7. La Reina Pubtaku

Hora del almuerzo.

Si fuera cualquier otro día, era el momento de correr a la cafetería como un lemming (1) corriendo hacia un lago cercano, engullir el almuerzo, y participar en una disputa territorial sin piedad por los campos de la escuela que recordaban la historia de Corea del siglo tres al siete.

Pero hoy no era el día para tanta felicidad; otra vez me encontraba caminando hacia la enfermería, sintiendo que como si me hubiera tragado un bicho mientras comía.

… Por favor, perdóname si esta situación resulta familiar.

En serio, si no fuera por Seo Yeonji, ¿por qué me negaría mi propia hora del almuerzo para ir hasta la enfermería en un día tan lindo? Debo estar loco para ir allí por propia voluntad.

Conseguimos un salón para el club, tuvimos una fiesta, y finalmente empezamos a realizar actividades de club decentes– ¿entonces cuál es el problema, preguntas?

… Deberías saber lo que tenía en mis manos ahora: un montón de basura al azar que traje con todos mis esfuerzos. Eran consolas como la PX3, PX2, junto a varios de sus juegos, novelas ligeras, manga, DVDs de anime, e incluso algunos juegos de mesa.

Eran artículos que podrían resumirse como ‘bienes Otaku’ y que eran como oxígeno para nosotros los Otakus. Más allá de que se suponga que sean oxígeno o nitrógeno o lo que sea, el tener que traer todo esto me hacía sentir como si fuera a desmayarme en cualquier momento.

La razón por la que me sometieron a este estrés injustificable tiene su origen en la carta que recibí de parte de Yeonji esta mañana.

Sí, una carta.

Lo primero que encontré después de sentarme en mi escritorio en mi salón de clases fue una carta, escrita en una letra muy familiar.

Probablemente tenía algunos sobres que le quedaron de la última vez.

Por si acaso, todavía no está claro por qué Yeonji usaba un método tan incómodo para mandarme mensajes, Yeonji y yo todavía no intercambiamos nuestros números de teléfono. La veo todos los días de todas formas, y siempre asumí que ella no era del tipo que envía mensajes a menudo, así que nunca le pedí su número. Yeonji tampoco parecía querer el mío, así que así estaban las cosas.

El desafortunado efecto secundario era ella que tenía que comunicarse por mail, lo que me traía algunos recuerdos desagradables.

En cualquier caso, el contenido de la carta con la fotografía de una chica era:

“Traje todos mis bienes Otaku que estaba escondiendo en mi casa. Ahora están en la oficina de seguridad, así que tráelos a nuestro club en el almuerzo. Si llegas a holgazanear, serás ejecutado por empalamiento.”

‘Heh, supongo que incluso Yeonji se dio cuenta que no tenemos nada que hacer en el club. Probablemente sea un manga o dos lo que trajo, pero maldita sea, ¡¿durante la hora del almuerzo otra vez?! Será mejor que lo haga lo más rápido posible, así podré disfrutar al menos una vez de mi almuerzo.’

… Ese era mi ingenuo y optimista plan en ese momento. ¡Nadie hubiera esperado que Yeonji tuviera tanta basura! Cuando entré a dicha oficina de seguridad sin tener la menor idea, el salón se parecía más a un almacén que a cualquier otra cosa; un gran porción de la sala consistía en pilas de cajas.

Han pasado treinta minutos desde que empecé a mover la primera pila de cajas, animado por el guardia de seguridad que estaba devastado al haber visto su oficina. Y aun así, la montaña de cajas no disminuía su tamaño en absoluto.

… ¿Cómo demonios se las arregló para traer todo a la escuela esta mañana, y por qué? ¿Está loca?

Aunque me pareció extraño que la carta ya estuviera en mi escritorio en la primera clase de la mañana. Probablemente preparó todo extremadamente temprano en la mañana.

Tiene agallas, se lo reconozco. Dejar los bienes Otakus con el guardia de seguridad tan despreocupadamente… no tengo idea de qué podría haber hecho él si viera lo que había en las cajas.

¡Crack! ¡Bang!

“¡Oh- mierda! ¡Noo!”

El fondo de la caja se rompió y se abrió entre mis manos.

Golpeado por el pánico, ágilmente evité que se cayera el contenido, renovando mi sorpresa al ver que las cajas sí estaban repletas de consolas de PX y varios de sus juegos.

En serio, ¿Yeonji quería traer una PX3 a la escuela? Es bastante audaz.

De todas formas, me asesinaría en un instante si tirara todo esto. Reuní los artículos de nuevo y abracé la caja como si fuera un bebé, y seguí caminando hasta la enfermería…

… Y eso es lo que pasó.

Después de la primera rotura de la caja, empezó a abrirse aún más. Me vi forzado a lanzar la caja cerca de la enfermería, y sólo llevé el contenido.

‘Esto es molesto de verdad. Nunca tuve siquiera la oportunidad de almorzar.’

¡Accidentalmente, Yeonji nunca especificó que tenía que traer todo antes del final del almuerzo! Me sentía un poco mal por el guardia de seguridad (nada que decir por Yeonji) pero decidí que debería traer el resto después de clases.

Honestamente no me importaba si Yeonji de verdad iba a ejecutarme por empalamiento o lo que fuera. ¡Puede hacer lo que quiera!

Abrí la puerta de la enfermería con apatía en aumento. Dejé los artículos que me causaron tanto dolor en los brazos, me limpié el sudor de la cabeza, y anuncié mi entrada en el frente del salón del club.

“Voy entrando-……?”

Giré el picaporte, sólo para encontrar que la puerta estaba cerrada con llave.

No era inusual que estuviera cerrada, pero sabía que, más temprano hoy, la enfermera había dejado la puerta abierta con una cara hostil luego de saber que me asignaron la tarea de traer los juegos de Yeonji al club.

Estaba a punto de llamar, pero entonces una nota escrita en la puerta llamó mi atención.

‘No estoy en la oficina’.

“…”

¿Qué clase de asuntos podría tener afuera de la oficina? Qué momento desafortunado.

‘Bueno, ella no es del tipo que pasa mucha tiempo afuera de su salón, así que volverá pronto. Debería tomar un descanso en la cama mientras tanto.’

Con ese pensamiento, empecé a buscar al lugar para ocultar los artículos que prácticamente aventé al piso.

Pero de repente,

Knock, knock

El sonido más desafortunado se oyó desde la entrada de la enfermería.

“¡¿Qu…?!”

Reflexivamente volteé y vi una sombra aproximándose del lado opuesto de la ventana traslúcida. Súmale a ese hecho el llamado de antes… ¡¿Acaso era algún extraño?!

Pensándolo lógicamente, ni la enfermera ni Yeonji se molestarían en llamar; la enfermera esencialmente ya que era la dueña de este lugar, y Yeonji simplemente no tenía la cortesía de hacerlo.

Entonces, la persona que estaba allí no era ninguna de las dos… ¡sino alguien completamente sin relación alguna con Clotaku Club!

Para analizar la situación actual:

1. Todos los bienes Otaku de Yeonji estaban a plena vista en el piso.

2. Había un extraño que estaba a punto de entrar a la enfermería.

3. Y si fueran a verme aquí con eso… Oh, cielos.

“¡Waaaaaaaaaaaaaaaahh!–!”

Inmediatamente empecé a esconder los bienes Otaku mientras dejé escapar un fuerte grito. ¡Tengo que esconderlos rápido!

La sombra amenazante de afuera seguía en silencio, seguramente porque nadie abría la puerta. Si no escondo por completo estos artículos venenosos en este momento, mi vida como Otaku encubierto iba a llegar a su explosivo final.

“… …”

Pero… ¿a dónde se supone que los voy a esconder? La puerta del club estaba cerrada, y no había contenedores adecuados a la vista.

La puerta de entrada empezó a deslizarse.

‘¡Waah-! ¡Espera! ¡No sé quién eres, pero espera! ¡Sólo llama una o dos veces más a la puerta- ¿cuán impaciente puedes ser?!’

Antes de que ese pensamiento se formara en mi cabeza, mi cuerpo se apresuró a actuar.

Enfrentando una crisis que ponía en riesgo mi vida, instintivamente salté y me arrojé sobre la cama. Abracé los bienes Otaku mientras me hundí en la cama, cubriéndome con la sábana hasta los hombros.

‘De esta manera, quizás pueda pasar por un ‘Estudiante Cualquiera 1’…’

Sudor frío caía por de mi cuerpo. Me escondí a una velocidad que nunca supe que podía alcanzar, y además la distancia hasta la cama era lo suficientemente buena para que esa persona pudiera verme saltar.

‘Soy un estudiante cualquiera, soy un estudiante cualquiera, soy un estudiante cualquiera…’

Clack-clack-clack…

Un suave sonido de pasos se oyó mientras entonaba un mantra para mí mismo. A ese sonido le siguió rap-rap-rap, el sonido de un cortés llamado. No había dudas de que esa persona no era Yeonji. Si tuviera que llamar, el sonido sería más parecido a un bang, bang o crack.

Luego del llamado, durante un tiempo hubo silencio. Quizás la persona vio el memo en la puerta.

Como probando que tenía razón, el mismo sonido de pasos resonó por el salón otra vez. Pero el ruido no se movía hacia la puerta principal; en cambio, el sonido estaba aumentando su intensidad, acercándose a mi dirección.

‘Ah- oh, Dios, estoy muerto.’

Abracé los artículos entre mis brazos con más fuerza. Si fuera a mostrarme frente a un extraño cualquiera en este estado…

… Digamos que era una escena que no querría compartir ni siquiera con otro Otaku.

Sin darle importancia a mi tren de pensamiento, los pasos siguieron acercándose a mi ubicación. Cerré los ojos del miedo.

“¿Hmm?”

Era una voz desconocida.

La voz, que cargaba una pizca de interés o quizás curiosidad, definitivamente no era de Yeonji ni de la enfermera. Era una voz hermosa, clara, como si sólo pudiera producirse bebiendo el rocío de la mañana, aunque resonaba con autoridad y poder.

Mi nuca empezó a picarme; podía sentir a la persona que poseía esa voz fijando su vista en mi dirección.

‘¿Qué estás mirando? Si no hay movimientos, obviamente es un simple cuerpo. Se supone que estoy muerto, así que si tan sólo me dejaras en paz…’

–Pero vocalizar eso era imposible, ya que mi estresado corazón y pulmones se negaban a cooperar.

“Huuf, huff…”

Di lo mejor de mí para aparentar estar dormido, pero mi respiración pesada escapó de mis labios debido a la tensión. Temía que incluso mis fuertes latidos del corazón se oyeran.

“… Discúlpame.”

Algo le daba pequeños empujones a mi cuerpo afuera de la sábana.

Por supuesto, mis expectativas fueron muy altas al creer que podría aparentar estar dormido haciendo tanto ruido. La voz que se había oído estaba dirigida a alguien que estaba completamente despierto.

Aw, maldita sea.

Abrí los ojos muy suavemente. Con la visión reducida que tenía, pude ver el dedo que aparentemente me había empujado.

“… Ajem, tos, tos.” Tosí con torpeza.

Sin demoras hubo una respuesta con molestia, “Claramente estás fingiendo que estás dormido, ¿y aun así insistes en ignorar mi presencia? … ¡¿Estás tratando de burlarte de mí?!”

–Oh.

Mi cuerpo de repente se sacudió; fui golpeado por un sentimiento misterioso y apabullante del discurso de la chica. ¿Cómo debería describirlo…? Era un sentimiento familiar, uno que estoy seguro que he sentido antes en mi vida, pero imposible de resistir.

Sí, para describirlo abruptamente–

“Hmph, ¿qué crees que estás haciendo? ¡Si recibes el honor de que me dirija a ti, al menos deberías tener los modales de enfrentarme apropiadamente! Es lamentable que el único hombre aquí sea un bruto inculto.”

… Era la sensación de vergüenza delegada. Me encogí por reflejo, me empezó a picar la garganta, y sentí como las puntas de los dedos de las manos y los pies se cerraban. Sequedad en la boca, seguida por carraspera.

Me di vuelta con los movimientos de un robot.

Parada en frente de mí estaba una chica.

Sus pestañas creaban una amplia y fina curva en su rostro como dando a entender su personalidad, acompañada de su fina y blanca cara con el ceño fruncido como expresión de su enojo. Su puntiaguda nariz y sus grandes labios le agregaban madurez a su rostro que era incomparable al de una estudiante de preparatoria promedio, y su físico bien proporcionado le agregaba una cierta demostración de belleza.

Permanecía allí, con las manos en su cintura delgada y curvilínea, mirándome con desdén como una gran leona vigilando a su presa caída; casi me sentía intimidado.

Y, encima de todo eso–

El cabello de la chica era perfectamente dorado.

“… Uh, ¿qué–?”

Siendo testigo de esa rareza, me senté, aturdido.

No, en serio, ese era cabello rubio de verdad.

Comparada con otras escuelas, la nuestra impuso un código flexible de vestimenta (cualquier cosa está permitida en tanto des tu mejor esfuerzo) pero teñirte el cabello estaba estrictamente prohibido. Entonces, ¿cómo explicar que su cabello fuera rubio?

‘¡Espera, no, quizás es su color natural! ¿Una estudiante de intercambio, o alguna herencia de padres Ingleses? ¿No era ese rasgo algo que sólo se encontraba en videojuegos?’

“Suspiro-.”

Como restándole importancia a mi sorpresa, la chica con elegancia se acomodó su cabello dorado a un lado con sus suaves manos. Por el contrario, su rostro mostraba enojo.

“¡Qué rudo, expresar tanta sorpresa mientras contemplas mi rostro! ¿Has perdido la cabeza al ver mi belleza? Deberías conocer tu lugar, campesino.”

Uuuuugghhh…

Temblé una vez más ante el escalofriante sensación que fluía por las puntas de mis extremidades.

‘¡Nunca… nunca creí que escucharía algo como eso en el mundo 3D!’

Entre el fluir del dolor tan poderoso que podría desmembrarme en el momento en que me desconcertara, me di cuenta de un hecho crítico: ya sea una estudiante de intercambio o una Coreana-Europea o lo que fuera, no era importante.

Esta chica… ¡es una Otaku!

 

Su nivel de poder Otaku era tan grande que ninguna resistencia natural podría arreglárselas con él. Si tuviera un Rastreador (2) en mis manos, su poder lo sobrecargaría, haciendo que explote.

Como se dijo antes, los Otakus reconocen fácilmente a otros Otakus.

En ese momento, el detector Otaku dentro de mí gritaba de manera descontrolada, indicando que la chica en frente de mí era, sin necesidad de más confirmación, una Otaku pura.

Mi cuerpo se tensó y se congeló. Puse toda mi atención en los bienes Otaku que tenía entre brazos.

Como la propia chica dijo, ella era bastante guapa; nadie querría ser visto abrazando bienes Otaku en frente de una chica linda, aunque fuera Otaku como yo.

“D-Discúlpame, een qué puedo ayudarte….”

Dije tímidamente, agobiado por el fuerte deseo de salir de la situación. Por alguna razón hablé en un tono muy educado.

A partir de una rápida mirada en su dirección, era una estudiante de primer año sin la etiqueta con su nombre como yo… pero de alguna manera, se sentía natural que le hablara de manera educada. ¿Qué iba a ser que si llega a decir ¡Cómo te atreves a hablarme tan descortésmente, campesino ignorante!’?’

La chica sonrió satisfecha cuando empecé a postrarme.

“Al menos eres sabio para notar tu ignorancia rápido. ¡Hmph! Te perdonaré. Déjame hacer una pregunta; ¿dónde está la supervisora de este salón? ¡Te otorgaré el honor de responder mi pregunta!”

Alguien, por favor, alguien que me desenrosque los brazos. ¡A este ritmo, voy a terminar como una galaxia espiralaza!

“N-No lo sé. Supongo que vendrá de un momento a otro– probablemente…” respondí, desbordando sudor mientras sostenía con firmeza los bienes Otaku. Incluso objetivamente, lucía patético.

“¿En verdad…? ¡Qué persona más inútil!” (3) maldijo la chica de cabello rubio, frunciendo el ceño. Era difícil saber si se refería a mí o a la enfermera. Cual sea el caso, mis extremidades empezaban a perder su funcionalidad. “… De todas formas, ¿qué estás haciendo aquí?”

“I-I don’t know. I think she might come back sometime soon– probably…” I replied, sweating a flood as I held tightly onto the Otaku goods. Even objectively, I looked pathetic.

A pesar de mis plegarias silenciosas de ‘¡Por favor, vete si ya terminaste de hacer preguntas!’ la chica preguntó con una pizca de sospecha. ¿Por qué los humanos son criaturas tan inconvenientemente curiosas?

“¿Huh? Oh, uh… Tengo un ligero dolor de estómago en estos momentos… ¡Sólo estoy descansando un poco! Aha-ha,ha-ha-ha.”

“–Hae.”

La chica dejó escapar un sonido como de un anime y continuó mirando fijamente, sospechando, a pesar de mi mejor excusa.

Entonces, luego de un tiempo cuando noté sus brillantes ojos azules, me di cuenta del foco de su atención.

Estaba mirando al lugar justo al lado de donde yo estaba: el obvio montículo debajo de la sábana, creado con los bienes Otaku.

“… ¡Cough, cough!

Tosí para crear una distracción mientras acomodaba las cosas para cubrir más ese espacio. Debo haber despertado sospechas cuando me di vuelta para verla, revelando los que debería permanecer oculto.

‘… ¿Ella no se atrevería a levantar la sábana mientras estoy en la cama, cierto?’

Cough. Cough.

“¿Hmmm…~?”

Mientras fingía mis tosidos incómodamente mientras mi cara se ponía más roja, sentí la intensa mirada de la chica atacando mi espalda.

Antes de que tuviera una oportunidad de inspirar mis potenciales respuestas ante su inevitable pregunta sobre qué era lo que había debajo de la sábana, ella ya había abierto la boca para decir…

“Tú–…”

‘¡Nooo–!’

Nervioso-, nervioso-

Pero luego, la puerta de la enfermería empezó a deslizarse. Entonces la voz de Yuu Yeongson se oyó, ¿Hay… alguien ahí?”

‘Oh, demonios, eso estuvo cerca.’

No podría haber sido un mejor momento. La enfermera caminó hasta nosotros y, al haber visto a la chica, la saludó con un tinte de cansancio, ‘Oh, vaya… Así que eras tú.”

“¿Cómo le va, Señorita Yu?”

Parece que la enfermera conocía a la chica.

La monótona voz de la enfermera continuó, “… Estoy bastante segura de que te di mi respuesta a nuestra conversación de antes. ¿Tienes algo más que decirme?”

“Yo misma estuve pensándolo, pero no logré mucho progreso. Vine hasta aquí a preguntarle si podría reconsiderarlo.”

“Reconsiderarlo…” respondió la enfermera, sonando molesta, “Bueno, okey… Entonces, ¿hablamos? Vayamos adentro primero.”

“Discúlpeme, ¿qué hay de este hombre?”

“Dijo que tenía dolor de estómago… le dije que descanse aquí un rato ya que tenía el permiso de su profesor… ¿Hay algún problema?”

“No, para nada.”

… Qué persistente. Aunque se rindiera y se fuera, era obvio por su mirada que todavía sospechaba de mí.

“Bueno, entremos… ¡Oye, casi es el final del almuerzo! Tú también deberías volver a tu clase pronto.”

“… Okey.” Dije vacilando.

Mientras la enfermera se iba, apuntó debajo de la cama sin que la chica lo notara. Rápidamente entendí lo que quería; tan pronto como las dos se fueron a la sala interna, metí los bienes Otaku debajo de la cama y escapé de la enfermería. Ella se encargaría de las cosas más tarde.

Me sorprendí de los nervioso queme puse. Toda mi espalda estaba sudando. No puedo ni imagina qué cosas terribles hubieran pasado si la enfermera no hubiera aparecido en ese momento.

… Aun así, me pregunto qué pasaba con esa chica.

Recordando esa mirada terrible y juzgadora que me bombardeó la espalda, empecé a temer de repente por mi futuro.

*  *  *

Más tarde ese día, después de clases,

Luego de llevar con éxito el resto de las cajas, alentado por la ira sin fin de Yeonji, caí en el piso del salón del club totalmente exhausto, gimiendo, “Lo… Lo hice-…”

Corroboré que sería posible que un humano normal comprenda el comportamiento de Yeonji.

Sin perder tiempo, Yeonji empezó a gritarme como una esclavista chasqueando su látigo.

“¿Qué-?”

“¡Nada de ‘qué-‘! ¡Si ya terminaste de traerlas, entonces ábrelas y organiza todo lo que hay dentro! Hmm– ¡Oye, enfermera! ¿Puedo poner mis mangas y novelas en esos estantes? ¿No necesitarás dejar esos libros médicos en un salón del club de todas maneras, cierto?”

“Mmh, ¡claro! Respondió la enfermera, haciendo una mueca. Aunque sería rudo decir esto, estoy seguro de que sus futuros hijos crecerán siendo niños consentidos.

Yeonji arrancó las cajas frenéticamente mientras yo le dedicada una mirada preocupada. Después de un rato, volteó para gritar, “¡De acuerdo! ¡Quita todos esos libros gruesos raros de esos estantes y reemplázalos por estos! ¡Qué estás haciendo, ven aquí!”

“… ¿Me estás hablando a mí…?”

Esto no pasaría si Yeonji organizara los libros en lugar de leer novelas ligeras mientras yo traía las cajas. Además, estaba extremadamente cansado; gracias a cierta persona, me estaba muriendo de hambre, sumado a todo lo que trabajé durante mi único período de almuerzo.

“¡Nada de lloriqueos!” Yeonji apagó mis quejas con una simple orden. “¡Un hombre tiene que tener dedicación y tenacidad! ¿De verdad puedes llamarte un hombre después de cansarte por cargar una caja o dos? Si no tienes la suficiente fuerza, transferiré la mía.”

“¡Aaargh!”

De un salto empezó a presionar severamente mis costados con sus pies. ¿Qué demonios?

“¡Ow! ¡Oye, oye, oye! ¡Duele! ¡¿Cómo puedes pararte sobre una persona?! ¡Detente, ahora!”

Grité del dolor y la sorpresa ante la repentina emboscada. En respuesta, me retorcía del dolor en el sofá.

Los rosados labios de Yeonji formaron una sonrisa, entonces puso fuerza extra en sus pies y respondió, “¿Por qué? Mi papi me pide que ponga más fuerza cuando masajeo su espalda de esta forma.”

“¡Ese es un escenario completamente distinto!”

¡Así que no pongas esa cara que dice ‘¿Por qué no me pides que ponga más fuerza en ti también?’!

A pesar del dolor que infligía en mis costados, el hecho de que podía ver por debajo de la falda de Yeonji era más que inquietante.

Ya sea que ella lo supiera o no, se burló en un tono animado, “Hmph, sonrojarte así porque una señorita te pisotea– ¿De verdad estás feliz por eso? Sé honesto.”

“¡¿Estás loca?! ¡Eso no es verdad en absoluto!”

“¡¿Cu-Cuál es la razón para que no sea completamente verdad?!”

Mi respuesta inmediata se encontró con el temperamento de Yeonji. ¡¿Preferirías que fuera un pervertido que se pone contento cuando lo pisotea una chica?!

“Bueno, bueno, no peleen…”

Deteniendo la batalla estancada entre la energética Yeonji y yo, el rostro de la enfermera cargaba una sonrisa alarmante como si hubiera visto la novela visual de tipo S&M más grandiosa del mundo.

“Como Injin luce muy cansado hoy, por qué no dejamos todo aquí… y limpiamos el resto mañana. Entonces yo también los ayudaré,” dijo la enfermera, manteniendo la sonrisa mientras le hablaba a la misma chica que llamo ‘libros gruesos raros’ a sus registros médicos. Así de diferentes son los niños de los adultos, supongo.

“¡Hmph!” refunfuñó Yeonji, pareciendo muy molesta en contraste con mi mirada atónita hacia la enfermera. “Entonces, haremos el resto mañana. Relajémonos por ahora.”

“Te estuviste relajando todo este tiempo, idiota.”

Ignorando mi condena, Yeonji fue saltando en una pierna para recuperar su zapato que había lanzado antes.

Luego de ver a Yeonji con una sonrisa juguetona, la enfermera habló, “… ¿Injin?”

“¿Sí?”

“Tómate un refresco del refrigerador.”

“… Okey.”

… No estaba seguro de cómo interpretar eso, pero acepté su oferta de todas formas.

 

Luego de la rabiosa guerra entre Yeonji y yo,

Habiendo disfrutado de un momento de relax con una bebida del refrigerados, tuve una oportunidad de preguntarle a la enfermera, Por cierto, ¿quién es la chica que vino durante la hora del almuerzo?”

Casi lo había olvidado cuando estuve ocupado moviendo las cajas. Recordé el terrible sufrimiento que pasé debido a la chica de cabello dorado que casi descubre los bienes Otaku.

En ese momento, el único pensamiento que corría por mi cabeza era que debería escapar de la enfermería. En retrospectiva, sin embargo, la enfermera y la chica obviamente se conocían, así que me dio curiosidad la historia de la chica.

“… ¿’Esa chica’?” preguntó Yeonji, levantándose como una cobra saliendo de una canasta.

Por qué su rostro se contorsionaba ante de la palabra ‘chica’ quería preguntar, pero respondí honestamente por el miedo de perder mi único tiempo libre debido a los berrinches de Yeonji. “Sí, conocí a esa chica mientras acomodaba las cajas antes…”

No sentía la necesidad de explicarlo con detalles, así que hice un resumen: cabello dorado, ojos azules, estudiante de primer año, y tono de habla vergonzoso.

Esperaba que Yeonji no se interesara tanto si daba algunos pequeños detalles. Sin embargo, su reacción real fue completamente inesperada.

“Es la Reina Pubtaku…” murmuró Yeonji, poniendo una cara como si tuviera un pegote de wasabi en la boca.

Le pregunté, sólo por si acaso lo entendí mal, “¿Una Reina qué?”

“La Reina Pubtaku.” Yeonji respondió, claramente molesta. “La cumbre de todos los Otakus de Eunsung. Una cada mil años. Si la Silla del Siglo VII tenía a las Reinas Seondeok y Jindeok (4), la Preparatoria Eunsung del Siglo XXI tiene a la Reina Pubtaku.”

No tenía idea de qué significa eso. Alejándome de los gruñidos de Yeonji, volteé hacia la enfermera buscando aclaración.

“Esa chica… su nombre es Eun Yerin–,” empezó la enfermera, “Y se la describe fácilmente como una ‘Otaku Pública’ (Pubtaku). Ha sido famosa desde la secundaria; un rumor dice que trae a una maid y a un mayordomo con ella a la escuela todos los días…”

“¡¿Una maid y un mayordomo?!”

¡¿Existen en la vida real?!

“¡Hmph! Esa no es la peor parte. ¡Oí que trae una tableta para ver anime en la hora del almuerzo, y una vez, vino a la escuela con un disfraz en lugar del uniforme escolar! ¡Algunas veces, lee novelas visuales en medio de la clase en una laptop! ¡Además tiene un club raro que vende doujinshis en cada evento escolar!”

Yeonji intervino, contando la historia que estaba entre una biografía no ficticia y una novela de fantasía. A ese nivel, bien podría haber sido una historia de terror.

“¿Puede… de verdad puede hacer todo eso?”

Me refería a si la escuela permitía que todo eso pase. Yeonji lo malinterpretó, mostrando los dientes y abriendo grandes los ojos.

Pronunció un furioso alegato, “¡Por supuesto que no puede! ¡Esa clase de cosas eliminarán la imagen de los Otakus e interferirán con la misión de Clotaku Club! ¡¿Sabes cuánto esfuerzo puse para reparar la reputación de los Otakus después de todas las cosas que ella llevó adelante en la secundaria?!”

Yeonji parecía tener un odio profundamente arraigado contra la chica. Quizás estaba exagerando, considerando que todos éramos de la misma especie Otaku.

“¡Misma especie mi trasero! ¡Es mi enemiga! ¡Mi enemiga!”

Su odio parecía ir más allá de las reglas de la naturaleza.

Luego de una serie de gruñidos y balbuceos, Yeonji habló otra vez, “No estoy diciendo que todos los Pubtakus son malos. Ya sé que hay un montón de Otakus que temen que los demás los noten. Si miras un poquito, encontrarás muchos de ellos alrededor.”

“¿En serio? No pude notarlo en absoluto.”

Sin emanar el aura Otaku que esa chica Yerin tenía, de todas formas.

Yeonji explicó, cruzando los brazos, “Puedes encontrarlos durante las clases de historia nacional. Niños riéndose de los ‘Doujinshis’ de los autores de la sociedad de la década de ‘1920’, riéndose tontamente ante el ‘Gran Erudito’ (5) Yulgok Yi I (6), aquellos que se ríen entre dientes ante la profecía coreana de ‘la Sucesión del Trono del 1800’ (7), todos son Otakus. Lo garantizo.”

Una vez más me sorprendí de que fuera extremadamente conocedora de la Historia Coreana… Aunque el último chiste no fue muy relevante.

“¡Sin embargo!” gritó Yeonji, alardeando de sus métodos para detectar Otakus(?), “¡Esa chica no se detiene ahí! ¡Si otros Pubtakus son una amenaza, entonces ella es una emergencia global! Aprecio nuestra cultura Otaku de la misma manera, pero faltarle el respeto a la coexistencia con los demás y dañar la imagen de los Otakus con un sentido de superioridad es inaceptable. Puede que piense que está bien todo lo que hace, pero es completamente una locura para los demás.”

“Nngh…”

Gruñí. El sentido de superioridad del Otaku… era algo real. Bien puede explicarse como el comportamiento de los Otakus que están absortos abiertamente en la subcultura Japonesa, a tal punto que creen que las demás culturas son inferiores. Por supuesto, un comportamiento así estaba directamente opuesto al sentido de ser un Clotaku.

“También oí que fuerza a los compañeros de clase a hacer cosplay, o que incluso los obliga a leer novelas visuales hasta que las aprecien. El personal de la escuela se mantiene al margen respecto a ello, sin decir palabra alguna. Pero seguramente, esto va a ser noticia de primera plana algún día.”

“Por Dios… ¿en serio?”

Ciertamente estaba loca. A ese nivel, sus fechorías estaban en una dimensión completamente distinta comparadas con algo como ‘Oye, échale un vistazo a este libro, ¡es bastante bueno!’.

Sólo cuando les decimos que son ‘novelas visuales’. A los ojos del ciudadano común, son vistas como ‘porno’. Obligar a compañeros de clase no-Otakus a jugar videojuegos así era desplomar cualquier tolerancia que esta escuela tenía con los Otakus.

Y una cosa más,

“Esa chica Eun Yerin… ¿quién es exactamente? ¿Cómo puede ser que la escuela se mantenga al margen? ¿Acaso no deberían expulsarla inmediatamente?”

Era una pregunta que merodeaba en mi mente, y por eso la hice. ¿Cómo podía librarse Eun Yerin con tal comportamiento?

Aunque nuestra escuela no tenía reglas estrictas, cualquier cosa que afectara a la actividad académica de sus estudiantes estaba absolutamente prohibida.

Sin lugar a dudas, obligar a los estudiantes a leer novelas visuales o hacer cosplay arruinaría el ambiente estudiantil, así que la escuela ya debería haber hecho algo al respecto. ¿Por qué no le decían nada a esta chica?

Yeonji respondió, haciendo un puchero y frunciendo los labios como un pájaro carpintero.

“¿Por qué? Porque su abuelo es el CEO de Eunsung Corporation.”

“… ¡¿En serio?!”

Me quedé perplejo.

“Sí, en serio. Su padre es el presidente de Eunsung Electronics, y su hermano es el director de esta escuela. Todos, reportan a su familia. Nadie puede detener a la chica de hacer lo que se le plazca. ¿Cómo podrían?”

“Wow…” me sorprendí.

La sorpresa no venía por saber que la nieta del CEO asistía a esta escuela, sino porque una persona como ella era una Otaku.

Quiero decir, en serio, no es como si las personas habilidosas, inteligentes o ricas no pudieran ser Otakus, pero aun así es una gran sorpresa que la nieta del hombre que es dueño de la mega-corporación más grande de la nación sea una Otaku—como si fuera un personaje ficticio de un videojuego.

Mi mente se quedó en blanco mientras trataba de asimilar esta nueva información tan surrealista como ganar la lotería.

“Si eso es verdad… supongo que la escuela no puede hacer mucho.”

Si tuviéramos una manera de hacer algo al respecto, sería el típico ‘¡Voy a decirle a tu abuelo!’ Pero eso no era simple. Escuchando su historia, el nivel del poder Otaku de Eun Yerin era claramente irreparable, y todo el personal de la escuela que la dejaba actuar de esa manera podría despertar la ira de Eunsung.

Otra posibilidad era que, teniendo en cuenta el grado de la maldad de Yerin (si esas aterrorizantes historias eran ciertas) ese comportamiento podría ser algo de toda su familia.

De cualquier forma, la cuestión era muy volátil para resolverla con nuestro nivel.

“Oh, wow, todo esto es una gran sorpresa. No escuché nada más impactante este año… ¿Cómo puede ser que nunca me enteré de esto antes?”

“Quizás tu salón de clases está muy lejos. Su área de cobertura no es tan grande.”

Eso tiene sentido. Había montones de salones de clases en la secundaria también. Si mi salón de clases estaba de hecho, alejado, no sería extraño que alguien como yo, un estudiante transferido en el último año de la secundaria, nunca hubiera oído sobre ella.

“… Hmm.”

La futura heredera de Eunsung Corporation… Era una posición que podría considerarse la sangre real del siglo 21. La manera en que hablaba ya no parecía tan extraña después de haber conocido su identidad.

¿– Has perdido la cabeza al ver mi belleza? Deberías conocer tu lugar, campesino.

…… ¡Okey, olvídenlo! Mis extremidades todavía se estremecían por eso. Está loca, sin dudas.

My cuerpo se sacudió cuando recordé los eventos durante el almuerzo. Mientras me recuperaba de aquel pensamiento, Yeonji empezó a hablar con una expresión conflictiva.

“Hmph, si te hace sentir mal seguir hablando de ella. Entonces, juguemos Word Chain (8).”

“… ¿Word Chain, tan de repente?”

“Otaku Word Chain.”

“¡¿Otaku Word Chain?!”

¡Es la primera vez que oigo acerca de él!

“Otaku Word Chain… como el nombre indica, sólo puedes usar palabras que pertenezcan a la cultura Otaku. Las reglas son las mismas que el juego original, pero siempre puedes agregar reglas caseras.” La enfermera respondió gentilmente desde su asiento. ¡Espera, ¿ella sabe cómo es ese juego también?!

“Hmph, el juego Otaku Word Chain ya se estableció como un pasatiempo de los Otakus. Cuando ves a dos Otakus juntos, usualmente puedes encontrarlos jugándolo… tan seguido como el Cometa Haley.”

“¡Eso es una vez cada setenta y seis años! ¡Entonces nadie lo juega!”

“Además, se dice que Otaku Word Chain fue concebido en el siglo cuatro o cinco.”

“¡Esa es la época de Geunchogo de Baekje (9)!”

“Fue aquella vez cuando la Espada de Siete Brazos (10) le fue dada a Japón como obsequio. Sin dudas, la cultura Otaku Japonesa se extendió hacia Corea con eso. Fue un intercambio de culturas.”

“¡Corea claramente salió perdiendo en ese intercambio!”

“De acuerdo, entonces las reglas principales de Otaku Word Chain son…”

Ella empezó el juego como quiso, mis súplicas no fueron escuchadas. Mientras me esforzaba por seguir el ritmo de la conversación con Yeonji, ella comenzó enérgicamente su planteo.

“¡Hay una sola premisa! Usa palabras Otaku para jugar Word Chain. Aparte de eso, si usas una palabra no relacionada, tienes que explicar por qué estaría relacionada. Si no puedes, o si la explicación no es lo suficientemente buena, entonces pierdes.”

“Suena como humillación pública…”

Mi rostro se puso rojo, imaginándome diciendo ‘Oh, la razón por la que esta palabra es una palabra Otaku es…’. No, definitivamente no me puse rojo porque estuviera excitado.

“¡Y dependiendo de dónde estés, puede que hayan reglas como ‘2 a 5 sílabas solamente’, ‘términos sexuales múltiplos de dieciocho’, y muchas más! Sin embargo, la regla más usada es la del ‘tema único’.”

“¡Me siento extremadamente incómodo con esa regla de los ‘múltiplos de dieciocho’!”

¡¿Dónde y por qué la gente usaría esa clase de regla?! Yeonji, no obstante, ignoró con serenidad mi objeción y continuó, “Para explicar la regla del ‘tema único’, cuando sea que se pronuncie una palabra, si esa palabra pertenece a una obra en particular, entonces ninguna palabra de esa misma obra puede usarse. Por ejemplo, si alguien mencionó a ‘Ha[][]hi’, pase lo que pase, nadie puede mencionar a otro personaje de la obra ‘Suzumiya Ha[][]hi-san, la golpeada por la Melancolía’. Nada de Na[][]to, nada de Mi[][]ru.”

“Esa es una regla bastante dura…”

Con esa regla, el grupo de palabras disponibles se reducía drásticamente con cada turno. Además, tendrías que enfocarte en los errores de los demás jugadores, entonces el juego demandaba gran concentración y cuidado.

“Bueno, como variación, existe la regla del ‘tema único extendido’ donde no puedes usar los nombres de la compañía de animación o sus otros animes, y la regla del ‘tema único hiper-extendido’ donde no puedes los nombres de los actores de voz o de las demás obras del autor, pero esas reglas están reservadas para los verdaderos pro… y por eso nos quedaremos con la regla del tema único.”

“… Ahh, okey.”

El mundo Otaku todavía estaba repleto de misterios.

“¡Bueno, empecemos ya mismo! ¡Dame una palabra!”

Justo cuando empezaba a asentir ante su explicación, me instó a empezar el juego. Los ojos de Yeonji estaban brillando con espíritu competitivo, y entonces empecé el juego dando el primer nombre que pude recordar.

“Uh… ¿Fate/[][], Lancer?”

“¡Certain Magical [][]dex!”

… ¡Acaba de eliminar una docena de palabras que yo podría haber usado!

Con la regla del ‘tema único’ establecida, ya no podía usar más palabras de esa franquicia. Teniendo eso en mente continué.

“Excel []ga.”

“¡Ga-[][] Zero!”

“Ofuro.”

“¡Urobu[][] Gen!”

“Gen… Gendou. ¿Siempre tengo que decir el nombre completo del personaje?”

“No, no es necesario. Pero, ¿a cuál Gendou te refieres? Si el nombre es común, tienes que mencionar de dónde es el personaje.”

“… Evan[]lion, Ika[] Gendou.”

“De acuerdo. Hmm… Do-… Do-… Dojikko.”

“Kouga [][]pou Chou Basilisk-.”

Así, continuamos intercambiando varios nombres y terminologías. El juego era bastante fácil al principio, pero se volvió progresivamente más difícil conforme el número de palabras disponibles se reducía.

Yeonji, esa tonta, seguía usando palabras de las franquicias más grandes, provocando que yo tardara muchísimo tiempo en encontrar una palabra en cada turno.

“Heh, ¿acabo de oír a alguien decir que se rinde? ¡Dame una palabra que empiece con ‘Sh-‘!”

Cállate, en serio.

“Sh-… sh-… Hmm…”

No fue fácil encontrar la palabra correcta; cuando estaba cerca de encontrar una, era de una franquicia que ya se había mencionado. No sólo eso, empecé a olvidar qué franquicias ya se habían mencionado y habían quedado eliminadas del juego… Mi cabeza empezó a doler.

“… ‘Sister complex’ (11).”

Esas palabras debieron ser mi brillante retorno, aunque me deprimí al decirlas. ¿En verdad mis opciones quedaron reducidas a usar esa clase de palabras?

Suspiré del alivio por arreglármelas para sobrevivir otro turno. Desafortunadamente, Yeonji tenía una malvada sonrisa formándose en su rostro.

“¡Fufufu, terminaste con un ‘-ssu’ por primera vez en el juego!”

“¿Cu-cuál es el problema…?”

Tuve un mal presentimiento que se intensificaba más y más.

“Fufufu—cavando tu propia tumba de esa manera. ¡Me llevaré tu inútil vida! Cómete esto, ¡’Ssuro-giganteni-paraskulssu—‘!”

“…”

¿Qué demonios fue eso? ¡Eso suena como algo que nunca escuché en mi vida…! Pero ¿cuál es el problema, cuándo no pueda responder con otra palabra que empiece con ‘ssu’?

“Okey, uh… Ssu–…”

“¡Estás perdiendo el tiempo! El juego se acabó. ¡Gané!”

“… ¿Huh?”

¡¿De qué estás hablando?!

Para mi confusión, Yeonji ya había adoptado una pose de victoria y sonreía emocionada. Puso la expresión más infantil que he visto mientras se reía, “¡Nyu-hee-hee! Lo siento, pero el último título que dije es el que pone fin a Otaku Word Chain. Cuando se menciona ese nombre, el juego termina automáticamente.”

“¡¿Qué clase de regla es esa?!” objeté de inmediato.

Yeonji respondió con el rostro más golpeable, “¡La regla está aquí mismo! ‘Ssuro-Giganteni-Paraskulssu’ es el nombre del jefe final de un juego asombrosamente sombrío llamado ‘Ssuro-gigan Last Vampire’. ¡En la historia, el nombre completo es ‘Ssuro-Giganteni-Paraskulssu-[][][]()()()()’!”

Yeonji me mostró un papel que contenía varios símbolos indescifrables.

“En la historia, las últimas seis letras del nombre están escritas en el idioma de los demonios. ¡Ningún humano puede pronunciar ni oír esa parte! ¡Entonces, si dices ese nombre, automáticamente ganas!”

“¡¿Acaso tú no eres una humana también–?!”

Noticia de primera plana: Hoy, más temprano, la Señorita Seo Yeonji (17 años) proclamó que es capaz de hablar el idioma de los demonios. En el despertar de este nuevo descubrimiento, su comentario fue el siguiente: “¡Heh, qué rudo! Claramente dije ‘[][][]()()()’ al final de la palabra. Por supuesto, un humano no será capaz de oírlo… qué lástima.”

“¡Tú también ereees una humana—!”

¡Aunque no tenga evidencia para refutar que es un demonio!

“¡De todas maneras, parece que es mi victoria! Fufufu, parece que has alcanzado los límites de tu pequeño potencial.”

“¡No alardees por ganarle a un principiante-!”

¡Esta es una derrota que nunca aceptaré, Seo Yeonji! Sólo espera.

Apreté los dientes por el rencor. La enfermera nos dedicó la mirada de un pastor viendo jugar a las ovejas en una pradera, y luego me dio un consejo.

“Está bien, Injin. ¡La próxima vez, no digas nada que termine con ‘ssu-‘!”

“¡Esa palabra, ¿tú también lo sabías?!”

¡Yo nunca la había oído!

“Es bastante famosa, ¿sabes? Por ser el movimiento invicto de Otaku Word Chain.”

¿Acaso alguien no mencionó que Ssuro-lo-que-sea es un juego extremadamente sombrío…? Los creadores probablemente estén tristes porque su juego sea famoso de una manera no intencional.

Mientras empezaba a sentir compasión por los creadores de ‘Ssuro-gigan Last Vampire’, la enfermera continuó hablando de manera relajada.

“Bueno… Normalmente Otaku Word Chain se juega en una sala de chat o en un blog, por lo que nadie puede hacer nada cuando escrives ‘[][][]()()()’. Eventualmente, fue recordada como la palabra de la victoria sin oposición, entonces la gente empezó a usarla más allá de la escritura también. Debes recordar eso.”

“Ugh…”

Ese ‘Ssuro-‘, uh… lo que sea que era, por lo que la enfermera dijo, parecía ser el verdadero desafío entre los jugadores de Otaku Word Chain más que una de las travesuras aleatorias de Yeonji.

Apuesto a que fue descubierto por el sólo hecho de tener un movimiento invencible.

Había una única defensa: no termines el turno con algo que acabe con ‘ssu-‘.

No hay necesidad de pensar en nada más, sólo tienes que usarlo y ganar. Era como una trivialidad divertida para el juego más que un truco, por lo que era algo que no podías cuestionar y decir ‘¡¿Por qué existe eso siquiera…?!’ Pero ¿por qué no contarme ese movimiento secreto de antemano, en lugar de parlotear sobre la regla de los ‘múltiplos de 18’ y demás basura?

Suspiré, incapaz de objetar. Un verdadero hombre nunca debería quejarse si el mundo es injusto con él, sino que debería contener la ira y jurar venganza.

Mientras hacía planes en silencio para empezar a aprender términos relacionados con lo Otaku tan pronto como llegara a casa, Yeonji se burló, “Entonces, como esta vez perdiste, ¡cómprame un topokki (12)!”

“¡¿Cómo puedes tratar así a un principiante?!”

Y de esa manera, terminé el día en el club en tragedia y aprendiendo un juego increíblemente raro.

Como nota al margen, Yeonji parecía enviarme unas extrañas miradas…

… Aunque probablemente no fuera nada.

 

Al día siguiente,

Mis clases terminaron temprano, gracias al corto cronograma de los Martes. Mientras tanto perdí el tiempo de manera inútil, preguntándome si habrá consecuencias de parte de Yeonji si llego al club más tarde que de costumbre.

‘Va a haber un partido de fútbol interescolar con la Clase 3 hoy… Quizás no sea demasiado tarde para unirse.’

Cuando todavía corrían las noticias sobre el partido de fútbol, aún estaba ocupado realizando mandados para Yeonji. Sigo arrepentido de haber rechazado rápidamente la oferta de unirme al partido porque no estaba seguro si hoy tendría tiempo libre. Echando sal a esa herida, la mayor parte de mi tiempo libre los gasté merodeando con Yeonji más que pasándolo con alguno de mis hobbies.

Si no paso el tiempo ocasionalmente con mis compañeros de clase — haciendo deporte o yendo al karaoke con ellos o lo que sea — me etiquetarán para siempre como el tipo más aburrido de la clase. Luego llegarían a la pregunta más natural de todas, ‘Oye, ¿qué hace ese chico en su tiempo libre?’ Y así, mi vida estaría en peligro.

… Respecto a eso, ¿cómo actúa Yeonji fuera del club? Ser un Clotaku no se trata simplemente de evitar que los demás conozcan tus pasatiempos; es más sobre mostrarte como alguien que no tiene esos pasatiempos en primer lugar. Para entender y armonizar perfectamente con aquellos que están afuera de la cultura Otaku es la meta principal de ser un Clotaku.

… Pero no me enorgullece exactamente que crea en algo como eso. Sin embargo, me hizo pensar en cómo se comporta Yeonji en su clase; la manera en que habla regularmente como una Otaku, es difícil no preocuparse de su vida escolar diaria.

Me está provocando mucha curiosidad, pensé. Con suerte tendré una oportunidad de descubrirlo en el futuro, aunque nunca me dijo en qué clase está.

De alguna manera, decidir si iré o no al partido de fútbol me llevaba a pensar en Yeonji. Vacié mi mente con una violenta sacudida de mi cabeza, y me concentré en decidir sobre mi próximo destino entre el club y el campo de juego.

Una hora no es mucho, decidí. Alguien más podría ocupar mi lugar si no iba. Incluso Yeonji no debería enojarse demasiado por una hora de retraso. Además, pienso que últimamente no he hecho suficiente ejercicio.

Con esa decisión, volteé y empecé a caminar–

*Bump*

–choqué con alguien.

“Ah, lo-lo siento, ¿estás bien?” me disculpé. Choqué descuidadamente con alguien mientras mi mente estaba en blanco. No oí cuando se acercó en absoluto; debí estar completamente embobado al momento.

“… Estoy bien.”

Ese ‘alguien’ era una chica desconocida, con cabello castaño-rojizo, inmaculadamente lacio que casi tocaba sus hombros, y ojos marrones-verde oliva complementados por sus llamativas y largas pestañas. No era particularmente alta, pero era lo suficiente como para ser ligeramente intimidante.

Había cierta atmósfera severa en ella, como si pudiera relajarme y acudir a ella por cualquier problema que pudiera tener en mi vida, a pesar de ser el género opuesto. Era una chica extraña.

Sobre su pecho debajo de su rostro sin emociones había una etiqueta blanca — lo que significaba que era una estudiante de tercer año en esta escuela.

‘¡Oh, mierda, es una estudiante de último año!’

La magnitud de mi sentimiento de disculpa se duplicó en ese instante.

“P-Perdón, Sunbae (13). No estaba prestando atención y–.”

“… Estoy bien,” repitió, su tono se parecía al de un robot. Aún me dolía la colisión, pero su voz no demostraba ningún indicio de sorpresa. “Tiendo a caminar sin hacer ningún ruido. No es su culpa, Señor Injin.”

… ¿Señor Injin…?

Dejando de lado el extraño honorífico, ¿me acaba de llamar por mi nombre, cierto?

“¿Me… conoce?”

“…”

Su única respuesta fue una silenciosa mirada. Un momento incómodo pasó, dejándome confundido.

“… Qué complicado,” murmuró.

¿Qué cosa es complicada? Si se refiere a la situación que acaba de crear, entonces sí, es complicado.

El silencio siguió una vez más, con Sunbae luciendo como si estuviera tratando de resolver el misterio más grande del mundo. Jugueteé con mis pulgares y me quedé allí parado por la falta de mejores cosas que hacer.

“… Entiendo. Señor Inkin, si no le molesta, ¿podría darse vuelta por un momento?”

“… ¿Huh?”

Ese pedido me tomó por sorpresa. No estaba seguro de cómo responder.

“Es importante para usted, también. Se lo suplico.”

“N-No es necesario que suplique… ¿A-Así?”

No tenía idea de por qué me pidió que volteara, pero tampoco estaba seguro de contestarle “no” a una Sunbae que insistía tanto. De todas formas, no era algo muy difícil de hacer.

Volteé y le di la espalda a Sunbae. Entonces,

“Gracias. Ahora…”

*¡POW!*

“Hurkgh…”

Una fuerza bruta e inesperada me golpeó en la nunca mientras me di vuelta.

Oh… ¿Cuál sería la mejor manera de decirlo? Diría… la descripción más certera sería la hoja de una guillotina extremadamente oxidada que intentó cortarme el cuello.

Con la fuerza que mencioné anteriormente registrada en mi cuello, chillé y dejé escapar un grito de dolor.

“Ow… Nnng……?”

Asustado, lentamente giré mi cuerpo. Allí estaba la sunbae, sosteniendo un desafilado cuchillo en su mano.

“… Qué complicado.”

“E-Espera…”

*¡POW!*

“¡AARGH!”

Otro movimiento sin piedad atravesó el aire, clavándose al costado de mi cuello que quedó expuesto al darme vuelta. Sentí que iba a morir.

“¡Por-Por qué… ACK!”

“… Qué complicado. Lo siento mucho.”

“N-No, qué estás… Waagh…”

“… Demasiado complicado.”

¡¿Qué cosa es tan complicada?!

Mi conciencia finalmente empezó a desvanecerse del dolor, mis preguntas todavía resonaban en mi cabeza.

¿Cuánto tiempo perdí la consciencia?

Mientras sentía que mi mente retornaba, mi somnolencia fue ahuyentada por un incesante dolor en mi cuello.

“Ow…”

El dolor era exponencialmente peor que despertar en la mañana luego de haber dormido con el cuello torcido. Incluso el simple acto de respirar me enviaba un maremoto periódico de dolor a mi nuca. Tratar de girar mi cuello era considerable e inimaginablemente peor.

Mi mano saltó y tomó mi cuello en respuesta, pero el esfuerzo fue en vano ya que mis manos estaban fuertemente sostenidas detrás de mi espalda.

A las esquinas de mi vista, pude ver cinta adhesiva cubriendo mis cuatro extremidades, sujetándome a una silla de madera… Básicamente, parecía la escena de rehenes más genérica de todas.

… ¿Cómo pasó esto? Nunca antes tuve el desagrado de que me noquearan, pero últimamente, todos los días tenía razones para perder la consciencia.

La primera vez fue cuando la enfermera me dio esa droga, por supuesto; en ese entonces, sentí que posiblemente estaba involucrado en la situación que más ponía en riesgo mi vida. Espero por mi vida que esta situación no fuera igual, sino peor.

Excavé en mi memoria para encontrar alguna evidencia que pueda ayudarme a entender cómo es que terminé aquí, pero no hallé nada. Aunque no es para sorprenderse, considerando que mi más reciente recuerdo involucraba a una extraña noqueándome de la nada.

‘¿Qué lugar es este?’

Miré el área a mi alrededor, tan rápidamente que podía oír a mis ojos girando en su cuenca. No podía mover mi cuello sin sentir que iba a partirse, así que mis ojos tenían que encargarse de todo el trabajo de mirar la zona.

Lo primer que vi fue… una colosal vitrina, llena de figuras PVC de anime en cada repisa.

“…”

… ‘Espera, ¿qué? No recuerdo haber visto ninguna figura en las cajas que Yeonji trajo. Pero no había ningún otro lugar en esta escuela donde vería algo como esto, así que quizás… Yeonji ya esperaba que yo holgazanearía, ¿por lo que contrató a una estudiante de último año…? No puede ser.

¿Entonces, dónde estoy? ¿No estoy en la escuela? Parece alguna clase de salón de clases, ¡pero no recuerdo que hubiera un salón de clases como este en Eunsung!’

Entonces oí una voz, filtrándose por mi mente en pánico, viniendo de una dirección que no podía ver.

“… es el final,” dijo una voz familiar, “Por fin completé esta ruta. Que me haya hecho llorar de esta manera– es el juego más genial que he jugado. La música del final… fue bastante conmovedora. Sniff.”

Otra voz, igual de familiar, estuvo de acuerdo con la primera, “Sí, la compañía tomó una buena decisión al contratar a este director musical. La manera en que se combina apropiadamente la música a cada situación, sumado a la alta calidad del arte, le da una presentación en general fantástica.”

“Hm… ¡Ciertamente fue una sabia decisión aceptar tu consejo de jugar este juego! Creo que seguiré tus consejos en el futuro.”

“… Es un honor, Madame.”

Su diálogo surrealista continuó por un largo tiempo, luego se detuvo abruptamente, seguido de un lloriqueo.

“De todos modos, ¿ese plebeyo sigue durmiendo profundamente?”

“… Sí. Creo que me excedí. Como pensé, no es tan fácil noquear a un hombre solamente con simples traumatismos en su cuello. Creo que me tomó trece intentos lograrlo.”

¡Con esa clase de fuerza monstruosa, estoy seguro que no importa dónde me golpee trece veces, me noquearía de todas formas! ¡Y cuando dijo que algo fue ‘difícil’, ¿se refería al hecho de noquearme?!

Estaba seguro de que una de las dos era la sunbae que me dejó fuera de combate. Su diálogo continuó.

“No importa. Sin embargo, no estoy contenta de que tenga que esperar debido a tu error. ¿Podrías traerlo de una manera más delicada la próxima vez?”

“… ¿No me ordenó que ‘lo noqueara y lo trajera aquí’, Madame?”

“Estoy muy segura de que dije ‘tráelo aquí aunque tengas que noquearlo’… Nunca dije que lo trajeras inconsciente a cualquier precio. Pareces hacer esto de vez en cuando.”

“… Mis disculpas, Madame.”

“Té Darjeeling (14), Madame.”

Seguido a la voz extremadamente escasa de culpa de sunbae, se oyó otra voz que no he oído antes. Era difícil de distinguir por su voz si era un chico o una chica.

“Gracias. Señorita Sukyong, Señor Yujin, ¿les importaría acompañarme con el té?”

“… Será un honor.”

“Gracias, Madame.”

Su conversación de inmediato se detuvo con sus educadas respuestas. Luego oí el fluir de un pequeño chorro de agua, unas dos veces.

No estaba seguro si era bueno que su conversación terminara tan pronto. Sentía que todo mi cuerpo se resecaba por ese diálogo, tanto que sentí que mis extremidades se deslizaban bajo la cinta que me ataba a esta silla.

Finalmente, sentí que mis implosionadas extremidades se re-expandieron a su tamaño original. Volví a estar terriblemente confundido acerca de cuál debería ser mi siguiente movimiento. Mi confusión quedó interrumpida, no obstante, por la voz de esa ‘Madame’.

“Bien. Tiene la temperatura justa. Está lo suficientemente caliente como para hacer que ese plebeyo chille y se despierte, sin importar lo incompetente que sea al estar despierto. Señorita Sukyong, ¿por qué no lo intentas, ahora que lo mencionaste?”

… ¿Qué cosa va a pasar ahora?

Me tomaron por sorpresa. Pude percibir que alguien se levantaba y se acercaba a mí. Sin poder contenerme, rápidamente grité, “¡E-Esperen! ¡Deténganse! ¡Estoy despierto!”

“… Madame, dice que está despierto.”

“Puede que esté hablando dormido. Debería estar bien derramarlo sobre él de todas maneras. ¿Qué piensas, Señorita Sukyong?”

“¡Esperen, eso no está bien para nada!”

¡Hazme esa pregunta a mí, no a la persona que lo va a derramar!

El cuello empezó a dolerme otra vez, gracias a mis recientes forcejeos. Mi rostro se retorció y se arrugó del dolor.

En frente de mí, una chica rubia se paró, mirándome con desdén. Dijo con desagrado, “Hmph, ¿cómo te sientes, Kang……? ¿Cuál era su nombre?”

“… Kang Injin, Madame.”

“Sí, Kang Injin. Phew– No es fácil recordar el nombre de un plebeyo.”

… ¿Olvidó tomar sus píldoras hoy o qué? Antes era moderadamente molesta, pero ahora me estaba sacando de quicio.

“Tú… Eres Eun Yerin, ¿cierto?”

La chica rubia más allá del dúo cómico, era sin lugar a dudas, la misma chica que conocí ayer; la misma chica que además era la nieta del C.E.O. de Eunsung Corporations, que supe gracias a Yeonji. Hacerle esa simple pregunta me tomó muchísimo esfuerzo, necesitando derrotar mi miedo por Eunsung.

“Pronunciar mi noble nombre con la boca humilde de un plebeyo… ¿Deseas morir?” me amenazó Yerin, intimidándome con sus brillantes ojos azules.

“… Para nada.”

‘A este paso, habrá una baja civil en cada ocasión en que se tome lista en las clases,’ murmuré para mí mismo, denotando mis frustraciones.

Yerin continuó con su arrogante sermón, “Hmph, te perdonaré esta vez. En el futuro, dirígete a mí como ‘Lady Yerin’, o ‘Madame’, o ‘Ama Yerin’ o ‘ama’. ‘Ama Yerin’ es demasiado corto, pensándolo mejor.”

¿No podría molestarse en facilitar la manera de decir su maldito nombre?

Dejándome inútilmente consternado, Yerin se acomodó su cabello rubio con la mano.

“Señorita Sukyong, tráeme la silla.”

Una gran… una silla innecesariamente grande fue ubicada en frente de mí, en la que Eun Yerin se sentó como una pluma flotando y cayendo lentamente. Dos personas más aparecieron y se pararon a los costados de la silla como protegiéndola a ella.

“¡Qu-!”

Al notar quiénes eran los dos, inhalé bruscamente. Una de las dos personas que estaban junto a Yerin era de hecho, la misma sunbae de tercer año de antes, pero– cómo debería decirlo– su imagen en general se veía enormemente más diferente que la de antes, como si estuviera viendo una alteración, no, una imitación de la original.

En palabras sencillas, estaba usando un atuendo de maid Francés.

Sobre su cabeza, tenía una diadema con adornos, su vestido negro se acolchaba en sus hombros, su frente estaba cubierto por un delantal con volados– todos los detalles convertían a su atuendo sin lugar a dudas en un traje de maid. Tenía su cabello atado en una cola de caballo, e incluso las botas de cuero complementaban extraña y perfectamente el estilo de sunbae.

Ver a una maid– quiero decir, ver a una chica en traje de maid ya de por sí es una gran experiencia, ¿pero verla aquí en Corea del Sur, en una escuela en medio de Seúl?

Y junto a ella estaba un… chico… en traje de mayordomo. Contrastando con el rostro sin emociones de la maid, él — o ella, cual fuera la persona — estaba sonriendo radiantemente en un atuendo parecido a esmoquin.

Si es un chico, podría ser llamado Bishonen. Si es una chica, podría ser llamada Bishojo. De cualquier forma, esa ambigüedad me ponía ligeramente incómodo.

Una maid sin emociones y un alegre mayordomo.

Con dos sirvientes a su lado, Eun Yerin se sentó con las piernas cruzadas, mirando. Mi concentración inevitablemente se enfocó en sus blancas piernas, moviéndose.

Illustrations_b06 (converted)

 

Yerin empezó a hablar en (inútiles intento de hacer) un tono elegante y dramático, “Estoy segura de que tienes muchas preguntas.”

“Uh… sí.”

Mi primera pregunta era acerca de este descarado secuestro que acaba de suceder en esta tierra temerosa a la ley. ¿Por qué no me permiten hablar sin todas estas cosas?

“No, eso no bastará. Eres mi importante testigo. No puedo dejarte ir tan fácilmente,” se burló Yerin. ¿Testigo de qué soy? La cantidad de preguntas crecía exponencialmente a cada segundo. “Primeramente… cierto. ¿Quieres saber qué lugar es este? Estoy segura que tiene curiosidad por saberlo, luego de haber sido traído hasta aquí de esta manera.”

Al menos estaba consciente del hecho de que fui traído aquí por la fuerza. Como parecía entusiasmada porque le hiciera esa pregunta, obedecí, “Okey, ¿en dónde estamos?”

“Fufufu-, buena pregunta. ¡Este es el ‘Club de Investigación Moe’, también conocido como ‘MoeIn’!” (*****)

Wow.

Aunque suenes muy orgullosa de ti misma cuando dices eso, no puedo compartir ese sentimiento cuando el nombre del club es el más abrumador y vergonzoso de todos.

Recuerdo que Yeonji dijo que ella tenía ‘un club raro’ cuando describió a Yerin, así que supongo que se trataba del Club de Investigación Moe. ¡¿Qué demonios ‘investigan’ aquí?!

Claramente sin importarle mis gruñidos de dolor en mis extremidades mientras se retorcían una vez más, Yerin miró alrededor del salón, el ‘MoeIn’, con ojos nostálgicos.

“Phew… Sí, MoeIn, el club que he creado y liderado desde el comienzo de la escuela secundaria… Mirando al pasado, tengo muchos recuerdos sobre este club. Me sentí muy feliz cuando este club fue reconocido oficialmente y me fue asignado un salón.”

Espera, ¿permitieron que este club fuese oficial? ¡¿Con ese nombre?!

“Bueno, me duele mucho que el nombre de nuestro club no pueda figurar en la página web de la escuela, todo por culpa del director arrodillándose y suplicándome que no insistiera. Sin embargo, no tengo dudas que viví mi vida al máximo en estos tres años.”

… Esta es la primera vez que siento lástima por el director.

Y, a juzgar por lo que dijo, parece que estaba en la Escuela Secundaria Eunsung. Tenía la sensación de que el edificio parecía familiar y nuevo al mismo tiempo.

“Sin embargo,” murmuró Yerin, con lágrimas en los ojos, “Incluso yo no puedo seguir usando un salón de clases de secundaria, cuando soy una estudiante de preparatoria. Desafortunadamente, este es un lugar que ya no podemos usar.”

“… Lo estás usando bien, si me lo preguntas.”

Usándolo para la tortura y secuestro de un estudiante de preparatoria, debo agregar.

“¡S-Silencio! Hmph. Ya estamos en proceso de transferir nuestro MoeIn a la preparatoria. ¡Hasta ese momento, este salón permanecerá como ahora!” rugió Yerin, levantando las cejas. En serio piensa que el mundo gira a su alrededor. “¡Sin embargo, te traje aquí para exigirte ‘eso’!”

“¿A qué te refieres con ‘eso’?” pregunté, confundido.

Yerin me envió una fría y desaprobadora mirada con sus ojos azules. Gritó, “¡Ya te lo dije, mudaremos nuestro club a un nuevo lugar en la preparatoria! ¡Plebeyo ignorante!”

“¿Y qué pasa con eso…?”

¡No me importa si encuentras un salón o se lo robas a alguien, estoy seguro que si se trata de ti podrías apoderarte del salón del director tal y como Yeonji quería! Diviértete con esa TV de pantalla plana de 82 pulgadas o lo que sea. ¿Qué tiene que ver este tal ‘MoeIn’ conmigo en primer lugar?

Yerin contestó temblando, “Porque… ¡El salón que yo quería para mi club era la enfermería!”

“Tsk…”

Sentí como mi corazón se hundía. ¡¿Quieres decir que Yeonji no es la única loca que cree que la enfermería es un lugar fantástico para un club?!

“Ya vi el pequeño salón en la enfermería. Su tamaño no es de mi agrado, pero eso puedo perdonársele.”

¿Perdonársele a quién?

Mientras se dejaba llevar por sus propias palabras, Yerin de repente frunció el ceño.

“¡Pero hay un problema! Quien está a cargo de ese salón, la enfermera, no aceptó mi solicitud oficial para usar el salón! ¡Seguí claramente los procedimientos, formularios y reglas correspondientes!”

Parece que ella envió la solicitud después de que Clotaku Club se fundara. Sin embargo, teniendo en cuenta a esa perezosa enfermera, no me sorprendería que se negara a pesar de la orden.

Mientras asentí para mí mismo en silencio, Yerin siguió lamentándose, “La única razón que me dio fue que ‘el salón ya estaba siendo usado por alguien’… ¡Cómo se atreve a negarme la solicitud sin darme una razón apropiada! ¡No puede tolerarse!”

Probablemente la enfermera preocupada. No podía decirle exactamente que ‘este salón le pertenecía a Clotaku Club’.

Oh. Entonces, la razón por la que me secuestró es… ¡¿qué descubrió a Clotaku Club?!

Sudor empezó a caer por mi frente.

Estaba lidiando con alguien que no temía noquear y secuestrar a alguien que conoció hace apenas un día. Sería una tarea fácil para ella preguntar en los alrededores mientras tanto y describir todo acerca de Clotaku Club. Sin mencionar lo sospechosa que se veía la última vez que nos vimos.

¿P-Pero entonces cuál es el punto en secuestrarme? ¿Qué logrará al interrogarme?

Al ver la expresión nerviosa en mi rostro, Yerin se burló, “Heh… Parece que ya te diste cuenta de por qué estás aquí. Sí, cuando te vi allí, era la segunda vez que le pedía el salón a la enfermera.”

“Oh no…”

Mi corazón empezó a acelerarse.

“Ayer, lo más seguro era que estabas escondiendo algo debajo de las sábanas. Como si… se tratara de algo que no podías mostrarme en absoluto.”

¡Sabía que me habían descubierto! Maldición, ¿aparté la mirada de manera demasiado obvia, no?

Mi rostro se sonrojó de la vergüenza, haciendo que Yerin tuviera más confianza en sus palabras.

“Y después de la escuela, la Señorita Sukyong reportó que saliste de la enfermería con una niñita. Fufu, ¿nunca imaginaste que te estaban observando, no?”

“¡Erk!”

¿Fue por eso que tenía una extraña sensación en la espalda cuando me fui a casa?

Cada palabra que Yerin pronunciaba me empujaba más hacia el borde de un precipicio. El sudor caía rápidamente por mi cara.

Yerin continuó, ahora en un tono más serio, “Cuando nos conocimos estabas escondiendo algo. Después había una niñita acompañándote cuando salías de la enfermería, y luego está el hecho de que la enfermera no me entregaba el salón… ¡Basa en estos tres hechos, llegué a una única conclusión!”

“*Gulp*…”

¡Es-Es sorprendentemente lista! No puedo creer que lograra descubrir la existencia de nuestro club sólo con eso… supongo que era de esperarse de una estudiante de Eunsung, ¡aunque esté un poco loca!

Era de esperarse que la nieta de Eunsung Corporation fuera–

“¡Sí, Kang Injin! ¡Ahora sé que estás usando la enfermería como un lugar para tener relaciones sexuales indecentes!”

—una completa idiota.

“¡¡¿Quééé deeemoniooos estáás diiciiendooooo—¿!!”

Grité con todas mis fuerzas directo a una lógica totalmente fallida. Al instante, Yerin se veía perpleja ante mi estallido, pero rápidamente recobró la compostura.

“¿Lo negarás? No creas que podrás salvarte de esta. Ayer, ¿no estaba en la cama contigo el cuerpo desnudo de esa niñita?”

“¡Te precipitaste demasiado, ni siquiera sé cómo contestar a eso!”

¡Aunque tuviera razón de que Yeonji era lo suficientemente pequeña como para entrar allí! ¡Todo lo que estaba escondiendo era un montón de bienes Otaku! ¡El problema es que tampoco podía decir eso!

Con mi cerebro sin poder formar otra palabra, Yerin me miró fijamente con desdén. “Hmph… ¡parece que quedaste perplejo por mi perfecta lógica! Sospeché porque respirabas como una bestia en esa cama… ¡pero pensar que estabas cometiendo una fechoría lujuriosa!”

Un baño de sangre era inevitable si no entregaba el salón del club… ese parecía ser el quid de la cuestión.

Sin importar si hubiera hecho o no cosas indecentes con Yeonji, la severidad de esta situación iba a tornar increíblemente compleja si nos reportaban con el consejo estudiantil. Encima de eso, como pariente del director de la escuela, nos culparía fácilmente por cualquier cosa que se le ocurriera.

Por lo que dijo, parece que creía firmemente que Yeonji y yo hicimos esto y aquello. Para disolver ese sinsentido…

¡Tengo que contarle sobre Clotaku Club–! Mi procesamiento mental dio un giro de 360 grados y terminó justo en el problema original. El malentendido mantenía el secreto de Clotaku Club, pero revelar Clotaku Club era la única manera de detener el malentendido.

Oh, que se vaya todo al demonio.

Me sentía miserable al no haber una buena opción que pudiera ayudarme. Notando mi estado de lástima, Yerin se volvió extra confiada.

“¡Ahora, hazlo! ¡Da tu consentimiento para entregar la enfermería, por escrito! ¡Entonces te perdonaré por esta vez!”

Seguiré adelante y usaré el salvavidas ‘Pregúntale a la Audiencia’… ¿Qué, ya no me quedan más salvavidas? ¡E-Espera, no puedo tomar esta decisión solo! ¡No marcará diferencia alguna si digo que puedes quedarte con el salón, Yeonji ni siquiera parpadeará ante eso! ¡Asesinaría a todos en este salón antes que decir que sí!

Hubiera sido bueno usar la impetuosa capacidad de negociación de Yeonji, pero en el mundo nada está allí cuando lo necesitas. Estaba a punto de llamar a Yeonji para discutir mi próximo movimiento.

… Excepto que no tengo su número.

“¡Hmph! Revelé tus secretos, ¿y todavía crees que tienes una oportunidad? Señorita Sukyong, llama al consejo estudiantil de inmediato.”

“… Sí, Madame.”

Sunbae, en su traje de madi, sacó un teléfono. Wow, ese es el smartphone más nuevo de–… ¡Digo, espera! ¡Detente! ¿Qué estás haciendo?

“Heh, si quieres que se detenga, ¡estoy segura que tienes algo para decirnos primero!”

“¡Sólo eeespeeeeraaaaa–!! ¡Explicaré todo!”

Terminé explicando todo.

 

* * *

 

Poco después,

Luego de rendirme y contarle sobre la existencia de Clotaku Club, Yerin se puso furiosa.

“¡No puedo creerlo! ¡Este es un reto a nuestro nombre!”

No lo es.

“Nuestro ‘MoeIn’ con sus tres años de tradición aún sigue sano y salvo, ¿y estos insolentes plebeyos crean su propio club? ¿Y lo llaman ‘Clotaku Club’? ¡Este es un obvio ataque hacia mi honor!”

¡En realidad no lo es, te lo estoy diciendo! ¡¿Crees que estamos tan aburridos que todo lo que hacemos para divertirnos es tratar de derrotarte?!

Tristemente, como Yerin estaba sufriendo de un ataque de ira, mis palabras sólo lograban hacer eco en mi cabeza. Yerin de mordía los labios casi como si los fuera a arrancar.

“¿’Clotaku Club’, donde los Otakus encubiertos se reúnen…? ¡No tiene sentido en absoluto! ¡Hacer cosas así mientras estoy en esta escuela… yo… destruiré ese pobre club!”

Aw, Dios… ¿tenía que terminar así?

Yerin continuó con su alegato lleno de drama, con los brazos extendidos y levantados como un profeta dando un sermón. Estaba visiblemente llena de energía, como si cada hebra de su ondulado cabello dorado se moviera con espíritu vigoroso. Aunque desafortunadamente, esa energía estaba apuntando directo a nuestro club.

Además, ¿cómo planeaba destruir nuestro club? ¿Le iba a dar al director alguna orden especial, algo como ‘quedan expulsados, ok-gracias-adiós’?

“¿Por qué me tomas? ¡No apruebo estrategias tan sucias!” respondió Yerin a mi pregunta, ofendiendo sus sentimientos. “¡Esta escuela no es lo suficientemente grandes para los dos clubes! ¿Se atrevieron a crear un club Otaku en la Preparatoria Eunsung, así que no es nuestra responsabilidad  probar cuál club merece quedarse? ¡Con mi poder y el de MoeIn!”

¿Entonces qué estaban haciendo? Aún no tenía idea de lo que pedían.

“Por supuesto, esto requiere de…”

“¡Un enfrentamiento Otaku!”

Las puertas del Club de Investigación Moe se abrieron de golpe.

A continuación de las palabras en alto volumen de Yerin, una pequeña sombra emergió en el salón a través de las puertas.

“… ¿Seo Yeonji?”

Estaba atónito.

Quiero decir, sí, podría encontrarme en una situación mucho más terrible si Yeonji no hubiera venido, pero seguía sorprendido de que haya aparecido aquí. ¡Podrías haber elegido un mejor momento pata entrar, sabes!

“O-Oye, ¿cómo llegaste aquí?”

“Por tu esencia… pero en serio,” bromeó Yeonji, luego de preguntarle lo que Yerin y compañía debieron, “Tardaste mucho tiempo en ir al club, así que pregunté por ahí, y escuché que una chica arrastró a un tipo hasta la secundaria. Teniendo en cuenta lo que hablamos ayer, supuse que estarías aquí; todos los que estuvieron en la secundaria conocen este club.”

Así que me arrastró por el piso, huh…

“De todas maneras, dijo Yeonji, apartando la vista de mi estrujado rostro y mirando a Yerin, “Si quieres hablar sobre Clotaku Club, hazlo conmigo, amiga. ¡La presidente del club soy yo, Seo Yeonji! ¡¿Tienes algo que decirme?!”

“¿Tú? ¿La presidente de Clotaku Club?”

Yerin entrecerró los ojos, sin poder creerle. Probablemente pensó que yo era el líder del club, al ver que Yeonji no luce como el tipo de persona que lidera.

“Hmph… qué mal chiste. ¡La imprudente líder de Clotaku Club que se atreve a oponerse a mí es una niñita que es tan alta como mi pulgar! ¿Tu nombre era… Seo Umji (15)?”

“¡Es Seo Yeonji!” gritó Yeonji.

Yerin se acomodó su cabello dorado hacia un lado y diji, “El nombre de un plebeyo no es importante… Sin embargo, parece que tendré que enseñarte quién tiene el mejor club Otaku.”

“Hmph, ¡lo mismo digo!”

Por favor, no se enseñen nada de eso.

Las dos se miraron furiosamente, sus cabezas se inclinaban apropiadamente para compensar la masiva diferencia de altura entre ellas. Sus miradas se encontraron, una con ojos tan azules como un lago, y la otra con ojos negro azabache.

Yeonji murmuró, como un gato con el pelo erizado, “Incluso antes de hoy, siempre supe que tendría que enfrentarte tarde o temprano. De todas maneras era inevitable, ¡así que voy a derribarte aquí y ahora!”

“Eres tan lamentable como una pollita que acaba de salir de su huevo… Pero los leones hacen su mejor esfuerzo incluso cuando casan un frágil conejo. Lo siento, ¡pero haré mi mejor esfuerzo para aplastarte!”

Oye, oye, oye…

“Las dos siguen hablando sobre demoler a la otra… ¿Qué planean hacer?”

““¡Tendremos un enfrentamiento Otaku!””

Las dos respondieron al mismo tiempo. Un momento pasó, con un intercambio de miradas llenas de odio entre ellas.

“¡Entre Clotaku Club y MoeIn, veremos qué club tiene el nivel de poder más alto!”

“¡Esta es Eunsung, la mejor escuela de Corea del Sur! ¡Cualquier club Otaku que le pertenezca a la escuela debe tener el nivel de poder más alto de la tierra! ¡Luego de que decidamos qué club es mejor, los perdedores pagaran con su vida a los ganadores!”

… ¿Ustedes suelen apostar su vida por cosas tan triviales como esta?

Miré al techo y suspiré, con mi cuerpo todavía atado amarrado firmemente a la silla.

Ignorando el intercambio de miradas llenas de odio de ambas, pregunté sin energías, “Sobre ese ‘enfrentamiento Otaku’, ¿cómo van a competir exactamente?”

Yeonji y Yerin respondieron al mismo tiempo,

 

““¡Obviamente, con Otaku Word Chain!””

 

Huh, sorprendentemente coordinan bien.

 

NOTAS DEL TRADUCTOR

(1) Los lemmings son un tipo de roedores que viven en zonas árticas, y que se rumorea, en determinadas circunstancias se juntan en grandes bandas e inician una migración suicida que les lleva en una carrera alocada al mar.

(2) Referencia al Scouter de Dragon Ball.

(3) Originalmente decía “¡Qué campesino/a más inútil!” pero si lo traducía de esa manera, no tendría sentido la siguiente oración. En inglés, no se puede saber a quién se refiere, pero en Español al traducirlo, no se puede hacer lo mismo sin usar otra palabra en reemplazo.

(4) Jindeok fue Reina de Silla, como uno de los Tres Reinos de Corea, entre el período 647 a 654. Gobernante número 28 del reino, y la segunda reina luego de su predecesora, Seondeok, quien fue Reina de Silla desde el año 632 al 647 (segunda soberana femenina en Asia Oriental).

(5) El Hanja/Kanji para ‘gran erudito’ se pronuncia de la misma manera que el término ‘grandes pechos’ que seguramente se deriva de la cultura Otaku.

(6) YUL-GOK es el seudónimo del gran filósofo y erudito Yi I (1536-1584), el cual era llamado el “Confucio de Corea”. Perteneció a la dinastía Joseon.

(7) El Hanja/Kanji para un segmento de la palabra completa se pronuncia igual que ‘masturbación’.

(8) Equivalente Coreano del Shiritori Japonés. Un juego en el que la sílaba final de una palabra debe usarse como la sílaba inicial de la siguiente. De ahí que se llame Palabras Encadenadas.

(9) Geunchogo (324-375) fue el 13er Rey de Baekje, uno de los Tres Reinos de Corea. Geunchogo lideró el florecimiento glorioso de la política, la economía, la cultura y sobre todo el desarrollo militar de Baekje, iniciando el protagonismo de este reino en torno a la península coreana. Como dato aparte, existe una serie de TV de 2010 inspirada en él, “Geunchogo, The King of Baekje”.

(10) Conocida como Chiljido en Corea, es una fascinante espada creada en los tiempos del reinado en Baekje. A pesar de formar parte de los tesoros arqueológicos de Japón, la propia arqueología ha sugerido que los orígenes de la espada se encuentran en Corea, lo que no se sabe, es si fue un regalo de un rey Coreano a uno Japonés, o un tributo. Las siete ramas de la espada sugieren un árbol-motivo relacionado con las tradiciones chamánicas de Corea. Según se cuenta, en el 372, el rey Geunchogo de Baekje homenaje a Jin del Este y mando crear una espada de siete brazos y entregada al nuevo rey en señal de alabanza. El arma es una espada de hierro de 74,9 cm de largo con seis protuberancias con forma de rama a lo largo de la hoja central, que es de 65,5 cm. La espada fue desarrollada con fines ceremoniales y no fue construida para la batalla.

(11) ‘Shisuta Compuleksu’.

(12) Topokki es un popular snack coreano hecho con tortas de arroz, vegetales y salsa. Debido a la gran popularidad que adquirió, se crearon otras variedades, no solamente picante, sino también dulce y salado. Algunas veces les agregan ramen, curry, queso, carne, pollo.

(13) ‘Sunbae’: es el equivalente coreano de ‘senpai’; la palabra es usada para referirse en este caso a un estudiante de último año.

(14) Té de la región de Darjeeling en Bengala Occidental, India. Es considerado el más selecto de los tés negros.

(15) ‘Umji’ significa ‘pulgar’ en Coreano.

 

Raw: Imoutolicious
Traductor al Inglés:
Narane
Editor al Inglés: Madtix
Traductor al Español: nahucirujano
Corrección: Sin corrección

Un pensamiento en “7. La Reina Pubtaku

  1. Pingback: Clotaku Club: Volumen 1 – Capítulo 7 | Nahucirujano Translations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: