Epílogo: El Demonio Amable

Página Anterior     *     Página Siguiente

“Ok, Raishin. Di ‘ahhhh’.”

KSwK_03_250 (converted)

Sentada a su lado, Henri estaba vestida con un clásico atuendo de maid.

En este momento, luego de pelar y cortar una manzana en otro trozos, le estaba acercando uno a la boca a Raishin.

Considerando que incluso mover su dedo era suficiente para transmitirle dolor a todo su cuerpo, Raishin estaba agradecido por su amabilidad—

Pero al mismo tiempo se sentía en conflicto.

Echando un rápido vistazo por la ventana, podía ver la parte superior de un gorro de enfermera.

Obviamente, esa era Yaya. Su silencio era aterrador, por lo que Raishin alejó la mano de Henri a un lado.

“Mira… estoy muy agradecido por querer ayudarme, pero…”

“¡Tienes que comer esto! ¡¿No quieres mejorarte pronto?!”

“Hmph, ese idiota puede seguir así, por lo mucho que me importa.”

Una fría voz provino de la sala desde el exterior.

El doctor con lentes de bordes negros— Doctor Cruel apareció desde el pasillo.

“De hecho, debería sufrir. Deberían arreglárseles todos sus huesos para que luego se les quiebren lentamente en unas horas mientras muere.”

“¡N-No diga algo como eso!”

Tomándolo en serio, Henri se acercó a Cruel, su androfobia parecía habérsele olvidado.

“¡Doctor, por favor! ¡Ayude a que Raishin se cure más rápido!”

“Jajaja, por supuesto que lo haré. Oye, eres muy linda. ¿Eres una estudiante de primer año?”

“No… yo… ¡Kyaaa!”

Envolviendo su brazo alrededor del hombro de ella, su ropa susurraba ligeramente mientras él empezaba a acariciarla. Henri se puso visiblemente pálida.

“¡¡¡¡¡Nooo!!!!! ¡¡¡¡Un hombre!!!!”

Le lanzó un puñetazo. Sin embargo, Cruel lo esquivó con la facilidad de un profesional que había experimentado esto incontables veces.

“Una chica tan linda como tú siempre será bienvenida aquí. Deberías venir a jugar más seguido. Entonces, ¿cuál es tu nombre?”

“Henriette. Ella es mi hermana, Doctor.”

Una fría voz sopló por detrás. Volteando, él vio a Charl de pie en la entrada. Sigmund estaba posado sobre su sombrero como siempre.

Una princesa había llegado, junto a su compañero dragón.

Agachando la cabeza, decepcionado, Cruel se fue de la sala.

En lugar del buen doctor, Charl se paró en frente de Raishin.

Sus ojos daban vueltas por todo el lugar, miró a las cortinas cerradas— la cama de Loki estaba detrás de ellas, entonces ella comenzó a golpetear su pie en el piso, y luego de titubear por lo que pareció una eternidad, logró soltar algunas palabras.

“Yo… Bueno… Parece que esta vez… te causé algunos problemas.”

Charl se sonrojó mientras miraba a Raishin. Él se preguntaba si ella estaba acalorada, al tiempo que sus ojos se humedecían un poco.

“No te preocupes, actué por propia voluntad. Más importante—”

Mirando a Henriette y a Charlotte, Raishin asintió para sí mismo.

“Si se paran juntas así, puedo creer realmente que son hermanas. Ambas lucen iguales.”

“¡¿A dónde miraste para determinar eso…?!”

Los hombros de Charl se crisparon. Energía mágica fluyó hacia Sigmund mientras ella empezaba a adoptar un aura de batalla.

“¿…Huh? Qué estás haciendo tan de repente— ¡oye, cálmate!”

“Ah, ya veo. Ahora lo recuerdo. Eres un pervertido amante de los pechos grandes que sólo puede juzgar el valor de una mujer por el tamaño de su pecho. ¡Un pervertido como tú debería emparejarse con ese par de ubres de allí!”

Charl giró su cabeza.

De pie allí se encontraba Frey. Parece que había llegado junto a Charl. Frey frunció el ceño, disgustada, mirando fijo a Charl.

“¿…Qué? ¿Tienes algo para decir, Frey?”

“Uu… No siempre es bueno que sean tan grandes…”

“¿Cómo puede ser malo que sean grandes?”

“Es una molestia cuando me baño… Mis brazos se cansan…”

Su pecho rebotaba mientras hacía gestos como si se estuviera bañando. Era verdad. Ya que eran grandes, significaba más superficie para bañar. Sumado al hecho de que eran pesados y seguramente agotaban a Frey.

El rostro de Charl se puso rojo bermellón. Vapor le salía de la cabeza mientras ella explotaba.

“¡¿Qué pasa con esa queja?! ¡¿Cómo puede molestarte algo así?! ¡Es fácil bañarse! Es— ¡¡¡¡Uwaaaaah!!!!”

De repente estalló en lágrimas. Aferrándose a Henri, Charl hundió su rostro en el pecho de su hermana menor.

“¿H-Hermana? Um, anímate. Está bien, a Raishin también le gustan los pechos pequeños. ¡Él es del tipo cuyo deseo carnal es exaltado por los pechos grandes y pequeños!”

“¡No digas cosas raras! ¡¿Qué clase de maniático sexual crees que soy?!”

“¿Entonces los pequeños no te gustan? Pero estaba segura…”

“¡¿De qué estabas segura?! ¡Además, en sus casos hay un problema y no es una cuestión del tamaño de los pechos, ¿ok?!”

“¡¿Cómo puedes decir algo tan cruel?! ¡Incluso me dijiste ‘no soy un extraño’!”

Instantáneamente, la temperatura de la sala cayó intensamente.

Algo parecido a un aura asesina entró desde el exterior de la ventana. Aunque no era solamente desde afuera. ¡Había dos personas dentro de la sala emitiendo el mismo aire frío y oscuro!

“Que no eres un extraño… ¡¿a qué te refieres con eso…?!”

“Raishin… eres el peor… violador.”

“¡Idiotas! ¡¿Acaso sus malentendidos no tienen límites?!”

Raishin desesperadamente intentó salvar la situación. Sin embargo, sus palabras fueron interrumpidas.

Con un agudo golpe metálico, la hoja de Cherubim estaba apuntando a su cuello.

“¿…Qué significa esto, querido vecino Loki?”

Las cortinas se abrieron violentamente, y el rostro de Loki apareció, con ojos entrecerrados.

Numerosas venas se marcaron en su frente. Claramente estaba a punto de estallar del enfado.

“Aunque sea yo el que lo diga, soy una persona tolerante, pero quiero matar a aquellas personas que interrumpen mis estudios.”

“No hice nada malo, ¿ok? No soy el que tiene la culpa aquí, ¿de acuerdo?”

“Silencio. Todo esto es por tu comportamiento ruin y porque eres demasiado liberal con las mujeres, idiota.”

“¡Tú eres el idiota! ¡¿Qué parte de todo esto me convierte en un mujeriego?!”

“Ufufu, oh, Raishin… así que eres un mujeriego… Ufufu <3”

El alféizar de la ventana estaba empezando a crujir bajo el furioso agarre de Yaya. El Demonio finalmente había despertado.

Quizás asustado por quedar involucrado, Rabi se dio vuelta y se fue un rincón de la sala. Sigmund lo siguió, aterrizando sobre la armadura de Rabi.

Estaba a punto de desatarse una masacre— pero antes de que pasara, hubo un agudo sonido de alguien golpeando sus palmas.

“Siempre que vengo aquí está todo muy animado.”

Todos voltearon hacia la voz simultáneamente, y todos se enderezaron de inmediato.

Kimberly ingresó galantemente, con una sonrisa cínica en su rostro.

“¿Disfrutando de tu popularidad con las chicas, Second Last?”

“…No usted también. No diga cosas que provocarán malentendidos.”

Una instigación de ese nivel era peligrosa, incluso aunque lo dijera en broma. Ya que involucraba su vida, Raishin estaba seriamente preocupado.

“Bueno todos están reunidos aquí, eso es más conveniente. La situación más o menos se ha aclarado, así que vine a comunicarles el decreto del director. Sean agradecidos. A pesar de que estoy muy ocupada, me tomé el tiempo de venir hasta aquí.”

Se tomó un momento de su discurso patrocinante para mirar alrededor.

“Primero, con respecto a la torre del reloj. Ya que el daño causado fue por medio de un arte mágico, restaurarla va a ser extremadamente difícil. Por eso, se construirá una nueva torre. Obviamente, esto va a costar una gran suma de dinero—”

Charl se tensó. Los labios de Kimberly se suavizaron un poco,

“El cual va a provenir de los bienes congelados de la familia Belew.”

Charl se quedó mirando en blanco. Su compañero Sigmund le murmuró,

“Significa que el gobierno va a pagarlo, Charl.”

Los bienes congelados eran fondos que Charl ya no podía disponer libremente.

“¿Eh— cómo lograron extraer dinero de allí? ¿Cómo lograron hacer eso…?”

“No conozco los detalles. De acuerdo a lo que dijo el director, parece que cierta persona rica— no preguntes quién— negoció con el gobierno Británico.”

“¿Persona rica…?”

“Su hija es estudiante en esta academia. Eso es todo lo que puedo decir.”

Raishin se preguntaba por qué esto le parecía sospechoso.

Kimberly lo ignoró mientras continuaba.

“Ahora. Creo que ya lo escucharon, pero la matrícula de Henri estaba incompleta— ya que se encontraron irregularidades, su nombre se ha borrado del registro de la escuela.”

Era una resolución estricta. Con esto Henri ya no podía permanecer en la academia—

“Por lo tanto, vendrá a trabajar a mi laboratorio. De todas maneras quería una ayudante para asistir con los quehaceres. Pueden pensar en ella como la maid de mi oficina. Esa es la razón por la que está vestida ahora de esa forma.”

Raishin recordó la ocasión en que había entrado a su oficina. Era verdad, necesitaba una ayudante.

“Vas a ser mi asistente. Obviamente, esto significa que seré la responsable de cuidarte.”

¡En otras palabras, la Asociación de Magos iba a protegerla!

“Profesora…!” “¡Muchas gracias!”

Las hermanas hicieron una profunda reverencia con emoción, transmitiendo su gratitud.

Por el otro lado, Kimberly estaba inesperadamente satisfecha consigo misma.

“No tienes que agradecerme. Para mí, que Tyrant Rex tenga una deuda conmigo no es un mal trato.”

Charl, Raishin y Loki tragaron saliva al mismo tiempo, sus rostros lucían como si hubieran tragado algo amargo.

De la manera en que terminaron las cosas… ¡Kimberly fue la única ganadora!

Loki y Charl eran estudiantes honorables que eran parte de los reconocidos Rounds. Frey estaba emergiendo como una fuerte competidora, y Raishin poseía a la autómata más fuerte del mundo.

Tener a estos cuatro en su bolsillo significa que ella era capaz de manipular el resultado de la Fiesta Vespertina.

¿Qué rayos planeaba Kimberly? Francamente, Raishin se estremeció de sólo pensarlo.

“Bueno, eso es todo lo que tenía para decir. Es hora de que los chicos descansen.”

Kimberly volteó y salió tan galantemente como había entrado a la sala.

Mirándola partir, Raishin quedó inmerso en sus pensamientos.

Este incidente no estaba totalmente resuelto aún.

Ese mayordomo— Shin había escapado, y el titiritero detrás de todo el asunto aún no había quedado expuesto.

Además, estaba el asunto de la persona que había estado observando a Henri.

Si sólo era Shin hubieran habido puntos ciegos que ocultar. No, tuvo que haber alguien dentro que fue su vigilante.

También tenía curiosidad acerca de la gran caverna bajo tierra y las intenciones de la Asociación de Magos.

Otra cosa a considerar era, tan distante como era, el asunto de Magnus.

Honestamente, Raishin se sentía intranquilo. Pero en frente de él un par de hermana se estaba riendo armoniosamente.

Sin exagerad, eso definitivamente era algo para estar alegre, pensó.

Raishin se encontró a sí mismo riéndose junto a las dos.

 

 

  1. La débil luz del sol en el oeste se filtraba, proyectando tenues sombras en la sala.

Frey se había ido a participar en la Fiesta Vespertina, y Charl se había ido a ver y explorar. Loki estaba realizándole mantenimiento a Cherubim, y de esa manera todos habían dejado la sala, dejando sólo a Yaya y Raishin.

Yaya miraba por la ventana al sol que se ocultaba, entrecerrando los ojos contra la suave brisa.

A Raishin le habían dado calmantes, y había estado perdiendo y recuperando la consciencia desde temprano.

“¿Estás despierto, Raishin?”

“…Sí.”

“Son buenas personas, ¿no?”

“…No me atrae ninguna de ellas, ¿ok?”

“Tu negativa es sospechosa…”

Sus ojos se abrieron grandes involuntariamente por el miedo. Sin embargo, Yaya negó con la cabeza.

“No es eso. Digo que eventualmente tendremos que luchar con ellos, ¿no…?”

Raishin se quedó en silencio por un momento, luego dijo “…Sí.” En voz baja.

“Sigmund y Rabi…”

Ella no terminó. Escuchar el resto podría ser doloroso para Raishin.

Ella realmente quería decir. Quería decir que eventualmente tendrán que terminar enfrentados.

“No te preocupes. Eres la autómata más fuerte del mundo.”

“…No estaba hablando de eso.”

“Me volveré más fuerte, y me convertiré en un titiritero adecuado para ti. Así que—”

El interés de ella aumentó, y volteó para ver que Raishin le estaba sonriendo dulcemente.

“—podremos salir exitosamente de este desagradable camino de sangre que estamos recorriendo.”

Había una reflexión oculta en esas palabras.

Comprendiendo el significado detrás de esas palabras, Yaya levantó sus manos, feliz.

“¡Sí!”

Tras lo cual, su humor mejoró considerablemente, y una radiante Yaya puso su mano sobre la cama de Raishin.

“Por cierto, Raishin.”

“¿Qué?”

“Acabas de decir que te convertirías en un hombre adecuado para Yaya…<3”

“¡No lo hice! ¡Estás retorciendo lo que dije a propósito!”

“Estás bien como estás ahora, Raishin. ¡Así que por favor convierte a Yaya en tu esposa ahora mismo!”

“¡Me niego! ¡Te lo suplico, déjame recuperarme en paz!”

La distancia entre ellos lentamente cambió mientras ambos forcejeaban por el espacio. Una fresca brisa sopló por la sala teñida de un tono ámbar por el sol que se ocultaba.

Y esta noche, la Fiesta Vespertina iba a comenzar otra vez—

 

Traductor al Inglés: Hayashi
Traductor al Español: nahucirujano
Corrección: Sin corrección.

Página Anterior     *     Página Siguiente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: