3. La Reunión para la Operación: Toma de Poder del Salón del Club

Y otra vez, al siguiente día;

Después de clases, fui recibido por la familiar niñita agachada en la puerta de mi casa.

“Así que, ¿Por qué siempre te sientas ahí?”

Podría esperarme en frente de la entrada de la escuela y reunirse conmigo desde ahí; qué chica más extraña.

Su respuesta a mi pregunta fue,

“Hmph, si alguien me ve caminando contigo, puede que lo malinterpreten.”

Qué considerado de su parte decir eso.

Sin embargo, a pesar de su naturaleza interna retorcida, ella era innegablemente linda. Si alguien que me conoce me viera acompañándola, es muy probable que termine como un malentendido…

… Pero eso sólo era una mentira que yo quería creer.

“… Tenemos que llegar ahí despacio, creo–”

Parece que Yeonji murmuró algo. No tuve la oportunidad de descifrar sus murmullos mientras me recuperaba de la leve grieta en mi ego. ¡Perdón!

“¡D-De todas maneras, no habrá problemas si llegas más temprano! Abre la maldita puerta.”

“… Ok.”

Desearía saber cómo puede reunir tan fácilmente el coraje para exigirles a los demás que la dejen entrar a sus casas. Acepté de mala gana y abrí la puerta.

Ante la segunda intromisión de Yeonji, Mamá reaccionó como temí.

“¡Oh, Dios mío, hola otra vez! Bienvenida, bienvenida. Tienes que cenar con nosotros hoy. Te llevaré a tu casa~~.”

“……”

Sentí un dolor de cabeza punzante.

Será mejor crear rápido ese maldito Clotaku Club o lo que sea, y lograr que Yeonji no vuelva más aquí.

Mientras me prometía eso, lo que complacería enormemente a Yeonji si lo supiera, encerré a Mamá en su habitación y me reuní con Yeonji en la mía.

“Oye, prende la computadora.”

Yeonji me ordenó tan pronto como entró a la habitación. Como un noble pervertido exigiendo ‘¡Quítate la ropa y acuéstate, esclavo!’, su tono era autoritario pero natural.

Como dato relevante, había una sola silla en mi cuarto. Después de encender la computadora, me relajé en mi cama y sólo podía observar vagamente sus acciones desde lejos.

El proceso de inicio terminó y el wallpaper del escritorio (era la imagen por defecto; la cambié ayer) apareció.

“Hmph.”

Aparentemente descontenta con los médanos verdes bajo el cielo azul de mi escritorio, se burló. ¿Qué tiene de malo?

“Bien.”

A continuación de esa respuesta corta, Yeonji posó su pequeña mano en el mouse e hizo doble click en el ícono de ‘MiPc’. Entonces entró al menú de ‘Propiedades’ de mis unidades de disco, eligió la de mayor tamaño, y empezó a buscar archivos ‘.avi’.

Whoa.

Claro, ya veía venir esto a un kilómetro de distancia… pero lo hizo estando yo detrás de ella, mirando cada uno de sus movimientos. ¡Qué chica más escalofriante!

Aunque su ‘búsqueda de videos inofensivos’ de ayer estaba grabada claramente en mi memoria…. ¡debió haberme tomado por idiota al pensar que cometería el error de dejar allí archivos incriminatorios luego de decirme que usaría mi computadora hoy!

Esos videos inofensivos que estás buscando fueron… ¡heh, fueron transferidos a mi disco duro externo! ¡Buena suerte encontrándolos!

“……”

… Sin embargo, me di cuenta de algo terrible sobre mí mismo cuando vi el tamaño total de los archivos que transferí.

La miré fijamente con un sentimiento confuso entre ansiedad y confianza. Mientras tanto, Yeonji inició múltiples búsquedas al mismo tiempo con una variedad de funciones de búsqueda avanzadas.

De .avi, pasó a la búsqueda de archivos .mp-, wmv, .flv, .asf, y como no hubo resultados, siguió con .zip, .jpg, .gif, .bmp, y finalmente .txt.

Por supuesto, no pudo encontrar nada que fuera importante. Ya busqué yo mismo en caso de que me haya olvidado de algún archivo.

Quería soltar una risa burlona; me resistí a mitad de camino ante el peligro de las posibles patadas. De todas formas, Dios bendiga a Korea del Sur, la tierra de Internet.

“¡Nyuu……! ¡¿Por qué no están aquí……?!”

Luego de sus elaborados pero improductivos intentos, Yeonji dejó escapar un sonido como el de un gatito que recibió una lata de alimento para gatos cerrada.

¿Y a qué te refieres con, ‘por qué no están aquí’? ¿Por qué es tan importante que los encuentres?
Antes de que pudiera pedirle que se detenga con las búsquedas sin sentido, hizo un puchero y empezó a tipear palabras distintas.

[Diecisiete]

“¡¿……?!”

[Estudiante][Sexy][Joven][Asiática][Hardcore][Legal][Secuestro][Semental][Avatar][Transformers]—

Las palabras aparecían tan rápido como la nueva ventana de búsqueda se abría.

… ¡¿Qué demonios están haciendo Avatar y Transformers ahí, de hecho, por qué estás buscando esas palabras?!

“Oye, ¡¿qué estás haciendo?!”

Rompiendo mi aturdimiento, me precipité para prevenir la aparición de cualquier palabra clave peligrosa. Mi decisión en el pasado de comprar dispositivos de entrada inalámbricos relució en ese momento, mientras levanté el mouse y el teclado por encima de mi cabeza y Yeonji fue fácilmente retenida.

“¡Ah, déjalo, idiota! ¡Dámelo!”

 Clotaku_Club_v01_b4_v2

¡¿Tú lo devolverías si estuvieras en mi lugar?!

Ignoré a Yeonji mientras saltaba con insistencia tratando de alcanzar el mouse y el teclado, y miré al monitor. La última ventana de búsqueda tenía algunas letras que terminaban en ‘Pen’.

… ¿Qué ibas a buscar, Peninsula Campaign?

“¡Dije que me lo des, idiota, tonto, pervertido!”

¡Claramente tú eres la pervertida aquí!

No podía seguir manteniendo los dispositivos lejos de ella ya que empezó a patearme; Yeonji se dio cuenta de que no podía saltar lo suficientemente alto para llegar a mi altura. Llamé su atención con el teclado como anzuelo, y le di un ligero golpe en la cabeza.

“Cálmate, Seo Yeonji.”

“¡Ow!”

Yeonji se congeló en su lugar como si hubiera presionado su botón de apagado. Permaneció allí con los ojos abiertos de par en par mientras suspiré y le hablé.

“No vas a encontrar nada. Empecemos la reunión de una vez.”

“¡Nyuu–t!”

Mírala, refunfuñando de esa manera.

En serio, ¿por qué quieres ver tanto esos archivos? Búscalos en Internet en tu propio cuarto.

… Pero eso no era algo que le diría a una chica. Mientras Yeonji siseaba y crispaba su pelaje y cola imaginarios, hice una especie de confesión.

“Si lo piensas de manera sensata, no tengo razones para querer mostrarle esas cosas a una chica. Ya las saqué, así que es lógico que no encuentres nada. Déjalo ya.”

“Qué-.”

Yeonji se estremeció ante mi comentario.

“… ¿Así son las cosas?”

“Sí.”

No tenía idea de qué, pero repliqué positivamente de todas maneras y asentí apropiadamente. Yeonji apartó la vista con frialdad y jugueteó con sus dedos.

“¿Así… así son las cosas? Fueron borrados, porque soy una chica, por eso no están ahí…”

“Uh… sí, así es.”

¿Ahora te diste cuenta de que eres una chica?

Y justo en ese momento me di cuenta de que acababa de confesar, ‘Ayer, esta computadora estaba REPLETA de cosas sucias’. Mi cara se puso roja.

En retrospectiva, me di cuenta de que no era lo más óptimo para decir. Sigo cavando mi propia tumba.

“Ok… hmph, pero quería saber qué tipo de cosas miras…”

Yeonji murmuró para sí misma mientras estaba ocupado luchando en mi interior con el hecho de que la situación no era muy distinta a que todos esos archivos hubieran sido descubiertos.

La atmósfera en el cuarto se volvió austera y seria gracias a mi impresionante confesión. Ambos nos quedamos sin palabras.

Entonces Yeonji levantó su rostro y gritó,

“¡Ok!”

Whoa, bueno.

“Entonces empecemos con la reunión.”

Para mi sorpresa, Yeonji me quitó el mouse y el teclado de las manos y cerró las numerosas ventanas de búsqueda. Lucía extrañamente motivada.

¡No sé qué pasó, pero supongo que esquivé la bala! Dejé escapar un silencioso suspiro de alivio.

Yeonji abrió el navegador e ingresó a la página de nuestra escuela.

Ya pasó un mes desde el comienzo del semestre, pero esta era la primera vez que veía la página. Tratándose de la página de la grandiosa Preparatoria Eunsung, el sitio estaba mucho más organizado que un sitio comercial común, y el contador de visitas era increíblemente alto. ¿Cómo podía haber tantos visitantes?

“¿Por qué visitamos esta página?”

“Sólo cállate y mira.”

Respondió, navegando entre las distintas secciones de la página. Siguió hablando visiblemente de buen humor.

“¿Recuerdas que el nombre de la operación de hoy es ‘Toma de Poder del Salón del Club’?”

“Lo sé. Quería preguntarte, ¿necesariamente tiene que ser una ‘toma del poder’? ¿No hay otras maneras?”

Yeonji sentenció mi pregunta con una respuesta rápida.

“Dios, eres molesto. Ahora que decidimos que nuestro club será ilegal, es obvio que conseguiremos nuestro salón del club ilegalmente. ¡No le pediremos ayuda a nadie; les quitaremos la ayuda de las manos por la fuerza! ¿Ves, eso no motiva tu espíritu de lucha?

Era un misterio si existía un límite en cuanto al número de reglas que iba a romper… Debería decir que ella tenía un espíritu de lucha más grande que el Gobierno Provisional de Korea en Shanghai en la década de 1930.

“Pero incluso si conseguimos un salón con nuestras propias fuerzas…”

Luché para entender qué quiso decir con ‘nuestras fuerzas’. ¿Ibas a tomar un bate de baseball y a amenazar al asesor de algún club con él?

“Hmph, no vamos a usar un método británico y simple. Ilegal, pero aún bajo el radar, creando un plan perfecto que no pueda fallar es la única manera de ganar.”

Yeonji anunció su villano plan con una sonrisa infantil.

“Huh, ¿tienes algo en mente?”

“Por supuesto.”

Todavía dando vueltas en el sitio web, Yeonji respondió.

“Primero atacaremos el Club del Libro.”

“¡¿Qué estás diciendo?!”

¡No estaba debajo del radar y no estaba planeado! Y además…

“¡Nuestra escuela ni siquiera tiene un Club del Libro! ¿A dónde vas a atacar?”

“Tenemos uno: es ese en el que todos los estudiantes de último año se graduaron, entonces quedó una chica sola leyendo todo el día.”

“¡Eso no es un club verdadero-!”

No era muy perspicaz para diferenciar entre la vida real y la imaginación.

“Si podemos conseguir ese salón, estoy segura de que ocurrirán todo tipo de cosas divertidas y sobrenaturales.”

“¡Ya ha sido lo bastante sobrenatural!”

“También tendremos un misterioso estudiante transferido, y una estudiante popular de segundo año con grandes pechos.”

“Por favor, vuelve a la realidad, Señorita Seo Yeonji.”

“Tenemos que hacer el primer movimiento antes que esa chica Suzu[X]ya, y tomaremos todo nosotros mismos. Kukuku…”

“¡¡Definitivamente somos los villanos en todo esto-!!”

En el momento en que estaba echando chispas por mis orejas, Yeonji habló con una fina sonrisa.

“Bueno, eso era un chiste…”

“¡¿Era un chiste?!”

¡Es muy difícil distinguir cuándo bromeas y cuándo no!

“Mi plan original era… Ah, lo encontré.”

Miré a la parte de la pantalla que Yeonji señalaba. Era una ventana del navegador que contenía una extensa lista compuesta de fotos de perfiles de muchas personas.

Se discernía por los nombres que se trataba de la sección con la lista del [Staff] dentro de la categoría [Sobre Esta Escuela] en la barra de menú. Aparentemente era una lista de todos los profesores.

Era obvio al ver los rostros familiares de mis profesores, y las etiquetas que describían la especialidad de cada uno y su historial laboral.

Como se esperaba de esta escuela, el historial de trabajo de cada profesor era increíblemente extenso, teniendo en cuenta que sólo eran profesores de preparatoria.

“¿Y esto en qué nos ayuda?”

“Puedes ver la sección ‘salón de clase’ bajo de las fotos, debajo de las especialidades.”

“Uh…”

Confirmé sus palabras en mi segunda inspección. La profesora de mi salón de clases, por ejemplo, tenía una etiqueta que decía [Salón de Clases: 1er Año Clase 7 (Profesora del salón)]. Otros más notables eran profesores que dirigían laboratorios y dictaban clases de arte con varios propósitos.

“¿Qué es esto?”

“Son las clases que los profesores tienen a cargo y dirigen.”

Yeonji explicó.

“Si hay algún estudiante que quiera iniciar un club, primero necesita conseguir el permiso de parte de un profesor que tenga a su cargo un salón de clases relevante. Entonces, teóricamente, los chicos pueden elegir qué salón de clases quieren para su club.”

Era una política razonable. Sería desconcertante recibir un teatro de música en respuesta a un salón para un club de investigación.

“‘El encargado del salón de clases tiene el poder para aceptar o rechazar la solicitud. Si la solicitud es aceptada por todas las partes, el encargado tiene la responsabilidad de convertirse en el supervisor del club–‘ es lo que dicen las reglas.”

“… Así que, es por eso que es tan difícil iniciar un club en esta escuela.”

Comenté luego de darme cuenta de las complicaciones que podrían surgir, como resultado de la existencia de estas reglas de por medio.

 

Como los profesores tienen el ‘poder para aceptar o rechazar’ las solicitudes para el salón del club, el primer filtro de solicitudes pasan por el látigo de los profesores.

Además, aceptar les resulta poco atractivo a los profesores ya que tendrán responsabilidades y deberes adicionales por el club, ¿pero quién estaría dispuesto a recibir más trabajo por nada?

Y esa parece ser la razón por la cual sólo hay clubes académicos en nuestra escuela. Incluso dejando de lado los comentarios de Yeonji, era claramente imposible crear Clotaku Club legalmente.

“Aun así, nada de eso nos importa.”

Yeonji se burló como si no hubiera ningún problema, en contraste con el aumento de mi agitamiento.

“No vamos a presentar ninguna solicitud estúpida, así que no podemos ser rechazados ni nada. Lo único que necesito resolver es cuál sería el mejor salón de clases para nuestras actividades. Veamos…”

Yeonji empezó a desplazarse por la lista, como un tirano pervertido eligiendo a su esclavo para esa noche. Abrió otra ventana para navegar entre el [Índice de Clubes Escolares] para revisar los clubes activos.

Entonces, luego de eliminar a los profesores ocupados de su lista de potenciales candidatos–

“Ok, esto debería ser suficiente.”

“……”

Al quitar a los profesores que ya estaban asociados a algún club (es decir, eliminando los salones de clases que nunca estarían disponibles para nosotros), las opciones restantes no eran muchas.

La suma de clubes activos era de 20. Aunque este número era chico en comparación con la cantidad total de salones de clases en esta escuela, el número de salones de clases sin tutor era aún menor.

Ninguno de los 20 clubes activos ocupaban salones de clases simples; las ubicaciones de todos eran únicas, salones separados, como los de los laboratorios de ciencias, o los de tecnología.

En última instancia, las opciones restantes eran puras sobras; salones de clase normales que estaban a la vista de todos para nuestras actividades ‘ocultas’, y ni siquiera quería pensar en usar los salones del departamento de tutorías.

“Psh, esos bastardos codiciosos.”

Yeonji murmuró enfadada de brazos cruzados. Estoy de acuerdo con ella.

Era objetable la idea de la aceptación social indiscutida de clubes como el ‘club de matemáticas’ o el ‘club de Inglés hablado’ que tenían la necesidad de esconderse en algunos clubes de arte en los extremos de la escuela. ¿Acaso tienen actividades cuestionables tan relevantes en matemáticas y en idiomas que necesitan ocultarse?

“Al menos el décimo quinto salón del tercer año está en una de las puntas de la escuela…”

“No. Está junto a las escaleras principales.”

Mi sugerencia final fue inmediatamente rechazada.

“Y usar un salón de clases como ese es molesto. No podremos tenerlo disponible siempre para nosotros. Me pregunto si podremos encontrar un salón que encaje con nuestras necesidades…”

Yeonji se desplazó de arriba a bajo en la lista de profesores. Conseguir un salón que encaje con nuestras necesidades dijo; reprimí mi ansiedad por preguntar qué tipo de modificaciones terribles tenía en mente.

“Ok.”

Luego de pasar mucho tiempo mirando al monitor, Yeonji declaró con mucha autoridad en un tono de voz estridente.

“Apuntemos a la oficina del director.”

“¡¿La oficina del director?!”

¡Qué absurda tontería!

“¡¿Cómo se supone que, digo, por qué la oficina del director en primer lugar?!”

“La ubicación es excelente.”

Yeonji respondió sin parpadear.

“Es tranquilo, y es discreto. Si logramos apoderarnos de la oficina del director, podremos sentarnos en ese sofá de cuero y ver anime en esa TV de 82 pulgadas.”

“¡Eso suena como si fuera el paraíso! ¡Y hablas como si ya hubieras estado allí!”

“Tuve una entrevista ahí como parte del procedimiento standard después de recibir la beca… pretendía estar agradecida mientras calculaba silenciosamente cómo me apoderaría de esa sala algún día. Kukuku…”

Describió su diabólico esquema con una linda sonrisa que no combinaba con lo que decía.

Señor Director, creo que accidentalmente ha traído a un demonio a su escuela.

Supongo que eres una estudiante becada también, huh.

En medio de la confusión causada por múltiples capas de preguntas por hacer, nuestro próximo curso de acción parecía estar decidido, un hostil intento de tomar el poder de la oficina del director.

La interrumpí apropiadamente al parecer lista para invadir la oficina del director en cualquier momento.

“Pero escucha, ¿cómo vas a apoderarte de la oficina del director? ¿Tienes algún plan?”

Usar la oficina del director como salón del club, mejor dicho, como el salón de Clotaku Club, debe tener el plan más complejo y preciso jamás pensado.

Yeonji respondió con un ‘ahem’ y posó preparándose para su respuesta. ¡Tu medidor Otaku está fuera de los límites en este momento!

“Heh, heh… ¡es simple! ¡Echa un vistazo a esto!”

Debajo del dedo de Yeonji apuntando al monitor, estaba la foto de nuestro querido director.

Más abajo de su dedo estaba la pared de texto que demostraba la relación entre Eunsung Corporations y esta escuela, pero no obstante, no era muy diferente del perfil de cualquier otro director.

“… ¿Y entonces qué pasa?”

“¡Puedes verlo ahí mismo, mira esto, aquí!”

Yeonji siguió golpeando la cara del director con insistencia, quien tenía gafas gruesas sobre sus mejillas infladas, y arrugas en su rígida expresión. Entonces gritó animadamente,

“¡Se parece totalmente a un Otaku!”

Tos.

Si había algo en mi boca, debe ser un disparo de escopeta en todos los puntos cardinales.

Luego de toser repetidas veces para reemplazar el aire que escapó de mis pulmones, recuperé el aliento, me recuperé y pregunté tartamudeando.

“Tú… tú… de verdad…”

“Sí. Chantajeemos al director.”

Yeonji respondió tan ligeramente como un diente de león en el viento. Esa es la cara del verdadero mal, pensé para mis adentros.

“Tsk… Nuestro director era ese tipo de persona todo este tiempo; ¡no puedo creerlo! ¿Sí? Dios mío, no crean que podrán librarse de esto; tengo la evidencia aquí mismo, aquí mismo. Ah, oye, oye, no tiene sentido hacer eso, tengo copias guardadas en otro lugar. ¿En verdad? ¿Cuáles son sus exigencias? Heh, heh, así es. Déjame decirte…”

“¡¡Deja de preparar amenazas para el director—-!!”

Suspiré y detuve a Yeonji con su intento imaginario de extorsión contra el director.

No tenía idea de cómo debería empezar para convencerla de que reconsidere su plan.

“Um, piénsalo lógicamente; es imposible que el director sea un Otaku.”

“‘¡No hay razón para que no lo sea!”

Yeonji estaba decidida.

“¡Esas gafas fuera de moda, cachetes gordos, e incluso los granos en su rostro! ¡Son las características de la Santa Trinidad del Perdedor! ¡Ver su cara es como ver el retrato de un Otaku, en serio!”

“… Estoy muy seguro de que esas son cicatrices de varicela, no granos.”

“¡¿Varicela?!”

Yeonji reveló honestamente su asombro.

“¿Eso todavía existe en estos días? ¿No fue erradicada en los ’70s? La varicela habrá sido la maldición más mortal de todas para los niños en ese entonces, pero ahora son los videos ilegales y lujuriosos los que…”

“¡Nuestro director fue uno de esos ‘niños en ese entonces’!”

Suspiré una vez más.

“Aun si fuera un Otaku, ¿cómo vamos a probarlo? Ni siquiera puedes ver qué es lo que pasa en la oficina del director desde afuera.”

“… Nyuu-t.”

Yeonji vaciló ligeramente. Aproveché la ventaja y continué.

“Además, si conseguimos evidencia de alguna manera, el director nos denunciaría con la policía y nos expulsaría, más que permitirnos tener actividades cuestionables en su oficina. Teniendo en cuenta su reputación, incluso si gritamos ‘¡El director es un Otaku!’, nadie nos creería. No creas que será la misma situación que conmigo.”

“Nng-.”

Yeonji hizo un puchero y gimoteó molesta. Lucía como si, oh, su cerebro estaba convencido, pero su corazón seguía inmutable. Algo como eso.

“… Tsk, de acuerdo. Entonces ¿sólo tenemos que elegir otro profesor que sea más accesible en comparación, cierto?”

“Ah, uh… sí.”

Parece que entendió mi discurso como ‘¡Elijamos a alguien menos importante!’. Yeonji volvió a girar la rueda del mouse arriba y abajo y murmuró para sí misma ‘Veamos quién luce como un Otaku~’.

Pregunté,

“Por cierto… Se me acaba de ocurrir pero; ¿por qué estás buscando profesores que parezcan Otakus?”

“¿Eh?”

Yeonji se detuvo y me miró. Tenía una expresión de curiosidad.

“Quiero decir, si vamos a amenazar a las personas para conseguir nuestro salón del club, no creo que tengamos que buscar necesariamente Otakus. Podríamos buscar otro tipo de debilidades, creo.”

Mientras tenía una pequeña idea de los detalles detrás de los planes de Yeonji, el centro de la cuestión parecía ser ‘Busca un profesor que sea Otaku, entonces dile que entregue el salón de clases o revelaremos sus secretos a todos’. En otras palabras, iba a hacerle a un profesor lo que me hizo a mí.

Sin embargo, tampoco es como si ser un Otaku fuera un delito de pena capital; era difícil imaginar que alguien, especialmente un profesor, sucumbiría ante nuestras amenazas. Como dije antes, podrían demandarnos.

Con la constancia de Yeonji, ella podría descubrir confortablemente otras vulnerabilidades… como, uh, podría tomarle una foto a algún profesor saliendo de un love hotel con una mujer ligera de ropa. Era difícil entender por qué ella clasificaría su estrategia.

“Hmph.”

Escuchando mi sugerencia, Yeonji refunfuñó en desacuerdo.

“Por supuesto, eso podría ser más beneficioso para nosotros. Ya había examinado ese plan.”

Yeonji respondió como la gran maestra del chantaje. Era un poco perturbador lo seria que era.

Mientras temblaba involuntariamente, Yeonji se aclaró la garganta y continuó.

“Pero, si conseguimos un salón para el club y un asesor de esa manera, ¿En qué nos ayudará eso?”

“¿…?”

Yeonji rotó lentamente sobre mi silla giratoria, su mejilla apoyada en su mano, su codo sobre el sobre el brazo de la silla.

“El club que estamos armando es Clotaku Club. Incluso si es un mero asesor, es esencial que todos estemos en la misma onda. Estoy tratando el tema como para encontrar al tercer miembro.”

Yeonji anunció con mucha confianza. Era un objetivo formidable, pero como estamos apresurados por conseguir un salón para el club y un asesor, su plan era poco realista.

Revisé sus palabras para encontrar algún punto que refutar, pero Yeonji habló primero.

“Y el hecho de ‘ser un Otaku’ es un fuerte estigma social. Hay Otakus que morirían antes que ser descubiertos por sus pares. Es sentido común que el asesor de nuestro club sea un Otaku encubierto.”

Oye, ese razonamiento es un poco distinto a lo que dijiste antes.

“¡Por el momento, busquemos a un profesor que parezca Otaku! Y si encontramos nuestro objetivo, prepárate para trabajar día y noche para encontrar evidencias.”

“Día y noche…”

Esto se pondrá pesado–

Dejé escapar un suspiro lleno de preocupaciones y miedo, mientras veía a la chica subiendo y bajando en la lista de profesores como si estuviera eligiendo una heroína para conquistar en una novela visual.

“… Pero, y si no hay ningún Otaku, tendré que chantajear sobre romances y esas cosas.”

“¡No hagas eso–!”

“Hay un dicho que dice los tigres buscarán langostas si no tienen ninguna otra presa.”

“¡No planees buscar langostas cuando ni siquiera empezaste a cazar–!”

… Con suerte, no terminaré en un tour fotográfico en una zona con luces rojas.

 

Raw: Imoutolicious
Traductor al Inglés:
Narane
Editor al Inglés: Madtix
Traductor al Español: nahucirujano
Corrección: Cristoww

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: