosa! Qué es exactamente esa~ clase de cosa… ¡No, espera! ¡Tengo que regresar! ¡Puede que logres escapar de esa clase de castigo en tu clase, pero llegar tarde en la mía es mortal!”

“¡Oh, espera! No quiero que eso~ me ocurra… ¡¡Absolutamente NO!!”

“¡Como dije, ¿qué rayos es eso~?!”

Kyousuke corrió desesperadamente hacia su salón de clases. Un breve momento después, Renko también empezó a moverse.

Los altavoces en el pasillo comenzaron a vibrar, reproduciendo el timbre que señalaba el inicio de las clases.

× × ×

“¿Estás escuchando, estúpido? Si no te sientas apropiadamente antes de que empiece la clase, estás pudiendo que te disciplinen. ¿He mencionado esto, no…? ¿Estás preparado? Kukuku…”

Dentro del salón, ahora en silencio, se pudo oír la risa sádica de Kurumiya.

Mientras jugueteaba con su tubería de acero, lentamente bajó del atril.

“Puede que ustedes, estúpidos, piensen que voy a hacer la vista gorda sólo por excusas como: ‘¿Un segundo tarde no es nada, verdad?’, ‘No podía evitarse, así que está bien’, ‘Es el primer día así que está bien’. La respuesta es–”

Kurumiya se detuvo en seco e interrumpió su discurso.

El sadismo sopesó en el silencio, como una flecha preparada y a punto de encenderse fuego, los nervios, la tensión y el miedo siguieron aumentando sin parar.

Justo cuando el silencio estuvo a punto de llegar a su límite, al siguiente instante–Kurumiya explotó.

“La respuesta, por supuesto que es, ¡¡NOOOOOOOOOOOOOOOO!!”

Un sonido pesado y sordo del impacto directo pudo escucharse en la dirección diagonal detrás de Kyousuke.

Acompañado de un grito desgarrador, el estudiante golpeado cayó junto con su asiento, resultando en una gran colisión.

El aire en el salón de clases instantáneamente se tensó, pero nadie intentó emitir un sonido.

Nadie deseaba provocar a Kurumiya. Kyousuke se sentía igual.

… Naturalmente, Kyousuke estaba seguro de que él era la persona más asustada en la clase.

Kyousuke se había sentado apenas unos segundos antes de que la clase empezara.

“¡Por el amor de dios, ¿las orejas de los bastardos de este año no son más que agujeros de adorno, HUH?!” –Golpe.

“¡Me obligan a disciplinar a dos estúpidos en el primer día–¿HEY?!” –Golpe.

“Mohicano esta mañana, ahora tú, pedazo de mierda… ¿Me estás menospreciando sólo porque soy una chica linda? ¡¿Me estás menospreciando, no?! ¡¿Quieres apostar si puedo convertirlos a los dos en carne picada?!”

Golpe, golpe, golpe. ¡Goosha!

“¡¿Eh?!” “Chica linda… A esta edad…” “¡¿Gueh?!” “¡¿Higyahhhhhhhhh?!”

Insultos en voz alta y el sonido de los impactos. Gritos y el sonido de la carne y la sangre que salía volando. Un cuarteto instrumental de violencia tocado con estos cuatro sonidos.

Kyousuke miraba derecho al frente, manteniendo la espalda totalmente recta, temblando repetidamente.

(Eso me hubiera pasado si no llegaba a tiempo… Eso estuvo muy cerca.)

Mientras el miedo y el alivio volaban de un lado a otro en su cerebro, de pronto pensó en algo más.

¿–Renko habrá llegado a tiempo?

Ya que estaba demasiado ocupado para preocuparse por Renko a quien había dejado atrás, ¿quién sabe qué sucedió?

Pero teniendo en cuenta que él apenas pudo lograrlo, seguramente, puede que Renko…

(¡¿…?! ¡No puede ser, ¿acaso le están haciendo esto o eso o eso~ en este momento?! Con toda la clase mirando, esas tetas… ¡Mierda! ¡Kyousuke, déjalo, deja de imaginarlo! Pero tengo curiosidad, mucha curiosidad… No espera… Esa chica está en el salón de al lado, así que sería capaz de escuchar algo si agudizo los oídos–)

“Oye, Kamiya. ¿De qué mierda te estás riendo? ¿Tan contento estás de que tu compañero reciba disciplina? Hmph… Entiendo. Estás podrido por completo.”

“… ¿Eh? ¿Tú crees?”

La consciencia de Kyousuke estaba a punto de pasar a través de la pared y sumergirse en el mundo de las fantasías cuando la voz baja de Kurumiya lo trajo de vuelta. Sin entender su situación, Kyousuke se congeló.

Para el momento en que reaccionó, vio a Kurumiya parada en el atril mirándolo con frialdad, habiendo terminado de disciplinar, con una tubería llena de sangre en su hombro.

“… ¿Hoh? ¿Te atreves a responderle a esta señorita con un ‘tú crees’? Podría perdonarte por llegar a tu asiento apenas unos segundos antes de la clase, ¿pero tu actitud en clase no es demasiado liberal? Parece que debo disciplinarte apropiadamente.”

“Eh. Umm… ¡Por favor espere! Eso no es lo que pretendía en absoluto–”

“… ¿Hoho? ¿Entonces qué es lo que pretendes? ¿Por qué estás poniendo una cara tan feliz? Te escucho. Explícalo y suplica claramente–Primero, ponte de pie.”

“¡¿Q-Que explique?! ¿Puedo hacer una pregunta primero? ¿Puedo quedarme sentado…?”

“De ninguna manera. Debo haber mencionado que la oposición no se tolera, ¿no? ¿Me estás menospreciando?”

“Huh, vew… vewwy sowee… ¡Puh! Ah, entendí… ¡¿Puh?!”

Recibiendo un suave toque en el costado de la boca con la tubería ensangrentada, Kyousuke asintió rápidamente una y otra vez.

… ¿Qué demonios? Aunque apartaba la cara, la tubería de acero lo seguía. ¿Es esta una amenaza? ¡Lo amenaza para que lamiera la sangre de la tubería? ¿Se debía a que no toleraba que la miraran con desdén? ¿Un juego de palabras? (2)

(Qué mal momento, maldición… ¿Cómo puedo explicarlo?)

Sin importar qué, confesar directamente que no pudo evitar sonreír al imaginar la clase de castigo que enfrentaría la estudiante que acababa de conocer de la clase adyacente, seguido del hecho de que no podía pararse debido a una erección por sus fantasías, por supuesto que no iba a funcionar en absoluto. Definitivamente lo matarían durante el proceso de disciplinamiento.

Además, Eiri era su vecina de la izquierda. Si se ponía de pie, su erección quedaría expuesta por completo.

Justo en esta ocasión Eiri no estaba trabajando en sus uñas, en cambio, estaba mirando intensamente la situación de Kyousuke con ojos sorprendidos. –Sin embargo, incluso eso sería cien veces mejor que ser apaleado hasta la muerte.

Preparándose para vivir el resto de su miserable vida bajo las miradas de burla y desprecio de sus compañeras, Kyousuke estaba a punto de levantarse. Casualmente, en ese momento justo…

‘¡¿HUH?! Esa~ clase de cosa… ¡¿N-NOOOOOOOOOOOOOO~~!?’

Ese débil gemido vino del otro lado de la pared.

(¡¿…?! Esa voz aguda… ¡¿P-Podrá ser…?!)

Finalmente calmado con mucha dificultad, “pequeño Kyousuke” de repente se despertó una vez más, más enérgico que nunca. En ese momento, medio por reflejo, Kyousuke bajó su cuerpo otra vez, sentándose con fuerza.

“… Ya veo. Finalmente~ entendí. ¿Entonces esta es tu decisión, estúpido?”

La tolerancia de Kurumiya había llegado a su límite absoluto. Empezó a bajar del atril de nuevo.

Lanzando a un lado casualmente la tubería de acero torcida, tomó una de las nuevas que se encontraban en cualquier parte.

–Tomó dos. Blandiendo un arma mortal en cada mano, Kurumiya se acercó a Kyousuke.

(Oh cielos… ¿me van a aplastar igual que ese tipo de recién? Pero esto no puede evitarse… Ya que Renko está aceptando su castigo, yo, también… Qué rayos, no quiero que me maten para nada.)

Tratando de limpiarse la sangre fresca pegada en sus labios, a pesar de intentar de fortalecer su decisión, Kyousuke era incapaz de controlar su temblor.

Parada con firmeza en frente de su escritorio, los ojos de Kurumiya, cargados de un violento brillo, tenía a Kyousuke directamente a la vista.

“… ¿Algunas últimas palabras antes de morir?”

Envuelta totalmente en furia ardiente que se asemejaba a una flama, Kurumiya blandió sus armas mortales.

La pesada presión de miedo golpeó a Kyousuke tan fuerte que ni siquiera podía mover los labios. En silencio, Kyousuke agachó la cabeza, apretando los dientes.

“Hmph… Ya veo. En ese caso, permíteme enviarte al más allá de inmediato–”

“¡Yahahhhhhhhhh, putas! ¡Volví del infierno, niñita! ¡Yahahah!”

Acompañado de un grito agudo, la puerta del frente del salón se abrió de par en par y un hombre entró volando.

Pisando los restos de la pequeña ventana de la puerta, riendo de manera ensordecedora, este tipo era–

“… Mohicano. ¿Regresas tan pronto, estúpido? Parece que no te he disciplinado lo suficiente.”

El ensangrentado Mohicano estaba envuelto de vendajes como una momia mientras asomaba la cabeza.

Con este gran regreso luego de que lo enviaran a la enfermería alejó la atención de Kurumiya sobre Kyousuke.

Kurumiya volteó la vista hacia Mohicano otra vez, mientras unas gruesas venas le sobresalían de las sienes.

“… Ya es hora de clase. E incluso le haces eso a la puerta… ¿Me estás menospreciando? ¡¿HUH?! ¡Haciendo una escena en frente de mí, ¿estás tan ansioso por regresar?! Qué oportuno, estoy de muy mal humor en este momento… ¡No me importar si estás herido o no, no me contendré así que prepárate!”

Soportando la mirada asesina de Kurumiya, Mohicano respondió “¡¿Ooh?!” por un instante, encogiéndose del miedo pero de inmediato recuperó su bravuconería de antes y se rió de manera desagradable.

“¡Yahahahaha! ¡Está bien por mí! ¡Yo tampoco me contendré esta vez, niñita! ¡Deja que el miedo y el dolor queden marcados en todo tu cuerpito! ¡Voy en serio esta vez, ¿sabes?! ¡Prepárate! ¡Yahahahahah!”

La expresión de Kurumiya se quedó en blanco y lentamente caminó hacia Mohicano quien no paraba de reírse.

“… Considera esta perla de sabiduría como un souvenir por volver del infierno. Los estúpidos que me dicen ‘bajita’, ‘enana’, o ‘nena de jardín’… A todos los termino masacrando sin excepción.”

Kyousuke había desaparecido por completo de los ojos llenos de sangre de Kurumiya.

“*Bostezo*… ¿Qué bueno, no Kyousuke? Estás salvado.”

Eiri dijo bostezando.

Más que salvado, sería mejor decir que su vida simplemente se había extendido…

Encima debido a la maliciosa provocación, el humor de Kurumiya estaba empeorando más y más.

Desde su espalda, casi estaba liberando un instinto asesino oscuro como vapor. Enfrentando su cara directamente, era probable que Mohicano empezara a temblar, incapaz de contener su miedo–tan pronto Kyousuke pensó eso…

“¡Yahahahaha! En serio, ¿acaso esta niñita no es una nena de jardín bajita? ¡No puedo creer que seas una estudiante de primaria! ¡Porque eres demasiado bajita, me equivoqué totalmente! Lo siento~”

“““¡¿……?!”””

A todos se les pusieron los pelos de punta.

Incredibilidad estaba escrita en el rostro de todos mientras miraban al compañero de clases cuya audacia no tenía límites.

Eiri murmuró suavemente: “… definitivamente condenado.”

Kurumiya se congeló, luego se quedó en silencio, y después sus hombros temblaron como los de Maina.

“Ku… Kukukuku… Fuha… Fuhahaha… ¡Hahhahahaha!”

–Empezó a rugir de la risa.

Como infectada por Kurumiya, Mohicano también abrió grande la boca.

“Yahaha.. Yahahaha… ¡Yahahahahahhahaha!”

Se rió con fuerza. Después de rugir de la risa juntos en armonía…

“Iya~, esto me está matando de risa. Kukuku… No me había reído tanto en un buen tiempo.”

Kurumiya se limpió las lágrimas de las esquinas de sus ojos y de manera casual lanzó a un lado las tuberías de acero.

Instantáneamente, se acercó a Mohicano. Parada en puntas de pie puso sus manos sobre sus hombros y borró su sonrisa.

“¿–Deseas morir un millón de billón de veces, no?”

Liberando su fuerza, le dislocó los hombros con las manos.

“¡¿Yaaaaaaaaaaarrrrrrrggggggggggggghhhhh!?”

Pateando a Mohicano con el talón, lo mandó a volar, luego se paró sobre él y recorrió el salón de clases con la vista.

“Oigan, estúpidos. La tarde se suponía que iba a consistir originalmente en un paseo por las instalaciones en las proximidades de la escuela, pero ahora hay un ajuste de último minuto en los planes. Tanto como lo permita el tiempo, les demostraré toda clase de técnicas de tortura e interrogatorio con las manos… Bueno, empecemos con las extremidades. Primero que nada, tomen la uña del dedo índice y hagan esto–”

× × ×

“… Oh vaya, ya es tan tarde. Creo que me entusiasmé demasiado. Pero honestamente, no estoy satisfecha por completo… Hmph. Los dejaré ir por hoy ya que estoy muy ocupada. Montón de cerdos, no se concentren solamente en jugar.”

Mientras hablaba, Kurumiya se limpió la sangre de las manos con la ropa superior de Mohicano. Sin tomarse un momento para descansar desde el inicio hasta el final, Kurumiya se sumergió de lleno en la tarea de torturar, finalmente mostrando una expresión cansada.

Kurumiya lanzó de manera casual el blazer sucio a un lado, luego se aproximó a la masa sin forma en el suelo–el deformado Mohicano–blandió la tubería de acero usando los principios del swing del golf.

Acompañado de un gemido surrealista, con los ojos en blanco mientras volaba por el aire, Mohicano por fin dejó de moverse.

El equipo médico en espera suavemente movió la masa sin forma en una camilla.

“… Ya son las cuatro de la tarde. El fin de las clases nos tomó por sorpresa. Dentro de dos horas a las 1800 en punto, reúnanse en el campo de deportes. Entonces habrá trabajo físico severo hasta la noche. Una mentesana requiere un cuerpo sano para respaldarla… Después de todo, en este lugar, tienen trabajos forzados que sustituyen a las actividades de clubes dos veces al día, por la mañana y la tarde. ¡Recuérdenlo muy bien! No lleguen tarde. ¿–Capish?”

Toda la clase le respondió a Kurumiya fuerte y claro al unísono: “¡Sí, señora!”

Después del show de tortura presentado con gritos desde el infierno, la lealtad y la devoción conocidos como terror se implantó en el cerebro de cada uno de los estudiantes.

“Kukuku… Una excelente respuesta. Nos vemos luego.”

Asintiendo satisfecha, Kurumiya tomó los impresos extra, llevándolos bajo el brazo.

“… ¿Oh, mmm? Se siente como si me olvidara de algo importante… Oh bueno, como sea. Será mejor que me regrese a la oficina. Tengo ganas de tomar un malteada y de comer galletas.”

Una malteada y galletas. En realidad es bastante linda de maneras extrañas.

“… No esperen. Tampoco puedo renunciar al pastel de chocolate… Muumuu.”

Con la mejilla descansando en su mano, Kurumiya reflexionaba mientras dejaba el salón de clases. –Unos momentos después…

“¡Me SAAAAAAAAAALVÉ…! Casi me hago encima.”

Kyousuke exclamó y colapsó sobre su escritorio, exhausto.

“eso estuvo super cerca… pensé que estaba acabado.”

El “algo importante” que Kurumiya olvidó fue por supuesto, disciplinar a Kyousuke.

Al ver las técnicas de tortura una y otra vez, él se preguntaba si sería el siguiente, temblando de miedo. Kyousuke finalmente pudo suspender el reloj de la bomba en su corazón que podría activarse en cualquier momento.

“… Qué bueno, ¿no? Gracias a ese organismo unicelular, te salvaste.”

“Ah, sí… Todo fue gracias a ese tipo que sobreviví a esto.”

Kyousuke ofreció palabras de gratitud a Mohicano quien lo había salvado de su crisis.

Adiós, Mohicano. Gracias, Mohicano. Descansa en paz…

“… ¿Entonces qué? ¿Cuáles son tus planes ahora?”

“¿Ahora? Oh cierto, las clases ya terminaron. ¿Qué debería hacer…?”

Ante la pregunta de Eiri, Kyousuke se acomodó en su asiento y pensó.

Después de que el Período 5 termina y antes del trabajo forzado, había un total de dos horas.

Los estudiantes tenían libertad para hacer lo que sea que quisiera durante este receso. Mientras se cambiaran y se reunieran antes de la hora acordada, cualquier cosa estaba bien–Esa era la situación.

Mientras Kyousuke decidía cómo pasar este tiempo libre…

“… Oye, mira. ¿No es ese tipo? El asesino que mató a doce víctimas.”

De repente, la voz desconocida de un chico se escuchó desde el pasillo.

Kyousuke sintió que le succionaban la vida de todo su cuerpo. Parece que se estaba iniciando una conmoción en el pasillo.

… Una sensación de mal augurio. Kyousuke lentamente giró la cabeza.

“¡¿Geh?! E-Está mirando aquí… Qué aterrante presión. ¡Pensé que mi corazón iba a detenerse!”

“¡Oye, estás en problemas! ¡Te va a matar! ¡¿Qué tal si te arrodillas y suplicas piedad?!”

“Oye, ¿ese charco de sangre es porque ese tipo mató a alguien? Además la puerta está rota…”

“Wow, asombroso… En verdad quiero que me mate y me coma… *Beso*”

“¡Nay! ¡Yo debo ser el que tome su vida y se coma su carne! ¡No yo sino nosotros! ¡Mi brazo izquierdo, Azazel, me lo implora… ‘Date prisa y mátalo’, ‘Date prisa y come su carne’… Kamiya Kyousuke.”

“… ¿Qué demonios?”

Los estudiante que escucharon rumores sobre Kyousuke se reunieron en el pasillo, echando un vistazo en el salón a través de la puerta entreabierta y las hendiduras en entre las barras de metal. El angosto pasillo parecía repleto de gente como un tren en hora pico.

Estas miradas estaban concentradas en una sola persona, Kyousuke. La presión no era broma en absoluto.

“… Qué bueno, ¿no? Ahora eres una celebridad.”

Eiri felicitó a Kyousuke con sarcasmo. Esto no era nada para ponerse feliz.

Como detalle aparte, la verdadera culpable de esta conmoción era Maina…

“Deseo la paz del mundo, deseo la paz del mundo, ouch, me mordí la lengua–”

Sujetándose la cabeza con los ojos cerrados con fuerza, ella estaba rezando por la paz mundial.

Kyousuke deseaba aclarar los malentendidos tan pronto como fuera posible, pero tratar de hacer eso en esta clase de situación podría empeorar las cosas.

(Oye, oye, oye, qué debería hacer… Este es un callejón sin salida.)

Quizás asustados de Kyousuke o puede que refrenándose unos a otros… Los estudiantes en el pasillo simplemente lo observaban desde afuera sin que nadie entrara al salón a hablar.

Kyousuke quería escapar tan pronto como fuera posible pero el pasillo estaba bloqueado por completo sin lugar para caminar.

Sudando bastante, Kyousuke se congeló en su lugar. –Justo en ese momento…

“Disculpen, ¿está Kyousuke aquí? ¿Kyousuke? Kyousuke… Ah, te encontré.”

Entre la multitud, un rostro con una máscara de gas negra de pronto se asomó. Era Renko.

Diciendo “por favor déjenme pasar” y “permiso”, Renko se abrió paso en la muchedumbre, sin inmutarse por las miradas a su alrededor, entrando al salón.

“¡Ah, hola otra vez! ¿Llegaste al salón a tiempo? Foosh.”

“Supongo… entré apenas justo a tiempo, pero…”

A diferencia de la animada y enérgica Renko, Kyousuke respondió en voz baja.

El clamor de los estudiantes instantáneamente se silenció, levantando las orejas para escuchar la conversación de Kyousuke y Renko. Gracias a eso, hablar se convirtió en un mayor dolor.

Pero a Renko no pareció importarle. Sin preocuparse por quien los escuchara, continuó:

“Phew. Maravilloso, llegaste… ¿Pero? ¿Pero qué?”

“Oh, nada… me refiero a ti, umm…”

“Sí. Muy desafortunadamente, casi llego diez segundos tarde a clase. Entonces–”

Renko suspiró con un “shuko”. Kyousuke tragó saliva.

La voz de la chica que él escuchó en clase seguía repitiéndose en su cerebro.

“El profesor llegó unos veinte segundos tarde, así que me salvé.”

“Ya veo, qué trágico… ¿Eh? ¿Qué dijiste? ¿Te salvaste?”

Qué raro–Ese grito de mujer, ¿fue una ilusión?

“Sí. Pero hubo una chica que llegó un minuto tarde. Pobrecita… Se convirtió en el sacrificio para esa~ clase de cosa. Qué lástima por esa chica que era grande en todas las direcciones.”

“¿Qué acabas… de decir?”

… Una ilusión hubiera sido cien veces mejor. En ese entonces no era una situación en la Kyousuke debería haberse imaginado a Renko (o más bien, a sus pechos) recibiendo un castigo mientras se excitaba, tratando de encontrar un hoyo donde meterla.

Después de escuchar esto, más que querer un hoyo donde meterla, ahora quería un hoyo para enterrarse a sí mismo.

“Dijo que llegó tarde porque estaba buscando a alguien. Ahora debería estar en la enfermería… ¿Pero eras tú la persona a quien buscaba?”

“… Odio mucho admitirlo, pero supongo que sí. No conozco a nadie más que encaje con su descripción.”

Sujetándose la cabeza, Kyousuke se quejó.

“Mierda, maldición… Esa chica, Bob, no se ha rendido, huh.”

“Qué bueno, ¿no? Eres muy popular, Kyousuke.”

Eiri comentó con sarcasmo.

Más rápido de lo que Kyousuke pudo voltear, Renko dijo “¿Oya?” e inclinó la cabeza, mirando a Eiri quien aún seguía trabajando en su manicura.

“¿Eres amiga de Kyousuke? Encantada de conocerte. Soy Hikawa Renko de la Clase B Año 1. A pesar de cómo me veo, en realidad tengo dieciséis años.”

“… ¿A qué te refieres con a pesar de cómo te ves? Tienes la cabeza totalmente cubierta.”

Más que reaccionar a la pretensión tonta de Renko, Eiri simplemente miró la amistosa mano que Renko extendió y la ignoró.

“…… Eiri.”

Mientras aplicaba una última mano de esmalte sobre sus uñas cuidadosamente arregladas, Eiri anunció su nombre de manera cortante.

Tomó por sorpresa a Renko, quien asintió y retiró su mano.

“Oh, perdón, perdón. Soy un poco lenta para interpretar las situaciones. No debería pedirte un apretón de manos cuando estás ocupada con algo como esto… Foosh. Debido a la máscara, mi vista es muy reducida.”

“… ¿Algo como esto? ¿A qué te refieres con eso?”

Eiri alzó la vista y miró violentamente a la máscara de gas de Renko.

“¿Hmm? No, quiero decir que tus uñas son muy lindas. Me encantan así.”

“…… Ya veo. ¿No es básico que las chicas se ocupen de la moda cuando no hay nada más para hacer?”

Al oír las palabras despreocupadas de Renko, Eiri se estremeció y siguió inmersa en su manicura.

Usando esmalte rojo como base y decoradas con diamantes, sus uñas eran extremadamente bellas y preciosas. Los bordes en las puntas también estaban cortados con cuidado. Todo el trabajo parecía como si proviniera de las manos de una maestra.

“Foosh. ¡Sí, sí, verse a la moda es el pasatiempo de una chica! Oye, Kyousuke–”

“¿Hmm? ¿Qué pasa? Primero voy a decir esto. Tu máscara no cuenta como moda.”

“Sí. Kyousuke, quería preguntarte si vas a estar libre mañana al mediodía….”

–El tema de la moda quedó majestuosamente a un lado.

“Si estás de acuerdo, ¿podemos almorzar juntos? Quiero charlar mucho con tigo. De hecho, originalmente quería hablar después de clases… Pero parece que está muy ruidoso. ¿Qué dices?”

“¿Almorzar mañana? Oh… Lo siento, Renko, quiero comer solo…”

“Si aceptas, te dejaré tocarme de la manera que quieras, ¿okey?”

“¿De la manera que quiera? ¡¿Con eso te refieres de verdad a la manera que quieras?!”

“Sí. Podrás disfrutar de la suave textura de la máscara de la manera que quieras.”

“… ¡¿Te referías a eso?! Eso es totalmente engañoso…”

Kyousuke se puso de pie emocionado y luego se sentó otra vez decepcionado.

Eiri le lanzó una mirada indiferente.

“… ¿Huh? En dónde está deambulando tu mente, acosador. Pervertido.”

Los ojos de Eiri estaban mostrando desprecio e instinto malicioso. Su pecho–ciertamente–era un precipicio liso en un acantilado.

Comparado con el masivo busto de Renko, el suyo era lamentablemente plano.

“… ¿A dónde estás mirando? ¿Te gustaría mi ayuda para cortarlo?”

“¡Tú eres la que debería mirar a dónde está viendo! ¡No digas algo super aterrador como cortarlo, ¿okey?!”

“… No es gran cosa. De todas formas, sólo es una pequeña salchicha cruda de cerdo, ¿verdad?”

“¡Por supuesto que no! Puede que no sea tan grande como una Frankfurter, pero al menos es como un hot dog–”

Conforme la voz de Kyousuke aumentaba gradualmente, de repente se cubrió la boca con un “¡Ah!”

Pudo escuchar lo susurros entre los estudiantes y profesores. “… ¿Hot dog?”, “¡Pensar que es como un hot dog!” Kyousuke tenía ganas de usar su impulso suicida para lanzar su cuerpo contra la pared y golpearse la cabeza con ella.

Renko suspiró con un “shuko”.

“¿Por qué de repente empezaste a hablar de salchichas? Pero… ¡Ustedes parecen muy buenos amigos! Me gustaría unirme. ¡–Oh, claro!”

Renko juntó las palmas, haciendo que su gigante busto rebotara en respuesta.

“¿Qué tal si te nos unes mañana para almorzar, Eiri? ¡Los encuentros son cosa del destino…! ¿Qué tal? ¿No te parece que es una idea grandiosa? Foosh.”

La actitud inocente de Renko e contraste con lo que su apariencia sugeriría, combinada con las tambaleantes y masivas masas mamarias, estaban causando que Eiri llegara a su límite. Girando el rostro con una expresión que decía “Quiero salir de aquí”, habló con resignación:

“… Bueno… claro. No me molesta…”

“Ella aceptó, Kyousuke. ¡Maravilloso! Oh cielos~, espero con muchas ansias el almuerzo de mañana.”

“Oh, claro… Oye, aguarda un momento. Todavía no dije que iba a ir, ¿verdad?”

“¿Eh? ¿No vas a venir, Kyousuke…? ¿Por qué? *Sollozo, sollozo, llora, llora*”

“No me vengas con *Sollozo, sollozo, llora, llora* con la boca a propósito, ¿okey? Si me preguntas por qué, todavía–”

Enfrentado con la pregunta, Kyousuke tenía dificultades para responderla. En cuanto a razones, naturalmente, se debía a que Kyousuke era una persona común que nunca había asesinado a nadie, por lo que no tenía deseos de relacionarse con estas asesinas. Aun así, no podía decírselo de manera honesta.

(Además, dada la situación actual, posiblemente no podría almorzar en paz solo de todas maneras…)

Al ver la muchedumbre de estudiantes reunida en frente al salón de clases, Kyousuke sintió un futuro sombrío.

Las miradas de estas personas, asesinos, se sentían punzantes. Miedo o admiración estaba bien pero entre ellos había mezcladas emociones peligrosas como celos, hostilidad e incluso instinto asesino.

Sin importar qué, Kyousuke quería evitar que lo atraparan estos psicópatas.

Estaba enfrentando una crisis de vida o muerte. Si se quedaba solo, probablemente lo matarían en el momento que bajara la guardia.

En ese caso, bien podría ser que–

“:.. Sí, entiendo. Iré.”

Kyousuke asintió y evaluó en su corazón.

PsyCome_V1_101 (converted)

La mayor asesina de la Clase A con seis víctimas. La desconocida Número Uno de la máscara de gas.

Aunque Kyousuke sentía que no había nadie más engañoso para lidiar que estas dos chicas, si podía lograr que se queden de su lado, puede que lleguen a ser bastante fiables…

“¿Eh? ¡¿En serio?! ¡Maravilloso! Estoy muy contenta. ¡Hagamos una fiesta mañana! Foosh.”

“… ¿No te estabas reacio hace un momento? Diciendo venir al final, qué tipo tan indeciso.”

Al escuchar la respuesta de Kyousuke, Renko se puso eufórica mientras que la expresión de Eiri se relajó ligeramente.

Después de todo, sólo las estoy trayendo a mi lado, no me estoy haciendo amigo de ellas–Estos sólo eran “medios” para sobrevivir.

Kyousuke decidió seguir llevándose bien con estas chicas.

× × ×

La Escuela Purgatorium de Rehabilitación era un completo sistema penitenciario.

La razón era muy simple, evitar que los estudiantes escaparan.

Aunque la Escuela Purgatorium de Rehabilitación se estableció con el objetivo de rehabilitar a los asesinos juveniles, aún había claras líneas que la distinguían de las instituciones educativas comunes.

Por ejemplo, los campos de la escuela estaban rodeados de paredes de concreto con alambrado. Los guardias patrullaban las veinticuatro horas del día por turnos y aparentemente estaban autorizados para disparar por propia voluntad a los reclusos que intenten escapar.

Ya que la escuela estaba construida en una remota isla, un escape de prisión exitoso era completamente imposible.

Hablando de instalaciones de detención, la seguridad era inigualable.

–Pero pensándolo más, uno no podría evitar admitir que esta escuela ofrecía una sorprendente cantidad de libertad personal dentro de sus límites.

Era imposible decidir claramente si este lugar era estricto o tolerante.

Una penitenciaría donde se reunían los asesinos convictos juveniles. Todo era un misterio empezando por su existencia. Uno podría entender si sólo fueran convictos juveniles, ¿pero por qué asesinos?

La presentación de hoy no lo había explicado por completo.

“Oh bueno, dejar que los pensamientos enloquezcan no ayudará… estoy cansadísimo.”

Mientras sufrían los abusos de Kurumiya, el trabajo forzado incluía quitar la mala hierba, reparar y mantener los edificios escolares, transportar suministros y otros trabajos físicos. Luego de terminar las dos horas de trabajos forzados, el cuerpo y mente de Kyousuke se estaba descuajando totalmente.

Tirando a un lado los impresos que le dieron durante la presentación, Kyousuke se tendió sobre un colchón preparado.

Una simple armazón de cama con un fino colchón sobre ella, era muy incómodo para dormir.

La ventana que ofrecía una vista del cielo nocturno azul marino tenía barras de metal  como en el edificio de la escuela.

Uno de los lados del sendero era una pared con alambrado metálico encima y cerrada desde afuera.

La estrella habitación hecha de concreto era virtualmente desprovista de muebles. Sólo había un escritorio, una silla y un pequeño librero con un baño occidental instalado en el rincón.

Con un estilo de celda de prisión a primera vista, en realidad esta era una habitación en los dormitorios de los estudiantes.

“¿Pasar tres años en este maldito lugar? No puede ser, no hay una maldita manera de que pueda hacer eso…”

Kyousuke empezó a refunfuñar, vestido con un atuendo a rayas blancas y negras.

Este era el símbolo de ser un prisionero. Bastante adecuado para un asesino convicto, ¿verdad?

–Sin embargo.

“No maté a nadie en primer lugar. A nadie… No lo hice.”

El instante en el que las palabras salieron de su boca, sintió una furia inminente, imposible de reprimir. Aunque sólo por un breve instante, Kyousuke cuestionó sus falsos cargos, sintiendo su debilidad y lo injusto de la realidad.

“¡Argh, maldita sea! No hice nada malo, por qué tengo que sufrir esto…”

Kyousuke rechinó los dientes para reprimir la emoción violenta germinando en su corazón y volteó sobre la cama.

Después de ser arrestado, antes de asistir a esta escuela, se lo había preguntado quién sabe cuántas veces.

Por qué. Por qué. Por qué. Por qué–Sin respuesta.

Había trabajo forzado esperándolo temprano a la mañana siguiente. El instante en que decidió cerrar los párpados, la imagen brotando ante sus ojos era el rostro de su preciosa familia.

(……Ayaka.)

Cada vez que recordaba a su hermana menor a la que había dejado atrás, unos profundos crujidos hacían erupción en el corazón de Kyousuke.

–Ayaka, ¿qué estará haciendo ahora?

Lo último que vio fue el rostro de preocupación de Ayaka, grabado profundamente en su memoria.

Desde el día que el detective se lo llevó, Kyousuke no había vuelto a ver el rostro de Ayaka.

Sacudido por los acontecimientos como en medio de las olas en un mar tormentoso, Kyousuke fue transferido directamente de detención a la cárcel y luego a juicio–Pero el momento en que se dio cuenta, ya había sido enviado aquí para asistir a esta escuela.

¿Pero qué estaba haciendo su hermana ahora…? Era fácil imaginarlo con sólo pensarlo un poco.

Con Kyousuke sufriendo esta clase de tratamiento, Ayaka definitivamente era la más desconsolada.

Ayaka estaba herida y llorando. La hermana menor escondida en una habitación a oscuras, cubierta con una sábana, abrazándose las rodillas, con e cuerpo temblando, sollozando sin parar. Kyousuke fácilmente podía imaginar todo esto.

Siempre en el pasado, cuando Ayaka sufría abusos en la escuela, así era como reaccionaba cada noche–

(…… Perdón.)

Al ver en ese estado a su hermana menor usualmente animada y enérgica, Kyousuke había decidido volverse más fuerte que nadie. Con el fin de proteger a Ayaka y evitar que la lastimaran otra vez, para evitar que se entristeciera otra vez, Kyousuke buscó la fuerza.

Empezando desde ese entonces, aunque había preocupado a Ayaka en ocasiones, nunca más había permitido que la lastimaran ni que la entristecieran.

–Esa se supone que sería la manera en que las cosas marcharían. Pero entonces todo dio un giro, Kyousuke se…

(Ayaka tenía razón. Si sigo actuando con insensatez… Un día te meterás en problemas hasta un punto sin retorno. Perdón porque tu hermano mayor sea tan idiota. Pero…)

(… No se ha acabado. Todo el asunto no se ha acabado.)

La luz blanca azulada dispersándose sobre la cama hizo que Kyousuke apretara el puño.

Si puede “graduarse” con éxito, será capaz de regresar al mundo exterior.

Entonces podría ver a Ayaka otra vez y protegerla.

Entonces podría disculparse con ella.

–Así que.

(Sin importar lo que pase, debo resistir… No me importa si todos los que me rodean son asesinos, no me importa si una profesora demonio me fija como objetivo, a pesar de que me hayan metido a la cárcel sin razón, debo… salir con vida.)

 

NOTAS DEL TRADUCTOR:

(1) “Ondul” proviene de pronunciar mal “hontou” en el episodio 1 de Kamen Rider Blade (una serie de TV) que es tratada en broma como el lenguaje de los no muertos, y que se convirtió en un Meme muy famoso en Japón.

(2) En Japonés, se usa la misma palabra para “lamer” y “menospreciar a alguien”.

 

Traductor al Inglés: Anónimo (Foro Baka-Tsuki)
Traductor al Español: nahucirujano
Corrección: Sin corrección.

2 pensamientos en “Período 2 – “Brutal Contra el Suelo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: