Capítulo 11 – Laberinto en el Bosque Oscuro

“Menma. ¡¡Dónde estás!!”

Mientras llamaba a Menma, Tetsudo pensó, sería grandioso si Jinta cantara con él… pero este deseo, tristemente, no podía cumplirse.

Jinta y Naruko ya se había ido.

En aquel entonces Jinta era el líder de todos.

Jinta además fue el que llevó a Tetsudo, con su pequeño y delgado cuerpo, y medio tonto, a unirlo a los Super Peace Busters. Jinta era muy inteligente, y se destacaba en deportes, como un héroe reluciente. Le hablaba a Tetsudo con una sonrisa brillante como los girasoles en el verano.

“Tu apodo… como te llamas Tetsudo… ¡vamos a llamarte Poppo!”

Poppo. Este apodo para Tetsudo, quien solía ser ignorado en la clase, fue sin dudas un nuevo nombre que significaba un nuevo comienzo.

Él sabía de las ausencias de Jinta en la preparatoria.

Pero pensaba que eso no era importante. Hay muchas cosas allí afuera en el mundo, y Jinta podría verlas.

Entonces, cuando se reencontraron luego de cinco años, Jinta coincidió por completo con su idea.

Pronunció el nombre de Menma otra vez.

Esto era mucho más importante que cualquier cosa para Tetsudo. No importaba si Menma existía realmente o si era sólo una alucinación.

Algo que siempre se aferraba a ‘Menma’ en el corazón de Jinta estaba saliendo a la superficie. Y como tal, los Super Peace Busters se reunieron otra vez.

Jinta ciertamente seguía siendo el capitán de todos. Desde la perspectiva de Tetsudo, él era el héroe eterno y más fuerte.

Sólo quería gritar fuerte— gritar fuerte en su corazón el nombre de Menma.

“¡Menma, Menma!”

Mientras Tetsudo gritaba, Menma también lo siguió y gritó. Ese nombre, Menma, resonó en el bosque oscuro. La luz proveniente de la linterna de Tetsudo se reflejó en el pecho de Menma, cuajó en una sombra.

Menma, al escuchar a Tetsudo mencionar su nombre, pudo sentir la felicidad y alegría de ser una más de los Super Peace Busters, no obstante ella no existía aquí. Y además tenía miedo de sí misma ahora  que no era una de los Super Peace Busters.

Feliz, pero asustada— no era una división igual: la felicidad ocupaba la mayor parte. Después de todo, era un evento divertido que todos estuvieran aquí.

“¡¡Oye, Menma-san!!”

Tetsudo pronunciaba su nombre.  Ciertamente esta era la fuente de su felicidad.

“¡¡Menma!!”

Meiko también exclamó, gritando sin atención algo dentro de su corazón, y pronunciándolo.

“Haah… Haah.”

Mientras Naruko corría, pensó deambulando.

(Por qué los sigo cuando estoy usando zapatos de tacón alto…)

Cada vez que pisaba sobre el camino desigual, sus zapatos de tacón alto se torcía los tobillos— al menos déjenme ponerme zapatos de plataforma.

No sólo sus zapatos de tacón alto sino que también había preparado su ropa y sus uñas. Una banda con poca elasticidad le rodeaba los tobillos, dándole la sensación de estar amarrado con fuerza. Ahora podía comportarse con más confianza, pararse frente a la gente, y enfrentarlos a los ojos. Ahora podía llevarse bien con sus amigas que maduran tempranamente sin timidez…

No obstante, ¿en verdad necesitaba prepararse para los Super Peace Busters? No lo sabía.

Además, gradualmente se olvidó de la razón por la que estaba corriendo. Naruko no creía en las palabras de Jinta. De hecho, nadie le creía. Sólo se trataba de Atsumu tratando de molestar a Jinta, ya que no le agradaba desde el principio. Y los pensamientos de Chiriko eran difíciles de interpretar sin importar qué. En aquel entonces, ella ya era una chica que maduró tempranamente y que veía las cosas desde un lado de manera imperturbable. Y Tetsudo quizás… de verdad le creía.

(Pero… si ése fuera el caso, ¿no es espantoso?)

El primero en proponerlo quizás fue Jinta.

Pero si no era Tetsudo quien había estado de acuerdo con él, Atsumu que había avivado las flamas, y Chiriko que lo ignoraba… el que estaba siendo manipulado realmente sería Jinta.

Cierto, Jinta era la verdadera víctima, Naruko pensó en alguna parte de su corazón.

Aunque le armara un berrinche a Jinta por mencionar el nombre de Menma, su enojo no se debía simplemente a que Jinta pronunciara el nombre de una persona fallecida tan fácilmente, sino también a otros pensamientos sutiles que tenía.

Jinta podía ver a Menma.

Si esto era verdad— por supuesto, verdad mirándolo desde alguna perspectiva— entonces cada uno de los Super Peace Busters que estaban jugando con los sentimientos de Jinta eran imperdonables. Esto ciertamente la incluía a ella. Sabía que no debería haberse unido a este amargo acto.

Pero siempre dejaba que las personas a su alrededor la afectaran.

La espalda de Jinta revoloteaba en sus ojos, y ella quería detenerlo. Si lo dejaba ir, saldría herido… de hecho, ¿por qué soportaría un dolor tan serio cuando ya estaba lleno de cicatrices?

“¡Oye!”

Su grito fue más fuerte de lo que esperaba. La cara que Jinta tenía cuando giró la cabeza, en ese momento, parecía tener los labios ligeramente abiertos… al igual que en aquellos días. El corazón de Naruko golpeó con fuerza. Rápidamente habló mientras temía la vergüenza de que su latido pudiera haberse oído.

“¿N-No crees que lo que estamos haciendo es demasiado tonto?”

(No… no era eso.)

“Dijiste que viste a Menma. Eso sólo fue una broma de Matsuyuki… si tú… si dejas de mencionar a Menma, todos podrán…”

(¡Eso no era lo que quería decir!)

Las cosas que quería decir en su corazón y las cosas que pronunciaba no podían sincronizarse con sus sentimientos. Quizás sólo era una ligera desviación en su tono, pero lo que eso significaba era completamente distinto.

Jinta dijo en un tono obviamente descontento.

“¿Entonces por qué viniste?”

“Eso es porque…”

Jinta no dijo nada y se fue.

Sin dudas, no quería hacer que se enfadara. Cuando Naruko dio un paso para seguirlo, su armadura inapropiada, sus ropas, se rasgaron con algo que sobresalía del piso en un sutil ángulo.

“¡¿Ah?!”

No pudo evitar gritar. Estaba a punto de caerse, pero justo al siguiente instante…

“¡¿Anjo?!”

Jinta quien había vuelto corriendo en unos pocos pasos atrapó con fuerza a Naruko de las manos, sujetándola por la espalda.

Las orejas de Naruko se pusieron rojas…

“¡G-Gracias! Per…”

“Deja de bromear.”

Las palabras de Naruko fueron interrumpidas por una voz baja. Una voz masculina que ya había pasado por el cambio de voz de la adolescencia.

(Las manos de Yadomi… ¿estaban temblando?)

“¿Eres una idiota?”

En ese momento Naruko se dio cuenta que el suelo sobre el que pisaba estaba junto a un valle oscuro y profundo.

Esta era una escena que ella no había visto pero que se la había imaginado algunas veces.

Era el lugar donde las sandalias de Meiko flotaron.

“Yadomi…”

“Si tú… no sólo Menma sino que tú también…”

Las palabras del hombre le dieron a sus oídos una sensación cálida. Las temblorosas manos que sujetaban sus muñecas… sus dedos tensos…

“Has crecido.”

“¿Huh?”

Aún inconsciente, el cuerpo de Naruko había perdido la fuerza que la mantenía hace un momento.

Meramente esto podía llenar su corazón y su cuerpo con dulzura… Naruko dijo en medio de sus patrones de respiración ligera.

“Oye. ¿De verdad, de verdad viste a Menma?”

“Uh…”

“De hecho, ¿de verdad te gusta Menma, cierto?”

“¡¿Qué?!” Jinta reaccionó, y soltó violentamente las muñecas de Naruko, pero aun así Naruko continuó, “como te gusta de verdad, estás viendo cosas que en realidad no existen…”

“Tú, tú…”

Ante los titubeos de Jinta, un sentimiento caliente y húmedo se disparó desde sus ojos.

No le creía, pero…

“Um… si puedes ver a Menma, entonces cuídala mucho. Aunque no sé por qué, te lo pido…”

“Anjo…”

Las palabras de él encajaban completamente con los sentimientos de ella. No sólo era por Meiko sino también por Jinta… esperaba que ella misma pudiera tratarla con cuidado.

Un poco de la calidez de la palma de Jinta quedó en la muñeca de Naruko, adhiriéndose a su piel como una cicatriz. Pensó en que era una inútil por acalorarse tanto sólo por un poco de contacto con él.

 

Sin siquiera parpadear, Chiriko miraba a Atsumu mientras asaba la carne que había traído. Los bifes requieren que los volteen, de otra manera se quemarían, Chiriko pensó. Atsumu quien lucía inmutable seguramente estaba preocupado.

Sin embargo, no se lo recordó. Quería que él experimentara el error de quemarlos.

“Ah.”

El color del humo cambió. Atsumu al voltear frenéticamente la carne soltó un pequeño grito.

“En serio. Raramente cocinas, y aun así trajiste estas cosas para parecer genial.”

Atsumu rezongó.

“Pienso que está mal que hables como si pudieras ver a través de las personas.”

“¿Qué tiene de malo?”

“No serás popular entre los chicos.”

“Gracias por preocuparte.”

Entre los Super Peace Busters, sólo Atsumu y Chiriko todavía tenían una relación amistosa. Aunque decían que todos tenían buenos sentimientos y nunca se alejaron, en este grupo, hay disparidades sobre cuán fuertes eran los sentimientos. Y en ese momento, los sentimientos más débiles probablemente pertenecían a Atsumu y Chiriko.

¿En qué estaba pensando Atsumu? Chiriko meditaba. Si pudiera ver a través de él… hasta cierto nivel sabía como pensaba Atsumu, pero cuando quería echarle una mirada más profunda, perdía la concentración, y todo se volvía borroso.

Al aumentar sus edades y la distancia con los amigos, gradualmente no pudo ver qué clase de persona era Atsumu. De vez en cuando en estos momentos, Chiriko incrementaría la prescripción de sus anteojos.

Si pudiera ver a través de él…

“Deja de hacerte el tonto.”

“¿Huh?”

Chiriko no pudo dirigirse a Atsumu con palabras suaves.

Eso, verán, fue porque no podía ver a través de él otra vez.

Atsumu alzó la cabeza.

Junto a la carne cocinándose y el humo asado, las flamas de las velas se balanceaban en la tenue oscuridad, brillando sobre Tetsudo y los demás quienes volvieron consternados al no lograr encontrar a Menma.

Jinta y Naruko estaban un poco distanciados…

“Qué. ¡Menma no está aquí! ¡Yukiatsu!”

“…”

Atsumu miró fijamente a Jinta.

Detrás de él estaba Meiko, caprichosa e impetuosa. Por supuesto, Atsumu no era consciente de la presencia de Meiko.

“Oye. Yukiatsu. ¿La carne se asó?”

Meiko le habló a Atsumu por su apodo.

La voz dulce y cariñosa que anhelaba estaba cerca de él, aun así Atsumu no estaba consciente de esto. Sólo miraba sencillamente a Jinta.

Jinta no iba a la escuela. Su cabello había crecido, pero su altura no había cambiado tanto. A pesar de eso, daba una sensación cool.

Quizás era la verdad, o quizás sólo era el efecto del recuerdo del pasado sobre lo que aparentaba Jinta a los ojos de Atsumu, sin embargo la razón…

(Él era repugnante.)

Atsumu veía a Jinta. Notando los ojos de Atsumu, Jinta también lo miró, pero no lo hizo durante mucho tiempo y pronto alejó la vista.

(Gané…)

Tuve que distinguir al ganador y al perdedor como un niño, ¿pero por qué?

¿Por qué tenía tal sentimiento de victoria— a qué se debía?

“Oye. ¡La carne preciosa está quemada!”

“Se viene la segunda ronda. Esperen un momento.”

Cuando miré a Matsuyuki, él esparció sal y pimienta sobre la carne, metí en mi boca las salchichas Alemanas de tamaño-cangrejo de manera desconsiderada.

Ya había pasado un tiempo así que las salchichas Alemanas frías sabían aceitosas.

Qué repugnante… todo, incluida esta noche húmeda, era repugnante.

Matsuyuki estaba asando más carne sin expresión alguna.

Dijo que vio a Menma… con tanta tranquilidad.

Sin dudas, nos debe haber mentido. Qué estaba planeando— qué inútil. Si iba a actuar, al menos que lo haga hasta el final…

“¡A propósito, fuiste demasiado lejos, Yukiatsu! Actúas muy tranquilo y te rehúsas a venir con nosotros…”

“¿Uh?”

Matsuyuki detuvo su mano que estaba volteando la carne, y dijo ligera y pacíficamente, “Cuando Menma apareció frente a mí, me pidió que les dijera que dejemos las tonterías.”

“¿Uh…?”

Matsuyuki me estaba mirando, con esa sonrisa que sólo se reflejaba en las esquinas de su boca— me estaba poniendo a prueba de nuevo con esos ojos repugnantes.

“¿Eh? ¿Menma dijo eso?”

Junto a mí, Menma inclinó la cabeza asombrada.

Así que ese era el caso…lo que planeaba— este bastardo.

¿Se unió a esta BBQ sólo para burlarse de mí? ¿Y compró carne tan costosa sólo para esto?

“Usar su deseo como excusa para perder el tiempo caprichosamente quizás lo único que haga sea darle problemas a Menma.”

Matsuyuki me miró, aparentando querer continuar.

“¡Detente, Matsuyuki!”

Todos se dieron cuenta de la intención de Matsuyuki, y Anjo se veía aún más inestable que Matsuyuki o que yo.

“Menma no querría que paso esto, ¿cierto? Ya han pasado cinco años, pero todavía nos negamos a dejarla ir.”

“¡Oye, Yukiatsu, tú…!”

“Mmm…”

“Ya hice introspectiva de mí mismo. Aunque me uní espontáneamente a Yadomi en esto, Menma definitivamente se sentiría mal por todo esto.”

“…”

“Yadomi. Das pena. Menma no está aquí, y ni siquiera vas a la escuela. Qué despreciable…”

“¡Jintan!”

Menma me miró con sus ojos redondos.

Ya me había convertido en una bolsa de arena. No me importa lo que digas.

“Pero, cuando haces cosas tan estúpidas, la persona que en verdad da pena no eres tú sino Menma…”

No podía entender los sentimientos de Matsuyuki. ¿Acaso me odiaba por lo que le dije a Menma aquel día?

“¡¡Eso no es así!!”

Miré a Menma.

Menma negó con la cabeza frenéticamente— no hacía mí, sino a todos.

“¡Eso no es así! Quien da pena… Aunque Menma no lo entiende, y no sabe por qué está aquí… hay muchas, muchas cosas escalofriantes allí afuera y muchos lugares de los que no estoy segura, ¡pero…!”

Cuando reaccioné, Menma ya había empezado a llorar.

Su rostro estaba hecho un lío, y sus puños apretados con fuerza.

“Cuando todos puedan reunirse… cuando todos puedan pensar en Menma, ¡sin dudas esta era la razón de mi felicidad!”

“¡Ah!”

“Oye. Yadomi. Deberías olvidarte ya de Menma. Sácala de tu mente de una vez…”

“¡No! ¡Esas son tonterías… esas son tonterías!”

Su voz no podía llegar a los oídos de Matsuyuki, aun así seguía reprochándole.

“Aunque Menma haya muerto… ¡Menma todavía quiere que todos sean buenos amigos! Así que…”

Como deshaciéndose de las lágrimas, Menma enérgicamente alzó la cabeza.

“¡¡Así que, dejen de pelear por Menma!!”

“Oye. Tú.”

“¿Uh… Yadomi?”

Oye. Tú— descuidadamente lo dejé escapar de mi boca.

Dejen de pelear… dejen de pelear por Menma. ¿Tienes que preocuparte por nosotros incluso hasta hoy?

Tu voluntad fue burlada por parte de los demás, tus negaciones no eran oídas, y tus palabras no eran recibidas.

¿No fuiste tú la que salió más herida?

“Heh… ¿Parece que tienes algo que decir, Yadomi?”

Matsuyuki mostró una sonrisa provocadora.

Tenía que decir algo.

“Ah… ah…”

Lo que quería decir iba más allá de los números.

Sin embargo, las palabras parecían atascarse firmemente en las profundidades de mi garganta. Sin importar lo que dijera, me considerarán como un idiota.

No quiero que esto pase.

No porque haya perdido mi puesto de líder, sino que ya no me importaba desde hace mucho tiempo.

Debido a que Menma estaba aquí. Quizás sólo fuera mi alucinación, pero ella estaba realmente, aquí, y sus ojos estaban repletos de lágrimas, sus hombros temblaban. No quería que se burlara de mí.

Sin importar lo que diga, Matsuyuki querría destruirme con entusiasmo, sin embargo, su dolor, o debería decir, mi dolor, lastimaría a Menma aún más. Así que…

“Oye, Yadomi. ¿Qué sucede? ¿No tienes nada que decir?”

“¡Es suficiente! ¡¡Yukiatsu!!”

En ese momento Hisakawa tomó del brazo a Matsuyuki…

“…”

Menma de repente corrió como si se hubiera decidido.

“¿Uh…?”

Corrió hacia la bolsa de fuegos artificiales que Anjo había dejado en el piso, y metió la mano dentro…

“¡Crean en mí!” Mientras exclamaba, arrancó el envoltorio.

“¡¿Uh?!”

Los demás no estaban conscientes de ello al principio.

Pero cuando empecé a gritar, siguieron la dirección de mis ojos y perdieron la habilidad de hablar como yo.

“¡¿Qué?!”

“¡¿Ehhhh?!”

Habiendo alzados sus voces, expresaron sonidos extremadamente normales de personas que habían escuchado historias de fantasmas de primera mano.

En frente de sus ojos, Menma abría los fuegos artificiales y sacó uno. Yo podía verla, pero ellos…

“¿Qué es eso? ¿Por qué la vara se está moviendo sola?”

“¡Oye, Yadomi! Deja de bromear, ¿qué mecanismo es este?”

Incluso Matsuyuki tenía el rostro tenso, su voz estaba enloqueciendo.

“Deja de jugar… ¡¡Detente, Menma!!”

En realidad noté esto desde el principio. Menma no podía tocar las cosas. ¿Las alucinaciones podían tocar cosas? No, sin importar si fuera una alucinación.

Si ese era el caso, entonces la evidencia de la existencia de Menma no tenía límites.

Pero no quería que eso pasara.

Menma había sido nuestra camarada. Incluso ahora, era nuestra camarada. Tenía la misma sonrisa suave de aquellos tiempos. Siempre decía ‘yo’ o ‘bobobo’ como una niña.

Era el espíritu que encajaba justo con el verano… Yo no quería que los Super Peace Busters la vieran así.

“¡¡Menma!!”

Pero Menma no se detuvo. No le importaba que ellos se asustaran de ella, o la confundieran. Ligeramente acercó la vara en su mano hacia las velas que Tsurumi había preparado para las historias de espíritus.

Seee…

Siguiendo al notable sonido tan rápido como las burbujas en los refrescos, la punta de la vara se encendió.

“!!”

En frente de nuestros ojos, Menma agitó la vara a través del aire.

El rastro de la luz se abrió paso por la oscuridad.

Trajo a la memoria recuerdos de ese verano.

Todos pusieron dinero de sus bolsillos y compraron algunos fuegos artificiales. Ya que los niños tenían prohibido jugar con fuego, querrían hacerlo aún más si lo tenían prohibido, y se emocionaban mucho cuando hacían cosas malas. Por lo tanto, todos esperaron a que el cielo se oscureciera.

Fue igual en aquel día: la vara se encendió con un ‘seee’ como las burbujas de un refresco. Al ver la vara ardiente, todos exclamaron de la alegría.

“¡Wuagh! ¡Excelente, Jintan! ¡Círculos! ¡Círculos!”

Ciertamente éramos niños. Sólo mirar la vara ardiente y fascinante no era divertido. Balanceábamos la vara en círculos y trazábamos líneas sin fin en la oscuridad. Giré suavemente mi muñeca y tracé algunos círculos en el aire, y cuando Menma me vio hacer eso…

“¡Adivina qué es esto!”

Balanceó su vara y trazó una extraña figura.

“¿Qué es eso, un ocho?”

“¿Ah, es un infinito?”

Tsurumi tenía razón. Menma asintió con felicidad.

“Así es. ¡Es el símbolo del infinito!”

“Eheh. ¿Qué es infinito?”

“¿No lo sabes, Poppo? Infinito es el significado de sin cesar para siempre.”

Menma asintió ante la explicación de Matsuyuki.

“¡Así es! Así somos nosotros— ¡los Super Peace Busters!”

Y luego, mostró de repente un rostro sonriente.

“¡Significa que seremos mejores amigos para siempre!!”

“… Menma.”

Una flor dibujada con los trazos de la vara encendida en la oscuridad.

Esta flor fue hecha con los repetidos movimientos de la vara de Menma, mostrándonos una y otra vez el significado de ‘mejores amigos’.

“Ah…”

Todos quienes estaban asustados originalmente… la miraban y empezaron a recordar cosas de aquella época, sus rostro se tranquilizaron.

No eran las caras de ver historias de fantasmas de primera mano.

No era simple asombro y desconcierto.

“De verdad es… Menma.”

Justo cuando Anjo murmuró en su subconsciente…

“… ¡¡Quién está bromeando!!”

Cuando Matsuyuki rugió, las acciones de Menma se detuvieron.

“¿Yukiatsu…?”

“¿Quién está bromeando? ¿Qué es esto? ¡No lo creo! ¡Nunca voy a creerlo!”

Los bramidos de Matsuyuki resonaron en el bosque oscuro.

Sus pasos inquietos y nerviosos se alejaron gradualmente. Nadie lo detuvo: todos oyeron en silencio los sonidos de sus pasos alejándose.

La voz de Matsuyuki desapareció. Los zumbidos de los insectos de verano dominaron los lugares otra vez, pero todos se quedaron en silencio.

Este silencio representaba que todos creían en Menma. Este silencio declaró esa verdad con la voz más fuerte.

La vara encendida en la mano de Menma ardió hasta el final mientras nosotros no nos habíamos dado cuenta.

“Jintan.”

Menma me sonrió. Era la misma sonrisa acídula y antiestética que tenía en aquel día.

“Perdón.”

Se disculpó conmigo por una razón que yo no conocía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: