Capítulo 7.1

Página Anterior     *     Página Siguiente

Un rato antes de que Raishin apareciera frente a Charl.

Los guardias que cargaban la camilla habían sido atacados por una misteriosa sombra.

La sombra se había robado a la persona gravemente herida sobre la camilla, y desapareció en un parpadeo.

Y en este momento, la sombra emanaba un aroma a sangre mientras corría entre los árboles.

Era la figura de una chica. Su kimono desgarrado revoloteaba en el viento nocturno, exponiendo su piel, que era como la nieve. Su cabello negro suelto se sacudió, pero extrañamente ella no mostraba signos de cansancio.

Obviamente, era Yaya, y estaba cargando otra sombra sobre su espalda.

Con su pie derecho sujetado a la faja de su cintura, y su rodilla izquierda en el hombro de Yaya, Raishin estaba siendo literalmente cargado por parte de Yaya. Demostrando un extraordinario sentido del equilibrio, Yaya continuó corriendo sin que Raishin se cayera.

“¿Estás bien, Raishin?”

“Estoy… bien.”

Su frente estaba cubierta de sudor frío. Cada vez que Yaya pateaba el suelo, el cuerpo de Raishin se tensaba.

Parece que estaba adolorido. Yaya bajó la velocidad preocupada, pero—

“No te preocupes por mí. En este momento, todo en lo que tienes que concentrarte es en la próxima batalla.”

Él obviamente se estaba sobreexigiendo… Pero Yaya obedientemente siguió sus órdenes. Si su amo dijo que estaba bien, entonces como su autómata todo lo que podía hacer era creer en él y apoyarlo.

“Más importante, sigamos con nuestra conversación de antes. Algo que ibas a decirme antes de que entráramos en combate.”

Yaya asintió. Le dijo lo que Sigmund le había dicho más temprano esta noche.

“Charlotte está buscando a sus familiares dispersos.”

“¿Dispersos? ¿Ella no es alguna clase de señorita de casa noble?”

“Es verdad que la casa Belew de nobles era una familia eminente del Imperio Británico.”

Raishin la instó sin palabras a que continuara. Mientras se apresuraban a través de los árboles,

“El Conde Belew— el padre de Charlotte era conocido como un ávido coleccionista de autómatas. Había numerosos autómatas en su hogar, y todos se llevaban bien, así que todos pasaban sus días como una familia real, autómatas incluidos. Pero…”

Un día, un chico de estatus social extremadamente alto fue de visita como invitado.

El perro autómata de Charl terminó lastimando al chico.

El conde recibió regaños severos de parte de la familia real. Su estado de conde le fue quitado, y sus tierras fueron confiscadas. Una gran cantidad de autómatas que eran parte de su familia terminaron desmantelados.

“… Hmph, qué niño problemático. ¿A qué familia pertenecía ese mocoso?”

“No lo sé. Todo lo que Sigmund dijo fue que tenía un estatus social extremadamente alto.”

Con sus bienes congelados, la familia cayó en la pobreza. El antes conde, no pudo encontrar trabajo en el país, por lo que se vio obligado a mudarse a Francia para trabajar como titiritero por sí solo.”

Sin embargo, las cosas no marcharon bien para él. En breve, el contacto con el ex conde se perdió.

Mientras Charl estaba estudiando en el extranjero, el paradero de su hermana y su madre también se perdió.

Finalmente, tuvo buena suerte… o más o menos. El apellido Belew era famoso en cuanto a Machinart. La Academia Real de Machinart, Walpurgis era una institución que priorizaba el potencial más que los rumores. Incluso la hija de un criminal era bienvenida allí. Con un préstamo estudiantil, ella fue capaz de inscribirse en la academia.

Desde entonces, Charl empezó a trabajar por su sueño.

“Ya veo. Así que la razón por la que odia tanto a Cannibal Candy es porque no considera a los autómatas como meros títeres…”

Además, el pecado que ella había mencionado antes—

La razón por la que su familia se había separado se debía a su propio autómata.

Habiendo oído la explicación de Yaya, Raishin asintió, profundamente conmovido.

“Entonces, el sueño de Charl es—”

Sí. Ella quiere revivir la casa Belew. Ya ha logrado pagar su préstamo estudiantil, así que todo lo que resta es rescatar el corazón de su familia.”

Tomando el asunto como uno de gran importancia, Yaya suavemente continuó.

“Para que puedan volver a vivir todos juntos otra vez.”

“… Bueno, esto es muy complicado.”

Raishin se rascó la cabeza y chasqueó la lengua, irritado.

“Vivir junto a su familia— ¿ella quiere triunfar en la Fiesta Vespertina por eso? ¿Quiere patear a un lado a todos los demás titiriteros y tomar el trono del Rey Mago por esa razón? Si es en serio, entonces ella es una idiota más grande que yo.”

Raishin dijo, pero contrariamente a sus palabras, la mano que se sujetaba del hombro de Yaya estaba ardiendo de manera extraña.

Yaya entendía muy bien por qué.

Raishin ha venido aquí para aplastar el sueño serio de Charl con sus propias manos.

Debido a eso, quería protegerla a ella y a su sueño, aunque estuviera bien o mal.

Debido a eso, Yaya exigía que Raishin la usara como su herramienta para lograrlo.

Yaya sentía hervir su sangre mientras corría con toda su fuerza, atravesando el viento de la noche.




Página Anterior     *     Página Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: