Escena 1 – “Jaula Ensangrentada”

12 de Agosto (Lunes) Lluvioso

Hoy me levanté temprano para despedir a todos.

Es muy aterrador y triste quedarme sola.

Pero sonreiré con valentía…

Me quedaré sola por un tiempo comenzando hoy.

No sólo eso, lo único que puedo ver son personas aterrantes a mi alrededor.

Me pregunto qué cosas aterradoras me ocurrirán.

Estoy muy asustada.

Así que me encerré en mi habitación todo el día, haciendo tarea.

Salir da miedo. No me atrevo a visitar la cafetería ni la tienda de snacks.

Bebo agua horrible cuando tengo hambre.

Llenando mi estómago de esa forma.

Si tan solo mis resultados hubieran alcanzado el top tres…

Mis lágrimas caen cuando sea que mis pensamientos llegan a ese punto.

¿Cómo estarán todos ahora?

Espero que se diviertan mucho, y que también lo hagan por mí.

Las vacaciones de verano en la Escuela Purgatorium de Rehabilitación duraban una semana desde el 12 de Agosto hasta el 19.

Ya que el 10 y el 11 eran fin de semana, efectivamente eran vacaciones de nueve días.

Kyousuke y las demás tuvieron clases hasta el viernes. Luego de pasar tiempo en el campus durante el sábado y domingo, se fueron de la escuela el lunes temprano por la mañana. Después de tomar un transporte de prisioneros hasta la costa de la isla, luego tomaron un bote que tomó mucho tiempo.

El paseo en un pequeño ferry tomó medio día. Al llegar a un campo después de una noche, tomaron un transporte para prisioneros otra vez. En el vehículo, en este momento–

“……Suspiro.”

Eiri suspiró. Esto había sucedido tantas veces que había perdido la cuenta, y Kyousuke sentía que se estaba acercando a los tres dígitos.

Especialmente luego de dejar la escuela, Eiri lucía totalmente deprimida.

“Oye, ¿tan poco quieres ir a tu casa?”

“No quiero ir a casa. Es más que obvio… Muérete.”

Se apoyó contra el respaldo, sin fuerzas.

“…Esto es de lo peor. En todos los sentidos.”

“¿En todos los sentidos?”

“Sí. Sólo ir a casa ya es molesto, y encima también hay inútiles yendo hacia allá.”

“Llamarnos i-inútiles es un poco…”

“¡Qué ruda, vinimos sólo porque estamos preocupados por ti, Eiri! ¡Shuko!”

“¡Así es, muy ruda! ¡Cancelamos nuestros planes para venir aquí, ¿sabes?! Deberías estar agradeciéndonos. ¿Demasiado tsundere?”

Las personas protestándole a Eiri eran Renko y Ayaka quienes originalmente estaban muy emocionadas y entusiasmadas por sus salidas planeadas. En frente de Kyousuke y Eiri, estaban sentadas en la fila de asientos opuesta.

Eiri suspiró y presionó su palma contra su frente.

“Luego de quejarse tanto, las dos insistieron en venir simplemente porque no soportar la idea de que Kyousuke viaje a solas conmigo. Lo que están pensando es obvio.”

“Ah… No puede ser, ¿está escrito en mi rostro?”

“Sheesh, tienes que controlarte, Renko-san. ¿No estás mostrando tus verdaderos colores ahora?”

“No, es imposible si tienes la máscara de gas puesta.”

–Vamos, tienes que equipararte con las respuestas del hombre serio, hermana.

Desde el incidente de la otra vez, se sentía como si Ayaka se hubiera vuelto apegada a Renko en un grado extravagante.

El hogar de los assassins–A pesar de que estábamos yendo claramente a un lugar extremadamente anormal, Ayaka y Renko estaban animadas, en estado de emoción todo el día.

Usando la libertad condicional, la oportunidad de unas vacaciones afuera de la escuela, ellas insistieron en venir sin invitación a la casa de Eiri. Sin querer que Ayaka estuviera en peligro, Kyousuke había objetado duramente pero…

‘¿Vas a dejar atrás a Ayaka, Onii-chan?’

Una súplica con lágrimas como esa lo obligó a rendirse a regañadientes.

Más allá de eso–

“Estudiantes, llegaremos en dos o tres horas, ¿okey? Haremos una parada en una tienda de conveniencia antes de eso, así que sólo díganme qué quieren que les compre. Es hora del almuerzo.”

Sentado afuera de la jaula en el lugar del conductor, un hombre les habló. Era el profesor titular del Año 1 Clase B en la Escuela Purgatorium de Rehabilitación, sirviendo como supervisor custodio para el grupo de Kyousuke. Acompañado por la “Usuaria de Veneno,” una super asesina de elite al igual que Kurumiya, no debería haber nada de qué preocuparse.

Luego de escuchar a Busujima, Ayaka dijo con ojos chispeantes: “¡Tienda de conveniencia!”

El almuerzo y cena de ayer, e incluso el desayuno de hoy fueron “sobras de bentos” (vencidos). Kyousuke y sus amigas no comían nada decente normalmente. Incluso los bentos de una tienda de conveniencia parecían como delicias de gourmet para ellos.

Instantáneamente llenos de energía y entusiasmo en el vehículo, todos hicieron sus órdenes.

“¡Quiero un bento de costillas saladas!”

“¡Ayaka quiere el bento más costoso!”

“¡Quiero algo que me recargue en diez segundos y dure dos horas!” (1)

“¿…No es eso lo usual?”

“¿Hmm? Oh cierto. ¡Entonces quiero un pan de melón!”

“No pasará a través del sorbete.”

“Shuko…”

“Kamiya-kun quiere un bento de costillas, Kamiya-san el bento más costoso, Hikawa-san quiere una bebida gelatinada, ¿es eso correcto? Entendido. ¿Qué te gustaría a ti, Akabane-san?”

“Lo que sea. Me da lo mismo cualquier cosa.”

“Ya veo. Okey, entonces elegiré algo de acuerdo a mis gustos.”

“L-Los gusto de Busujima-sensei…”

Ayaka vio fijo a Busujima con una sutil mirada en su rostro.

Busujima estaba vestido con ropa casual en lugar de su usual traje viejo y desgastado–Una camiseta hawaiana cuyos colores lucían bastante venenosos. También llevaba puestas gafas de sol con un sombrero de paja sobre su cabeza.

Notando las miradas de Ayaka, Busujima le preguntó confundido.

“¿Hay algo sospechosos sobre mis gustos? Oh… ¿Me estás diciendo que las ropas que elegí no te quedan bien?”

“…Hmm.”

Ayaka no sabía cómo responder. Estaba usando un vestido floral púrpura claro de una sola pieza. También tenía un cárdigan trasparente y sandalias de gladiador beige.

“Honestamente, no es que no se vean bien, pero–”

“Es espeluznante exactamente porque se ven bien.”

Ayaka comentó y Eiri terminó la oración por ella.

“…Además, ¿qué diablos es esto? ¿Una nueva forma de acoso sexual?”

Eiri sujetó el dobladillo de su ropa y se quejó. Como Ayaka, vestía ropa casual: una camiseta sin hombros con un par de pantalones super cortos.

Busujima dijo “oh–“ y tocó su barba de varios días.

“No, te estás confundiendo. No pretendía eso. Akabane-san, tienes un par de piernas encantadoras, ¿cierto? Sólo quise elegir la ropa que más aprovechara esa ventaja. ¡Pero si muestras mucha piel por debajo, necesitas que arriba sea poco revelador para lograr un balance total! En cuanto a Kamiya-san, como su nombre tiene el caracter ‘ka’ que signific flor, es por eso que elegí ese tipo de patrón–”

“ “Qué tipo raro.” ”

PsyCome_V4_027 (converted)

Eiri y Ayaka estaban de acuerdo.

“¡¿Me están llamando tipo raro?!”

Además del golpe devastador, Busujima recibió miradas malignas de parte de las dos chicas…

“Por qué pensó tanto en eso, qué desagradable… Sólo es un geek de mediana edad. ¿Qué quiere? ¿Piensa que es un asesor de imagen? Su traje de siempre apesta. ¡Sucio!”

“Imaginar secretamente qué ropa luciría bien en nosotras mientras mira revistas de moda, es totalmente repugnante. Muy desagradable… Es aún más repugnante el hecho de la ropa de Ayaka y Eiri-san encaje perfectamente con ellas. ¡Cuánto tiempo estuvo pensando en eso, tipo raro!”

“Ehhhhh…”

Llamado tipo raro una y otra vez, Busujima estaba a punto de llorar.

Esta reacción incrementó su factor de rareza varias veces.

“No tienen que usar descripciones tan malas, ¿o sí? Pasé un día entero pensando en esto, cuánta maldad… Básicamente, mientras luzcan bien, ¿cierto? ¡Las chicas deberían vestirse para verse tiernas y lindas! Kamiya-kun, ¿no estás de acuerdo?”

“¿Huh? Oh, uh…”

Recibiendo la pregunta de repente, Kyousuke halló difícil responder de inmediato. Él vestía una simple camiseta de polo y jeans.

Su atuendo sencillo contrastaba muchísimo con el de las chicas. Busujima había dicho “los chicos sólo necesitan vestirse así” y le dio ropa al azar. Kyousuke lo comprendió muy bien, pero–

“Sí. ¡Personalmente, pienso que es grandioso, Busujima-sensei!”

“¿…Kyousuke?”

“¿…Onii-chan?”

Enfrentando las miradas con desdén de Eiri y Ayaka, Kyousuke dijo:

“Piénsenlo cuidadosamente. Sus atuendos son grandiosos, ¿no? Eiri luce extremadamente linda y Ayaka muy tierna. Las ropas encajan de manera excelente. Es una vista adorable.”

Tan pronto como terminó, las dos chicas se sonrojaron.

“Qué… ¿Qué basura estúpida estás hablando? ¿Linda? ¡Deja de mirar lascivamente, gran pervertido! ¡Tú también eres un tipo raro! ¡¿Qué estupideces estás diciendo?!”

Eiri trató de cubrir su piel expuesta en pánico. Mientras tanto–

“Ejeje. ¡Gracias por el elogio, Onii-chan! ¡Ayaka se siente mucho mejor ahora que Onii-chan elogió a Ayaka!”

Sonriendo radiante, Ayaka estaba sumergida en felicidad.

“…No puedo creer lo diferente que ustedes dos me tratan. Aunque estoy acostumbrado.”

Busujima se concentró lúgubremente en conducir.

En ese momento, originalmente mirando en silencio, Renko se levantó de una vez y dijo “mi turno, mi turno, mi turno–¡Yo!”

“¡Oye, oye! ¿Cómo me veo, Kyousuke?”

“¿Huh? Oh–”

Instado por su pregunta, Kyousuke miró a Renko.

A diferencia del resto de ellos, Renko estaba vestida con su ropa de siempre más que con las selecciones de Busujima.

Estaba usando un chaleco, pero sus brazos estaban densamente cubiertos por tatuajes tribales. Tenía una gargantilla de cuero en su cuello. Combinado con su busto excesivamente masivo, la vista era muy impactante.

Debajo, Renko vestía jeans deliberadamente rasgados. Un anorak estaba atado alrededor de su cintura.

“Hmm. Nada mal, luce bastante bien, pienso.”

“¿Eso es todo?”

“Sí.”

“………”

Renko dejó de hacer poses de modelo.

Se sentó en silencio y tiró del borde de la ropa de Ayaka.

“Oye, Kyousuke está actuando con mucha frialdad.”

“S-Sí. ¿Qué pasa contigo, Onii-chan?”

Sintiendo miradas disparando a su rostro que estaba apartado, Kyousuke aun así eligió ignorarlas.

Dentro de su corazón, ciertos sentimientos estaban fluyendo.

(Arghh, maldición… Mierda, no puedo quedarme tranquilo. ¿Cómo sucedió esto…?)

Se mordió el labio y recordó.

Hace unos días, un cierto incidente había tenido lugar en la Escuela Purgatorium de Rehabilitación.

Sintiéndose particularmente celosa de Renko, Eiri y Maina, Ayaka fue al salón del staff, se robó una escopeta e intentó matarlas–Ese fue el plan original.

En ese momento, Renko fue precisamente la que había dominado a Ayaka.

Luego de eso, Ayaka comenzó a querer a Renko y trataba de ayudarla para lograr avances en su relación con Kyousuke.

–Todo hasta ese punto estaba bien. Un final feliz, pero…

(¿Por qué me siento tan nervioso… cuando la miro?)

Desde aquel incidente, Kyousuke sentía un cierto cambio en la manera en que veía a Renko.

Aunque no sabía específicamente qué clase de emoción era, no podía calmarse.

Palabras, acciones, apariencia–Se sentía más consciente de cada detalle de Renko. Estaba comenzando a enloquecer. Esto se sentía extremadamente desagradable. Pero a pesar de sentirse desagradable, también se sentía feliz.

Estos sentimientos contradictorios estaban luchando dentro de él…

(Voy a ser asesinado tan pronto como nuestros sentimientos se vuelvan mutuos. ¡Tienes que controlarte, Kamiya Kyousuke!)

De hecho, ya podía sentirlo débilmente. Estaba empezando a enamorarse de “Murder Made”–Hikawa Renko.

Haciendo su mayor esfuerzo para rechazar esos sentimientos, Kyousuke se abofeteó las mejillas.

× × ×

“Llegamos, chicos. Bajemos.”

Luego de una parada en el camino en una tienda de conveniencia, viajaron durante dos horas más. Con un pesado ruido metálico de abertura, la puerta trasera del vehículo de transporte de prisioneros se abrió.

Fuimos recibidos por una corriente de luz solar cegadora y el sonido de cigarras y el susurro de las hojas.

“¿Wow? ¡Este es el mundo exterior!”

“¡El aire de la libertad huele muy refrescante!”

Tan pronto como se abrió la puerta, Ayaka y Renko corrieron hacia afuera. Kyousuke las siguió y salió del vehículo. Una suave y fría brisa sopló, refrescando su ardiente piel.

Alzando la vista al cielo soleado de verano mientras se estiraba, Kyousuke vio hojas de bambú reluciendo bajo el sol.

“¿Dónde estamos…?”

Ya que las ventanas del vehículo de prisioneros estaban tintados y abarrotados, era imposible darse cuenta de qué ruta habían tomado o saber dónde se encontraban.

“¿…Hay una montaña?”

Primero miró a todo su alrededor.

–Un cierto algo ingresó inmediatamente a su campo de visión.

“¿Qué es esto?”

“Parece como la entrada de un santuario…”

“Parece… Inmenso.”

Junto a Renko y Ayaka quienes estaban de pie lado a lado y asombradas, Kyousuke también alzó la vista a “esa cosa.”

En medio de un bosque de bambú, había una entrada elevada con techo de cerámica, y que lucía bastante fuera de lugar.

El par de puertas estaba hecho de madera y alcanzaban los diez metros de tamaño. Las partes de metal tenían detallados ornamentos con indicios de corrosión y musgo así como pintura vieja, dando la impresión de una historia ancestral.

Todas estas cosas eran rojas.

Las cerámicas del techo, la exquisita metalistería, las puertas, deterioradas por el paso del tiempo, todo era de color rojo. Casi parecía como si estuvieran cubiertas con sangre…

“…Hmph, la entrada sigue siendo vulgar en cuanto a gustos como siempre.”

El grupo se quedó sin palabras. Eiri ridiculizó con desdén desde atrás.

Kyousuke preguntó con incredulidad:

“Oye, Eiri. No me digas que… ¿esta es tu casa?”

“…Desafortunadamente, sí, aunque no hay placa, eso es todo. Miren, ese es el escudo de armas de la familia.”

Eiri levantó su mano y señaló a algún lugar. En cada una de las puertas, izquierda y derecha, había una decoración circular. Un patrón del ala plegada de un ave con cada pluma pulida suavemente, tan filosas como cuchillas.

Renko y Ayaka vociferaron de la emoción luego de escuchar la explicación indiferente de Eiri.

“¡Asombroso, muy impresionante! ¡¿Eres la hija de una familia rica, Eiri?!”

“¡¿Quién sabe cómo es el interior, pero toda esta tierra?! ¡Esto sobrepasa el nivel de un hogar!”

“…No es para tanto. Están exagerando.”

“Foosh–¿Otra vez tu falsa modestia?”

“¿Otra vez? Si quieres modestia, guárdatela para tu pecho.”

“¡Ahhh, suficiente, cierren la maldita boca!”

El estado de entusiasmo de Renko y Ayaka le resultó una molestia a Eiri. En ese momento, Busujima caminó hacia las chicas.

Sacándose su par de gafas de sol, las colgó en su pecho.

“Wow, esta entrada es tan grande… ¿Cómo entramos?”

Giró la cabeza y sondeó los alrededores.

Las puertas estaban cerradas totalmente y las elevadas paredes de piedra que se extendían de izquierda a derecha parecían no tener fin, metiéndose en lo profundo del bosque de bambú. No se veía ningún intercomunicador ni nada parecido.

“Akabane-san, ¿sabes cómo entrar?”

Escuchando la pregunta, Eiri chasqueó la lengua y dijo:

“La puerta se abrirá sola si espera. Después de todo, hemos sido descubiertos desde hace rato… No es necesario armar un alboroto para entrar. Sólo cállese y se abrirá.”

Luego de decir eso, Eiri le dio a Busujima una mirada de desdén.

Busujima tímidamente dijo “eh.”

“¡¿Por qué actúas con tanta rudeza?! Por cierto, pienso que deberías usar un lenguaje más educado con los profesores, aunque sea un poco tarde para decirlo. Claramente usas un lenguaje cortés cuando hablas con Kurumiya-sensei, ¿entonces qué pasa con esta diferencia en el trato? ¿Bullying? Puede que sea generoso, pero no soy un masoquista. Si sigues siendo tan arrogante, cuídate de mi disciplina–”

CRUUUJIIIDOOOOOOOO…

Conforme Busujima mostraba una mirada asesina, algo sucedió. Las puertas crujieron y comenzaron a abrirse hacia el interior.

Todos se congelaron, mirando intensamente a las puertas que se abrían.

Lo primero en salir a la vista fue un camino pavimentado con piedra. Un camino con una ligera pendiente que dirigía un tramo de escalones extra que era imposible que apareciera en el jardín de un hogar. Una vasta expansión de jardinería floreciente entre las premisas de los escalones.

Aparte de eso…

Había una larga pared roja de personas.

“ “ “ “¡¿……?!” ” ” ”

Ni hablar de Kyousuke y los demás, incluso Eiri tragó saliva.

De pie sobre el camino de piedra en los dos lados de los escalones, docenas de hombres y mujeres, grandes y jóvenes, estaban vestidos con kimonos rojos, en una formación para dar la bienvenida a los invitados. Todos ellos tenían la cabeza gacha y los labios fruncidos.

–En total silencio.

El grupo de Kyousuke se quedó inmóvil e impactado. Frente a sus ojos…

“Bienvenidos.”

De pronto, desde las sombras detrás de las puertas, una máscara de Noh blanca apareció. (2)

“¡¿Kyah?!” “¡¿Hyah?!” “¡¿Uwahhhhh?!”

Ayaka y Renko saltaron del miedo. Kyousuke también saltó.

Mirando con más atención, se trataba de una mujer usando una máscara de Noh que le cubría el rostro, de pie en la entrada al jardín. Estaba vistiendo ropas en tonos rojo-marrón, conocidas como samue, cuyo color era similar a la sangre seca.

“Bienvenidos a la residencia Akabane.”

Con una voz fugaz sin ninguna fluctuación de emoción, la mujer le dio la bienvenida a Kyousuke y compañía.

Antes de que Kyousuke y el resto pudiera reaccionar, Eiri respondió “…tsk” en nombre de ellos.

Colgando su bolso sobre su hombro, Eiri atravesó la entrada y dijo:

“…Corten con el molesto show de bienvenida. Dense prisa y llévennos a casa.”

Eiri habló con disgusto.

´La mujer puso sus manos frente a sí e hizo una reverencia respetuosa.

“Afirmativo. Bienvenida a casa, Eiri-sama.”

“Sí, sí, llegué a casa.”

Eiri respondió con impaciencia al saludo de la mujer y miró atrás. Kyousuke podía ver el desagrado sin precedentes en sus ojos–

“Ustedes, ¿por qué se quedan esperando ahí?”

“…Oh, okey.”

Apresurados, Kyousuke y los demás tímidamente ingresaron a la residencia Akabane.

“Gracias por recibirnos…”

“C-Con permiso…”

“¡Graciaaaaaaaas!”

“Hikawa-san. Por favor, no los ofendas.”

“…Hmph.”

Eiri se burló y miró hacia delante. La mujer se dirigió hacia el frente de los escalones y extendió su mano como guiando al grupo de Kyousuke.

“Por favor, pasen por aquí.”

Ninguna de las personas que permanecían en la formación a los dos lados de los escalones alzó la vista desde que apareció el grupo de Kyousuke. Ni tampoco hablaron. Ni tampoco mostraron indicios de moverse.

Esto siguió así incluso luego de que la mujer subiera los escalones con el grupo de Kyousuke siguiéndola.

Con una interminable fila de kimonos rojos a los lados de los escalones, Kyousuke ascendió con inquietud.

“Oye Onii-chan, ¿esas personas están vivas? ¿Quizás son maniquís?”

“¡No preguntes, o te van a escuchar! No digas cosas tan rudas–”

“Déjame ver… ¿Oh? ¡Pienso que definitivamente están vivos! Se siente suave y cálido. ¡Esta chica tiene pechos gigantes! Aquí, Kyousuke, prueba estos. Hora de agarrar…”

“¡¿Qué diablos estás haciendo, idiota?! ¡Quita tus manos, ahora!”

“Fufu. ¡Por cierto, no están reaccionando en absoluto! ¿Ves? ¡Es muy divertido! Es una rara oportunidad. Ayaka, elige a cualquiera y dale un golpe en el estómago para aliviar el estrés–”

“¡BASTA! ¡Las dos, ¿están intentando que las maten?!”

“…Que las maten de una vez.”

El comentario de cierta persona no fue para nada gracioso.

× × ×

Mientras se detenía el mal comportamiento de Ayaka y Renko, el grupo finalmente llegó a la cima de los escalones. Un edificio de un solo piso y con un majestuoso diseño japonés los recibió al llegar. Como las puertas de antes, todo era rojo desde las cerámicas hasta las paredes. Detrás de la residencia principal especialmente grande, los techos de varios edificios secundarios podían entrever.

Había un estanque en el vasto jardín. Carpas rojas estaban nadando de un lado a otro. Las flores en su plenitud que había por todas partes también eran rojas. Aunque todo era rojo, había variaciones en tonalidades y matices. Junto a la jardinería natural sirviendo como fondo, había una increíble sensación de contraste.

“Por favor, entren.”

Invitados por la mujer de la máscara de Noh, el grupo ingresó a la casa.

Caminando a lo largo de un pasillo, pronto fueron llevados a un vasto salón de estilo japonés.

Tenía un tamaño de quince tatamis. En el extremo del salón estilo japonés había un nicho en donde colgaban pergaminos y espadas japonesas. El aroma del tatami y el incienso mezclados, llenaban el salón con una fragancia que era difícil de describir.

“Por favor, esperen un momento en este salón.”

La mujer se arrodilló sobre el suelo y se postró antes de irse del salón estilo japonés. Sentados en un fila sobre almohadones rojos, Kyousuke y compañía admiraban la elegancia de este vestíbulo. En frente de ellos había otros almohadones rojos, todos del mismo estilo.

“I-Impresionante… Es la escena de un drama histórico. No se siente real en absoluto.”

“Esa espada es real, ¿cierto? ¡Ayaka quiere tocarla!”

“No creo que debas hacer eso, Ayaka-chan. ¿Qué tal si es una espada envenenada?”

“De hecho, puede que esa espada haya matado personas. Luce muy importante.”

“……”

Luego de que la mujer se fuera, el grupo comenzó a charlar sin propósito, susurrando entre sí. Eiri permaneció en silencio todo el tiempo sin decir una palabra.

El patio podía verse con sólo mirar afuera del salón. El sonido nítido del tubo de bambú rotatorio de un shishi-odoshi podía escucharse.

En ese momento–

“Bienvenidos a nuestra residencia, honorables invitados.”

Se escuchó una elegante voz.

Luego de que la mujer de antes se fuera, otra persona apareció. Una mujer joven.

“¿……?”

Instantáneamente, el cuerpo de Eiri se tensó.

Kyousuke y compañía dejaron de charlar y miraron a la mujer.

Lo más impactante de todo era su cabello blanco. Asegurado con una horquilla, el cabello blanco se destacaba mucho en contraste con la apariencia de la joven mujer, dando la impresión de una enfermedad terminal.

Luego estaba su ropa. Con un haori rojo largo por encima, estaba vistiendo un atuendo de funeral tan blanco como su cabello—un fino kimono sin forro como el usado por los muertos. (3)

La mujer entró al salón lentamente. Luego de sentarse sobre un almohadón, habló:

“Bienvenidos por primer vez. Soy Akabane Fuyou, la 29na líder de la principal rama de la familia Akabane. Encantada de conocerlos.”

Luego de decir eso, hizo una reverencia. Como resultado de su maquillaje, sus ojos rojo sangre miraron al grupo de Kyousuke.

Busujima tímidamente devolvió la reverencia.

“¡Hola, encantado de conocerla! Soy Busujima Kirito, profesor de la Escuela Purgatorium de Rehabilitación. El plan original era enviar a la profesora titular en lugar de mí…”

“Ya he escuchado al respecto. Según consta, hay un caballo salvaje desenfrenado en la escuela el cual Kurumiya-sama tiene que someter sin importar qué.”

“…Ciertamente. Es un chico bastante problemático. Tiene razón.”

El caballo salvaje probablemente era Mohicano. Al principio, Kurumiya estaba diciendo felizmente “¡Ahora no tendré que dictar clases suplementarias para esos tontos!” pero nunca esperó que Mohicano enloqueciera luego de saber que ella se iba a ir de viaje.

Mohicano ciertamente era una fuerza que debía reconocerse, pero como una consecuencia afortunada, el supervisor custodio pasó a ser Busujima. Luego del cambio asignado, fue el turno de Kurumiya para enloquecer, resultando en muchos heridos.

Específicamente, el viejo edificio escolar ahora estaba medio destruido con treinta heridos entre los estudiantes de primer año.

“Fufu. Estoy profundamente agradecida de que haya dedicado tiempo de su ocupada agenda para hacer este largo viaje. Por favor acepte mis gracias en nombre de la familia Akabane. Y ahora…”

Fuyou dirigió su mirada a Eiri. Con una voz dulce y elegante, dijo:

“Bienvenida a casa, Eiri. Me llena de dicha verte de nuevo después de tanto tiempo.”

“–”

Eiri mantuvo sus labios fuertemente fruncidos, mirando al patio por un rato…

“¿…Cuál es el significado de esto? ¿Por qué organizar un show tan grande?”

Preguntó en voz baja.

Fuyou respondió con una sonrisa luego de escuchar la pregunta de Eiri.

“Entonces eso es lo que pasa por tu mente. Ya que has estado ausente durante medio año, quería que todos te recibieran. Llamé a todos los integrantes de las ramas familiares para la bienvenida.”

“…Por favor, no haga algo tan innecesario, Okaa-sama.”

“ “ “¡¿Okaa-samaaaaaa?!” ” ”

Kyousuke y compañí instantáneamente vociferaron por el asombro.

Respondiendo “ciertamente,” Fuyou asintió y continuó.

“Gracias por cuidar de mi hija diariamente. Me entusiasma mucho poder conocerlos a todos. Hikawa Renko-san, Kamiya Ayaka-san… Kamiya Kyousuke-san.”

Fuyou dirigió su mirada a Kyousuke y a las chicas en orden.

Escuchando su propio nombre antes de presentarse siquiera, Renko dijo “¡¿shuko?!” y se inclinó hacia atrás.

“Cómo supo nuestros nombres… ¡¿Acaso lee la mente?!”

“No, simplemente pregunté con anticipación, Hikawa-san. En cuanto a tu identidad, sabe que estoy al tanto de varios rumores.”

“…Oh, okey.”

Salteándose por completo el estúpido chiste de Renko, Fuyou luego miró a Ayaka.

“Oí que eres una hermana que admira mucho a su hermano mayor. Realmente espero que mis hijos puedan aprender de ti. Las relaciones armoniosas entre hermanos son algo para alegrarse.”

“Ejeje. Eso es verdad, ¿cierto? ¡Ayaka y Onii-chan son los hermanos que más mutuamente se aman en todo el mundo!”

Contestando a la sonriente respuesta de Ayaka, a continuación Fuyou desplazó su mirada a Kyousuke.

La líder de la familia Akabane—la madre de Eiri—dirigió su mirada, haciendo que Kyousuke se sintiera nervioso.

Sus vívidos ojos rojo sangre se entrecerraron instantáneamente.

“Y a continuación, este es Kyousuke-san, ¿no? Fufufu. Ya veo, ahora ya veo–”

“…Okaa-sama, ¿por qué pediste que viniera Kyousuke?”

Con su mentón descansando en una mano, Fuyou lo examinó cuidadosamente. Eiri cuestionó con un serio tono de voz que uno no debería usar usualmente con su madre.

“¿Exactamente cuáles son tus intenciones al invitar a un ajeno como Kyousuke?”

“¿Qué estás preguntando, Eiri…? ¿Acaso no es obvia la respuesta?”

La sonrisa no abandonó los precioso y rojos labios de Fuyou.

Echando un vistazo a Kyousuke por la esquina de su ojo, dijo:

“Mi amada hija ha encontrado a un compañero–¿Cómo podría una madre no preocuparse al escuchar tales noticias? Además, eres la hija mayor de la familia Akabane principal. Evaluar a tu futuro esposo es de monumental importancia para el clan.”

“……Hmm.”

Las palabras de Fuyou no permitían objeciones. Eiri no pudo más que quedarse sin palabras.

“C-Como si alguien fuera a elegir a ese tipo como esposo–” “Por cierto, ¿acaso no me desterraste ya de la familia?” “Meterte en mis asuntos ahora después de tanto tiempo…” Luego de un montón de murmullos…

“A pesar de inventar una razón legítima, ¿en verdad quieres eliminar a Kyousuke, cierto?”

Su pregunta estaba llena de desconfianza.

La hija miró a su madre, con ojos rebozando intensa sospecha.

Por el otro lado, Fuyou aceptó la mirada de su hija y habló con una sonrisa irónica: “Tú…”

“Los huéspedes no son invitados para eliminarlos. Tienen que ser agasajados. Por favor, abstente de decir cosas tan problemáticas. Entristece a tu madre escuchar tales palabras.”

“……”

Al ver a su madre llevarse la manga a la esquina de su ojo con “tristeza,” el comportamiento de Eiri parecía empeorar.

Fuyou no parecía estar mintiendo, pero sus palabras tampoco sonaban sinceras.

En cualquier caso, era una persona inconmensurable, concluyó Kyousuke en su mente.

El extremo inferior del shishi-odoshi chocó una roca, produciendo un golpe nítido y refrescante.

“De vuelta al agasajo de nuestro invitados. Ya que el clima está tan cálido, ¿presumo que todos ustedes tienen sed? Por favor, sirve un poco de té de cebada–¿Kagura?”

“–Sí, Fuyou-sama.”

Alguien respondió las órdenes de Fuyou.

Una chica apareció en frente del grupo desde la puerta entreabierta desde atrás.

“Con permiso.”

Encajando con la impresión de su voz, era una joven belleza que emanaba una sensación de trasparencia.

Vestida con un atuendo escarlata japonés, tenía su cabello rojo vino atado a un lado de su cuello. Sus delgados ojos rojo vino, del mismo color que su cabello, estaban brillando con una agudeza que no encajaba con su rostro infantil.

Su rígida conducta era muy similar a la de cierto alguien que no podía ser más familiar para Kyousuke y las chicas.

“…Ah.”

Con un retraso de medio latido, Eiri emitió un sonido.

La chica–Kagura–cargaba una bandeja barnizada de rojo y ubicó sobre el tatami, luego dedicó una reverencia al grupo. A continuación, le sirvió té de cebada frío a los invitados en vasos.

“Por favor, disfrútelo.” “Muchas gracias.”

“Por favor, disfrútelo.” “Oh, gracias.”

“Por favor, disfrútalo.” “¿Gracias?”

“Por favor, disfrútelo.” “¡Wow, gracias!”

Le sirvió el té a Busujima, Kyousuke, Ayaka y Renko en orden dejando a cierta persona última.

“…Por favor, disfrútalo.”

“Sí, gracias–”

Kagura extendió el vaso en frente de Eiri.

Conforme Eiri estaba a punto de sujetar el vaso–

Muere.

Con la velocidad del rayo, Kagura balanceó su brazo, apuntando directo a la garganta de Eiri.

× × ×

–Clang. Un sonido extraordinariamente agudo.

El vaso de Eiri fue cortado en dos desde un costado, derramando el té de cebada por el corte.

“¡¿…Ku?!”

Eiri rápidamente retrocedió, esquivando el arma letal de Kagura. Al mismo tiempo, su pie derecho destelló.

Las cinco cuchillas adheridas a sus dedos de los pies–las uñas espada “Cortantes Escarlata”–se elevaron, evitando que Kagura continuara el ataque. Dejando la mano de Eiri, el vaso voló por el aire y esta vez fue cortado verticalmente.

“¡Resistirte es inútil!”

Kagura gritó y siguió obstinadamente.

Recuperando el equilibrio, Eiri se apartó de un salto. Kagura atacó con ferocidad.

Kagura estaba sujetando alguna clase de arma oculta, un abanico de metal abierto. Un abanico de casi treinta centímetros de largo, con un marco plateado que brillaba con un lustre metálico.

Como las uñas de Eiri, los bordes del abanico probablemente eran como cuchillas–

“Muere.”

¡–Tajada!

Kagura balanceó el abanico de metal, cortando el pergamino que estaba detrás de Eiri. El pergamino que colgaba se bifurcó, y su mitad inferior cayó sobre el nicho con un plaf.

Un momento antes, la cabeza de Eiri se encontraba en la trayectoria del abanico. Si se hubiera agachado con más lentitud, podría haber sido decapitada.

“Tsk… ¡Sí que estás entusiasmada por matar, Kagura!”

“¿Eres el Capitán Obvio, no?”

Kagura cerró su abanico y lo balaneceó hacia abajo, directo hacia la cabeza de Eiri. Eiri agarró la espada japonesa que estaba colgando bajo el pergamino decorativo y bloqueó el marco del abanico con la vaina.

Aproximándose con ojos que pedían muerte a gritos, Kagura atacó con más ferocidad aún.

“Al verte tan desvergonzada, viviendo como una desgracia, cualquiera querría matarte. ¿Quién podría soportar esa mirada de perdedora? Por favor, ¿podrías desaparecer más rápido?”

“…Hmph, me niego. Si quieres que desaparezca, inténtalo. Pero primero tendrás que ser capaz de matarme, ¿cierto?”

“¡Cállate, estás a punto de morir!”

Kagura saltó a un lado, se impulsó desde el suelo, y luego levantó su abanico para cortar diagonalmente desde arriba. Usando la vaina para bloquear los ataques del abanico de metal, Eiri esquivaba por todo el lugar mientras Kagura continuaba implacablemente.

El abanico volaba como una mariposa revoloteando, y trazando elegantes curvas de luz.

“¡Maldita sea! ¡En serio! ¡Eres una insolente! ¡¿No?!”

“Ku–”

Los ataques consecutivos de Kagura eran extremadamente fluidos. Mientras tanto, Eiri manipulaba la vaina magistralmente, bloqueando los ataques consecutivos sin esfuerzo. Algunas veces, la cuchilla accidentalmente pasaba junto a Eiri, cortando pilares, el tatami y muebles. Un gran número de marcas de cortes se extendían desde el nicho hasta las paredes del salón.

“¿……Huh?”

Kyousuke finalmente logró emitir un sonido.

Las cosas habían sucedido demasiado de repente, dejándolo completamente perplejo. Tan pronto como Kagura había servido el té de cebada, las dos chicas comenzaron a luchar en un baile feroz de navajas.

Ignorando totalmente a Kyousuke y el resto quienes estaban impactados, Kagura tajeaba con más y más ferocidad. Cuando llegaron al pasillo exterior, la cuchilla de Kagura cortó unos pocos centímetros del flequillo de Eiri.

“¡¿Qué sucede, qué estás haciendo?! Si sigues escapando, ten cuidado o terminarás arrinconada, ¿sabes? ¿No me digas que tienes allí una espada de madera? ¡Rápido, desenvaina la espada y contraataca!”

“…No.”

“¿Por qué no? ¡¿No me digas que tienes miedo de lastimarme?!”

“……No.”

“¡Ja, mentira! Eres una cobarde total que ni siquiera se atreve a desenvainar una espada, ¿cierto? Tienes miedo de matarme, por eso ni siquiera te atreves a atacar–”

“Te equivocas.”

Agachándose, Eiri esquivó el abanico de metal de Kagura. Al siguiente instante, Eiri entró en acción.

Con un giro de su muñeca, desenvainó la espada suavemente, empujándola un poco con su pulgar. Luego dijo:

“Si me preguntas por qué no la desenvainaba, es porque tomaré tu vida tan pronto como desenvaine la espada.”

“¡¿……?!”

–Eiri desenvainó la espada. Fue tan rápido que a simple vista no podía notarse.

Para el momento en que la luz solar exterior se reflejó en cierto objeto, la hoja ya se había desenfundado y presionado contra la garganta de Kagura.

La distancia entre la hoja y su piel era tan fina como el papel. Muy probablemente en el proceso de evadir una rápida tajada de desenvaine, Kagura se quedó congelada incómodamente en una postura no terminada. Eiri se burló.

“Una muerte de un solo golpe forma parte de lo básico en asesinatos, ¿no? Decidir una muerte en un solo ataque luego de desenfundar la espada… Fallar en hacerlo sería el equivalente al fracaso. Parece que todavía tienes un largo camino, Kagura.”

Diciendo eso, Eiri sonrió con superioridad.

Kagura dijo “…guh” y apretó los dientes, mirando maliciosamente a Eiri.

Sin embargo, de inmediato dijo “¡ha!” y levantó su mentón.

“¡Mira quién habla! Tú… ¿una muerte de un solo golpe? ¿Decidir una muerte en un solo ataque? Viniendo de la boca de Rusty Nail, quien no puede lograr nada de eso, no es para nada convincente. Ya que no puedes matar personas de todos modos, simplemente podría ignorar la hoja y enviarte al infierno, ¿qué tal eso?”

Una tensa atmósfera flotaba mientras las dos chicas se enfrentaban.

El sonido del vívido golpeteo del shishi-odoshi se oyó.

Fuyou suspiró profundamente.

“¿Qué están haciendo…? Eiri, Kagura, por favor bajen sus cuchillas.”

“ “—-” ”

Primero miraron a Fuyou y luego se miraron la una a la otra antes de bajar sus armas.

Eiri envainó la espada mientras que Kagura cerró el abanico. Logrando el mismo efecto que las “Cortantes Escarlata” aunque por medios alternativos, el arma oculta con cuchillas japonesas fue insertada en la faja de su kimono. Kagura chasqueó la lengua.

“…Muérete de una vez.” Con ese malicioso comentario, Kagura se alejó de Eiri. Eiri se encogió de hombros sin decir una palabra y regresó la espada japonesa al nicho antes de volver a donde se encontraba Kyousuke.

“U-Umm…”

Kyousuke no sabía qué decir. Eiri simplemente respondió con indiferencia.

“No te preocupes. Esta clase de cosa pasa durante todo el día.”

Kyousuke dijo “¿huh?” con asombros escrito en todo su rostro.

Un vaso rodó junto al almohadón. Junto con el hielo dentro de él, el vaso había sido cortado limpiamente por la mitad. Ser atacada con una cuchilla así, incluso un ataque de pasada era devastador.

¿…Pensar que tal pelea ocurría “durante todo el día”?

Kyousuke y compañía ya estaban asustados. Fuyou se disculpó con ellos: “Lo siento muchísimo.”

“Pensar que tal falta de decoro sería atestiguada con invitados presentes… Ya le he pedido a Kagura que se controle tanto como sea posible. Sus emociones presumiblemente se agitaron al reunirse luego de tanto tiempo. Después de todo, Kagura es una chica en una edad con sangre caliente.”

“……Mis más sinceras disculpas.”

Kagura vino y se sentó formalmente en seiza detrás de Fuyou, agachando su cabeza a modos de disculpa. Luego alzó la vista y abrió esos párpados totalmente cerrados, calmando la tensión en su aguda mirada de alguna forma.

“Puede que a este punto sea un poco tarde para las presentaciones, pero su nombre es Akabane Kagura. La segunda hija de la familia Akabane, la hermana de Eiri, dos años menor.”

“…Hola a todos.”

Luego de que Fuyou la presentó, Kagura saludó en voz baja.

“A pesar de su agresividad, ella nunca mata por diversión, así que por favor quédense tranquilos.”

Sonriendo Fuyou continuó con su explicación.

“El clan Akabane le jura lealtad al líder de la familia y los miembros sólo ejecutan misiones de asesinato luego de recibir órdenes del líder. Los miembros de la familia principal están bajo control del líder de la familia principal mientras que los miembros de las ramas de la familia obedecen a los líderes de sus respectivas familias. Además, los líderes de las ramas familiares le juran lealtad al líder de la familia principal. Los assassins del clan Akabane son meras cuchillas manejadas de acuerdo a la voluntad del líder de la familia principal.”

La actual líder de la familia principal de los Akabane, Fuyou, habló.

Así como las espadas no lastimarían a su dueño por sí mismas, estos assassins no se involucraban en una masacre indiscriminada. Sólo cuando el “espadachín” conocido como el líder de la familia las blandía, ellos lastimaban y mataban gente–

En otras palabras, el poder del líder de la familia principal era absoluto en el clan Akabane. Una existencia única a quien nadie desobedecía.

Pero en ese caso, el que Kagura intente matar a Eiri podría estar bajo las órdenes de Fuyou más que por propia voluntad. Una mujer que lucía tan benevolente en la superficie, aunque privadamente…

“Fufu. Por cierto, ¿sabías que luchaste de una manera verdaderamente espectacular, Eiri?”

En frente de los desconcertados Kyousuke y compañía, Fuyou sonreía con deleite.

“Originalmente esperaba que tus habilidades se retrajeran al estar lejos de casa por medio año, por lo que estuve preocupada todo este tiempo… Parece que fue una paranoia infundada. ¿Nada menos esperable de la principal y mordaz cuchilla de la presente generación, supongo? Si fueras a suceder a la familia Akabane, podría retirarme sin preocupaciones–”

“¡Fuyou-sama!”

Instantáneamente, Kagura vociferó emotivamente.

“¡Nee-san no es la cuchilla mordaz! Es una cuchilla sin filo y oxidada, o una imitación de espada de mala calidad. Una espada que no puede matar es inútil. Yo sucederé a la familia Akabane… ¡Después de matar a la inútil Nee-san, seré la sucesora!”

“…Hmm.”

Kagura miraba fijo con ojos llenos de hostilidad, pero Eiri evitó el contacto visual. Con su mano encima de su pierna en postura seiza, estaba aferrando su rodilla con fuerza.

Fuyou dijo “oh cielos” y se llevó la mano a su mejilla.

“Qué beligerante eres. Tan semejante… Tan agresiva. En ese caso, date prisa y conviértete en la espada que supere a tu hermana. Eiri también, si deseas convertirte en una assassin hecha y derecha, tienes que matar a alguien en serio.”

“…Entendido, Fuyou-sama.”

“L-Lo sé… Okaa-sama.”

La expresión de Kagura estaba rebosando de resentimiento y enfado mientras que Eiri mostraba una de dolor.

Viendo al par de hermanas con sus cabezas gachas, Fuyou suspiró.

“Tienen una muy mala relación, pero honestamente, solían ser muy cercanas.”

“……”

Luego de escuchar a Fuyou, la expresión de Kagura se contorsionó.

Su expresión complicada lucía bastante disgustada.

“……”

Al ver a su hermana menos mostrar tal mirada, Eiri sólo pudo mirarla con melancolía.

La oscura atmósfera que poblaba el vestíbulo fue barrida por la animada voz de Fuyou.

“–Escuchen, pongan fin aquí a los berrinches entre hermanas. Por favor, todos disfruten de su té de cebada. El hielo se derretirá.”

“C-Claro…”

“¿Umm…? G-Gracias.”

“Gracias por la bebida…”

“¿No tiene veneno, cierto?”

El comentario desconsiderado de Renko mientras sacaba su sorbete hizo que Kyousuke y el resto quienes estaban a punto de beber obedientemente, se congelaran.

“Por supuesto que no,” Fuyou dijo mientras cubría un lado de su boca con su mano.

“Todas las generaciones de nuestra familia Akabane ha usado cuchillas como armas. Nunca hemos usado métodos de homicidio vulgares como el veneno.”

Insultado indirectamente, Busujima puso un rostro amargado, pero Fuyou no pareció notarlo.

“Perdón por ser vulgar…” Luego de murmurar en voz baja, Busujima terminó su vaso de té de cebada en un solo respiro.

“¡…Q-Qué delicioso! Nunca probé un té de cebada tan rico como este.”

“Sólo es un té en saquito de 400 yenes la caja de cincuenta, ¿sabe?”

“¡¿Eh?! Oh, ya veo…”

“¡Silencio, Kagura! ¡Por favor no traigas a colación tales temas en frente de los invitados!”

“Fufu. ¡Busujima-sensei, es super lamentable!”

“Hmm, parece que no tiene veneno. ¿Quieres la mitad del mío, Eiri?”

“……No.”

A pesar de la feroz lucha de antes, el ambiente era armonioso y cordial otra vez.

¿Soy el único que sigue estando asustado? Kyousuke se preguntó con inquietud mientras sorbía el té de cebada. Fuyou le sonrió.

“Por favor, disculpen nuestros bochornos de antes, de todas formas… Bienvenidos a la residencia Akabane, queridos invitados de la Escuela Purgatorium de Rehabilitación. Su plan es quedarse aquí por cuatro días y tres noches, ¿no es así? Como pueden ver, este lugar se encuentra en el campo, pero sinceramente agradezco su visita.”

× × ×

“Por favor, pasen por aquí.”

Fuyou había invocado a la mujer de la máscara de Noh, aparentemente la asistente de la familia Akabane. Guiados por ella, Kyousuke y compañía se movilizaron a través de la vasta residencia. Ya se habían despedido de Kagura y Fuyou en el vestíbulo.

“–Deben estar exhaustos luego de largo viaje, ¿cierto? Por favor, relájense y tomen un buen descanso. Enviaré a alguien para que les informe sobre la cena cuando esté lista. Por favor, no duden en hacernos saber si hay algo que necesitan.”

“……”

La madre, Fuyou, había mantenido una sonrisa todo el tiempo. Luego estaba la callada y no sonriente hermana menor, Kagura. Sólo una familia donde todos los miembros hacían del homicidio su carrera, como se describió con anterioridad, produciría tan extraños parientes.

Además de Kagura, parece que Eiri tenía más hermanos.

Un hermano mayor, dos hermanos menores y una hermana menor. Había cuatro miembros más de la familia que potencialmente podrían atacar a primera vista…

Aparentemente todos los parientes se habían reunido. Ese pensamiento hizo que a Kyousuke le doliera la cabeza.

El humor de Eiri tampoco parecía bueno. Desde que se fueron del vestíbulo, mantuvo el ceño fruncido todo el tiempo.

Qué atmósfera más pesada. En medio de este ambiente lúgubre–

“¡Uwah, esto es grandioso! No puedo creer que hay otro patio aquí.”

“¿Cuántos hemos visto ya? ¿Tres? ¡¿Qué tan grande es esta casa?!”

El parloteo emocionado y ruidoso de Renko y Ayaka rompió el silencio.

Caminando detrás de la asistente en frente de Kyousuke y el resto, las dos chicas seguían examinando los alrededores–

“Esta casa es en verdad inmensa. No todos los días podemos tener esta oportunidad. ¿Quieres ir a explorar más tarde?”

“¡Cuenta con Ayaka! ¡Busquemos habitaciones secretas!”

“¡Sí! Suena grandioso, ¿cierto? ¿No es como la guarida de un ninja?”

“¡Es verdad, es verdad! Como puertas que giran y pasillos secretos.”

“¿O entradas secretas y trampas con pinches? ¡Parece que jugar a las escondidas será difícil!”

“ “……” ”

Renko y Ayaka estaba ignorando completamente a la asistente. Kyousuke y Eiri intercambiaron miradas debido a aquel comportamiento.

Eiri suspiró y presionó su mano sobre su cien.

“Estas dos no tienen idea de la tensión y los nervios, ¿cierto?”

“En serio, es como si estuvieran en una excursión.”

Más allá de Renko, ¿Ayaka no estaba asustada en absoluto?

Este era el hogar de famosos assassins donde podría suceder cualquier cosa…

“No estén tan serios. ¿No es grandioso esto?”

En ese momento, Kyousuke escuchó una voz desde atrás.

Caminando sin prisas por detrás, Busujima ajustó el ala de su sombrero de paja.

“Las personas del clan Akabane no toman acción sin órdenes del líder de la familia, ¿cierto? Sólo vean esto como un viaje de vacaciones y diviértanse. Tener cuidado es algo bueno, por supuesto, pero no estén tan tensos. No hay nada de qué preocuparse. He estado prestando atención todo el tiempo.”

Conforme contestó, un objeto rosa se deslizó y salió de los pantalones de Busujima.

Una serpiente con ojos redondos y una cabeza triangular.

“ “…Oh.” ”

El cuerpo de la venenosa serpiente estaba cubierto de patrones geométricos. Reptando por la galería, se avanzaba hacia el patio, topándose con farol de piedra luego de deslizarse sobre fina arena por un momento, desapareciendo de vista.

“Liberé a algunos de mis ‘amigos’ en el área. Me informarán si sucede algo inusual. La Ópera Venom está sonando en secreto. Shhh…” Busujima levantó su dedo índice y guiñó el ojo.

A pesar de su espeluznante apariencia, lucía muy confiable.

Guardaba todo tipo de criaturas venenosas en su persona, controlándolas libremente–Con tal maestro del veneno aquí presente, mantener vigilada toda la casa debería ser fácil.

“Busujima-sensei… Por primera vez, en verdad luce un poco genial.”

“…Sí. Bastante bien, parece que lo único lamentable es su apariencia.”

“Esos cumplidos suenan muy ambiguos… Bueno, como sea. No todos los días tienen vacaciones de verano. Disfruten al máximo, chicos.”

Otra. Busujima liberó una polilla amarillo brillante de su equipaje con una sonrisa.

“Supongo que tiene razón,” dijo Kyousuke y relajó sus hombros. Sin embargo, el comportamiento de Eiri no mejoró. Mirando la tela de la araña en el techo encima de ellos, dijo:

“…Estos truquitos furtivos, Okaa-sama ya debe haber visto a través de todos ellos–”

“Estas dos son las habitaciones de huéspedes preparadas para ustedes.”

Mientras Eiri murmuraba para sí misma, la asistente que los guiaba se detuvo y abrió la puerta corrediza de una habitación estilo japonés.

Renko y Ayaka entraron con prisas y vociferaron por la emoción.

“¡Wow, qué linda! ¿No crees que esta habitación es grandiosa? Foosh–”

“¡Parece un hotel lujoso! ¡También hay una TV, genial!”

Ligeramente más tarde, Kyousuke y los demás los alcanzaron y examinaron la habitación.

La habitación medía unos ocho tatamis, con una mesa baja estilo japonés en el centro. De manera muy considerada, una tetera y tazas de té habían sido preparadas incluso con hojas de té y snacks.

El nicho ornamental en la habitación estaba decorado con flores frescas y con un pergamino colgante. La televisión se encontraba en un armario.

Dentro de la habitación, Renko y Ayaka estaba corriendo por todas partes.

“Ahh, supongo que el equipaje no puede dejarse en el nicho…”

“¡Busujima-sensei! ¿Cómo vamos a dividir las habitaciones?”

Busujima estaba arreglando el equipaje tirado azarosamente y murmurando cuando Renko le hizo la pregunta.

Ayaka dijo “¡Ayaka sabe cómo!” y levantó su mano derecha.

“¡Ayaka estará con Onii-chan!”

“¡Yo también, quiero estar con Kyousuke!”

“ “Estar en la misma habitación que Sensei, no gracias.” ”

“……”

Rechazado por voces simultáneas, Busujima se volvió bastante sombrío.

Sacándose su sombrero de paja, respondió:

“No, los chicos y las chicas tienen que estar separados, ¿cierto? Kamiya-kun se quedará conmigo.”

“¡¿Eh, también Busujima-sensei quiere tener una oportunidad con Kyousuke?! N-No puede ser…”

“¡Sensei, no puede hacer eso! Onii-chan no patea para ese lado. Además, con un hombre de mediana edad como usted… ¡Ayaka no aprobará a alguien como usted!”

“¿Acaso les dio un golpe de calor a ustedes dos?”

“…Ya no tenían remedio desde el comienzo.”

“Discúlpeme por interrumpir, Hikawa Renko-sama.”

Mientras ellas estaban armando un escándalo, la asistente intercedió.

“Ustedes tiene preparada una habitación separada.”

“¿…Huh?”

Renko estaba sorprendida, nunca esperó que le dijeran algo así.

“¿A qué te refieres habitación separada?”

“Usted se quedará en el depósito dentro de las premisas.”

“¿…Depósito?”

“Ciertamente. El depósito.”

“¡¿Depósitooooooooo?!”

Renko estaba tan asombrada que se cayó de espaldas por lo que dijo la asistente.

“¡¿Por qué soy la única que tiene que quedarse en el depósito?! ¡Sin importar cómo me mires, sigo siendo humana, ¿sabes?!”

“Sí. Lo sé.”

“¡Si lo sabes, no me arrojes a un lugar así, ¿okey?!”

“No. Definitivamente no hay error en cuanto al depósito como su habitación designada.”

“¡¿Por qué?! ¡Acabas de admitir que no soy un objeto!”

“Lo siento muchísimo. Simplemente sigo las órdenes de la líder de la familia. Dicho eso, sé un poco acerca de su identidad especial. Quizás eso explique por qué necesita estar aislada…”

“……Gununu.”

Incapaz de refutar, Renko se quedó en completo silencio. Una vez que su limitador era removido, pasaba a ser una asesina psicópata cuyas emociones se convertían en comportamiento asesino. Alguien así no debía dejarse deambular sin supervisión. Y tampoco Kyousuke y los demás tenían permitido permanecer con ella.

Cuando se quitaba la máscara, el aislamiento total era más apropiado.

“Shuko–…”

“Sin resentimientos.”

Eiri palmeó a Renko en el hombro.

Luego volteó hacia la asistente de pie en la entrada de la habitación–

“–Por cierto, ¿qué hay de mí? ¿Puedo usar mi habitación?”

“Por favor elija como desee, milady.”

“…Ya veo. Entendido.”

“¿La habitación de Eiri?”

Originalmente deprimida, Renko se encendió en un instante con interés.

“¡Tengo mucha curiosidad de saber cómo es! ¿Dónde está? ¡¿Dónde está tu habitación?!”

“¿…Huh? Como eso si fuera importante.”

“¡Ayaka también quiere ver! Date prisa y muéstranos.”

“No.”

La respuesta de Eiri fue muy fría.

“Eh…”

“¿Por qué no…?”

“Porque no.”

“¿Porque está muy desordenada?”

“¿Porque hay algo mortificante en la habitación?”

“Tampoco. Simplemente no tengo ganas.”

“¿Por favor, por favor?”

“No.”

“¿No puedes mostrarnos la habitación?”

“Absolutamente no.”

“ “……” ”

Renko y Ayaka intercambiaron mirada y luego asintieron.

Al siguiente instante…

“¡Entonces empezaremos a exploraaaaaaaaaaaaaar!”

“¡Oigan, ustedes dos…!”

Renko y Ayaka pasaron corriendo junto a Eiri y salieron del cuarto.

Renko corrió hacia la derecha mientras que Ayaka hacia la izquierda. Las dos chicas estaban corriendo en direcciones opuestas del pasillo.

“Qué molestas, esas dos idiotas–¡Kyousuke!”

Eiri estaba a punto de perseguirlas de inmediato cuando de pronto se detuvo y señaló al lado izquierda del pasillo.

“¡Te dejo a tu hermana a ti! ¡Yo atraparé a Renko!”

“¡Sí, entendido!”

Luego de la asignación de roles, Eiri corrió. Después de ella, Kyousuke dejó la habitación.

Con el caótico ruido de los pasos de cuatro personas, instantáneamente se alejaron corriendo.

“ “……” ”

Sólo la asistente y Busujima se quedaron en la escena.

Un momento después, la asistente hizo una reverencia y se retiró sin prisas.

Así, Busujima se quedó solo–

“…Suspiro. Tomemos algo de té.”

Sujetando la tetera y las hojas de té, comenzó a elaborarlo.

× × ×

“¡Oye, espera! ¡Espera un momento, Ayaka!”

“Oh, eres tú, Onii-chan.”

En este pasillo que se extendía a lo recto, Ayaka se detuvo y volteó.

Girando al jadeante Kyousuke que la perseguía, dijo:

“¿Qué sucede?”

“Sí que tienes agallas para preguntar qué sucede…”

Ayaka inclinó la cabeza, Kyousuke quedó paralizado ante su respuesta.

Dándole un pequeño golpecito en la cabeza, comenzó a regañarla.

“Estás fuera de control, idiota. No te vayas corriendo de repente, ¿okey…?”

“Ajaja, perdón, perdón. Es que como la casa de Eiri-san es tan espectacular, Ayaka se emocionó mucho.”

Sujetando su cabeza luego del golpecito, Ayaka sacó la lengua y miró alrededor.

Respecto de la habitación de huéspedes de la que acababan de salir, la actual galería no debería estar demasiado lejos. A la izquierda había una cortina que bloqueaba el sol. A la derecha había una fila de puertas de papel que llevaban a habitaciones con estilo japonés.

“No es como si no entendiera cómo te sientes. Pero esta es una casa ajena después de todo. No seas tan ruidosa. O serás un fastidio, ¿cierto?”

“…Lo siento.”

Ayaka agachó la cabeza con tristeza.

Las coletas, atadas con moños a cuadros violetas, colgaban lánguidamente.

Kyousuke dijo “ah…”, se rascó la cabeza y dijo:

“Además, estoy muy preocupado como tu hermano mayor. No habría problemas si se tratara de una familia común pero cada residente en esta casa es un assassin. Esta familia es totalmente anormal. Son incluso más mortales que los homicidas convictos, ¿sabes? Aun con Busujima-sensei vigilando, quién sabe qué podría pasar si te vas a explorar temerariamente–”

“Perdón por tener una familia anormal.”

Una voz helada y sin emociones resonó. Se sintió como si hubieran apuñalado de repente.

“¡¿Woah?!” Kyousuke saltó y volteó a ver.

Un par de agudos ojos rojo vino, con blando visible entre los iris y las párpados inferiores, estaba mirando directo a Kyousuke.

Akabane Kagura. La segunda hija de la familia principal de los Akabane, la hermana menor de Eiri. Vestida con un kimono escarlata, estaba mostrando duramente hostilidad respecto de los extraños.

“C-Cuando fue que…”

Por cierto, resulta que Kyousuke y Ayaka se encontraban en el centro de la galería.

Hasta hace un momento, no habían escuchado el más mínimo sonido de pasos o respiraciones. Ayaka probablemente falló en notarlo porque tenía la cabeza gacha. Medio latido después, dijo “¡ah!”

“¡Eres esa chica que atacó de repente a Eiri-san pero terminó sometida!”

“¿……Huh?”

La mirada de Kagura se volvió aún más severa. Desplazó sus ojos de Kyousuke a Ayaka.

Kyousuke dijo “¡¿Eh?!” y se volvió hacia Ayaka.

“Vamos, qué tonterías estás–”

“¿Tonterías? Onii-chan, acabas de verlo, ¿cierto? Esta chica usó un abanico como arma para rebanar el lugar persiguiendo a Eiri-san, pero fue dominada en un instante. Fufu. ¡Ayaka está muy sorprendida! Eiri-san es muy asombrosa, ¿sabes? A pesar del ataque sorpresa, ganó sin esfuer–”

“¡Ayaka!”

Kyousuke tapó la inocente e insensible boca de Ayaka con su mano.

“¡Estás siendo demasiado ruda! ¡Puede que tengas razón pero no digas ‘fue dominada en un instante’ en frente de los demás! ¿Qué vas a hacer si de repente ella te rebana a ti?”

“Entonces tú protegerás a Ayaka, ¿cierto, Onii-chan?”

“S-Sí…”

“Entonces no hay nada de qué preocuparse. ¡Dale una paliza!”

“¿…Quién le va a dar una paliza a quién?”

Acompañada de una voz muy baja, Kagura miró maliciosamente a Ayaka.

Pero Ayaka no mostraba indicios de miedo. Diciendo “hmph”, infló su pecho y dijo:

“¡Te van a dar una paliza! Mi Onii-chan nunca pierde contra nadie. Si ni siquiera puedes derrotar a Eiri-san, te faltan cien años para derrotar a Onii-chan.”

“¿–Qué?”

Ayaka se burló de Kagura, haciendo que frunza el ceño.

Lanzándole una mirada de reojo a Kyousuke quien con nervios estaba diciendo “¡¿Huhhhh?!”, Kagura se mofó con desdén y dijo “Que perderé contra este tipo… Hmph. Qué mal chiste. Nee-san como oponente es una cuestión distinta, ¿pero un don nadie como él? Ni hablar de cien años, le cortaré la cabeza en dos segundos.”

“¿Le cortarás la cabeza en dos segundos? Eso suena tan lamentable. Wow. Eso es algo que una don nadie diría.”

“…No necesitaré ni un segundo para cortarte a ti.”

“¿Quieres probar?”

“Encantad–”

“¡Esperen!”

Kyousuke se interpuso entre las dos chicas.

“¡Dejen de pelear cuando apenas se conocen! ¡De todas formas, primero cálmense!”

“Estoy muy calmada, ¿sabes?”

“Ayaka está muy calmada, Onii-chan.”

“…La verdad no.”

Los ojos de Kagura estaban brillando anormalmente mientras que los de Ayaka habían perdido su destello.

Ambas lucían sospechosas como si fueran a matarse de inmediato.

Kagura incluso tomó el abanico de metal en su cintura. Pero sin importar qué, Ayaka fue la que empezó todo, por eso, Kyousuke se disculpó primero como el hermano mayor.

“Me disculpo porque mi hermana te ofendió. Te dijo cosas muy rudas–”

“¡Para nada, esta chica es la ruda!”

Ayaka señaló a Kagura con su índice y refutó.

“¡Ayaka sólo dice la verdad! Además, esta perra trató a Onii-chan de idiota… Insultó a Onii-chan por ser un don nadie e incluso dijo que le tomaría sólo dos segundos matarlo, y que Onii-chan es un Casanova y un mujeriego sin fidelidad.”

“Ella no dijo esas dos últimas cosas.”

¿Así no era como Ayaka lo veía, cierto?

Al ver a Kyousuke entristecer por algo extraño, Kagura dijo “…hmph” de manera desaprobadora.

“¿Tan convencida estás de que perdería contra este tipo? Más que un chiste, es una total locura… estoy completamente impactada. Claramente eres una tonta que no puede juzgar el nivel del oponente.”

“No tienes ningún derecho a llamar tonta a Ayaka. ¡Ayaka es muy inteligente!”

“Oh, cielos, ¿más disparates? En qué te basas para afirma–”

“En que cierta persona es muy estúpida. Estoy hablando de Eiri-san.”

“¿……Qué?”

Instantáneamente, la expresión de Kagura cambió de manera dramática.

“Estás llamando a Nee-san… ¿estúpida?”

“Sí. Cuando mostraron los resultados de los exámenes, quedó penúltima en el ranking, ¿sabes? Si Eiri-san es tan estúpida, Ayaka no cree que su hermana menor pueda ser mejor. Fufu. Oh, por cierto, Ayaka quedó tercera, desde arriba.”

Finalmente cambiando su expresión despreocupada, Kagura chasqueó la lengua.

“No me agrupes con esa persona inútil.”

“Cómo puedes llamarla inútil–”

“Es inútil para empezar, ¿cierto? Es incapaz de matar a alguien a pesar de ser una assassin. En este aspecto, ustedes homicidas deberían ser más profesionales que ella. Debería haber límites para avergonzar a la familia. Sheesh… Si tan solo nunca hubiera regresado.”

Murmurando para sí misma, sus murmullos estaban llenos de intenso rencor.

Sacando su abanico de su cintura, dijo:

“Yo soy distinta a Nee-san… puedo matar fácilmente. De hecho, ya he matado muchas veces. Sería una cuestión trivial para mí manchar este abanico–el abanico cuchilla de acero ‘Pájaro Rojo’–con la sangre de ustedes. Después de todo, soy muy profesional en ese aspecto como una assassin Akabane.”

Con un ondeo de su mano, Kagura desplegó el abanico.

“ “¡¿……?!” ”

Ayaka retrocedió tímidamente mientras Kyousuke se tensaba.

La expresión en el rostro de Kagura se desvaneció.

Cubiertos con medias tradicionales, sus pies se movieron para preparar su despegue–

“…Sin embargo, pueden relajarse. No han llegado órdenes de matar desde arriba por el momento. Disfruten su vida ambos. He terminado así que me retiraré.”

Sonriendo sin ánimo, Kagura pasó junto a Kyousuke y Ayaka.

Con el viento a partir de la apertura de su abanico, casualmente soltó esas palabras.

“ “—-” ”

Conforme pasaba junto a ellos, sus ojos rojo vino se encontraron con la mirada de ellos. Sus palabras inferían lo siguiente:

Una vez que reciba la orden, los mataré de inmediato.

Las cuchillas incrustadas en el abanico destellaron bajo el sol de verano.

Como una fría navaja desenvainada, un instinto asesino se estaba filtrando ligeramente. Bajo esa presión, los hermanos Kamiya permanecieron muy asustados como para moverse por un rato.

× × ×

“¡Uwahhhhhhhhhhhhhhh, suéltameeeeeee! ¡Suéltameeeeeeeeeeeeee~!”

“…Bostezo.”

Los hermanos Kamiya se abrieron paso hacia la habitación de huéspedes luego de separarse de Kagura. Tan pronto como llegaron, escucharon a Renko gritando.

Perplejos y desconcertados, corrieron hacia la escena para encontrar a Renko dominada por Eiri con una llave de brazo invertida, retorciéndose enérgicamente sobre el suelo.

Mientras tanto, Eiri lucía muy relajada conforme retenía a Renko, bostezando por el aburrimiento.

“…Oh, es Kyousuke. Parece que tú también capturaste a tu presa con éxito.”

“Sí. Oye, umm… ¿Qué estás haciendo?”

“No mucho. La dominé porque quería escapar—¡Sí!”

“¡¿Hikyahhhhhh?! ¡Se va a romper, se va a romper, si jalas tan fuerte, la articulación se va a rompeeee! ¡Deja de jalar, perdóname! ¡Ya no escaparé, no escaparééééé!”

“…Sí, sí.”

Eiri exhaló y dejó de sostenerla.

Aferrando su hombro, Renko dijo “shuko…” y se estiró. Entonces Ayaka corrió hacia su lado, abrazando la cabeza de Renko–

“¡¿Estás bien, Renko-san?!”

“Oh, Ayaka-chan… No lo, lograré… Aunque te quedes sola, debes correr… Ack.”

“¡¿Renko-saaaaaaaaaaaaaaaan?! Sollozo… Ayaka entiende. Aun si Ayaka es la última que queda, Ayaka seguirá buscando en la casa. Tengo que encontrar la habitación de Eiri-san–”

“Oye. Es hora de irnos, Ayaka.”

“–Oh, okey.”

“¡¿Ow?!”

Ayaka hizo a un lado la cabeza de Renko y se levantó.

Perdiendo apoyo, la cabeza de Renko se estrelló fuerte contra el suelo.

“Shuko–…Qué mala. Lo único que quería era echar un vistazo a tu cuarto. ¿Exactamente por qué te opones tanto? Es muy bizarro.”

“…Por supuesto que no. Seguramente vas a rebuscar por todo el lugar a pesar de decir que ‘echarás un vistazo.’”

“¿Tienes algo que no quieres que los demás encuentren? Foosh–”

“¿Huh? No realmente. Cómo podría haber algo así…”

Las dos chicas discutían mientras caminaban juntos hacia el cuarto de huéspedes.

Sin embargo, en el camino, Renko dijo “¡ahora que estamos aquí muéstranos el lugar para acostumbrarnos al ambiente! Cosas como dónde está el baño.” Y así, el grupo empezó su tour.

Mientras deambulaban por la mansión, Kyousuke hizo una pregunta que lo había estado molestando todo el tiempo.

“Eiri. ¿Acaso… te llevas mal con tu hermana?”

“¿–Por qué lo preguntas?”

“Bueno, nos encontramos con ella antes y–”

“¿Dijo algo sobre mí?”

“…Sí.”

Kyousuke no sabía cómo responder a su pregunta.

“Inútil”, “la vergüenza de la familia”, “si tan solo nunca hubiera regresado”–Mientras Kyousuke se preguntaba si debía o no informarle sobre el abuso verbal de Kagura…

“La vergüenza de la familia, la inútil, cobarde, descarada, retrasada, incompetente, incapaz, la idiota de los Akabane… ¿Qué más? Déjame ver, si tan solo nunca hubiera regresado. Eso es casi todo, ¿cierto?”

Eiri supuso perfectamente sin esfuerzo.

“¡¿Huh?!” Kyousuke reaccionó con asombro, sonsacándole una sonrisa irónica a Eiri.

“…La escucho insultarme todos los días, todo el día. Esa chica me ve como un engendro. Ya lo sé muy bien. La familia Akabane es un matriarcado.”

“¿Matriarcado? ¿Eso significa que es más probable que nazcan chicas?”

“Sí. El rojo simboliza la sangre, la sangre simboliza el nacimiento, y el nacimiento es equiparado a las mujeres… Aunque eso no es completamente cierto, mi familia siempre ha criado herederas mujeres fácilmente. La líder de familia de cada generación fue una mujer. La línea de sucesión empieza con la hija mayor, y le sigue la segunda hija, la tercera hija… finalmente hasta la hija más joven antes del hijo mayor. En cuanto a las líderes de la familia principal, hubo cinco segundas hijas y una tercera hija… El resto han sido todas hijas mayores. Una cosa más, Okaa-sama es una hija mayor.”

Mientras miraba las flores rojas floreciendo en el patio, Eiri caminó por la galería.

Su voz sonaba muy calmada mientras relataba, luciendo indiferente.

“…Pero quiso la suerte que yo sea incapaz de matar a pesar de ser la hija mayor de la familia principal. Sin embargo, el talento natural con el que fui bendecida es desperdiciado en mí, dándoles a todos esperanzas innecesarias, evitando que se rinda por completo… La segunda hija, Kagura no puede aceptar que alguien como yo haya nacido en el clan. Hace mucho tiempo, antes de que descubriera que yo no podía matar, solía admirarme mucho.”

Eiri lucía muy triste mientras hablaba sobre su hermana menor.

Kagura odiaba a Eiri, pero Eiri no mostraba indicios de odiar a Kagura. Más bien, parecía comprender a su hermana.

“¿…No hay manera de reconciliarse?”

“Lo dudo. Mientras siga siendo incapaz de matar.”

“Hmm–”

Apartando la vista de Kyousuke quien se puso a pensar profundamente, Eiri miró al patio.

Ciertamente, puede que Eiri tenga razón. Tan pronto como se convierta en una asesina, Fuyou la convertirá en la sucesora del negocio familiar sin dudarlo.

La razón de Kagura para menospreciar a Eiri se desvanecería. La relación entre las hermanas mejoraría.

La desazón, la tristeza, el conflicto, todo en el corazón de Eiri sería barrido.

“Pero Eiri, tú realmente quieres–”

Instantáneamente, Eiri dijo “oh” y dejó de caminar.

Aparentemente había descubierto algo. Comenzó a mirar a cierto rincón en el patio.

“¿…Oh, qué pasa contigo?”

“¿Notaste algo interesante?”

Caminando detrás de nosotros, Renko y Ayaka también se detuvieron y siguieron la mirada de Eiri.

El vasto patio tenía grandes faroles de piedra y roca así como un paisaje artificial creado con grava blanca. En una esquina del patio, en frente del jardín, había un área de rojo más vívido que el de las flores.

Kimonos bermellón. Dos figuras estaban sentadas en cuclillas con sus espaldas hacia el grupo de Kyousuke. A juzgar por sus tamaños, parecían ser niños.

Los dos niños estaban concentrados jugando con algo en frente del cantero.

¡Recorte! Un extraño sonido podía oírse.

Recorte, recorte, recorte, recorte.

“ “¿……?” ”

Sintiendo probablemente que alguien los estaba mirando, los dos niños de repente dejaron lo que estaban haciendo y giraron sus cabezas.

Ayaka gritó “¡¿Kyah?!” Renko dijo “¡¿Uhyahhhhhhhh?!” Kyousuke tragó saliva involuntariamente.

Los rostros de los niños estaban sucios, como si estuvieran salpicados con sangre fresca.

“ “…Ah.” ”

Los dos niños reaccionaron un latido más tarde. Sus ojos castaño rojizo se abrieron grandes.

“ “¡Eiri-oneechan!” ”

Exclamando entusiasmados, corrieron hacia ella en línea recta.

Sus pequeñas cabezas se balanceaban mientras atravesaban el patio, sosteniendo tijeras podadoras gigantes. Una negra, la otra blanca. Pintadas con colores contrastantes, de las cuchillas goteaban un líquido que parecía sangre fresca, salpicando a los lados.

Balanceando las peligrosas armas en sus manos, los niños corrieron hacia ellos.

“ “¡Es Eiri-oneechan, es Eiri-oneechan!” ”

“O-Oye… ¡¿Parece que vienen por nosotros?!”

“¡¿Tenemos que contraatacar juntos?!”

“¡No, no! ¡Corre, Ayaka-chan! ¡Rápido!”

“ “¡Es Eiri-oneechan, es Eiri-oneechan! ¡Es Eiri-oneechan, es Eiri-oneechan, Es Eiri-oneechaaaaaaaaaaaaaaaaaan, woooooooooooooww!”

Conforme Kyousuke, Renko y Ayaka entraban en total pánico, los dos niños ya los habían alcanzado.

Quitándose los suecos de una sacudida y subiendo a la galería, rodearon a Eiri–

“¡Eiri-oneechan, bienvenida a casa!”

“¡Bienvenida a casa, Eiri-oneechan!”

Exclamando con fuerza, los dos niños hicieron un montón de ruido. Se sentía como si estuvieran a punto de abalanzarse sobre ella. Afortunadamente, las tijeras podadoras y la sangre salpicaba en su ropa se los impedía. El cabello de los niños y la ropa estaban manchados con alguna clase de líquido.

Eiri parecía bastante acostumbrada a ello. Impávida, ella dijo “Sí, estoy de vuelta” y sonrió.

“¿Cómo estás, Ryou?”

“¡Bien!”

El niño llamado Ryou levantó el par de tijeras podadoras negras en lo alto.

“No pescaste un resfriado, ¿no Ran?”

“¡Nop!”

La niña llamada Ran sujetó el par de tijeras podadoras blancas con fuerza.

El cabello castaño rojizo de los dos niños les llegaba a los hombros. Tenía rostros idénticos. No hacía falta decir que lo mismo iba para sus figuras, pero incluso sus voces eran iguales. Excepto por las tijeras, no había manera de distinguirlos.

Ignorando a Kyousuke y al resto, los gemelos instantáneamente charlaban de manera trepidante.

Mientras jugueteaban con las tijeras en sus manos, recortando, recortando–

“Eiri-oneechan, Eiri-oneechan.” “¡Escucha, escucha!” “Algo se estaba ocultando por allí recién.” “¡Algo extraño!”

“¿…Algo extraño?”

“ “¡Sí!” ”

Ryou y Ran respondieron al unísono.

Incluso sus respiraciones estaban en perfecta sincronía.

“Rojos, amarillos.” “Púrpuras, verdes.” “Arañas y ciempiés, nunca antes vistos.” “Serpientes y ranas, nunca antes vistos.” “Muchas cosas raras.” “¡Muuuuuuuuchas, aparecieron muchas!”

“……Oh.”

Un ceño fruncido apareció en la frente de Eiri.

Los gemelos se miraron entre sí y dijeron:

“Esa serpiente que encontramos recién era muy inusual.” “¡Sí, muy lindo, su color!” “Como un intestino destripado fresco.” “¡Como un pequeño intestino, es rosa!”

“¡¿…?!”

Una serpiente rosa. Era la serpiente venenosa que Busujima había liberado en el camino al cuarto de huéspedes.

En otras palabras, las manchas de sangre sobre los gemelos eran–

“Pero casi nos mordió…” “¡Así que la matamos!” “Le corté la cabeza.” “¡Se la cortó!” “Pero seguía viva.” “Retorciéndose.” “Lucía muy repugnante…” “Así que la cortamos en muchas partes.” “¡Usando las tijeras de Ryou, la ‘Cruz Cortante Negra’!” “¡Y las tijeras de Ran, la ‘Cruz Cortante Blanca’!” “Empezamos a cortarla desde la cabeza hasta la cola.” “¡Cortando, cortando!”

Los dos niños se reían inocentemente, con sus tijeras abriéndose y cerrándose.

Los dos pares de tijeras y la sangre y fluidos corporales salpicados en sus ropas seguramente provenían de las criaturas venenosas que Busujima había liberado para vigilar la mansión.

“…Suspiro, la mataron.”

Eiri suspiró. Kyousuke y el resto se quedaron sin palabras.

En ese momento, los gemelos finalmente los notaron y dijeron “¡ah!” al unísono–

“Estas personas, no nos digas que son…”

“¡Sí, deben ser ellos, sin dudas!”

Susurro, susurro, susurro. Juntando sus rostros, empezaron a discutir en susurros. Kyousuke, Renko y Ayaka estaban mirando perplejos. Eiri comenzó a presentar a los gemelos.

“Ellos son mi hermano y hermana menores. Como pueden ver, son gemelos. Nueve años de edad. El mayor, Ryou, es el que tiene las tijeras negras. La que tiene las tijeras blancas es la menor, Ran.”

“¡Encantado de conocerte, Onii-chan!”

“¡Encantada de conocerlas, Onee-chan!”

Los gemelos bajaron sus pequeñas cabezas y los saludaron luego de su discusión en susurros.

“H-Hola…”

“Encantada de conocerlos.”

“¡Es un placer conocerlos!”

Aún sin saber qué hacer, el trío les devolvió el saludo. Los gemelos examinaron sus rostros con gran interés. Sus claros ojos y sus rostros manchados con sangre contrastaban enormemente, luciendo muy fuera de lugar, era aterrador.

“¡Oye, Onii-chan!” “¡Oigan, Onee-chan!” “Ryou ya lo sabe.” “¡Ran también lo sabe!” “Onii-chan, eres un homicida, ¿cierto?” “Onee-chan, son homicidas, ¿cierto?”

Emanando un fuerte aroma a sangre, los gemelos se aproximaron a ellos.

Con ojos destellantes, alzaron la vista a Kyousuke, Renko y Ayaka…

“¿Con qué armas mataron?” “¿Cómo mataron?” “¿Por qué mataron?” “¡Tengo muchísimas curiosidad, Ran-chan!” “¡Tengo muchísima curiosidad, Ryou-chan!” “Por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor díganos.” “¡Queremos saber, queremos saber, queremos saber, queremos saber, queremos saber, queremos saber, queremos saber, queremos saber, queremos saber!”

Recorte-recorte. Recorte-recorte.

Los gemelos abrían y cerraban sus tijeras, acercándose más y más. Kyousuke y compañía estaban congelados del miedo–

“…Ustedes dos, vayan a lavar esas cosas sucias. Regresen cuando se hayan cambiado.”

Eiri golpeó en la cabeza a los gemelos.

Aferrándose sus cabezas con un “¡¿wah?!”, los gemelos se miraron entre sí.

Entonces como si se hubieran dado cuenta de algo gracioso, se rieron.

“ “¡Entendidooooooooooooo!” ”

Le respondieron enérgicamente a Eiri. Tomándose de las manos manchadas de sangre, salieron corriendo con pasos ruidosos. Allí en su lugar, Kyousuke y las demás se quedaron sin palabras, mirando en shock a los gemelos que se marchaban.

“¿…Qué diablos pasa con esos dos?”

“¡Estaban demasiado emocionados! Es imposible seguirles el ritmo.”

“Sucede todo el tiempo. Por cierto, ¿deberíamos informar sobre este asunto?”

Eiri señaló al charco de sangre en la esquina del patio.

Varios segundos después…

“¡¿Qué pasó?! Mis amigos vinieron a mí, informando sobre una emergencia…”

Busujima arribó a la escena en ese momento. Colapsó tan pronto como vio los cadáveres de sus mascotas y empezó a llorar a pesar de su edad.

“¡¿Hieeeeeeeeeeeeeeeeeeeee, Kobiyan?! ¡Kobiyaaaaaaaaaaaaaaan! Sollozo, sollozo… Por qué, por qué pasó esto… Sollozo… Sollozo… ¡Wahhhhhhhhhhhhhhhhhhh!”

× × ×

“Me disculpo muchísimo por este incidente.”

“ “¡Lo sentimos muchísimo!” ”

Fuyou había llegado a la habitación de Kyousuke y compañía para arrodillarse a modo de disculpa. Los gemelos imitaron a su madre y se arrodillaron, postrándose con sus cabezas apoyadas sobre el suelo.

Busujima estaba sentado de piernas cruzadas en frente del trío con los brazos cruzados sobre su pecho, el rostro vuelto hacia un lado.

Lucía bastante enfadado porque sus amadas mascotas fueron masacradas sin piedad.

Después del incidente. De acuerdo a los resultados de la investigación de la asistente, había un total de seis cadáveres descubiertos en la mansión. Como la serpiente venenosa desmembrada, evidentemente fueron despedazados con esos dos pares de tijeras.

Fuyou alzó la vista desde el tatami y habló con un semblante triste:

“Aunque siempre les he enseñado que deben abstenerse de matar innecesariamente… Estos dos niños tienen una ligera tendencia a deleitarse masacrando. Matan pequeños animales en un parpadeo en el momento que una baja la guardia. Son novatos que aún tienen que aprender a controlar sus impulsos por asesinar. Mi fracaso al educarlos adecuadamente es la razón de este lamentable incidente. Lo siento mucho.”

“ “¡Lo sentimos mucho!” ”

Kyousuke y las otras estaban sorbiendo té sobre la mesa baja, atestiguando todo el proceso desde un costado. A pesar de que los miembros de su familia estaban arrodillados disculpándose en frente de ella, Eiri seguía masticando bollos hervidos de manera inexpresiva.

Un momento de silencio. Luego de un momento, Busujima finalmente habló.

“…Ya no me importa. Levanten sus cabezas. Ellos no volverán a la vida sin importar lo mucho que se disculpen. Fue un error de mi parte liberar animales peligrosos y venenosos. Sí, el error fue mío… De haberlo sabido, hubiera liberado amigos más apropiados para batallar. De esa manera, al menos podrían haber contraatacado… (Murmurando, murmurando).”

A pesar de decir que fue error suyo, Busujima murmuraba.

La muerte de sus mascotas probablemente fue un inmenso shock para él. La cabeza de Busujima estaba colgando tan bajo como era posible. Inclinándose hacia delante, Fuyou se acercó, acarició la mejilla de Busujima y dijo:

“¿Supongo que no se encuentra completamente tranquilo? En ese caso, mi mano está obligada a… Permítame disculparme personalmente con usted. Con el fin de que perdone el estúpido comportamiento de mis indignos niños, dejaré que haga lo que quiera conmigo. Fufu. Por favor, disfrute hasta quedar satisfecho esta noche.”

Fuyou trazó su dedo de manera seductora por su piel y le susurró en el oído.

Busujima murmuró “¿…Qué?” sospechosamente y alzó la vista–

“–Entonces no rechazaré su amable ofrecimiento.”

Aceptó sin pensarlo dos veces. Bajo su nariz, su filtro se estaba extendiendo de manera lasciva.

Lucía como si se hubiera olvidado de sus mascotas muertas por completo. Observando a la joven y sexy Fuyou quien no parecía ser la madre de Eiri, él estaba mirando lujuriosamente todo su cuerpo con ojos libidinosos.

“¡Muérase de una vez!”

“¡¿Gah?!”

Eiri le lazó un bollo hervido a Busujima.

“¡¿Okaa-sama?! ¡¿En qué diablos estás pensando?! Proponer tales términos a esta clase de hombre… ¡¿Te has vuelto loca?! ¡Aun asumiendo que Okaa-sama esté de acuerdo con eso, será sobre mi cadáver, ¿okey?!”

Eiri regañó con su rostro sonrojado mientras Fuyou decía “ara ara” con una sonrisa.

Retirando su mano extendida, se cubrió la boca y dijo:

“Por supuesto que estoy bromeando, Eiri. Eres tan graciosa~”

“…Okaa-sama.”

“Entonces sólo era una broma. Tsk…”

“¿–Sensei?”

Eiri originalmente estaba mirando fijo a Fuyou con exasperación. Ahora le entrecerraba los ojos a Busujima.

Busujima se estaba lamentando cuando instantáneamente agitó su mano con pánico.

“Escucharon mal, yo también estaba bromeando, ¿okey? ¡Eso es más que obvio! Jajaja… Soy un profesor después de todo. Sin importar cuán linda sea la otra persona, no puedo cometer adulterio con una madre–”

“No hay ningún adulterio aquí, Sensei.”

“¿Huh?”

“Mi esposo ha fallecido hace mucho tiempo.”

“ “¡¿……?!” ”

Instantáneamente, los hombros de Eiri se sacudieron.

La expresión de Busujima interpretó “mierda, pisé una mina.”

“El padre de Eiri… ¿ya ha fallecido? Perdóneme por el atrevimiento, pero suena como si–”

“Así es, hace seis años, de repente perdió la vida durante un trabajo. Tenía treinta y dos años.”

Fuyou agachó la mirada y respondió.

“El riesgo de morir en un trabajo siempre está presente dentro de una ocupación como el asesinato. Nuestra expectativa de vida en esta carrera es muy corta… Morir a la edad de treinta y dos años, esa fue la vida que él eligió. Sin embargo, mi esposo fue un asesino magnífico, así que probablemente fue mala suerte… En aquel entonces, mi hija mayor Eiri tenía diez años mientras que Ryou y Ran apenas tres.”

“ “ “—-” ” ”

Por un momento, Kyousuke y los demás se quedaron sin saber cómo responder y sólo mantuvieron sus cabezas gachas en silencio.

Los gemelos emitieron un sonido con rostros tristes.

Un silencio sofocante descendió.

Algo barrió con esa atmósfera. Fue Fuyou juntando sus palmas.

“Discúlpenme. Me he avergonzado a mí misma, pensar que hice que mis invitados se preocupen… Por favor no permitan que la muerte de mi esposo pese en sus mentes. Los niños y yo ya lo hemos superado. Han pasado seis años, ¿no, Eiri?”

Confrontada con la pregunta de Fuyou, Eiri no respondió. Se estaba mordiendo el labio con tanta fuerza que casi lucía blando. Su rostro estaba dirigido hacia el suelo. Sentado junto a ella, Kyousuke estaba muy preocupado y echó un vistazo al perfil de su rostro.

“¿…Eiri?”

“Oh, cielos. Eiri es una niña que amaba y respetaba mucho a su padre.”

Una sonrisa irónica surgió en el rostro de Fuyou mientras entrecerraba sus ojos rojo sangre.

“…Sin embargo, pienso que tu padre estará triste si muestras una expresión así. El Festival Bon comienza hoy. Nuestros difuntos ancestros regresarán al mundo humano durante esta ocasión–Escúchame, Eiri. Cuando tu padre regrese, lo recibiremos con rostros sonrientes, ¿sí?”

× × ×

La comida fue servida sobre la mesa por medio de las manos de la asistente de la máscara Noh.

Platos con guisado, salteados, fritos, aperitivos fríos, ensaladas, sopas, pepinillos… Posado sobre la laca roja se encontraba un festín en grandes cantidades.

La mesa baja era muy larga y estaba repleta de estos platillos al mismo tiempo.

“Wow, es magnífico… Esta comida es super grande.”

“¿Incluso la comida supera a la de un hotel? ¡Luce muy delicioso!”

“¿Qué es esto? ¿Tortura lenta? ¡¿Soy la única que no puede comer nada de esto?!”

“¿…Qué tal si comes en el almacén?”

“¡¿Eh?! Imposible, comer a sola no es divertido. ¡Lo principal de un almuerzo o una cena no es la comida sino con quién comes! Es por eso que, no estoy decepcionada en absoluto… yo… n-no estoy decepcionada.”

“Bueno, bueno. Date prisa y limpia esas lágrimas.”

“¡No puedo limpiarlas con la máscara puesta, wahhhhhhhhhhhhhh!”

Todos estaban charlando ruidosamente mientras se sentaban sobre los almohadones que habían sido preparados con anticipación.

Sentados en orden desde el extremo de la mesa estaban Busujima, Kyousuke, Renko y Ayaka.

Luego estaba Eiri–

“……Tsk.”

Estaba sentada en el lado opuesto a Busujima, a la izquierda de Kagura.

Kagura estaba chasqueando la lengua ruidosamente a propósito pero Eiri permaneció impávida.

Después del incidente de más temprano, Kyousuke y los demás habían enterrado las mascotas muertas de Busujima detrás de la mansión e incluso prepararon una lápida. Luego miraron televisión hasta la hora de la cena, un lujo no disponible en la escuela, charlaron casualmente e incluso discutieron sobre sus futuros itinerarios, pasando el tiempo sin prisas en su habitación.

Nadie trajo a colación el tema del padre de Eiri, quien había fallecido hace seis años. Cuando Eiri regresó a su cuarto, lucía igual que siempre sin indicios se dolor en su rostros.

En este momento, con sus párpados entrecerrados, estaba bostezando perezosamente como siempre.

“¡Tengo mucha hambre, Ryou-chan!”

“¡Quiero comer pronto, Ran-chan!”

Los gemelos estaban sentados a la derecha de Kagura, charlando y jugando. La última en aparecer, Fuyou, fue hacia un costado de la larga mesa y se sentó donde todos podían verla.

“Gracias a todos por su paciencia. Ya le he pedido a las ramas de la familia que regresen. Así, todos los miembros de la familia Akabane principal están presentes. Empecemos sin alboroto.”

Siguiendo la acción de Fuyou, Kyousuke y los demás juntaron sus palmas.

“ “ “¡Gracias por la comida!” ” ” Dijeron todos al unísono y luego tomaron sus palillos pintados con laca roja.

Eran las seis de la tarde. El lugar era salón de banquetes en la residencia principal Akabane. Así, un armonioso banquete para nueve comenzó.

Fuyou le sirvió un vino local fino a Busujima. Eiri preguntó:

“…Okaa-sama, ¿Nii-san y Muramasa no están?”

“Así es, están trabajando. Se espera que Basara regrese mañana por la mañana si las cosas van de acuerdo a lo planeado. Muramasa está en el exterior y probablemente no vuelva a tiempo para participar del Festival Bon.”

“Ya veo… Igual que siempre, ocupados como de costumbre.”

La mención de “trabajar” de Fuyou significaba asesinato, por supuesto. Como la única miembro de la familia incapaz de matar, Eiri puso una expresión afligida.

“Por el otro lado, tú no tienes muchas prisas como siempre,” se mofó Kagura.

Tan pronto como dijo eso, Fuyou continuó con una declaración sorprendente.

“Originalmente, se suponía que Kagura iba a estar ocupada trabajando hasta esta noche… Pero parece que quería ver a Eiri y entonces terminó el trabajo limpia y rápidamente. Fufu, no puedo creerlo. Desde que regresó a casa esta mañana, ha estado inquiera todo el día sin poder tomar ni siquiera una siesta, ¿saben?”

“¡—Pfffft!”

Habiendo oído eso, Kagura escupió el tofu frito con salsa que estaba comiendo.

“¡¿Fuyou-sama?! ¡Por favor no digas cosas que causen malentendidos! Que me haya encargado del trabajo con rapidez fue porque las condiciones eran favorables por casualidad. ¡En cuanto a no dormir y sentirme inquiera, eso fue porque quería rebanarla con un balanceo de la cuchilla en el primer momento! N-No es porque quería verla–”

“Tienes un poco de tofu en tu labio, Kagura.”

“¡No me toques!”

Kagura se quitó de encima la mano de Eiri que estaba sosteniendo un pañuelo, actuando con bastante violencia. Luego de limpiar la esquina de su boca enérgicamente, se distanció de Eiri. Sonrojándose con disgusto, Kagura empezó a limpiar la mesa.

Fuyou sirvió vino en su propia y sonrió con ironía con un “Dios mío.”

Mirando al lado donde estaba sentado el grupo de Kyousuke, preguntó:

“¿Qué tal sabe la comida, chicos? Espero que sea agradable para su paladar.”

“¡Sí, está muy rico!”

Las mejillas de Ayaka estaban llenas con guisado de calabaza, y su rostro sonreía radiante.

Kyousuke sujetó un poco de agar de tomate con sus palillos y asentía con un “está muy bueno” sin importar qué plato probara. Todos estaban por encima de los estándares de la cocina familiar común. Probablemente, habían contratado a un chef profesional.

Hablando de comida en la Escuela Purgatorium de Rehabilitación, todo sabía como desechos de cocina, así que en contraste los alimentos aquí se sentía aún más placenteros al comerlos.

Saboreando carne tierna de caballo junto al vino fino local, Busujima comentó:

“Oh cielos, tanto el vino como la comida están muy ricos. ¿Por casualidad usted misma preparó toda la cena…?”

“Sí. Sin embargo, debido a las grandes cantidades de esta noche, Kagura estuvo ayudándome.”

“ “ “¡¿Eh?!” ” ”

Kyousuke, Renko y Ayaka miraron a Kagura al mismo tiempo.

“¿……Tienen algún problema conmigo?”

“No, pero cómo decirlo, básicamente–”

“Qué sorprendente. Es increíble que puedas preparar comida de alta clase.”

“Hmm~ Bueno, ¿quién sabe? Quizás simplemente no probamos los platillos que ella preparó. Entre toda esta comida deliciosa, puede que haya mezclados fracasos terriblemente repugnantes–”

“Para nada. Cocina es simplemente seguir pasos en una secuencia. No tengo idea de qué pasa por la mente de las personas que fracasan al cocinar. ¿En dónde encuentran tontos como esos?”

El grupo de Kyousuke señaló silenciosamente al asiento vecino al de Kagura.

“¿…Q-Qué?”

Eiri frunció el ceño, a mitad de comer tempura.

“¿No sabes cocinar?”

“—-”

Eiri se congeló por un momento y luego evitó el contacto visual y contestó:

“Un poco, con algunos platillos… ¿más serios que otros?”

Los palillos de Kagura cayeron al suelo con un repiqueteo.

“N-Nee-san… Debes estar bromeando, ¿cierto? No puedes cocinar, no puedes estudiar, no puedes matar. Entonces dime, ¿exactamente qué puedes hacer?”

“…Respirar, supongo.”

“¡¿Respirar?! Eso es algo que hasta los bichos puedes hacer. ¡Debería haber límites a la incompetencia! Los ancestros se reirán, pensar que la hija mayor de la familia principal de los Akabane es tan patética. Es una desgracia para todos los descendientes vivos. Podrías por favor dejar de respirar de inmediato y morirte un poco… Si no te importa, ¿qué tal si lo hago por ti?”

“Imposible. Fracasaste cuando me emboscaste más temprano.”

“Qué… ¡B-Bien! Te cortaré hasta morir ahora mismo–”

“¡Detente, Kagura! ¡Nada de cuchillas en la mesa!”

“……Entendido. Mis disculpas, Fuyou-sama.”

Kagura regresó a su asiento con una expresión de sufrimiento luego de ser regañada por Fuyou. Eiri sorbió su sopa de manera despreocupada a pesar del estrecho escape de ser atacada con una cuchilla.

La manera en que estas dos hermanas interactuaban era anormal.

El clima estaba claramente cálido pero la situación estaba haciendo que Kyousuke sudara frío. En ese momento, Renko tiró de la manga de Kyousuke.

“Oye, oye, Kyousuke. ¿Quieres que te dé de comer con el método ‘di ah’?”

“¿…El método ‘di ah’? Puedo comer yo solo, gracias.”

“¿Hmm? ¿No hay problema, cierto, Kyousuke? ¿Por qué tomas nuestra relación?”

“Cállate. Sólo guarda silencio y bebe tu jalea.”

“Vamos, di ah…”

“¡Ya dije que no! ¡Además, ¿por qué jalea en lugar de comida?!”

“Sí. Un beso indirecto, ¿hmm? Qué vergonzoso, qué vergonzoso.”

“No es un beso indirecto si usas un sorbete, ¿cierto?”

“Ahora que lo dices, ¿qué tal un beso directo? Smooch–”

“¡La máscara de gas está en el medio! ¡Aléjate, es aterrador!”

“ “—-” ”

Viendo a Kyousuke y Renko armando un escándalo, un par de ojos rojo vino les dispararon una mirada con desdén.

Kagura se unió a la mirada desdeñosa de Eiri, viendo maliciosamente a Kyousuke.

“U-Umm… ¿Qué sucede?”

“¿Acaso no eres el novio de Nee-san?”

“¡¿Huh?!”

“¡¿Ehhhh?!”

“¡¿–Pffft?!”

Kyousuke y Renko quedaron totalmente impactados, mientras que Eiri escupió toda la sopa que estaba sorbiendo.

“¿…Qué raro?” El rostro de Kagura estaba lleno de asombro.

“Pensé que compartían ese tipo de relación. Salir con Nee-san mientras juegas con otras chicas, qué hombre sinvergüenza que merece morir… Eso era lo que solía pensar. Pero parece que me equivoqué. ¿Parece que tu novia es la chica con la máscara de gas?”

“Sí, así es. Foosh–”

“¡No digas ‘así es’! ¡No estoy saliendo con nadie, ¿okey?!”

“¿…Es eso verdad, Nee-san?”

Kagura miró a su lado. Eiri estaba limpiando la mesa con un pañuelo. Estaba sonrojada hasta las orejas, hablando con una voz nerviosa:

“¡¿No es eso obvio?! Q-Q-Q-Q-Q-Quién querría a este tipo inútil… Imposible. ¡Deja de decir tonterías, Kagura! ¡¿Eres retrasada?!”

“P-Perdón…”

Inesperadamente, Kagura se disculpó al instante.

“Ciertamente, es imposible que te enamores de este tipo mediocre. Incluso para ti, creo que fui demasiado lejos con lo que dije.”

“…Suspiro. Espero que lo hayas entendido. Cuida tus palabras, Kagura.”

“Sí… lo siento mucho.”

“¿Tanto me odian ustedes dos?”

En cuanto a Kagura, quien había mantenido su acto de la lengua filosa todo el tiempo, admitir que había ido demasiado lejos con lo que dijo…

Kyousuke se sentía especialmente deprimido sobre los insultos indirectos–

“Discúlpate.”

¡–Woosh!

Un objeto rojo pasó volando.

“¡¿…Hmm?!”

Kagura inclinó la cabeza para esquivarlo justo a tiempo. Un arma delgada y peligrosa hubiera perforado la anterior posición en su ojo hace un segundo. Un salpicón pudo escucharse en la fuente en el patio no muy lejos de la galería.

“Qué–”

Giró hacia la dirección de la que había llegado volando el objeto…

“Discúlpate con Onii-chan. ¿Te gustaría morir o disculparte?”

Ayaka se había levantado sobre una rodilla, con su mano derecha en la pose de haber lanzado algo, y ahora estaba mirando a Kagura con ojos que habían perdido su brillo. Los palillos pintados con laca roja en su mano habían desaparecido.

Ayaka había lanzado sus palillos apuntando los globos oculares de Kagura.

Kyousuke sintió una capa de sudor frío en la superficie de su frente.

“O-Oye… Ayaka, cálmate–”

¡–Woosh!

Kyousuke apenas se había inclinado hacia delante cuando un destello blanco pasó volando esta vez.

Esa luz atravesó el aire y voló derecho, rozando a unos pocos milímetros una de las coletas de Ayaka, y finalmente incrustándose en la puerta corrediza. Era un abanico de metal con una cuchilla integrada.

Kagura se levantó sin prisas con un ojo entrecerrado con instinto asesino.

“¿…Presumo que estás preparada para morir, al ver que te atreviste a emboscarme con un ataque sorpresa? Por mostrar tu intención de matar a una Akabane, tu vida probará el sabor del arrepentimiento.”

“Lo mismo para ti. Insultar a Onii-chan es un crimen. Harías bien en irte al infierno, y nunca esperar la salvación.”

“¡Ayaka! ¡¿Por qué haces esto de repente?! ¡Basta ya!”

Kyousuke rápidamente rodeó y contuvo a Ayaka. Más allá de eso–

“¡Kagura! ¡Baja tus cuchillas! ¡¿Por qué tomas a una novata?!”

Bloqueando el frente de Kagura, Eiri persuadió a su hermana menor.

Las miradas de Ayaka y Kagura chocaron, brotando chispas.

“Esta chica es muy molesta. Permíteme cortarte la garganta, la cual es tan experta para hacer ruido, ¿okey?”

“Fufu. ¿Parece que estamos pensando en lo mismo? Ayaka también te odia. ¡Muy bien, muérete!”

“¡La cena de hoy es muy divertida, Ryou-kun! Di, ah…”

“Es divertida mientras estés aquí, Ran-chan. Di, ah…”

Sin preocuparse por los insultos y las armas peligrosas lanzadas de un lado al otro de la mesa de comedor, los gemelos se alimentaban entre sí.

En cuanto a Busujima, le preguntó a Fuyou quien estaba sirviendo vino:

“¿…No debería detenerlas?”

“No es necesario. Se terminará solo sin intervención. Por cierto, Sensei, tengamos una linda charla, no todos los días dos camaradas profesional en el mismo campo se reúnen.”

“C-Claro…”

“Oiga, oiga. ¿Puedo tomar un poco de vino?”

“¡No! Aún eres una menor.”

“Ciertamente. Beber iría en contra de las reglas, ¿sí? Sin embargo, preguntaste en el momento perfecto. Me gustaría aprender más sobre ti. Los rumores dicen que fuiste creada puramente para asesinar… ¿Podrías compartir algunos detalles más conmigo para animar esta atmósfera de bebida?”

“¡Un momento! Tampoco puedo hacer excepciones sobre esto. Los detalles sobre Hikawa-san son ultra secretos de nuestro lado. Cómo podría revelar fácilmente–”

“En serio… ¿no puede?”

“¡¿Woah?! ¿S-Supongo? Quizás si es sólo un poco…”

“…Muestra ese rostro pervertido otra vez. Qué desgracia.”

Busujima se estaba sonrojando mientras Fuyou sostenía su mano. Renko negó con su cabeza y dijo “no tiene remedio, no tiene remedio.”

Mientras tanto, Kyousuke y Eiri aún seguían interviniendo en el enfado entre sus hermanas menores.

“¡Lo siento, es culpa de mi hermana! La regañaré luego, ¿podrías dejarla por favor?”

“No, esa chica es la que tiene la culpa. ¡Onii-chan, no necesitas disculparte!”

“…Sí. Es la culpa de mi hermana, así que lo siento, ¿okey? Además, me dejé llevar por ella accidentalmente hace un momento–”

“¡¿Nee-san, por qué te estás disculpando con ellos?! ¡Si te das por vencida aquí, será una desgracia para el honor de los Akabane!”

Ayaka y Kagura se miraban fijo la una a la otra a través de la mesa.

Se habían convertido en enemigas después de conocerse hace poco. Aunque el instinto asesino había sido sosegado, su ardiente furia no mostraba signos de calmarse.

Docenas de minutos pasaron–

Para el momento en que las dos chicas se calmaron, la mayor parte de la comida ya se había enfriado.

× × ×

“Foosh–Qué cena tan divertida, ¿no Kyousuke?”

“…Supongo.”

Después de que la animada cena terminó, ya eran pasadas las 8pm.

Kyousuke estaba mirando un show de variedades en la televisión cuando Renko vino a hablarle.

Eiri y Ayaka se habían ido a bañarse. Busujima estaba en el baño. La mesa baja fue corrida para ubicar los futones. En este momento, Kyousuke y Renko estaban solos en el cuarto.

Ya se habían puestos sus pijamas luego de tomar un baño. Los yukatas tenían patrones azul oscuro sobre fondo blanco, dando la sensación de que estaban en un hotel.

Pero la bizarra máscara de gas estaba destruyendo la buena atmósfera por completo.

“Shuko–… Me gustaría tomar un baño junto a todos. Mirando la comida que yo no puedo comer, quedándose en diferentes habitaciones. Soy la única que recibe trato distinto, ¿cierto? Oye, es una gran diferencia, ¿verdad?”

“…Tienes razón.”

“¡Claro que sí, es una gran diferencia! ¡Por cierto, esta máscara de gas es caliente como el infierno! ¡No puedo limpiarme el sudor, es caliente, sofocante e incómoda, ahhhhhhhhhhhhhh, la odio!”

La sujetó y tiró con fuerza mientras decía “¡hngghhhhhh!”, rodando sobre el futón.

Sin embargo, la correa ya se había asegurado por lo que era imposible quitarla con facilidad. Al final, lo que se soltó no fue la máscara de gas sino su yukata.

Renko yacía allí con las piernas y brazos extendidos y su pecho subiendo y bajando, con el frente del yukata abierto.

“Shuko– Shuko–… Ooh. Será mejor que me deje la máscara, ¿así que qué tal si duermo aquí? Dormir sola en el almacén es muy triste. Con la máscara puesta, dormir juntos está bien, ¿cierto?”

“…Supongo que tienes razón.”

“¡Sí! Pero mi estrés aumenta si me mantengo envuelta todo el tiempo… ¿Hmm? ¿Qué debería hacer? ¿Qué prefieres, Kyousuke?”

“…Supongo que tienes razón.”

“—-”

Renko se levantó sin decir una palabra y miró a Kyousuke. Viendo un show de variedades que no podía ver en la escuela, Kyousuke no la miraba a ella.

Estallaba en risas de vez en cuando e incluso hacía comentarios sarcásticos.

En ese momento, un pop resonó desde la sien de Renko, cerca de su máscara.

“Jajaja, ‘Manson Heats’ es muy gracioso… ¡¿Eh, van a transmitir un especial de dos horas la semana que viene?! No podré verlo… Qué mal.”

“¡Yo soy la que está maaaaaaaal!”

La cordura de Renko se hizo pedazos y saltó sobre Kyousuke.

“¡¿Nwahhhhh?!” Gritando por el asombro, Kyousuke fue sujetado contra el suelo, encima del futón, y ella se montó sobre él sin piedad. El yukata de Renko estaba desacomodado y sus pechos casi se salían por completo.

Con su cuerpo sentado sobre su estómago, Kyousuke podía percibir una fuerte fragancia a jabón.

“¡¿La TV o yo, cuál es más importante?! ¡Tenemos tiempo a solas muy raramente!”

“A-Aunque me preguntes eso… De todas formas, ¿primero podrías quitarte de encima?”

“¡No! ¡No me quitaré! ¡A menos que digas que me amas, Kyousuke, me niego a quitarme!”

“…Juju.”

“¡Deja de mirar televisióóóóóóóóóóón!”

Con su cabeza sujetada contra el suelo, Kyousuke seguía inmerso en la televisión, haciendo que Renko se enfureciera.

Tomó las solapas de su yukata, intentando desnudarse por completo.

“Oye… ¡Tonta, espera! ¡¿Qué estás haciendo?!”

“Foosh–Fuiste descuidado al quedarte a solas conmigo, ¿sabes? Ya que no me miras, tengo que hacer algo que haga que me mires. Vamos, vamos, Kyousuke, echa un buen vistazo… te dejo hacerle a este cuerpo lo que quieras. Eres un hombre después de todo, así que seguramente obedecerás con entusiasmo, ¿cierto?”

“¿……?”

Por un instante, Kyousuke titubeó muy a su pesar. Su mirada se enfocó forzosamente sobre ella.

No sólo esos pechos. Los mechones ligeramente húmedos de cabello plateado, la piel rosada, esa seductora clavícula, los delgados hombros, y finalmente, la máscara de gas, así como sus recuerdos sobre el rostro debajo de ella, Kyousuke no podía quitarle los ojos de encima.

Será asesinado en el momento en que le corresponda a sus sentimientos, él debería saberlo bastante bien…

“¿Oh, cielos? No te resististe tan intensamente como imaginé.”

Renko se acercó al rostro de Kyousuke, sus delgados dedos recorrían su mejilla–

“Tú también quieres hacerlo, ¿cierto? ¿Mucho, mucho? Muy bien… Como puedes ver, no puedo usar mi boca, así que usaré otras partes para darte placer–”

“¡Ayaka regresó, Onii-chan!”

Mientras Kyousuke se encontraba en una crisis, Ayaka volvió.

Habiendo terminado de bañarse, tenía el cabello suelto y estaba vestida con un yukata–

“¿La casa de Eiri-san también tiene un baño enorme? Su casa natal tiene un baño al aire libre, que asombroso. ¡Y la bañera está hecha de madera de ciprés! Estaba tan genial que Ayaka accidentalmente se quedó mucho tiempo–”

Al momento en que Ayaka divisó la postura de Kyousuke y Renko, se congeló de repente.

Sonriendo mientras veía la escena, el tiempo pasaba, un segundo, dos segundos, tres segundos, cuatro segundos…

“Perdón por la interrupción.”

¡–Portazo! Ayaka cerró la puerta corrediza y escapó.

Kyousuke rápidamente se quitó a Renko de encima y corrió hacia el pasillo.

“¡Espera, espera, espera! ¡No es eso, te equivocaste!”

“…Hmm, ¿sobre qué me equivoqué? Ayaka no vio nada, ¿sabes?”

Ayaka volteó a ver. Sus ojos estaban muy diferentes. Su voz estaba muy calmada.

Había un malentendido del 100%. Ayaka se rió y dijo:

“Oye, será mejor que regreses al cuarto rápido. No te preocupes, Onii-chan. Nadie vendrá aquí por ahora. Ayaka vigilará la puerta, así que diviértete mucho.”

“¡Como dije, te equivocaste, ¿okey?! ¡Déjate de tonterías y ven aquí!”

“¡¿Ehhhh?! ¡¿T-T-T-T-T-Tres personas juntas?! ¡Pedirle de repente eso a Ayaka, es demasiado difícil, es de muy alto nivel! ¡Por favor, primero dale algo de tiempo a Ayaka! ¡Al menos deja que Ayaka se prepare~~~~~~!”

“¡Basta de malentendidos! ¡En serio no estábamos haciendo nada!”

“¿…Qué están haciendo?”

Mientras los hermanos Kamiya estaban haciendo una escena en el pasillo, alguien les habló con asombro.

Kyousuke enfocó su mirada para ver a Eiri, frunciendo el ceño, saliendo recién bañada como Ayaka.

“…No me importa, ya que no es asunto mío después de todo. Traje helados para ustedes, así que no se queden aquí y entren de una vez. Se van a derretir.”

“Oh, okey…”

Eiri levantó una bolsa de helados. Estaba vistiendo un yukata con patrones de fresas y corazones sobre fondo blanco. La faja estaba atada en un moño mariposa en el frente con un diseño a cuadros escoceses rojos.

A diferencia de los yukatas de invitados que Kyousuke y los demás estaban vistiendo, el de Eiri era personal, el suyo.

Vestida con ropa infantl casual y con su cabello suelto y maquillaje completamente removido, Eiri daba una impresión mucho más joven que la usual.

Kyousuke no pudo evitar mirara intensamente. Eiri le devolvió la mirada.

“¿Qué estás mirando?”

“N-Nada…”

“¡Perdón por andar por ahí sin maquillaje! Acabo de tomar un baño, así que mostrar un rostro simple es muy normal… ¿P-Podrías dejar de mirarme? Es muy vergonzoso… ¡N-No, es muy molesto!”

Apartando su rostro a un lado, Eiri lo regañó duramente.

Su rostro estaba sonrojado luego del baño con un ligero rubor. Su actitud severa no se sentía muy amenazadora. ¿Acaso era porque no llevaba puesto maquillaje?

“Eiri, la verdad que eres–”

“¿…S-Soy qué?”

“Más linda sin maquillaje, ¿no?”

“¡¿……?!”

Los ojos de Eiri se abrieron de par en par. Lucía extremadamente sorprendida.

Permaneció allí congelada por un rato antes de decir “…hmph”–

“¿…Huh? ¿Qué basura estás diciendo? Basta. ¡Palabras tan espeluznantes, ¿qué hay con eso?! Cierra el pico. Tus intenciones viles son demasiado obvias. De ninguna manera. De ninguna manera, ¿okey? ¿Crees que puedes ganarme con unos pocos cumplidos? ¡¿E-Eres retrasado?!”

Eiri recogió su cabello mientras lo regañaba.

Kyousuke dijo “no, no, no” y negó.

“No estoy adulándote, ¿okey? En serio te ves linda con maquillaje, Eiri, pero ahora, estás yendo por la ruta de la ternura. Tus ojos lucen más gentiles y un poco menos adultos. Se ve muy bien. De hecho, no es necesario que te esfuerces tanto con un estilo maduro, ¿sabes?”

Kyousuke transmitió sus verdaderos pensamientos pero Eiri elijió agachar la vista.

¿Acaso dijo algo malo para disgustarla? Kyousuke se sentía ansioso.

“L-Lo que quiero decir es que… Eiri, normalmente también eres bastante linda. Como cuando hay una diferencia entre tu apariencia y lo que hay dentro, o como cuando sonríes involuntariamente. Es que como eres tan linda aunque no uses maquillaje, pienso que no tienes que esforzarte tanto por verte bien… ¡Olvídate de eso por ahora, tus ropas casuales también son muy lindas! ¿Qué patrones son esos? ¿Fresas? ¿Corazones? ¡También flores y galletas! Combinan muy bien. ¡La linda tú combina con un lindo yukata, es la lindura extremada!”

“……te.”

La voz de Eiri se filtró a muy bajo volumen.

Tratando de calmar su humor, elogiándola sin parar, Kyousuke se sentía totalmente perdido.

“U-Umm… ¿Eiri? Por qué luces tan enfadada–”

“¡CÁLLATE, idiota!”

Eiri vociferó y de repente alzó la vista.

Con un rostro tan rojo como las fresas, habló con ira:

“Dices linda, linda, linda, linda sin parar… ¿En qué estás pensando? ¿No se te ocurre otra palabra mejor para usar? Suena muy irritante, molesto, y exasperante. ¡Cállate, idiota–!”

“¡¿Hgog?!”

Eiri apuntó a la boca de Kyousuke y la llenó con un helado aún sin desenvolver.

Dejando al sofocado Kyousuke a un lado, dijo “¡hmph!” y se fue.

“Tos, tos, urgh… ¡¿Qué diablos?!”

“Oh, cielos. No te preocupes, Onii-chan.”

Kyousuke se sacó el helado “gorigori-kun” (sabor banana) de su boca, con saliva, y siguió tosiendo. Mirando las cosas desde un costado, Ayaka lo ayudó dándole golpecitos en la espalda.

“Eiri-san es muy inexperta… Kusukusu.”

“¿…De qué te estás riendo? ¿Es gracioso ver a tu hermano con un helado llenándole la boca?”

“¡No, no es eso, Ayaka sólo estaba hablando consigo misma! Así que esta es la situación… Una familia muy rica, ¿Eiri-san podría ser una buena candidata después de todo? Por cierto, restándole puntos por sus calificaciones lamentables y por no saber cocinar, el puesto de Renko-san sigue estando fuera de peligro. En la manera que Ayaka lo ve, ¿ella apenas pasa…?”

Ayaka sacó un cuaderno y un bolígrafo de alguna parte y comenzó a escribir.

Estaba murmurando algo para sí misma mientras caminaba hacia la habitación. Lucía como si estuviera calculando alguna clase de ranking(?) vinculado a Renko y Eiri, pero Kyousuke no estaba seguro.

Dejado atrás, Kyousuke estiró su cabeza y dijo:

“¡¿Eh?! Ya se empezó a derretir…”

Quitando el envoltorio y sacando el helado, lo comía mientras regresaba al cuarto.

× × ×

“¡Toma eso, revolución! ¡La victoria está en mis manos!”

“¡Qué lástima, aquí hay otra revolución en respuesta! Nada es tan fácil, ¿Renko-san?”

“¡Doble revolución de regreso, atchaaaaaaaa!”

“¡¿D-D-D-D-D-De qué estás hablando–?!”

“Foosh–Parece que sigo teniendo la mejor mano, ¿Ayaka-chan?”

“…Triple revolución para ti.”

“¡¿No puede ser?! ¡Eso es demasiado fuerte! Qué mal, no puedo regresarlo… Shuko–Con estas cartas, es mi fin.”

Renko abandonó sus dos cartas restantes y colapsó sobre el futón.

Las dos cartas eran un tres de corazones y un cuatro de picas, respectivamente.

“…Bien, se acabó. Deshazte del capital.”

Eiri sacó una carta con indiferencia y se rió con suficiencia.

“Nngugugugug…” Renko se levantó, apretando los dientes con frustración.

“¿Qué pasa? ¡Claramente eres una gran pecho plano!”

“¿Gran pecho plano–? ¡Grande o plano, sé más clara!”

“Es obvio con sólo mirar…”

“…E-Eso es verdad.”

“Las dos pueden irse al infierno.”

Eiri las miró fijo y tomó algunos snacks.

Eran las 10pm en este momento. Kyousuke y sus amigas estaban reunidos en la habitación, jugando cartas.

Babanuki, Shichinarabe, Shinkei-suijaku, Buta no shippo, Daihinmin… Mientras jugaban varios juegos de cartas, bebían jugo y comían snacks que Eiri había traído. (4)

Tales lujos no estaban permitidos en absoluto en la Escuela Purgatorium de Rehabilitación. Intentando disfrutar de su libertad en nombre de Maina quien no pudo venir, el grupo de Kyousuke se estaba divirtiendo tanto como era posible.

Mientras ellos estaban muy animados, su supervisor custodio, Busujima, estaba–

‘¡Ajaja! ¡Ajajaja! ¡Ajajajajajaja! Sí que eres un niño mimado, ¿eh?’

–En la habitación de al lado, jugando y retozando con criaturas venenosas. Ya que se trataba de una vista muy repulsiva, ellos cerraron la puerta corrediza así sólo podía oír los sonidos.

Como Eiri iba a dormir en su propia habitación, al final, los cuartos se dividieron con los hermanos Kamiya compartiendo uno, y Busujima tomando el otro. Al no tener que compartir habitación con esa clase de tipo, Kyousuke soltó un suspiro de alivio desde el fondo de su corazón.

Renko mezclaba las cartas y le preguntó al grupo:

“Por cierto, ¿cuándo planean ir a dormir esta noche?”

“¿…A cualquier hora? Dormiremos cuando nos hayamos cansado de jugar.”

“Jugar hasta la medianoche… Probablemente no. Renko-san probablemente necesite ir al almacén para quitarse la máscara.”

“Bueno, si sólo es por una noche, puedo soportarlo…”

“No quiero quedarme despierta toda la noche, ¿okey? Eso es malo para la piel.”

“¿Eh? Eso está muy enfocado en el mantenimiento. Ya que el rostro de Eiri es la única parte buena a la cual mirar.”

“Bueno sí, Eiri es muy linda. ¡Doblemente linda sin maquillaje!”

“¡¿…?! L-Linda–”

A Eiri se le cayeron los snacks de la mano conforme su rostro se ponía rojo.

“¡Muy linda, muy linda, Eiri-san es muy linda! ¡Vestida con un yukata, la lindura se triplica!”

“¡Yo, belleza de yukata! ¡El yukata va muy bien contigo! ¡Como eres una pecho plano, la lindura se cuadruplica!”

“¡¿Huh?! D-Dejen de decir eso… ¡¿Qué demonios?! ¡¿Me están tomando por tonta, no?! Llamarme linda, eso es–”

“Voy al baño.”

“ “ “——” ” ”

Kyousuke estaba a punto de levantarse cuando las tres chicas lo miraron con frialdad.

Él dijo “¡¿eh?!” con un dilema, congelado en una pose medio agachada. Ya que las chicas lo habían ignorado y estaban bromeando por su cuenta, Kyousuke pensó que era correcto hacer un viaje hasta el baño…

“¿Q-Qué? ¿Qué pasa? ¿Por qué me están mirando así?”

“…Nada.”

“¿Oh? Oh, Kyousuke… Es una rara oportunidad hacer que Eiri se avergüence.”

“Sería muy divertido si pudiéramos desatar el golpe final aquí. No puedo creer que seas tan despistado en un momento crítico, Onii-chan.”

“¿…? No entiendo. ¿Puedo ir al baño ahora?”

“¡No pidas permiso para algo así, ¿okey?! ¡Sería un asco que te mojes tus pantalones aquí, date prisa y ve, gotero!”

“¿…Gotero? Si en verdad quieres categorizar, él estaría más inclinado hacia la eyaculación precoz, ¿cierto?”

“Mmm, sobre eso, esperen, basado en lo que Ayaka personalmente ha visto de la cosa de Onii-chan–”

“¡Cierren el pico! Dejen de charlar sobre temas extraños, ¿okey…?”

Sintiendo una jaqueca por la conversación de chicas sexualmente sugestiva, Kyousuke dejó la habitación. Su destino era el baño al final del vestíbulo. Así, caminó a lo largo del pasillo desierto.

Creak, creak… Los tablones del suelo emitían sonidos mientras él caminaba, haciendo eco en la silenciosa oscuridad. Muchos años han pasado desde que estos pisos de madera fueron terminados. Podía verse por el desgaste y las rasgaduras y manchas en la madera.

Más allá de eso, se encontraba la rígida imagen de ser esta una familia manchada con sangre y la sensación de que algo iba a aparecer saltando de la nada en cualquier momento. Había otras posibilidades. Nadie podía afirmar con seguridad que la familia Akabane no aprovecharía el momento para atacar tan pronto como alguno de ellos estuviera solo.

Pensando en eso, Kyousuke se sintió asustado y nervioso.

Naturalmente caminaba más y más rápido, mirando alrededor sin razón alguna. Debería haberle pedido a alguien que me acompañara–Kyousuke pensó y comenzó a arrepentirse.

Había mirado directo hacia delante cuando una figura roja apareció frente a él.

“¡¿Uwahhhhhhhhhh?!”

Kyousuke gritó y retrocedió pero inesperada tropezó. Cayó sobre su trasero mientras un par de ojos rojo vino lo miraban desde arriba.

“¿……Cuál es el significado de esto? Una reacción tan grande.”

El tono de voz de la figura era tan despiadado como su mirada, la hermana menor de Eiri–Kagura–probablemente mientras Kyousuke estaba corroborando la situación detrás de él, ella había girado en la esquina para aparecer.

Kagura estaba vestida con un yukata rojo y deliberadamente chasqueó la lengua muy fuerte.

“Gritar con sólo ver el rostro de alguien… Sí que eres una persona ruda. Y no sólo eso, un cobarde como ninguno. No tengo interés en golpear al débil, así que no tienes por qué asustarte, ¿okey?”

Kagura se burló de él y luego estuvo a punto de girar e irse.

“¡Oye, Kagura! Espera–”

“¿Qué pasa?”

Se detuvo y volteó la vista. Ojos entrecerrados, sobre su hombro, miraron a Kyousuke.

“Por favor, no llames a las personas directamente por su nombre. Es muy desagradable.”

“Umm. P-Perdón… ¿Entonces qué tal esto? Akabane.”

“No pronuncies el apellido de mi familia. No eres digno.”

“B-Bueno… Lo siento, Kagura-chan.”

“No me llames así. La idea de ti llamándome con un ‘-chan’ me da escalofríos.”

“……Hermana de Eiri.”

“Rechazado. No menciones el nombre de esa fracasada.”

“¿Entonces cómo debería llamarte…?”

“No tienes permitido llamarme.”

“No, no, no…”

¿–Tanto me odia? Desde el conflicto caliente que surgió entre ella y Ayaka durante la cena, parecía tratar al hermano mayor, Kyousuke, más y más severamente. Además, Kagura y Ayaka aún no se habían reconciliado.

Kyousuke no sabía realmente qué hacer. Kagura lo miró y suspiró.

“¿Qué tiene de bueno este tipo…?”

Murmuró en voz baja y luego comenzó a caminar sin mirar atrás.

Kagura intentó retirarse de la misma manera en que había arribado.

“¿…Por cierto? ¿Por qué viniste aquí?”

La residencia secundaria donde Kyousuke y los demás se estaban quedando no debería ser parte del área de actividad diaria de Kagura. Si vino aquí para hacer algo, ¿por qué regresó tan pronto como se encontró con él?

La pregunta surgió en la mente de Kyousuke. Kagura le chasqueó la lengua. La serie de movimientos se parecía enormemente a los de su hermana mayor Eiri.

“…Por nada importante. Y aunque hubiera un motivo, no es de tu incumbencia, ¿cierto?”

“Es verdad, pero es natural sentir curiosidad, ¿cierto?”

Sin importar qué, su trabajo era ser una assassin. Alguien que no debía ser subestimada. Kyousuke empezó a suponer azarosamente sobre qué intenciones secretas podrían tener ellos.

“…Qué naturaleza sospechosa. Ya te dije claramente que no es asunto tuyo. No tienes necesidad de preocuparte. Vete y ten una pelea de almohadas en tu tiempo libre.”

–Pelea de almohadas. ¿Acaso pensaba que ellos estaban en un viaje escolar?

Kyousuke se sintió verdaderamente triste por no poder negarlo de inmediato.

“No, de hecho, no estamos teniendo una pelea de almohadas… Estamos jugando cartas. Si te agrada, ¿quieres unirte? También está Eiri.”

“No, gracias.”

Respondió instantáneamente. Kyousuke preguntó, sabiendo que las posibilidades eran mínimas. Kagura respondió con mucha frialdad.

“¿Cuál es la razón por la que debería jugar con ustedes…? Tu hermana, esa pequeña muchachita arrogante también está allí, ¿cierto? Bien podría matarla si me la encuentro de nuevo esta vez.”

“Pequeña muchachita… ¿No tienes la misma edad que Ayaka? ¿Y no dijiste además que no tienes interés en golpear a los débiles?”

“En serio eres molesto.”

Kagura le lanzó a Kyousuke una mirada de desdén.

“…En términos de edad mental, soy mucho más madura que ella. Aunque no tengo interés en golpear al débil, es una cuestión totalmente distinta si es ella la que busca pelea. Cuando eso suceda, le responderé sin piedad, ¿entendido?”

“Por favor, ¿podrías perdonarla? Me disculparé por la rudeza de mi hermana.”

“…Hmph. Escuchar tus disculpas es un dolor para mí.”

Kagura recogió su cabello con disgusto en su rostro.

“Hablar contigo sólo aumenta el estrés para mí. Discúlpame por retirarme. Dile a Nee-san de mi parte, ‘si tienes tiempo para mezclar cartas, bien podrías usarlo en aprender a matar.’ Sólo eso–”

“Si Eiri mata a alguien, ¿cambiarás tu actitud?”

Cuando estaba a punto de irse, Kyousuke le hizo esa pregunta.

Kagura lo pensó silenciosamente y luego dijo “…sobre eso” y agachó la cabeza:

“Cuando eso suceda, podría reconocerla. Aunque a mis ojos, las posibilidades son muy bajas… Una basura como ella no puede matar a nadie.”

“Así es.”

“¿……Qué?”

Kagura miró a Kyousuke con un desconcierto considerable en su rostro.

Recibiendo su mirada apuñaladora, Kyousuke sonrió.

“Después de todo, Eiri es una chica muy amable. Es difícil imaginarla lastimando y matando gente. ¿Tengo razón, Kagura?”

“—-”

Kagura se quedó en silencio ante la pregunta.

Sus ojos se abrieron ligeramente y luego apartó la vista.

Finalmente, dejó atrás estas palabras con fastidio.

“…No seas tan familiar. Ya te lo advertí.”

Adiós–Kagura volteó su rostro y se fue sin mirar atrás.

Mirándola irse, Kyousuke no pudo evitar empezar a especular de manera infundada.

Quizás Kagura estaba visitando la residencia secundaria porque tenía curiosidad acerca de cómo se llevaba Eiri con los demás.

Originalmente planeando observar desde el exterior en secreto, no esperaba toparse con Kyousuke, lo cual no le dejó más opción que retirarse… Quizás eso fue lo que sucedió. Kyousuke dibujó su especulación en su mente.

Cuando llamó “chica amable” a Eiri, por un instante, Kagura casi muestra una expresión de alegría.

Bien podría haber sido sólo su imaginación, pero al menos ella no lo negó.

En ese caso, Kyousuke decidió creer en ella.

“Después de todo… Son hermanas de sangre.”

Como la hermana de Eiri, ella no debería ser alguna clase de villana.

Mientras rezaba porque no fuera una villana, Kyousuke retomó su caminata.

 

NOTAS DEL TRADUCTOR:

(1) Una referencia a Weider in, la bebida energética más vendida en Japón.

(2) Conocidas en japonés como Nohmen (literalmente máscaras de Noh) u Omote, término empleado por los profesionales del Noh. Son usadas en las obras de Teatro Noh, más información aquí y aquí.

(3) El haori es una chaqueta que se usa sobre un kimono. Más detalles aquí.

(4) Juegos de cartas japoneses.

Babanuki es el equivalente del juego “Old Maid” (“La Solterona”).

Shichinarabe (“Sevens”) es similar al juego “Cinquillo”.

Shinkei-suijaku (“Concentration”) es el clásico juego de memorizar la ubicación de las cartas volteadas y buscar sus respectivas parejas.

Buta no shippo es el juego “Pig’s Tail”.

Daihinmin (literalmente “Extreme Needy”) es similar a juegos occidentales como “Capitalismo” o “El Gran Dalmuti”).

 

Traductor al Inglés: ServingCatsandDogs (Baka-Tsuki)
Traductor al Español: nahucirujano
Corrección: Sin corrección.

Anuncios

4 pensamientos en “Escena 1 – “Jaula Ensangrentada”

  1. Es una de las mejores novelas lijeras que e leído espero con ansias el siguiente capitulo, por casualidad no saben si tiene o va a salir un anime de esta historia.

      • Que yo sepa la novela no fue cancelada ya que el volumen 6 si tiene un final, mas bien el autor le dio un final muy rapido en el volumen 6, una verdadera lastima.

      • Cuando decimos que fue cancelada no estamos diciendo que no tuvo final.
        Cancelaron su continuación, por bajas ventas, por lo que obviamente el autor se ve obligado a darle un final.
        Ninguna serie de novelas queda sin final (forzado o no) sin motivo alguno, excepto por fallecimiento del autor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: