Capítulo 5.4

Página Anterior     *     Página Siguiente

Charl se apresuró hasta la oficina del doctor, a donde habían llevado a Raishin.

La cosa en la que transportaron a Raishin era una idea ingeniosa de la facultad de medicina: una simple cama que podía conjurarse. Ajustándose automáticamente a los diferentes pesos y pasando por alto los desniveles e impactos del suelo, estaba diseñada para absorber cualquier sacudida. Además, se ajustaba libremente a las dimensiones del herido.

Dentro de la oficina, varias estudiantes del equipo médico y el doctor Cruel estaban esperando.

Cruel tenía una sonrisa fresca en su rostro, complementando al equipo en su trabajo. Aunque al ver la cara de Charl, se marchitó. Parece que la mirada en el rostro de ella, le traía a la mente una experiencia pasada que había sido particularmente dolorosa.

Llevaron a Raishin más adentro de la oficina, a la sala de tratamiento. Nadie más aparte del personal del equipo médico tenía permitido entrar. Parece que Yaya se había sujetado a la fuerza a Raishin; se encontraba trastornada, tratando de aferrarse a su cuerpo.

“¡Raishin! ¡Raishin!”

Energía mágica se filtraba de su cuerpo, activando los circuitos mágicos de Yaya por sí misma.

(¡Esa idiota! ¡Revelará el hecho de que es una Bandoll!)

Charl estaba a punto de correr y detenerla, pero alguien más se acercó primero a Yaya.

Su suave cabello plateado era hermoso. Luciendo muy similar al verdadero, brillaba bajo la luz.

Su figura, ropa, y estructura corporal le daban un parecido sorprendente con Yaya.

Yaya volteó hacia la doncella, y exclamó “¡Hermana Irori…!”

La llamó hermana- pero eso no era posible, ya que los autómatas no están conectados por la sangre. Luciendo como dos retratos de personas pintadas por el mismo artista, daban la sensación de tener al mismo creador.

“Cálmate, Yaya.”

“¡Pero, Raishin está—! Es como la vez anterior… Él cubrió a Yaya, ¡y entonces… sangre! Yaya no está herida, pero él recibió el golpe… por culpa de Yaya… ¡Raishin, Raishin!”

Un pequeño y agudo sonido pudo oírse mientras las mejillas de Yaya se ponían rojas.

“Cál. Mate.”

Su voz era fría y aterradora. Yaya se encogió, luego recuperó los sentidos.

“¿Qué saldría de bueno al armar un escándalo aquí?”

El espíritu de Yaya se hundió visiblemente. Agachó la cabeza, y siguió sollozando en silencio.

Al ver el estado de Yaya, la chica llamada Irori abrazó a Yaya, hablándole con dulzura.

“Cree en Raishin. Cree y espera. No hay nada que temer. Raishin es fuerte. Y no morirá hasta que derrote a Tenzen.”

Incapaz de seguir conteniendo sus emociones, Yaya hundió su cara en el pecho de su hermana.

En cualquier caso, parece que Yaya se había calmado de alguna forma. Apenas Yaya retrocedió, Charl notó que las palabras que Irori había pronunciado también le habían dado valentía. No sabía quién era “Tenzen”, pero mientras estuviera vivo, Raishin no moriría. Eso es seguro.

Rezando por su seguridad, Charl estaba frente a una pared.

Abrió los ojos de un sobresalto.

Directamente en frente de ella estaba Sigmund, con una sábana en la boca. Parece que la había traído de algún lugar.

“Perdón. ¿Te desperté?”

“¿Me quedé dormida? ¿Cuánto tiempo ha pasado? ¿Cómo está Raishin?”

“Parece que sigue inconsciente.”

Charl adormilada se refregó los ojos. Como se había quedado dormida en una posición rara, le dolía el cuello.

Mirando a su alrededor, notó que estaba sentada en un banco en frente de la oficina del doctor. La luz del pasillo empezaba a atenuarse, pero la luz desde adentro de la oficina se estaba filtrando, haciéndola ver relativamente brillante.

“De todas maneras, aun si se recupera, ahora sería hora de que él duerma. Tú también deberías descansar.”

“Sí…”

Cubriéndose con la sábana, se abrazó las rodillas sobre el banco.

“Qué idiota. Un idiota deslumbrante. Su idiotez es tan grande que llega a los cielos. Si lo pensara por un momento hubiera sido obvio. Ese ataque era capaz de atravesar a Yaya, y no hay manera de que hubiera salido ileso al recibir un ataque como ese en la carne.”

“… Eso es verdad, sin embargo.”

Aterrizando sobre la sábana y enroscándose como un gato, Sigmund continuó.

“Yaya posee una fuerza defensiva sobrehumana y resistente. Ella misma lo dijo. Los objetos filosos no pueden dañarla.”

“Pero, él logro cortarla. Fue un corte limpio.”

“En eso consiste la trampa. Él recibió un ataque en una escala que podría cortar a Yaya, y aun así no partió a Raishin en dos.”

“¿—Cuál es el significado de eso?”

“Matar a tu oponente significa descalificación instantánea. Charlotte, ¿crees que Loki podría haberse contenido?”

“Contenerse… Pero en ese entonces, ¿tú también viste la fuerza del golpe, verdad? Cherubim ya estaba en un movimiento avanzado del ataque. Una vez superado ese punto, es poco probable que pudiera contenerse.”

Raishin había intercambiado su posición con la de Yaya. No saltó para empujarla a un lado. Además, la punta de la espada apenas lo raspó. ¿Fue esa la razón por la que la herida era poco profunda?

“Hipotéticamente, si desactivas el arte mágico— no, aun si lo apagas, por inercia la espada hubiera continuado su camino. La única manera de detenerla hubiera sido usando telequinesia… Ah.”

Charl finalmente se dio cuenta lo que Sigmund estaba tratando de decir.

“Así es. El circuito mágico de Cherubim no es telequinético por naturaleza.”

D-Works había enviado a Cherubim con muchas expectativas puestas en él. Era un prototipo de última generación. Ese complicado mecanismo de transformación que poseía era tecnología de vanguardia. Obviamente, el circuito mágico instalado dentro de él también debe ser de última generación.

Un circuito mágico lo suficientemente fuerte como para cortar el cuerpo de Yaya. Y aun así, ese arte mágico además permitía que objetos pesados se blandieran con facilidad. No sólo permitía que esa inmensa espada flotase en medio del aire, sino que también le permitía al usuario enviar volando espadas cortas contra el oponente. ¿Qué rayos era ese circuito?

“Resolver esto puede ser la clave para derrotar al Emperador Espada.”

“Tienes razón. Una vez que ese idiota se recupere, se lo diré.”

“¿Eso está bien?”

“¿Huh?”

Sigmund miró fijamente a Charl con una mirada prudente en sus ojos.

“Si gana, Raishin se volverá más fuerte. La experiencia se crea al perfeccionarse un ser humano más que puliéndose con una piedra de afilar. Especialmente Raishin, que es del tipo que gana fuerza conforme progresa en las batallas.”

Ella entendía. Para los oficiales a cargo, Raishin sólo era otra cara en la multitud. Pero su potencial de batalla era magnífico. Si obtenía suficiente experiencia, él era del tipo que crece a grandes saltos.

“Tú estás en el sexto puesto de las Rounds— a menos que planees imitar a Loki, quien bajó voluntariamente todos los puestos hasta lo más bajo sólo para enfrentar a Raishin. Si logra avanzar todo el camino, para el momento en que se enfrente a ti, puede que su fuerza exceda tus expectativas.”

“… No me hagas repetirlo. Soy Charlotte de la noble casa de Belew. No importa cuán fuerte se vuelva ese idiota, simplemente lo destruiré y le haré morder el polvo. Y además,”

Por primera vez en la noche, Charl se rió.

“Sería una vergüenza para él perder ahora que ha logrado llamar tu atención también.”

“¿‘También’ implica que también llamó tu atención, sabes?”

“Qué- Yo- Tú-”

“Lo siento. Quizás me pasé un poco. Últimamente cuando te miro, tu cara parece calentarse y brillar más que el fuego.”

“¡Ya cállate Sigmund! ¡Cambiaré tu almuerzo de pollo por leche en polvo!”

Sigmund sonrió con ironía, escondiendo su rostro detrás de su cola así podría fingir que no la escuchó.

Charl hizo un puchero. Sujetándolo de las alas, trató de estirarlas con toda su fuerza.

(¿Qué tiene de malo… no es como si fuera gran cosa que esté un poco interesada, no?)

Raishin era el primer amigo que ella había hecho en la academia.

Será mejor que no mueras, Raishin.

“… porque me estoy preocupando tanto por ti.”

Con una voz que nadie pudo oír, Charl susurró suavemente.

Sonrojándose, rápidamente tomó la sábana, cubriéndose la cabeza.




Página Anterior     *     Página Siguiente

Anuncios

2 pensamientos en “Capítulo 5.4

  1. En el anime los pechos de frey son demasiado grandes xD.

    Gracias por el cap! Entro todos los dias a ver si has subido algo xd.

    Gracias por traernos esta genial historia!

    Saludos!

    • De nada 😉
      Jajaja, sí, apenas vi las imágenes fanservice que compartí el otro día en el Chatango, dije, “Mmm, eran así de grandes?” xD Jajaja!
      Igual pasó lo mismo con Kimberly, en el manga y la novela no tiene “tanto”, tiene, pero no tanto como en el anime xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: