Capítulo 13 – El Ermitaño de Verano

Encendí un incienso repelente de mosquitos. Un hilo de humo gradualmente ascendía, y volaba por el living húmedo.

“Mmmah. Es muy aromático. ¡Menma piensa que el aroma del incienso repelente de mosquitos es el mejor aroma del mundo!”

Menma estaba anormalmente emocionada cuando volví a casa. Era obvio que estaba fingiendo estar alegre, por lo que mi mirada se tensó bajo la acción de mi subconsciente.

Quizás, Menma estaba muy consciente de mi mirada. No tengo por qué reprocharle esto, pero aun así habló en voz alta sobre las cosas sucedidas hoy.

“Ah… ah. Menma quiere ver a Menma. ¡Qué mal!”

“…”

“¿Menma Luigi usaría el mismo vestido verde? Ah, pero Menma no tiene ninguno rojo.” (1)

Todos creían en la presencia de Menma.

Como había imaginado, todos cambiaron sus caras y no hablaron después de eso. Se fueron sin decir una palabra sobre Menma. Parece que al menos creyeron en lo que dije, como Hisakawa.

“¿Menma Luigi sería más alta que Menma Mario?”

De hecho ella me hizo perder los estribos primero. No tenía remedio.

Podía ver a Menma y conversar con ella. Esa era la razón por la que pude aceptar su presencia. Pero aunque dijera que Menma estaba allí, quizás ellos, que no podían ver espíritus, se imaginarían a Menma como un zombie que desechaba pedazos de carne sin cesar.

Ella dibujó ‘infinito’ en el aire. En ese momento, la Menma que conocieron no era su mejor amiga, no era la Menma de sus recuerdos.

Era un espíritu.

“Si Menma Luigi es una belleza, ¿entonces Jintan pensaría que Menma Luigi es mejor?”

Si la consideraban un espíritu— considerarla como algo de manera tendenciosa— preferiría que pensaran en Menma sólo como mi alucinación.

Sí, yo odiaba el hecho de que fuera etiquetada con otro nombre.

Odiaba que la etiquetaran con otro nombre que no fuera Menma.

“Oye, ¿Jintan?”

“¿Ah… eh? ¿Qué?”

“¡No estás escuchando lo que estoy diciendo! Hmph. Te estoy diciendo que… Menma Mario…”

“… Menma, déjame preguntarte algo.”

“¡Ah! ¡Me estás haciendo preguntas de nuevo! ¡Ni siquiera me contestaste lo que te dije!”

“¿Por qué… debería disculparme?”

“!”

Fu. Menma agachó la cabeza.

Pensó en ello con la cabeza gacha por un momento, luego lentamente, poco a poco, respondió con una voz suave como desenvolviendo un paquete.

“Es mejor que Menma esté aislada.”

“Eh…”

¿Que esté aislada?

“Cuando volví a casa, Mamá le dio a Menma… puso un plato de curry en el santuario de Menma.”

“Ah…”

El rostro de Menma palideció.

Menma había vuelto a casa. Eso no era nada inconcebible. ¿Pero por qué estaba diciendo eso con un tono así y una expresión tan lamentable como esa?

“Mamá dijo que Menma es un poco estúpida, por lo que podría regresar a casa. Que Mamá actúe así seguramente ponga triste a Papá, Satoshi, y a los demás.

Menma dijo mientras presionaba las palmas en las rodillas, haciendo su mejor esfuerzo para tratar de frenar las lágrimas que se derramaban de sus ojos.

¿Por qué hice una pregunta tan cruel? Quise cambiar de tema de inmediato, pero sabía que tenía que escuchar a Menma al verla tratando de entretejer palabras mientras temblaba.

“Así que, Menma cree que quizás es mejor dejar que todos sientan que Menma ya falleció y que volvió al cielo.”

“…”

“Porque nadie puede ver a Menma. Entonces, Menma cree que es mejor que esté aislada.”

Ahah… suspiré.

Ella siempre era así. Decía palabras de tontos, hacía cosas de idiotas, y aun así su comportamiento siempre estaba envuelto de su preocupación por los que la rodean.

Observó como se sentían y se veían los demás, aun cuando se convertía en la payasa.

“Como resultado, hice eso descuidadamente. Les dije a todos que estaba aquí. Encendí la vara. Si no los dejaba verlo cuando no deberían… todo seguramente hubiera…”

Lágrimas empezaron a derramarse fuera de control de los ojos de Menma.

Pero, Menma, ¿no te estás comportando de manera extraña? Ya que…

“No puedes aislarte.”

“Jintan…”

“Porque todavía puedo verte. Yo ya creía en tu presencia, no puedo creer más.”

“¡Ah!”

Menma me vio como mirando algo peculiar, como un espíritu, mirándome perdidamente.

“Estoy muy feliz,” Menma murmuró con una voz sorprendida.

“Voy a apagar la luz.”

“Okey. ¡Buenas noches!”

Menma durmió en la cama, y por eso tuve que dormir en el sofá. Elegí otra pose para dormir hoy— me dolía la cintura.

La única luz en la habitación era la luz de la luna que traspasaba las cortinas. La luz de la luna suave y rápidamente cayó sobre los blancos hombros de Menma.

¿La luz de la luna era tan brillante?

Mi vida actual consistía básicamente en jugar videojuegos hasta quedarme dormido… todos los días. Las luces en la casa siempre estaban prendidas. No las apagaba ni siquiera en los días en que no eran necesarias.

La luz fluorescente siempre relucía sobre el oscuro yo, pero ahora…

El brillo natural y suave cubría a Menma…

“Jintan.”

“¿Eh…?”

Yaciendo de costado, Menma me habló dándome la espalda.

“¿Puedo preguntarte algo?”

“¿Qué es? Ahah. ¿Lo que tienes que preguntar, Menma Mario?”

“La escuela. ¿No estás yendo a la escuela por Menma?”

“:..”

Tan suave fue el sonido que estuvo a punto de desaparecer. ¿Qué fue eso?

“¿Estás consciente de lo que Matsuyuki dijo?”

Matsuyuki dijo que yo no iba a la escuela por la ausencia de Menma, pero no tenía la energía para molestarme por cada palabra que él dijera luego de haberme dicho tantas cosas malas.

“Sí. Pero… pero esto no es por ti.”

No sabía cuál era la razón.

Menma se fue. Mamá se fue. Reprobé mis exámenes. Había muchas razones para negarme a ir a la escuela, pero…

“… Es porque odio que me molesten. Eso es todo.”

“Sí. Oh…”

Menma se dio vuelta, la sábana se enroscó en su pierna. Me miró con sus ojos brillando con un destello travieso.

“Ah. Quizás, ¿este es el deseo de Menma? ¡Esperar a que Jintan pueda volver a la escuela!” Dijo en un tono juguetón.

“Ya te lo dije. Estás aprovechándote de tu deseo para inventar razones.”

“Hehe…”

Menma tenía una sonrisa brillante que era obviamente fingida.

Hablé como queriendo encontrar otra oportunidad de evitar mencionar las cosas que sucedieron en la escuela…

“Bueno entonces. ¡Buenas noches en serio!”

“Sí. Buenas noches.”

Luego de un momento, los patrones de respiración de Menma se volvieron regulares y largos.

Un montón de cosas habían cambiado mientras Menma no estuvo aquí.

Mi edad, mi peso eran diferentes de aquel entonces.

La amistad de los Super Peace Busters también era distinta. Pero sería grandioso sí tan sólo un poco… no, sería grandioso si pudiéramos ser tan cercanos como antes.

“Eheh. Jinta-kun. ¿Qué sucede?”

El living estaba lleno de aire mañanero. A esta hora, raramente me levantaba antes de que Papá se fuera a trabajar… e incluso tenía puesto mi uniforme de la preparatoria. Papá me miró mientras yo bajaba las escaleras.

“No. Nada. Nada especial.”

“No. Nada.”

Papá repitió lo que dije como un loro haciendo mímica de las palabras de otra persona. Aunque él fingía que nada había pasado, aparentaba estar nervioso.

“¿H-Has tomado el desayuno?”

“No.”

“¿En verdad? Ya veo, come algo. Oh, hay algo de leche.”

“Okey…”

Fui directamente al lavabo y puse abundante pasta dental en mi cepillo de dientes. Después de todo, quería usar alguna clase de estímulo para escapar de cosas que habían sucedido en el pasado.

Pude ver que Papá estaba frente al espejo preparándose para ir a trabajar. Ciertamente estaba preocupado, me espiaba ocasionalmente, y luego apartaba los ojos cuando se encontraban con los míos en el espejo.

“Pat.”

Escupí la saliva con gusto a menta de mi boca.

Iba a ir a la escuela, y aun así Papá no parecía contento por ello.

Habiendo visto la respuesta de Papá, estaba seguro de que le di demasiados problemas. En aquel momento, cuando dije que no quería ir a la escuela, debió haberse quedado muy perplejo…

“¡Wuaghh!”

De repente, Menma estaba arrodillada junto a mis pies.

“Eh. ¿Jinta-kun?”

“Ah… No. Nada.”

“¿Otra vez? ¡Eres un alien del planeta No-Nada!”

Aprovechándose del hecho de que Papá no podía oírla, Menma me habló en voz alta como siempre. Solo pude responder suavemente, “Te despertaste temprano…”

“Menma estaba bromeando.”

“¿Heh?”

Bromeando— Menma me miró y dijo severamente esta palabra inapropiada.

“Menma estaba bromeando ayer sobre el deseo de que Jintan fuera a la escuela.”

“Eh…”

“Está bien si no vas. No te sobreexijas demasiado.”

Como a punto de llorar, pero tratando de provocarme… Suspiro. Ya estoy harto de ella.

“Idiota.”

Golpeé ligeramente a Menma en la frente desde un ángulo en el que Papá no podía ver.

“¡Ah!”

“Creo que es hora de ir a la escuela. Es lo mismo que no ir a la escuela: no hay una razón en particular.”

“Jintan…”

Definitivamente cumpliré el deseo de Menma.

Por supuesto, no pensaba que el deseo de Menma era que yo fuera a la escuela. Después de todo, esto no tiene nada que ver con ‘todos’.

Pero, sino hago algo, me pondré inquieto e impaciente.

Quería ser más como el yo de aquel entonces. Eso era.

El sonido de los zumbidos largos, desagradables y molestos de las cigarras se mezclaba con las risas perturbadoras y estúpidas de unos tipos. En ese grupo, las voces de esos tipos eran ventajosas.

El camino a la escuela era muy corto. Ahogué un grito de la sorpresa. Por supuesto, esto no era tan sorprendente. Después de todo, las veces en que había ido a la escuela más allá de las pocas ocasiones por los exámenes, eran muy escasas.

No quería ir realmente. Conforme más lo pensaba, más rápido avanzaba.

Mi cuello ardía bajo el sol tan tensamente que dolía. Ahah. Mi sudor goteaba.

Todos los rostros de los estudiantes que pasaban parecían conocidos para mí, aun así sentía que nunca los había visto. Reconocer personas por sus caras no era muy útil. Cierto. ¿No sería mejor que no los reconociera mientras entraba a la escuela? Déjenme tomar estos ruidos como sonidos sin sentido.

Me detuve inconscientemente mientras trataba de reconocer las caras de los demás.

“… Calor. Hace calor. Mucho calor…”

Repetía lo mismo una y otra vez.

Estaba destinado a ser considerado como un tipo raro, alguien que hablaba consigo mismo. Sin embargo, no podía evitarse. Si no digo nada, la información que invadía mis orejas sería demasiada para manejarla.

“Oh, mira. ¿No es Yadomi?”

“!!”

Destacándose entre esos sonidos sin sentido estaba una mujer de edad mediana con el cuello lleno de grasa.

No pude evitar voltearme, al ver a dos mujeres que parecía conocer pero al mismo tiempo no.

“Viniste a la escuela. ¡Bravo! ¡Bravo!”

Quizás fue porque las miré directamente, que sus difusos rostros se aclararon. Pude reconocer a una de ellas, estudiaba en la clase contigua cuando todavía estaba en secundaria.

Ya deben ser amigas de Anjo. Pero, ¿no se veían tan bronceadas antes, no? ¿Por qué demonios se broncearon? Parecía el color de la carne de cerdo asada.

“¿Uh? No te ves muy bien, ¿verdad?”

“…”

La miré de muy malhumor. Deja de hablarme, intenté inferirle.

La carne de cerdo asada parecía dar un paso atrás, pero…

“Tranquilo. Tranquilo. A nadie le importaría que no vinieras todo un semestre, o debería decir, que a nadie le importa Yadomi.”

“¡Ahahaha!”

Una voz incluso más alta se oyó.

¿Qué demonios están haciendo? Esta carne de cerdo y esa doña nadie— ¿qué están tramando? ¿Quieren burlarse de mí? O acaso ellas…

“¡¿Buenas…?!”

“Ah. Viniste. Naruko.”

“¡Yadomi!”

Oh, cielos, Anjo llegó en el peor momento. Me miró; mi respiración se atascó.

No pude imaginar que esto pasaría luego de esa vez que estuvimos juntos ayer. Incluso recuerdo haberla tomado de la muñeca.

“Pero, a decir verdad, ¿no es magnificente el poder del amor? ¡Fue todo gracias a que fuiste a su casa a llevarle la tarea!”

“¡¿Qué?!”

“¡Qué ardiente! ¡¡Es un amor ardiente!!”

La chica carne de cerdo y la don nadie vociferaron todo el santo día. Nerviosa, Anjo dijo, “¡Basta! Quién querría a esta clase de persona… ¡ah!”

Destellando sus ojos, Anjo miró a ‘esta clase de persona’, yo. Yo, esta clase de persona, debió tener los labios temblando sin parar… soy un inútil.

Pero, no planeo ser un inútil para siempre.

“Mucho calor. Por eso fue…”

“¿Eh?”

Giré mi mente con rapidez. Giraba mi mente para encontrar las palabras correctas para destruirlas.

“Fue todo por el calor que me estaba sofocando. No tenía el menor de los entusiasmos para venir a un lugar como este… ¡zoológico estúpido!”

Lo arruiné.

“¡Ahaha! ¡Te mordiste la lengua!”

“¡Este tipo se mordió la lengua mientras trataba de actuar cool!”

Mi rostro se sonrojó, y mis orejas ardieron.

“Ah… ¡¡Yadomi!!”

Escapé. ¿Por qué siempre escapaba de los asuntos?

Hacía mucho calor. Mis orejas ardían del calor. Los sonidos de las risas me perseguían.

Pero, no había sonidos de parte de Anjo entre esas carcajadas, aunque no tenía sentido haber notado eso.

Lo que sea que eso significara, no tenía compañeros aquí.

“… Suspiro.”

Me incliné sobre un largo banco en el parque, sobre su áspera superficie de madera. Un follaje verde denso se extendió en frente y sobre mi cabeza.

Solía jugar en este parque, aunque no había muchos juegos, convirtiéndolo en un parque aburrido para los niños. Era un lugar donde los ancianos jugarían cróquet.

Era palo que parecía un palo de madera pero más grueso. Todos queríamos tomarlo y jugar con él.

Como resultado, los viejos nos decían que era un deporte sólo para ancianos. Pataleando y deseando, Menma dijo, “¡Espero convertirme en vieja rápido!”

“Menma… no fui a la escuela.”

Murmuré para mí mismo de mala gana.

Cuando era pequeño, si alguien no iba a la escuela, pensaba que no habría problemas si los normales seguían viniendo. Sin embargo, la verdad no era así de simple. Durante mi medio año de postergación de estudios, mi cuerpo se acostumbró a estar solo, incapaz de lidiar con la mirada de los demás…

“Está bien si no vas. No te sobreexijas demasiado.”

“…”

Maldición.

Siento como si Menma hubiera visto a través de mis pensamientos y sentimientos. Quizás había adivinado a medias el hecho de que no iba a ir a la escuela y que correría hacia aquí.

No podía transformarme en el yo de aquel entonces… Menma ya lo sabía.

“…”

Nunca admitiría algo así.

Yo también podía adivinar el comportamiento de Menma. Si volvía a casa ahora, definitivamente saldría a recibirme con una sonrisa impresa en su rostro.

Aunque no fuera a la escuela, Menma no tendría nada que decir al respecto. Era ese tipo de persona que llanamente lo aceptaría.

“… No podría regresar a casa.”

Mi sudor goteó de mi nariz. Ya era Septiembre, y aun así el final del verano se veía como una fecha muy lejana e impredecible… Lamí el sudor que había llegado a la esquina de mi boca, percibiendo un gusto salado.

La sombra fresca bajo los árboles me salvó. Alcé la cabeza— la base secreta estaba envuelta de la atmósfera de los últimos momentos del verano.

Hacía tanto calor afuera, pero la luz del sol que caía sobre la repisa de la base secreta mantenía extrañamente un sabor a Septiembre. Siempre sentí que eso era un poco desconcertante.

Había venido aquí.

La mayoría de las cosas que sucedieron en la reunión de los Super Peace Busters eran malas, pero por el lado bueno, me ayudó a encontrar un lugar al que ir además de mi casa.

“… ¿Huh?”

Empujé la puerta, y la abrí directamente.

¿No estaba cerrada con llave? Hisakawa, eres muy descuidado. ¿Acaso no vives aquí? Si fueran a robarse algo… Ah, no había nada que robar aquí.

“Oye. ¿Hisakawa?”

Habiendo recibido el destello de la fuerte luz de Septiembre, miré adentro de la habitación otra vez, y todo lo que pude ver fue oscuridad. Suficiente de tanta palabrería. Déjenme entrar antes de hacer lo que sea…

“… ¡¡Wuagh!!”

Había algo envuelto en una manta cerca de la puerta. Bajo ella estaba Hisakawa.

“… Yo, Jintan.”

Era una voz alicaída y lenta que no sonaba como solía hacerlo Hisakawa. Sus ojos estaban rojos.

“¿Está aquí… Menma? Aquí.”

“N-No. No vino hoy. ¿Qué te pasó?”

“Oh.”

El clima estaba muy caluroso, y aun así Hisakawa tenía que envolverse con una manta mientras se arrastraba. Sus pantalones se habían soltado.

“Qué noche emocionante.”

“¿Ah? Sí…”

“Yo… creo en la presencia de Menma,” Hisakawa dijo mientras se rascaba el trasero; sus ojos se veían un poco fríos.

“Pero, yendo a la raíz de la cuestión, eso fue porque creemos en ti, Jintan. Si crees que Menma está ahí, nosotros también creeremos que Menma está ahí. Así es como funciona.”

¿Así es como funciona?

“Pero… cómo debería decirlo… um…”

Hisakawa volvió a rascarse el trasero, quizás no podía pensar en nada más que hacer. Al menos, realizó otra acción.

“¡Hmph! ¡Fufu!”

Tomó un pañuelo de papel del rollo en el borde de la mesa, se limpió los mocos, y deliberadamente agregó un efecto de sonido con la boca.

Luego, me miró con una sensación que parecía más fresca.

“Ciertamente. Jintan es especial para Menma.”

“!”

Sentí que mi rostro ardía.

Especial— que comentario tan dulce. Además, no era mi propio pensamiento egoísta sino el calificativo de alguien más me dio. Era especial para Menma.

“¿D-De qué estás hablando? No es para nada así.,” negué en una voz alta de manera indescifrable.

“Pero, si ese no fuera el caso, ¿por qué sólo tú puedes verla?”

“Eso tampoco lo sé…”

“¡No seas modesto! ¡Eres especial!”

“¡Wuaghh!”

Abruptamente, descubrí que Tsurumi estaba parada detrás de mí.

“¡Tsurumi! Déjame decirte. ¡Ayer a la noche, tú…!”

“¿Ayer a la noche?”

“No. Nada…”

Tsurumi no respondió sino que le dio una bolsa de papel a Hisakawa. Era esa clase de bolsa colorida, a cuadros y moderna que sólo puedes encontrar en las tiendas de las grandes ciudades.

“Compré esto: una jarra. Estábamos en medio de una BBQ, me sorprendió ver que había pocos utensilios aquí.”

“¿Eh? ¿Puedo… eh? ¿Qué es esto? ¿No es una cafetera?”

“Es una que solíamos usar. Mi Mamá compró una nueva con los fondos de caridad… así que esta es la vieja.”

“¡Wuagh! ¡Gracias! Es grandiosa. ¡¿Eres una de los nobles, Tsurumi?!”

Las cejas de Hisakawa volvieron a su posición original. O debería decir, que llegaron a un lugar incluso más bajo que la posición regular. Hablando sobre la búsqueda de personas ofreciéndoles primero algunos beneficios. Era un tipo demasiado fácil de interpretar.

“Hoy Matsuyuki no vino a la escuela. Parece que va a tener una batalla larga, así que creo que las bebidas son necesarias.”

Tsurumi entrecerró ligeramente los ojos. ¿Qué quiso decir con batalla larga?

“¡Ohehehehe! Tomemos un rico café, ¿sí?”

Antes de tener la oportunidad de preguntarle qué quiso decir a Tsurumi, Hisakawa ya había llenado con alegría la cafetera.

Tsurumi se sentó cómodamente en le viejo sofá como si fuera su hogar; luego movió los ojos para encontrarse con los míos.

“¿Menma está a cargo de cuidar tu casa hoy?”

“¡¿Tú también lo crees?!”

“No lo sé. Sin embargo, considérenme una escéptica.”

En este momento, Hisakawa se unió a nuestra conversación con un tono quisquilloso mientras batallaba con la cafetera. Parecía que había oído lo que estuvimos diciendo.

“Qué. ¿No dijiste que fue una alucinación masiva?”

“No me importa.”

“¿Heh?”

“A mí también me dolió.”

Tsurumi murmuró una respuesta completamente irrelevante a la pregunta de Hisakawa.

 

NOTAS DEL TRADUCTOR

(1) Referencia a Luigi de Super Mario Bros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: