8. Una Tarde de Domingo

Hoy es un Domingo soleado y radiante.

Okey, soleado o no, el clima no podría importar ni un poco para un sujeto de tipo ‘puertas adentro’ como yo. Pero, si tuviera que echar una rápida mirada por la ventana, preferiría que hubiera un rayo de luz más que un caos oscuro y nebuloso. Los humanos son criaturas fotosintéticas, ¿lo sabías?

El problema era que no me estaba sintiendo particularmente bien, a pesar del grandioso clima.

Suspiré.

No me sentía mal porque estaba encerrado en mi habitación en un fin de semana tan hermoso, mientras mi papá me veía estudiar– …oh, olvídalo, esa es una buena razón para estar triste—pero era más que nada por los eventos de ayer.

Sí, ese incidente que rápidamente se fue cuesta abajo.

* * *

““¡Con Otaku Word Chain!”” dijeron Yeonji y Yerin al unísono, que luego siguieron intercambiando miradas amenazantes.

“¡Hah! ¡Para elegir Otaku Word Chain, pareces bastante confiada! ¡Pero pronto te mostraré que tu confianza es mera insensatez!”

“¡Hmph, no me preguntes luego si podemos competir en algo más! Entonces, ¿vas a traer a esos dos que están detrás de ti para hacer un equipo de tres?” preguntó Yeonji, señalando a la maid y al mayordomo.

Yerin asintió, “Así es. ¡Pero ustedes son sólo dos, si lo pides amablemente, puede que reduzca mi equipo!”

“¡Heh! ¡No te molestes, ya tenemos tres personas! Ahora tenemos somos tres contra tres. ¿Alguna objeción?”

¡¿Desde cuándo tenemos tres personas?! ¡Yeonji, ¿no piensas obligar a la enfermera a jugar este juego, no?!”

Yeonji y Yerin empezaron a discutir las condiciones y reglas del juego, sin interrupciones debido al silencio de los demás. No había una clara oportunidad para interrupciones cuando dos de las egoístas más grandes del mundo chocaban las cabezas.

“¡La única regla a seguir será la del ‘tema único’! ¿Está bien así, cierto?”

“Un modo de juego bastante estándar. Sí, lo aceptaré– ¡La competencia terminaría demasiado rápido si usamos reglas muy complejas para plebeyos lerdos, después de todo!”

“¡Nyuuuu-t!”

“¡Hmph!”

Me sorprende que las dos no se hayan arrancado los ojos al mirarse la una a la otra todo el día…

Yeonji se retiró de su duelo de miradas. “Hm. Creo que ya terminamos con las reglas. ¿Qué tal si empezamos a hablar de las apuestas de este juego?”

“Oh, no es mucho, una vez que gane el juego, pondrás fin a tu tontito ‘Clotaki Club’ y te retirarás de la enfermería. Entonces nuestro Club de Investigación Moe tomará su lugar legítimamente.”

Su apuesta fue como se esperaba. Yeonji asintió y estuvo de acuerdo, “Sí, lo aceptaré. ¿Y qué pasa si pierdes?”

“¡Hah, por supuesto que eso nunca pasará! Es totalmente innecesario preparar algo que no sucederá en el futuro.”

“¡Nyuuuuu-t!” frunciendo el ceño, Yeonji apretó los dientes. Yerin sonrió maliciosamente mientras veía a Yeonji refunfuñando por la angustia.

“Hmm… Si de verdad necesitas una falsa esperanza para continuar, te daré una,” dijo Yerin, recogiéndose el cabello a un lado, “En el caso improbable de que perdamos, haremos lo que sea que nos pidas. Entonces, dime tus condiciones.”

“¿Lo que sea que queramos, huh…?” repitió Yeonji, un aura oscura y maldita rápidamente se formó a su alrededor. Su voz se volvió siniestra de manera desconcertante, apropiada para un eco demoníaco desde las profundidades del infierno. “Si es así… Si ganamos, ¿qué tal si te desnudamos y te atamos a la entrada principal de la escuela?”

“Hah, está bien por m-… ¡¿Qué?!”

Yeonji continuó con su balbuceo enloquecido, “Te desnudaremos hasta el último hilo de tu ropa… Te ataremos bajo un cartel que diga ‘100 Won por turno’ (1)… ¡Ka-haha, sucia cerca!”

“¡Alto! ¡¿Qué clase de cosas retorcidas estás imaginando?! ¡¿A qué te refieres con ‘100 Won por turno’?!”

“Barata como un trapo gastado… Toda pegajosa… Mojada…”

“¡¿Qué estás diciendo?! ¡¿Qué pasa con esas descripciones desagradables?! ¡Detente, detente ahora mismo!”

“Bueno… Okey, creo que eso será suficiente como condiciones de nuestra victoria.”

“¡No lo aceptaré! ¡Piensa en otra cosa! ¡Otra cosa! ¡Puedes deshacerte de MoeIn si ganas!”

“¡¿Qué?! ¡Esa basura no satisfará mi sadismo recién descubierto!”

“¡¿C-Cómo puedes referirte a nuestro MoeIn como ‘esa basura’?!” exclamó Yerin, sacudida ante lo que oyó.

Parece que Yeonji había descubierto algo peligroso y retorcido dentro de sí misma. “Sí… ¡Si ganamos, deberás usar un letrero que diga ‘Soy una Otaku. Espero el juicio de la nación’ y recorrerás la escuela con él! Por supuesto, mientras estás desnuda.”

“¡¿Por qué sigues insistiendo con esa parte?!”

“Y una vez que hayas terminado con eso, irás directo a la horca.”

“¡¿Después de toda esa humillación, seré ejecutada?! ¡¿Cómo puedes ser tan insensible con la vida humana?! ¡Cállate!”

“Fufufu… Ka-hahaha…”

“¡Kyaaaa-! ¡D-Deja de reírte así! ¡Eres rara…! ¡O-Oye tú, el plebeyo de ahí! ¡Haz algo con este hámster rarioso!”

“… Uh, como que estoy atado a una silla aquí.”

El caso sucedió. Luego de que muchas cosas pasaran entre ese entonces y ahora, se decidió que los ganadores de Otaku Word Chain se desharán del club de los perdedores.

* * *

–Y esa es toda la historia sobre lo que ocurrió ayer. Ahora es más fácil entender porque me siento tan mal, ¿cierto?

En un parpadeo, fui atacado y raptado en el medio de un lindo día, y ahora, todo el esfuerzo que puse para iniciar Clotaku Club estaba a punto de echarse a perder. Yeonji ya había mencionado antes que ‘algo como esto ocurrirá por sí solo’, pero no podía librarme de la horrible sensación de que esta cadena de eventos la empecé enteramente yo.

Si perdemos la competencia mañana, ¿de verdad será el final de Clotaku Club?

Quería creer que todo lo que había pasado era una gran broma, pero Yeonji y Yerin parece que estaban demasiado alejadas de toda broma. Incluso firmaron un contrato que convertía este juego en una obligación legal, por lo que ahora ya no había manera de echarse atrás.

Era casi como si nuestro club fuera un personaje en Modo Hardcore—o, más apropiadamente, un Club Hardcore, supongo. (2)

Llevaron el contrato un paso más allá y agregaron una cláusula tonta que prevenía que cualquiera de los dos lados creara otro club. Sólo podía haber uno.

Dejando a Yeonji a un lado, ¿qué hizo que Yerin pensara que aceptar este estúpido duelo fuera una buena idea? Comparado con Clotaku Club que lleva apenas una semana, su MoeIn parece tener una historia que viene desde sus años de escuela secundaria. Era obvio lo muy apegada que era a su club, pero Yerin aceptó la declaración de guerra de Yeonji sin titubear ni por un momento.

En serio, ¿en qué demonios estaban pensando las dos?

Sacudí la cabeza. No importaba si las entendía o no, el duelo iba a ocurrir de todas formas. No había necesidad de que mi cabecita se preocupara por ello.

Supongo que debería hacer mi mejor esfuerzo en el juego de mañana. Sin embargo, ya sea que ganemos o perdamos, si pasa, entonces pasará. No tengo voluntad ni motivo para entusiasmarme para poner fin al club de Yerin, así que no iba a gastar mi tiempo practicando para el juego.

… Si practicar me ayudara a pagarme por todos los problemas que Yeonji provocó en mi vida últimamente, entonces lo haría.

“… Supongo que estudiaré.” Desvié mi tren de pensamientos. Probablemente había mejores cosas de las que preocuparme en mi vida, especialmente en una mañana soleada de Domingo.

En momentos como este, es mejor llenar mi cabeza con otros pensamientos. Llenar mi cabeza con materias pesadas para memorizar debería despejar mis pensamientos. Historia Coreana o historia moderna debería ser suficiente.

Puede que pienses, “¿Por qué a este tipo se le ocurrió estudiar de repente?” Pero no olvides que soy un estudiante de Eunsung. Puede que parezca que todo lo que hago en la escuela es pasar el rato con Yeonji, pero siempre estudié para mantener calificaciones decentes.

¿Cuándo ves estudiar a personajes de anime, más que en uno o dos episodios? Todos ellos estudian cuando no están en pantalla, por supuesto; incluso si algunas chicas de preparatoria que no hacían más que comer pasteles todo el día eran aceptadas en universidades Ivy League (3), no sería nada extraño en el contexto de un anime.

“… Maldición.”

¡Espera, ¿estudiaban cuando no estaban en pantalla?! ¡Qué excusa más conveniente! Mi vida sería muchísimo más simple de esa manera, si pudiera irme a dormir y saber todo cuando me despertara.

No es una gran sorpresa que esté ese dicho de que las chicas en los animes nunca van al baño, o se pican la nariz, o lo que sea. Son humanas también, así que hacen todo lo que tienen que hacer como humanas cuando no están en pantalla. Yeonji, por ejemplo, pasa la mayor parte de su tiempo bebiendo refrescos del refrigerador del club, por lo que viaja con mucha frecuencia al baño–… siguiendo.

Entonces, sin ser un personaje de ficción, estudiar sigue siendo una gran parte de mi vida diaria.

Sintiéndome espantoso por la dura realidad, saqué mis libros de texto de mi mochila–

–Y entonces fui interrumpido por el timbre.

Cada maldita vez que trato de empezar a estudiar, algo como esto pasa. Oh bueno, aunque, la vida busca la manera de ser cruel a veces, más o menos como cuando tus padres te dicen a gritos que dejes de flojear sólo cuando empiezas a hacer algo útil.

Triste vida.

Dando tumbos hasta el teléfono de la puerta, y murmurando todo el camino, prendí la cámara de la puerta del frente, pero se veía a nadie.

Levanté el teléfono de la puerta y pregunté si había alguien allí. “¿Hola?”

… Pero no hubo respuesta. ¿Alguien tocó el timbre por equivocación?

Justo cuando estaba a punto de voltear e irme,

El timbre sonó de nuevo. ¿Qué demonios?

La cámara seguía sin mostrar rastros de nadie afuera. Confundido, caminé hasta la puerta del frente y la abrí.

“Hay alguien aq–”

Tan pronto como se abrió la puerta, una pequeña mano se metió abruptamente por la apertura, tomándome del brazo.

“¡Bwaargh!”

¡¿Qué demonios?!

“… Soy yo.”

La misteriosa intrusa que apareció con nada más que una voz gruñona era… Yeonji. ¡Con razón no pude verla por la cámara de la puerta!

“¡¿S-S-S-S-Seo Yeonji?!”

Estaba sorprendido, no sólo por recordar lo pequeña que era. Yeonji vino a mi casa, no en un día de semana, ¡sino un Domingo!

¿Por qué es esto tan shockeante? ¡Porque mi papá está en la casa, ya que no trabaja los Domingos! Es un viejo bastante conservador, como si viniera directamente de la era Chosun (4). Si viera que traje una chica a la casa, nada bueno puede salir de eso.

“¿Cuál es el problema? Parece que no quieres que esté aquí,” Yeonji se desanimó, lanzando una mirada de decepción desde sus ojos. Primero tengo que concentrarme en cómo salir de esta situación.

“¿Huh? Oh, uh… Te equivocas. E-Entonces, ¿qué sucede?”

Casi agrego al final, ‘Es Domingo, ¿por qué no estás en tu casa?’.

Yeonji respondió entusiasmada, enderezándose, “¡Es Domingo! No voy a perder el tiempo encerrándome en mi habitación. ¡Salgamos a pasear!”

… ¿Cuándo me convertí en tu perro? Vamos a salir a pasear porque tienes ganas y ya, ¿no?

Estaba a punto de empezar a estudiar, de todas formas. A menos que quiera verme expulsado de Eunsung y transferido a otra escuela, ella debería dejarme ser.

“Hmph, ¿por qué estudiar ahora? Okey, entonces estudiaremos juntos en tu casa.”

“?!?!?!”

Yeonji continuó, sonriendo como una villana, “Iba a repasar contigo el juego de mañana, pero… si quieres estudiar, entonces tendremos que estudiar juntos. Mis notas son mejores que las tuyas, así que te enseñaré. ¿Puedo pasar? ¡Señora Kang, soy Yeonji~!”

“¡E-Espera! ¡Me cambiaré y saldré ya mismo!”

Nunca puedo lidiar con ella.

* * *

Y así, de alguna manera terminé caminando por ahí con Yeonji en una mañana de Domingo.

¿Repasar el juego de mañana, huh? Supongo que ella también se estaba poniendo nerviosa por ello. De hecho, sería extraño que no le importara para nada que nuestro club ganado con sudor estuviera en peligro.

“¡Ah, qué lindo día~! ¡En un día así, tienes que disfrutar del sol!”

… Pero esta chica, han pasado treinta minutos desde que salimos de mi casa, y no hubo una simple mención al desafío. En cambio, ella estaba actuando completamente distinta a su faceta Otaku.

Además, esa sonrisa, ese rostro de felicidad… no tenía pizcas de nervios en lo absoluto.

Algo se sentía raro.

Cuando sea que Yeonji está muy contenta o muy enojada, algo raro sucedía en mi vida. Empecé a temblar ante esa sensación de mal agüero. No ayudaba el hecho de que no estaba vestido como para lidiar con este viento frío de Abril.

“¡A-hem!”

Yeonji dejó de guiar el camino y trató de llamar mi atención. ¿Qué pasa ahora?

Se dio vuelta con un movimiento exagerado y se llevó las manos a la cintura como presumiendo. Ambos nos quedamos en silencio por un momento.

“Nya-hem… Um… Oye, Kang Injin, ¿no me veo diferente hoy?” preguntó Yeonji, sonando ilusionada.

“Erk… ¿Diferente?”

¿Se cambió… el peinado? Desafortunadamente para ella, no sé nada acerca de estilos de peinado. Recuerdo en aquel entonces, cuando mi mamá se hizo la permanente y ni siquiera lo noté-

“¡No mi cabello! ¡Mi ropa! ¡Ropa!”

Yeonji gritó, agitando su puño hacia mí. ¿Huh? Oh, sí, supongo que era la primera vez que la veía sin el uniforme escolar. Así que, uh…

En su cabello tenía un extraño listón, sus blancos hombros y cuello quedaban expuestos sobre su suéter con escote barco, debajo llevaba una falda cuadrille, y para terminar, medias rayadas cubiertas por zapatos de plataforma.

Examiné a Yeonji, mientras sus ojos centellaban brillantes del entusiasmo por mi respuesta. Sonreí forzadamente y comenté,

“¡Hoy no llevas puesto el uniforme escolar!”

“¡¿Eso solo?!” gritó Yeonji, llena de desesperanza. “¡Nyuuuu-t! ¿En serio? ¿Eso es todo? ¿No hay nada más que puedas decir?”

¿Algo más que decir? No tenía idea de lo que quería que dijera. Entonces… Oh, ya lo tengo.

“Uh… ¿Te ves un poquito más alta?”

“Nyaaaaaaaaahh–!”

… Supongo que no.

Luego de graznar como un gallo moribundo, Yeonji se rindió y suspiró, desalentada.

Por lo bajo, gemidos ahogados escaparon de sus labios como los llantos de los peces de las profundidades de la Fosa de las Marianas (5). “Nyuu… Sabía que esto pasaría. Nunca esperé nada de un Otaku que tiene cero interés en las mujeres 3D, y que ama a esas aburridas chicas 2D que usan la misma ropa todos los días… ¿Por qué perdí tanto tiempo en frente del espejo desde tan temprano en la mañana…?”

“Oye, oye, oye,” interrumpí, habiendo interpretado algunas de sus palabras como insultos.

Yeonji levantó la cabeza, con una expresión misteriosamente serena; su imagen era aquella de un Buda sonriente sentado debajo de un árbol de rilo.

“Bueno, como sea. Ya no importa, así que ve y cómprame algunas brochetas de pollo.”

“¡¿Cómo puedes decir eso como si fuera algo que haría naturalmente?!”

Fue bueno que trajera mi billetera en caso de emergencias como esta.

 

“… Hee hee.”

Su energía retornó en el preciso momento que probó un bocado de la brocheta de pollo. Se llenó la boca como una ardilla, y señaló una banca vacía con su mano libre.

“Quedesh *masticar* moshnos aquí*masticar* for un momen,” murmuró, con la boca llena. No pude entender una simple palabra de lo que dijo, pero seguramente quería descansar un rato en esa banca. Limpié el asiento con mi mano y me senté con Yeonji.

Hm… el clima está muy lindo.

Miré al cielo y vi un interminable mar azul, desprovisto de nubes. Era como los cielos que he visto en los típicos opening de animes.

… Me entristece que la única comparación poética en la que puedo pensar involucre al anime.

Para el momento en que volví a ver a Yeonji, ya se había comido la última parte de la brocheta de pollo. Ciertamente come demasiado rápido tratándose de alguien con tan pequeña contextura.

“… Nad *masticar* parra ti.” Se burló, al notar que la había estado mirando. Qué chica más codiciosa.

Al final, se lo comió todo sola, hasta las últimas pizcas de la salsa que le quedaba en los dedos. La verdad que esperaba que compartiera al menos un bocado de la brocheta. Dios…

Su boca estaba casi cubierta de salsa, que pronto desapareció como el resto de la comida cuando se limpió la boca con los dedos y luego lamía la salsa en ellos.

Estaba a punto de considerar limpiarle la boca por ella. ¡No se da cuenta cómo se supone que esta escena debe darse!

“Toma, tira esto,” ordenó Yeonji, dándome la brocheta de madera sin nada. Contemplé brevemente la idea de rescatar los últimos restos de pollo en ella, pero rápidamente la dejé de lado.

Luego de tirar la brocheta en el tacho de basura más cercano, volví para encontrar a Yeonji mirando al cielo al igual que yo hace un momento.

“¿Qué estás haciendo?”

“Nyuu-… Estaba pensando, el cielo de hoy se parece mucho al opening de un anime.”

… ¿También pensaste en eso? No tenemos remedio en absoluto.

Nos sentamos juntos y miramos al cielo sin nubes relajándonos en silencio… pero por más poético que eso suene, es increíblemente aburrido, así que en cambio empecé una conversación con Yeonji.

“Oye, ¿puedo preguntarte algo?”

“No, no puedes.”

Wow.

La miré de forma amenazadora, pero ella no lo tonó. Con su mirada todavía fija en el cielo, explicó, “Porque ya lo sé. Ibas a preguntar por qué decidí tener un desafío con ellos, ¿verdad?”

“Erk.”

E-Es bastante buena.

“Ya te lo dije, esto es algo que iba a pasar eventualmente,” dijo Yeonji, haciendo un puchero. “Y tampoco me agrada ella. Pensé en usar esta oportunidad para sacarla de su sufrimiento.”

“Sabes, podría ser nuestro fin, en cambio.” Respondí. Sentía que era necesario recordarle que el juego era importante también para nosotros.

“Por supuesto, cuando matas, también tienes que prepararte para que te maten. Si quieres destruir su club, tengo que arriesgar el mío.” Yeonji enfatizó.

“Tú… ¿de verdad quieres llegar tan lejos para detener su MoeIn o como sea?”

“Sí.” Respondió Yeonji, ni siquiera tomándose una centésima de segundo para pensarlo. “Su grupo es malvado. Para todos los Otakus que tratan de sobrevivir en este país, y para el nuevo mundo Otaku que trato de crear, es malvado. Así que voy a demolerlo. Eliminaré todo trazo de él en la escuela.” Yeonji declaró con valentía, su tono era similar a la respuesta de os ciudadanos Americanos de la era de la Guerra Fría cuando les preguntaba cómo se sentían respecto al Comunismo.

¡Si ellos son malvados, ¿estás diciendo que tú estás del lado bueno?! ¡‘Querido Dios, perdona mis trucos y tretas’ (6), ¿no?!

“Que yo sea o no la Misteriosa Otaku no importa; ellos siguen siendo malvados. Mientras sigan en mi camino, nunca cumpliré mi sueño. Hmph, quien sea que trate de detenerme será rebanado en cuatro partes.”

Un comentario tan aterrorizante e inapropiado no encaja con su lindo rostro.

De acuerdo a sus valores, parece que ‘quien sea que trate de detenerme = absolutamente malvado’. Para ser alguien que todavía está en preparatoria, iba bien en su camino a iniciar un golpe de estado.

Hablando del ‘sueño’ de Yeonji…

No lo he mantenido en mente hasta ahora, Yeonji declaró en aquel entonces– que estaba remodelando este país para que fuera un lugar donde los Otakus no sea vistos con desdén– claramente iba en serio sobre hacerlo realidad.

Si fuera a conseguir ese sueño, los libros de historia en el futuro dirán que el juego de mañana es ‘su primer gran desafío y su oportunidad de embarcarse en el mundo de la política’.

… El sólo pensarlo hace que cada uno de mis músculos se retuerza. Nunca podía mantener un rostro sereno cuando pensaba en aquel objetivo. ¿Qué la hizo establecer un objetivo tan tonto? Si mantienes tu vida Otaku en secreto y dejar que todo se desarrolle sin problemas, ¿no es eso suficiente? ¿Por qué tratar de cambiar al país entero?

“… Hmph.”

Yeonji murmuró para sí misma en busca de una respuesta. Sus temblorosos labios rosados pronto se abrieron, habiendo encontrado las palabras deseadas:

“La razón de mi objetivo es…-”

“Oh, hola, Señor Injin. ¿Cómo le va?”

Interrumpiendo a Yeonji, la voz de una mujer inexpresiva, que resultaba estar allí. La maid de Yerin de ayer– Sukyong-sunbae.

* * *

“Erk- uh… ¿Sukyong-sunbae?”

“… Si, esa soy. Puede que sea tarde, pero debo presentarme formalmente. Soy Sul Sukyong.”

Su repentina aparición nos dejó confundidos. No consciente de nuestro estado, Sukyong-sunbae tomó los bordes de su falda e hizo una reverencia.

No estaba usando su atuendo de maid el uniforme escolar, sino ropa normal y simple. Desafiando su simple aspecto, ella no podía contener su aura fría y severa al hacerme sentir curiosamente incómodo.

“Y, por favor siéntase libre de llamarme Sukyong. No tiene que ser cortés, sir.”

“P-Pero es que…”

Es precisamente esa actitud la que me obliga a hablarte cortésmente, sabes.

Sukyong-sunbae giró para hablarle a Yeonji, seguido de otra reverencia respetuosa.

“También nos hemos conocido antes. ¿Es su nombre ‘Seo Umji’, acaso?”

“¡Es Seo Yeonji!” gritó Yeonji.

Sukyong-sunbae apretó las manos en frente suyo y se disculpó. “Lo siento. Madame la recuerda como ‘Seo Umji’, por lo que eso puede que haya influido en mí. Seré más prudente en el futuro.”

“Nyuu-…” se quejó Yeonji. No se sentía feliz de que alguien del grupo de Yerin estuviera aquí, especialmente luego de una conversación en la que deseaba el fin de todo lo que tuviera que ver con Yerin.

Hablé luego de interpretar la mirada depredadora de Yeonji como malas señales.

“Por cierto, ¿qué estás haciendo aquí? ¿Yerin está cerca?” pregunté, sin miedo de que realmente pueda estar cerca, en cuyo caso planeaba escapar en la dirección opuesta.

Sukyong-sunbae sacudió la cabeza. “… No. Sólo trabajo seis días a la semana, a medio tiempo. Madame está su mansión. Salí a dar una vuelta para disfrutar del sol.”

“… Ya veo.”

¡¿Qué le pasó a los Otakus que se encerraban en días como hoy?! Suspiré.

Sukyong-sunbae entrecerró los ojos mientras contemplaba. “Esa es mi razón. ¿Qué hay de ustedes, sir y madame? ¿Están en una cita?”

“No,” negué inmediatamente, temiendo que haya un malentendido similar al de Yerin ayer. ¿Es tan extraño que un chico y una chica estén juntos sin que sea una cita?

“Nyuu–…”

Mirando sobre mi hombro, vi a Yeonji llorando como un gatito con dolor de estómago.

Sukyong-sunbae nos miró en silencio, examinando mi sonrisa cien por ciento real y a Yeonji. Un momento después, volvió a hablar, con una expresión vacía que era curiosamente distinta a la de antes.”… Sí, ya veo. Entiendo. Entonces, ¿puedo unirme?”

““¿Qué-?”” Yeonji y yo respondimos de manera simultánea.

“Pregunté si puedo unirme,” repitió Sukyong-sunbae, manteniendo un rostro inflexible y vacío que era imposible de descifrar, “Si no están en una cita, no estoy interrumpiendo nada al unirme, ¿no?”

“Uh, supongo que no, pero…”

“:.. Si no es así, ¿se están dirigiendo a un lugar al que no debería unirme? Digamos, ¿un love hotel?”

“¡¿Q-Qué estás diciendo?! ¡Por supuesto que no!”

“Entonces, con permiso.”

Sukyong,-sunbae marchó hacia nosotros, ubicándose directamente entre Yeonji y yo. Y así, se decidió rápidamente que Sukyong-sunbae se uniría a nuestra caminata.

“¡Nyyuuuuuuunnnnnn—-gggghhh!”

Yeonji apretó los dientes como si le tuviera rencor a su esmalte, pero no había nada que yo pudiera hacer sobre esta situación. Nuestra caminata continuó, ahora con una extraña combinación entre yo + Yeonji + Sukyong-sunbae.

 

Luego de que Sukyong-sunbae se nos uniera, la atmósfera se puso… bastante incómoda.

No se debía sólo a la disposición negativa de Yeonji hacia alguien afiliado con Yerin; sino que mis recuerdos que involucraban a Sukyong-sunbae se repetían, esos dolorosos golpes en mi cuello. Además de eso, como su inexpresivo rostro sugería, era una mujer de pocas palabras. Tener una conversación interesante resultó difícil con nuestro grupo.

La manera en que se ubicó entre Yeonji y yo, se sintió como si fuera la personificación del Muro de Berlín.

“Grrrr…”

Para empeorar las cosas, Yeonji se estaba enojando más y más a cada segundo. Tenía que hablar rápido y disolver cualquier sentimiento negativo en este grupo.

Vacilé por unos momentos, y finalmente me armé de coraje para hablar: “Por cierto, Sukyong-sunbae… ¿Por qué sigues hablando de esa manera?”

“… ¿Discúlpeme, Señor Injin?”

¡Eso! ¡Exactamente eso!

“Quiero decir, tú sabes, hablarnos cortésmente como si fuera tu jefe, o, hablando como una maid.”

No podía describirlo de otra manera que no fuera ‘como maid’. La ‘Madame’ no está aquí con ella, ¿así que por qué sigue hablando como si estuviera en su trabajo?

Luego de inclinar la cabeza como un perrito inmerso en sus pensamientos, Sukyong-sunbae respondió, “se equivoca. Siempre hablo así.”

“¡Estás bromeando!” ¡Es lo suficientemente impactante oír a alguien hablar como maid en este país, ¿así que cómo se supone que reaccione si no era un acto?!

Sukyong-sunbae continuó despreocupada, “A decir verdad, la manera de hablar de mi lady es un acto. Ella es totalmente consciente de cómo le habla a los demás.”

“¡Por supuesto! ¡Sería más escalofriante si no fuera consciente!”

“Ella habla en un tono más acorde a su edad cuando entra en pánico o cuando está sola… y eso me parece lindo. Si alguna vez tiene la oportunidad de oírla, por favor háganlo, Señor INjin.”

“¡No necesito saber eso! ¡Espera, ¿por qué estás revelando información sensible sobre tu propia jefa?!”

“Sin embargo, yo no estoy actuando.”

Sukyong-sunbae se detuvo, quedándose allí parada. Nosotros volteamos, mientras ella se quedó atrás a un solo paso.

“Esta siempre ha sido mi manera de hablar, Señor Injin. Hace diez años, quizás quince, he crecido y me han enseñado desde siempre a hablar de esta forma.”

“¿Por qué…?”

“Había tres niños,” dijo Sukyong-sunbae despreocupadamente, “La hermana mayor, mucho mayor que las otras dos, y luego una hermanita y un hermanito. La mayor era una Otaku; quizás la más poderosa del mundo.”

Oh, demonios, ni siquiera quiero saber qué significa eso.

“Era tan mala que… hm. Digamos, que quería criar a sus hermanos como personajes arquetipo que ella disfrutaba tan pronto como empezaron a hablar. ¿Es eso más claro, Señor Injin?”

“…!” ahogué un grito.

“Es como imagina.” Sukyong-sunbae asintió en silencio. “La hermana menor fue criada para ser una maid de combate sin emociones ni expresiones, y el hermano menor creció para ser un mayordomo con una sonrisa permanente y honesta en su rostro. Los niños fueron criados muy estrechamente a los gustos de la mayor, y pasaron a parecerse a personajes de animación.”

“Nyuu-…”

Yeonji tiró de mi camiseta con fuerza. Las miramos, nuestros ojos sin dudas se llenaron de incredulidad y horror.

“Puede que no me crea, pero le estoy diciendo la verdad.” Su narración robótica continuó. “Fue bastante fácil aprender a hablar de esta manera, pero no estaba segura de cómo completar el deber del ‘combate’. Aprendí Tae-Kwon-Do y Taekkyeon (7); ahora soy capaz de patear a un hombre en la cara mientras me mantengo perfectamente erguida. ¿Les gustaría que les mostrara, sir y madam?”

Nos quedamos en silencio. Los tirones de Yeonji a mi camiseta duplicaron su fuerza.

“… Y así, fuimos criados de esta manera,” dijo Sukyong-sunbae, seguido de un momento de pausa. Sin un ligero cambio de tono o emoción, ella continuó, “Y un día, mi hermana se fue a la bancarrota. Tenía un montón de deudas a su nombre. Tenía un trabajo decente, pero su salario no podía pagar la deuda. Yo debería haber dicho algo mientras ella estuvo tirando el dinero en compras compulsivas cuando la tasa de cambio de nuestro país era débil…”

… ¡¿Se fue a la bancarrota por comprar demasiados artículos Otaku importados?! ¡Está loca! El horror se intensificó aún más.

La voz de Sukyong-sunbae no iba cargada de ningún disturbio. “… Ella se escapó del país, dejándonos solos. Lo único que aprendimos de ella fue como vivir una vida de servidumbre, y así casi nos vimos forzados a hacer todo tipo de cosas para sobrevivir…”

… ¿Qué es ese ‘todo tipo de cosas’? Esto no es algo que los niños deberían escuchar, espero.

“Entonces, fuimos salvados por Lady Yerin.”

“¡Ack!” Yeonji se estremeció, rechinando como un gatito cayéndose de un mueble.

“… Nuestra familia y el grupo Eunsung tenían un contacto. Luego de oír sobre nuestra situación, ella amablemente pagó nuestras deudas y nos contrató. Es gracias a ella que estamos asistiendo a Eunsung en este momento.”

“E-En serio…”

Creía que era alguna clase de chica rica psicótica, que extorsionó a sus pobres compañeros de clase con la promesa de darles dinero. Estaba avergonzado.

“Nyuu-…”

El rostro de Yeonji se puso rojo. Debió pensar lo mismo. Sin embargo, su expresión rápidamente pasó a ser fría cuando empezó a hablar otra vez. “¡H-Hmph! Bella historia. Entonces, ¿qué tratas de decir? ¿Estás diciendo que como tienen una relación conmovedora, debería ser dejárselos fácil mañana? Lo diré ahora, voy a ganar ese desafío.”

Vamos. ¿No puedes esforzarte un poquito más para percibir el humor del ambiente?

Para mi sorpresa, Sukyong-sunbae siguió inmutable ante el comentario de Yeonji. Respondió con calma, “… Eso no es lo que quiero, pero… ¿Usted odia a nuestra ama porque es la Reina Pubtaku, no?”

Yeonji se encogió. Frunció el ceño y respondió enojada, “Así es. No la odio sólo porque soy la otra cara de los Otakus. ¡Ella simplemente fue demasiado lejos! ¡Cruzó la línea! ¡No me quedaré sin hacer nada si la imagen de los Otakus se va al infierno gracias a ella!”

“… Sobre eso,” Sukyong-sunbae interrumpió suavemente, “La razón por la que ella es como es ahora es enteramente nuestra culpa.”

“¡¿Qué-?!”

Perdí la cuenta de cuántas veces Yeonji fue tomada por sorpresa hoy.

Sukyong-sunbae explicó más, con un tono ligeramente distante y nostálgico. “… Así es. La primera vez que se embarcó en el camino a convertirse en Otaku fue aproximadamente cuando estaba en quinto grado.”

“¡Demasiado joven–!” Yerin era ella misma, una Otaku prodigio.

“… En ese momento, fue criada con la etiqueta de ser la nieta del CEO de Eunsung Group. Ella tenía altas expectativas y celos de aquellos que la rodeaban, pero desafortunadamente nunca fue la más inteligente– para decirlo sin rodeos, ella demostraba una inteligencia por debajo de la media.”

¿Por debajo de la media? Teniendo en cuenta como actuó ayer, era difícil imaginar que eso era cierto. Aunque, supongo que actuaba como una idiota a veces.

“Ella juzgó su posición en la que estaba como la niña del Grupo Eunsung, y lo comparó con sus habilidades académicas, y… debió deprimirse mucho. Fue en ese entonces, cuando una de las empleadas de la mansión trajo un DVD para levantar su confianza, titulado ‘Is Maria-Sama Watching Over Us?!’…” (8)

“¡¿Por qué?!”

¡¿Qué tiene que ver eso con levantar su confianza?! Aunque es una gran serie… ¡pero aun así!

Sukyong-sunbae respondió con calma, “’Is Maria-Sama Watching Over Us?!’ ciertamente es la obra maestra entre los shows que tratan sobre como ser una señorita correcta. A través de la animación, Madame fue capaz de entender qué significa vivir en la alta sociedad, y comenzó una nueva vida.”

Eso suena como alguna clase de terrible discurso de ventas para tener buena suerte. ‘Con este amuleto, a nuestro cliente el Señor A se le resolvieron todos sus problemas en un solo día, ¡y comenzó una nueva vida!’

“… Y más o menos en ese tiempo, empezó a actuar como ‘el arquetipo de la señorita orgullosa y arrogante, pero inteligente y noble’.”

“Realmente esperaba que ese no fuera el caso…”

¿Qué clase de empleada lograba convertir a su empleadora en una Otaku? Qué aterrador.

“He aquí, la empleada en cuestión era mi hermana mayor.”

“¡¿Ella sola causó todo esto?!” ¡No sólo cambió las vidas de sus hermanos, sino que hizo lo mismo con su ama! ¿Es alguna clase de supervillana? ¡¿Su ‘trabajo decente’ era trabajar en la mansión Eunsung?!

“… Sin embargo, Madame fue inicialmente una Otaku encubierta. Nunca alardeaba sobre sus hobbies afuera de su habitación.” Esa era la parte más increíble de su historia. Continuó, “El momento en que comenzó su camino como la Reina Pubtaku fue… sí, justo después de que mi hermana mayor escapara del país, y Madame nos salvó y nos aceptó en la Escuela Secundaria Eunsung.”

“¡Eso no es mucho tiempo en absoluto!”

Si estaba diciendo la verdad, ella se convirtió en la Reina en apenas tres años. El horror detrás de esta historia era ciertamente interminable.

Muy brevemente, un toque de recelo entró y salió del rostro inexpresivo de Sukyong-sunbae. “… Sí. Últimamente, ella empezó su camino precisamente por lo que pasó cuando fuimos aceptados en la escuela secundaria.”

“…?”

“Dos niños fueron aceptados en la escuela, no pasando por los complicados exámenes de admisión, sino puramente con el poder de la familiar Eunsung. Además hablaban de una manera que les resultaba completamente extraña a los demás niños.”

Sukyong-sunbae continuó como si estuviera leyendo un libro de textos, “En ese entonces, nosotros éramos las personas más extrañas que la escuela jamás había visto. Nunca tuvimos una educación adecuada hasta ese tiempo, por lo que era imposible para nosotros llevarnos bien con los demás niños. Actuábamos diferente, y éramos Otakus. Pronto, fuimos marginados y nos convertimos en el objetivo de los abusos.”

No importaba en absoluto que Eunsung tuviera a los niños más inteligentes de la población; el bullying seguía sucediendo. Uno podría decir que quizás eran capaces de abusar mejor todavía al aplicar su inteligencia.

“La que nos salvó de los abusos fue, una vez más, nuestra ama.” Sukyong-sunbae sacudió la cabeza, una pizca de tristeza apareció en su voz. “Ella era… demasiado joven e ingenua. Enfrentó a los abusadores y nos defendió, preguntando qué había de malo con ser Otaku.”

“…”

La mano de Yeonji tembló, sacudiendo mi camiseta. O, quizás yo era el que estaba temblando.

“Usó su poder para crear el Club de Investigación Moe, miraba anime en medio de las clases, usaba peluca y lentes de contacto, y obligaba a sus compañeros a hacer cosplay… No estoy de acuerdo en que lo que hizo estuvo bien. Puede que ella ya supiera que sus acciones eran malévolas. Sin embargo, esa fue la raíz de sus maldades; nosotros. Y hemos llegado a un punto en donde ya no podemos volver atrás.”

Sabía que había algo raro con su cabello y sus ojos. Suspiré. Sukyong-sunbae cerró su boca con firmeza como si hubiera sentido un gusto amargo.

“… La razón por la que quería decir esto… no fue porque quisiera ganar su simpatía antes del desafío. Mejor dicho, quería que ustedes dos ganen mañana.”

“Qué-.”

Tomados por sorpresa una vez más, exclamamos. “Entonces… ¿quieres que el Club de Investigación Moe desaparezca?”

“Sí,” asintió. “El club es… el símbolo de la bondad y piedad que nuestra señorita nos tuvo, pero mi hermano y yo no queremos seguir aumentando mala reputación a su nombre.”

Su rostro sin emociones volvió, y su voz sonó honesta y verdadera.

“El club es el resultado de sus tres años de esfuerzo. No podíamos ponerle fin con nuestras manos. Nunca nadie pensó siquiera en ponerle fin. Estoy muy contenta de que finalmente haya una oportunidad para terminarlo.” Por un momento, pareció como si estuviera suspirando del alivio. “… Quizás la razón por la que apostó su club en este juego se deba también a que quería que alguien pusiera fin a su estilo de vida actual.”

“…”

No pudimos encontrar una respuesta apropiada. Un momento después, Yeonji habló, aún sosteniendo mi manga. “¿Entonces qué, vas a trabajar con nosotros para perder el desafío a propósito?”

“No, para nada.”

“¡¿No?!”

Los giros no tenían fin.

Sukyong-sunbae rápidamente respondió para disolver nuestra duda. “… No soy más que una maid. Si mi ama me da una orden, tengo que cumplirla más allá de mis propias convicciones– así fue como me criaron. Y ella ha dicho, ‘¡Les mostraremos a esos plebeyos de qué somos capaces y los haremos arrodillarse ante mí! ¡Haré que esa chiquitita llore y me lama las botas!’ y cosas así.”

“…”

No parecía que quisiera poner fin a tu estilo de vida.

Al oír la confiada declaración de guerra de Yerin, Yeonji frunció el ceño, sus ojos ardían con una luz depredadora. Sukyong-sunbae la miró fijamente. “Y por eso, no me contendré de ninguna manera mañana. Independientemente de mis propios deseos, debo hacer mi mejor esfuerzo para llevar a nuestro Club de Investigación a la victoria.”

“… Vaya.”

¿Qué se supone que tengo que hacer de manera distinta, entonces?

Yeonji debe haber pensado lo mismo. Al notar las expresiones en nuestros rostros que yo asumo eran las mismas, Sukyong-sunbae nos aseguró con calma. “… A pesar de eso, quería supieran todo esto.”

“…”

“Por favor derrótennos, más allá del esfuerzo que pongamos para ganar, y permitan que nuestra señorita deje su fachada. Esto es todo lo que puedo decir por ahora.”

“Nyuu–.” se quejó Yeonji, en silencio.

Sukyong-sunbae hizo una reverencia. “… Quien sea que gane el desafío de mañana, creo que no habrá otra oportunidad para que les pudiera decir esto. Así que, por favor disculpen mi rudeza. Oh, y una cosa más–.” Se detuvo justo cuando estaba a punto de voltear para irse. “—Me gustaría agregar, que gracias a la ‘educación’ de mi hermana mayor, soy muy conocedora de la cultura Otaku. Si se trata de Otaku Word Chain, tengo confianza de que enfrentaré muy bien a cualquier oponente. Además…”

En ese momento, los ojos inexpresivos y vacíos de Sukyong-sunbae se iluminaron amablemente, como para sonreírle a Yeonji con los ojos.

“Señorita Yeonji, me encanta totalmente la ropa que lleva puesta hoy.”

* * *

Luego de que Sukyong-sunbae se fue,

Nos sentamos en la próxima banca que encontramos, y nos quedamos en silencio. Había mucha gente en el parque; miré a los alrededores sin rumbo fijo, vi mujeres jugando badminton y niños montados en triciclos.

Murmuré para mí mismo, “… Esa historia, me pregunto si será real.”

La historia de Sukyong-sunbae era, honestamente, demasiado ridícula para ser cierta. Sin embargo, su expresión era seria y su voz sonaba verdadera; aun así, ¿por qué contarnos todo eso?

¿Fue porque no quería mantenerlo en secreto de nosotros? ¿O, era simplemente un plan para distraernos y que no pudiéramos concentrarnos en el desafío?

Yeonji respondió a mis pensamientos, sus ojos seguían desenfocados y no miraban a nada en particular. “Creo que estaba diciendo la verdad, probablemente.”

“… ¿En serio?”

Qué atípico de ella. Pensé que sería tenaz y diría algo como ‘¡Por supuesto que es un truco! ¡No voy a caer en eso!’

“Heh,” Yeonji rió, “A mí también me pareció extraño. Ese mayordomo, estaba en la clase de al lado en la secundaria. Todos pensaban que era una persona extraña, algo sobre que su sonrisa constante le molestaba a la gente.”

No podía estar en desacuerdo, ya que yo también pensaba que era demasiado extraño.

“Un hermano y una hermana que crecieron de acuerdo a las expectativas de una Otaku, y una chica que trató de defenderlos al convertirse ella misma en Otaku… Eso es absurdo. El solo oírlo me da vergüenza.” Yeonji gruñó.

“Soy bastante seguro de que no te burlarás de eso, cuando tú misma tratas de crear una tierra de Otakus.”

“Hmph, esa no es la cuestión aquí…” Yeonji hizo un puchero, y nerviosa balanceó las piernas debajo de la banca de un lado al otro. Luego de un momento de gastar energía con sus piernas, Yeonji empezó otra conversación. “Sabes, en ese momento…”

“¿Hmm?”

“Antes de que la maid extraña apareciera…”

Desafortunadamente para Sukyong-sunbae, Yeonji ahora la había catalogado como la ‘maid extraña’. ¡También eres así con la enfermera! ¿No podrías comportarte un poco a ti misma cuando te diriges a personas mayores?

Ignorando mi mirada juzgadora, Yeonji continuó. “Me preguntaste cómo fue que se me ocurrió el objetivo que mencioné.”

“Hmm… Sí, lo hice.” Como recordaba, fuimos interrumpidos por la repentina aparición de Sukyong-sunbae. “¿Qué hay de eso?”

“Fue quizás en Julio del año pasado… ¿Recuerdas la ‘Guerra de los Niveles de Poder Otaku’?”

“… Um, sí.”

La Guerra de los Niveles de Poder Otaku.

Todo comenzó en el tema de anime de la comunidad online más grande del país, ‘DDInside’ (9). Un usuario subió un video de sí mismo haciendo cosplay en las calles de Seúl, y pronto atrajo la atención de muchos comentarios de odio como ‘Esto es vergonzoso’, o ‘No hagas eso en público’, y entonces llegó la defensa de los Otakus que estaban en contra de los encubiertos.

 

En cuestión de horas, el conflicto se esparció hasta cada una de las más importantes páginas web Coreanas, dividiendo a las comunidades en dos lados opuestos de la discusión; los grupos que se llamaban a sí mismo como ‘Clotaku’ y ‘Pubtaku’. El incidente creció incontrolablemente, tanto que cada Otaku en el país había oído al respecto.

… En otras palabras, fue el período más vergonzoso de la historia Coreana.

Sólo para agregar, el grupo Clotaku parecía estar del lado que estaba perdiendo en aquel momento. Para apoyar su propio manifiesto, los Pubtakus crearon y subieron muchos videos de sí mismo haciendo cosplay o representando escenas de anime en público, y no hubo manera de detenerlos. El lado Clotaku no pudo hallar una manera efectiva de denunciar sus acciones, y así la ‘guerra’ terminó de la manera en que empezó; torpemente.

… Últimamente, la guerra no hacía más que empeorar la imagen de los Otakus en el país.

Maldita sea, ¿por qué me acuerdo siquiera?

Mientras me castigaba a mí mismo para deshacerme del recuerdo de ese incidente, Yeonji continuó. “Yo era parte del grupo Clotaku cuando eso pasó. Phew… Perdí la cuenta de la cantidad de oponentes que derroté con mi teclado.”

… Un teclado guerrero, ¿huh? Bueno, supongo que encaja con tu imagen usual.

Yeonji puso una expresión solemne como la de un general dirigiendo una armada hacia una batalla. “Sin embargo, la batalla era contra nosotros. Había muchos Otakus que pretendían online que un ápice de valentía para mostrar sus intereses en público, cuando en realidad lo que hacían era escapar y esconderse. Además, nunca podía encontrar una buena manera de responder cuando me preguntaba por qué debería avergonzarme de algo que de verdad disfruto en la vida.”

Brevemente pareció como si pudiera tener una larga barba a la cual rascar inmersa en sus pensamientos. “Lo peor de todo, era que no había muchos Clotakus dispuesto a resistir contra los Pubtakus. Por definición se supone que nos movemos en secreto y en silencio, ¿así que cuántos de los Clotakus crees que estarían dispuestos a encabezar un argumento?”

“Sí…”

Yeonji era especial por tener un objetivo tan retorcido al ser una Clotaku.

“El único argumento que teníamos era el menosprecio y odio de los demás… como, la idea de revelar experiencias personales de quienes eran abusados. Sin embargo, no había nadie que revelaría una historia así. Al menos en Internet, nadie quiere revelar que es débil.

“…!”

“Sin embargo,”

Hice una mueca de dolor.

“Hubo un Clotaku que lo hizo. Un tipo.”

Sudor frío cayó de mi frente. Nervioso, le disparé una rápida mirada; el rostro de Yeonji seguí sin cambiar su expresión solemne.

“Él contó una historia sobre sus días en la escuela secundaria, cuando era molestado por sus compañeros de clase por andar por ahí con un amigo Pubtaku…”

“¡Waaaaaaaaaaaaaaaarrrgghh!”

Grtié involuntariamente.

“¡Whoa! ¡¿Qué pasa contigo?!” exclamó Yeonji, volviendo a balancearse luego de casi caerse de la banca por la sorpresa. Sudor seguía cayendo a litros de mi rostro.

“¡N-N-N-Nada! Estuve sentado durante mucho tiempo, así que me duele la espalda, o algo.”

“¡¿Cuánto pudo dolerte como para que gritaras por tu vida?! ¡Eso fue más como un grito por haberte roto la columna!”

… ¿Cómo sabes como grita la gente cuando se quiebra la columna?

Yeonji clamó por un momento, molesta por mi estallido, pero la situación pasó sin problemas con algunas excusas rápidas. Yeonji siguió, ahora mirándome sospechosamente. “Era el clásico y alentador relato de ‘No podía abandonar a mi amigo, porque somos mejores amigos desde pequeños’. Como haya sido que empezaron los abusos, me sorprendió totalmente su relato de acoso escolar. Así que guardé el texto y los enlacé a todas las páginas que visité.”

“¡¡Nooooo hagaaaaaaaas esoooooooo!!”

¡Lo sabía! ¡Sabía que algo anda mal! ¡Borré ese post un minuto después de que lo subí porque me dio muy vergüenza, ¿y tú fuiste y lo esparciste por toda la Internet?! ¡¿Mi oscuro pasado es sólo una historia impresionante para ti?!

… Pero me moriría de la vergüenza si se lo dijera. Grité para mis adentros, mi cuerpo se sacudió y echó humo. Yeonji me miraba mientras yo enloquecía.

“… ¿Por qué no? Estoy segura de que el OP (10) hubiera querido esparcir ese relato sentimental. Y la verdad es que recibí un montón de respuestas de otras páginas web, y la mayoría de la gente simpatizaba con él, como ‘lmao qué pobre bastardo LOLOLOL’.” (10)

“¡Como lo mires, se están burlando de él-! ¡No hay ni una pizca de simpatía en ese comentario!”

“Bueno, no olvides que DDInside está lleno de Tsunderes. Probablemente escribieron eso en los comentarios, pero lloraron silenciosamente en soledad. Tsk tsk, no son personas honestas.”

“¡Eso bastante terrible a su manera!”

¡A este ritmo, yo seré el que llore silenciosamente por mi soledad! Yeonji suspiró, mientras las lágrimas casi caen de mis ojos.

“Bueno, a pesar de mis mejores esfuerzos, la guerra fue a favor de los Pubtakus…”

“¡Y la única persona que sufrió fue ese escritor!”

“Su noble sacrificio siempre estará presente en nuestros corazones.”

“¡Nadie murió todavía! ¡No mates a la gente así nada más!”

 

“Y esa es la razón por la que empecé con mi objetivo.”

 

Yeonji concluyó, ignorando mis objeciones. “Hubo un solo hombre en aquel entonces que se atrevió a revelar su trágico pasado, pero estoy segura de que hay muchos más que sufrieron como él en nuestro mundo. Sé que un montón de ellos tienen una buena razón para estar disgustados, pero dudo realmente que todos los Otakus sean así. Quiero salvar a esas personas. Porque…” Yeonji tartamudeó, titubeando. “Porque, eso fue lo que pensé que tenía que hacer cuando leí su historia.”

“…”

Yeonji cerró su boca con firmeza, en silencio. No pude decir nada.

Quería decirle que era completamente ridícula por tener la idea de convertirse en una salvadora moderna, pero mi propia vergüenza evitó que lo dijera.

… ¿Se dio cuenta que fui yo el que escribió ese post?

La expresión de Yeonji estaba demasiado calmada para que fuera así. No es que pudiera darse cuenta de que era yo, ya que los posteé anónimamente.

Quería preguntarle si lo sabía.

“Oye…”

“Me voy a casa.” Tan pronto como abrí la boca, su pequeño cuerpo saltó de la banca. “Ya casi es hora de almorzar, así que me voy a comer a casa- tengo hambre.”

“… Ya veo.”

¿A dónde se fueron las brochetas de pollo de antes? Al notar mi mirada molesta, Yeonji posó con las manos en su cintura y refunfuño, “¿Qué, tienes algún problema? Si quieres que me quede contigo, págame el almuerzo. Convenientemente, hay un restaurant por ahí.”

“¡No voy a pagarte!”

¡No tengo una billetera sin fondo, sabes! Rechacé su pedido, y Yeonji se burló en respuesta. “¡Hmph, qué codicioso! ¡De todas maneras, hoy no tienes que estudiar! ¡Sólo memoriza las palabras que puedas usar mañana! Si juegas pésimamente, voy a meterte dentro de una doncella de hierro (11). ¡Haz tu mejor esfuerzo!”

“Oye, oye, oye…”

Antes de que pudiera decir ‘por favor ten piedad’, Yeonji se encontraba lejos, muy lejos. Lucía peligrosamente a punto de caerse y lastimarse por correr con esos zapatos de plataforma, pero desapareció sin ningún accidente.

“Y se fue…”

Miré a la dirección en que Yeonji se fue, alejándose.

Suspiré. Estaba decepcionado de no poder preguntarle, pero estaba agradecido por no haberlo hecho.

Si se lo preguntara, ¿qué diría?

“…”

Me quedé solo, mirando al cielo azul sin nubes sobre mí.

Empecé a caminar a casa. Como Yeonji dijo, al menos no debería avergonzarme jugando pésimamente.

NOTAS DEL TRADUCTOR

(1) 8 centavos de dólar americano.

(2) Referencia al modo Hardcore de Diablo 3, en el que si el personaje muere no resucita ni vuelve a un check point, muere para siempre.

(3) La Ivy League (Liga Ivy o Liga de la Hiedra) es una conferencia deportiva de la NCAA de ocho universidades privadas del noreste de los Estados Unidos.

Antes de convertirse en la denominación oficial de la conferencia deportiva, en 1954, ya se denominaba así de forma oficiosa a este grupo de universidades, que tienen en común unas connotaciones académicas de excelencia, así como de elitismo por su antigüedad y admisión selectiva (su porcentaje de admisión es únicamente del 6% del total de solicitantes).

(4) La dinastía Joseon (también conocida como Chosŏn, Choson, Chosun, Cho-sen) fue la última familia y la de más larga duración reinante de Corea (1392–1910).

(5) La fosa de las Marianas es la más profunda fosa oceánica conocida y el lugar más profundo de la corteza terrestre. Tiene su origen en un proceso de subducción. Se localiza en el fondo del Pacífico noroccidental, al sureste de las islas Marianas, cerca de Guam.

(6) Referencia a Kaitou Saint Tail (Las Aventuras de Saint Tail). Esta frase puede variar de acuerdo a la traducción.

(7) El Taekkyon (택견) es un antiguo arte marcial tradicional muy conocido en Corea. Incluye numerosas técnicas de pie y movimientos fluidos de los brazos con las manos abiertas. A diferencia de otras artes marciales, se utilizan muy poco los golpes de puño, sino que se hace más énfasis en todo tipo de patadas y en barridos que buscan hacer perder el equilibrio al oponente y derribarlo.

(8) Maria-sama ga Miteru, anime Yuri de 2004 basado en una serie de novelas ligeras que comenzó a publicarse en 1998, llegando a 39 volúmenes.

(9) Referencia a ‘DCInside’. Es esencialmente el 2ch/4chan/Reddit de Corea.

(10) OP = Original Poster

lmao: laughing my ass off

(11) La doncella de hierro fue un instrumento supuestamente utilizado para la tortura y ejecución, que habría sido creado y utilizado por primera vez en Núremberg, Alemania, en 1515, para ejecutar a un falsificador de monedas.

 

Raw: Imoutolicious
Traductor al Inglés:
Narane
Editor al Inglés: Madtix
Traductor al Español: nahucirujano
Corrección: Sin corrección

Anuncios

Un pensamiento en “8. Una Tarde de Domingo

  1. Pingback: Clotaku Club: Volumen 1 – Capítulo 8 | Nahucirujano Translations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: