Capítulo 3.2

Página Anterior     *     Página Siguiente

Era una semana después de empezar la escuela.

Como era conscientemente cauteloso de lo que hacía, todavía nadie había descubierto que era un Otaku.

De alguna manera logré hacer un amigo. Era Kiritani, que se sentaba detrás de mí. Era sociable y era fácil conversar con él, y hablábamos inmediatamente durante los recreos. Por supuesto, a diferencia de mí, él no era un Otaku, sino un tipo bastante normal.

Ese día, el profesor titular dijo que era hora de decidir al representante de la clase, así que empezamos a hablar sobre el tema. Sin embargo, no había candidatos nominados, así que no sabíamos qué más hacer.

“Esto no terminará si no decidimos, ¿saben~?”

A pesar de la presión del profesor titular, aun así, nadie dio un paso al frente.

Un murmullo empezó en la clase. Seguramente, todos estaban pensando, “¿alguien se ofrecerá como voluntario?” Por supuesto, yo también era uno de ellos.

En ese momento, una mano se levantó.

Miré a la persona que alzó la mano y me sorprendí.

Era Hasewaga Midori.

Se había ofrecido voluntariamente como candidata a representante de la clase.

“Hasewaga-san, ¿pretendes convertirte en la representante de la clase?”

“Sí.”

Por supuesto, nadie objetó y por eso se decidió.

La discusión terminó y era hora del receso.

Tenía algunas preguntas en mi mente, y por eso volteé y le murmuré a Kiritani.

“Es desconcertante, ¿no……? Hasewaga no se ve como el tipo de persona que trataría de destacar, ¿entonces por qué se ofreció como representante de la clase?”

“Kashiwada, siempre estás hablando de Hasewaga. ¿Qué es lo que pasa? ¿Estás enamorado de ella?”

“¡Oye, no digas eso tan fuerte!”

Miré frenéticamente a mi alrededor. Luego de asegurarme de que nadie había oído eso, me sentí aliviado.

Hasta ahora, no le había hablado a Hasewaga ni siquiera una vez. Corrección. En realidad, todavía no había hablado con ninguna de las chicas de la clase. Mi plan de conseguir una novia en preparatoria estaba en un terrible aprieto.

“Ríndete. Puede que sea una belleza, pero emana una atmósfera que dice, ‘no quiero hablar con personas que no valen nada’, ¿no? Definitivamente no te recibirá. Durante los recesos, no habla con nadie y sólo se absorbe a sí misma en su libro.”

Ciertamente, como Kiritani dijo, cada parte del cuerpo de Hasewaga Midori estaba irradiando un aura que dificultaba acercarse a ella. Siempre tenía una expresión fría, y todavía no la vi hablando felizmente con algunos de los compañeros de la clase.

Siempre estaba leyendo su libro sola en su asiento durante los recesos, o se encargaba en silencio de las tareas de la representante de la clase. Sus acciones sólo podían verse como si se distanciara deliberadamente del resto de la clase.

Sin embargo, nunca pensé que ese era su verdadero yo. Porque lo había visto. Su dulzura. Su sonrisa.

Incluso ahora, seriamente estaba borrando los escritos de la última clase en el pizarrón. Mientras la miraba constantemente, me di cuenta de que las responsabilidades de la representante básicamente involucraban tareas no muy complicadas, parecía.

“Hasewaga.”

En ese momento, el profesor titular llamó a Hasewaga. Ella detuvo su tarea de borrar el pizarrón a la mitad, y salió del salón.

“…… ¡De acuerdo!”

Solté una declaración de determinación y me levanté de mi asiento.

“¿Ah? Kashiwada, ¿qué sucede?”

Mientras Kiritani pronunció mi nombre por detrás, caminé hacia el frente del pizarrón. Entonces, terminé de borrar el pizarrón, tarea que Hasewaga había dejado a la mitad. En su nombre, quien había sido llamada por el profesor titular.

Hasewaga Midori regresó justo cuando me estaba sentando en mi lugar. Entonces miró al pizarrón completamente borrado y limpio confundida. Al darse cuenta de que alguien lo había hecho por ella, miró a su alrededor.

Miró en mi dirección por un instante…… parece que a mí.

“Hasewaga se dio cuenta de que fui yo.”

“¡¿No, no, no?! ¡No hay manera de que se diera cuenta, ¿cierto?!”

¿En qué clase de mundo fantástico estás metido?, aun cuando Kiritani dijo eso disgustado, yo todavía estaba absorto en mis pensamientos de “Hasewaga se dio cuenta de que yo fui el que lo hizo por ella”. Aunque ni siquiera yo mismo sabía cómo había llegado a esa conclusión sin ninguna base.

Después de eso, empecé secretamente a ayudar a Hasewaga con sus tareas como representante.

Sería mejor si tan sólo le ofreciera abiertamente, pero lamentablemente, yo no poseía la habilidad de una Riajuu. Mejor dicho, sería vergonzoso.

Desde entonces, seguí ayudando a Hasewaga con sus tareas como representante. Las tareas en las que la ayudaba eran más que nada borrar el pizarrón y escribir en la pizarra le horario de las clases del día. Estas eran las únicas dos tareas que podía hacer en secreto mientras Hasewaga no estaba cerca.

Aunque las hacía mientras ella no estaba mirando, seguí creyendo que Hasewaga sabía que era yo, y continué ayudándola cada día.

*




Página Anterior     *     Página Siguiente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: