Capítulo 4 – Sobre la Historia de los Últimos Cuatro Minutos

Restan 4 minutos —

Con el mapa que Himi nos mostró, viéndolo en mi mente, corro. Con el fin de no caerme en ninguno de los pozos. Con el fin de no activar ninguna de las trampas.

La chica enferma está enloqueciendo. Está desatando su rayo mágico, el cual posee una cantidad anormal de poder destructivo, por todo el lugar, sin parar. Haciendo que los pozos trampas ya no tengan sentido. La mayoría de las áreas del suelo con trampas ocultas han sido destruidas, dejando grandes agujeros.

Un techo alto. Con pilares de apoyo. El ancho del suelo cuadriculado restante es de unos dos metros.

La chica enferma se encuentra en este piso.

Con un rostro vacío, llorando.

Lágrimas fluyendo.

Sí.

La chica está llorando.

Lágrimas de su ojo derecho son rojas.

Azules las del ojo izquierdo.

Sus ojos izquierdo y derecho también son azul y rojo, respectivamente.

Igual que mi hermana.

Es exactamente lo mismo que le pasó a Saki cuando contrajo la enfermedad.

Al ver eso, vacilo un poco. Recuerdo a Saki. En aquella ocasión, Saki estaba claramente consciente de lo que estaba ocurriendo. Aun cuando fue consumida por la enfermedad, me dejó escapar. Me llamó Onii-chan.

Y es nuestro trabajo matar a la chica enferma que está consciente de lo que está sucediendo. Entrecierro los ojos y murmuro para mí mismo.

“…………Una extraña.”

Murmuro suavemente.

“Es una extraña. Una extraña, una extraña, una extraña, una extraña, una extraña.”

Doy un paso al costado para esquivar el rayo desencadenado. Dejo que mi dedo dance en el aire, y que la canción maldita fluya desde mi 《Headphone Fuzz》 sacudiendo mi cerebro.

Luz cortada, rebanada ♪

Luz desgarrada, rebanada ♪

Luz extraordinaria, anormal, despiadada ———

Demon Sword switch—”

Saco un cuchillo de mi bolsillo. Desde el centro del cuchillo, una espada del color de la oscuridad empieza a extenderse. Y entonces activo el poder especial que yace dentro de la espada.

“…Assassination property.”

Un punto rojo aparece ante mis ojos. La chica enferma está capturada en ese punto. La debilidad de la chica. No es la mano del demonio que está controlando a la chica, sino que todo el cuerpo de la chica es la debilidad.

Con ojos entreabiertos, miro intensamente a la chica de catorce años de cabello negro y un rostro modesto, Asahi Momoka.

Una chica que todavía estaba asistiendo a la escuela normalmente ayer. Una chica que había estado sonriendo todos los días en un mundo tranquilo y sin incidentes creado por sus padres, sus amigos, y una cálida vida escolar.

Si se destruye el cuerpo de esa chica, se salvará el mundo.

“Ja, jaja… como siempre, qué enfermedad tan repugnante.”

Conforme el sonido de una risa seca escapa de mí, cambio el agarre de mi espada de oscuridad y la sujeto al revés.

Restan 3 minutos 30 segundos —

Shiro corre. Desgarrando el rayo con su cuchillo gigante. Rebanándolo. Mientras lo rebana sin parar, un rayo de luz salta desde el suelo hacia la cabeza de Shiro.

“Uwah, maldición…”

“¡¿Eres un idiota?! ¡Hazte a un lado!”

Gunjou patea a Shiro desde atrás.

“Guah.”

Mientras rueda por el suelo, Shiro esquiva el rayo. Mientras su cuchillo está desapareciendo, empieza a preparar su siguiente magia.

Gunjou extiende ambas manos.

“¡—Sea Moon Wheel switch!”

Invoca múltiples medusas.

Sin embargo, mientras aparecen, esta vez, es Gunjou la que es atacada por el rayo.

Kiri se pone en frente de Gunjou. Y deshace el rayo por completo con su espada japonesa.

“¡Puedo defenderte sólo ocho veces más, así que usa esta oportunidad para atacar!”

“¡Naturalmente! ¡Y esta vez, una vez más salvaré al mundo con mi poder! ¡Sea Moon Wheel switch!”

Siete discos circulares de medusas atacan a la chica enferma.

La chica enferma inclina un poco su rostro vacío, y levanta ambas manos. Una cortina de rayos se eleva frente a ella. Las medusas de Gunjou chocan con la cortina y desaparecen.

“¡Qué! ¡¿No dijeron que era débil contra el agua?!”

Esa clase de información debe haber perdido su credibilidad cuando descubrimos que este laberinto no es una escuela como reportó la unidad de exploración.

Vuela un rayo.

Vuela un rayo.

Kiri blande su espada japonesa, defendiendo a Gunjou.

“Hn, kuh. ¡Seis veces más!”

La chica enferma sonríe suavemente.

“¿…Seis veces? ¿Entonces qué tal esto?”

Alrededor de veinte masas de rayos aparecen frente a la chica al mismo tiempo.

“¡…Es una broma, es una broma, lo siento! ¡Me retracto! No puedo contra esto. Ayuda—”

En ese momento, me paro en frente de Kiri.

“¡Shinnosuke-kun!”

“¡Acceleration switch!”

Mi cuerpo se acelera. Se acelera. Se acelera. En un destello. En un instante. Sólo por un segundo. Mi velocidad es más rápida que la de Dios.

La chica desencadena sus veinte masas de rayos.

Como si estuvieran convulsionándose por una enfermedad, mis globos oculares están vibrando. Mis ojos están capturando los puntos débiles indicados por los puntos rojos que se muestran en ellos, que me demuestran dónde debería cortar cada racimo de rayos.

Entonces, corto con mi espada de oscuridad en esos puntos débiles. Corto. Corto. Corto, corto, corto, corto, corto, corto, corto, corto.

“¡Uwaoooooooooooooooooooooooaaaaaaah!”

En un segundo, desgarro diecisiete masas de rayos y mi aceleración se termina.

“Maldita sea.”

“¡Agáchate Shinnosuke!”

Shiro grita desde atrás. Ruedo mi cuerpo hacia el frente. Shiro dice desde atrás.

“—Thousand Deities Flash Of Light switch.”

Era la magia que daba origen a la lanza que tiene punta de taladro. La lanza pasa por encima de mi cabeza. Choca con las tres masas de rayos y las perfora. Podría alcanzar a la chica—pensé, pero no hay nadie frente a la lanza, no se ve a la chica en ninguna parte.

La chica está justo a mi lado. Corre electricidad desde su cuerpo. Es tan rápida que no puedo ver su movimiento. Sujeta el pecho de Shiro con su brazo derecho. Y le clava el pecho con su dedo. Lanzó el cuerpo de Shiro. Éste vuela hasta el techo y choca contra él.

“Gahah.”

Cae, con la mitad del cuerpo cayendo en uno de los pozos trampas. Se aferra al piso con una mano, pero después de recibir tanto daño, no puede subirse.

“Guh… uuh…”

Resta 1 minuto 40 segundos —

Esto es malo.

Se acabó.

No es una cuestión de tiempo insuficiente. La oponente es alguien con quien no deberíamos jugar.

“¡Todos, Escapen!”

Grito.

Desde atrás de mí, Shiro activa su 《Headphone Fuzz》.

Puedo ver a Kiri y Gunjou también activando sus 《Headphone Fuzz》. Todos lo entendieron por esos movimientos de recién. Es imposible completar esto. Es una situación sin remedio.

Yo también empiezo a preparar mi Escape.

Resta 1 minuto 15 segundos —

La chica mira a Kiri quien la tiene de frente.

“Ah-jaa, no te dejaré escapar.”

Desata su rayo. Desata otro. Desata otro.

“Maldición…”

Kiri los recibe con su espada japonesa. Recibe. Recibe. Sólo puede recibir dos ataques más.

Entrando en acción, balanceo mi espada hacia la chica. Como si tuviera ojos en la nuca, la chica la esquiva fácilmente. Luego la chica voltea.

“¡Shinnosuke-kun!”

Kiri exclama alarmada, y mientras está a punto de venir a ayudarme, grito.

“¡No vengas Kiri! ¡Aléjate!”

El puño revestido de rayos de la chica se acerca a mí. Si eso me golpea, podría morir. Sin embargo, no me golpea.

“¡—Acceleration switch!”

Pateo el pecho de la chica y me acelero hacia atrás, retrocediendo.

Un poco más rápido que la chica, agrando la distancia con ella.

Kiri me mira y pone una cara de asombro.

“¡¿Qué, no me digas que todavía no empezaste a usar Escape?!”

Por supuesto yo iba a usarla. No obstante, en caso de emergencia, iba a terminar de escuchar el Acceleration switch, y para luego empezar a escuchar la canción maldita de Escape switch. De esa manera, me iré de esta área apenas un poco después que el resto, supongo.

Pero no es un problema. Si retrocedo mientras acelero—lograré suficiente tiempo para escapar.

La canción maldita llena mi cerebro. El maleficio con el propósito de largarse. El maleficio con el propósito de escapar.

Si mi magia Escape ya está procediendo a este ritmo, los otros tres ya deberían haber completados las suyas para ahora.

“¡Terminaré en un momento! ¡Salgamos de este lugar!

Vocifero.

Shiro entonces dice con una voz dolorosa.

“…Escape switch.”

Kiri me mira preocupada y dice.

“¡Es una promesa, Shinnosuke-kun! ¡Tienes que escapar sin importar qué! Escape switch.”

Restan 42 segundos —

Gunjou grita.

Escape—”

Pero sus palabras se detienen ahí. La chica ha disparado un rayo. Ese rayo golpea el 《Headphone Fuzz》 de Gunjou. Su auricular se rompe.

“Ah…”

Fue lo único que Gunjou pudo pronunciar.

Ya que sin un 《Headphone Fuzz》, no podrá escapar del laberinto.

Por supuesto, cualquier otra persona que use un 《Headphone Fuzz》 puede llevar a otra más al mismo tiempo pero—para que eso pase, con el fin de llevar a otra persona, uno tiene que reiniciar la canción maldita. Y en nuestra situación actual, no hay tiempo para eso. Encima, Gunjou y mi posición están en los peores lugares posibles.

Con la chica enferma entre nosotros, estamos en lugares directamente opuestos el uno del otro.

Y mientras tanto, mi magia Escape ya se ha completado.

Restan 33 segundos —

“Esto tiene que ser… una broma.”

Dijo Gunjou con una mirada aturdida. De una sacudida, sus rodillas ceden y cae al suelo. Su rostro se contorsiona con miedo y lágrimas llenan sus ojos.

“N-No puede ser… yo… yo…”

Miro intensamente a Gunjou con ojos entreabiertos. La Gunjou usualmente arrogante, posesora, dominante, tiene un rostro lleno de miedo.

La chica enferma se aproxima a Gunjou. Lentamente, lentamente, como arrinconando a una presa inmovilizada y herida, se acerca.

No tengo ninguna obligación de salvarla. Ni tampoco es mi responsabilidad hacerlo. Más bien, en esta situación, la opción de ayudarla no existe. En un lugar como este, cualquier que hable sobre ayudar a una chica o salvar el mundo es un tonto. Un hipócrita. Una Madre Teresa falsa. Un pedazo de basura que no tiene propósito, ni motivo para vivir, y que no piensa en el futuro.

Por eso, la única opción es Escapar.

Activo mi magia.

Gunjou se da cuenta.

Se da cuenta de mi cara sonriente.

Con su rostro contorsionado, Gunjou dice.

“…Maldito estudiante transferido… ¡de qué te estás riendo!”

Con su rostro disgustado, Gunjou dice.

“¡Cómo me fastidias! ¡Incluso hasta el final, te estás burlando con esa tonta sonrisa tuya… irritándome, irritando a todos!”

Con su rostro al borde de las lágrimas, Gunjou dice.

“¡No bromees conmigo! ¡Te estás riendo de mi fracaso, ¿no?! ¡Debes estar pensando, ‘¿esto es todo lo que tienes luego de actuar siempre como si fueras mejor que nadie?’! ¡Debes estar celebrando la posibilidad de un rival menos, pedazo de basura!”

Y finalmente, con una voz temblorosa, una voz resignada que parece indicar que se dio cuenta de que todo se acabó para ella, Gunjou dice,

“¡…Date prisa y desaparece de aquí! Ya se… acabó para mí, ¡así que! Así que, al menos… soportaré el resto, por eso, date prisa y escap…”

Pero, la interrumpo y digo.

“Cállate, chica-vómito.”

Y sonrío otra vez.

Sonrío con suficiencia.

Sonrío, sonrío, mientras me río de mi propia estupidez con la sensación de irritarme conmigo mismo,

“—Holy Sword switch.” (1)

Murmuro el nombre de una magia ofensiva. Una espada plateada aparece en mi mano derecha. Una espada brillante revestida de luz. Como si fuera algo blandido por un héroe o un caballero, una espada de hipocresía.

“…Qué.”

Las palabras de Gunjou se detienen. Como si acabara de ver algo increíble, sus ojos se abren de par en par.

“¡I-Idiota! ¡¿Qué estás haciendo?! ¡¿Por qué no Escapas?!”

Ya he disipado mi magia Escape. Ya no puedo escapar. Con el fin de escapar ahora, tengo que salvar a Gunjou, y matar a la chica enferma.

Quizás, como resultado de comprender lo que está sucediendo, Gunjou me mira con un rostro sonrojado.

“¡I-Idiota! ¡Tonto, tonto, tonto, tonto! ¡¿Por qué estás haciendo esto?! T-Tú—”

Las lágrimas de miedo y desesperanza que se habían estado acumulando en sus grandes ojos—ahora fluyen. Gunjou está sollozando como una chica débil y encantadora.

“¡…E-Eres un gran idiota, ¿no?!”

Mientras recibo su regaño, sonrío con superioridad.

“Sí, tienes razón. No lo negaré. Esta es la peor y más baja forma de hipocresía. Estoy muy consciente de eso.”

Levanto mi espada, y arremeto contra la chica enferma como un tonto.

Restan 8 segundos —

La chica enferma gira hacia mí. Y me mira con asombro. Luego balancea su mano. Brotan rayos. Esquivo el primero. De alguna forma, también logro esquivar el segundo que me raspa el hombro.

IMG_0221

“Guh-ah.”

Puedo darme cuenta de que me hizo un corte en la carne.

Y que no podré lidiar con el próximo ataque. Además, no tengo tiempo de preparar mi magia Acceleration, y además en primer lugar, Holy Sword switch consume demasiados recursos del cerebro, y no puedo activar otra magia al mismo tiempo. Es por eso que no quería usar esta magia. En primer lugar, no lograré golpear al oponente con tan lenta espada y encima de eso, esta magia está incompleta.

Pero que yo de alguna manera le haga algo a la chica enferma, es mi única opción.

Por eso, blando mi espada con toda mi fuerza. Apuntando a la chica enferma que tiene una fuerza monstruosa y dirijo mi brillante y resplandeciente espada hacia ella.

Sin embargo, obviamente, los movimientos de la chica enferma son más veloces. Con un golpe de karate, la chica enferma apunta a mi corazón.

“¡¿Shi-Shinnosuke?!”

Gunjou se aferra a la chica por detrás. Los movimientos de la chica disminuyen un poco. No, su puntería se desvía un poco. Su golpe de karate se clava en mi costado. Se clava en mis órganos. No sé cuánto daño recibí con ese ataque.

Gunjou me mira,

“¡Nnnoooooooooooooooooooooo!”

Grita, pero despreocupado, la ignoro, y blando mi espada de luz.

“¡Rom-peeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!”

La espada toca el cuello de la chica. Se detiene allí. No atravesó su piel. Con su otra mano, la chica ha detenido la espada.

La chica se ríe.

“Jaja, estás acabado—”

Restan 3 segundos —

Pero, yo también me río.

“No, TÚ estás acabada. Porque lo que detuviste fue mi hipocresía.”

La hoja de Holy Sword que la chica ha bloqueado con su mano resplandece con un brillo excesivo y desaparece. La hoja, que es una parte falsa de la espada que no tiene poder en absoluto, se desvaneció.

Lo que queda es la verdadera forma de la espada.

Algo más corta que la hoja de un cuchillo, la parte que se parece a un abrecartas se clava en el pecho de la chica.

“Huh…”

La chica dice, pero ya es demasiado tarde.

Tras lo cual, mi consciencia entra en la chica enferma. El poder de Holy Sword switch es mostrarle una ilusión al oponente que recibe la puñalada, y le realiza un lavado de cerebro a ese oponente.

Es una magia especialmente creada para lidiar con chicas enfermas, desarrollada con el fin de salvar a mi hermana, Saki.

Es una magia que lava forzosamente el cerebro de la chica enferma. Para arrancar su corazón de esa enfermedad y salvar a la chica como resultado.

“…Ah.”

Entro forzosamente con mi consciencia.

“…Ah, ah.”

Forzosamente, forzosamente, entro en la chica.

“…Ah, ah, aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhh.”

Con el poder de la Holy Sword, el poder de la hipocresía, el poder del engaño, con el fin de violar forzosamente el corazón de la chica, me meto por la fuerza en la chica.
“……”
Lo que hay adentro es oscuridad.

Es oscuridad.

En la esquina de la oscuridad, una chica está sentada. Abrazándose las rodillas, una chica de catorce años sentada sola.

La llamo.

“¿…Tú eres, Asahi Momoka?”

“……”

La chica alza la vista hacia mí. Tiene un rostro encantador. Su expresión cambiante, luce como una niña buena.

“¿Quién eres, Onii-chan?”

“Sólo soy un transeúnte, un hipócrita.”

“Hmmmh. Entonces, ¿por qué estás aquí?”

“…Para matarte.”

Al escuchar eso, la chica sonríe.

“Aah, ya veo. Es porque contraje la enfermedad.”

“Así es.”

“Gracias a dios. Fue muy doloroso. Fui secuestrada de repente por algo que parecía un demonio, y ya no pude controlarme.”

“Sí.”

“Mi familia fue tragada por el laberinto… así que estuve esperando a que alguien viniera a salvarme. No quiero matar a nadie.”

“Entiendo.”

“Amo mucho a Papá, a Mamá, y a mi hermanita Sakura…”

“Sí.”

“Por eso, no quiero matar a nadie.”

“Sí.”

“Así que… por favor mátame, Onii-chan. No queda más tiempo.”

Asahi Momoka se pone de pie y extiende ambas manos. Mirándola, levanto mi mano. En mi mano, sostengo un cuchillo. Un cuchillo negro. Un cuchillo para matar a la chica.

Ella sonríe y dice.

“Oye, Onii-chan. Es grandioso que haya conocido a una buena persona como tú al final, Onii-chan.”

Sonrío.

“Hah, ¿qué fue eso? ¿Cómo es que soy una buena persona?”

La chica sonríe otra vez. Sonriéndome con dulzura, me mira,

“Cómo, dices… Onii-chan, desde hace un momento, ¿no has estado llorando por mi bien?”

“……”

Con lágrimas fluyendo, miro a la chica. Miro a la chica que no ha hecho nada malo, pero que desafortunadamente contrajo la enfermedad. Igual que mi hermana. Miro a la chica quien, hasta ayer, ha estado sonriendo con inocencia, tranquila, pacífica y dulcemente.

“…Lo siento.”

Con una voz temblorosa, dije.

“…Mi magia aún está incompleta… porque soy inútil… porque no tengo poder… todavía no puedo… salvarte.”

Con una voz ronca, dije.

La chica dice.

“Onii-chan, no es tu culpa.”

“…Lo siento.”

“Pero Onii-chan, me estás salvando de este dolor.”

“…Lo siento.”

“Onii-chan, estás salvando a mi familia.”

“…Lo siento.”

“Onii-chan, el tiempo se está…”

En ese momento, muevo mi cuchillo.

Tras lo cual, se acabó.

Todo se acabó.

La chica dijo al final.

“Gracias, Onii-chan.”

Tenía una sonrisa en su rostro.

Pero ella había desaparecido.

Su vida había desaparecido.

‘Gracias’ mi trasero. Al final, sólo soy un pedazo de basura que no puede salvar a nadie. Un pedazo de basura. Alguien inútil, sin poder,

“…Y un hipócrita, ¿no?”

La oscuridad desaparece.

La oscuridad de la chica desaparece.

El laberinto que se había extendido desde la chica como su centro, rápidamente vuelve a ser el mundo real.
“Ugh.”

Expulsado de la oscuridad dentro de la chica, regreso a la realidad. Con lágrimas fluyendo, mis ojos se abren grandes.

La resplandeciente luz ciega mis ojos por un instante.

El aroma de la realidad.

El sentimiento de estar vivo.

“……”

Esto ya no es un laberinto.

Puedo ver el cielo azul.

El ajetreo y el bullicio de la calle.

El sonido de los autos.

Las voces de la gente.

La chica murió, el laberinto desapareció, y el tiempo ha regresado a la Prefectura de Kanagawa. En este momento estoy en el centro de alguna clase de cruce peatonal. Quizás es debido a mí que los autos no pueden moverse, provocando que suenen las bocinas.

Alguien me abraza.

“¡Shinnosuke! ¡Shinnosuke!”

Es Gunjou.

La chica que usualmente tiene una mirada determinada ahora se está aferrando a mí, su rostro ojeroso por el llanto.

“¡A-Alguien! ¡Que alguien llame rápido una ambulancia! ¡Por favor! ¡Todos ustedes! ¡¡Este chico les salvó la vida a todos ustedes!!”

Con lágrimas en los ojos, ella grita desesperadamente.

Es muy ruidosa. Me duele el estómago. Lo que me recuerda que mis órganos fueron apuñalados. Podría morirme.

“…Jaja… yo, no puedo reírme, de Yousuke.”

“¡¿Shinnosuke?!”

Gunjou me mira. Su rostro está hecho un desastre por llorar tanto. Sus determinados ojos, y su piel clara, se pusieron rojos.

“¡¿Estás despierto?! ¡Shinnosuke!”

“……”

“¡Lo hicimos! Nosotros… no, tú salvaste a los 3 millones de personas en la Prefectura de…”

Interrumpiéndola, digo.

“No me interesa. Maté a una persona.”

“Eh…”

“Y estoy cansado. Me duele el estómago, así que no voy a ir a la escuela hoy.”

“¿Huuh? Oye, tú…”

Ignorándola, alzo la vista al cielo.

Aunque la chica está muerta, mientras alzo la vista al cielo calmo, tranquilo, me resulta infinitamente fastidioso.

Miro a la escandalosa calle, todos ocupados en sus asuntos como si nada hubiera pasado, sin preocuparse de la muerte de la chica.

Entonces, digo.

“…Oye, Gunjou. Tengo que pedirte algo… ¿está bien?”

“¿..Q-Qué?”

Me mira, nerviosa.

Sonriendo con suficiencia, abro la boca.

“……”

Le pido varias cosas. ¿Por qué me estás pidiendo que haga todo eso?, me pregunta su rostro, pero ya no tengo energía para explicárselas.

Este es mi límite.

Perdí demasiada sangre.

Miro mi estómago. Está brotando sangre de esa gran herida allí.

“…Aah, maldita sea. Soy un tonto.”

Murmurando eso, perdí la consciencia.

Mate a la chica.

Pero el mundo no ha cambiado.

Maté a la chica.

Pero el mundo no ha cambiado.

Maté a la chica.

Es por eso que el mundo no ha cambiado.

Matamos chicas día tras día, sólo para crear un mundo que no cambia.

Y entonces—

Antes de darme cuenta, el verano ha terminado.

“……”

Medio mes ha pasado desde entonces, creo.

He estado pasando mis días aburrido, en la sala de un hospital nada interesante.

Es una sala privada.

Es una sala de clase alta especialmente preparada por la 《Preparatoria Metropolitana Kichijouji》. Parece que Shiro, Kiri, Gunjou, Himi, yo mismo quienes nos quedamos con la chica enferma de alto nivel hasta el final y de alguna manera logramos lidiar con ella, fuimos recompensados con trato especial y privilegios especiales. Somos tratados como héroes.

Las corporaciones radicadas en la Prefectura de Kanagawa y la ciudad de Yokohama también recompensaron a la escuela. Pero ese dinero no irá a mi cuenta. Maldita escuela de mierda.

“……”

La puerta de la sala se abre.

“Yoh, Shinnosuke. Soy yo.”

Es Shiro. Himi está justo detrás de él.

Frunzo el ceño y digo.

“No los llamé.”

“Pensé que la comida del hospital probablemente apesta, así que compré algunas hamburguesas.”

“Nunca pedí eso.”

“Entonces, ¿no las necesitas?”

Shiro está sosteniendo dos bolsas de comida rápida. El aroma que viene de ellas claramente pertenece a las papas cocinadas instantáneamente, son baratas y malas para el cuerpo, y algo que no debería traerse a un hospital.

Respondo.

“…Puede ser.”

“Jaja. Asegúrate de comerlas en secreto. De lo contrario el doctor se enojará contigo. A Yousuke, que está en una sala en el piso de abajo, le gritaron.”

Sí.

Ese cuatro-ojos que burló la muerte, sigue vivo. Encima de eso, sus heridas parecen ser menos serias que las mías y parece que le darán el alta pronto. Ese cuatro-ojos es resistente.

Miro a Shiro con ojos entreabiertos.

“¿Cómo lograste hacerlas pasar con este olor?”

“Jaja.”

Shiro deja la comida rápida al costado de mi cama.

Himi pregunta preocupada.

“¿Cómo están tus heridas?”

Respondo exasperado.

“Me preguntaste eso ayer. ¿Me veo como alguien que puede curarse instantáneamente como una ameba?”

“Ah, ermmh, no quise decir eso…”

“Entonces, no lo preguntes más.”

“L-Lo siento…”

“Y también, no vengas más aquí.”

“Ermm… entonces, mañana vendré de nuevo.”

Himi luce asustada, pero parece que es alguien que no escuchará lo que le dicen. En primer lugar, debería haber un cartel afuera que diga ‘No Se Permiten Visitas’. Pedí que lo hicieran, y además, sólo han pasado tres días desde que recuperé por completo la consciencia. Pero aun así, qué pasa con estas visitas que parecen no importarles la salud del paciente, me pregunto.

Himi sonríe.

Shiro también sonríe.

“No puedo sonreír en absoluto.”

Mi cara se contorsiona, pero sin prestarle atención a eso, Shiro dice.

“Lo escuché del doctor. ¿Pasará un buen tiempo hasta que te den el alta?”

“No preguntes cosas así sin mi permiso.”

“Trabajemos juntos de nuevo cuando regreses.”

“No, gracias. Si quieres que me una a ti—”

“¿Tengo que pagarte? Eres un pedazo de basura como siempre.”

Shiro sonríe. Por alguna razón, tiene una mirada triste en su rostro.

Luego, me mira,

“…Mañana vendré de nuevo.”

“Como dije, nunca les pedí que vengan.”

“Nos vemos mañana.”

“Cállense.”

Junto a Himi, Shiro se va de la sala. La puerta se cierra.

Con ojos entreabiertos, sigo mirando en la dirección por la que se fueron.

“……”

Por la expresión de Shiro, debe haber oído acerca de la condición de mis heridas de parte del doctor. Ese maldito doctor. ¿No es contra la ley filtrar la condición de un paciente a los extraños? Si lo demando, quizás pueda sacarle algo de dinero.

Ahora que Shiro y Himi se han ido, la sala está en silencio. Snap, snap, chasqueo los dedos solo en la sala.

El sonido del aburrimiento y la paz.

El sonido de la ociosidad y la tranquilidad.

“……”

Luego de que pasara un tiempo, la puerta se abre otra vez.

Cuando dirijo mis ojos hacia ella, allí se encuentra Kiri. Trae algunas frutas. Hoy sí que es un día lúgubre.

Miro a Kiri y digo.

“No tengo ningún asunto con pechos grandes.”

Kiri sonríe y dice.

“Escuché que habías despertado. ¿Debería pelar una manzana para ti?”

“Lo que tienes en el pecho son melones.”

“Fufuh, ¿puedes callarte de una vez~?”

Sonriendo, Kiri entra. Y se sienta en la silla junto a mi cama sin mi permiso.

“Yah, ¿te sientes bien?”

“Por supuesto. Estaba tan enérgico que termine en el hospital por eso.”

“Ah-jaja. Si estás así ahora, entonces vas a mejorarte. Por cierto, ¿qué es ese olor?”

Kiri dice mientras mira alrededor de la sala.

Respondo.

“Papas fritas.”

“¿Whoeh?”

“Shiro las trajo.”

“Ah~, Shinnosuke-kun, ¿prefieres las papas a las frutas?”

“No realmente.”

“Entonces…”

Dijo Kiri. Y me mira intensamente. Sus ojos están ligeramente lagrimosos. Con un rostro que parece un poco febril pero aun así lleno de tristeza y pena, me mira,

“…Entonces, ¿qué cosa te haría feliz, Shinnosuke-kun?”

Kiri me dice. Luego, extiende una mano en mi dirección.

Sujeto esa mano suya con fuerza.

“……Ah.”

Mirándola con ojos entreabiertos, le digo.

“…Como dije la otra vez, ¿qué pasa contigo?”

El rostro de Kiri está cerca. Está tan cerca que puedo sentir su respiración sobre mí. Ella es tan hermosa que parece que podría robarle los ojos a uno, y sus pechos son irritantemente inmensos.

Kiri recibe mi mirada y dice.

“…Hoy había un rumor en la escuela.”

“¿Sobre qué?”

“…Que Shinnosuke-kun… que tú ya no podrías pelear más por tus heridas y que por eso ibas a dejar la escuela.”

Entrecierro los ojos y digo.

“…Aah, ya veo. Eso explica la reacción de Shiro.”

“Oye Shinnosuke-kun. ¿Qué rayos pasó después? Después de que me fui—cómo es que tú—”

Dohn, sujeto los hombros de Kiri.

“No te me acerques tanto.”

“Ah.”

Hace ese sonido de nuevo. Me ve con una mirada sorprendida, luego, baja la voz para susurrarme.

“…En la escuela, Mizuiro Gunjou-san se ha convertido en una estrella por matar a la chica enferma. Dijeron que tú fuiste atacado por la chica enferma y no pudiste escapar—y que entonces, Gunjou-san te salvó.”

“……”

“Y sus patrocinadores empresariales aumentaron otra vez. En este momento, llegan a veinte.”

“Ohh. Eso es asombroso.”

Al decir eso, Kiri retrocede un poco y entrecierra los ojos.

“Sí. Es asombroso pero… ¿es cierto?”

“……”

“Por lo que vi de las habilidades de Gunjou-san, no debería ser capaz de hacer nada en esa clase de situación. Qué tal si, la verdad es que las cosas sucedieron al revés… y que tú fuiste el que la salvó a ella… y recibiste heridas graves por eso, entonces…”

Interrumpiéndola, digo.

“Entonces, ¿qué harás?”

“…Entonces, no la perdonaré.”

“¿Huuh? ¿Qué fue eso? No tenemos esa clase de relación, ¿cierto?”

Pero el rostro de Kiri se contorsiona ligeramente con tristeza, hace un puchero, y se lleva las manos al pecho.

“…E-Ermm.”

“¿Ah?”

“…La verdad es que, no soy muy buena en esto, así que me resulta difícil decirlo pero.”

Su rostro se sonroja. Mordiéndose el labio, dice titubeando.

“Yo, yo, erm.”

“¿…Qué pasa?”

“Yo, estoy, erm… e-enamorada de ti… creo.”

Me dice.

Miro con ojos entreabierto a Kiri sonrojada y digo.

“¿…Huuh? ¿Qué clase de trampa es esta?”

“¡No es una trampa!”

“No estoy interesado.”

“Oye, en verdad me armé de valor para confesarme, y escuchar esa clase de respuesta—”

“No funcionará. Puede que hayas ganado entre tus compañeros de clase con eso pero—el resultado debería ser claro, ¿verdad? Cada uno de ellos te abandonó y escapó, ¿no?”

Sonrío con suficiencia.

Al escuchar eso, el rostro de Kiri está al borde de las lágrimas.

“…Erm… ni siquiera yo usaría un método tan inmoral… y nunca sentí la necesidad de hacerlo de todas maneras…”

“¿Y?”

“…Aah, pero es un mal momento, supongo. Lo siento. Me retracto.”

“¿Acaso no haces eso siempre?”

“Ah-jaja… cierto. Tienes razón. Lo siento. Pero, esos sentimientos son…”

“Cállate. Aunque sean verdaderos, no puedo aceptarlos. Francamente, no tengo interés en cosas inútiles como el amor y el romance. Y tampoco tengo tiempo para eso.”

Por un instante, el rostro de Kiri se contorsionó en uno que estaba al borde de las lágrimas. Pero desapareció de inmediato. Es una persona capaz de hacer algo así. Probablemente por eso no es buena expresándose. Puede que haya recibido alguna clase de entrenamiento para controlar sus sentimientos. ¿De qué organización proviene ella?

Kiri sonríe y dice.

“Estaba bromeando~. ¿Te sorprendiste?”

“La verdad que no.”

“Todo fue una broma~.”

“Hmmmh.”

“Aunque la verdad es que no fue una broma.”

“Como sea.”

“Sí. Tienes razón. Lo siento. Bueno entonces~, nos vemos mañana.”

“No vengas de nuevo, eres irritante.”

“Ah-jaja… entonces, nos vemos.”

Se levanta.

Y deja la sala.

Me quedé mirándola distraídamente por un rato,

“…Ja… romance, amor, amistad, juventud, y cosas como esas… este lugar está repleto de gente ociosa.”

Sonrío.

En primer lugar, no tengo derecho a tener todas esas cosas. Y no tienen sentido para mí. Y ni siquiera salvé a mi propia hermana. Y he estado matando chicas. ¿Qué haría una persona como yo en temas como amor, romance, y amistad?

Además.

“……”

Quité mi manta. Levanto la parte del estómago de mi camiseta de paciente. Una cicatriz donde la herida fue cocida en mi estómago puede verse. Pero esa herida no es el problema. Afortunadamente, mis órganos fueron reparados con éxito. El problema yace en el hecho de que, como resultado de la herida, algunos nervios se dañaron y en consecuencia, ya no puedo mover mi pie derecho.

“…Hn.”

Me siento y empiezo a bajar de la cama. Intento sacar mi pierna de la cama. Pero la pierna no respondió. Era como si le perteneciera a otra persona. Es como una pesada masa de hierro. Bam, me resbalo de la cama y caigo al piso de manera poco estética. Golpeándome la cabeza.

“……”

Este es el precio de la hipocresía. El precio de actuar correctamente, inútilmente. Lo sabía, el que arriesga su propia vida para salvar la de otra persona, es un pedazo de basura que no piensa en el futuro.

“…Ja, jaja.”

Me río estúpidamente.

“Jajajajajaja.”

Me río con suficiencia con ojos entreabiertos.

Me siento, me apoyo contra la pared, y me río de mí mismo, distraídamente.

Entonces, en ese momento, siento una ligera presencia. Otra vez, detrás de la puerta. Parece que ha venido alguien.

“Ja, ¿cuán popular puedo ser?”

Murmuro, exasperado. La puerta debería abrirse pronto. No tengo tiempo de volver a la cama. De todas formas, debería estar echando a los visitantes por derecho, y aún no me he recuperado de mis heridas. No hay manera de que pueda moverme con tanta agilidad.

A pesar de todo, la puerta que tiene un cartel que dice ‘No Se Permiten Visitas’ lentamente se abre.

Una chica bajita, rubia, de tez clara está allí parada.

Es Mizuiro Gunjou.

Sólo está allí de pie.

“……”

Con ojos alicaídos, con un rostro angustiado y doloroso, me ve sentado en el suelo.

“…Shi-Shinnosuke.”

“La chica-vómito, huh. ¿A qué viniste?”

La llamé chica-vómito. Pero no se enfadó. Simplemente me ve con una mirada afligida, y con una voz temblorosa,

“…Yo, yo…”

Dice.

“¿Qué?”

“…Yo… vine a verte.”

“Ah, okey. Gracias. Pero no necesito eso, ¿puedes regresar?”

Al escuchar eso, con un rostro ligeramente asustado, dice.

“…E-Erm… si deseas eso, entonces… lo haré, pero.”

“Entonces por favor vete. Nos vemos. Adiós y chau.”

Agito la mano.

“……”

Pero ella no se movió. Con un rostro melancólico, se queda plantada en el lugar.

“¿Qué demonios? ¿No terminaste todavía?”

“Erm…”

“Date prisa.”

“Hice lo que me pediste y me quedé con el crédito por el exterminio de la chica enferma en mi informe.”

“Ya veo.”

“Además tengo la parte más grande de la ganancia.”

“Eso es grandioso, ¿no? ¿Tu Papá y tu Mamá te felicitaron?”

Pregunté en tono de burla, pero Gunjou me mira sin responder. Y procede a bombardearme con su duda.

“…Pero, ¿por qué hiciste eso? Bajo esas circunstancias… bajo esas terribles circunstancias, no necesitabas salvarme…”

“Antes de eso, primero responde mi pregunta.”

Pero ignorándome, ella continúa.

“Y además, no entiendo la razón por la que me dejaste quedarme con el crédito…”

“No quiero hablar. En primer lugar, no tengo la obligación de responderte.”

“P-Pero.”

Mientras Gunjou entra a la sala, le digo.

“Oye, no entres a la sala porque sí. Harás que la sala apeste a tu vómito.”

“……”

El rostro de Gunjou se pone lagrimoso. Pero probablemente no fue por las feas palabras con la que la etiqueté. Está mirando mi pierna.

Mi pierna inmóvil.

Parece que ya sabe sobre lo de mi pierna.

Con una voz temblorosa, dice.

“…Escuché que vas a dejar la escuela.”

“Ohhhh.”

“…Recién, escuché… del doctor que tu pierna no se volverá a mover. Que es por eso, que es por eso que tienes que dejar la escuela.”

“Hmmmh. ¿Y?”

En ese momento, el rostro de Gunjou se contorsiona. Contorsionándose hasta el borde de las lágrimas. Lágrimas empiezan a acumularse en sus determinados y almendrados ojos. Las lágrimas fluyen rápidamente. Parece que esta chica es una bebita llorona.

Con lágrimas fluyendo, me mira intensamente, entonces dice.

“E-Es… por mi culpa, que tú…”

Pero interrumpiéndola, digo.

“No seas tan arrogante. Yo tomé esa decisión por propia voluntad. No es tu culpa.”

“Pero.”

“Además, cuando te matriculas en esa escuela, también firmaste una cláusula de responsabilidad propia, ¿verdad? La herida de uno en un laberinto es la responsabilidad de uno. Es la responsabilidad de uno mismo aun si uno muere. ¿Así que por qué estás llorando tanto? Es muy fastidioso.”

“¡Pero!”

Empieza a acercarse a mí.

“¡No vengas!”

Exclamo.

El pequeño cuerpo de Gunjou tiembla de un sobresalto. Se detiene. Con ojos asustados como los de un gato, me mira.

Recibo su mirada con ojos entreabiertos, sonriendo con superioridad.

“No tengo asuntos contigo. Así que no te acerques más.”

“……”

Llorando, Gunjou me mira con un rostro que dice que no sabe qué debería hacer.

Ojos determinados.

Ojos sin fuerza de voluntad.

Ojos encantadores pero aun así, deprimidos y compasivos.

“¿Puedes irte?”

“…Shi-Shinnosuke.”

“Date prisa.”

“…V-Volveré… mañana…”

“No. En realidad, ya me darán el alta para ese entonces.”

“Eh… e-eso no puede ser posible. No es posible con tu estado actual, fue lo que dijo el doctor…”

Pero interrumpiéndola, digo.

“Hay demasiados visitantes que vienen sin que los llamen, así que me transferiré a otro hospital.”

“…Ah.”

“Sí, pero eso tampoco es tu culpa. Es todo por mi buena personalidad que tengo tantos amigos, verás~”

Gunjou no está sonriendo.

No me preocupa.

Voy hasta la cama, y levanto mi torso. Apoyándome con mi pierna izquierda. La derecha no se movió.

La expresión de Gunjou se contorsiona de nuevo.

“P-Puedo entender que no quieras verme la cara pero…”

“No tengo tanto interés en ti al punto de no querer ver tu cara.”

“P-Pero, erm… tú fuiste el que me salvó.”

“Sí~, así es. Entonces, págame. Págame la cuota por salvarte. Eso será suficiente. Y así podrás olvidarte de toda esa culpa hipócrita.”

“…Yo, yo.”

“Entonces, luego te enviaré mi número de cuenta, así que ya es hora de que te vayas, ¿no?”

“Shinnosuke.”

“Nos vemos, chau.”

“¡Shinnosuke!”

Gunjou grita enfadada.

La miro intensamente con ojos entreabiertos.

“¿…Qué?”

“…No te transfieras a otro hospital… yo… no vendré de nuevo.”

“……”

“Haré que el resto también deje de venir, así que no te transfieras a otro hospital.”

“……”

“Y además…”

“¿Todavía hay más?”

Con una mirada dolorosa, e implorante en su rostro, Gunjou dice.

“…Deberías culparme más a mí. Si sigues actuando amable conmigo después de esto, voy a… voy a…”

Me río ante eso.

“Ja, jaja, qué demonios. Si no te culpo, ¿vivirás con la culpa?”

“N-No es eso…”

“De acuerdo. Es tu culpa. Así que págame. Y quedaremos a…”

“¡No es eso! No es sobre eso… si sigues tratándome así… entonces, voy a…”

Sin embargo, ignorándola, presiono el botón para llamar a la enfermera. Esta sala es una sala privada especialmente para políticos, y una enfermera viene de inmediato.

“Erm…”

La enfermera asoma su cabeza en la sala, viendo a Gunjou llorando, y sintiéndose un poco desconcertada.

“¿En qué puedo ayudarte?”

Gunjou rápidamente se limpia las lágrimas con la mano. Y pone un rostro determinado. En frente de otros, se desespera por no mostrar su debilidad y despliega un engaño. Sin embargo, a diferencia de Kiri, ella no puede borrar sus emociones de inmediato. No puede controlar sus emociones. Su adorable rostro está lleno de una mezcla de confianza e incertidumbre. Sus largas pestañas están húmedas.

“¡…N-No es nada! Por accidente presioné el botón. Estamos ocupados, así que puede irse…”

“No tiene necesidad de irse. Yo fui el que llamó. Me daré de alta del hospital. Haga los arreglos.”

Gunjou me mira.

“E-Espera. No hemos terminado…”

“Sí terminamos. Francamente, es molesto tener a una acosadora como tú siguiéndome a todas partes. ¿Puedo pedir una muleta?”

“…De todas maneras, primero necesitamos el permiso del doctor…”

“Aah, entonces me aguantaré este hospital por ahora, sólo tráigame la muleta.”

La enfermera asiente y se va.

Gunjou entonces dice con un ápice de felicidad.

“¿No vas a irte?”

“Sí, lo haré. A quién le importa el permiso.”

“Ah…”

“Más bien, tú también deberías irte a casa. ¿No me digas que quieres quedarte a mi lado y cuidarme por el resto de mi vida?”

Sonrío mientras digo eso, pero Gunjou me mira y dice.

“…Sí… eso es lo que deseas.”

Lo dice en serio. Así de perturbada está por lo que pasó en el laberinto el otro día.

“Te estás alterando demasiado, tooonttaa.”

“……”

“Además, lo olvidarás después de un tiempo.”

“……”

“¿O acaso lograste convertirte en una heroína después de que muchos de tus camaradas—compañeros—murieran, y provocarme una herida que no puede sanarse… y quieres hacer al menos una cosa buena para compensarlo todo?”

“……”

El rostro de Gunjou se contorsiona de nuevo en uno que está al borde de las lágrimas. Justo en el blanco. Ella es del tipo arrogante y decidida que tiene un fuerte sentido de responsabilidad; una chica estúpidamente gentil.

Pero,

“Esa clase de pensamiento tuyo es un favor innecesario. Tus compañeros murieron porque eran débiles. Mi herida fue consecuencia de mi propia decisión. No tienes la más mínima responsabilidad en todo esto.”

“P-Pero…”

Sus ojos se llenan de lágrimas otra vez.

Irritado, toco su mejilla que parece casi lo suficientemente trasparente para ver las venas debajo de ella, y digo.

“No pongas una cara tan débil, Mizuiro Gunjou. ¿Acaso no eres la superestrella que tiene veinte patrocinadores empresariales? Deberías sonreír, y tomar con confianza todo el dinero, la fama, y el poder. No mires atrás. Una vez que miras atrás en esa escuela, morirás, ¿sabes?”

“…Shi-Shinnosuke.”

“…Oye, ah~, ¿qué demonios estoy diciendo? Te dije que regreses, jeez.”

Gunjou alza la vista hacia mí. Con un rostro lagrimoso. Sus mejillas están ligeramente rojas. Parece estar a punto de abrir la boca, pero la interrumpo al pincharle la mejilla.

“¡Ah, ouch! Qu-Qué estás…”

“…Estoy un poco cansado. Aunque mi herida aún no mejoró, ya tuve demasiados visitantes hoy. ¿Puedo dormir?”

“Ah, ah…”

“Y además, aunque regreses, mañana estaré aquí.”

Instantáneamente, sus ojos se abrieron de par en par.

“¡¿E-En serio?!”

“Sí. Así que vete. Rápido, vete.”

“Eh, ah, erm… o-okey. Me iré. Mañana vendré de nuevo… así que.”

Me siento en la cama. Es verdad que estoy cansado. Agito la mano para indicarle a Gunjou que se vaya.

“Rápido, vete.”

Se va de la sala,

“¡Vendré mañana…!”

Después de decir eso, cierra la puerta.

Dijo lo mismo que Shiro, Himi y Kiri.

Jeez, no lo entiendo. No entiendo sus propósitos al decir eso.

¿Qué demonios pasa con ellos?

¿Quién demonios son?

“Cuánto tiempo libre pueden tener…”

Una vez más, suspiro cansado.

La sala vuelve a quedarse en silencio.

El sonido del aire acondicionado. El suave sonido de mi respiración. Es todo lo que puedo oír.

Y el débil aroma de la esperanza permanece en la sala.

¿Es la esencia de Gunjou? ¿O la esencia de Kiri, o de Shiro, o de Himi?

Amor, romance, amistad, amante, amigo, juventud, paz, justicia, sueños, chicas, amigos—una dulce fragancia.

Una fragancia seductiva y titubeante que parece atrapar las piernas de este yo débil de diecisiete años.

Diciéndome que no hay necesidad de trabajar tan duro.

Que puedo vivir más libremente.

Excusas, razones para no hacerlo, razones para no continuar, aparecen en mi débil corazón.

“…Ja, jajaja.”

Mis piernas siempre habían estado atrapadas.

Mi pecho siempre se había sentido como si fuera a aplastarse.

Siempre que veo a hombres y mujeres de mi edad divirtiéndose y riéndose entre ellos, una tentación inútil nace desde las profundidades de mi corazón por un instante, y estoy al borde de perder contra ella.

“……”

No, seguro, sin dudas, a todos aquellos que se han zambullido en laberintos probablemente les han atrapado las piernas.

Shiro definitivamente está cargando alguna clase de oscuridad.

Kiri también, seguro, tiene alguna clase de gran secreto.

Eso también va para Gunjou. De lo contrario, no podrían haber obtenido esa fuerza.

Pero aun así, todos hablan de la inútil amistad. Del amor, del romance. Llorando y riendo de cosas sin sentido. Tomándose la molestia de venir a hablarme.

Pero, ¿por qué?

¿En qué están pensando?

“…Aun cuando en realidad… el mundo, es un lugar tan terrible.”

¿O no me digan que, en aquel momento, todos tenían una clase de fuerza distinta que sólo debería existir en los cuentos de hadas?

“…Parece que su compañía no tiene fin.”

Sonrío otra vez.

Con ojos entreabiertos, con suficiencia… sonrío, con un ápice de tristeza.

Una vez que tuve mi muleta, salí de inmediato del hospital.

Tarde.

El sol ya está bastante bajo, con sus rayos inclinados.

El cielo está rojo como la sangre.

El estacionamiento es inmenso y parece que puede acomodar a doscientos autos. Sin embargo, no hay ningún auto a la vista. Lo que puedo escuchar es el débil sonido del motor de una motocicleta aproximándose.

He escuchado ese motor antes. Su velocidad disminuye, seguido del sonido del cambio de velocidad. Una motocicleta con una chica montada en ella aparece en la entrada del estacionamiento.

Es una chica extraña, lleva puesta una bata blanca encima de su uniforme escolar.

Sanae Yayoi.

Quince años.

Mi prima quien está a cargo de un laboratorio de investigación de Taikou Fármacos. Yayoi detiene su moto frente a mí, y se saca el casco. Su largo cabello negro cae.

Yayoi sonríe, y dice.

“…Onii-sama… vi tu informe médico. Tu pierna está lastimada, parece.”

“Ja, ¿viniste a burlarte de tu primo herido? Sí que tienes una personalidad terrible.”

“…No estoy feliz en absoluto. Sin embargo, pensé que finalmente podrías confiar en mí, Onii-sama.”

“No lo haré.”

“Pero esa pierna tuya, si se trata de Taikou Fármacos—si somos nosotros, podremos arreglarla de inmediato.”

“……”

“Ya que nuestra corporación tiene un montón de tecnología mágica privada que es exclusiva para nosotros.”

“……”

“Bueno, vamos. Por favor sube. Ya he preparado una habitación para ti en el laboratorio de investigación, Onii-sama…”

La interrumpo y digo.

“Oye Yayoi. ¿Puedo preguntarte algo?”

“¿Qué pasa?”

“Sabes.”

“Sí.”

“…Sobre este incidente, ¿qué tanto sabes?”

Después de decir eso, la miro intensamente.

Pero la expresión de Yayoi no cambia.

Continúo.

“…Los que investigaron el laberinto fueron ustedes, Taikou Fármacos. La unidad de exploración cometió un error en sus escaneos. Fue un error que los informes dijeran que el laberinto era de rank 0.4. Probablemente era un laberinto de rank 20, ¿cierto?”

“Lo siento. Respecto al asalto de esta vez, no estoy muy segura sobre los detalles… ¿por qué no vienes conmigo a la corporación y les preguntas?”

Sin embargo, ignorándola, sigo.

“¿Acaso una chica enferma de rank 20 puede engañar a Taikou Fármacos? La verdad es que ustedes ya sabían qué clase de laberinto era, ¿no?”

“Erm, Onii-sama…”

“Lo sabían y aun así nos enviaron a asaltarlo. ¿Qué clase de experimento es ese? ¿Qué estaban haciendo allí?”

“¡Onii-sama!”

“No soy tu hermano.”

Pero sin preocuparse por mi comentario,

“Onii-sama, por favor escúchame. Fue un experimento necesario.”

Yayoi rápidamente lo admitió.

Recuerdo los cuerpos muertos de varios compañeros de clase por un instante. Recuerdo a la difunta Asahi Momoka, quien me agradeció.

Y todo eso fue por un experimento necesario, dijo.

Entrecierro los ojos, y sonrío.

“¿…Mataron a todas esas personas sólo por un experimento?”

“No podía evitarse.”

“Jaja.”

“Además es un experimento necesario para poder salvar a tu hermana Saki, Onii-sama.”

“……”

Miro a Yayoi.

Deslumbrándome con una sonrisa, Yayoi dice.

“Pero te contaré todo cuando vengas al laboratorio conmigo. Así que por favor ven conmigo.”

Extiende una mano hacia mí.

Miro esa mano.

“¿…Y si digo que no?”

Yayoi responde.

“No necesitas ser tan precavido. Onii-sama, eres una persona importante para mí… y además la corporación tiene una buena opinión de ti ahora.”

“……”

“Como el laberinto de esta vez fue creado por el hombre—nosotros fuimos los que forzamos el arranque de la enfermedad en Asahi Momoka, por lo que pudimos monitorear todo lo que pasó adentro.”

“¡¿Qué?!”

¿Laberinto creado por el hombre?

¿Forzar el arranque de la enfermedad?

¿De qué diablos está hablando esta chica?

“Por eso, después de ver lo excelente que eres, como lograste lidiar con un laberinto de rank 20 y saliste con vida…”

Si todo eso ha sido visto por la basura, entonces, dejar que Gunjou se lleve todo el crédito fue en vano.

Yayoi continúa contenta.

“La corporación te quiere definitivamente, Onii-sama. Están diciendo que te quieren como un mago o investigador interno. Por supuesto, yo ya sabía que algo así pasaría—¡después de todo, ya sé lo asombroso que eres desde hace mucho tiempo!”

Miro su rostro.

Su cara que está brillando por saber que su primo es reconocido por la organización a la que pertenece.

Su rostro exultante sin remedio por el hecho de que su primo logró sobrevivir y matar a la chica enferma, Asahi Momoka.

Es un rostro ‘natural’. Cosas así probablemente son naturales en el mundo en que ella ha crecido, Taikou Fármacos.

No, es lo mismo en cualquier parte. Es lo mismo en cualquier país, en cualquier compañía. Experimentos con humanos es algo natural.

Amor, romance, justicia, palabras infantiles y tontas como esas son inútiles.

“…Haah.”

Suspiro, exasperado. A continuación,

“Pero, ¿qué tal si digo que aun así no puedo ir contigo?”

Al escuchar eso, Yayoi responde con una sonrisa.

“Eso no es posible. Ya no puedes escapar de nosotros. Yo fui la que jugueteó y bloqueó los nervios de tu pierna.”

“…Aah, así que fuiste tú, huh.”

“Además, no tienes tu 《Headphone Fuzz》, ¿verdad? Cuando te llevaron al hospital, en secreto te lo quité.”

Yayoi lentamente saca mi 《Headphone Fuzz》 del bolsillo de su bata blanca, y sonríe.

“Seguramente sea peligroso luchar con un mago de primera que puede completar un laberinto de rank 20 pero—incluso si se trata de ti, Onii-sama, eres simplemente una persona común sin tu 《Headphone Fuzz》.”

“……”

“Pero aun así, sólo por si acaso, traje a los magos de las fuerzas especiales de la corporación.”

De repente, en ese momento, instintos asesinos llenaron mis alrededores. Parece que han usado alguna clase de magia para ocultar sus presencias. Ocho hombres, vestidos con uniformes militares, aparecen alrededor de Yayoi. Cada uno de ellas lleva un 《Headphone Fuzz》《Especializado de Taikou Fármacos Tipo 2》.

No son magos extraordinarios. Si tan solo tuviera un 《Headphone Fuzz》no importa cuantos sean, podría encargarme de ellos.

Pero en este momento, estoy desarmado. Inútil. Basura. No tengo un solo《Headphone Fuzz》para usar contra mis elaborados oponentes.

“Maldición.”

Doy un gran paso hacia delante con mi muleta. Y empiezo a acercarme para quitarle mi 《Headphone Fuzz》 de la mano izquierda a Yayoi.

Sin embargo, con un rostro sonriente y encantado,

“En un instante, en un destello, en el tiempo de un destello ♪—Acceleration switch.”

Yayoi murmura. Es más lenta que la mía. Probablemente es otra magia más simple que la mía. Pero con una velocidad que supera de manera abrumadora a mi velocidad humana, ella da un paso atrás. Alejándose de mí. Aunque estoy desarmado, ella está perfecta y completamente en guardia respecto a mí.

Ya no puedo esperar ganarle.

Con mi objetivo alejándose en un instante, de inmediato caigo al suelo. Incapaz de hacer nada.

Irritado, alzo la vista al cielo con ojos entreabiertos.

El cielo que ingresa en mi visión es rojo.

Con rayos de sol inclinados, el cielo es rojo como la sangre.

Lo sabía, algo inútil como la esperanza no existe. Cosas como amor, romance, amistad, justicia, todas esas ilusiones indulgentes no existen en este mundo.

“…Ja, jaja, jajajaja.”

Debería haberlo sabido. Se acabo en el instante en que bajé la guardia.

El único que está tratando de salvar a mi hermana soy yo. El resto son hipócritas arrogantes egoístas que no tienen interés en los demás.

No tengo camaradas. No tengo amigos. Si no me pongo en el hombro todo yo solo y peleo, definitivamente no podré salvar a mi hermana—ya debería saber eso, pero aun así, terminé equivocándome fácilmente en mi decisión.

Salvar a Gunjou.

Salvar el mundo.

Y en consecuencia, no puedo salvar lo que es importante para mí.

“…Jeez, ¿qué demonios he estado haciendo?”

Dije con una voz cansada. Dirijo mi mano hacia el cielo. La mano que no podía sujetar nada.

Al hacerlo, algo parecido a cadenas se envuelven en ella.

“¡Sujétenlo!”

Dicen los magos de las fuerzas especiales de Taikou Fármacos. Una tras otra, cadenas que nacieron de la magia me envuelven los brazos, las piernas, y el cuello.

Yayoi dice.

“No sean rudos. Es mi primo.”

Cállate, quería decir pero no pude hablar.

Se acabó.

Con eso, se acabó—

Así es, pensé.

Sin embargo, una extraña voz resuena.

“…Penitence Severance switch.”

La voz baja de un hombre.

Y de repente, justo frente a mis ojos, un gran cuchillo aparece. Fácilmente corta mis cadenas.

“¡¿Q-Qué pasó?!”

Ante los magos que gritan, un hombre con cabello gris y ojos rojos aparece.

Es Shiro.

“¿Qué demonios estás haciendo, huh?”

Yayoi mira a Shiro y frunce el ceño.

“¡Oigan ustedes, ¿qué están haciendo?! ¡Dense prisa y sujeten a mi hermano!”

Los magos activan sus 《Headphone Fuzz》. Parece que están activando alguna clase de magia ofensiva.

No obstante, ante esos magos, uno tras otro, hombres y mujeres jóvenes que llevan el uniforme de la 《Preparatoria Metropolitana Kichijouji》 aparecen.

Kiryuu Kiri.

Yuuyami Himi.

Endou Yousuke.

Mizuiro Gunjou.

Todos están usando 《Headphone Fuzz》 especiales que los magos normales no pueden usar. Aun si los oponentes tienen treinta magos de las fuerzas especiales de Taikou Fármacos con ellos, probablemente no podrán hacerles nada a Shiro y el resto. Ya que las personas de mi lado son todos un montón de idiotas que han arriesgado sus vidas para asaltar un laberinto lleno de todo tipo de amenazas horribles y monstruosas.

Pero no tengo idea de por qué están aquí. No tengo idea de por qué estos idiotas se tomarían la molestia de venir a salvarme.

A pesar de que son extraños.

A pesar de que todos son extraños.

“¿…Qué rayos… qué rayos pasa con ustedes, chicos?”

Pregunto.

La verdad que no lo entiendo.

Las acciones de estos chicos van muy en contra del mundo oscuro y frío que yo conocía y en el que vivía.

Pero aun así, con rostros que dicen, ¿por qué estás preguntando eso?, Kiri, Himi, Yousuke, y Gunjou voltean hacia mí.

Y por último, con un rostro que dice, es un hecho,

“¿Ah? Por qué, preguntas… obviamente es porque somos tus camaradas.”

Shiro me dijo algo estúpido.

“……”

Camaradas.

Camaradas.

Camaradas…

Por un instante, me quedo sin palabras. Respondiendo a esas palabras infantiles, desconcertantes, incomprensibles y tontas,

“…No, bromeen conmigo… ustedes me ponen la piel de gallina.”

Mi voz… temblaba.

Todos ellos sonríen, contentos. Brillando del deleite. Malditos sean. De verdad me están fastidiando.

Quizás porque se ha dado cuenta de que su situación se ha vuelto desfavorable, Yayoi empieza a retroceder.

Kiri pregunta.

“…Oye, Shinnosuke-kun. ¿Tenemos que seguirla?”

Ella ya está blandiendo su espada japonesa mágicamente conjurada. Es una espada púrpura, con distinta forma que la que usó en el laberinto. Es una magia diferente. Por su tono, parece que está diciendo que puede atrapar a su oponente si se toma el tiempo de perseguirla.

Digo. Con una voz ligeramente alta.

“Yayoi. ¡Deja mi 《Headphone Fuzz》! ¡O de lo contrario, iremos por ti!”

Tras lo cual, Yayoi se detiene. Y voltea. Mirándome con ojos fríos,

“…Onii-sama, soy tu única aliada, ¿sabes?”

“Cállate.”

“…Sólo por conseguir—sólo por conseguir algunos camaradas, ¿qué bien se logrará? ¿Esto cambiará el mundo? ¿Acaso este mundo… acaso este mundo que ambos hemos contemplado… se ha convertido en un lugar tan inocente y gentil?”

Dijo Yayoi.

Entrecierro los ojos.

Tiene razón. Tiene toda la razón. El mundo no es tan alegre. Si lo fuera, entonces Asahi Momoka no me hubiera llamado buena persona. Mi hermana no se hubiera enfermado. La gente no hubiera muerto ni lamentado.

Pero aun así, aun así,

“No es asunto tuyo lo que sea que piense. Y en primer lugar, ya lo dije varias veces pero no soy tu hermano.”

“¿…En verdad?”

“Sí.”

“Bueno, lo dejaré así por ahora…”

Deja mi 《Headphone Fuzz》 en el suelo.

“…Lo dejaré así por hoy y me iré a casa. Pero no me rendiré.”

Tras lo cual, Yayoi desapareció. Los magos de Taikou Fármacos también desaparecieron.

Todo sucedió en un momento. Apareciendo de repente, y desapareciendo de inmediato. La motocicleta se cae. Me pregunto si ella enviará alguien a recogerla luego.

Shiro mira la motocicleta cuya dueña se ha ido, luego dispersa el cuchillo en su mano. Entonces, voltea a verme,

“Entonces, ¿qué clase de lío estabas armando? ¿Quién es esa?”

Me encojo de hombros.

“Nadie. No es nadie.”

“Cómo que no es nadie. Ah, ¿no me digas que es tu ex?”

“No.”

“Pero dijo que no iba a rendirse…”

“Cállate. Es mi prima.”

Yousuke entonces dice,

“¡En serio, eres un pervertido! Pensar que sales con tu prima…”

Interrumpiéndolo, Kiri dice.

“Qué, qué, no puedo dejar pasar eso.”

Gunjou también me mira intensamente.

“¿…Es eso verdad?”

“¿Qué cosa?”

“Que eres un pervertido que sale con su prima.”

“¿Huuh?”

Empecé pero me rendí. Ya no tengo la energía para hablar en serio con estos chicos.

Así que, con un rostro cansado, digo.

“Sí. Sí. Así es. Es bastante asombroso. Nuestra relación va mucho más allá. Nuestra inmoralidad está en un nivel que haría que me expulsen de la escuela escuché por ahí.”

“Qué.”

“Qué.”

Miradas impactadas aparecen simultáneamente en los rostros de Kiri y Gunjou, y por último, Himi golpea su mano con un pohn, y dice con una cara seria.

“Aah, ¿es por eso que Shinnosuke-kun tiene que dejar la escuela?”

¿Qué demonios pasa con ella?

Encima, todos empezaron a parlotear entre ellos. Empezaron a parlotear sobre eso de manera inútil, sin sentido, y tonta.

Y finalmente, Yousuke dice.

“Por cierto, Shinnosuke.”

“En verdad naciste para ser una persona que le encanta actuar casualmente con los demás, huh.”

“Bueno, bueno. De todas maneras, he querido preguntarte esto pero, ¿todavía estamos en una situación precaria? Esos tipos volverán…”

Niego con la cabeza.

“No lo creo.”

Probablemente no atacarán a todos estos magos que son capaces de producir resultados de sus asaltos a laberintos sin amplia preparación.

Yousuke asiente y dice.

“Ya veo. Entonces, sigamos con nuestra charla, ah, hagámoslo en ese lugar. El lugar que acordamos.”

“¿Huh? ¿Acordamos? ¿Qué es eso?”

“Vamos a un restaurante familiar. Ya estoy cansado de la comida del hospital.”

Por supuesto que respondo de inmediato.

“No, gracias.”

Gunjou está del mismo lado que yo.

“Yo tampoco.”

Pero Shiro me sujeta,

“Te salvamos, ¿y así nos agradeces?”

“Hah, eres bastante condescendiente, Shiro.”

Me resisto con ojos entreabiertos, pero Yousuke sonríe.

“Así es, así es. Somos un montón de gente condescendiente. De todas maneras, vayamos. Primero a un restaurante familiar, luego al karaoke.”

“Definitivamente no.”

Grito enojado, pero encima de una pierna inútil, no tengo mi 《Headphone Fuzz》 y no puedo resistirme. Los dos me llevan con ellos.

“Oigan, oigan, tienen que estar bromeando… Esperen. Kiri, sálvame.”

Pero Kiri también sonríe contenta,

“Shinnosuke-kun, iré a recoger tu 《Headphone Fuzz》 por ti.”

Y se va.

Por alguna razón, Gunjou también camina lentamente sin irse a casa. Tiene ese rostro triste otra vez. Mirando mi pierna inmóvil que llevo a rastras.

“…Ah, lo que me recuerda, Gunjou.”

“¿…Uwuh?”

“Mi pierna derecha sólo tiene los nervios bloqueados y parece que puede arreglarse, así que no pongas más esa cara, ¿sí? Es muy deprimente.”

“¿Eh?”

El rostro de Gunjou,

“¿Eh? ¿Eh? ¡¿En serio?!”

Gradualmente se ilumina. Lágrimas se acumulan en sus ojos. En serio es deprimente.

Encima, voy a ir a un restaurante familiar y al karaoke con este montón de deprimentes.

“Esto tiene que ser un chiste, jeez.”

Mientras me llevan, alzo la vista al cielo, exasperado.

El sol ya se ha ocultado por completo en el cielo, y la noche empieza a esparcirse.

Hay muchas nubes.

No puede verse ninguna estrella.

Aun así, por alguna razón, cuando lo miro, no puedo ver que el mundo se oscurece.

Este debería ser un mundo podrido, asqueroso, sin remedio, un lugar de mierda donde todos están jodidos por la hipocresía y la decepción, pero aun así, por alguna razón, en este momento está surgiendo un extraño sentimiento dentro de mí.

“……”

Y entonces, en el cielo nublado, una solitaria nube creciente resplandece, como si se estuviera riendo de mí.

 

NOTAS DEL TRADUCTOR:

(1) Espada Sagrada.

 

Traductor al Inglés: Larethian (Baka-Tsuki)
Traductor al Español: nahucirujano
Corrección: Cristoww, nahucirujano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: