Capítulo 5.4

Página Anterior     *     Página Siguiente

“¿Raishin Akabane es la oveja negra de su familia?”

Una mirada de asombro surgió en un rostro educado.

Dentro de la oficina del presidente del comité ejecutivo, el joven quien era dicho presidente, con elegancia posó su taza de té.

Había otras dos personas en la sala. Shin estaba sentado en frente de la mesa, y Ravena— quien en realidad era Charl disfrazada— estaba sentada en una esquina de la sala, abrazando su paloma.

Shin asintió ante las palabras de su amo.

“Los Akabanes eran un clan cuyos talentos eran bastamente conocidos, pero parece que Second Last no se asoció con el clan, y no recibió entrenamiento en las artes mágicas en absoluto.”

“Pensé que sus notas fueron resultado de la barrera del idioma, pero parece que es un auténtico idiota.”

“Es como dices. Como mago, se encuentra esencialmente en el mismo nivel que un amateur.”

“Entonces Félix también fue un idiota. ¿Cómo puedo dejar que un cabeza hueca como él interfiriera con sus planes?”

Él se llevó la taza de té a los labios— luego pareció haberse dado cuenta de algo mientras posaba la taza en su platillo.

“¿Sucede algo?”

“Sólo se me acaba de ocurrir algo. Quizás los perros guardianes de Nectar no están enfocándose en Raishin Akabane per se— más bien deben estar fijándose en esa autómata suya.”

“¿Se refieres a la muñeca con el circuito Kongouriki…?”

“Si los datos son correctos, entonces cómo decirlo… Es muy aburrido. Un circuito mágico tan simple, ¿no estás de acuerdo?”

El joven tenía una mirada de meditación en sus ojos mientras su vista se posaba en la pared.

“Endurecer todas las mónadas dentro de un campo interno de control hasta un nivel extremo, y como resultado la subsecuente salida de poder se incrementa mil veces más. El concepto mismo es suficientemente sólido y simple, pero otra vez, está repleto de muchas debilidades.”

“Es como dice. Sin importar cómo se lo mire, ¿ciertamente ese circuito está sobrevalorado?”

“Es posible. Sin embargo, si el circuito terminar estando a la altura de las expectativas…”

Le dedicó una mirada significativa a su sirviente.

“Entonces esa muñeca podría llegar a ser muy similar a ti, Shin.”

Las manos de Charl de repente se congelaron.

“No sé si sea verdad o no, pero parece que la fabricante de títeres Karyuusai realmente ‘creó un humano’.”

“¿— Seguramente sólo son chismes?”

“No lo creo.”

“¿Por qué, si se me permite preguntar?”

“Bueno, si no fuera verdad, ¿las cosas no serían extremadamente aburridas?”

Se rió con inocencia. Aunque casi instantáneamente, la risa se desvaneció, reemplazada por una mirada seria en su rostro mientras sacaba la bola de cristal de su bolsillo del pecho. Era como si alguien no presente en esta sala acabara de contactarlo.

El joven miró intensamente la bola de cristal— luego de repente estalló en risas.

“Algo fascinante acaba de suceder. Second Last acaba de secuestrar a Henriette.”

Por un breve momento, un pequeño resoplo de risa interrumpió.

Era Charl. Tenía una mano sobre su boca, aguantándose la rusa.

“Oh, Ravena. ¿Qué es tan gracioso, me pregunto?”

“Es porque lo trataste como un idiota que pasó esto. ¿Qué se siente alguien que tomaste por un tonto sea más listo que tú?”

“Ese es un cambio de corazón bastante abrupto, ramera. Después de acurrucarte con Félix, ¿ahora abres las piernas por el mono Oriental?”

“¡!”

“¿Qué sucede? Te pusiste completamente roja. ¿No es demasiado tarde para actuar avergonzada? ¿No estabas maullando feliz como una gatita en presencia de Félix?”

“Cómo— ¡No seas ridículo!”

El rostro de Charl estaba rojo brillante, pero no por la vergüenza.

Estaba enfadada. Su orgullo había sido lastimado, y estaba extremadamente molesta. ¡Era algo extremadamente humillante para decir, y como una hija de la Casa de Belew, no podía permitir que la insultaran en la cara así nada más!

El chico tenía una mirada sorprendida en su rostro.

“Ya veo, quién hubiera pensado que eras una flor inmaculada… En ese caso, ¿por qué no te lanzo desnuda en una madriguera de hooligans? Estoy seguro de que ocurrirá algo placentero, ¿sabes?”

En un instante, el enojo en los ojos de Charl se desvaneció.

“…Haz lo que quieras.”

Con una voz congelada, ella le lanzó una mirada sucia, antes de voltear.

Aunque ya no estaba estallando de la ira, su actitud actual era esencialmente la misma.

Sin embargo, el joven no parecía afectado en lo más mínimo, y continuó sonriendo.

“Tienes mis simpatías, Charlotte. La gran Casa de Belew, famosa por su valor, ahora reducida a una mera sombra de su pasado. El Conde anterior dejó a su esposa e hijas detrás para aventurarse en el continente y se desvaneció allí, y enfrentando el espectro de la pobreza, la señorita Belew finalmente vendió a su propia hija. ¿Debería decirte algo bueno? Henriette estuvo a punto de ser vendida a un burdel cuando la rescaté.”

“¡—Mientes! ¡Mi madre se moriría de hambre antes que vender a Henri!”

“La verdad puede ser muy cruel. ¿Cómo se siente? Estoy seguro que tu madre te inculcó un sentido de responsabilidad a ti también, ¿no? Mientras actúas el papel de la ermana dulce cuidando a su hermana menos, estoy seguro que por dentro estás disfrutando de tu sensación de superioridad, ¿no?”

“¿…Sensación de superioridad?”

“Dios sí que tiene gustos sofisticados. Hizo a la hermana mayor hermosa y culta, dándole abundante energía mágica, mientras que la hermana menor no recibió ni siquiera un solo rasgo positivo. Gracias a eso la hermana mayor siempre está de buen humor. Mientras la hermana menor esté a su lado, ella puede sentir los obsequios con los que ha sido bendecida. Aunque la hermana menos no pueda hacer nada— o mejor dicho, como la hermana menos no puede hacer nada, una vez que no esté cerca, la hermana mayor se sentirá afligida, ¿no?”

“¡Te equivocas! Nunca he pensado de esa mane—”

“Y esa es la verdadera razón por la que la gran T-Rex, quien odia a todos, iría tan lejos como para salvar a una basura de hermana menor, aunque signifique un gran sacrificio para ella. Vaya, el amor de una hermana es algo maravilloso.”

Los hombros de Charl temblaban ligeramente. Lágrimas de enfado se estaban empezando a formar alrededor de sus ojos.

El joven comenzó a precipitarse, menospreciando a Charl todavía más.

“Sabes, esa charla que tuvimos recién sobre lanzarte a un montón de hooligans sólo fue eso— una charla. Supongo que en cambio podría lanzar a tu hermana— ¿me pregunto entonces qué clase de cara pondrá la gran T-Rex?”

Hubo un estallido de energía mágica, una flama luz blanca azul se formó en un instante.

El cuerpo de Charl estaba irradiando el fuego, Sigmund en su forma de paloma estaba rodeado de un aura oscura, de naturaleza mística. La fuerza de sí era tal que alguien a simple vista, ni hablar de un mago, podría ver sus efectos.

“Si le haces algo a Henri… ¡te perseguiré y aniquilaré a todo tu linaje…!”

Hubo un agudo crujido como si algo hubiera golpeado a Charl en el cuello.

Con su rostro golpeado, Charl cayó al suelo.

El joven lentamente miró hacia un lado, donde Shin estaba de pie con la cabeza ligeramente alzada.

“Me disculpo por actuar sin permiso. Sin embargo, no puedo ni ignoraré a alguien que actúe de manera tan insolente hacia el joven amo. Incluso si dicha acción es resultado de la naturaleza corrompida del joven amo, o de su retorcido personaje.”

“Ok, Shin, es suficiente. Tu castigo vendrá luego. Dejando eso de lado por ahora, no podemos permitir que Henriette se nos escape de las manos.”

“¿Debería ocuparme?”

“…Sería aburrido rechazar tal invitación. Tienes razón, dejaré esta cuestión en tus manos.”

“Muy bien, la capturaré cuanto antes. ¿Qué hay de Second Last?”

“Puedes matarlo. Y tráeme su cabeza fresca y decapitada. Ya que vamos a pasar por todo ese problema, sería un buen regalo para esta zorra. ¿Serás capaz de hacer eso?”

“Ese es un hobby bastante enfermizo, pero si es una orden del joven amo, será pan comido.”

Shin hizo una ligera reverencia, luego salió volando por la ventana.

“¿Hm? Parece que tienes algo que decir, Charlotte.”

“¿…Qué estás planeando? ¿Por qué nos estás haciendo esto?”

“Si con esto, te refieres a mi trato para con ustedes, bueno, la razón es simple realmente. Pienso que es divertido.”

“¡—!”

“Además, si abuso de ti Félix estará agradecido, ¿sabes? Nosotros dos— Félix y Cedric somos primos después de todo, y eso nos convierte en buenos amigos.”

“¡Eso es mentira! ¡Es imposible que seas Cedric!”

“Huh, qué interesante decir eso. Especialmente cuando tienes a esa persona en frente tuyo.”

“¡No bromees conmigo! Obviamente estás usando un arte mágico que te permite cambiar tu forma—”

Una pizca de miedo trepó por su voz, y ella titubeó.

Dándose cuenta de que estaba yendo contra un enemigo del que no tenía idea, sintió que su corazón se destrozaba en un millón de pedazos.

Y lento y continuo flujo de lágrimas empezó a gotear conforme preguntaba con una voz temblorosa.

“¿Quién… eres? ¡¿Quién… o qué eres?!”

El joven se rió con alegría.

“Soy una sombra.”

Feliz, con una voz cantarina, él casi parecía bailar mientras seguía hablando.

“Soy una sombra sin una forma verdadera.”

 

Página Anterior     *     Página Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: