Capítulo 3 – Rebelión

Rakudai_Kishi_no_Chivalry_Page_142 (converted)

PERIÓDICO MURAL DE LA ACADEMIA HAGUN
Personajes —— Escritora • Kagami Kusakabe

IKKI KUROGANE

■ PERFIL
Afiliación: Academy Hagun, Año Uno Clase Uno
Rank de Caballero: F
Artes Nobles: Ittou Shura
Apodo: Caballero Fracasado (El Peor)
Resumen Personal: Una persona poderosa, un inconformista que se concentra en el manejo de la espada

Gráfica de Atributos (empezando por el extremo izquierdo, siguiendo el sentido de las agujas del reloj)
Habilidad Física: A
Suerte: F
Poder Ofensivo: F
Poder Defensivo: F
Cantidad de Maná: F
Control de Maná: E

¡Checkeo de Kagamin!
Aquí tenemos un perfil que te toma por sorpresa y te hace pensar reflexivamente, “Oye, revisa este estatus. ¿Qué piensas de este chico?” “¡…Parece muy atractivo!” ¡Ese nivel máximo de habilidad física, que puede ser aumentado al usar Ittou Shura, es lo más destacable! ¡Por último, su lindo rostro también es un punto encantador!

***

Kurogane Shizuku tenía un hombre del que estaba enamorada.

Él era un chico mayor que ella por un año, la única persona que le mostraba una dulce sonrisa entre los adultos que siempre la rodearon desde la infancia. Se trataba de su hermano mayor.

La razón por la que de repente lo besó en su reunión fue exactamente por amor. Sin embargo, Shizuku no veía de esa manera a Ikki al principio. Hasta hace cuatro años, Shizuku anhelaba a Ikki sólo como su hermana menor. Sus sentimientos cambiaron cuando Ikki se fue de su hogar, pero no había sido romance lo que sintió luego de separarse de él.

Cuando Ikki desapareció hace cuatro años, Shizuku entendió por primera vez en qué clase de situación se encontraba él luego de ver el estado de sus padres, su hermano más grande y los demás parientes. Él fue tratado como si no existiera incluso luego de que desapareció.

Luego de comprender ese hecho, ella fue sacudida severamente por su propia ignorancia y descaro. El dolor que siempre rodeaba a su hermano quien siempre la miraba con una sonrisa, ¿por qué ella no se había dado cuenta más pronto? ¿Por qué no se había dado cuenta antes de que su hermano desapareciera de esa manera, a pesar de que siempre estaba cerca de él?

El arrepentimiento en su corazón que no podía ser removido continuaba atormentándola, y eventualmente ese sentimiento cambió a enojo hacia los adultos de la casa. Odio violento hacia ellos, quienes sólo por una ridícula razón como la falta de talento, siempre se interponían en el camino de su querido hermano mayor quien ya había dejado la casa Kurogane y cortado todos los vínculos, ya que “Un Caballero Rank F proviniendo de la casa Kurogane sería una desgracia”.

Era por eso que Kurogane Shizuku estaba decidida. Al demonio con lo “prohibido”. No importa si su padre, su madre, si el mundo ya no amaba a su hermano. Ella ya no deseaba nada más en absoluto de ellos.

Ella lo amaría en lugar de su madre, padre, hermano, hermana, amigo, y amante. Lo amaría tanto que no habrá otra persona en el mundo que lo ame tanto.

—Pero, exactamente era por eso que había un problema que apareció y que no podía tolerar para nada. Obviamente, era la mujer que se llamaba a sí misma la esclava de Ikki, Stella Vermillion.

Stella definitivamente estaba interesa en Ikki como una persona del sexo opuesto. Era una mujer como Shizuku, que amaba al mismo hombre. Shizuku podía entender eso con sólo mirar.

Con el pretexto de una promesa, Stella estaba seduciendo a Ikki. Esa mujer era un monstruo intolerable. Además, parece que Stella estaba interesa en cruzar la línea con su hermano, y estaba avanzando peligrosamente. Incluso hoy, luego de que hoy se acabara el arresto domiciliario de Shizuku y ella invitara a Ikki a ver una película con la excusa de felicitar a su hermano, Stella de inmediato se entrometió y proclamó que ella también iría.

Shizuku no podía soportarlo en absoluto. Y su hermano, siendo su hermano, se rindió luego de recibir una plausible razón como “Aún no conozco mucho este país así que me gustaría tener más información” y le permitió a Stella venir. Era fastidioso a su propia manera, pero por supuesto la molesta era esa mujer, no su hermano. Eso era seguro, porque en el mundo de Kurogane Shizuku, su hermano era el hombre más increíble de todos.

Era por eso exactamente que no tolerará que Stella rodee constantemente a Ikki.

“…Esa perra.”

“Oh cielos. Pareces estar de muy mal humor también hoy.”

La que le mostró una inconfortable sonrisa a Shizuku quien acababa de maldecir mientras le secaba y peinaba su cabello era su compañera de cuarto, Arisuin Nagi.

“¿Otra vez pasó algo con esa princesa?”

“…Sí.”

Shizuku respondió con hirviente furia mientras Arisuin le peinaba su cabello. Ella siempre conversaba educadamente con todos, incluso con Stella y por supuesto con su hermano, pero no era tan reservada con Arisuin. Su expresión no era la usual; estaba haciendo un puchero.

“Fufu. Una doncella enamorada sí que lo tiene difícil.”

Arisuin ya estaba consciente del complejo de hermano de Shizuku. Shizuku fue la que le contó todo, lo que la propia Shizuku pensaba que era milagroso. Era alguien que naturalmente odiaba a los demás, y no tenía nada que ver con el género. Hombres y mujeres, en otras palabras, Shizuku no apreciaba a los llamados humanos. En primer lugar, su timidez se convirtió en desconfianza luego de que Ikki se fue de la casa.

En este mundo, había padres que no sentían nada por sus hijos. ¿Entonces en quién se suponía que debía confiar aquí?

Pero incluso le contó a su compañera de cuarto, Arisuin, sobre su amor por su hermano. A pesar de que se conocían desde hace apenas una semana.

De alguna forma parece divertido hablar con Alice…

Arisuin le permitía a los demás decir lo que querían decir, escuchaba lo que los demás deseaban que ella escuchara, y cuando Shizuku estaba encantada acerca de algo, ella también se ponía contenta sobre eso. Nunca se metía en temas que Shizuku no quería compartir. Shizuku no tenía otros hermanos además de su hermano más grande por lo que ni siquiera podía suponer, pero si tuviera una hermana mayor la modelo perfecta definitivamente sería Arisuin. Era por eso que a veces Shizuku simplemente compartía demasiado con Arisuin.

“Oye, Alice.”

“¿Qu~é?”

“…Una hermana que ama a su hermano, ¿es tan extraño?”

Sabía que estaba hablando como una niña mimada. Por supuesto que una hermana brocon no era normal. No era necesario preguntarlo, ¿pero por qué lo hizo? Había una sola razón: quería que Arisuin supusiera sus sentimientos, y le diera una respuesta distinta. Y así—

“Si contesto con mi sentido común, entonces por supuesto que es extraño. No creo que la sociedad acepte algo como eso. Shizuku debería entender eso incluso sin que yo lo diga, ¿no? Pero si dices que lo amas a pesar de eso, pienso que es un espléndido y verdadero amor.”

Como se esperaba, Arisuin supuso bien.

“Perdón, Alice. Acabo de preguntar algo patético…”

“¿Ara, no está bien? Si alguien se pone contento y siente alivio con algunas simples palabras, entonces eso es algo precioso, porque esas palabras nacieron no por maldecir a los demás, sino por apoyarlos. Y yo misma pienso que el amor de Shizuku es algo de lo que nunca hay que avergonzarse, verdaderamente, si puedes pensar tanto en él solamente.”

“Gracias. No me siento ni un poco avergonzada de cómo me siento. Pero aun así, me inquieta pensar si Onii-sama me aceptará o no.”

“Eso se volverá una competencia de paciencia, creo. La otra parte piensa fuertemente en ti ‘como una hermana’, y convertir ese sentimiento en ‘como una mujer’ será un gran obstáculo. Para la princesa, ella tiene la ventaja aquí ya que no tiene que saltar esa valla.”

“Uuu…”

Shizuku se deprimió ante el calmado análisis de Arisuin. En realidad, Shizuku no era una chica cuyos pensamientos se alejaban tanto del sentido común. No quería impulsarse a sí misma sobre su hermano; entendía muy bien ese punto. Pero exactamente era por eso que tenía que dar un paso adelante incluso si significaba aflojarse un poco los tornillos de su cabeza.

De todas maneras, primero tenía que cambiar su posición de hermana a mujer a los ojos de Ikki, como un ataque de saturación. La distancia entre ellos se había agrandado luego de estar separados por cuatro años, y si no lograba eso ahora, no tendrá chance en absoluto. Sin embargo, aun si era un ataque de saturación, si no encantaba a su hermano lo único que logrará será que ella ya no le agrade. Sus acciones sólo comprarán su disgusto. Algún día, quizás incluso deje de amarla como su hermana.

A decir verdad, Shizuku siempre estaba cargando con una inquietud que podía hacerla llorar en cualquier momento. Pero—

“No pongas esa cara desanimada. Tu rival tiene un obstáculo llamado ‘posición social’. Pero no hay ningún hombre que odiaría que una mujer se le acerque intensamente. Y si es una linda chica como Shizuku… todo resulta más emocionante.”

Arisuin continuó luego de sentir el descontento de Shizuku.

¿Pero eso es verdad…?

Shizuku no entendía a los llamados hombres, pero si Arisuin dijo eso, los hombres deben ser así. Sin dudas, Arisuin entendía más sobre hombres que ella.

“Gracias, Alice. Ahora me siento mucho mejor.”

“De nada♪… Pero aun así, besarlo apenas después de encontrarse es demasiado, sabes. Sé que también fue para resolver tu decisión, pero si haces algo tan grande así de la nada, en cambio causará lo opuesto, fortalecer su guardia.”

“…Eso, también me arrepiento de eso…”

“Entonces está bien. Tienes que derretir la consciencia de un chico lenta y cuidadosamente… como cuando lames un caramelo con tu lengua: dulce y suavemente. Bueno, déjame la cita de mañana a mí. Te realizaré un cambio de imagen que nunca antes has visto.”

“Es cierto. Tengo a Alice conmigo. Nunca perderé contra esa persona.”

Si la oponente usará su posición como “esclava absoluta”, entonces todo lo que Shizuku tenía que hacer era usar su posición como hermana al máximo. No planeaba rendirse. Era la única que podía entender a su solitario hermano, el amable hermano que nadie podía entender y que tuvo que irse de la casa en la que había nacido. No podía dejárselo a una mujer como esa princesa. No se podía confiar en los extraños, porque todos y cada uno de ellos definitivamente estaban pensando en sus propias intenciones, y Shizuku era la única que nunca traicionaría a su hermano. Nunca lo entristecería. Se quedaría con él para siempre. Sus sentimientos por él eran más profundos que la eternidad. Fue por eso que vino tan lejos por él.

Nunca… nunca se lo entregaré a esa mujer.

Recuperó la motivación que perdió cuando Stella se entrometió en su cita. Las palabras de Arisuin le dieron coraje.

“¡Haré mi mejor esfuerzo!”

“Ese es el espíritu… Okey, terminé.”

Luego de finalizar el cuidado del cabello, Arisuin apagó el secador. Mientras Shizuku inclinaba la cabeza un poco, su cabello plateado susurró. Estaba completamente distinto de cuando se lo arreglaba ella misma. Las habilidades de Arisuin definitivamente eran asombrosas. Cuando supo eso, dejó de ocuparse de su apariencia ella misma. Estaba siendo consentida completamente por Arisuin.

Yo también quiero hacer algo por Alice, pero…

Pero, ¿qué podía hacer por Arisuin? Volteando, Shizuku pensó en algo.

“Eso es. Oye, Aluce. La película de mañana, ¿quieres venir?”

“¿Ara, está bien? ¿No estorbaré?”

“Está bien… El momento en que ella se unió, la cita ya estaba arruinada.”

“Fufu. Bueno eso es verdad. Entonces por favor cuida de mí. Estaba pensando en hablar al menos una vez con el hermano del que Shizuku está tan orgullosa.”

De acuerdo. Parece que funcionó.

Entonces, lo primero era enviarle un mensaje a Ikki sobre eso. Ikki iba a ir con su compañera de cuarto, por lo que seguramente entenderá.

“Parece que mañana va a ser divertido. Si resulta ser un buen hombre quizás yo también vaya por él.”

“¿Eh? Perdón, no escuché bien. Podrías repetirlo otra vez… si es que puedes, claro está.”

“¡Lo siento, fue una broma así que por favor deja de apuntar Yoishigure a mi arteria carótida!”

No había problemas si era una broma, pero si lo decía en serio Shizuku no podría evitar desangrar a Arisuin.

♦♦♦♦♦

A la mañana del día que Ikki prometió ir a ver una película con Shizuku, las figuras de Kurogane Ikki y Stella Vermillion podían ser vistas esperando en las puertas principales de la academia.

No estaban vestidos con sus usuales uniformes. Ikki estaba usando una confortable camiseta y jeans. Stella llevaba puesto un cárdigan que tenía un aire primaveral, encima de una blusa blanca elegantemente adornada.

“Llegan tarde. ¿Qué están haciendo?”

“Podríamos haber salido juntos si estuviéramos en los mismos dormitorios pero…”

Ikki y Stella estaban en el dormitorio número uno. El cuarto de Shizuku estaba en el dormitorio número dos. Estaban a lados opuestos en el campus, con el edificio escolar principal ubicado entre ellos. Era por eso que se encontrarían en la entrada.

Pero la hora de su encuentro ya había pasado hace mucho y la figura de Shizuku seguía sin aparecer.

“Bueno, supongo que estarán aquí en un momento… pero aun así, esto es inesperado. Nunca pensé que a Stella le interesaran las películas.”

Cuando Shizuku invitó a Ikki a ver una película, Stella de inmediato se sumó con un “¡Yo también iré! ¡Definitivamente iré! ¡Iré aunque no quieras que vaya!” Ikki recordó a Stella mostrando una cantidad increíble de energía.

“…Es que, si te dejo a solas con Shizuku en un lugar estrecho y oscuro como ese… es muy peligroso.”

“¿Eh? ¿Qué es peligroso?”

“¡Tu inexistente sentido de impedir desastres! ¿Olvidaste lo que pasó el primer día?”

“Ah—”

Bueno, no, ciertamente Ikki aún lo recordaba. No había manera de que lo olvidara. A decir verdad, ese había sido su primer beso.

“Si esa es la preocupación, ¿acaso Shizuku no se disculpó al día siguiente? Ella dijo, ‘me dejé llevar por la emoción al verte. Estoy reflexionando sobre eso’. Y además, sólo soy un hermano mayor para Shizuku así que no me comerán vivo otra vez.”

“…Si en verdad te dejas arrastrar de esa manera entonces toma algo de distancia…”

“¿Eh? ¿Dijiste algo?”

“Te dije siscon.”

“¡N-No soy un siscon! No, Shizuku es mi importante hermana menor y la amo mucho, pero Shizuku es mi hermana, ¿sabes? ¡Y estamos relacionados por sangre! ¡Definitivamente no voy a empezar a verla como mujer sólo porque nos hemos separados por cuatro años!”

“¿En serio? ¿No te dejarás cautivar por ella de nuevo?”

“¡En serio!”

Es imposible que pueda emocionarse luego de ver a su hermana.

…Mejor dicho, yo no haría eso.

Quizás debido a lo del primer día, era doloroso para él negar simplemente algo tan obvio. Mientras lamentaba lo poco que ella confiaba en él… la otra parte llegó.

“Perdón por hacerte esperar, Onii-sama.”

“Ah, Shizu-”

“Llegas tarde. Qué estabas…”

Las expresiones de Stella e Ikki quienes voltearon para responder, de inmediato se congelaron.

“Lo siento. Me tardé mucho eligiendo qué ropa usar.”

La Shizuku que se estaba disculpando mientras hacía una reverencia… por alguna razón lucía mucho más linda que lo usual. Eso también… era un poco anormal. En este momento estaba usando un atuendo de Lolita Gótica que hacía un excelente uso de su cabello plateado y su pequeña contextura. Su ropa le quedaba muy bien a Shizuku quien originalmente era una muñeca de porcelana, e incrementaba su encanto enormemente. Lucía mucho mejor en estas ropas que con el uniforme escolar.

Sin embargo, este estilo era algo que a Shizuku le gustaba usar hace mucho tiempo, y a Ikki le resultaba familiar. Y como era familiar, ¿él no debería reconocerla simplemente como su hermana vestida con esas ropas? Pero eso no pasó. La magia que Shizuku emanaba no lo permitía.

…H-Hermosa.

En medio de la luz del sol, al punto del escenario a su alrededor opacándose, quedó capturado por Shizuku parada frente a él. ¿Por qué estaba usando una magia diabólica que hacía que llamara su atención a tal extremo? Ikki quien acababa de declarar ‘No me dejaré cautivar’ estaba en silencio, y el dorso de su lengua se había secado… pero al verla otra vez, rápidamente notó la verdadera forma de la artesanía diabólica.

Era maquillaje. Mirando con atención, sus ojos estaban pintados con suaves sombras, y tenía un ligero color carmesí en sus labios. Sus cejas estaban perfectamente recortadas, y cada hebra de su cabello plateado danzaba con la brisa, al extremo de emanar un ligero resplandor plateado, como si la propia Shizuku estuviera brillando.

Todos estos cambios mejoraron su apariencia sin eliminar ni un poco de su encanto; más bien, aumentaron su encanto varias veces. Hacían ver a Shizuku no como una “hermana”, ni una “niña”, sino como una fascinante “mujer”.

“¡Qu-Qué pasa con eso! ¡Eso es trampa! ¡Esa cara, definitivamente no fue hecha por una amateur! ¡¿Llamaste a una estilista para hacer eso?!”

“No soy una princesa así que no haría eso, y no conozco a ninguna estilista. Mi compañera de cuarto fue la que lo hizo.”

“¿Compañera de cuarto?”

“Ah, ¿fue la tal Arisuin-san que también vendrá hoy?”

Él ya había aprendido el nombre por el mensaje. De acuerdo a Shizuku, era una persona del tipo “onee-san”.

“Sí, debería estar aquí pronto.”

“Jeez, Shizuku es muy rápida. Si te tropiezas, arruinarás el maquillaje, ¿sabes?”

Mientras Shizuku decía eso, Arisuin inmediatamente apareció a la vista de Stella e Ikki. Pero—

““¿Eh?””

Sus expresiones se congelaron otra vez.

Eso fue porque la persona que hizo ese maquillaje de nivel profesional para Shizuku, sin importar cómo la mires, era un hombre.

♦♦♦♦♦

“Ufufu. Es un placer conocerlos, y gracias por invitarme hoy. Soy la compañera de cuarto de Shizuku, Arisuin Nagi. No me gusta que me llamen por mi nombre completo, así que me hará feliz si me llaman Alice♪.”

El hombre con una alta y delgada figura estaba vestido de manera similar a Shizuku… con una apariencia estilo visual-kei (1), se sacó su sombrero hongo y los saludó educadamente, extendiendo su mano por un apretón de manos.

Rakudai_Kishi_no_Chivalry_Page_159 (converted)

“E-Eh, erm, es un placer conocerte.”

“Ah, sí, yo también…”

Conforme los dos regresaban el apretón de manos con nervios, no podían ocultar su intranquilidad.

“O-Oye espera, ¿de qué se trata todo esto?”

“…Espera, estaré en problemas si me preguntas eso.”

Ambos pensaban que Arisuin era una chica, pero sin importar como lo mires, Arisuin era un chico. Aunque puede que sea un poco delgado para un chico, no era lo suficiente como para confundirlo por una mujer. Era más alto que Ikki, probablemente pasaba los 180 centímetros.

“Pero su tono y comportamiento son femeninos, ¿cierto? ¿Es una broma? ¿Debería reírme?”

“Te dije que no me preguntes a mí.”

“Fufu, mira Shizuku. Ambos parecen cautivados por mi belleza.”

““¿Qué pasa con ese pensamiento positivo?!””

Ese fue el tsukkomi (2) de Stella e Ikki.

“Erm, ¿Alice-san?”

“No tienes que usar el ‘-san’. No soy buena con las formalidades.”

“Entonces, Alice… eres, erm… ¿un okama?” (3)

“No. Sólo soy una doncella nacida en el cuerpo de un hombre.”

“¡¿C-Cuál es la diferencia, Stella?!”

“¡No me lances la pregunta a mí!”

“¿Entonces al final siguen sorprendidos?”

Shizuku les preguntó a los dos quienes estaban obviamente nerviosos. Ya que habían descubierto su desconcierto, Ikki incómodamente se rascó la mejilla.

“Aja, jaja. Er, sabes, que, ya sabía que existían personas así, pero esta es la primera vez que conozco a uno, y no estoy muy seguro de cómo comunicarme, así que… lo siento.”

“Ufufu, no tienes que disculparte. Estoy acostumbrada. Pero Shizuku no se sorprendió ni un poco, sabes.”

“Porque no me importan tanto los géneros.”

Ikki estaba profundamente conmovido por la claridad con que Shizuku dijo que no le importaban las circunstancias de Alice, mientras que él era el que no podía ocultar su desconcierto luego de conocer a alguien de la tribu llamada okama.

Shizuku, no la he visto en mucho tiempo pero ha crecido tanto.

Tenía el corazón para permitir las cosas que claramente iban en contra de los valores comunes. Tenían que aprender de ella.

“No importa si es hombre o mujer, simplemente me disgustan en general los llamados humanos.”

Comentario anterior descartado. ¿Alguien podría encontrar el pegamento para arreglar el corazón partido de su hermana menor?

“Bueno, ciertamente Alice es el tipo de persona que no te encuentras todos los días. Pero si ella quiere que la traten como mujer, simplemente haré eso. Onii-sama y Stella-san, si pueden, por favor piensen en ella como mujer y trátenla como tal.”

““Haré mi mejor esfuerzo.””

“Fufu. Gracias. Pero no tienen que obligarse. Odio que las cosas se pongan incómodas, saben.”

Arisuin fue bastante inteligente, al preparar una ruta de escape para ellos de esa manera.

“Bueno de todas formas, esto significa que estamos todos reunidos, así que deberíamos ir al cine.”

“Así es. Es aburrido quedarnos aquí.”

“Todavía falta hasta que empiece la película, así que tomémonos nuestro tiempo, Onii-sama.”

Como ella propuso luego de ver su reloj de pulsera, entrelazó su brazo con el de Ikki como si fuera lo más natural del mundo. Era una posición que ella siempre adoptaba cuando caminaba con Ikki desde que eran niños, pero…

“Uwah.”

Ikki soltó una voz sorprendida.

Honestamente, las posibilidades de que quedara cautivado por Shizuku hoy eran muchas. La determinación que había fortalecido hace un rato ya estaba a punto de quebrarse. Era por eso que quería alejarse, pero…

“Fufu, ha pasado mucho tiempo desde la última vez que caminamos así. ¿Verdad, Onii-sama?”

“Eh, s-sí. Eso es… cierto.”

No podía decirle nada a Shizuku quien parecía recordar el pasado mientras irradiaba una sonrisa como esa. Shizuku anhelaba su amor como una hermana, y deseaba estar con él así, pero él no podía verla como su hermana. Su corazón estaba muy pasado de moda, parece.

Bueno… Shizuku estaba deseando eso, pero no había manera de que Stella se quedara en silencio y se lo dejara pasar. De repente los interrumpió.

“¡Oye, tú! ¡Qué crees que estás haciendo tan de repente!”

“¿Qué? Esto es un simple contacto piel con piel (4) entre hermanos normales. Solíamos caminar así mucho cuando éramos niños. ¿Verdad, Onii-sama?”

“Ah, erm. Ajaja. Así es.”

“En-Entonces yo también—”

“Pensé que ibas a decir eso, así que preparé algo. Toma, una cadena. Por favor usa esto para disfrutar contacto de esclava al máximo.”

“Ara, qué considerada—¡Sí, claro! ¡Algo anda mal en tu proceso de pensamiento!”

“Pero una esclava caminando junto a su amo de esa manera es imperdonable, sabes. Sólo porque eres la esclava de Onii-sama, arremetes contra mí, ¿pero no has comprendido tus circunstancias por completo? Creo que acabo de ver a la verdadera princesa Vermillion.”

“Uu—”

“No, está bien. Si Stella-san quiere tomarse de la mano con Onii-sama deberías hacerlo. Lo bueno es que Onii-sama tiene dos manos. Pero que tú te tomes de la mano con alguien del sexo opuesto, ¿tienes sentimientos especiales por él o algo? Podrá ser que a ti Onii-sama te—”

“¡N-No es nada como eso! ¡Simplemente perdí un duelo con él y me convertí en su esclava, eso es todo! Esa es nuestra relación—”

Si le decían algo como eso, el fuerte orgullo de Stella sólo podía negarlo. Así nada más, fue conducida de la nariz.

“Entonces no hay razón para que se tomen de las manos, ¿no?”

Y se frustró.

“¡Guuuu…!”

“S-Sí…”

“¡…Qué pasó con lo de no quedar cautivado! Siscon, pervertido…”

Ikki avanzaba por el camino acompañado de Shizuku. Por detrás, las maldiciones de Stella lo apuñalaron. ¿Había alguna manera de pasar el día en paz con estas dos aquí?

El día que será recordado por siempre con inquietud comenzó.

♦♦♦♦♦

Había un gran centro comercial cerca de la Academia Hagun. Cinema Land, el cine que era su destino, estaba en el cuarto piso, el último piso del shopping.

Pero no se dirigieron allí de inmediato, porque como Shizuku dijo, todavía sobraba tiempo hasta que la película comenzara. El cuarto piso sólo tenía el cine y algunas tiendas a las que no necesitaban ir tan pronto. Ante la recomendación de Arisuin, el grupo se dirigió al patio de comidas en el primer piso para pasar el tiempo.

“Nnnyaa~ este crepé, está delicioso~”

La voz de Stella comenzó a titubear ante la delicia del crepé que compraron como recomendación de Arisuin.

“Es cierto, pensé que esto era ridículamente caro, pero vale la pena.”

Shizuku estuvo de acuerdo, y estaba comiendo con su pequeña boca.

“¿Verdad que sí? Los crepés de este patio tienen una crema muy rica♪. Pero si quieren helado, sugiero ‘Cierta Heladería’ del patio del tercer piso.”

“Parece que sabes mucho.”

“Bueno, visitar este lugar de vez en cuando vale la pena. Y los pasteles son algo por lo que toda mujer vive♪.”

“Si se trata de pasteles dulces o linda ropa, Alice definitivamente es la mejor persona para consultarle. Si Stella-san está buscando algo puedes preguntarle.”

“No conozco ninguna tienda que venda vestidos para lindas princesas, pero si se trata de dulces puedo hablarte de unos cuantos lugares. ¿Entonces debería ser la guía hoy?”

“¿En serio? ¡Wah! ¡Parece divertido! ¿Qué más conoces?”

“Bueno, conozco un café en este centro, y el tiramisú de allí es—”

Mientras las chicas(?) estaban divirtiéndose comiendo crepés hablando sobre distintos dulces, Ikki las miraba sin unirse a su círculo. Estaba incómodo con esta atmósfera femenina. A Ikki no le gustaban tanto los dulces, por lo que no podía hallar una manera de unirse a la conversación.

Pero la verdad que, Alice se adaptó rápido.

Stella también, quien había sido la más sorprendida, no mostraba ni un ápice de asombro ahora. Más bien, estaba hablando con Arisuin más que con los chicos de su clase.

Puede que Arisuin realmente sea del tipo onee-san. Pero ya que Arisuin tenía un lindo rostro, las mujeres no la deben dejar ir de todas maneras.

Mientras pensaba en eso sorbiendo su café helado, notó un poco de crema en la mejilla de Shizuku.

Uh oh.

Con eso, el maquillaje se iba a arruinar.

Era Ikki el que estaba más nervioso al respecto, pero por supuesto no podía ponerse nervioso sólo porque ella tenía crema en su rostro. Más bien, estaba aliviado de que ya no la veía más así. Era algo de lo que estar agradecido.

Pero aun así, le tomó mucho tiempo vestirse así. Sería una pena.

“Oye, Shizuku.”

“¿Sí? ¿Qué pasa?”

Conforme Shizuku giró hacia él, él le limpió la crema de la mejilla con su dedo y—

“Estaba en tu mejilla. Ya que pasaste por el problema de vestirte tan bien, deberías tener más cuidado.”

Y él la lamió sin titubear en absoluto.

“¡—!”

Todo el cuerpo de Shizuku se puso rojo como si se estuviera quemando y se escondió detrás de Arisuin. Ese era uno de los viejos hábitos de Shizuku. Cuando se avergonzaba se ocultaba inmediatamente.

“Vaya, vaya, ¿puede ser que Shizuku sea del tipo con puro ataque y sin defensa?”

“¡Cá-Cállate Arishu! Sushedió muy d-de repente, s-sólo me shorprendí un poco.”

Ikki miraba a Shizuku quien seguía tartamudeando mientras se escondía detrás de Alice.

“No tienes que avergonzarte tanto sólo por un poco de crema.”

“No, no creo que ese sea el problema aquí. Pero aun así, buen trabajo, Onii-san.”

“¿Hmm, por qué?”

“Ufufu♪. Eso no es algo que deberías escuchar de mi boca.”

Su pregunta fue esquivada muy suavemente por parte de Arisuin. Y desde un costado—

“Ejem, ejem.”

Stella comenzó a toser violentamente.

“¿Huh, Stella? ¿Qué sucede? Te resfriaste o—”

Al girar, vio toda la boca de Stella cubierta de crema, como Santa Claus.

“¿Qué sucede, Ikki? Te ves sorprendido. ¿Tengo algo en mi rostro?”

“¿Crees que no tienes nada? ¡Eso es más sorprendente!”

“S-S-Si tengo algo… entonces… ¿no puedes limpiarlo, c-como con Shizuku?”

“¡No, no es una cantidad que pueda limpiar sólo con el dedo! Traeré una toalla, sólo espera un poco.”

“¡Huh! Esp—”

Sin esperar a Stella, Ikki fue a pedir prestada una toalla a una tienda.

“…Erm. Stella-san… ¿Puede ser… que seas una idiota?”

“Oh, eso fue incómodamente tierno. Me dan ganas de ayudarte a ti también.”

“¡Cá-Cá-CÁLLENSE! ¡No es como si tuviera un motivo secreto ni nada, se me resbaló la mano y me ensucié la boca! ¡Eso es todo! ¡En serio!”

♦♦♦♦♦

Luego de que terminaron de comer los crepés, charlaron el tiempo restante y finalmente llegó la hora para la película.

“Parece que ya es hora, vamos al cuarto piso.”

Conforme Shizuku propuso eso, todos ellos se prepararon para dejar el patio de comidas. Pero fue allí cuando Stella por fin hizo la pregunta del millón de dólares.

“Oye Ikki, ¿qué película vamos a ver hoy?”

“Yo tampoco lo sé.”

Después de todo, él fue invitado por su hermana que no había visto en cuatro años. NO iba a rechazarla de todas formas por lo que aceptó sin preguntar.

“…Tú, ¿por qué viniste siquiera?”

“Creo que Stella no tiene derecho a preguntar eso.”

“¡Está bien porque hoy sólo vine para vigilar! Entonces Shizuku, ¿qué película vamos a ver hoy?”

“Una historia de amor común.”

“Uh, huh. ¡Tuve razón en venir!”

Stella, exclamando que sabía que esto iba a pasar, suspiró.

“Por cierto, ¿cuál es el título?”

Amo a Mi Hermana Menor, apta para mayores de 15 años.”

“¡¿Y QUÉ PARTE DE ESO ES UNA HISTORIA DE AMOR COMÚN?!”

“Sólo es un amor puro normal, si no te importa el asunto de que sean hermanos.”

“¡¿Cómo es pura esa cosa inmoral?! ¡¿Y qué tan pequeño es tu sentido común?! Tienes agallas al ver algo así con tu hermano. ¿Crees que la atmósfera va a ser normal?! ¡Eso para a superar el simple asombro!”

“No quiero que me sermonee alguien que se declara a sí misma esclava en frente de sus compañeros de clase.”

Esa era una percepción correcta; sin embargo, también era verdad que Ikki no era una persona con tan poco sentido común como para ver una película así a solas con su hermana.

“Sh-Shizuku… Esto, ¿deberíamos no ver esto?”

“¿Eh? ¿Por qué? ¿Cuál es el problema?”

“Más bien, por favor explícame dónde no hay problema.”

Sería terrible si él, con su hermana, fueran a ver una película romántica sobre una relación prohibida con una hermana, y apta para mayores de 15.

“¡C-Como sea, no puedo hacer esto! ¡Veamos otra cosa!”

“Muu—Si te opones tanto supongo que no puede evitarse… ¿Cuál deberíamos ver?”

Diciendo eso, Shizuku usó su datapad para acceder al sitio del cine y ver las recomendaciones.

“¡Ah! ¿No es buena esta? ‘La Princesa Abandonada, Karna’. Es una película animada donde la princesa Karna es secuestrada por bandidos pero termina enamorándose del joven bandido líder.”

“Rechazada.”

“¡¿POR QUÉ?!”

“No quiero ver una película sobre una ramera que abre las piernas por un rufián del que no sabe nada.”

“¡Es mucho mejor que una película hentai sobre hermanos haciendo esto y aquello!”

“Bueno, bueno. Parece que sin importar cuánto tiempo pase, no llegaremos a una conclusión. ¿Entonces qué tal si vamos con El Paraíso Caído de los Hombres? Para mayores de 15 años.”

““¡QUIÉN DEMONIOS TE DIJO QUE DESCARTARAS LA DISTINCIÓN ENTRE GÉNEROS!””

El tsukkomi de Stella y Shizuku surgió en total armonía. Quizás podrían llevarse muy bien.

“¿Bastante egoísta, no? Entonces sólo que una opción, una película de acción.”

“N falta mucho tiempo hasta que empiece.”

“Bueno, no puede evitarse ya que es un pequeño cine.”

“Pero si es una película de acción creo que todos podrán disfrutarla, sin importar el género. ¿Está bien? ¿Cierto?”

“Mu—Bueno, es una pena pero si Onii-sama lo dice entonces…”

“Entonces no tenemos opción. Pero como también me gustan las de acción, supongo que está bien.”

“Entonces allí vamos. Las películas van a empezar pronto, deberíamos darnos prisa.”

“Por cierto Alice, ¿cómo se llama la película?”

Ganji, El Nirvana de Furia.”

“““¡¿Qué rayos es eso?! ¡Quiero verlo!”””

En el póster de la película que estaba publicado en el sitio, podía verse a un hombre estilo macho vestido con chaleco en un fondo con flamas bajo la palabra Ganji. Estaba sosteniendo un arma seriamente pesada. El eslogan parecía ser, ‘Dijiste que el perdón era un indicio de fuerza, ¿huh? Eso es una mentira.’ Probablemente era para alentar a la audiencia.

Esto era problemático; se estaba empezando a llenar de gente.

Ikki y compañía se dirigieron a la escalera mecánica para ir al 4to piso. Pero mientras llegaban al 3er piso, Ikki se detuvo.

“Perdón, pero necesito ir al baño. Por favor compren una entrada para mí.”

“Oh cielos, creo que te acompañaré.”

Arisuin siguió a Ikki.

“Entonces nosotras iremos a comprar las entradas, por favor devuélvanos el dinero luego.”

“Por favor regresen antes de que empiece la película. No queda mucho tiempo, saben.”

“Okey, volveré tan pronto como sea posible.”

“Shizuku. Shizuku. Consígueme el asiento al lado de Ikki~”

“Onii-sama, compraremos entradas para tres personas.”

“¡Perdón, eso fue una broma, una broma!”

Mientras dejaban que Stella y Shizuku se adelanten, ambos chicos se dirigieron al baño del tercer piso.

“Ufufufu~♪ Finalmente, estamos los dos solos.”

“Erm, si lo dices de esa manera…”

“¿Eh? ¿Ir al baño no era un excusa?”

“¡Te equivocaste totalmente!”

“Fufu. Lo sé, fue una broma. Eres muy fácil de molestar.”

“…Lo siento, es mi primera vez hablando con alguien como Alice, por lo que no puedo lidiar muy bien con la distancia…”

“Sólo tienes que tratarme como una chica común.”

Sí, eso no va a pasar.

“Pero no te preocupes, no me interesan los hombres heterosexuales.”

“¡¿He-Hetero?!”

“En otras palabras, no estoy interesado sexualmente en ti.”

“A-Ahh, a eso te refieres. Sí, eso ayuda, eso ayuda mucho.”

“Pero es verdad que quería hablar contigo a solas. Shizuku me contó un montón de cosas así que me estaba preguntando qué clase de personas eras.”

“Yo también estaba interesado en ti, supongo.”

“¿Oh cielos? ¡Vaya, vaya, vaya! ¡Eso es inesperado! ¡¿Entonces los dos iremos a ver El Paraíso Caído de los Hombres ahora mismo?!”

“¡No me interesabas de esa manera! Es que, sabes, Shizuku es muy tímida. No es alguien que se haría amiga de alguien fácilmente, en especial de alguien del sexo opuesto. Por eso tenía curiosidad de saber qué clase de persona eras.”

“Bueno… en realidad soy una chica…”

“…”

“¿Qué pasa con esos ojos? ¿No estás de acuerdo?”

“No, la verdad no…”

¿Es en serio? ¿En serio estás diciendo eso?

No entendía. Era imposible entender cómo pensaban los miembros de esta tribu luego de conocer uno. Y no era bueno meterse sin estar preparado, en algo que no comprendía. Ikki sabía eso, así que cambió de tema.

“Oye, dijiste que escuchaste sobre mí de Shizuku. ¿Qué dijo de mí?”

“Eso es un secreto entre chicas.”

Arisuin posó su dedo largo y delgado como de pianista, sobre sus labios, y se quedó en silencio. Quizás sería demasiado rudo seguir corrigiendo a Arisuin sobre esto.

“…Pero lo que oí de esa niña es que Kurogane Ikki es un hombre muy fuerte y fascinante. Luego de conocerte hoy, estoy de acuerdo. Eres justo como dijo. Es por eso exactamente que estoy interesada. ¿Está bien si te pregunto algo?”

“¿Qué?”

“¿Es verdad que no pudiste participar en ninguna batalla debido a la interferencia de tu familia?”

“S-Sí, la escuela me prohibió hacerlo. Por supuesto, tanto clases como batallas de práctica.”

Conforme respondía, se preguntaba si Shizuku también había hablado sobre todo esto, sobre la disputa entre él y la casa Kurogane. Era algo así como una desgracia familiar, y no era algo que se podía contar a la ligera. Shizuku, quien todavía era parte de la familia Kurogane, no lo compartiría a menos que confiara tanto en Arisuin.

“Pero este año será mejor. La nueva directora cambió las políticas.”

“¿Pero no fue por buena suerte? ¿Qué hubieras hecho si ella no hubiera venido?”

“Como siempre, haría lo que pudiera. Yo no sabía de su nuevo nombramiento o de sus planes cuando decidí repetir el año, después de todo.”

“¿No crees que esto está mal?”

“La verdad no. Creo que Alice ya asbesto pero los profesores de la academia son profesionales. Pienso que pueden comprender lo fuerte que es un estudiante en realidad con solo verlo. Y para los estudiantes caballeros, no hay nada más honorable que convertirse en el Rey de la Espada de Siete Estrellas. En serio, todo lo que tengo que hacerles creer que puedo convertirme en el Rey. Me haré lo suficientemente fuerte para que se den cuenta de lo que quiero. Sin importar cuántos años me tome.”

Así es, como estaba ahora mismo, apenas se encontraba a un nivel donde la academia lo descartaría ante las demandas de la casa Kurogane. En tal caso, sólo podía aumentar su valor y hacer que la academia se arrepienta de hacerlo. Ikki, como siempre pensó, mantenía sólida su fuerza de voluntad.

“Pero aun así, estoy agradecido por lo que hizo la nueva directora. Incluso yo no pasaría por todo ese problema si tuviera otro camino abierto para mí.”

“Ya veo. Ahora entiendo.”

Por un momento, Ikki vio un cierto algo en los ojos de Arisuin mientras ella miraba a Ikki desde la perspectiva de alguien ajeno. Era… lástima.

“Ikki… tú… te has acostumbrado a que te lastimen, ¿no?”

“¿Alice?”

“Esto es algo desde mi propia experiencia, así que puede que no se aplique a ti. La fuerza se trata, a fin de cuentas, de paciencia. Cuánto eres capaz de soportar, la fuerza no es nada más que el límite de eso. Especialmente el límite para abrumarse demasiado a uno mismo. Si no te descargas un poco, y sigues abrumándote, una día *chasquido* te quebrarás, así nada más, al punto donde ya no podrás ser reparado. Antes de eso, tu corazón definitivamente gritará. Todo el enojo, tristeza, irritación, gritarán y eventualmente sentirás ‘quiero que alguien entienda mi dolor’ y ‘quiero que alguien escuche mi tristeza’. Pero has estado dejando pasar todo, y ya no puedes escuchar ese grito.”

Ikki estaba asombrado por las palabras de Arisuin. Parecía como si ella estuviera llorando, pero él no pudo entender una palabra de lo que estaba diciendo.

“…Es-Eso, no creo que ese sea el caso.”

Respecto a él, al menos, había ocasiones donde estaba irritado, y ocasiones donde estaba triste. No era una persona sin sentimientos como dijo Arisuin.

Pero Arisuin negó con la cabeza.

“No, no puedes escucharlo. Al menos, ahora no puedes. Quiero decir, si pudieras, ¿cómo puedes estar tan calmado? ¿Cómo puedes sonreír con tanta amabilidad?”

Ciertamente, no he navegado muy fácilmente por mi vida.

Pero aun así, pensaba que Arisuin estaba pensándolo demasiado. Es por eso que, aunque ella estaba hablando muy seriamente con un rostro aterrador, Ikki no pudo más que mostrar una sonrisa afligida.

Ante el Ikki que estaba sonriendo así, Arisuin suspiró.

Bueno, parece que no hay manera de que mis palabras lo alcancen.

Porque Ikki era, después de todo, un extraño a quien Arisuin conoció apenas hoy. ¿Cuánto peso poseía sus palabras? Aunque entendía eso, ella terminó diciéndolas. Ella quería abrir el entendimiento de Ikki.

Ikki era importante para Shizuku por supuesto, pero para Arisuin también, el Kurogane Ikki que conoció hoy era una persona agradable. Fue por eso que Arisuin mostró una sonrisa alentadora.

“Sería bueno si una persona alguna vez escuchar ese grito por ti. Rezo desde el fondo de mi corazón por eso, como una amiga.”

Besando el rosario plateado que colgaba de su cuello, Arisuin rezó.

Pero Ikki en ese momento ni siquiera pudo comprender ese rezo. ¿Se suponía que debía agradecerle? No podía evitar sorprenderse. Pero por alguna razón, las palabras de Arisuin permanecieron en su mente, y seguían haciendo eco, casi como si se trata de alguna clase de revelación.

“¡¡—!!”

De repente, la expresión de Arisuin se endureció. No la expresión de tristeza que tenía antes, sino una mirada llena de precaución y tensión. Comenzó a escanear sus alrededores.

“¿Alice?”

“Ikki, ¿podrías seguirme por un momento?”

Arisuin sujetó abruptamente el brazo de Ikki y salió corriendo.

“¿Eh? ¡¿E-EH?!”

“Sólo corre.”

Sin escuchar su queja, ella se apresuró hasta el baño al que se estaban dirigiendo. ¿Quizás ya no podía aguantarse más?

Justo cuando Ikki pensaba eso—

“¡¿—?!”

Escuchó una explosión, vidrios rompiéndose… y disparados acompañados por gritos.

♦♦♦♦♦

Dos hombres vestidos con atuendos de combate negro y máscaras de gas entraron al baño en el que Ikki y Arisuin se estaban escondiendo.

“Okey, lo único que queda es el baño de hombres. Iré a revisarlos, tú espera aquí.”

“No es necesario revisarlos uno por uno.”

“¡O-Oye!”

EL tipo con el tono frívolo ignoró a su compañeros y apunto el cañón de su rifle de asalto hacia una un cubículo, y barrió la sala con fuego automático. Para el momento en que se detuvieron los disparos, todas las puertas de los cubículos quedaron en ruinas. Si alguien hubiera estado dentro, probablemente no saldría ileso, pero no fluyó sangre de ninguno de los cubículos medio destruidos.

“’Key, no hay nadie.”

“¡No hagas nada por tu cuenta! ¡Se supone que tenemos que tomar a los clientes de rehenes, maldita sea!”

“Sólo quería disparar un arma. ¿Pero no está bien? No hay sangre de todas formas. No hay nadie adentro. Ja ja ja.”

“…No es asunto mío si Bischof-san te mata.” (5)

Mientras se daba el gusto de reír, los dos hombres salieron.

Todo lo que quedó en el baño fueron restos y olor a quemado, pero de las sombras proyectadas por las luces fluorescentes del techo, las cabezas de Arisuin e Ikki se asomaron como si salieran del agua.

“Fuu, parece que se fueron.”

Luego de confirmar que el enemigo se había retirado, Arisuin salió de la sombra que parecía de agua negra.

Había una daga en su mano, que destellaba con un brillo gris oscuro.

“Bastante útil, ¿cierto? El poder de mi Ermitaño Oscuro.” (6)

“Un poder para manipular las sombras, ¿huh? Ciertamente, una habilidad muy útil.”

“Bueno, en un campo completamente iluminado sin obstáculos que hagan sombras, es una habilidad que no es útil en absoluto.”

Ikki también supuso eso. Esta habilidad, más que llamarla habilidad para los guerreros que luchan bajo el sol, encajaría mejor para un asesino.

“Pero si alguien descubre que la usaste afuera del campus, estarás en problemas.”

“Emergencias desesperadas requieren medidas desesperadas. No tenía más opción. Si Ikki no cuenta nada estaré bien.”

“No voy a acusarte.”

Arisuin le ofreció su mano a Ikki quien seguía dentro de la sombra. Conforme Ikki la sujetó, Arisuin lo sacó del agua negra.

“Gracias, eso nos salvó.”

Mientras le agradecía por esconderlo del enemigo y por sacarlo de ahí, Ikki una vez más pensó sobre la situación en la que se encontraban.

“¿…Quiénes eran esos tipos?”

“La Arma Libertadora, Rebelión.”

“¡¿?!”

Los ojos de Ikki se abrieron grandes ante la respuesta inmediata y resoluta dada por Arisuin.

Rebelión. Ese era el nombre del sindicado criminal más famoso del mundo. Ellos se referían a los Blazers como “la nueva raza elegida de humanos” y se referían a todos los demás como “la raza inferior”, y planeaban destruir la sociedad que pensaba que los Blazers deberían proteger a los humanos, para crear su propio paraíso donde la “raza elegida” gobernaría sobre la “raza inferior”.

“Grupo terrorista mundialmente famoso apareció muy cerca. ¿Pero cómo supiste que eran parte de Rebelión?”

“Estuve en medio de un accidente como este donde solía vivir. El equipamiento usado aquí era exactamente el mismo que el que vi antes… Más importante, estoy preocupada por Shizuku.”

“Sí, pero primero hay algo que tenemos que hacer.”

Ikki sacó su datapad y marcó el número de emergencia registrado de antemano. La llamada se conectó inmediatamente y un conocido rostro apareció en la pantalla. Era la directora de la Academia Hagun, Shinguuji Kurono.

“Entiendo la situación.”

Kurono inmediatamente eliminó la necesidad de explicaciones. Parece que la situación ya se conocía afuera del centro comercial.

“Eso ayuda mucho. Entonces por favor conceda permiso a Kurogane Ikki, Stella Vermillion, Kurogane Shizuku y Arisuin Nagi para usar sus Artefactos afuera del campus.”

“Entiendo. Les permitiré a los cuatro usar sus habilidades afuera del campus.”

“Supongo que eso finaliza con los preparativos. Directora, ¿podría explicarnos la situación de aquel lado?”

“Los culpables son de la Armada Libertadora. Hay unos veinte o treinta de ellos, todos equipados con armas. Sus objetivos son el dinero, bienes y efectivo del centro comercial. En otras palabras, estos tipos están realizando su colecta de fondos periódica.”

“¿Ha habido heridos?”

“Hubo algunos que tropezaron mientras escapaban cuando comenzó el alboroto, pero con heridas leves. El número de muertos y heridos de gravedad sigue siendo cero. De acuerdo a la información que tenemos de las cámaras de seguridad, la Armada Libertadora ha tomado de rehenes a unas cincuenta personas y la reunieron en el patio de comidas.”

“…Patio de comidas… el lugar donde comimos los helados.”

“Probablemente, ese ventoso patio.”

“Si están allí podemos llegar usando mi Caminata Sombría. Podemos ir hasta allí de inmediato.”

“Entonces primero nos moveremos hasta un lugar donde no puedan vernos y explorar la situación… Stella y Shizuku probablemente también están ahí.”

Esas dos nunca abandonaría a los rehenes y escaparían. Se deben haberse mezclado con los rehenes mientras ocultan su maná.

“Creo que ya sabes esto pero la seguridad de los rehenes viene primero. No te pases.”

Asintiendo, Ikki apagó su datapad para que no emitiera sonidos.

“Okey, vamos.”

“Déjamelo a mí.”

Ikki extendió su mano hacia Arisuin, y Arisuin la sujetó. Sus sombras se convirtieron en agua negra y ellos se hundieron de inmediato, así nada más. En un río negro sin luz, Ikki contenía la respiración y nada de manera similar a Arisuin. El río que conectada una sombra con otra, Caminata Sombría sólo podía ser manipulado por el usuario del Ermitaño Oscuro, en otras palabras, Arisuin.

“Hemos llegado.”

Luego de nadar en la oscuridad por un momento, llegaron a un lugar cercano al patio de comidas. Permitía una vista aérea de todo el patio de comidas, era la sombra de un pilar en el atrio del tercer piso. Salieron de la Caminata Sombría y observaron la situación desde la sombra del pilar.

Como Kurono dijo, los rehenes estaban reunidos en el patio de comidas. Había unas diez personas vestidas con atuendos de combate negro en un círculo.

“Ikki, allí.”

En la dirección que Arisuin estaba señalando, la figura de Shizuku podía verse mezclada entre los rehenes.

“Pero no veo a Stella-chan.”

“…No, está allí. Mira al lado de Shizuku, la que tiene un sombrero grande. Ella es un poco famosa como caballero por eso se está ocultando.”

“Ahora que lo mencionas, ella apareció en los periódicos, esa chica. Pero la situación no es buena.”

Sí, la distancia entre los rehenes y los criminales es demasiado pequeña. Si irrumpimos descuidadamente, definitivamente habrá heridos entre los rehenes. Y además, el número de tropas de Rebelión no es congruente.”

“Quizás están actuando en escuadrones. No tenemos más opción que esperar ahora.”

Incluso si estaban actuando en escuadrones, el número de rehenes comparado con el de tropas de Rebelión es muy grande. Eso debería ser desventajoso si los rehenes intentan escapar. Podría haber una oportunidad usando ese descuido.

Entonces decidieron esperar y ver por el momento.

—Pero, la situación cambió de una manera que nunca podrían haber imaginado.

“¡No abuses de mi madre—!”

““¡¿?!””

De repente, un chico que debería rondar la edad de un niño de jardín corrió contra un soldado de Rebelión que sujetaba un arma.

¡Oh, mierda!

Esto era malo, pero ellos no estaban en posición de detener al chico.

Mientras gritaba, el chico le lanzó al recluta el helado que tenía.

El soldado Rebelión quedó manchado con helado blanco. Pero eso no podía derribar a un hombre. Aunque tuvo el efecto de provocar al oponente.

“¡¡Mocosoooo!!”

Estalló de la ira y pateó al chico—quien no era lo suficientemente alto para llegarle a la cintura—en la cara sin titubear.

“¡Guh!”

“¡Shiji!”

Una mujer de más de veinte años salió del anillo de rehenes mientras exclamaba el nombre del niño; era su madre.

Su abdomen era grande comparado con su cuerpo. Estaba embarazada. Pero era tan rápida que uno podría pensar que no estaba embarazada, y desesperadamente se interpuso entre el niño y el soldado.

“¡Hazte a un lado perra! ¡No te metas!”

“Lo siento. Lo siento. ¡Por favor perdónenos! Sólo es un niño… Por favor perdónenos.”

“¡Oye tú, ¿qué demonios estás haciendo?!”

“¡Este maldito mocoso me manchó la ropa con helado! ¡Voy a matarlo!”

“¡Qué diablos estás diciendo, eres un adulto! ¡Cuántas veces te dije que no toques a los rehenes, maldición! Puedes morirte pero si haces enfadar a Bischof-san, él no va a parar hasta que mate un número de dos dígitos de personas. No nos metas en tu lío.”

“Cállate. Son un montón así que no importar si matamos a uno o dos.”

Después de eso, el soldado volteo y apuntó el cañón de su rifle hacia el chico.

“¡Hii! ¡Por favor! ¡Perdónanos la vida!”

“Perdón, no puedo. Ustedes con el estatus social de los cerdos en nuestro Nuevo Mundo se atreven a ensuciarme los pantalones a mí, un ciudadano honorario. ¡Pagarán el precio con sus vidas!”

Puso su dedo en el gatillo sin titubear en absoluto.

Una bala salió disparada.

Para bloquearla, la mujer embarazada cubrió al chico con su espalda.

Pero eso fue inútil.

La bala perforaría el cuerpo de la mujer y también golpearía al niño detrás de ella. Eso se suponía que pasara.

Sin embargo, la bala nunca alcanzó a la madre. Porque—

Las abrasadoras flamas de Stella quemaron incluso el polvo que había entre la madre y el cañón.

♦♦♦♦♦

“Iré yo sola.”

“Me habrían descubierto pronto de todas maneras.”

“Está bien. Si ellos saben quien soy, no me matarán de inmediato.”

“Por eso, Shizuku debería prepararse sólo por si acaso y esconderse otra vez.”

Luego de detener a Shizuku con esas palabras, Stella salió y quemó la bala al lanzarle fuego en su camino.

Los soldados de Rebelión quedaron confundidos ante la repentina amenaza.

“Es una Blazer…”

“¡Mierda!”

Casi reflexivamente voltearon hacia Stella y le dispararon con sus rifles simultáneamente. Una tormenta de balas disparadas hacia ella. Pero—

Vestido de Emperatriz.”

Pero ni siquiera su existencia será perdonaba ante la túnica de plumas de Stella. Todas las balas se evaporaron antes de que la alcanzaran… No obstante—

“““¡Kyaaaaaaaa!”””

Fue distinto para los rehenes. Empezaron a entrar en pánico debido a los repentinos disparos.

La M4 no tenía una perfecta precisión. A este ritmo, los rehenes también terminarán recibiendo disparos. Por eso, Stella—

“¡¡¡POR FAVOR CÁLMENSE—!!!”

“““—”””

Elevándose por encima del sonido de los disparos y gritos, una voz llena de dignidad resonó y atrapó la atención de todos los presentes les gustara o no. Los rehenes que estaban preparándose para escapar se detuvieron de inmediato. Los soldados de Rebelión quienes se dieron cuenta de que una Blazer había intervenido inmediatamente se tensaron como niños regañados.

“La verdad que no deseo luchar con todos ustedes, así que cálmense y escuchen lo que tengo que decir.”

Stella estaba aliviada mientras les informaba eso.

Eso se encarga del pánico por ahora.

En Japón, era apenas una estudiante de preparatoria, pero también era una princesa del Reino Vermillion. Sabía un poco acerca de la organización criminal internacional Rebelión. Por ejemplo, como las unidades de Rebelión estaban organizadas. Aunque se sabía muy bien que Rebelión era una organización de Blazers, en realidad la mayoría de sus miembros eran Non-Blazers quienes eran referidos como ‘Fieles’. En orden del nuevo mundo que Rebelión quería crear, los ‘Apóstoles’, en otras palabras los Blazers, en realidad eran la minoría. En realidad había pocos de ellos. Este pequeño grupo de Blazers comandaban a los Non-Blazers como soldados. Así estaban compuestas las unidades de Rebelión.

Cada uno de los miembros que están aquí es un Fiel de Rebelión, por lo que hay una posibilidad de que el Apóstol líder esté actuando en algún otro lugar.

…Debería haber un solo Apóstol para una operación de este nivel, la verdad que no quería moverme precipitadamente antes de que él se mostrara…

Mostrarse a sí misma en esta situación era una gran desventaja. Con eso en mente, Stella una vez más le lanzó una aguda mirada a los soldados y habló.

“Negociaré con su líder como la representante de los rehenes aquí.”

“¡¿Q-Qué demonios está diciendo esta mujer?! Tú, qué derecho—”

Parece que los soldados todavía no la reconocían. Entonces Stella, en medio del caos se quitó el sombrero que había tomado de una tienda y dijo,

“Yo soy—”

“Oh, cielos, oh cielos~ Parece que tenemos a una VIP mezclada aquí.”

Mientras Stella revelaba su identidad, fue interrumpida. Mirando hacia esa voz, vio a una persona con el rostro tatuado, junto con un grupo de soldados totalmente armados.

Cuando sus ojos se encontraron, el hombre sonrió. Su sonrisa deformó el tatuaje.

“Pero si es la segunda princesa del Reino de Vermillion. Jejeje.”

“Ropa totalmente negra y una tapado con adornos dorados… esa es una túnica para Apóstoles. Significa que eres el jefe de estos tontos, ¿cierto?”

“Jeje, encantado de conocerte. Sí, es exactamente así. Me hago llamar Bischof. EL honor es mío, Princesa.”

El hombre—Bischof—respetuosamente le hizo una reverencia a Stella, luego giró hacia sus subordinados que rodeaban a los rehenes y mostró una expresión ofendida.

“Oigan, ¿qué diablos están haciendo? ¿Ni siquiera pueden trabajar de niñera apropiadamente?”

“Hii—”

“¿No les dije que esperaran, maldita sea? ¿No les dije que no tocaran a los rehenes? ¿No lo hice?”

“¡I-Intentamos detenerlos! ¡Pero ese bastardo de Yakin no escuchó!”

“Ya~kin. ¿Tú eres la causa de todo este lío?”

“¡N-No, no es a-así! E-Ese mocoso me ensució los pantalones y—”

“¿Huh? Te volviste loco por algo como eso… no, espera.”

De repente, como si hubiera pensado en algo, Bischof volteó con una mirada pensativa.

“…Jejeje.”

“¿Bi-Bischof-san?”

“…Aaah~ah, Yakin. Eso debió ser un desastre. Tienes mi compasión.”

Su actitud de pronto cambió y palmeó al soldado que tenía helado volcado en sus pantalones.

“Descansa. Yo vengaré la dignidad de ustedes los ‘ciudadanos honorarios’.”

Sacó un arma y la apuntó al chico que había protegido a la madre.

“¡¿Q-Qué estás haciendo?!”

“¿Qué? ¿No es obvio, Princesa? Voy a hacer que este niño asuma la responsabilidad de lo que hizo… ¿No es eso importante? Como humano.”

“¡¿No dijiste que no iban a tocar a los rehenes?!”

“Bueno… ese sería el caso si se hubieran quedado quietos. Pero este mocoso no lo hizo. Aaa~ah, no es un adulto así que no podía evitarse pero… lo que cometió este niño fue un pecado. Pisoteó la dignidad de este ciudadano honorario, así que tiene que pagar con su vida. ¡Castigo por los pecados, perdón por el castigo, ese es mi lema, verás!”

Bischof de repente apretó un poco el gatillo.

“¡¡¡—!!!”

Stella no titubeó. Ese hombre iba a apretar el gatillo en serio. Ella manifestó Lævateinn y—

“¡Haaaaaaaaaa!”

Se impulsó desde el suelo y atacó a Bischof.

Al ver eso, Bischof sonrió.

¡¿Acaso quiso provocarme?!

¡Pero no importa! Ella no iba a darle el placer de poder materializar su Artefacto. Bischof sólo estaba sosteniendo una pistola. ¡Era imposible que pudiera bloquear a Lævateinn con algo como eso!

Atacarlo junto con su arma en la mano. Stella atacó con esa intención. Pero—

Bischof detuvo ese ataque sólo con sus dedos índice y mayor.

“Qué-”

“Jejeje, qué~ mal. Eres rápida. Y fuerte. Como se esperaba de la rumoreada Rank A. Pero desafortunadamente, no sabes lo grande y aterrador que es este mundo.”

Stella no podía ocultar su asombro. Una tajada con toda su fuerza, con una mano, fue bloqueada por completo sólo con sus dedos. Esa no era una técnica humana.

Si así fuera, los dedos junto con el brazo serían arrancados. Incluso si por casualidad la bloqueara, el brazo se quemaría por las flamas de Lævateinn.

Pero a Bischof no le estaban afectando en absoluto el peso y el calor y detuvo ligeramente a Lævateinn.

¿Por qué? ¿Cómo?

Pero más rápido que la respuesta, la mano derecha de Bischof golpeó el abdomen de Stella.

“¡¿Guh… huh…?!”

Stella colapsó con un solo golpe. Un poder ofensivo que destruyó por completo su Vestido de Emperatriz y la golpeó.

¿Por qué? …Él no se veía como un Blazer con tanto poder.

Qué demonios pasó con este loco poder de ataque. Stella casi se desmayó de la agonía, y alzó la vista hacia Bischof.

“¡Ese… a-anillo!”

Se dio cuenta del secreto detrás del ataque y defensa de Bischof.

Tenía anillos en el dedo mayor de cada mano que emitían una luz roja de mal agüero. Podrían parecer simples accesorios a primera vista, pero esos eran los Artefactos de Bischof.

“Un Artefacto compuesto por dos anillos. Anillo del Juicio. Las características especiales son pecado y castigo. El izquierdo absorbe todos los ataques hacia mí y el derecho los desata contra el enemigo, convirtiéndolo en un poder mágico llamado Juicio. Jejeje, en otras palabras, cuanto más fuertes son mis enemigos, más fuerte soy.”

“…Ya veo, entonces fui golpeada por mi propio poder máximo.”

Su explicación era creíble ya que ella no podía levantarse.

“No deberías involucrarte así cuando no conoces qué clase de poder tiene tu oponente, querida Princesa~ Jejeje.”

“…No… fuiste tú… el que me hizo hacerlo.”

“Jejeje, no, no, lo siento. Porque verás, el enemigo era la Princesa Carmesí, así que no tenía la opción de ser selectivo con mis métodos… Pero bueno, estoy impresionado. Tú, la princesa de un país, podría haber permanecido oculta, pero sólo por un mocoso, elegiste convertirte en un escudo. Es muy conmovedor. ¿Es esto lo que llaman valor de la realeza? Yo, Bischof, estoy asombrado, así que te contaré querida Princesa Stella una manera de salvar a este mocoso.”

“¿A qué… te refieres?”

“Una manera muy simple, verás. Un método de expiación que todos conocen: disculparse luego de haber hecho algo malo. Pero su alteza se disculpará en lugar del niño—¡completamente desnuda claro está, mientras te postras! ¡Ja ja ja ja!”

♦♦♦♦♦

“¡―!”

Ante la demanda, Ikki quien estaba observando la situación en el patio estaba ardiendo del enojo. Inmediatamente quiso salir de un salto y cortar a Bischof en pedazos. Pero—

¡…No…!

Si hacía eso, el resultado sería una aglomeración, y habrá bajas entre los rehenes. Eso era algo que tenía que evitar a toda costa.

“Jeje.. por supuesto, no te obligaré. Darle una orden a una princesa, eso no es algo que yo, Bischof, puedo hacer. Así que no me importa si te rehúsas. Pero si lo haces… haré que este mocoso asuma la responsabilidad como se planeó.”

¡…Qué tipo sucio!

Se mordió los labios tan fuerte que le empezó a salir sangre mientras reprimía su ira.

Bischof entendía muy bien que Stella no podía hacer eso, y por lo tanto le dio la opción. Sólo para humillarla. Y la respuesta de Stella… fue como Ikki esperaba.

“…Entiendo.”

Stella envainó Lævateinn y soltó un suspiro de consentimiento mientras mataba su irritación.

“A cambio, prométeme que los rehenes no sufrirán ni un rasguño.”

“Por supuesto. Yo, Bischof, soy un hombre conocido por mantener mi palabra, así que tranquilízate… Bueno, el dinero y nuestro escape con éxito será la condición en este caso.”

“…Lo prometiste.”

Luego de confirmarlo como recordándolo, Stella se levantó. Sus rodillas temblaban… el daño que recibió antes parece que seguía. Pero… sus manos con las que se estaba quitando la ropa estaban temblando debido a la furia, no al dolor.

“¡Uwajaja! ¡Esto es grandioso, un espectáculo de striptease de una princesa imperial!”

Rakudai_Kishi_no_Chivalry_Page_197 (converted)

“¡Qué buena idea! Como se esperaba de Bischof-san.”

“¡Sí, desnúdate! ¡Desnúdate! ¡Desnúdate! ¡Jajaja!”

El rostro de Stella estaba rojo por la vergüenza mientras no le quedaba más opción que desnudar su cuerpo en frente de esas escorias, pero se sacó la ropa una pieza a la vez.

Quitándose su cárdigan, sus hermosos hombros quedaron expuestos. Su falda se deslizó hasta sus pies y sus delgadas y seductoras piernas quedaron al desnudo. Desabotonó su blusa botón por botón, y desde la fisura, podía verse su pequeño ombligo. Y finalmente sólo le quedó su ropa interior blanca con cordones.

“Uwa, vaya. Eso es un busto bastante grande. ¿De verdad es una chica de preparatoria?”

“¡No es suiciente!”

“¡Bischof-san! Mensajes de imagen, ¿deberíamos hacerlo?”

“Son demasiado ruidosos, cierren el hocico bastardos eyaculadores precoces. El verdadero espectáculo comienza ahora. Jejeje.”

Una voz insoportablemente sucia. Y recibiéndola directamente al corazón, el cuerpo de Stella tembló. En ese momento, Ikki vio algo brillando en las mejillas de Stella.

Lágrimas.

El momento en que vio esa pequeña chispa en sus ojos, Ikki escuchó el sonido de algo rasgándose y sintió que algo se partía. Ese era el sonido de sus labios que él se estaba mordiendo. Pero en ese momento, la racionalidad que reprimía su enfado también se acabó.

¡—Stella!

“Cálmate.”

Sin embargo Ikki no pudo moverse de su lugar.

“¡Guh!”

Su cuerpo no podía moverse, como si estuviera atado al suelo. Cuando volteó, pudo ver el Artefacto de Arisuin, Hermitaño Oscuro clavado en su sombra.

Atadura Oscura. Una Arte Noble que puede amarrar los movimientos del objetivo si se clava en su sombra. Arisuin la había usado para detener las acciones de Ikki.

“…Cálmate. ¿Qué vas a hacer, irrumpir en un momento como este?”

“¡Pero…! ¡Si no voy ahora, Stella…!”

“Está bien. Tengo un plan.”

Ikki no podía creer esas palabras.

“…En este momento, Shizuku está haciendo su movimiento. Sólo mira un poco.”

“¿Shizuku…?

“Sí. Está haciendo una barrera de agua mientras esconde su magia.”

Como escuchó, miró al patio otra vez y trató de rastrear la presencia de maná, pero—

“¿…Es verdad? No veo nada.”

“Bueno, por supuesto, puede que Shizuku se inferior a Stella en puntajes totales pero cuando se trata de ‘Control de Maná’, ella es absolutamente la número uno. Podría decirse que Shizuku tiene una habilidad Rank A en ese punto.”

“¡!”

El rostro de Ikki mostraba clara sorpresa luego de escuchar lo que Arisuin acababa de decir.

De acuerdo a ese estatus, Shizuku podía completar una acción usando dos o tres puntos de maná que a cualquier otro Blazer le costaría diez. Ella puede ‘camuflar’ perfectamente su maná para que el enemigo no la note. Y Kurogane Shizuku era una Blazer de tipo técnica.

“Si alguien del nivel de Shizuku camufla seriamente su maná, entonces nadie puede detectarla.”

Después de decir eso, Arisuin le mostró su datapad a Ikki. Parece que no lo apagó aunque lo cambió a modo silencioso. Y en la pantalla, había un mensaje de Shizuku.

“Preparando barrera ahora, daré señal cuando completa.”

Era un mensaje directo y conciso. Probablemente tipeó sin mirar el terminal por precaución. Pero el significado podía entenderse.

¡―Shizuku!

Ikki estaba encantado y pronunció el nombre de su hermana en su corazón. Como respondiendo a su llamada—

“¡Shouha Suiren!” (7)

La barrera de la usuaria de agua Kurogane Shizuku separó a los rehenes de los soldados de Rebelión.

Esa era la señal.

♦♦♦♦♦

“¡¿Qué?!”

Una barrera de agua abruptamente se elevó de golpe. Tal cosa sólo podía ser originada por un Blazer. Una caballero además de Stella se había entrometido. Bischof consideró esa realidad, y dijo,

“¡Si no quieren ser dóciles a ese extremo, mataremos a todos! ¡Ustedes bastardos, dispárenles a los rehenes a quemarropa!”

Ante la orden de Bischof, los Fieles simultáneamente apuntaron a los rehenes del otro lado de la barrera de agua y jalaron de sus gatillos.

Los rehenes, ante la abrupta barrera de agua y el voley de disparos, entraron en extremo pánico, y todos se encogieron del miedo y gritaron como si hubieran sido lanzados a una caldera de aceite hirviendo.

Sin embargo—un sonido como una cascada pudo oírse, y las balas que fueron disparadas, ni siquiera alcanzado a los rehenes. Los rehenes estaban recibiendo la defensa del Arte Noble de Shizuku, Shouha Suiren.

Todos han oído probablemente que un objeto chocando con la superficie del agua desde arriba tendrá un impacto tan fuerte como el concreto común. De hecho, el agua era un material que contenía una fuerte resistencia al impacto. Para la alta velocidad de un objeto como la bala de un rifle, el instante en que chocaba con la superficie del agua, debería sufrir un impacto lo suficientemente fuerte para fragmentar la bala. Esto fue hecho con agua común. Pero si se la cargaba con el maná de Shizuku, la protección del agua era indudablemente como una pared de hierro. Cosas como el plomo no la penetraban.

Y—Shizuku no estaba luchando sola.

“¡—!”

Al mismo tiempo que ella estaba usando Shouha Suiren, Ikki usó Ittou Shura. Saltó del atrio, desatando de manera decisiva un ataque sorpresa por encima de la cabeza de Bischof.

“¡Tch! ¡¿También hay camaradas arriba?!”

Pero Bischof era un terrorista que pasó por muchas experiencias de vida o muerte. Notando de inmediato el ataque sorpresa, rápidamente demostró una respuesta. Trató de alcanzar a Ikki, quien estaba blandiendo Intetsu, con su mano izquierda que había atrapado la Lævateinn de Stella hace un momento.

El Anillo del Juicio que aferraba cada ataque como “Pecado”. En esa mano izquierda, el “principio” que dejó impotente el impactante ataque de Stella estaba funcionando. La espada de Ikki sólo era más rápida que la de Stella. Estaba varios niveles por debajo en poder. Por lo tanto, era incapaz de penetrar ese “principio”. El ataque sorpresa fue una metida de pata. El ataque será robado como “Pecado”, y convertido en “Castigo” para perforar a Ikki.

¡Sin embargo, eso era si la mano izquierda de Bischof capturaba la destellante cuchilla de Ikki!

“¿…Ha?”

En ese instante, Bischof vio algo increíble frente a sus ojos. Era, mientras un rocío de sangre se desparramaba y volaba, su propio brazo izquierdo.

Así es. De la manera que fuera en que Bischof mantuviera su mano izquierda que dejaba impotente a cada ataque, era imposible atrapar un ataque que no podía ver. Por ende, no pudo defenderse.

Porque Ikki hizo esto: balanceó la espada con una velocidad que excedía la visión dinámica humana por mucho, la balanceó tan velozmente que su propio cuerpo no pudo rastrearla.

En otras palabras, una tajada invisible. A tal efecto, era una de las siete técnicas originales con la espada que poseía Kurogane Ikki.

“La séptima espada secreta—Raikou.” (8)

♦♦♦♦♦

[Lidiaré con el pez más pequeño. Así que, Ikki, por favor deja completamente indefenso a ese vulgar jefe mono.]

Exactamente como dijo Arisuin, Ikki buscó una manera de hacerlo. Con la tajada invisible, Raikoi, él cortó el brazo izquierdo robador de “Pecados” y lo mandó a volar, y con la tajada de regreso también amputó el brazo derecho.

Por más fuerte que sean las fanfarroneadas de Bischof, si se le amputaban ambos brazos y se los mandaba a volar, eran inútiles.

“¡¡¡Gyaaaa!! ¡¡¡M-My brazo!!! ¡Cómo te atreveeees!”

“Qué ruidoso estertor, ¿huh?”

“Hii…”

Pero la protesta de Bischof se perdió en el momento que vio la expresión enfurecida de Ikki.

“Aunque las cosas se ven así, me contuve contigo. Si piensas en lo que le hiciste a Stella, estaría bien cortarte una o dos extremidades más. Después de todo, si se usa una cápsula iPS, ese grado de lesión no será permanente.

“—”

Ikki criticó discretamente a Bischof apartando su congelada mirada, como alejándola de la suciedad.

Al ver el lugar ahora, comprobó que los rehenes no estaban heridos. Su táctica fue exitosa.

“Lo hiciste, huh.”

*Pon*. Arisuin le palmeó el hombro.

“Alice. ¿También ya se acabó todo por allí?”

“¿Deberíamos decir que todo se acabó, o que ha sido acabado? …Esa chica es grandiosa, ¿no?”

¿Esa chica?

Ikki inclinó la cabeza ante las palabras no tan comprensibles de Arisuin, y se dio cuenta de a qué se refería con su propio campo de visión. Los soldados que estaban colapsados por aquí y por allá, ninguno de ellos seguía de pie.

En ese campo de batalla, la espalda de una sola persona podía verse.

“Stella…”

Con su cabello carmesí profundo balanceándose, mientras usaba un vestido de flamas, era la espalda de la Princesa Carmesí. Su mano estaba sosteniendo Lævateinn, la cual irradiaba incandescencia. Luego de recibir un golpe crítico, mientras recibía tal deshonra, la Stella que había sufrido esto por primera vez había realizado el primer movimiento, y había derribado a cada uno de los soldados. Tan velozmente que Arisuin no tuvo un turno.

Juicio preciso con compostura y calma. Y luego incluso a pesar de las dificultades a tal extremo, sólo usó fuerza de reserva. Él estaba de acuerdo que era lógico que eso haría decir a Arisuin que era grandiosa. Pero—

“Déjame lidiar con los reportes al exterior. Por favor ve allí.”

“Gracias.”

¡Tener que hacer algo tan irrazonable!

“¡Stella!”

Ikki corrió hacia Stella, y la chica que volteó hacia la voz—él la abrazó.

“¡Fue! ¡Oye, ¿qu-qué?!”

Al ser abrazada tan de repente, Stella se quedó perpleja y alarmada. Pero a Ikki no le importó. En este momento, pensó que quería hacer esto. Por lo tanto, abrazó fuerte a Stella quien estaba en ropa interior, tapándole la piel con su propio cuerpo. Esa heroica y amable chica, no estaba más avergonzada por eso y en cambio parecía estar relajada.

“Lo siento… Si tan solo hubiera venido a salvarte más rápido… aunque no tuvieras que haber pasado por una vergüenza así.”

“¡Ikki…!”

Si ese sentimiento fue transmitido o no, Stella le confió su cuerpo al abrazo de Ikki… y su pequeño cuerpo tembló. Ikki trató de no mirar la expresión de Stella, pero la fuerza de su abrazó no disminuyó.

“Onii-sama.”

En ese momento, Shizuku le habló a Ikki.

“Shizuku… Gracias. La barrera levantada por Shizuku fue de gran ayuda. ¿No hay personas heridas?”

“Definitivamente no. ¿Crees que soy torpe a ese extremo?”

Pensando que era fastidioso, y mostrando una expresión resentida todo el tiempo, Shizuku le alcanzó a Stella algo que estaba sosteniendo. Era el uniforme que Stella se había sacado.

“Lo recogí. ¿Cuánto tiempo más vas a permanecer así, me pregunto?”

“G-Gracias… estoy sorprendida. Que me tomarías en consideración.”

“Qué ruda. ¿Gracias a quién crees que fuiste salvada? Sheesh, precipitándote sin pensar en nada, qué descuidada.”

“Uu…”

Echándole un vistazo a Shizuku mientras fruncía el ceño, Stella tímidamente apartó la mirada. Pero—

“Pero… tengo una opinión un poco mejor de ti.”

“¿Eh?”

“Porque no pude salvar a esa madre y a ese niño… Hubo alguien, una persona que arriesgó su vida por el bien de una completa extraña.”

“…No-No es como si estuviera tratando de darte una mejor impresión… Pero bueno, habría sido peligroso si la barrera de Shizuku no hubiera estado allí. Estuviste espléndida y grandiosa…”

Hasta ahora sólo habían estado comportándose con total hostilidad, pero ya sea debido al elogio honesto o la vergüenza, las miradas de Stella y Shizuku nadaban inusualmente… Pero entre ellas, parece que podía detectarse un intercambio de una porción de aceptación.

Sería bueno si esta pudiera ser una oportunidad para que queden en buenos términos, pero—

“Ah, cierto. Shizuku, ¿puedes usar curación?”

“Por supuesto que puedo. Pero… No puede ser que Onii-sama esté herido…”

“No, no yo, ese tipo.”

Señaló a Bischof. Ya que el sangrado del hombre era severo, como se esperaba, no podían dejarlo como estaba.

Para humanos, curar una herida con una masa de agua era una habilidad limitada sólo a los usuarios de agua de alto nivel.

“No necesitas conectar el brazo. Sólo detén el sangrado. De lo contrario se pondrá violento y problemático otra vez.”

“Entiendo. Onii-sama no puede decidir ser un homicida.”

“Lo dejé indefenso, pero por el momento tengamos cuidado—”

“¡¡¡Nooo se muevan!!!”

“““¡¿—?!”””

♦♦♦♦♦

Abruptamente, emergió una voz enfadada como un grito. Extrañamente, resonó desde en medio de los rehenes. El grupo de Ikki simultáneamente giró hacia la voz, y vio a un joven hombre vestido con una camiseta roja apuntándole a una mujer de mediana edad con una pistola en la sien.

“¡P-Por favor salvenmeeee!”

“¡Quietos, todos ustedes mocosos—si se mueven, le volaré la cabeza a esta vieja!”

“¡Oh no! ¿Uno se mezcló entre los rehenes…?”

“¡…Jiji, jajajajaja! ¡Mezclarse entre los rehenes… no sólo las camaradas de ustedes bastardos estúpidos, lo hicieron!”

“Bischof…”

Mientras la sangre emanaba de ambos hombros amputados, el criminal hizo una mueca deformada con su tatuado rostro. Probablemente estaba pensando en cómo lidiar con el grupo de Ikki de aquí en adelante.

“¡Oye, la loli gótica enana de allí!”

“¡¿E-Enana dices?!”

“Sí, tú, la enana. Escuché que puedes curar… ¡Ven aquí y repara mis brazos! No me dirás que no puedes hacerlo, ¿cierto? Jejeje…”

Ante la risa de Bischof, los gritos de la mujer de mediana edad continuaron, “¡Hii!” Si a Ikki le apoyaran el cañón de un arma en la sien, probablemente haría lo mismo.

¡Maldición!

Ikki rechinó los dientes por el enfado.

Ittou Shura seguía aún, pero el cañón estaba firmemente presionado y una arremetida espontánea era riesgosa.

“¡Date prisa y ven aquí!”

“Onii-sama…”

“No tiene caso. La situación es como dice él—”

“No. No es necesario.”

De la nada, la voz de un chico resonó directamente en su cabeza, y—

Un sonido de un viento, *kyun*, llegó e incontables rayos de luz pasaron por al lado de Ikki. Eran flechas mágicas irradiando una luz celeste.

“¡Uaaaah!”

“Gya-ah…”

Las flechas mágicas perforaron repetidamente a Bischof y al que tenía a la rehén, esta vez dejándolos derrotados completamente.

“¡¿Qué?! Qué fue eso—”

Stella estaba temblando ante el abrupto evento, pero—

Esta técnica es…

Ikki conocía esta técnica. Conocía esa voz.

“Fufufu, bueno, bueno, dar una mano me hace lagrimear los ojos después de todo. A pesar de que arrebatarle el logro a alguien más no es algo que quiero hacer.”

El espacio vacío ante sus ojos comenzó a echar chispas, y como hojas cayendo, la escena se derrumbó. En el medio de ese derrumbe, un hombre joven apareció.

Un delgado joven estaba irradiando presencia y sosteniendo un Artefacto con forma de arco en su mano, y que no pertenecía al grupo de Ikki.

“¿Qué significa esto? No puedo rastrear tu presencia…”

Incluso Arisuin, quien percibió la presencia del grupo de asalto de Bischof desde una buena distancia hace un rato, no había percibido ni un poco la presencia de él. Pero eso era razonable. Esa era—la cualidad especial de su habilidad.

Ikki lo conocía. De todas formas, porque era originalmente compañero de clase de Ikki.

“Ha pasado tiempo, ¿no? Kirihara-kun.”

Kirihara Shizuya. La persona que era el mejor estudiante nuevo del año pasado, y representante en el Festival del Arte con la Espada de Siete Estrellas.

“Sí. Ha pasado tiempo, Kurogane Ikki-kun.”

Kirihara sonrió tranquilamente ante esta reunión con un ex compañero de clase.

“Tú, todavía estás aquí en la escuela.”

Desde la fisura entre unos párpados entrecerrados, una mirada desdeñosa fue enviada.

““Tch.””

Stella y Shizuku, las dos pusieron expresiones notablemente disgustadas. Sin embargo desde el punto de vista de que tenían una deuda que pagar, no levantaron sus voces.

“¡Kirihara-kuuun! ¡Estaba muy asustada~!”

Inesperadamente, desde en medio de los rehenes, unas siete chicas salieron corriendo, empujando al grupo de Ikki a un lado y apresurándose hacia Kirihara. Eran novias de Kirihara que habían venido con él hoy a visitar el centro comercial.

“Por culpa de juniors decepcionantes, tuvieron que participar de una experiencia muy aterradora, ¿huh? Pero ahora ya están bien.”

“Sí. Tenía fe en que Kirihara-kun me salvaría.”

“Aah. Kirihara-sama~. Eres tan genial. Después de todo, eres un caballero tan fuerte~”

“…Qué tipo desagradable.”

“Esta es la primera vez que estamos de acuerdo, ¿cierto?”

Ante Kirihara quien estaba rodeado de elegantes chicas y recibiendo elogios de manera extravagante, Stella y Shizuku tosieron.

E inmediatamente luego de que Kirihara acabó con la situación, la policía a la que Arisuin había contactado entró al patio de comidas, y comenzar a retener a los de Rebelión y se encargaron de los rehenes.

De esta manera la agitación del día parecía haber más o menos concluido. Al ver que así era,

“—”

El cuerpo de Kurogane Ikki, cuya tensión desapareció, se sacudió violentamente y cayó. Debido a Ittou Shura, la fatiga lo había invadido.

“¡Onii-sama!”

“Ikki—¿…estás bien?”

“…A-Ah… Sí. Estoy bien… Si descanso un poco, puedo ser capaz de caminar.”

“Deberías tomar asiento un rato, ¿okey?”

Cuando Arisuin sentó a Ikki en un banco del patio de comidas, alguien les habló a los cuatro. El que les habló era el oficial de policía a cargo, que estaba corriendo hacia ellos.

“¡Oooigan! Ustedes son los estudiantes caballeros que resolvieron el caso, ¿cierto? ¿Podrían venir conmigo a la estación de policía para hacer un informe ahora mismo?”

“Cielos, cielos. No es un buen momento, ¿sabe? Nos gustaría que Ikki descansara un poco, pero—”

A pesar de que Arisuin dijo eso, y también dirigiendo su mirada a Kirihara quien estaba rodeado de novias—

“He limpiado las cosas para ustedes. ¿Deberían rogarme para que lidie con la molesta investigación?”

Parece que de alguna u otra manera, Kirihara no pretendía involucrarse más en esto. Expresando un rechazo inabordable, comenzó a hablar con sus seguidoras acerca de ir a algún lugar a jugar para relajarse después del incidente.

“No, Alice. Está bien… Si descanso un poco en la patrulla, creo que me recuperaré hasta cierto punto.”

“Ikki, ¿no estás haciendo algo irrazonable?”

“Estoy diciendo que estoy bien. No tengo ningún daño en particular…”

Ikki fingió ser fuerte con una profunda expresión que tenía un aspecto fatigado, y se levantó. Y luego de un momento volteó en la dirección de Kirihara, e hizo una ligera reverencia.

“De verdad nos salvaste hoy. Gracias, Kirihara-kun.”

“No tienes que agradecerme. Porque salvar a una persona débil es la obligación de una persona fuerte.”

Ante cada palabra maliciosa pronunciada por Kirihara, Stella y Shizuku una vez más mostraron expresiones peligrosas, pero por ahora en lo que respecta a ambas, llevar rápido a Ikki para que descansara era más importante que ladrarle a este chico.

Por lo tanto Stella sujetó el hombro de Ikki y trató de guiarlo hasta la patrulla. Sin embargo—desde atrás,

“Pero Kurogane-kun… ¿Todavía intentas continuar por el camino a la caballería con esa lamentable fuerza?”

Con un tono desdeñoso, Kirihara pronunció palabras que no podían ser ignoradas esta vez.

“¡Tú… deberías actuar apropiadamente!”

“Stella, está bien.”

“¡No está bien! ¡No me quedaré callada en esta charla excesiva!”

Ignorando las palabras de Ikki, Stella levantó su brazo y señaló a Kirihara con su dedo índice.

“¡Desde hace un rato que has estado hablando como te da la gana, pero comparado con alguien como tú, Ikki es mucho más fuerte! ¡La fuerza de Ikki es algo que yo presencié! ¡¿Alguien como tú puede llegarle a los pies a Ikki?!”

Las mordaces palabras que le lanzó Stella en realidad eran simplemente un pensamiento de deseo. Stella lo estaba haciendo porque no conocía el poder de Kirihara. Así es, ella no sabía acerca de la distancia sin remedio que intervenía entre Kirihara e Ikki. Y, en lo que respecta a Kirihara quien sí sabía—

“¡¡¡…Jaja, ajajajajajajaja!!!”

Las palabras de Stella no eran sólo una historia divertida.

“¡Q-Qué es tan gracioso!”

“Todo es gracioso. ¿Cómo puedo no reírme? Decir que el ‘Caballero Fracasado’ es más fuerte que yo… ¡JAJAJA! Es una obra maestra. De alguna u otra manera, parece que Kurogane-kun se está inspirando en mi elegante yo. ¿No deberías pensarlo apropiadamente? Tú, que una vez fuiste tan cobarde de escapar porque tenías miedo de luchar conmigo.”

“Eh…”

Ikki escapó de un enfrentamiento. Stella, quien no podía creer esas palabras estaba perpleja, y giró su cabeza hacia Ikki. Pero… Ikki no lo negó. Sólo se quedó en silencio, mirando a Kirihara. Desde allí, ella no podía comprender qué clase de emociones tenía él.

Sin embargo, decir que Ikki escapó de una pelea, en lo que respecta a Stella eso era algo imposible. Por lo tanto una vez más ella miró a Kirihara.

“¡Eso es mentira! ¡Eso es imposible!”

“Fufufu, Vermillion-kun quiere decir desde ya que ese tipo es más fuerte que yo.”

“¡Exactamente, así es! ¡Ya que Ikki me ganó a mí, él no es un caballero ordinario!”

“Bueno entonces, Vermillion-kun, ¿quieres hacer una apuesta?”

“¿…Apuesta, dices?”

Kirihara a continuación desplazó su mirada de Stella a Ikki,

“Ya se que tus palabras sean correctas, o estén equivocadas. El lugar para resolver eso, por cierto, ya ha sido preparado. Kurogane-kun… Tu datapad, ¿asumo que lo has apagado? Enciéndelo y echa un vistazo.”

“…”

Ikki rápidamente hizo lo que dijo, y encendió su datapad electrónico, con lo cual al momento de iniciarse, un mensaje recibido apareció. El remitente era… ¡el comité ejecutivo de Batallas de Selección! Y el contenido del mensaje era—

[Para ser oponente en el primer enfrentamiento de las Batallas de Selección de Kurogane Ikki-sama, ha sido elegido Kirihara Shizuya-sama del Año Dos Clase Tres.]

“¡—!”

“Así es, tu primer oponente soy yo, el representante del Festival de Arte con la Espada de Siete Estrellas del año pasado. Yo, Shizuya Kirihara, que posee el apodo “Cazador”. Para nosotros, la batalla ya ha sido decidida. Por lo tanto—exactamente como Vermillion-kun dice, si pierdo me retractaré de todo el desdén con el que hablé hoy, y me disculparé. Pero si gano… ella se convertirá en una de mis novias.”

“¡Kirihara-kun! Algo tan ridículo—”

Ante el contenido de la apuesta, Ikki naturalmente levantó la voz protestando.

“Bien. Aceptaré esa apuesta.”

“¡¿Stella?!”

Stella fácilmente aceptó eso.

“Detente, Stella. ¡Algo así no tiene sentido! ¡Porque no necesito particularmente que Kirihara-kun se disculpe!”

“Aunque Ikki no lo necesite, yo sí. Si el caballero que me ganó es llamado débil, yo misma no tengo posición.”

Ikki no se rindió en tratar de persuadirla, y Stella no se echó atrás. Ellos no tenían la clase de personalidad para rendirse. En consecuencia, se estableció la apuesta, por desgracia.

“Las negociaciones terminaron, ¿cierto? Fufu, es un enfrentamiento aburrido que por supuesto ganaré, pero algo que vale un poco más la pena ha llegado, ¿huh? Bueno entonces, Kurogane-kun. Encontrémonos la próxima vez en el lugar de la batalla decisiva. Creo que lo entiendes, pero si te presentas frente a mí con ese débil poder, prepárate apropiadamente. Porque la Batalla de Selección es un combate real, distinto de una batalla de práctica. Pelea al máximo como si trataras de que no te maten. ¡Ah, jaja!”

Con una ruidosa risa que creía sin dudas en su propia victoria y mientras se llevaba a las chicas, Kirihara se fue.

Ante esa actitud arrogante, Stella y Shizuku, y también Arisuin no tenía una buena impresión respecto a Kirihara.

“Fuu. Su rostro es bueno, pero es malo que tenga una personalidad tan retorcida.”

“…Una sensación desagradable.”

“Fuun. Si se trata de Ikki contra ese tipo, será una victoria fácil. Porque sin importar lo que diga, tú me ganaste a mí. ¿No estás de acuerdo?”

Ante la pregunta de Stella, se anticipaba la afirmación de Ikki.

Pero—

“¿Me pregunto si será así? Porque en lo que a mí respecta, él es mi peor oponente.”

“¿Ikki…?”

La respuesta anticipada no llegó. Era una respuesta natural. A diferencia de Stella, Ikki conocía el apabullante Arte Noble de Kirihara. Por lo tanto, no podía afirmar tal clase de promesa firme. Esa pelea… probablemente, será algo grave. Ikki definitivamente tenía ese pálpito.

De esta manera, las Batallas de Selección para el Festival de Arte con la Espada de Siete Estrellas comenzaron.

La primera batalla de Stella, Shizuku, y Arisuin eran al comienzo de la semana, el Lunes.

La primera batalla de Ikki, la pelea con Kirihara era al día siguiente, el Martes.

En lo que respecta a Ikki, era su primera competición. Era distinto de las batallas de práctica hasta ahora: una lucha con un sentido real. Esa batalla debut se estaba acercando ante sus ojos.

 

NOTAS DEL TRADUCTOR:

(1) Visual kei: Una estilo de moda que está asociado a los músicos masculinos japoneses de ciertos géneros del rock y el pop. Típicamente combina llamativos maquillajes, peinados, y atuendos con apariencia andrógena.

(2) Tsukkomi: Término cómico japonés para una respuesta “racional” a una broma, para proveer contraste a la estupidez de la broma.

(3) Okama: Travesti masculino u homosexual. El término también es usado para describir a un hombre afeminado.

(4) Piel con piel: Un acto para profundizar y mantener una relación personal al realizar contacto íntimo piel con piel.

(5) Bischof: Un apellido alemán, que significa “Ovispo” (“Bishop” en inglés).

(6) Ermitaño Oscuro: El texto japonés usa 黒き隠者, es una traducción directa.

(7) Shouha Suiren, 障波水蓮: “Ola de Loto de Agua que Estorba”

(8) Raikou, 雷光: “Rayo”.

 

Traductor al Inglés: TheCatWalk y KLSymph
Traductor al Español: nahucirujano
Corrección: Sin corrección.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: