Capítulo 6.3

Página Anterior     *     Página Siguiente

Antes del amanecer, un frío silencio se permeaba en el consultorio.

Habiendo terminado la cirugía, Raishin no fue capaz de salir de la sala, sino que lo obligaron a dormir en el consultorio.

Apenas estaba respirando, luciendo como si estuviera muerto más que dormido.

Henri tenía una expresión melancólica en su rostro mientras permanecía sentada al lado de Raishin, sola.

Las lesiones de Raishin eran severas. Su caja torácica se había quebrado, y tenía algunos órganos dañados.

Aun así, el Doctor Cruel se había mantenido imperturbado a la vista, mientras realizaba la cirugía con indiferencia. Abrió a Raishin, acomodó su rota caja torácica de vuelta en su lugar, estabilizó sus signos vitales, y finalmente lo suturó. Aunque algunos lo llamaban doctor matasanos, la operación demostró que asombrosamente, podría tener habilidad. Al menos, probó que tenía nervios de acero.

El sonido de los perros ladrando a la distancia podían escucharse, haciendo que Henri se pusiera de pie por el impacto.

“Tú… en verdad odias a los perros, ¿no?”

Sorprendida, giró para ver a Raishin. Sus párpados se sentían pesados al abrir los ojos, mirando al techo.

“Raishin— ¿Te desperté?”

“…Es algo sorprendente, considerando que a Charl sí le gustan los perros, ¿sabes?”

“Yo… no los odio. Me gustan los perros.”

“¿…Entonces por qué les tienes miedo?”

Una expresión triste surgió en Henri, y débilmente murmuró,

“Alfred… Él era el favorito de mi hermana. Cuando se fue a estudiar en el extranjero, le dije que yo me encargaría de él, y ella lo dejó a mi cuidado…”

Sus manos, que estaban posadas en su regazo, formaron puños.

“Es m-mi culpa. Si tan solo pudiera haberlo controlado… Entonces el p-príncipe… no habría terminado de esa manera…”

Raishin soltó un suspiro que ya no pudo reprimir más tiempo.

Lo entendía muy bien. Henri no odiaba a los perros, sino a los recuerdos de ver perros fuera de control. Eran desagradables, estaban llenos de una sensación de fracasao de responsabilidades y arrepentimientos.”

“…Lo siento, Raishin.”

“¿Por qué te estás disculpando?”

“Es mi culpa que hayas sufrido esas heridas. Porque viniste a salvarme…”

“Yo no hice nada. Loki es el que fue rescatarte. Sin embargo, esto aún no ha terminado. El enemigo seguirá viniendo por nosotros. La única manera de que Charl quede libre de verdad es matando hasta el último de ellos. Al menos, tenemos que obligarlos a que se retiren por completo. Mantenerte lejos de tu observador no es suficiente para detener a Charl.”

Una lamentable mirada se formó en el rostro de Henri conforme ella entendía totalmente la realidad de su situación.

“…Está bien. Pronto amanecerá… y todo habrá terminado.”

“¿A qué… te refieres?”

“Ese fue el trato que se acordó. Si Charl no puede completar su tarea para ese entonces, ellos… lidiarán con nosotros… así que tu hermana debe estar siendo llevada a ver al director mientras hablamos ahora…”

El tiempo límite era el amanecer.

¡Charl iba a seguir tratando hasta entonces!

“¡¿Por qué no me lo dijiste antes?!”

Raishin se forzó a poner su cuerpo en acción, levantándose de la cama.

Su rostro se contorsionó del dolor. Sus costillas apenas se habían acomodado en su lugar después de todo.

“¡Espera… ¿qué estás haciendo?! ¡No te sobreesfuerces!”

“¡Yaya, ¿dónde estás?!”

“¡Espera!”

Aturdida, Henri sujetó el brazo de Raishin.

Raishin le dio la espalda, irritado, y Henri le gritó con vigor.

“¡Mátame, por favor!”

“¿…Qué dijiste?”

“Mi hermana es una titiritera espléndida, así que podrá escapar de ellos. Si tan sólo yo no estuviera aquí para que ella no tenga que—”

“¡No seas ridícula! ¡¿Por qué piensas que Charl se está comportando así en primer lugar?! Ella está haciendo esto porque quiere que vivas. Incluso tú misma dijiste antes que tienes miedo de morir—”

“¡Pero ahora quiero morir!”

Raishin se quedó en silencio. Su silencio le dio fuerza a Henri para continuar.

“Y-Yo… siempre he estado… celosa.”

Aún sosteniendo el brazo de Raishin, Henri fervientemente le confesó sus verdaderos sentimientos.

“Charl es linda, inteligente, y le agrada a todos fácilmente… pero yo… siempre he estado en su sombra, porque no soy ni linda ni inteligente… y no tengo muchos amigos…”

Lágrimas empezaron a caer una tras otra de su rostro.

“Yo… la odiaba. Me dije a mí misma que ella fue a que causó la disolución de los Belews, debido a Alfred… le eché la culpa a ella… soy una chica tan vulgar… por eso… ¡merezco morir!”

“¡Te equivocas!”

La voz de Raishin estaba cargada de furia, haciendo eco desde el fondo de su estómago. Henri quedó estupefacta ante su rugido.

“Cualquiera tendría celos. Sin embargo, ¿esa es la única emoción que te define?”

“—”

“¿En verdad odias a Charl, incluso ahora?”

“Pero… soy una chica mala…”

“¡No te escondas bajo esa excusa! ¡Enfrenta tus verdaderos sentimientos!”

Era más fácil pensar en sí misma como una malvada sin remedio, o una existencia que era mejor que desapareciera. Pero Raishin no pensaba en nada de eso.

“¡No apartes la vista ahora! ¡Enfréntalo! ¡Contrólate y entiende cómo te sientes en verdad!”

“—”

“¡Dilo! ¡¿Qué quieres que haga por Charl ahora?!”

“P-Por favor…”

Henri temblaba. Se estremecía, sabiendo que era un pedido irresponsable, y aun así fue incapaz de evitar decir lo que realmente quería decir.

“¡Salva… a mi hermana…!”

Henri lloró vergonzosa y patéticamente.

Era un ser cobarde, incapaz de hacer algo.

Sin ser capaz de ofrecer ninguna recompensa, ahora mismo le estaba haciendo un pedido absurdo a alguien que estaba cubierto de heridas.

Sin embargo, los ojos de Raishin se suavizaron con amabilidad—

Asintió, como si le estuviera diciendo que se lo dejara a él.

Conforme salía apresuradamente del consultorio, todo lo que Henri pudo hacer era verlo irse con sus propios ojos llenos de lágrimas.

Página Anterior     *     Página Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: