10. Epílogo

Página Anterior     *     Página Siguiente

Algunos días después del desafío entre el Club de investigación Moe y Clotaku Club,

Hoy era un día como cualquier otro, pasando nuestro tiempo libre después de clases en el pequeño salón dentro de la enfermería de la escuela y que lo llamábamos‘nuestro club’, haciendo lo que fuera para justificar las ‘actividades del club’.

… Pero en realidad, no estábamos haciendo nada que no hiciéramos usualmente cuando no estábamos juntos. Del otro lado del salón estaba Yeonji, acaparando el gran sofá para ella sola, dando vueltas y leyendo una novela ligera. La enfermera estaba jugando novelas visuales en su computadora, como siempre– quizás una semana antes, al menos era consciente de nuestra presencia lo suficiente como para ponerse audífonos, pero ahora, su pereza superó ese límite y tuvimos que soportar cada uno de los efectos de sonidos indecentes que venían de su computadora.

… Este lugar no podía ser más friki.

Habiendo observado a las dos manteniendo el estatus quo del club, volví mi atención a la PXP en mis manos. Cualquier esfuerzo para cambiar esta terrible atmósfera sería en vano; sólo Yeonji podría lograr algún progreso en este club al soltar su novela ligera y empezar con un ‘¡De acuerdo, hagamos algo!’

Lo que sea que pasara por la cabeza de Yeonji, siempre tenía una explosión de creatividad aterradora cuando terminaba de leer una novela ligera, lo que siempre llevaba a sugerencias para nuevas actividades del club que obviamente iban a terminar en tragedias.

De esa manera, la suma total de nuestras ‘actividades del club’ se reducía las nuevas ideas que se le ocurrían a Yeonji, y a mí evitando que sucedan en cada ocasión.

… Este no es un estilo de vida sano.

De todas formas, como se demostraba con nuestras actividades del club, debería ser obvio que el desafío de hace unos días terminó en una victoria para nosotros.

A decir verdad, no fue gracias a la ‘respuesta mágica’; en los momentos finales de ese ardiente debate, mi respuesta no terminó siendo ‘Ssuro-Giganteni-Paraskulssu– [][][]()()()’, sino ‘Ssuro-Gigan the Last Vampire’. En otras palabras, usé el nombre del juego en cambio, eliminando la respuesta mágica por el resto del juego.

Seguí con más argumentos con Yerin, quien no se encontraba en condiciones de continuar en el juego. La acosé hasta que ella misma se retiró, abandonando el juego junto a su equipo.

Fue la primera vez que gané un debate serio por mí mismo– contra una chica, especialmente.

… Bueno, supongo que Yeonji ayudó al unirse al acoso, similar a un buitre precipitándose sobre un cadáver. Su golpe final para nuestro debate fue cuando mencionó que Yerin también era una Clotaku, aunque limitada a su propia habitación.

Como Yeonji había descubierto, el cabello rubio de Yerin se debía a una peluca, y Sukyong-sunbae y su hermano trabajaban seis días a la semana. Estos dos factores, juntos, de alguna manera significaban que a Yerin le quedaban los Domingos para dejar de lado su acto de señorita, exponiendo así su yo ‘normal’…

… Lo que era completamente loco, incluso para Yeonji, así que estaba bastante seguro de que Yeonji ya se había infiltrado en la mansión Eunsung el Domingo pasado.

Yerin quedó completamente herida luego del juego, ya que todos sus secretos más profundos habían sido expuestos, y le habíamos mostrado lo equivocadas que estaban sus creencias. Estuvo llorando sin parar e incluso se olvidó de mantener su acto de señorita; no fue nada fácil contenerla hasta que dejó de llorar.

Incluso Sukyong-sunbae mostró una mirada condescendiente que decía ‘Les dije que ganaran el juego, no que la destruyeran por completo’.

En resumen, Yerin perdió la voluntad para seguir en el juego después de nuestro debate, y así fuimos capaces de mantener vivo nuestro club.

Luego de ese desafío, ella había empezado a cambiar su actitud, como mencionó la enfermera en un comentario espontáneo. Una vez, asistió a clases sin su peluca, y nadie pudo reconocerla. Huh.

El maltrato usual de Yerin hacia sus compañeros de clases también había terminado, porque ya no era más la Reina Pubtaku. Con ese tema resuelto, el director lloraba de la alegría por haber evadido por poco la ira de Eunsung.

Hubo un buen final para todos.

 

 

Cambiando de tema– luego de nuestro desafío, Yeonji fue lo sorprendente y suficientemente amable como para darme palabras de elogio. Aunque sabía que lo merecía: me arriesgué a avergonzarme hasta la muerte al hacer lo que hice en ese momento, por lo que era natural que recibiría un elogio de su parte. Mi plan era seguir con una demanda de que ella debería comprarme el almuerzo al menos una vez… pero lo que dijo luego me atrapó con la guardia baja.

“¡Pero en serio, me sorprendí mucho cuando diste ese discurso!”

“… ¿Te sorprendiste? ¿Por qué? Durante el debate, ¿acaso no estabas mirándome constantemente como si necesitaras mi ayuda? ¿Por qué te sorprende que me haya metido?”

“Nyuu–gh” Yeonji se quejó, su rostro se sonrojó. Sacudió violentamente sus brazos en frente de sí, como si eso ocultara su cara roja. Tartamudeó, “¿De-De qué estás hablando? ¡No estaba haciendo eso! ¡No seas estúpido! ¿Quién te miraría a ti? ¡Qué repugnante! ¿No eras tú el que estaba demasiado ocupado mirándome como para pensar en el juego?”

“¡¿Qué clase de tontería es esa?!”

Como se esperaba de Seo Yeonji, iba más allá del concepto de estar en un simple desacuerdo con mis palabras; lanzó toda la culpa sobre mí. Su actitud para redireccionar la culpa era siniestramente increíble.

Parece que no quería admitir que me estuvo mirando durante el juego (¿Por qué? ¡¿Cuál es el problema?!). Tosió, lo cual era obviamente una farsa, y continuó, “Ahem. D-De todas maneras, admitiré que hiciste un buen trabajo. Todos los buenos actos deben ser recompensados, incluso si se trata de un idiota que no tiene nada mejor para hacer que mirar fijamente a la presidente del club.”

“… ¿Tratas de elogiarme, o de burlarte de mí?”

¡Y si quieres recompensarme, dame algo tangible! Después de todos los almuerzos y snacks que me hiciste pagar, ¿esperas que unas pocas palabras lo compensen? Sigue soñando, Yeonji.

“¡Me sorprendió especialmente cómo usaste la historia que te conté ayer, como si tú fueras el que la escribió! No podía creer que se te hubiera ocurrido. ¡Tu actuación fue perfecta! ¡Diez de diez!”

La rareza de sus palabras me golpeó, interrumpiendo mi relajante momento para pensar varios insultos para decirle a Yeonji. Espera… ¿qué acabas de decir?

“… ¿Como si fuera el que la escribió?”

“¡Sí!” Yeonji sonrió ampliamente y asintió, “¡Casi me creí que habían abusado de ti! ¿Quizás sea por el aspecto que tienes? Nadie me creería si yo hubieran contado esa historia. Encontraste la manera de ser útil en situaciones inesperadas, ¿lo sabías?”

“No, no, no, no, no… Espera, sólo aguarda un momento…” El pánico me golpeó, y empecé a tartamudear de manera incoherente para mí mismo.

Probablemente había alguna calumnia en sus palabras, pero ignorando eso– ¿qué acaba de decir? Estaba hablando de… mi historia que le conté a Yerin, ¿cierto? Pensé que Yeonji me estaba presionando para que le revelara mi historia a Yerin, y… ¿ella penso que estaba actuando? ¿Que parecía real? ¿Qué?

“Okey, uh… Déjame preguntarte algo, sólo por si acaso.”

“¿Hmm? ¿Qué?”

“Ese post del que me contaste ayer… ¿Sabes quién lo escribió?”

“Nah.”

 

“¡¿No?!”

 

¡¿No lo sabías?!

La sangre subió a mi cabeza y mi cuello se tensó. Yeonji me miraba con curiosidad, como si yo fuera el extraño en esta conversación.

“¡No soy un Shinigami de Death N***! ¿Cómo se supone que sepa quién escribió eso en Internet? Y además borraron el post rápido, nunca tuve la oportunidad de revisar su IP. Sólo tuve tiempo suficiente para guardar el contenido.”

Yeonji maldijo bajo su aliento mientras se arrepentía audiblemente de nunca haber tenido la oportunidad de rastrear al escritor. ¡¿Estaba diciendo que quería rastrarme sólo con mi IP?! Palabras tan diabólicas no encajaban con su lindo rostro.

“… Aw, en serio…”

La vida se escapó de mi cuerpo luego del giro de los eventos de Yeonji… Aunque resultó que ese show vergonzoso que monté ayer eran enteramente mi culpa, estaba aliviado de que Yeonji todavía no era consciente de mi trágico pasado.

“… iba a… guardarlo… para mí.”

“¿Qué?”

“… Nada.” Yeonji respondió en susurros. Pensé que había escuchado sus quejidos sobre algo en voz baja. Eso no es de buena educación, Yeonji.

“Nyuu-n…” Gimió. Y, un momento después, dio un salto con los ojos centelleando, “¡Espera, casi lo olvidaba! ¡También iba a castigarte por algo!”

“¡¿Qu-?!”

Instintivamente, mi cuerpo dio un salto alejándose de Yeonji, quien ahora estaba aguantándose una sonrisa malvada. Yeonji rápidamente avanzó para acomodarse a mi movimiento, señalándome con rudeza.

“Cuando la rubia idiota cometió el error, ¿por qué no echaste a patadas del juego a esa maid con la respuesta mágica? ¡¿Te das cuenta de lo difícil que fue para mí?!”

“Yo, uh…”

El dedo de Yeonji pinchaba repetidamente mi pecho, hundiéndose en mi camiseta.

“¡E-Espera, si te refieres a eso, uh, es sólo que, sólo, pensé que no deberíamos conformarnos con poner fin al club de Yerin, sino ir más lejos y lograr que dejara de ser la Reina Pubtaku por completo! ¿No fue esa la razón por la que aumentaste el límite de tiempo en primer lugar? ¿No?”

“¿De qué demonios estás hablando? Aplastó mi grandiosa excusa con una sola respuesta, “¡Aumenté el límite de tiempo como una excusa para discutir con ella, pero nunca te dije que desperdiciaras una gran oportunidad para ganar! ¡Tuvimos suerte de que abandonara el juego por sí sola, de otra forma esa maid nos hubiera destruido! ¡Este es un crimen serio, digno de la pena capital!”

“… Claro.”

Parecían ser los códigos de Yeonji que los buenos actos merecían ser recompensados con elogios, mientras que los crímenes debían castigarse con una ejecución inmediata. Debería estar muy agradecido de que ella no haya escrito nuestras leyes.

Hice mi mejor esfuerzo para escapar de ella mencionándole que habíamos ganado de todas maneras, pero hacerla cambiar de opinión sería en vano… como siempre. Me fastidió todo el camino de regreso a casa, sin perder un solo momento para exigir que debía comprarle snacks por cada turno. En el momento en que teníamos que separarnos, insistió en que intercambiáramos nuestros números de teléfono, seguramente para molestarme todavía más.

… Todavía me dan escalofríos de sólo pensar en su gran sonrisa luego de conseguir mi número.

 

 

Al final, luego de todo lo que nos había ocurrido, pudimos continuar con nuestras vidas diarias en Clotaku Club.

Excepto por una cosa.

“De acuerdo, ahora…”

Yeonji cerró su novela ligera de una palmada. Empezó a moverse torpemente sobre el sofá en el que había estado, similar a un gato que trataba de sacar a un ratón atascado en una ratonera.

“Comenzaremos discutiendo nuestras actividades del club de hoy,” dijo Yeonji, soportando una mirada disconforme.

Eso era nuevo.

Sonó como si siempre empezáramos nuestro día en el club con discusiones, pero nunca antes lo habíamos hecho. Sin embargo, me quedé callado al respecto, ya que parecía un momento peligroso para expresar objeciones.

“Nuestro tema de discusión de hoy es–”

Yeonji cruzó los brazos y se sentó derecha en el sofá, retrasando sus próximas palabras con varias expresiones molestas distintas, y luego finalmente continuó,

 

“¡¿Por qué demonios están ellos en nuestro club?!” Gritó, señalando con enojo.

En la dirección a la que apuntaba el dedo de Yeonji estaba cierta chica rubia, viendo anime en una inmensa televisión de pantalla plana montada en la pared… y sus dos sirvientes.

En palabras simples, Yerin y su maid y su mayordomo estaban viendo anime en una televisión de 82 pulgadas.

“¡No lo entiendo! ¡No aceptaré esto! ¡Me preguntaba por qué este salón olía a perdedores resentidos, y aquí están ellos! ¡¿Qué hiciste?!”

Lo siento, fue mi culpa. ¿Cómo no iba a abrir la puerta? ¡Había un grupo de adultos que quería entrar para poder instalar una nueva televisión aquí!

“¡No puedo creerlo! ¡Abriste la puerta por una estúpida televisión! ¡El código secreto de esta semana era ‘A Certain’ to ‘Scientific Pulse Rifle’! ¿Por qué no les preguntaste la contraseña?”

“… Ya basta de contraseñas.” Me moriría antes que pasar por la vergüenza de decir ‘¡Di la contraseña si quieres entrar!’ a un grupo de extraños. “Espera, ¿por qué me estás gritando? ¡Tú también estabas muy feliz cuando viste la televisión! ¡Hasta bailaste con las manos en el aire!”

“¡¿Qu-Quién bailaba?!” Yeonji daba saltitos con enfado, gritando. “¡Estoy de acuerdo con la televisión, pero definitivamente no con esos tres! Nyuu–… ¿Es esto a lo que llaman ‘combinación’ en términos de mercadotecnia, donde meten cosas que n se venden bien entre la mercancía popular?”

“Ellos fueron los que compraron la televisión para nosotros.”

“¡Nyuu-rgh! Esos cerdos burgueses asquerosos! ¡Fascistas! ¡Enemigos de los trabajadores! ¡Quémenlos!”

Yeonji, una vez más, demostró su gran talento para redireccionar la culpa.

“Hmph… ¿Podrían bajar la voz por favor, si no les importa?” Yerin nos interrumpió mientras pausaba el programa, justo cuando yo mismo estaba a punto de detener a Yeonji. Yerin volteó y continuó, “¡Si no estuvieras tratando de parecerte a una gata en celo, quizás podría disfrutar en paz de este programa! Si tienes al menos un ápice de modales, ¿podrías cerrar la boca una vez, Señorita Seo Umji?”

“¡Es Seo Yeonji!” gritó Yeonji, “¡De todas maneras, ¿por qué estás viendo anime aquí?! ¡Esto es Clotaku Club, y yo soy la presidente! ¡Si quieren quedarse aquí, necesitan mi consentimiento por escrito! ¡Salgan de aquí, pero dejen la televisión!”

Fue descaradamente honesta sobre sus deseos.

Yerin se sentó y se relajó en respuesta, mirando de manera graciosa a Yeonji sacudir los brazos con enojo. “Oh, vaya… no sabía eso. Entonces, ¿los otros dos miembros de este club también recibieron tu consentimiento por escrito, no?”

“¡E-Ellos son los miembros de este club! ¡No lo necesitan!”

“¿En verdad? Entonces, deberíamos unirnos a este club.”

“¡No es tan simple como ‘unirse a este club’–!”

“Entonces en cambio seremos miembros de este club.”

“¡Es lo mismo!”

“… Dime, ¿qué clase de calificaciones necesito para convertirme en la presidente? ¿Cuándo será la próxima elección?”

“¡¿Ya estás pensando en ocupar mi lugar?! ¡No te lo daré a ti!”

Yeonji se desplomó con ese último grito, habiendo gastado toda la energía que estaba acumulada en su minúsculo cuerpo.

Yerin sonrió son superioridad y se recogió su cabello dorado. Explicó, “¿No dijiste que tu club es para los Otakus encubiertos de esta escuela? Entonces, no debería haber problemas si me uno, creo.”

“… ¿Una Clotaku? ¿Tú?” dijo Yeonji con voz ronca, alzando la cabeza sorprendida.

Yerin asintió lentamente y con elegancia. “Por supuesto. Mi ‘MoeIn’ llegó a su fin luego de nuestra disputa… y deseo aprender a empezar una vida social pacífica con los plebeyos de esta escuela. Por eso, ya no seré más una Pubtaku.”

“¡Pero eso no te convierte en una Clotaku!”

“Por supuesto que sí.” Yerin respondió de inmediato como si se hubiera preparado para esta clase de conversación. “No tengo ningún lugar para realizar mis hobbies, así que Clotaku Club será suficiente. ¡Una Otaku sólo en Clotaku Club– bastante claro, eso me convierte en una Clotaku!”

“¡Nyuu—gh!” Yeonji se retorció, apretando los dientes.

Luego de sonreír ante la satisfacción, Yerin volteó para darme una sonrisa agradable, “Tú me dijiste que todos los Otakus necesitan aprender cómo llevarse bien con las personas que no son Otakus, ¿no? Hice aparición aquí como una aceptación de tu consejo. Deberías sentirte honrado.”

“NI siquiera-…” ¡En realidad no me importa el honor– no lo hagas sonar como si yo fuera el que los trajo a ustedes aquí! ¡Ves, Yeonji ahora me está mirando como si fuera un traidor!

Hice mi mejor esfuerzo por evitar el contacto visual con Yerin y su pandilla. Quizás para reconocer mi esfuerzo, Yeonji decidió que ocuparse de una intrusa era más importante que lidiar con un traidor.

“¡D-De todas maneras, no puedes estar aquí! ¡Voy a parecer una Otaku si te juntas con nosotros! ¡No quiero que pase eso, nunca!”

Fue un comentario severo, teniendo en cuenta que todos éramos Otakus. Como era de esperarse, Yerin lucía afligida y su siguiente sonrisa era obviamente forzada. Gimió, “Kuh-… Ugh… ¡N-No te preocupes ni un poco, plebeya insolente! ¡Serás invisible para mí afuera de este club! ¡Estás exagerando tu posición si crees que puedes estar a mi nivel!”

“… ¿No dijiste que ibas a renunciar a actuar como una reina?” suspiré. Debió ser un falso rumor el hecho de que se estaba mostrando en su clase sin la peluca ni sus lentes de contacto; temía que hubiera empeorado.

Yerin se mofó de mi pregunta. “Sólo actuaré aquí. Me controlaré más en mis clases; no necesito ayuda de ustedes. No deberían subestimar mi habilidad para el auto-control.”

Parece decir que iba a guardar todos sus deseos y emociones dentro de ella, y después dejarlos salir todos juntos de una vez en este club… Estaba viviendo una vida cansadora.

“Bueno… Eso suena bien, ¿verdad? Si sólo vamos a vernos aquí para las actividades del club después de la escuela, no creo que haya problemas.” Sugerí, cansado de las riñas entre Yerin y Yeonji. Echar a Yerin del club no sólo tomaría más tiempo y esfuerzo, sino que la televisión también tendría que irse, lo que le atraía a mi avaricia ni a mi pereza.

“¡¿Qué acabas de decir?!”

Pero Yeonji no parecía compartir mi pensamiento. Gritó tan pronto como me puse del lado de Yerin, y empezó a vociferar y parlotear sin darme ni una oportunidad para explicar las cosas.

Y entonces la enfermera interrumpió, “… Estoy de acuerdo con lo que Injin dijo–.”

“¡¿Nyuu-t?! ¡¿Por qué dirías eso?!”

“Suena como que podría ser divertido, ¿sabes?”

¿Qué suena como que podría ser divertido? La enfermera tenía el rostro de una máscara de teatro riendo, desde que empezamos a conversar.

Con el voto de la enfermera para Yerin, Yeonji se puso enormemente triste, y Yerin ahora se estaba riendo fuerte en contraste. “Fufufu… Al final, la enfermera y ese patético plebeyo son más sabios. ¡Ahora, responde a las opiniones de tus valiosos miembros, niñita! ¡Deberías sentirte honrada de que me una a tu estúpido club! ¡Sé agradecida!”

“¡Nyuu-gh!”

Yeonji se estremeció por la angustia a un ritmo de 400Hz, pero pronto se calmó luego de mirar progresivamente a Yerin, después a mí, y por último a la televisión. Parecía haber tomado una decisión. “Phew… Bueno, como sea. Estoy segura de que estará bien… Hmph, la verdad odio decir esto, pero dejaré que te quedes en este club como una acto de bondad.”

“¡Por qué, gracias! ¡Mientras esté aquí, lo único que saldrá de este club será la victoria! Espera con ansias lo que llevaré delante de aquí en más.” Proclamó Yerin, destacándose con orgullo.

Yeonji no dijo nada en respuesta por un momento. Pronto reaccionó luego de encontrar una mejor respuesta, “Heh, de acuerdo. Por cierto, voy a juntar quinientos millones de Won cada semestre para las actividades del club, ¡así que no olvides de traerlos mañana!”

“¡Hah! Esa cantidad de dinero es un vuelto para m–… ¡Espera, ¿acabas de decir quinientos millones?!”

“Cada miembros en este club pagará por él, así que es justo. ¡Una ejecución es lo único que les espera a aquellos que no paguen! Por supuesto, yo también pagaré.”

“¡¿Qué actividades del club vas a hacer con dos billones y medio de Won?! ¡¿Vas a tratar de fundar una compañía editorial?!”

“¿Huh? Oh, no, sólo juntaré quinientos millones veinticuatro mil Won en total.”

“¡Yo sola estaría contribuyendo casi todo! ¡¿El resto sólo pondrá veinticuatro mil?! ¡¿De dónde salió este desbalance?!”

“Querida Cliente, nuestra política ha cambiado desde el día de hoy, y por este medio cobramos cuotas basadas en sus ingresos anuales-”

“¡¿Impuesto progresivo?! ¡¿En verdad crees que tengo ingresos personales?! ¡Cállate!”

“Gee, ¿por qué no te vas del club si eso es una problema?”

“¡E-Espera, algo se siente distinto sobre ti otra vez! Juro que estuviste así antes…”

“Kukuku… Heh heh heh…”

“¡Kyaaaa–! ¡N-No te acerques más! E-Espera, tú, el plebeyo de ahí, ¿por qué no le atas una correa a esta bestia peligrosa? ¡Kyaa–!”

Clotaku_Club_v01_b8 (converted)

… Y así,

Luego de aceptar de la nada a los tres miembros nuevos, nuestro club creció y albergaba a cinco estudiantes.

Ahora teníamos las personas suficientes para cumplir con los requisitos para iniciar un club escolar oficial, y con Eun Yerin de nuestro lado, podríamos hacerlo cuando quisiéramos.

Si de verdad, de verdad quisiéramos, también podríamos apoderarnos de la oficina del director como mencionó Yeonji (aunque sería algo así como el fin del mundo para el director, quien ahora está suspirando del alivio porque Yerin ya no era más una crisis que amenazaba su trabajo).

Aunque a estas alturas ya no creo que Yeonji lo quiera.

Aun sin solicitar que este club sea oficial, teníamos un salón del club, una supervisora, una gran fuerte de financiamiento, y básicamente todo lo que podríamos llegar a necesitar. Logramos el Paraíso Otaku; ¿qué más podríamos pedir?

Y lo más importante de todo…

Nuestro club es el club para los Otakus encubiertos — somos Clotaku Club.




Raw: Imoutolicious
Traductor al Inglés:
Narane
Editor al Inglés: Madtix
Traductor al Español: nahucirujano
Corrección: Sin corrección

Página Anterior     *     Página Siguiente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: